Connect with us

Politica

Alberto Fernández negociará en el FMI un nuevo programa económico con el papa Francisco al lado y Donald Trump enfrente

Publicado

on

El Presidente utilizará ante el Fondo la estrategia que aplicó con los acreedores privados, pero ya asumió que su posición en el BID y el resultado en las próximas elecciones de Estados Unidos pueden influir al momento de las conversaciones formales con Kristalina Georgieva y su staff técnico

En la soledad de la quinta de Olivos, Alberto Fernández y Martín Guzmán no se dan tregua y ya preparan su estrategia para enfrentar la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que exigirá un programa económico sustentable a cambio de reestructurar la deuda externa argentina por 44.000 millones de dólares.

Junto al Presidente y su ministro de Economía se alinearán Francisco y la Unión Europea (UE), mientras que Donald Trump se mantendrá impasible hasta saber si logró la reelección en los próximos comicios del 3 de noviembre. El líder republicano enfrentará ese día al candidato demócrata Joe Biden, que va adelante en todas las encuestas que circulan en Washington.

Si Biden derrota a Trump, Alberto Fernández podrá decir que tiene un Dios aparte.

El Papa posee una relación personal y política con Biden. El candidato demócrata -exvicepresidente de Barack Obama- apoyó a Jorge Bergoglio cuando se negociaba la sucesión de Benedicto XVI y fue backchannel desde Santa Marta a la Casa Blanca durante las negociaciones secretas que terminaron con la Guerra Fría entre Estados Unidos y Cuba.

Obama confió en Francisco por recomendación de Biden, y el Papa puso a disposición la diplomacia vaticana para lograr que Estados Unidos y Cuba se acercaran por primera vez después de la Crisis de los Misiles (1962). Si Biden se transforma en el Presidente de los Estados Unidos, Alberto Fernández tendrá acceso directo a la Casa Blanca y Francisco recuperará una parte de la influencia internacional que perdió a manos de Trump.

El Papa Francisco y Joe Biden, cuando era Vicepresidente de los Estados Unidos, durante un encuentro protocolar en Washington El Papa Francisco y Joe Biden, cuando era Vicepresidente de los Estados Unidos, durante un encuentro protocolar en Washington

La relación política de Alberto Fernández con Trump es fría y distante. Andrés Manuel López Obrador (AMLO), presidente de México, cenó con Trump en la Casa Blanca e intentó lograr una comunicación entre ambos mandatarios cuando aún no estaba cerrada la negociación con los acreedores externos.

Trump le prometió que sí, y hasta instruyó al secretario de Estado, Mike Pompeo, que preparara la comunicación a través del canciller mexicano Marcelo Ebrard. El canciller de AMLO adelantó la gestión al presidente en Olivos, pero todo quedó en la nada.

Washington congeló a Buenos Aires, y argumenta una razón que tiene peso propio: la elección del futuro titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Trump quiere ocupar ese lugar con su asesor Mauricio Claver, quebrando una tradición geopolítica de 60 años. En cambio, Alberto Fernández considera que el BID debe ser conducido por América Latina -como sucede desde 1959-, y decidió enfrentar al Presidente de los Estados Unidos.

La puja diplomática entre Trump y Alberto Fernández será un chit chat, si Biden gana las elecciones del 3 de noviembre. Y una crisis de Estado, si Trump retiene el Salón Oval y hace su lista de aliados y enemigos. El Presidente de los Estados Unidos ha demostrado que conoce poco de diplomacia florentina, y siempre actuó pasional contra protagonistas globales que se interpusieron en su agenda de poder.

Trump no tuvo problemas en embestir a Emmanuel Macron (Francia), Angela Merkel (Alemania) y Justin Trudeau (Canadá), y no hay razones para pensar que no haría lo mismo con Alberto Fernández por su posición ante el BID, la crisis en Venezuela y la estrategia de ascenso pacífico de China en América Latina.

Claver, candidato de Trump a la Presidencia del BID, es asesor de Seguridad Nacional en la Casa Blanca y fue representante de los Estados Unidos en el FMI cuando se otorgaron 53.000 millones de dólares a la administración de Mauricio Macri. Claver reconoció en una charla por zoom (ver vídeo en esta nota) que los dos créditos Stand-By concedidos a Macri tuvieron la finalidad de facilitar un eventual triunfo electoral ante un candidato presidencial peronista.

Entonces, si la estrategia de la Casa Blanca para bloquear un triunfo justicialista fue apoyar a Macri desde el FMI, Alberto Fernández y Martín Guzmán enfrentarán una compleja negociación con Kristalina Georgieva y su staff técnico si Trump derrota a Biden en los comicios de noviembre.

Al contexto geopolítico que encuadrará la negociación, se debe añadir las condiciones macroeconómicas que exigirá el FMI para postergar los pagos adeudados que vencen en los próximos tres años. Argentina debe al Fondo Monetario Internacional una suma cercana de 44.000 millones de dólares, y esa deuda tiene que se cancelada entre 2021 y 2024.

Así lo arreglaron Macri y Nicolás Dujovne con Christine Lagarde, que dirigía el Fondo bajo las órdenes de Trump y Claver. Ahora, Alberto Fernández puede anteponer su relación personal con Francisco, y la cercanía confesional e ideológica que el Papa tiene con Georgieva, directora gerente del FMI. Pero al momento de la decisión política, será clave el nombre del Presidente de los Estados Unidos.

Guzmán explicó en Olivos que las negociaciones se extenderán hasta marzo de 2021, y ya en esa fecha se sabrá si Trump continúa o Biden es el Presidente 46 de los Estados Unidos. No es un dato menor cuando Guzmán ya comunicó que la negociación será ardua y compleja, al margen de la cercanía que tiene con Francisco, Georgieva y su staff.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, el ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, y el papa Francisco en una conferencia en el Vaticano.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, el ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, y el papa Francisco en una conferencia en el Vaticano.

“Hoy la Argentina no puede, no tiene capacidad de pagarle al FMI en los términos estipulados, de modo que nosotros estamos apuntando también a reprogramar los pagos y no tener que realizar ningún pago de capital al FMI en los próximos tres años, entre 2021 y 2023″, reconoció Guzmán.

En este contexto, Alberto Fernández y su ministro de Economía diseñan un plan de acción que tiene etapas de ejecución en la política doméstica y procesos de negociación oficial y extraoficial que se harán en Washington. Esas etapas, a partir de la información obtenida en Olivos y el Palacio de Hacienda, serían las siguientes:

1. Un equipo liderado por Santiago Cafiero -jefe de Gabinete-, Cecilia Todesca -vicejefe de Gabinete-, Miguel Pesce -titular del Banco Central-, Sergio Chodos -representante argentino en el FMI- y Guzmán preparan un balance del crédito Stand-By otorgado por Trump-Claver-Lagarde a Macri antes de los comicios 2019.

2. Ese balance es clave para explicitar los resultados del último acuerdo bilateral, fijar las necesidades económicas de la Argentina e iniciar las negociaciones para postergar los pagos de capital adeudados al FMI. Se deben 44.000 mil millones de dólares, que vencen entre 2021 y 2024.

3. El team FMI debe diseñar una hoja de ruta con el programa de pagos y las metas que delimitarán los términos de la negociación con Georgieva y su staff técnico. Es su informe de sustentabilidad de la deuda argentina con el Fondo, que indicará cuánto se puede pagar y a partir de qué variables macroeconómicas: deficit público, crecimiento del PIB, tipo de cambio y la balanza comercial, por ejemplo.

4. A la par de la redacción del informe de sustentabilidad de la deuda argentina, Guzmán iniciará una ronda de conversaciones extraoficiales con sus pares G7 para adelantar la futura posición de la Argentina ante el FMI. El G7 está integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

5. Mientras tanto, Alberto Fernández y su ministro de Economía protagonizarán infinitas reuniones secretas en Olivos para ajustar la oferta al FMI, bosquejar un discurso político ante el Gobierno y la oposición, y establecer un cronograma de trabajo que debería concluir a fines de marzo de 2021.

El Presidente ya habló con Georgieva y agradeció el respaldo de Francisco durante la negociación con los bonistas. Ahora toca el turno del FMI. Alberto Fernández asume que la negociación será complicada y no pierde de vista la disputa electoral entre Trump y Biden. En Olivos no descartan que Dios sea argentino.

(Visited 46 times, 1 visits today)

Politica

El Gobierno reúne a los expertos y crece la preocupación por el impacto de la segunda ola

Publicado

on

Por

Santiago Cafiero y Carla Vizzotti mantendrán este lunes un encuentro virtual con los especialistas. Inquieta la saturación del sector privado. En Provincia dicen que el panorama “es gravísimo”.

Setenta y dos horas después de que entraran en vigencia las nuevas medidas para tratar de contener el veloz aumento de casos de coronavirus, la preocupación crece con la misma intensidad en la Casa Rosada y nadie en el Gobierno descarta que se avancen con más restricciones ante la magnitud de la segunda ola.

“Estamos muy preocupados”, reconocieron este domingo a este diario altas fuentes oficiales.

Mientras Alberto Fernández monitorea el estado de situación desde Olivos, aún aislado -los médicos ya le avisaron que, de no mediar imprevistos, recibirá el alta médica el martes-, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra Carla Vizzotti mantendrán este lunes un encuentro virtual con los especialistas que asesoran al Gobierno desde marzo del año pasado para analizar el panorama sanitario, que este domingo alcanzó de nuevo una cifra preocupante por tratarse de fin de semana: 15.262 casos y 132 muertes.

La reunión, prevista para las 18, contará no solo con epidemiólogos: también serán de la partida sociólogos, pediatras y psicólogos. El encuentro se da en momentos en que la inquietud en torno a la situación del Área Metropolitana, que vuelve a concentrar el número más alto de casos, como en el pico de la primera ola, empieza a prender cada vez más alarmas. “El panorama es gravísimo“, aseguran, por caso, en el entorno de Axel Kicillof.

De hecho, al mediodía, la ministra de Salud se encontrará primero con autoridades del AMBA y del PAMI, en el marco de la “mesa de coordinación”. Luana Volnovich escribió este domingo en sus redes que “estamos cerca del 100% de ocupación de camas de terapia” en la Ciudad y el Gran Buenos Aires.

Desde la Provincia, que durante las reuniones con Nación y Ciudad de la semana pasada impulsaron medidas más duras por el avance de la segunda ola, insisten en que existe margen para más restricciones: “El margen lo hace la necesidad“. Aclaran, sin embargo, que debe haber consenso con la administración porteña, con los intendentes y con la Casa Rosada, y que por ahora “no está previsto” suspender las clases presenciales.

En ese sentido, una de las principales prioridades del Gobierno por estas horas pasa por la necesidad de descomprimir el sistema privado hospitalario, “Estamos trabajando en eso. Están atendiendo solo el 30% para casos de COVID. Necesitamos volver al esquema del año pasado, donde, por ejemplo, se reprogramaron cirugías”, explicó un alto funcionario a cargo de esas tratativas.

Incluso en la Ciudad reconocen que “el sistema privado no está holgado”: “Están justos”. En la administración a cargo de Horacio Rodríguez Larreta aún se muestran reacios a avanzar con medidas más firmes. Subrayan de las 450 camas UTI a disposición del sistema público, hay poco más de 200 ocupadas. El año pasado, en el pico de la primera ola, llegaron a una saturación de 350 camas.

En el caso de la Provincia, la situación es más angustiante: “El sistema puede colapsar pronto”, advirtió el ministro Daniel Gollán en las últimas horas. El sistema público provincial no está integrado como en la Ciudad. Por eso la preocupación, más allá del aumento exponencial de casos. Cómo publicó Clarín este domingo, hay municipios que tienen ya muchísimos más contagios que en el pico del año pasado, como Lanús, Hurlingham, Tigre, Quilmes o Vicente López.

Lógicamente, en el Gobierno reconocen que el límite para avanzar con más medidas “es la saturación del sistema de salud“. Y se sinceran, además, en la dificultad por el humor social: “No sabemos cuál es el margen político, pero todos le tiran la pelota a Alberto”, abundan en el entorno presidencial. Agregan, en esa línea, que las medidas adoptadas la semana pasada “fueron las posibles”, y que el DNU faculta a las jurisdicciones a tomar medidas de manera unilateral.

En paralelo, el Gobierno se aferra en las próximas semanas a la vacunación, a pesar de que otra vez no hay certidumbre sobre los futuros embarques de dosis en el país. En Casa Rosada esperan cargamentos de Sputnik V y de AstraZeneca. Y están pendientes dos millones de dosis de la china Sinopharm. Fernández prometió en los últimos días que en la segunda quincena de abril “se acelerará” el plan de vacunación.

En la provincia de Buenos Aires, por lo pronto, confirmaron que durante toda la semana ya hay turnos previstos para la campaña de vacunación. Lo mismo en la ciudad de Buenos Aires.

Es que el Gobierno se aferra a que la inmunización ayude a suavizar el impacto de la segunda ola que en la región hace estragos. En los despachos oficiales hay un trabajo realizado en Resistencia y Gran Resistencia, en Chaco, que concluye que la mortalidad disminuye con la vacunación en las personas de riesgo.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Estados Unidos donó tres hospitales móviles y Argentina pidió ayuda por más vacunas

Publicado

on

Por

El jefe del Comando Sur se reunió con Carla Vizzotti y Agustín Rossi. La intimidad de la charla y los pedidos del Gobierno.

La visita a Buenos Aires del jefe del Comando Sur, Craig S. Faller marcó un clima de notable acercamiento entre el Gobierno y los Estados Unidos, que donó tres hospitales móviles, generadores de oxígeno, equipos de búsqueda y rescate y otros suministros y una capacitación sobre cómo maximizar el uso de esos establecimientos en situaciones de desastre o pandémicas.

Así se comunicó desde la embajada estadounidense luego de la bilateral que mantuvieron con el militar estadounidense los ministros Agustín Rossi (Defensa) y Carla Vizzotti (Salud), cuyas carteras serán las receptoras de la donación, que tiene un valor de U$S 3.5 millones.

En el Apostadero Naval de Buenos Aires, adonde se había desplegado uno de los hospitales donados, Rossi dijo a la prensa que valoraba esa entrega y destacó “la colaboración de Estados Unidos para obtener más vacunas”. Dijo que “más del 50 por ciento del gasto argentino en equipamiento militar proviene de Norteamérica y allí nuestro país tiene la mayor cantidad de representantes en el mundo con tres agregados militares por cada Fuerza y dos oficinas de compra: una de la Armada y otra de la Fuerza Aérea”.

El ministro de Defensa Agustín Rossi con el jefe del Comando Sur, Craig Faller. El almirante estadounidense también se encontró con la ministra de Salud, Carla Vizzotti - Foto. Ministerio de Defensa

El ministro de Defensa Agustín Rossi con el jefe del Comando Sur, Craig Faller. El almirante estadounidense también se encontró con la ministra de Salud, Carla Vizzotti – Foto. Ministerio de Defensa

Así, ante una pregunta de Clarín, Rossi contó que le pidieron a Faller que contemple la situación argentina ante el Fondo Covax, el llamando Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19, en el que Estados Unidos aportó U$S 4.500 millones. “Aprovechamos para decirle que tenemos hecha una reserva de 9 millones de dosis pagadas y que cuanto antes las recibiéramos más beneficioso iba a ser para nuestro país, habida cuenta de que Estados Unidos es uno de lo principales aportantes y si se pueden acelerar esas gestiones”

Por su parte, Vizzotti, dijo que no se habían modificado las condiciones que diferenciaron al gobierno de laboratorios estadounidense y sueco Pfizer, por el cual la argentina se quedó sin esas eficaces vacunas contra el Covid. Por el contrario, la ministra dijo que hay contratos con Covax, con Astrazeneca, Gamaleya (por la SputnikV), con CanSino, y Sinopharm y que estaban negociando otros laboratorios, como el indio Barat. “Con Sinovac y Moderna, estuvimos conversando pero nos dijeron que no tienen oportunidad de darnos en este momento”. Argentina depende en los próximos días de 2 millones de Sinopharm que aún no llegan y de 900.000 de AstraZeneca que deberían llegar para fines de abril.

Craig llegó a Buenos Aires en una gira que también lo llevó a Montevideo, y esta jueves a la tarde viajaba a la base naval de Ushuaia, punto estratégico en la navegación antártica. Estuvo en todo momento acompañado por el jefe del Estado Mayor Conjunto, Martín Paleo.

Su visita es marca un gesto importante del gobierno de Alberto Fernández al de Joe Biden, y este al argentino. Las relaciones del gobierno de Cristina y Néstor Kirchner fueron conflictivas con los republicanos como con los demócratas. Tampoco hubo un buen vínculo entre Alberto F. y Donald Trump.

El martes próximo llegará Juan González, el asesor principal del presidente estadounidense en el Consejo Nacional de Seguridad. Y el viernes pasado hablaron por primera vez por teléfono, el canciller Felipe Solá y el secretario de Estado, Antony Blinken. Es un acercamiento central también en el marco de las negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para renegociar el pago de una deuda de unos 44.000 millones de dólares contraída en 2018

“Estados Unidos “ha trabajado en estrecha colaboración con sus socios argentinos’, dijo por su parte Faller, sin tener contacto con los periodistas. Juntos, hemos realizado 15 donaciones de asistencia humanitaria relacionadas con COVID para apoyar la respuesta de Argentina a la pandemia, entregando equipo de protección, suministros médicos y herramientas de monitoreo y detección, señaló, el almirante, quien si el Senado lo aprueba será reemplazado pronto por la teniente general Laura Richardson. Es la candidata nominada por el presidente Joe Biden para dirigir bajo su administración el Comando Sur, uno de los diez que tiene el Pentágono bajo su jurisdicción. La primera mujer en acceder al cargo si confirma.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Juntos por el Cambio rechaza restringir actividades y pone condiciones para retrasar las PASO

Publicado

on

Por

Ante la ola de contagios, su mesa nacional exigió defender la mayor normalidad posible.

En una reunión presencial en un salón de Palermo, los integrantes de la mesa nacional de Juntos por el Cambio pidieron “defender la mayor normalidad posible” ante la situación sanitaria otra vez complicada por la pandemia y dejaron abierto el escenario para negociar una postergación de las primarias, con la condición de tener garantías de que no se suspendan ni se unifiquen con las generales.

En cuanto a la discusión del calendario electoral, los miembros de la coalición opositora decidieron esperar a conocer un proyecto concreto del oficialismo y exigir otros cambios, como la implementación de la boleta única y la habilitación del voto por carta para los argentinos residentes en el exterior.

“Estamos en contra del cambio en las reglas de juego. Hasta hoy no hemos recibido ninguna propuesta concreta por parte del Poder Ejecutivo Nacional. Y de haberla, tiene que significar una mejora estructural y no sólo para esta elección”, aseguraron los referentes opositores en un comunicado, enfocado en el rechazo a eventuales medidas de aislamiento ante el aumento de casos de coronavirus.

Reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio, este martes.

Reunión de la mesa nacional de Juntos por el Cambio, este martes.

“Nos parece particularmente preocupante que frente al fracaso de la estrategia sanitaria del Gobierno la respuesta repetida sea insistir con restricciones excesivas y mal calibradas”, cuestionaron en el comienzo.

Entrada la noche los jefes parlamentarios no habían recibido la convocatoria de Sergio Massa para reunirse con Wado de Pedro en el Congreso, aunque en caso de confirmarse la cita para este miércoles acordaron asistir.

Los integrantes de Juntos por el Cambio unificaron posiciones con el rechazo a eliminar las primarias o a juntarlas con las generales, como propuso el titular de la Cámara. Ahí apuntó la negativa a aceptar “cambios en las reglas” ya iniciado el año electoral.

Pedido de garantías

Una vez que el oficialismo avance de manera formal, los opositores exigirán “garantías” de que habrá PASO en una fecha separada de las generales.

Pero si Massa metió presión con una postura de máxima, los opositores acordaron sumar pedidos: la boleta única -resistida por el oficialismo- y la marcha atrás de la derogación del decreto para que voten de manera anticipada los argentinos en el exterior.

La reunión fue la primera con formato presencial, después de la última virtual con las controversias por la imagen de Mauricio Macri en la habitación y su mujer Juliana Awada en la cama.

Además del ex presidente asistieron Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Patricia Bullrich, Cristian Ritondo y Humberto Schiavoni por el PRO; Alfredo Cornejo, Mario Negri, Luis Naidenoff, Martín Lousteau y esta vez se sumaron los gobernadores Rodolfo Suárez, Gerardo Morales y Gustavo Valdés por el radicalismo; Maximiliano Ferraro, Maricel Etchecoin y Juan López por la Coalición Cívica y Miguel Pichetto por el Peronismo Republicano.

El encuentro transcurrió sin cruces. Los mandatarios trazaron un panorama de la situación sanitaria y económica en sus distritos.

Rodríguez Larreta y Morales coincidieron en el pedido de mantener las actividades y “lo máximo posible la normalidad” de acuerdo con la evolución de la pandemia.

En el inicio, Macri habló de “enfocarse en los problemas de la gente”.

En el comunicado exigieron “garantizar el derecho a la educación, el trabajo y el ejercicio de las libertades fundamentales” y enumeraron “la falta de vacunas en la escala necesaria, la inflación, el aumento de la pobreza, la inseguridad, la falta de empleo, el cierre de negocios y la caída de la actividad económica” entre los principales problemas.

A la salida hablaron Bullrich, Cornejo y Ferraro, los titulares de los partidos.

El ex gobernador de Mendoza adelantó el pedido por la boleta única y el voto de los argentinos en el exterior.

En la reunión acordaron no ir más allá y esperar hasta conocer la propuesta concreta: criticaron las “múltiples opiniones” del oficialismo, desde Massa a Máximo Kirchner.

La coincidencia se mantuvo en el rechazo a la eventual unificación de las primarias y las generales: consideraron que de concretarse será una suerte de ley de lemas que beneficiará al Frente de Todos: “Te arman muchísimas más listas y meten adentro al peronismo de punta a punta”.

Una postergación también será conveniente para el Gobierno, para intentar ganar tiempo con el proceso de vacunación, aunque a la vez votar en agosto tendría un costo para Juntos por el Cambio, según evaluaron.

Elisa Carrió lo había admitido públicamente: “Si a nosotros nos conviene no importa que sea una manipulación del Gobierno”.

Los opositores venían considerando negativo hacer campaña en medio de la pandemia, y también estimaron que en pleno invierno podría haber menor participación de adultos mayores, una porción del electorado más favorable a Juntos por el Cambio que al Frente de Todos.

“Es razonable mover las PASO un mes, pero hay desconfianza y puede ser una trampa. Por ahora no hay proyecto del Gobierno. Tiene que ser algo muy institucional, por escrito, y que se comprometan a no retrasarlas más allá del acuerdo de un mes”, resumieron como postura mayoritaria, con la exigencia de un marco formal para discutirlo, luego del ruido que generó la reunión en la Casa Rosada, en la que Máximo Kirchner, Massa, Axel Kicillof y Wado de Pedro hablaron sobre el tema con Ritondo, Jorge Macri y Erica Revilla.

El encuentro del ministro del Interior con las autoridades parlamentarias podría funcionar como un primer paso.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas