Connect with us

Opinión

DESERTOR: CINE HECHO EN LAS HERAS USPALLATA, MENDOZA CON SABOR A TRIUNFO FEDERAL

Publicado

on

Con un pie en las fórmulas de consabida eficacia y otro en la búsqueda que corre sus riesgos, esta ópera prima mantiene la atención de la platea con un relato que ostenta una lograda factura formal y propone un viaje sensorial que va más allá de lo estrictamente anecdótico.

Sin lugar a dudas, Desertor representa un importantísimo eslabón dentro de la historia del cine hecho en Mendoza. Con un notable esfuerzo de triangulación, muy a tono con la idea de reforzar la apuesta por una producción audiovisual de impronta federal, esta película ha contado con el apoyo del INCAA desde Buenos Aires, sumando la participación de un ensamble de productores, técnicos y artistas de Córdoba y Mendoza. Con un relato que se reparte entre pinceladas de western y de thriller, el aporte de nuestras montañas va más allá del condimento visual, para transformarse en una pieza fundamental dentro del enrarecido espiral de tensión dramática que va labrando esta ópera prima de Pablo Brusa.

Rafael Márquez (impecable Santiago Racca en su debut protagónico) es un cabo que se está formando como médico en un regimiento ubicado en Uspallata. Instalado en Buenos Aires desde hace seis años e integrante del staff de Fuerza Bruta, el mendocino Racca aporta la entrega física y la contención emocional que requieren las aristas de su conflictuado personaje. Con una mirada atravesada por un traumático acontecimiento del pasado, signado por un padre dado de baja y tildado de “desertor” del ejército, Rafael enfrenta la vuelta de un sombrío coronel (Marcelo Melingo haciendo gala de su habitual destreza para calzarse el guante de villano), quien remueve algunas facetas desconocidas del papá del joven cabo. Simultáneamente, la sorpresiva aparición de una mochila con las pertenencias de aquel militar desaparecido en extrañas circunstancias, termina por configurar un inquietante punto de partida en el que a su vez se ve involucrado un ermitaño (superlativo Daniel Fanego), que habita en un inhóspito rincón de esa desolada geografía.

Más allá de las referencias genéricas que confluyen en este film, las coordenadas centrales tienen que ver con las del “ajuste de cuentas” y la “búsqueda de la identidad”. Con un pie en el cine de fórmulas de consabida eficacia y otro en el de la búsqueda que corre sus riesgos, Desertor traza un particular recorrido en el que se entremezclan toques de extrañeza y misticismo, con otros en los que se impone cierta tendencia a la propulsión de frases solemnes y algunos subrayados en modo explicativo. La película encuentra sus momentos climáticos más inspirados cuando reina el silencio montañés, y sube la apuesta con una enigmática india que tiñe la acción de un hipnótico halo que oscila entre la amenaza y la redención.

A pesar de que algunos flashbacks y vueltas de tuerca del relato resulten un tanto embrollados, el film sale airoso en su propuesta de mantener la atención de la platea con un ritmo sostenido que no se basa en el imperativo de la aceleración. Con pocos personajes en cuadro y la inmensidad de la montaña mendocina captada a través de un esmerado uso de drones, Desertor propone un viaje sensorial que además de su lograda factura formal se aventura en ir más allá de lo estrictamente anecdótico.

Fuente: Laureano Manson para MDZ Online

(Visited 65 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Actualidad

“LOS PERONISTAS NO ESTÁN TAN SEGUROS” REPUDIO, Por Rubén Borquez

Publicado

on

Una vez más los peronistas han roto todos los códigos, una vez más los peronistas muestran la hilacha y demuestran que verdaderamente no tienen límites, de tan seguros que están tanto que se vanaglorian de triunfar en primera vuelta y toda la historia y todo el circo y la parafernalia peroncho kirchnerista,  resulta ser que nos encontramos en la calle afiches del impresentable del candidato a presidente con un fondo del doctor Raúl Alfonsín, una actitud absolutamente oportunista y desafortunada (ante esto me preguntó, será que tiene vergüenza de usar la imagen del “matrimonio original” por miedo a que el Pueblo termine de entender dónde nacieron los grandes problemas del País?)

Sinceramente un asco,  como radical REPUDIO de manera absoluta  la utilización  de la figura del padre de la Democracia por parte de esta caterva de inútiles, ineptos y delincuentes, autores del mayor latrocinio que haya sufrido el País en toda su historia para intentar ganar un voto más,  llamarlos a la reflexión no sirve, porque no reflexionan, son energúmenos… Simplemente decirles que gracias a esto van a perder muchos votos, por lo visto poco aprendieron después del “cajón de Herminio”

(Visited 160 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Actualidad

LA ESTRATEGIA DE LA EX PRESIDENTE CRISTINA FERNÁNDEZ , Por GUSTAVO SUMERIA

Publicado

on

Señores, hoy hemos asistido a una excelente movida táctica de CFK.

Es la segunda en muy poco tiempo, la primera fue la presentación de su libro días atrás. Como Calígula, ella puede poner a cualquiera en cualquier puesto, el centro de poder lo mantiene ella.

Ahora queda en el foco de la escena una vez más. CFK podría ir de concejal en La Matanza, nos quiere demostrar, que el poder real estará donde esté ella. Lo mismo ocurría con Perón cuando estuvo en el exilio.

Ahora ha retomado la iniciativa, principio fundamental de la estrategia. Y ha aplicado magistralmente un elemento decisivo de la táctica: la sorpresa.

Ha incluido a todos sus adversarios dentro de su Ciclo OODA o Ciclo Boyd.

Sabido es que quien resuelve más rápido envuelve al contrario en su propio ciclo de decisión, y le cambia la situación de manera continua, descolocándolo.

El mensaje es el siguiente: puedo subir o bajar, hacerme al costado, ceder, unir, separar, porque tengo el poder. Puedo obligar a Macri a debatir con mi esbirro, puedo ganar sin desgastarme en una campaña fatigosa.

Puedo figurar un renunciamiento histórico mientras avanzo varios casilleros.

(Visited 19 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Opinión

¿Todavía nos importa la verdad?

Publicado

on

Por

La denuncia de Fardin contra Darthés parece tener que librar su batalla tanto en el plano jurídico como en el social pero ¿está dispuesta la sociedad a buscar la verdad o sólo acepta lo que le conviene?

“La pura y simple verdad raramente es pura y nunca es simple” decía Oscar Wilde. Solemos desear que la realidad se pueda narrar de una única forma y que esta sea aquella que se corresponde con lo acontecido al cien por ciento. Pero ¿podemos realmente exigir que esto ocurra cuando hay terceros que serán afectados por el relato? ¿Cómo distinguir un relato veraz de uno falaz?

Desde que Thelma Fardin denunció públicamente a Juan Darthés el plano mediático parece haberse transformado en el territorio donde se disputa la búsqueda de justicia. Es que si bien las instancias jurídicas se desarrollan en Nicaragua, en nuestro país son los comentarios en redes sociales, los abogados mediáticos y las declaraciones rimbombantes las que han ocupado los roles que deben cumplir las pericias y los testimonios dentro de un proceso judicial.

Así entonces, consumiéndose como si de una telenovela más se tratara, desfilan ante las cámaras todo tipo de personajes que con mayor o menor experticia buscan propagar su opinión respecto a un tema que los toca de lejos. Desde el psicólogo que hizo su (mala) intepretación freudiana de la histeria para realizar un análisis pseudocientífico sobre la actriz hasta la supuesta media hermana que sin tener relación con ella es capaz de aseverar cómo funciona su psiquis, el teatro de las imaginaciones no tiene descanso.

¿Y la verdad? ¿Dónde está la verdad? ¿Está en el relato de quien se expone como víctima de un crimen atroz? ¿Está en las palabras de un galán caído en desgracia que señala una conspiración? ¿Está del lado del abogado que gana en publicidad? ¿Está escondida en alguna habitación de Nicaragua? Pareciera no importar porque de comprobarse indefectiblemente la verdad se acabaría el entretenimiento y, además, los afectados tal vez no estarían dispuestos a aceptarla.

Entramos así, una vez más, en el reino de la posverdad, del discurso basado más en la capacidad de conmoción que en la búsqueda del hecho objetivo. Porque de otra manera ¿estarían los hoy defensores del actor a admitir que violó si esto fuese absolutamente comprobado? Y si fuera al contrario ¿estarían quienes le creen a Fardín dispuestos a aceptar que su relato no fue verídico? No obstante todo esto, la búsqueda de la verdad que permita la emergencia de la justicia como acto reparador pareciera continuar vigente al haber, fehacientemente, una causa judicial en marcha en el país centroamericano, al proponerse testigos y pericias que den cuenta de lo acontecido y que exceden el marco de lo mediático. Sin embargo la estrategia de defensa de Darthés conoce muy bien que en el plano de lo social hoy vale más un relato creíble que toque las emociones que una prueba contundente.

¿De qué se trata si no la aparición de la hermana de la actriz? ¿Acaso no abundan las historias familiares en donde se niega el abuso y se duda de la víctima para no tener que asumir el horror? ¿Fueron sus palabras incorporadas a la causa judicial o sólo quedó en el plano mediático? Comprobar esto último conmociona mucho menos que la acusación de enfermedad mental disparada al aire. De hecho quizás ya la verdad como relato de lo real importe menos que el discurso que nos convence aún a base de engaños. Si la verdad raramente es pura y nunca es simple ¿significa entonces que debemos resignarnos a no encontrarla nunca? ¿Nos debe dejar de importar su hallazgo?

(Visited 15 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas