Connect with us

Coronavirus

Un millón de muertes en nueve meses de pandemia y la inquietante advertencia de los expertos: “Es sólo el comienzo”

Publicado

on

Se estima que la desoladora cifra, compilada por la Universidad Johns Hopkins, no refleja el número total de casos debido a las pruebas de diagnóstico y a los reportes inadecuados o insuficientes

El saldo de muertes por coronavirus a nivel mundial rebasó el millón el martes, nueve meses después de que estalló la crisis que devastó a la economía global, puso a prueba la determinación de los líderes del planeta, confrontó a la ciencia con la política y obligó a las multitudes a alterar la manera como viven, aprenden y trabajan.

“No es sólo un número. Son seres humanos. Son personas que queremos”, dijo el doctor Howard Markel, profesor de historia médica en la Universidad de Michigan que ha asesorado a funcionarios del gobierno en la respuesta a la pandemia y quien perdió a su madre de 89 años a causa del COVID-19 en febrero.

No es sólo un número. Son seres humanos. Son personas que queremos

“Eran padres y madres, esposas y esposos, hermanos y hermanas, amigos y colegas”, dijo en un comunicado António Guterres, secretario general de Naciones Unidas. “El dolor se ha visto multiplicado por la brutalidad de esta enfermedad. El riesgo de contagio mantuvo a las familias alejadas del lecho (de los enfermos). Y el proceso de duelo y de celebrar una vida a menudo se hizo imposible”.

La desoladora cifra, compilada por la Universidad Johns Hopkins, es mayor a la población total de Jerusalén o de Austin, Texas. Es dos veces y media más grande que el público que asistió a Woodstock en 1969. Es más de cuatro veces superior al número de muertos que dejó el terremoto y tsunami de 2004 en el Océano Índico.

ARCHIVO - En esta foto de archivo del 5 de agosto de 2020, se ven tumbas recién llenas en el cementerio de Olifantsveil en las afueras de Johannesburgo, Sudáfrica. (Foto AP / Jerome Delay, Archivo)ARCHIVO – En esta foto de archivo del 5 de agosto de 2020, se ven tumbas recién llenas en el cementerio de Olifantsveil en las afueras de Johannesburgo, Sudáfrica. (Foto AP / Jerome Delay, Archivo)

Y aun así, casi seguramente no refleja el número total de casos debido a las pruebas de diagnóstico y a los reportes inadecuados o insuficientes, y al supuesto encubrimiento de decesos en algunos países.

Y la cifra sigue en aumento. En promedio, se reportan casi 5.000 decesos al día. Partes de Europa ya están siendo afectadas por una segunda oleada, y los expertos temen un destino similar para Estados Unidos, donde se han registrado cerca de 205.000 fallecimientos, o uno de cada cinco a nivel mundial. El número es, por mucho, el más alto en todo el mundo a pesar de los recursos médicos y económicos del país.

Los números están perdiendo el poder de asombrar, pero es realmente importante que entendamos la magnitud de estas cifras

“Entiendo por qué los números están perdiendo el poder de asombrar, pero aún pienso que es realmente importante que entendamos la magnitud real de estas cifras”, dijo Mark Honigsbaum, autor de “The Pandemic Century: One Hundred Years of Panic, Hysteria and Hubris” (El siglo de la pandemia: Cien años de pánico, histeria y arrogancia”).

Guterres, por su parte, advirtió que “no hay un final a la vista para la expansión del virus, la pérdida de empleos, la interrupción de la educación, el trastorno a nuestras vidas”.

En esta foto de archivo del 14 de abril de 2020, el jefe de la funeraria Jordi Fernández prepara un ataúd antes de colocar el cuerpo de una víctima del COVID-19 en un estacionamiento subterráneo convertido en una morgue en la funeraria Collserola en Barcelona. (Foto AP / Felipe Dana, Archivo)En esta foto de archivo del 14 de abril de 2020, el jefe de la funeraria Jordi Fernández prepara un ataúd antes de colocar el cuerpo de una víctima del COVID-19 en un estacionamiento subterráneo convertido en una morgue en la funeraria Collserola en Barcelona. (Foto AP / Felipe Dana, Archivo)

Sin embargo, señaló que la pandemia podría superarse con liderazgo responsable, cooperación y ciencias, así como precauciones como el distanciamiento social y las mascarillas. Cualquier vacuna, afirmó, debe ser “accesible y asequible para todos”.

El saldo global incluye a personas como Joginder Chaudhary, quien era el mayor orgullo de sus padres, criado con lo poco que ganaban como agricultores de una pequeña parcela en la región central de la India y quien se convirtió en el primer médico de su aldea.

Después de que el virus cobró la vida de Chaudhary, de 27 años, a finales de julio, su madre lloró desconsolada. Sin su hijo, Premlata Chaudhary se preguntaba cómo podía seguir viviendo. Tres semanas después, el 18 de agosto, el virus también se la llevó a ella. Y en total, a otras 95.000 personas en la India.

Esta foto del 17 de septiembre de 2020 proporcionada por Kapil Chaudhary muestra imágenes de Joginder Chaudhary y su madre Premlata Chaudhary sentados en una mesa durante una ceremonia de duelo hindú celebrada en la casa familiar en Jhantala, Madhya Pradesh, India. (Cortesía de Kapil Chaudhary vía AP)Esta foto del 17 de septiembre de 2020 proporcionada por Kapil Chaudhary muestra imágenes de Joginder Chaudhary y su madre Premlata Chaudhary sentados en una mesa durante una ceremonia de duelo hindú celebrada en la casa familiar en Jhantala, Madhya Pradesh, India. (Cortesía de Kapil Chaudhary vía AP)

“Esta pandemia ha arruinado a mi familia”, dijo el padre del joven médico, Rajendra Chaudhary. “Todas nuestras aspiraciones, nuestros sueños, todo acabó”.

Cuando el virus abrumó los cementerios de la provincia italiana de Bérgamo a principios de año, el reverendo Mario Carminati abrió su iglesia para recibir cuerpos, acomodando hasta 80 féretros en el pasillo central. Después de que un grupo de soldados los llevaban a un crematorio, llegaban otros 80. Y luego otros 80.

Eventualmente la crisis disminuyó y el mundo fijó su atención en otro asunto. Pero el alcance de la pandemia persiste. En agosto, Carminati enterró a su sobrino de 34 años.

“Esto debería hacernos reflexionar a todos. El problema es que pensamos que somos inmortales”, declaró el sacerdote.

El sacerdote Mario Carminati toca una foto de su sobrino Christian Persico, quien murió por síntomas de coronavirus, en un cementerio en Casnigo, cerca de Bérgamo, Italia, el domingo 27 de septiembre de 2020. (Foto AP / Antonio Calanni)El sacerdote Mario Carminati toca una foto de su sobrino Christian Persico, quien murió por síntomas de coronavirus, en un cementerio en Casnigo, cerca de Bérgamo, Italia, el domingo 27 de septiembre de 2020. (Foto AP / Antonio Calanni)

El virus apareció en primera instancia a finales de 2019 en pacientes que se encontraban hospitalizados en la ciudad de WuhanChina, en donde se reportó la primera muerte el 11 de enero. Para el momento en que las autoridades ordenaron un cierre total de la ciudad casi dos semanas después, millones de viajantes habían llegado y se habían ido del lugar.

El gobierno de China ha sido fuertemente criticado por no hacer lo suficiente para alertar a otras naciones de la amenaza.

Líderes gubernamentales en países como Alemania, Corea del Sur y Nueva Zelanda trabajaron de forma efectiva para contener la propagación del virus. Otros, como los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Brasil, Jair Bolsonaro, le restaron importancia a la severidad del riesgo y a las recomendaciones de los científicos, incluso mientras los hospitales se llenaban de pacientes enfermos de gravedad.

Brasil ha registrado la segunda mayor cantidad de muertes en todo el mundo con 142.000. India es tercero y México, cuarto, con más de 76.000.

En esta foto del 31 de agosto de 2020 familiares lamentan el fallecimiento de Manuela Chávez a la edad de 88 años, mientras un equipo del gobierno se prepara para sacar su cuerpo del interior de su casa, en el Shipibo, en la región Ucayali de Perú. (Foto AP / Rodrigo Abd, archivo)En esta foto del 31 de agosto de 2020 familiares lamentan el fallecimiento de Manuela Chávez a la edad de 88 años, mientras un equipo del gobierno se prepara para sacar su cuerpo del interior de su casa, en el Shipibo, en la región Ucayali de Perú. (Foto AP / Rodrigo Abd, archivo)

Este virus ha generado disyuntivas entre la seguridad y el bienestar económico. Las decisiones que se han tomado han dejado a millones de personas vulnerables, especialmente a los pobres, las minorías y los ancianos.

Con tantos muertos fuera de la vista en pabellones de hospitales y hacinados en los márgenes de la sociedad, la cifra hace recordar la lúgubre declaración que a menudo se le atribuye al dictador soviético Josef Stalin: Una muerte es una tragedia, millones de muertes son una estadística.

El saldo de 1 millón de muertos a causa de la pandemia en tan poco tiempo es equiparable a algunas de las mayores amenazas de salud pública actuales y del pasado.

Supera el número de muertes anuales por sida, que el año pasado cobró 690.000 vidas en todo el mundo. El número de decesos por COVID-19 se acerca a las 1,5 millones de muertes anuales en todo el mundo por tuberculosis, que por lo general mata a más personas que cualquier otra enfermedad infecciosa.

En esta fotografía de archivo del 22 de septiembre de 2020, familiares de Tranquilino Ruiz Cabrera, quien trabajaba como taxista y murió por complicaciones relacionadas con el COVID-19, lloran durante su entierro en el cementerio de Recoleta de Asunción, en Paraguay. (Foto AP / Jorge Saenz, Archivo)En esta fotografía de archivo del 22 de septiembre de 2020, familiares de Tranquilino Ruiz Cabrera, quien trabajaba como taxista y murió por complicaciones relacionadas con el COVID-19, lloran durante su entierro en el cementerio de Recoleta de Asunción, en Paraguay. (Foto AP / Jorge Saenz, Archivo)

Pero el “flagelo del COVID sobre la humanidad es incomparablemente mayor al de otras causas de muerte”, dijo Lawrence Goston, profesor de leyes mundiales de salud en la Universidad de Georgetown. Recalcó el desempleo, la pobreza y la desolación que provocó la pandemia, y las muertes por tantos otros padecimientos que no han recibido la atención debida.

Incluso siendo tan letal, el virus ha cobrado muchas menos vidas que la llamada gripe española, que mató a entre 40 y 50 millones de personas en todo el mundo en un periodo de dos años, hace poco más de un siglo.

Esa pandemia surgió antes de que los científicos tuvieran microscopios suficientemente poderosos para identificar al enemigo o los antibióticos para combatir la neumonía bacteriana que causó la muerte de la mayoría de las personas. También tuvo una trayectoria de impacto muy diferente. Por ejemplo, en Estados Unidos la gripe española mató a cerca de 675.000 personas, pero la mayoría de ellas fueron en una segunda oleada que impactó en el invierno entre 1918 y 1919.

En esta foto de archivo del 20 de abril de 2020, las enfermeras y los médicos limpian el área antes de desfibrilar a un paciente con COVID-19 que sufrió un paro cardíaco en el Hospital St. Joseph en Yonkers, Nueva York. El equipo de la sala de emergencias revivió con éxito al paciente. (Foto AP / John Minchillo, archivo)En esta foto de archivo del 20 de abril de 2020, las enfermeras y los médicos limpian el área antes de desfibrilar a un paciente con COVID-19 que sufrió un paro cardíaco en el Hospital St. Joseph en Yonkers, Nueva York. El equipo de la sala de emergencias revivió con éxito al paciente. (Foto AP / John Minchillo, archivo)

Hasta el momento, la enfermedad ha dejado una huella apenas perceptible en África, muy por debajo de los primeros modelos que pronosticaban miles de decesos más.

Pero se han registrado repuntes recientes en países como Gran Bretaña, España, Rusia e Israel. En Estados Unidos, el regreso de estudiantes a los campus universitarios ha causado nuevos brotes. Con la aprobación y distribución de una vacuna posiblemente a varios meses de distancia y con el invierno a la vuelta de la esquina en el hemisferio norte, el número de muertes seguirá en ascenso.

“Apenas es el comienzo. A esta pandemia le quedan muchas más semanas por delante de las que ha dejado atrás”, declaró Gostin.

(Visited 18 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

El Reino Unido pidió que se evalúe si la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por AstraZeneca debería ser autorizada para su uso

Publicado

on

Por

El secretario de Salud de Gran Bretaña dijo que había pedido a la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios que determinara si la vacuna “cumple los rigurosos estándares de seguridad”

El gobierno británico informó el viernes que ha solicitado formalmente al regulador de medicamentos de la nación que evalúe si la vacuna contra COVID-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford debería ser autorizada para su uso.

La petición fue efectuada en medio de preguntas sobre unos resultados preliminares de los ensayos clínicos de la vacuna, luego que la compañía y la universidad reconocieron que la parte más alentadora de sus hallazgos se derivó de un error en la dosis.

El secretario de Salud de Gran Bretaña, Matt Hancock, dijo que había pedido a la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA por sus siglas en inglés) que determinara si la vacuna “cumple los rigurosos estándares de seguridad”.

Es la segunda candidata a vacuna que alcanza la fase de evaluación formal en Gran Bretaña, detrás de una desarrollada por Pfizer y su socio alemán BioNTech. Una tercera vacuna de la firma estadounidense Moderna no está muy rezagada.

El gobierno británico ha ordenado 100 millones de dosis de la vacuna de Oxford y AstraZeneca, y planea empezar a distribuirla en diciembre si obtiene la aprobación.

Ilustración fotográfica con viales de vacunas contra el coronavirus junto al logo de AstraZeneca. 31 octubre 2020. REUTERS/Dado RuvicIlustración fotográfica con viales de vacunas contra el coronavirus junto al logo de AstraZeneca. 31 octubre 2020. REUTERS/Dado Ruvic

El regulador dijo que no podía proporcionar un plazo para la posible aprobación de las vacunas.

June Raine, directora ejecutiva de la MHRA, dijo que “ninguna vacuna sería autorizada para su suministro en Gran Bretaña a menos de que se cumplan los estándares de seguridad, calidad y eficacia”.

Oxford y AstraZeneca reportaron el lunes que su vacuna parecía ser 62% efectiva en la gente que recibió dos dosis, y 90% efectiva cuando los voluntarios recibieron media dosis seguida de una dosis completa. En ese momento no mencionaron que un problema de producción había resultado en que “media dosis de la vacuna había sido administrada como la primera dosis” a algunos de los participantes, pero posteriormente lo reconocieron.

La farmacéutica y la universidad informaron del problema al regulador de Gran Bretaña cuando lo descubrieron, y se acordó que completaran la fase final del ensayo con dos grupos.

AstraZeneca ha dicho que planea realizar un nuevo ensayo clínico a nivel mundial para evaluar la efectividad de la vacuna, pero no prevé que eso demore una aprobación por parte de los reguladores en Gran Bretaña o en la Unión Europea, aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos podría tardar más.

Vista de una vacuna de ensayo contra la covid-19. EFE/Erdem Sahin/Archivo
Vista de una vacuna de ensayo contra la covid-19. EFE/Erdem Sahin/Archivo

Algunos científicos han expresado inquietudes sobre disparidades en los datos y la forma en que se reportaron los resultados. Sólo 2.741 personas recibieron la mitad de la dosis, lo que hace que sea más difícil saber si la efectividad vista en un grupo es real o es una anomalía estadística. Un total de 8.895 personas recibieron dos dosis completas.

Eleanor Riley, profesora de inmunología y enfermedades infeccionas en la Universidad de Edimburgo, dijo que Oxford y AstraZeneca necesitaban responder las preguntas sobre sus resultados “de forma clara y completa”.

La confianza es primordial cuando se trata de vacunas y no debemos hacer nada que pueda socavar de alguna manera esa confianza”, comentó.

Está previsto que los resultados completos se publiquen en la revista médica The Lancet, aunque no se ha dado una fecha.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Horror en Dinamarca: los visones sacrificados para prevenir un brote de COVID-19 están emergiendo de la tierra

Publicado

on

Por

Los gases de los cuerpos en descomposición están haciendo que los animales salgan a la superficie, algo que según las autoridades no representa un riesgo de contagio.

Millones de visones que las autoridades de Dinamarca sacrificaron en las últimas semanas para prevenir que una cepa mutante del coronavirus se expandiera por la población humana están emergiendo nuevamente a la superficie.

Así lo han reportado medios locales, que afirman que ello es consecuencia de los gases que se producen durante la descomposición de los restos. Por ende, en West Jutland, región donde se sacrificaron millones de especímenes, han tenido que volver a enterrar los cadáveres.

Las autoridades afirman que no hay riesgo de contagio, pero las impactantes imágenes ya circulan por las redes danesas donde internautas no han dudado de calificar este suceso como el despertar de los ‘visones zombies’ y bromear con que pronto habrá películas sobre el hecho.

Según los funcionarios daneses el problema ocurrió porque algunos de los pozos donde enterraron los visones solo tenían un metro de profundidad, lo que facilitó que los cuerpos se llenaran de gases y salieran a la superficie. Dijeron que se está agregando más tierra a los pozos para evitar que ello vuelva a suceder.

Cientos de visones son enterrados en una fosa en un área militar cerca de Holstebro, en Dinamarca. EFE/Morten Stricker/Dagbladet Holstebro Struer/Jysk Fynske/Archivo Cientos de visones son enterrados en una fosa en un área militar cerca de Holstebro, en Dinamarca. EFE/Morten Stricker/Dagbladet Holstebro Struer/Jysk Fynske/Archivo

De acuerdo con Thomas Kristensen, portavoz de la Policía Nacional, el suelo arenoso en el oeste de Jutlandia es en parte responsable de lo sucedido, porque no es lo suficientemente pesado para detener los cuerpos de los visones.

En relación con la descomposición se forman gases, lo que hace que el visón se expanda un poco (…) De esa manera, en el peor de los casos, son empujados fuera del suelo”, dijo Kristenser en declaraciones entregadas a la emisora DR y citadas por The Daily Mail.

En Dinamarca se tomó la determinación de sacrificar a toda la población de visones del país, unos 17 millones, los cuales en su mayoría son reproducidos en granjas especializadas en el comercio de sus pieles, que son muy preciadas para la industria de la moda.

Los pequeños animales quedaron en la mira de las autoridades luego de que se confirmara que habían contraído el COVID-19. El virus mutó en su organismo y luego infectó de vuelta a los humanos, con una nueva cepa que según afirmaron los científicos podría bajar la efectividad de todas las vacunas que se están desarrollando para combatir la pandemia hasta hacerlas inútiles.

Este riesgo era tal que Dinamarca ordenó matar a todos sus visones y para garantizar la efectividad de la medida. Incluso llegó a pagar a los agricultores por cada animal que mataran, junto con una bonificación si los animales eran sacrificados durante los 10 primeros días de emitida la orden.

No ha sido un proceso fácil, y además ha despertado toda suerte de críticas a nivel nacional y mundial por organizaciones animalistas.

También han habido problemas logísticos. Por ejemplo, el derramamiento de miles de visones muertos de la parte trasera de un camión que los llevaba a su lugar de entierro, quedando esparcidos a lo largo de 12 millas de la carretera. Esa situación se ha repetido en distintas ocasiones, lo que ha llevado a los conductores a enfrentar acusaciones por no asegurar bien su carga.

Visones sacrificados en Farre, Dinamarca. La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, ha ordenado el sacrificio de todos los visones en todas las granjas del país al encontrar que en algunas granjas, los visones habían contraído una mutación del coronavirus. EFE/ Mette Moerk Visones sacrificados en Farre, Dinamarca. La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, ha ordenado el sacrificio de todos los visones en todas las granjas del país al encontrar que en algunas granjas, los visones habían contraído una mutación del coronavirus. EFE/ Mette Moerk

Además, los daneses que viven cerca de los lugares de entierro de los animales se han quejado por los olores de los cuerpos en descomposición. Según las autoridades, no representan ningún peligro, pero ahora que los cuerpos están resurgiendo a la superficie, el actuar rápido para rellenar los pozos y reiterar que no hay riesgos de infecciones ocupa a las autoridades danesas.

Según la policía, las personas deben evitar a toda costa entrar en contacto con estos cuerpos, ya que existe una baja posibilidad de contraer COVID de un animal muerto.

Visones en la granja de Hans Henrik Jeppesen cerca de Sorø, Dinamarca, 5 noviembre 2020. REUTERS/Jacob Gronholt-PedersenVisones en la granja de Hans Henrik Jeppesen cerca de Sorø, Dinamarca, 5 noviembre 2020. REUTERS/Jacob Gronholt-Pedersen

Pese a las críticas y los problemas, las autoridades y políticos que apoyaron la decisión la reclaman como una victoria, pues desde el pasado 15 de septiembre no hay reportes de contagios con la nueva mutación del virus.

(Visited 17 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Rusia anunció que la vacuna Sputnik V costará menos de 20 dólares

Publicado

on

Por

Será el valor por las dos dosis. Es “la mitad” que otras vacunas que también tienen más del 90% de eficacia, según el Fondo Ruso de Inversión Directa.

“Nuestra vacuna no solo es efectiva contra el coronavirus sino también muy accesible. Costará la mitad que otras: menos de 20 dólares las dos dosis“, confirmó en conferencia de prensa Kirill Dmitriev, CEO del Russian Direct Investment Fund (Fondo Ruso de Inversión Directa, o RDIF), organismo estatal ruso que con el Instituto Gamaleya elabora la famosa vacuna rusa, más conocida como Sputnik V, actualmente en fase III de desarrollo, con 40.000 voluntarios, de los cuales 19.000 ya recibieron las dos dosis que componen este fármaco.

En el encuentro con periodistas de todo el mundo, Dmitriev enfatizó el alcance internacional de su desarrollo y la apuesta que, según él, están haciendo en pos de la “accesibilidad” de los mercados internacionales para adquirir la Sputnik V, de la cual esperan producir la ambiciosa cifra de 1.000 millones de inyecciones para 2021, es decir, vacunas para 500 millones de personas.

“Nuestra vacuna puede llamarse ruso-india, porque se produce ahí, o puede llamarse ruso-coreana, o también ruso-china, y también podrá llamarse ruso-brasileña y ruso-húngara, países donde pronto empezaremos a trabajar como socios. Son todas naciones que participan en la salvación del mundo“, expresó.

Personal de la salud ruso se aplica la vacuna Sputnik V, por ahora en fase 3 de desarrollo. /EFE

Personal de la salud ruso se aplica la vacuna Sputnik V, por ahora en fase 3 de desarrollo. /EFE

“El fondo de inversión busca hacer no solo una de las vacunas más efectivas sino una de las accesibles y una de las más sencillas de transportar, gracias al proceso de liofilización (un proceso de deshidratación), sin necesidad de refrigerarse a temperaturas muy bajas, a entre 2 y 8 grados bajo cero. Hoy por primera vez anunciamos el precio para el mercado internacional. Una dosis costará menos de 10 dólares, es decir, menos de 20 dólares por la vacuna completa”, explicó.

Como contexto, cabe recordar los precios estimados de las otras vacunas en danza: si bien la vacuna de Moderna rondaría los 35 dólares por dosis y la de Pfizer-BioNTech algo menos de 20, la de Oxford-AstraZeneca es sin dudas la más económica: costará entre 3 y 4 dólares por dosis.

Kiril Dmitriev, presidente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), desarrolladores de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus. /EFE

Kiril Dmitriev, presidente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), desarrolladores de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus. /EFE

Como en conferencias de prensa previas, avanzada la charla tomó la palabra Denis Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, quien se refirió a los niveles de eficacia y seguridad comprobados hasta ahora.

“La inmunogenicidad es de más del 95%, en general. En cuanto a los efectos adversos, son iguales a los obtenidos en la fase I y II: no hay casos serios. Solo relacionados a Covid y lo que vemos es algo de temperatura, dolor en el lugar de inyección… se vieron en el 30% o 40% de los voluntarios”, detalló.

Logunov dijo varias veces que “en el futuro, seguramente a comienzos de diciembre y a través de una publicación científica en inglés” se informarán más precisiones sobre cifras y efectos adversos, con “la palestra de todo lo que se vio en la fase III de los ensayos”.

Pero aseguró que 28 días después de la segunda dosis la eficacia fue del 91,4%, y remarcó que llega al 95%, pasados 42 días. No obstante, fue cauteloso: “Sobre lo que ocurre tres o seis meses después, sería prematuro afirmar nada”.

Dmitriev entonces explicó cómo se hizo el cálculo del 95%: “Los datos de la fase 3 (un estudio en modalidad “doble ciego”) fueron abiertos una vez que se confirmaron 39 pacientes infectados de coronavirus. El 95% no son proyecciones sino datos precisos”. Según explicaron desde Rusia, el próximo “corte” observacional se hará cuando otras 78 personas se infecten con Covid-19.

En carrera

“Estamos limitados con la producción en diciembre, pero suministraremos en enero a los países donde hicimos acuerdos y a los que nos solicitaron vacunas hace poco, en marzo. Estamos trabajando con los organismos reguladores de más de 50 países para que tengan todos los datos del ensayo. Igualmente, la Organización Mundial de la Salud ya tiene toda la información”, aclaró Dmitriev.

Denis Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, a cargo del equipo de desarrollo de la vacuna.

Denis Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, a cargo del equipo de desarrollo de la vacuna.

Consultados por los anuncios recientes del laboratorio AstraZeneca, si bien Dmitriev enfatizó con modestia la importancia de que haya “muchas vacunas disponibles” para enfrentar la pandemia, y que “la vacuna rusa es ‘una más’ del portfolio internacional”, sus palabras quedaron “matizadas” por lo que es una clara carrera internacional entre gigantes de la farmacéutica.

Esto se vio cuando Logunov, seguro del proyecto que promueve, comparó el desarrollo ruso con el de AstraZeneca: “Ellos anunciaron alrededor de un 70% de efectividad. Puedo suponer que ellos dan una pequeña dosis y luego una dosis mayor. Eso puede nivelar los efectos, pero las investigaciones dieron resultados diferentes. Estamos abiertos para compartir nuestro enfoque, de modo que el resto del mundo pueda apreciarlo”.

Alentado por las palabras de su colega, Dmitriev afirmó que “los resultados de AstraZeneca confirman que si damos una inyección con el mismo vector, es menos efectivo que con dos efectores. Ellos tienen 70% y nosotros 90%. Estamos abiertos al diálogo: podemos prestarle nuestro adenovirus humano a distintos países para que la segunda inyección sea distinta de la primera”.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas