Connect with us

FMI

La nueva directora del FMI alertó sobre una desaceleración económica en el 90% de los países

Publicado

on

La nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, advirtió este martes sobre una desaceleración económica en el 90% de los países del mundo, durante su primer discurso al frente de la organización multilateral. “En 2019, esperamos un crecimiento más lento en casi el 90% del mundo. La economía global se encuentra ahora en una desaceleración sincronizada”, dijo Georgieva en la sede central del FMI, en Washington, en el marco de las jornadas previas a la Asamblea Anual del organismo.

La economista búlgara, que sucede en el cargo a Christine Lagarde explicó que por esta desaceleración generalizada, el crecimiento de este año caerá a su ritmo más bajo desde el comienzo de la década. Y consideró que los números reflejan una situación compleja.

 Los países deben reducir su déficit fiscal, pero de una forma que no afecte a la educación y a la salud. Es una lección que aprendimos en todos los países en los que nos comprometimos

Georgieva hizo esta valoración una semana antes del inicio de la Asamblea Anual conjunta del FMI y el Banco Mundial (BM), en la que ambas instituciones presentarán sus proyecciones económicas y que reunirá a los principales ministros de economía y banqueros centrales de todo el mundo. En este sentido, aclaró que las nuevas perspectivas económicas serán “a la baja” respecto a las últimas presentadas en julio en Chile, en las que el organismo redujo en una décima sus previsiones de crecimiento global para 2019, hasta el 3,2 %, y para 2020 al 3,5 %.

En su análisis, Georgieva argumentó que la actividad económica “se está ablandando” en economías avanzadas, como en los Estados Unidos, Japón y, especialmente, en los países de la zona euro, mientras que en mercados emergentes, como India y Brasil, la desaceleración es aún más pronunciada.

También advirtió sobre “vulnerabilidades financieras”, ya que en algunos países, las empresas están aprovechando las tasas bajas y acumulando deuda para financiar fusiones y adquisiciones, en lugar de invertir. Según el análisis del organismo, si ocurre una recesión importante, la deuda privada de las empresas (corporativa) en riesgo de incumplimiento aumentaría a USD 19 billones (millón de millones) o casi el 40% de la deuda total de las ocho principales economías. Esto está por encima de los niveles observados durante la crisis financiera.

“Las bajas tasas de interés también están impulsando a los inversores a buscar mayores rendimientos en los mercados emergentes. Esto deja a muchas economías más pequeñas expuestas a una salida repentina de los flujos de capital”, aclaró.

Georgieva no se refirió en forma directa a la Argentina, pero habló sobre los países que reciben ayuda del fondo (Photo by NICHOLAS KAMM / AFP)

Georgieva no se refirió en forma directa a la Argentina, pero habló sobre los países que reciben ayuda del fondo (Photo by NICHOLAS KAMM / AFP)

““La precaria perspectiva —continuó— presenta desafíos para los países que ya enfrentan dificultades, incluyendo algunos de los países del programa del fondo”. Aunque no se refirió en forma directa en ningún momento a la Argentina. Sobre el final de la presentación, en el momento de las preguntas, remarcó que los programas implementados por el fondo asisten a países en situaciones desesperadas o economías devastadas y que por lo tanto sus efectos pueden ser duros sobre la gente, pero hay que pensar qué pasaría si el FMI no estuviera.

En otro momento, también en una posible alusión a la Argentina, Georgieva señaló que los países deben reducir su déficit fiscal, pero de una forma que no afecte a la educación y a la salud. “Es una lección que aprendimos en todos los países en los que nos comprometimos”, dijo.

Sin embargo, celebró que cerca de 40 mercados emergentes y economías en desarrollo, incluyendo 19 del África subsahariana, tendrán tasas de crecimiento del PBI superiores al 5%. En su discurso, además, Georgieva remarcó que la responsabilidad de la desaceleración económica global responde a las disputas comerciales, como la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, las diferentes tensiones geopolíticas y el posible impacto del Brexit. “Hemos hablado en el pasado sobre los peligros de las disputas comerciales. Ahora, vemos que en realidad están pasando factura”, concluyó.

(Visited 3 times, 1 visits today)

FMI

Para el FMI, la economía macrista está entre las peores de todas

Publicado

on

Por

El Fondo Monetario Internacional proyecta una contracción de 3,1 por ciento para Argentina en 2019. Apenas un año y medio después de recibir el préstamo más grande en la historia del organismo e implementar un tradicional programa de austeridad y reformas, el país registrará la séptima recesión más profunda del planeta. La caída que experimentará el país solo será superada por el desplome en Venezuela, Libia, Irán, Zimbabue, Nicaragua y Guinea Ecuatorial. La cifra representa una revisión a la baja de 1,8 puntos porcentuales frente a la caída de 1,3 por ciento prevista en la revisión del acuerdo que durante julio alcanzó para habilitar el último desembolso del crédito. El pesimismo del Fondo equivale a una reducción del 138 por ciento en sus previsiones para la marcha de la economía.

El Panorama Económico Mundial del FMI estima que, como consecuencia de la disparada en los precios registrada a lo largo de los últimos meses, la inflación escalará a fin de año hasta el 57,3 por ciento. El impulso de las sucesivas corridas cambiarias convertirá a la Argentina en el tercer país con más inflación de todo el mundo en 2019 solo detrás de Venezuela y Zimbabue. La desocupación trepará, por su parte, hasta el 10,6 por ciento de la mano de la destrucción de empleo y la caída en el nivel de ingresos.

Al organismo multilateral encabezado por la economista búlgara Kristalina Georgieva no muestra entusiasmo por el recambio presidencial, pero espera un menor caída del PBI y la desaceleración en la suba de precios. El principal acreedor individual de la Argentina pronostica que durante 2020 la actividad económica retrocederá 1,3 por ciento y la inflación alcanzará el 39,3 por ciento al terminar el año.

El documento presentado esta mañana en el marco de la asamblea anual del FMI en Washington propone a los países emergentes como Argentina implementar un conjunto de reformas estructurales para volver a crecer. Flexibilización laboral, apertura comercial, privatizaciones, menores controles en los mercados y desregulación cambiaria componen el paquete de transformaciones que, según promete la nueva conducción del organismo multilateral, resultará en más crecimiento económico.

Argentina es presentada como uno de los países que, a lo largo de las últimas décadas, implementaron un amplio programa de reformas sin lograr los resultados prometidos, pero el documento no incluye sugerencias para ninguna economía en particular. “En algunos casos puede haber sucedido que las ganancias de las reformas hayan sido anuladas por episodios adversos como shocks macroeconómicos o políticas equivocadas. Un ejemplo es la sobrevaluación del tipo de cambio y el colapso de la convertibilidad en Argentina”, indica el FM. El informe lamenta además que tras la crisis de la convertibilidad algunas reformas hayan sido revertidas.

El mundo

El FMI advierte que la marcha de la economía mundial registra una desaceleración sincronizada que marcará un crecimiento promedio del 3 por ciento en 2019, el más lento desde el estallido de la crisis financiera internacional. El próximo año el nivel de actividad mejorará 3,4 por ciento aunque ese guarismo representa un recorte de 0,2 puntos frente a la proyección anterior. “El dramático deterioro en las condiciones macroeconómicas observado entre 2017 y 2019 en un pequeño grupo de países bajo presiones muy severas (en particular Argentina, Irán, Turquía y Venezuela) es responsables de la mitad de la caída en el crecimiento global de 3,8 a 3,0 por ciento entre 2017 y 2019”, sostiene el FMI al precisar que esas mismas economías junto con México, Brasil y Rusia explicarán el 70 por ciento de las mejoras en 2020. La excepción es Argentina. “Se proyecta que la economía argentina se contraiga de nuevo en 2020 pero menos que este año”, indica el organismo multilateral que puso en stand by la transferencia del desembolso por 5400 millones de dólares prevista para mediados del mes pasado.

Argentina es presentada por el FMI como una de las excepciones para la reducción de los aumentos de precios asociada al estancamiento global. “Las pocas excepciones para esta amplio patrón de desaceleración son las economías donde grandes devaluaciones presionaron sobre los precios domésticos como en Argentina o en aquellos donde existen faltantes de productos esenciales como Venezuela”, indica el organismo al referirse al reciente impacto del salto en el tipo de cambio sobre los precios.

A contramano del extendido diagnóstico que realizan los economistas del gobierno sobre las causas de la inflación y las recomendaciones del organismo para controlarlas, el reporte del Fondo enfatiza que “la inflación se incrementó de la mano de la depreciación del peso”. Así espera que el promedio de los aumentos sea un 54,1 por ciento mientras que la inflación acumulada este año alcanzará al 57,1 por ciento. Para 2020 los expertos del organismo anticipan que la suba promedio se mantendrá elevada al marcar 51 por ciento pero que terminará en 39,4 por ciento.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

FMI

Las sorpresivas recomendaciones del FMI para economías como la Argentina

Publicado

on

Por

El Fondo Monetario Internacional ofreció este miércoles algunas pistas de cómo sugiere implementar las reformas estructurales que suele reclamar para salir de la crisis, aunque no mencionó concretamente a la Argentina. Aseguró que toman tiempo en verse los frutos del cambio, pero pueden producir “considerables recompensas”, como el aumento de 1% del PBI por año. Sin embargo, recomienda tener “timing” en la “secuencia”: sugiere, por ejemplo, que las grandes reformulaciones laborales deben implementarse cuando la economía está “fuerte”.

En el capítulo analítico del Panorama Económico Internacional que el FMI presentó este miércoles, días antes de la Asamblea anual que comienza la semana próxima en Washington, el Fondo presentó una investigación en 48 países emergentes y economías en desarrollo en las que constataron que las reformas estructurales dan resultados positivos, aunque varios años después.

Citó como ejemplo a una reforma financiera en Egipto en 1992, que condujo a un aumento de la producción en un 2% promedio seis años después de su aplicación. También mencionaron las medidas anticorrupción, cuyos efectos suelen tener un impacto de un 2% de crecimiento a largo plazo. Y en otras cuatro áreas de reformas (finanzas externas, comercio, mercado de productos y mercado laboral) las ganancias son aproximadamente el 1% seis años después de la reforma.

El informe señala que si los cambios se hicieran todos juntos en todos los sectores, podría significar un aumento de la producción en 7% en un año, siempre y cuando sean países emergentes estables. Esto aumentaría el crecimiento anual del PBI per cápita en aproximadamente 1 punto porcentual, duplicando la velocidad media de la convergencia de los ingresos a los niveles de los países avanzados.

La titular del FMI Kristalina Georgieva. Foto: AFP

La titular del FMI Kristalina Georgieva. Foto: AFP

Pero el caso argentino no caería en la categoría de “estable”, dada la crisis que afecta al país. En estos casos en general, el Fondo recomienda tener en cuenta el “timing” y la “secuencia”.

“Algunas reformas funcionan mejor cuando la economía es fuerte”, señala el reporte. Y pone de ejemplo a la laboral: “En los buenos tiempos, la reducción de los costos de despido hace que los empleadores estén más dispuestos a contratar nuevos trabajadores, mientras que en los malos tiempos los hace más dispuestos a despedir a los existentes, magnificando los efectos de una recesión”.

Agrega que “del mismo modo, el aumento de la competencia en el sector financiero en un momento de debilidad de la demanda de crédito puede empujar a ciertos intermediarios financieros fuera del negocio, debilitando aún más la economía”.

El reporte destaca que, en los países donde la economía es débil, los gobiernos pueden dar prioridad a reformas como el fortalecimiento de la competencia, que dan sus frutos independientemente de las condiciones económicas, o diseñar otras para aliviar cualquier costo a corto plazo, como la promulgación de protección del empleo.

El Fondo recomienda que estas reformas sean apoyadas por la política monetaria o fiscal siempre que sea posible y señala que también “funcionan mejor si se secuencian correctamente”.

Además, destaca que las reformas “suelen ofrecer mayores ganancias en países donde la gobernabilidad es más fuerte. Esto significa que el fortalecimiento de la gobernabilidad puede apoyar el crecimiento económico”.

Por último, señala el Fondo, para cumplir su promesa de mejorar el nivel de vida, “las reformas deben estar respaldadas por políticas redistributivas que difundan ampliamente los beneficios en toda la población”, como fuertes redes de seguridad social y programas que ayudan a los trabajadores a cambiar de empleo. “Para que las reformas sean sostenibles y, por lo tanto, eficaces, deben beneficiar no sólo a algunos, sino a todos”.

(Visited 11 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Economia

Rogoff ex economista-jefe del FMI: “El incumplimiento de Argentina era inevitable”

Publicado

on

Por

El profesor de Harvard puntualizó que “el gobierno argentino acumuló un montón de deudas casi de la nada con una velocidad sorprendente, y luego procedió a incumplir su pago casi con la misma velocidad”.

El ex economista-jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kenneth Rogoff, aseguró que “el incumplimiento de la Argentina era inevitable porque la combinación de deuda, déficit y política monetaria era insostenible”. En una columna publicada el miércoles en el sitio Project Syndicate , el ahora profesor de la Universidad de Harvard puntualizó que “el gobierno argentino acumuló un montón de deudas casi de la nada con una velocidad sorprendente, y luego procedió a incumplir su pago casi con la misma velocidad”. “En comparación con el default en cámara lenta del país en 2002, la última crisis se siente como Shakespeare en 60 segundos”, agregó.

Rogoff, quien fuera economista jefe del FMI entre 2001 y 2003, sostuvo que “en ambos casos (2002 y 2019) el incumplimiento era inevitable, porque la combinación de deuda, déficit y política monetaria del país era insostenible, y la clase política no podía hacer los ajustes necesarios a tiempo”.

El economista señaló que “Macri heredó una economía en la que la deuda no era alta (debido al incumplimiento de 2002), y el principal problema fiscal era un sistema de pensiones insostenible”.

Además señaló que “la receta normal para una administración entrante habría sido afrontar el dolor de la consolidación del presupuesto desde el principio y esperar que la economía se recupere mucho antes de las próximas elecciones. En cambio, Macri decidió cerrar la brecha presupuestaria lentamente y usar su luna de miel política para recortar impuestos y liberalizar los mercados”.

El economista advirtió que “desafortunadamente después de las reformas Big Bang, las condiciones económicas tienden a empeorar antes de mejorar y parece que Macri, que enfrentará una elección a finales de este mes, no estará presente para ver eso”.

Tanto en 2002 como ahora “los préstamos del Fondo Monetario Internacional solo parecieron posponer lo inevitable y, lo que es peor, exacerbar el colapso final. Entonces, después de la segunda debacle en Argentina en menos de una generación es hora de preguntar cómo reenfocar el mandato del FMI para hacer frente a las crisis de deuda de los mercados emergentes”, concluyó Rogoff.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas