Connect with us

Sociedad

Era fanática del gimnasio, pero su cuerpo dijo basta y ahora alerta: “El ejercicio casi me mata”

Publicado

on

La tenebrosa experiencia de una mujer que quiso “subir un escalón más”, superó los límites saludables y sufrió un mal llamado rabdomiólisis

Tina Matin era una mujer proactiva que hacia deporte rutinariamente. En marzo de 2016 logró terminar la media maratón de Nueva York, tras la cual continuó entrenando todos los días. Estaba en uno de sus mejores estados físicos, entonces decidió aumentar la intensidad de su entrenamiento con una nueva instructora que trabajaba en el gimnasio de lujo donde hacía ejercicio.

Matin compartió lo que ocurrió después con la periodista Mirel Ketchiff, editora de la sección de Salud de la revista Shape.

Esta es su historia en primera persona:

“Hago ejercicio, diría yo, cuatro o cinco días a la semana por lo menos. Por lo general corro entre 30 y 50 kilómetros semanalmente, pero también hago barre, yoga y trato de tomarme un día de reposo. Así que no todo es súper duro.

Corrí la media maratón de Nueva York en marzo de 2016, y después, iba al gimnasio todos los días. Tenía muy buen estado físico, pero le dije a una nueva entrenadora con la que estaba a punto de empezar a entrenar que me sentía como si me hubiera estancado un poco y que mi objetivo era llegar al siguiente nivel y, tal vez, adelgazar un poco también.

En abril, tuvimos nuestra primera sesión, un entrenamiento de cuerpo completo, que mi gimnasio ofreció gratuitamente como beneficio. No siempre hago ejercicio con un entrenador. Lo hice antes de mi matrimonio, sin embargo, a veces sentía que ese entrenador no me estaba exigiendo lo suficiente; era mucho trabajo de zona media y de fuerza, es decir, solo movimientos muy controlados.

Lo que era diferente de este entrenamiento era que sentía que estaba perdiendo el control. He hecho ejercicio antes por mi cuenta, en clases y con entrenadores, y sé lo que es ejercitar de la forma apropiada. Pero en algunos de estos ejercicios, especialmente en las dominadas negativas que ella me hacía hacer (en los que saltas de una caja o subes del suelo a la parte superior de una dominada y bajas lentamente), me sentía como si estuviera cayendo demasiado fuerte o simplemente perdiendo el movimiento lento y controlado al que estaba acostumbrada. Estaba saltando y sujetándome de la barra, pero en lugar de volver a bajar, me estaba desplomando hacia abajo, una y otra vez. Sentía que me estaba impactando, impactando mi cuerpo.

Y recuerdo que le dije a esta instructora: ‘Estoy fracasando’. Estaba sufriendo un fallo muscular, ese punto en el que mis brazos temblaban y estaba literalmente colapsando una y otra vez. Pero ella decía, supongo que para motivarme, ‘¡Uno más, dos más, puedes hacerlo!’. Así que seguí adelante. Estaba motivada y mi entrenadora, de pie a mi lado, me alentaba: no quería abandonar en medio de un gimnasio delante de todo el mundo.

Dentro de las siguientes dos o tres horas, estaba en el trabajo y me sentía realmente dolorida. Fue un dolor muy intenso, del tipo que suele aparecer uno o dos días después de hacer ejercicio, pero en esta ocasión ocurrió a las dos o tres horas después de la sesión. Me sentía ridículamente adolorida y ni siquiera podía abrir las puertas pesadas del trabajo; no podía extender o doblar los brazos completamente. Le envié un mensaje a mi entrenadora y le dije: ‘Me duelen mucho los brazos, se sienten como si fueran fideos’. Ella me dijo: ‘Hiciste un gran trabajo, estarás mejor en uno o dos días’.

Así que seguí con mi día y pensé: ‘Tal vez no he hecho mucho trabajo en la parte superior del cuerpo últimamente’. Pero creo que fue una de las primeras señales de advertencia, haber estado tan adolorida en tan poco tiempo y haber perdido capacidad de movimiento.

Al día siguiente era sábado, y todavía estaba muy dolorida. Pero salí a correr, de todas maneras, porque a veces eso me ayuda a relajarme un poco. Terminé de correr, pero igualmente sentí un dolor agudo en mis brazos, hombros, pecho y en la parte superior de la espalda, también.

Esa noche salí y mientras me preparaba, me puse un suéter recortado que era unas pulgadas más corto de lo que debería haber sido, al punto de que pensé que la tintorería podría haberlo encogido, hasta que recordé que aún no la había llevado a la tintorería. Ese fue la segunda alarma roja: obviamente estaba en esa etapa de hinchazón, pero yo pensaba que mi ropa se estaba achicando.

Esa noche tomé un poco de vino y un cóctel durante la cena, tal vez cuatro o cinco tragos en el transcurso de seis o siete horas. Al día siguiente almorcé con un amigo y todavía no podía enderezar o doblar los brazos, ya dos días después del entrenamiento. De regreso a casa me cambié de ropa, y fue entonces cuando me miré al espejo y pensé: ‘Dios mío’. Me parecía al Hombre Michelin.

La ruptura de fibras musculares libera una proteína que puede dañar al riñón

La ruptura de fibras musculares libera una proteína que puede dañar al riñón

Busqué en Google ‘brazos muy hinchados después del ejercicio’ y empecé a ver resultados sobre una enfermedad, la rabdomiólisis, que es básicamente cuando hay tanta desintegración de los tejidos musculares que se vierte una proteína dañina en la sangre que puede ser muy peligrosa. Puede manifestarse después de entrenamientos intensos, pero realmente cualquier forma de daño muscular que sea lo suficientemente severo puede causarlo. Mi marido empezó a buscarlo en Google y dijo: ‘Bueno, es tan poco común, y tu orina no es de color cola’, que según lo que él estaba leyendo era el síntoma principal. Pero aun así decidí ir a urgencias por la hinchazón.

Así que fui y no mencioné siquiera la rabdomiólisis, pero les dije: ‘Hice ejercicio, estoy muy inflamada, me duele’. Me hicieron una muestra de orina y un análisis de sangre inmediatamente, y mientras esperaba me conectaron una vía intravenosa, porque pensaron que estaba deshidratada. Y volvieron con el análisis de sangre y dijeron: ‘Sí, es rabdomiólisis, y te vamos a internar en el hospital’. Ahí fue cuando pensé, vale, esto es realmente serio.

Me admitieron en el ala de cardiología, porque mis niveles de potasio eran muy altos, lo que alerta, porque significa que puedes tener un ataque al corazón. Siempre he sido sana; ahora estaba sentada en el ala cardiológica con una vía intravenosa que administraba un líquido continuo –que es el único tratamiento para la rabdomiólisis– en la mano, porque mis brazos estaban tan rígidos e hinchados que no podían encontrar ni una vena en ellos. Los médicos me pesaron, y pesaba cuatro kilos más que mi peso normal debido a la inflamación. Pensé que debían estar equivocados. ¡No subes cuatro kilos en un día!

Los médicos tenían que analizar mi sangre cada cuatro y seis horas; incluso me despertaban durante la noche. Estaban probando los niveles de una enzima muscular llamada CPK. El nivel de CPK para una persona normal debe estar entre 10 y 120 UI/litro. Fui admitida con 38.000 UI/litro.

Por supuesto que le dije a mi marido: ‘¡Te lo dije!’ Él leyó que es muy raro, pero le dije a cada uno de los médicos que vi (vi a cinco o seis médicos en diferentes ocasiones durante todo este proceso), y cada uno dijo que habían visto un caso similar en la última semana. Me decían: ‘Oh, sí, ya sabes, con CrossFit y SoulCycle, es más común. Y después de la maratón vimos un montón…’.

La buena noticia es que no sufrí ningún daño renal. El gran problema con la rabdomiólisis es que toda la enzima muscular que se descompone en la sangre tiene que salir del cuerpo, por lo que pasa a través de los riñones. Y cuando está a un nivel tan alto, si no lo diluyes con toneladas y toneladas de agua –más de lo que puedes beber (estuve con una intravenosa continua durante cuatro días completos hasta que quedaron satisfechos con mis niveles de CPK)– puede provocar insuficiencia renal.

Más tarde, cuando busqué en Google ‘rabdomiólisis’ con mayor frecuencia, me di cuenta de que algunos blogs y en ciertas comunidades de fitness, como CrossFit, tienden a hablar de la afección de forma casual: leí que la gente hablaba de ‘conocer al tío Rhabdo’, o hacía referencias de ese estilo. Hablaban de ello como si fuera similar a un calambre o casi como una insignia de honor. Eso es peligroso; es algo muy serio, la gente muere. No es algo que se pueda ignorar.

Pero mis médicos me dijeron que no veían ninguna indicación de que mi condición fuera tan extrema. Mi orina nunca cambió de color, que es el síntoma definitivo de que algo anda mal. Por lo general, dijo un médico, la gente solo viene cuando está en ese punto de peligro y puede ser mucho peor.

Aun así, al principio pensé que pasaría una noche en el hospital y luego me mandarían a casa. Pero no me dieron de alta hasta cuatro días después, e incluso entonces fue solo porque causé tanto revuelo; estaba desesperada por estar en casa. Lo más frustrante es que no hay un estimado de tiempo de internación que puedan darte. Todos los días, le preguntaba: ‘¿Cuánto tiempo más?’ Y ellos respondieron: ‘No lo sabemos. Depende de la persona’. Aprendí que cuanto más musculoso eres, peor puede ser, ya que tienes mucho más músculo que descomponer.

Incluso después de cuatro días, mi CPK se había reducido a solo 17.000 UI/litro. Me dejaron ir a casa siempre y cuando prometiera seguir su plan de tratamiento: beber toneladas de agua, no comer alimentos salados, no tomar cafeína, no beber alcohol, no hacer ejercicio o sudar en absoluto; solo podía caminar 10 o 15 minutos a la vez. ‘No puedes arriesgarte a deshidratarte para nada’. Dijeron que lo hiciera durante al menos tres semanas. Fue muy frustrante pasar de ser una persona tan activa a no hacer nada.

Dos o tres días después de salir del hospital, mi CPK bajó a 13.000 UI/litro, lo que me tranquilizó. Y una semana después de eso, mis niveles volvieron a ser completamente normales. Lo loco es que a lo largo de todo esto, me sentí totalmente normal. Excepto por la hinchazón; me sentí hinchada por la intravenosa, pero eso es todo. No tenía fiebre, nada.

Mis médicos me dijeron que tenía que esperar un mes para volver a hacer ejercicio. La cuestión es que no hay mucha información sobre qué ejercicios hacer después de la rabdomiólisis. Un médico dijo: ‘No hagas ningún ejercicio para la parte superior del cuerpo’, porque eso fue lo que me provocó la mía. Así que ahora he estado corriendo de nuevo, y hago yoga, que nunca me ha hecho daño. Hago más clases de estiramiento y clases de regeneración, como el barre. Pero solía hacer entrenamientos intensivos o clases de HIIT una vez a la semana, a las cuales no he vuelto. Para ser honesta, tengo miedo de forzarme a mí misma. No confío en mí misma; sé que al menos una vez me esforcé tanto que terminé en el hospital. Y los médicos no saben si es más probable que esto vuelva a suceder ahora que ya ha ocurrido.

También me niego a volver a entrenar con un instructor por ahora. Creo que no puedo culpar a nadie más que a mí misma; no me detuve, y estoy segura de que no ayudó que corriera y bebiera al día siguiente, ya que me deshidraté. Pero al mismo tiempo, todos los médicos me dijeron: “Tienes que decirle al gimnasio y a tu entrenador lo que pasó”. No quería que nadie se metiera en problemas, y sé que también fue mi culpa, pero también es cierto que el entrenador debería conocer los síntomas de la enfermedad. Sus acciones contribuyen: tanto en la medida en que te exigen como en lo que dicen después del entrenamiento si te quejas de tus dolores musculares.

Así que llamé a mi gimnasio y resultó ser una de esas llamadas en las que la empresa intenta desligarse de cualquier tipo de responsabilidad, a pesar de que yo tenía claro que mi accionar había jugado un papel relevante y que no estaba tratando de que despidieran a nadie. Me dijeron que mi nutrición no debe haber sido muy buena para causar esto, me preguntaron si le dije al entrenador que tenía que parar, me dijeron que ella no había hecho nada malo. Me dijeron que incluso revisaron mi correspondencia con ella, lo que me hizo volver a mirar nuestros mensajes de texto, y vi que dos horas después de la sesión de ejercicios le había dicho que estaba muy dolorida. Durante el entrenamiento, usé las palabras, “mis músculos están fallándome”. La entrenadora principal, que estaba de guardia, dijo que en sus 15 años como entrenadora sólo había visto un sólo caso de rabdomiolisis. Pero mis médicos dijeron que acababan de ver a un paciente la semana pasada. No es una enfermedad tan rara que sólo afecta a los adictos al CrossFit o a los fisicoculturistas.

Hace unas semanas me encontré con un viejo instructor con quien solía entrenar. Le conté todo, casi como si fuera una historia divertida. ¿Y sabes una cosa? Ni siquiera había oído hablar del rabdomiólisis. Estamos hablando de entrenadores en un gimnasio de lujo que se enorgullece de su enfoque “científico” hacia la gimnasia. Pero obviamente el gimnasio no les está diciendo a sus entrenadores sobre el rabdomiólisis. Eso es frustrante, y da miedo, porque le puede pasar a cualquiera.

(Visited 92 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Portada

Que la hija de Máxima sea reina de los argentinos, la propuesta para que el país deje el atraso y la corrupción

Publicado

on

Por

Los “monárquicos argentinos” surgieron en Quilmes y dicen que siguen los ideales de San Martín, Belgrano y Alberdi.

Es el presidente del Movimiento Monárquico Argentino (MMA) y asegura que va a proponer su propio proyecto en el Congreso de la Nación. Para él, la solución a toda crisis económica y social está en separar gobierno de Estado.

Todo comenzó a fines de los 80, cuando formó junto con su padre un nuevo movimiento con el objetivo de “cambiar el sistema de república en el país”. Hace 11 años se declaró presidente del grupo y comenzó con una reorganización de su proyecto.

Después de que su padre falleciera en el 2014, Mario Santiago Carosini, vecino de Bernal, continuó con aquel plan que en algún momento habían ideado juntos, y tomó el pensamiento inicial para moldearlo a sus nuevos ideales.

“Para elaborar nuestro pensamiento monárquico nos basamos en la trágica realidad que la república les impone a los pueblos que tienen la desgracia de caer en sus manos”, dice Mario. Según asegura, todos los países de esta característica son “megacorruptos”.

Para contrarrestar, el hombre de 58 años propone una monarquía constitucional parlamentaria en Argentina y, de esta manera, terminar con la “corrupción estructural y llegar a mejores índices de desarrollo, bienestar y nivel de vida”.

Mario Carosini, el presidente del Movimiento Monárquico Argentino.

Mario Carosini, el presidente del Movimiento Monárquico Argentino.

En términos generales, los afiliados al MMA plantean que un rey debe ser quien controle al gobierno. Según lo propuesto la casa de la corona debería ser la Quinta de Olivos, y la Casa Rosada continuaría como sede del gobierno. Su discurso, afirma Mario, “rescata los ideales de prácticamente todos nuestros próceres que eran monárquicos, como San Martín, Belgrano y Alberdi”.

“Mi padre y yo tenemos el mismo enfoque para explicar esta realidad trágica de la República”, asegura Carosini. Y menciona su teoría sobre el funcionamiento de las instituciones, a la que juntos denominaron “Teoría de las dos soberanías”. En ella sostienen que gobierno y Estado son dos instituciones completamente diferentes, pero “la república junta ambos, indebidamente, en un presidente”.

Según su postura, en esta característica que señala “se encuentra el origen de todos los males, desde la inestabilidad hasta los golpes de Estado. En una monarquía constitucional sucede todo lo contrario”, dice el quilmeño que encabeza el movimiento en el país.

Para Mario, la república “comete el absurdo error de pedirle al presidente que se controle a sí mismo”, y resalta que así se institucionaliza un “descontrol ridículo”.

En cuanto a los objetivos principales del Movimiento Monárquico Argentino, la categoría discursiva para “concientizar” e informar a aquellos que lo deseen, es uno de los ejes primarios para “ir en contra de la involución institucional”.

El proyecto ideal para implementar en el país, según Mario, es el que él mismo propone. Se trata de un borrador que describe una constitución del “reino de Argentina, con un sistema de protección del contribuyente a cargo del rey”, y asegura que plantea una monarquía “austera”.

Ser como Suecia

“Mi modelo sería como el reino de Suecia, donde los diputados se planchan sus camisas y viven en un monoambiente”, resalta como ejemplo de su sistema ideal, sin lujos ni “gastos excesivos”.

El líder del movimiento monárquico en Argentina propone una estructura que lograría que “el jefe de Estado (en este caso, rey) no tenga el virus de la demagogia”. Su proyecto, igualmente, no lo pone a él mismo como líder en su modelo ideal.

“No se me cruza ni por asomo ser rey. Si la instalación de la monarquía llegara a darse mientras vivo, yo sería un asesor para aplicar el esquema organizativo. Eventualmente podría ser Primer Ministro si el pueblo me otorga su voto”, dice Carosini. Para él, una de las dos hijas menores de la Reina Máxima (Alexia o Ariane) de los Países Bajos sería ideal para ocupar el puesto.

El movimiento cuenta con una estructura de dirigentes distribuida por todo el país. “Hay alrededor de un millón de monárquicos, la mayoría de ellos de ascendencia española e italiana”, afirma su actual presidente, y agrega que tienen miles de seguidores, aunque no todos son activos. En redes, el MMA tiene 674 seguidores en Twitter, 1072 en Instagram y el mayor volumen en Facebook, con 2.546.

Dentro de los próximos meses, ya tienen al menos dos eventos internacionales programados. En septiembre se va a llevar a cabo el primer Foro Internacional Monárquico desde San Pablo, Brasil. También organizaron una reunión internacional desde Córdoba, donde se va a tratar el proyecto de “constitución del reino de Argentina”.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Dos trabajadores de la salud, presos por robar al menos 300 vacunas contra el coronavirus

Publicado

on

Por

Cobraban entre 20 y 30 mil pesos por aplicar dosis que sacaron de un depósito del Ministerio de Salud, en Santiago del Estero.

La pareja fue detenida en su casa del barrio Genor, en Santiago del Estero. En su consultorio tenían alrededor de 700 mil pesos en una conservadora de telgopor y la ruta de ese dinero es -por estas horas- el foco de la investigación.

Daniel Dante Díaz (42) un emergentólogo egresado de la Universidad Nacional de Tucumán, y su pareja, María Angélica Coronel (38), una educadora sanitaria y empleada del servicio de emergencias 107, están acusados de robar por lo menos 300 vacunas contra el coronavirus.

Ambos eran empleados del Ministerio de Salud de la Provincia de Santiago del Estero. Y, según los primeros datos de la investigación, las comercializaban en el Consultorio de Enfermería del Sur (CES), del barrio 8 de Abril.

En este lugar, además de distintos elementos de atención médica, hallaron los 268 dosis de vacunas Sputnik V, 14 de Sinopharm y una de la Covishield, todas contra el coronavirus, según detalló el diario El Liberal de Santiago del Estero.

Además, secuestraron otras 510 dosis de diferentes vacunas que -en principio- no serían contra el Sars-Cov 2, pero que serán analizadas por el Ejército Argentino.

Todas fueron trasladadas -según indicaron fuentes oficiales- con las normas de seguridad indicadas para no interrumpir la cadena de frío.

Secuestraron más de 700 mil pesos escondidos en una conservadora, además de casi 300 dosis de vacunas contra el COVID 19 en un consultorio de Santiago del Estero. Fuente: Nuevo Diario de Santiago del Estero.

Secuestraron más de 700 mil pesos escondidos en una conservadora, además de casi 300 dosis de vacunas contra el COVID 19 en un consultorio de Santiago del Estero. Fuente: Nuevo Diario de Santiago del Estero.

Quedaron nuevamente bajo resguardo del ministerio de Salud provincial, aunque al no poder establecer la trazabilidad ni la metodología de conservación mientras estuvieron en poder de los delincuentes, no está claro si podrán volver a utilizarse.

También se llevaron bolsas de residuos patológicos para intentar determinar cuántas dosis pudieron haber aplicado.

La denuncia fue realizada por la jefa de Inmunización del ministerio, María Florencia Coronel, que descubrió el faltante realizando un relevamiento en el depósito. Recayó en manos de la fiscalía de turno, a cargo de Erika Leguizamón, y de la jueza de Control y Garantías, María Cecilia Vittar.

La causa

La causa quedó caratulada como “Díaz Daniel Dante, por los delitos de hurto agravado y adulteración de sustancias medicinales en perjuicio del Estado Provincial“. Por la gravedad del delito, la investigación podría pasar a la órbita de la Justicia Federal.

En un conteo de stock, habrían detectado un faltante de vacunas. Al revisar las imágenes de las cámaras de seguridad y el registro de las personas que ingresaron al depósito, notaron que había sido Díaz quien había robado las dosis.

Al informarle a Coronel, decidieron radicar la denuncia penal. El día del hecho, Díaz se habría quedado trabajando hasta tarde. Tanto él como su pareja tenían acceso al depósito y, esa tarde, mintió al guardia de seguridad para poder ingresar al freezer donde guardan las vacunas sobrantes del día.

En un descuido, llenó un bolso térmico con las dosis y los refrigerantes, guardó todo en una mochila y se despidió tranquilamente. Sospechan que Díaz pensaban que las cámaras no funcionaban, pero todo su movimiento quedó registrado en las imágenes.

Ahora, analizarán todas las imágenes para determinar desde cuándo cometía este tipo de robo “hormiga” para la posterior comercialización.

Secuestraron más de 700 mil pesos escondidos en una conservadora, además de casi 300 dosis de vacunas contra el COVID 19 en un consultorio de Santiago del Estero. Fuente: Nuevo Diario de Santiago del Estero.

Secuestraron más de 700 mil pesos escondidos en una conservadora, además de casi 300 dosis de vacunas contra el COVID 19 en un consultorio de Santiago del Estero. Fuente: Nuevo Diario de Santiago del Estero.

En el vacunatorio trucho, por cada dosis aplicada cobraban entre 20 y 30 mil pesos. Ahora, los investigadores analizarán si se trataba de una banda que involucra a otros funcionarios del área de salud provincial y quiénes fueron los beneficiarios que pagaron por la aplicación.

Fuentes del caso anticiparon que también podrían ser imputados y terminar detenidos por el mismo delito que la pareja de enfermeros.

Por el momento, la pareja quedó arrestada. En el consultorio encontraron, dentro de una conservadora, $ 734.500.

Además, “un arma, insumos médicos como jeringas, agujas, guantes, barbijos, bolsas de residuos patógenos, libretas sanitarias de vacunación antiCovid-19 en gran cantidad, cánulas de oxígeno y documentaciones varias”, enumeró El Liberal.

La Provincia de Santiago del Estero recibió 147.905 vacunas contra el Covid-19, según datos del Monitor Público de Vacunación de la Nación. De ese total, aplicaron 110.258.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Volvieron a subir las muertes por coronavirus: hubo 383 y se detectaron 24.999 nuevos contagios en Argentina

Publicado

on

Por

Por segundo día consecutivo, se registró el número de casos fatales más alto desde noviembre. La ocupación de terapia intensiva llegó al 72,5% en el AMBA.

En la cuenta regresiva para que entren en vigencia las nuevas restricciones impuestas por el Gobierno de Alberto Fernández, este jueves el Ministerio de Salud confirmó 24.999 nuevos casos por coronavirus en la Argentina. A la vez, se informaron otras 383 muertes, la cifra más alta para un día desde principios de noviembre.

En las últimas 24 horas, las provincias cargaron al sistema nacional 70.299 testeos, con una altísima tasa de positividad: 35,5%. Es más del triple del 10% que la OMS estableció como medida de una estrategia adecuada de rastreo.

Otro dato preocupante es que la ocupación de camas de terapia intensivas sigue en alza en el AMBA y se ubica en 72,5%. A nivel nacional está en 63.6%. Actualmente hay 3.900 pacientes internados en unidades UTI, de un total de 269.999 que se encuentran cursando la enfermedad con diagnóstico.

La cantidad de muertes reportadas este jueves fue por segundo día consecutivo la más alta en cinco meses (el miércoles fueron 368). El pico anterior se registró el 4 de noviembre, con 469 fallecidos. En enero, el lunes 18, se habían reportado 425, pero se debió a que ese día hubo una carga de datos atrasados por parte de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.

Con 2.629.156 contagios confirmados y 58.925 muertes en poco más de 13 meses, Argentina está entre los 15 países más afectados por ambas variables desde el inicio de la crisis sanitaria global.

Filas de autos para realizar el testeo de coronavirus en La Rural. Foto: Juano Tesone

Filas de autos para realizar el testeo de coronavirus en La Rural. Foto: Juano Tesone

Desde el martes 6, cuando se superaron por primera vez los 20 mil casos en un día, los contagios se mantienen en alza y ya promedian los 22 mil diarios. En todo 2020, no se había superado los 18.500 en ninguna jornada.

Los datos del día

Las restricciones

El impacto de la segunda ola preocupa a las autoridades sanitarias y generó cruces entre el Gobierno y la oposición sobre las medidas a tomar para contenerla.

El miércoles por la noche el presidente Alberto Fernández anunció nuevas restricciones para las actividades nocturnas en el AMBA, con un tope horario a las 20 para la circulación. Pero los mayores cruces se dieron por la suspensión de las clases presenciales, por dos semanas, a partir del lunes 19.

Esto generó protestas con cacerolazos y un fuerte rechazo de la oposición, encabezada por el jefe de Gobierno porteño, Horario Rodríguez Larreta, que anunció que presentarán un amparo ante la Corte Suprema y le solicitó al Presidente una reunión para discutir la medida. La misma se concretará este viernes, a las 10, en la Quinta de Olivos.

Coronavirus en la Argentina

Tocá para explorar los datos Tocá para explorar los datos



Fuente: Ministerio de Salud | Johns HopkinsInfografía: Clarín

La misma ministra de Salud, Carla Vizzotti, admitió por la mañana que el aula “no es la principal fuente de infección” y dijo que “lo que se genera alrededor de las clases fue lo que se ponderó para tomar esta medida intensificada, focalizada y transitoria, sobre la circulación de personas”.

El plan de vacunación es otro eje de polémica. Rodríguez Larreta aseguró en su discurso que las medidas que tomó el Gobierno están relacionadas con las fallas en la campaña de inmunización y anunció que este viernes la Ciudad se quedará sin dosis. Algo similar ya habían dado a conocer otras provincias, como Córdoba y Mendoza.

Muertes por coronavirus
en la Argentina

Tocá para explorar los datos Tocá para explorar los datos



Fuente: Ministerio de Salud | Johns HopkinsInfografía: Clarín

Vizzotti remarcó que este domingo llegarán más vacunas al país. Se trata del segundo embarque que recibe la Argentina por el mecanismo Covax. Serán 864 mil dosis de AstraZeneca, que arribarán en un vuelo de KLM desde Amsterdam. Según trascendió, también se espera la confirmación de Rusia para que un avión de Aerolíneas Argentinas retire otro lote de Sputnik V.

Se trata del segundo envío que recibe el país a través del mecanismo Covax, el fondo del que participan varios organismos de Naciones Unidas. El primero llegó a fines de marzo, con 218 mil dosis de la vacuna que es un desarrollo conjunto de la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca.

En marzo, COVAX anunció que prevé entregarle a la Argentina un total de 1,9 millones de vacunas hasta mayo, por lo que quedan pendientes 818 mil. Según datos del Ministerio de Salud, la Argentina contrató un total de 9 millones de dosis. El organismo no dio precisiones de cuándo llegarán las otras 7,1 millones.

Según datos del Monitor Público de Vacunación, se aplicaron hasta aquí 5.935.146 vacunas a nivel nacional. La mayoría (5.163.344) a personas que recibieron solo una dosis, siguiendo la directiva del Ministerio de Salud de diferir la segunda para iniciar la inmunización de una mayor población.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas