Connect with us

Nacionales

El Ministerio de Seguridad creó el “Servicio Cívico Voluntario en Valores” para jóvenes de 16 a 20 años

Publicado

on

Dependerá de Gendarmería Nacional y su objetivo es brindar “capacitación en valores democráticos y republicanos” a jóvenes de 16 a 20 años.

A través de la Resolución 598/2019, publicada este martes en el Boletín Oficial, el Ministerio de Seguridad estableció la creación del “Servicio Cívico Voluntario en Valores (SCV) dirigido a jóvenes de 16 a 20 años de edad que se inscriban voluntariamente”.

La iniciativa, que fue presentada por Julio Cobos cuando era vicepresidente de la Nación había tenido media sanción en el Senado en 2010 y ahora fue aprobada desde el ejecutivo. Tendrá como objetivo brindar “la integración y capacitación en valores democráticos y republicanos” a jóvenes de 16 a 20 años.

Según el documento firmado por la ministra Patricia Bullrich, “fomentará el compromiso personal y para con la comunidad, hábitos responsables, estímulo a la finalización del ciclo educativo obligatorio y la promoción del desarrollo de habilidades para el trabajo, culturales, de oficios y deportes”.

Los alumnos que ingresen al SCV recibirán una Beca de Estudio por parte del Poder Ejecutivo Nacional. A aquellos que participen de una de jornada completa se le otorgará un Beca Completa Mensual no menor a $200, mientras que para los que participen de media les corresponderá una Media Beca Mensual no menor $100.

El Servicio funcionará “a través de experiencias piloto, que serán desarrolladas hasta el 31 de diciembre de 2019” en el Comando de Región I “Campo de Mayo”; el Instituto de Capacitación Especializada “Cabo Juan Adolfo Romero”, en Mercedes; y en la Casa de Retiro Cura Brochero, en el partido de González Catan, todos en la provincia de Buenos Aires.

(Visited 19 times, 1 visits today)

Nacionales

La UMET publicó un informe sobre la “herencia” que Mauricio Macri le deja a Alberto Fernández

Publicado

on

Por

Un equipo de trabajo de la UMET (Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo) coordinado por Nicolás Trotta, rector de la universidad y dirigente político que aparece como uno de los posibles candidatos a ocupar el Ministerio de Educación de la Nación, publicó un documento que analiza la gestión de Mauricio Macri y hace un balance sobre los resultados que dejaron los cuatro años de gobierno de Cambiemos.

El texto se llama “Por qué no se pudo: claves para entender un proyecto fallido desde la raíz” y repasa en forma pormenorizada el detalle del balance en materia económica, social y educativa. También hace hincapié en las políticas públicas en materia de Educación, Salud y Género.

Según destaca el informe, tomando las proyecciones que recopila el Banco Central para noviembre y diciembre, el gobierno de Macri va a terminar su gestión habiendo acumulado una tasa de inflación del 300%.

“Como consecuencia, el salario real acumuló entre noviembre de 2015 y octubre de este año una baja del 18,5% (retrocede interanualmente hace 23 meses consecutivos), lo que explica en buena medida el crecimiento de casi 8 puntos en la tasa de pobreza que se registró entre fines de 2015 y el primer semestre de 2019: pasó del 27,5% al 35,4%”, precisó el informe.

En esa línea, resaltan que “según distintas estimaciones, en el segundo semestre estará entre el 37% y 40%” y que “si se cumple el pronóstico, quedará como herencia un crecimiento de la tasa de pobreza en torno a los 10 puntos, lo que implica 4.800.000 de nuevos pobres”.

Trotta advierte en el informe que una de las principales conclusiones a las que llegó el equipo de trabajo es que “no es posible gestionar el Estado como si fuera una empresa”. Además, sostuvo que “conformar un gabinete con funcionarios formados en el ámbito privado fue mala praxis política, que tuvo como resultado un proyecto regresivo en términos distributivos, de entramados productivos y de derechos”.

“De acuerdo a las proyecciones difundidas por el BCRA, el PBI cerrará 2019 con una baja en torno al 3%, por lo que 2019 va a concluir con un PBI casi 5 puntos (-4,9%) inferior al de 2015, y con un producto por habitante 8,7% menor al de hace cuatro años (el nivel más bajo desde la crisis financiera internacional de 2009, y similar al de 2007)”, releva el documento, y concluye: “El balance efectuado nos permite concluir que después de 4 años, Argentina no solo no se encuentra lista para crecer, sino que se encuentra al borde de la parálisis”.

El documento marca que “todos los indicadores socioeconómicos se han deteriorado” y que “el nivel de endeudamiento es alarmante” porque se ha “retrocedido en términos derechos civiles y sociales”.

El BCRA recopiló proyecciones que indican que la gestión de Macri terminará con un 300% de inflación (AFP)

El BCRA recopiló proyecciones que indican que la gestión de Macri terminará con un 300% de inflación (AFP)

Además, que “el ciclo que se inicia el 10 de diciembre se presenta lleno de oportunidades y desafíos, es necesario saber dónde estamos para comprender cómo llegar hacia donde queremos ir”. Así marca una postura sobre el comienzo de la gestión de Alberto Fernández.

“La subordinación de la política pública al interés particular de los sectores más concentrados constituye una palmaria maniobra de corrupción sistemática que termina por paralizar al Estado, profundizando la desigualdad y restando oportunidades de desarrollo”, explicaron en el informe, donde hay un duro cuestionamiento a las decisiones que tomó el Presidente durante los cuatro años de gestión.

Por otra parte, el documento sostiene que de los “670.000 puestos de trabajo creados por la gestión Macri 87 mil fueron creados en el sector público y 583 mil en el sector privado. Dentro de estos 583 mil puestos, el 35% fueron puestos asalariados informales y el 65% restante empleos no asalariados (autónomos, monotributistas, etc.)”.

El informe cuestiona al presidente de la Nación, Mauricio Macri (REUTERS/Sergio Perez)

El informe cuestiona al presidente de la Nación, Mauricio Macri (REUTERS/Sergio Perez)

Participaron en su elaboración Ana Castellani –directora de CITRA–, Arnaldo Bocco –a cargo del Observatorio de la Deuda de UMET– y Paula Español –que dirigió el Observatorio de Empleo, Producción y Comercio Exterior de UMET–, Paola Ayala y Fernanda Cortés –investigadoras sindicales–, Diego Pando y Germán Montenegro que integran dos de los Núcleos de UMET,

También los investigadores/as y docentes: Marta Novick, Daniel Schteingart, Ana Garriz, Mariano de Miguel, Paula Canelo, Julia Gentile, Sebastián Barbosa, Gabriela Benza, Ana Paula Di Giovambattista, Laura Sirotzky, Cecilia Cross, Andrea Mallimaci, Ana Natalucci, Ernesto Mate y Verónica Piovani.

Víctor Santa María, secretario general de SUTERH e impulsor de la UMET, expresó: “La universidad se ha propuesto como objetivo no sólo difundir, sino también crear conocimiento a partir de una política sostenida de investigación desarrollada en Núcleos y Centros, uno de los cuales, el Centro de Innovación de los Trabajadores, es cogestionado con CONICET”.

(Visited 8 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Nacionales

Con Martín Guzmán en Economía y Matías Kulfas en Producción, Alberto Fernández completó su gabinete

Publicado

on

Por

Alberto Fernández iniciará su mandato presidencial con un gabinete de 21 ministros, confiaron a Infobae cinco futuros miembros del gobierno peronista. Martín Guzmán será superministro de Economía, a cargo de negociar la deuda externa, mientras que Matías Kulfas ocupará la cartera de Producción, pieza clave de la administración que iniciará Alberto Fernández desde el 10 de diciembre.

Guzmán es doctor en Economía, trabaja junto al Premio Nobel Joseph Stiglitz y edita el Journal of Globalization and Development. El futuro ministro tiene contactos en Wall Street y en el Fondo Monetario Internacional, y propuso a Alberto Fernández una “fórmula argentina” de negociación de la deuda externa que permita ganar tiempo para no caer en default e iniciar así un ciclo de crecimiento lento.

Alberto Fernández evaluó la inexperiencia política de Guzmán versus su conocimiento académico y sus relaciones en el mercado financiero de Manhattan, y optó por designarlo como superministro de Economía. Esta elección ministerial, clave para el futuro del gobierno peronista, fue respaldada por Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa.

Martín Guzman, futuro superministro de Economía

Martín Guzman, futuro superministro de Economía

Matías Kulfas manejará la cartera de Producción. Kulfas tiene experiencia política -perteneció al Grupo Callao-, es doctor en Ciencias Sociales de Flacso, trabajó en el Ministerio de Economía, en el Banco Nación y en el Banco Central. Conoce cómo funciona el poder y aceptó sin apretar los dientes cuando Alberto Fernández le anunció que Guzmán ocuparía Economía en su lugar.

Matías Kulfas, futuro ministro de la Producción

Matías Kulfas, futuro ministro de la Producción

Santiago Cafiero será jefe de Gabinete. Amigo personal del presidente electo, última generación política de una familia que es peronista desde 1945, Cafiero debuta en el Poder Ejecutivo. Fue clave en el armado partidario de Alberto Fernández, es su confesor, y tiene buena relación con Cristina Fernández de Kirchner y Máximo Kirchner.

Santiago Cafiero al volante junto al presidente electo Alberto Fernández

Santiago Cafiero al volante junto al presidente electo Alberto Fernández

Eduardo “Wado” de Pedro jurará como ministro del Interior. Militante de la Cámpora, pragmático para encarar la negociación política, De Pedro fue uno de los primeros en conocer que Alberto Fernández sería elegido como candidato a presidente. El futuro ministro del Interior será muy importante para articular la relación de Balcarce 50 con los gobernadores nacionales.

Diputados Wado de Pedro y Maximo Kirchner 1920

Diputados Wado de Pedro y Maximo Kirchner 1920

Ginés González García, un experimentado militante peronista, será ministro de Salud. González García fue ministro de Kirchner, embajador en Chile durante la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner y un defensor permanente de la despenalización del aborto y la fabricación de genéricos para beneficiar a las clases más bajas de la sociedad.

En el Gabinete Nacional, junto a González García, estará Agustín Rossi en la cartera de Defensa. Rossi ya ocupó ese ministerio, y prefería quedarse como jefe del bloque de diputados justicialistas. Pero Máximo reclamó liderar la bancada oficialista en la Cámara baja, y no le quedó otra alternativa que migrar hacia el Edificio Libertador.

Gines González García, futuro ministro de Salud Pública

Gines González García, futuro ministro de Salud Pública

Sabina Frederic reemplazará a Patricia Bullrich en la cartera de Seguridad. Frederic es apoyada por Cristina Fernández, y ese respaldo político sirvió para desplazar a Diego Gorgal, que ya pensaba cómo haría para anular todos los protocolos de seguridad urbana que instruyó Cambiemos.

Frederic tiene una mirada peculiar sobre el terrorismo y el entrenamiento militar: considera que Hezbollah solo es una organización política en el Líbano y exigió que se dejen de usar “los movimientos vivos” en los cuarteles para entrenar a los soldados de las Fuerzas Armadas.

Felipe Solá fue elegido como ministro de Relaciones Exteriores. No tiene experiencia diplomática y lee todo el día ensayos y papers sobre la agenda global para entender qué sucede en Occidente y Oriente. El futuro canciller cree que hay que quitar la ideología en las relaciones bilaterales, viajará alrededor del planeta para empujar las producciones nacionales y afirma que el Grupo Lima es un foro regional que debe revisar su hoja de ruta para forzar la sucesión de Nicolás Maduro.

Felipe Solá, próximo ministro de Relaciones Exteriores

Felipe Solá, próximo ministro de Relaciones Exteriores

Daniel Arroyo ocupará la cartera de Desarrollo Social. Experto en la lucha contra el hambre y la pobreza, Arroyo es muy importante para el gobierno de Alberto Fernández.

El futuro ministro tiene el suficiente conocimiento y experiencia política para manejar un área pública desbordada por la crisis económica y social. Alberto Fernández asumió que un error en esta cartera puede desembocar en una tragedia que ya se observó en Chile, Perú y Bolivia.

Además de Arroyo, Nicolás Trotta estará en Educación, Matías Lammens en Turismo y Deporte, Gabriel Katopodis en Obras Públicas, Juan Cabandié en Medio Ambiente, Roberto Salvarezza en Ciencia y Tecnología, Claudio Moroni en Trabajo, Tristán Bauer en Cultura, Mario Meoni en Transporte y Luis Basterra en Agricultura.

Alberto Fernandez y Matías Lammens, futuro ministro de Turismo y Deportes

Alberto Fernandez y Matías Lammens, futuro ministro de Turismo y Deportes

Alberto Fernández designó a pocas mujeres en su gabinete. María Eugenia Bielsa como ministra de Hábitat, Marcela Losardo en Justicia, y Elizabeth Gómez Alcorta en la cartera de Equidad. A Bielsa la conoce desde hace años y sabe de su conocimiento y dedicación personal, Losardo es su socia en el estudio y Gómez Alcorta es abogada de Milagro Sala.

El gabinete nacional de Alberto Fernández tendrá 21 ministros que intentarán representar a las distintas fuerzas peronistas que conviven en el Frente de Todos. Los 21 ministros serán anunciados hoy en las oficinas del presidente electo en Puerto Madero.

Alberto Fernández ofrecerá una conferencia de prensa para explicar por qué eligió a cada uno de sus compañeros de ruta.

La travesía ya inició.

(Visited 8 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Nacionales

Mauricio Macri, en cadena nacional: “Dejamos un Estado en el que es más difícil robar la plata de los argentinos”

Publicado

on

Por

El Presidente da un balance de su gestión. Criticó el estado en el que recibió la información: “No había estadísticas y estaba todo en papel. El Estado gastaba mal la plata de los argentinos”

En un extenso mensaje por cadena nacional -la primera de su presidencia- Mauricio Macri da un balance de su gestión de los últimos cuatro años. En el apartado Calidad Democrática, el Presidente fue contundente: “Dejamos un Estado en el que es más difícil robar la plata de los argentinos”.

“Los argentinos sufrimos durante mucho tiempo las consecuencias de la corrupción en el Estado, en parte porque el Estado no se controlaba a sí mismo. Después de cuatro años de reformas, dejamos un Estado en el que es mucho más difícil robarle la plata a los argentinos, siempre habrá pillos y ladrones, en todos los gobiernos, pero el Estado tiene que asegurarse de que dejen las huellas marcadas y poder atraparlos”, expresó el mandatario, que termina su mandato el 10 de diciembre.

Asimismo, Macri fue tajante al decir que “el Estado funciona mejor que en 2015” y recordó cómo recibieron la estructura: “No teníamos información ni estadísticas. Todo estaba en papel. El Estado atendía mal y gastaba mal la plata de los argentinos. Ahora tenemos un Estado más eficaz, con información pública confiable”.

“Ya no hay más papel, usa mejor la plata de los argentinos, atiende mejor a los ciudadanos y es mucho más transparente. Todas las compras y decisiones quedan registradas y están al alcance de los ciudadanos gracias a la ley de acceso a la información pública que sancionamos nosotros”, continuó.

Al concluir esta parte de su discurso, enfatizó en que servirá para el futuro: “Este nuevo Estado, más moderno y más transparente, será bueno para este gobierno y los que vengan después, porque podrán tomar mejores decisiones, y es bueno para los ciudadanos, porque tienen un mayor control y porque ya no se sienten cadetes del Estado”.

En sintonía con esto, Macri lo unió a las obras que se realizaron durante su mandato: “Todo esto lo hicimos con transparencia, sin corrupción, y precios más bajos para el Estado. Empezando y terminando las obras. Después de una década en que la norma era todo lo contrario. Corrupción, sobreprecio, obras que nunca se terminaban. Por ejemplo estos años cada kilómetro de autopista nos costó USD 2.500.000. Antes costaba USD 4.700.000. Casi el doble. Dejamos también una revolución en nuestra manera de volar y de conectarnos como país. Cuando llegamos volar era un privilegio para pocos. Casi todas las rutas pasaban por Buenos Aires y Aerolíneas estaba en una situación crítica. Muchos aeropuertos habían quedado chicos o viejos”.

Economía

Era uno de los puntos más esperados sobre el balance. Sin embargo, no hizo mención a la restricción a la compra de dólares que se impuso los últimos meses ni se refirió en profundidad a la deuda: “Ordenamos las bases de nuestra economía. Tenemos, por ejemplo, reservas robustas en el Banco Central. Algo que en 2015 no había. Cuando llegamos el Banco Central tenía reservas netas negativas. Hoy dejamos USD 20 mil millones más de los que recibimos”.

Y añadió: “Tenemos también un dólar a un precio razonable. El próximo el Gobierno no va a estar obligado a sincerar un dólar ficticio, como sí tuvimos que hacer nosotros. Hace más de un año exportamos más de lo que importamos”.

Con respecto al préstamo del FMI, advirtió: “Otra confusión es sobre que hicimos con la plata que nos dio el FMI. El 95% del préstamo lo usamos para pagar otros vencimientos de deuda en dólares. Y otra parte para reservas del BCRA. Los desembolsos del FMI tienen trazabilidad”.

“Nuestro balance externo total, que es la diferencia entre los dólares que generamos y los que consumimos es el mejor en muchos años. Repasando: reservas, superávit comercial, equilibrio fiscal, equilibrio externo, dólar competitivo, energía recuperada, menos gasto, menos impuesto. Todos esto que tenemos ahora y no teníamos en 2015 son cimientos importantes para una economía sólida que quiere crecer”, concluyó.

Otro punto sobre el que hizo hincapié el jefe de Estado fue la “cultura del poder y calidad democrática”, algo que, según él mismo definió, era “un cambio que venía siendo reclamado por la propia sociedad”.

Y argumentó: “Estábamos cansados, hastiados de nuestro fracaso colectivo, ese cambio comenzó. Yo sé que está aún muy lejos de haber concluido. Pero la buena noticia es que ya comenzó y que no tiene vuelta atrás. No pertenece a un presidente ni a un partido ni a un gobierno. Nos pertenece a todos. Es un patrimonio común”.

“Es un logro del que podemos sentirnos orgullosos. Pensemos como pensemos y hayamos votado como hayamos votado. Me alegra haber sido parte, pero más me alegra y me enorgullece que hoy podamos ser un país más tolerante. Más respetuosos con los que piensan diferente”, subrayó.

Aquí aprovechó para resaltar que “ser presidente fue un honor y una responsabilidad inmensa” y recordó: “Intenté en todo momento estar al servicio de todos, buscando la mejor manera de resolver nuestros problemas, lo más antiguos y los más nuevos. Quise escuchar todos los puntos de vista. Para elegir el mejor y evitar equivocarme. Y cuando me equivoqué busqué corregir mis errores lo más rápido posible. Y siempre les dije la verdad como debe ser en esta Argentina que estamos construyendo”.

“Ya no hay lugar para liderazgos mesiánicos. Vivimos cuatro años de libertad total de expresión y de prensa. Sin guerra contra el periodismo ni ataques del gobierno a quienes piensan distinto. Es un logro colectivo que nos merecemos mantener. En estos años, jamás critiqué a un periodista ni desmentí una información que me pareció incorrecta”, completó en lo que pareció un mensaje para los años que vienen.

Como muchas veces durante sus actos de gobierno, Macri destacó lo realizado en energía e infraestructura: “Habíamos pasado de ser un país exportador a uno importador, había cortes de luz recurrentes y casi no existían las renovables. Todos esos problemas están arreglados. En 2015 los argentinos pagaban el 15% de sus facturas de gas y hoy el 80%. Este año volvimos a exportar gas y tenemos equilibrio en la balanza energética”.

“Aumentamos casi un 30% la capacidad eléctrica, que nos permitió bajar en un 40% los cortes de luz porque el sistema tiene una capacidad de reserva muy superior y se adapta en los días de más calor. Dejamos un país con más energía, con inversiones en marcha, con una tarifa social para tres millones de hogares y una matriz menos contaminante”, afirmó.

Y cerró: “La actividad en Vaca Muerta se multiplicó y estamos cada vez más cerca de convertirnos en un país productor. La producción de gas no convencional se multiplicó por tres y la de petróleo no convencional por cuatro”.

Durante varios tramos Macri pareció pedir disculpas o ensayó autocríticas. Uno de los momentos donde más se vio esto fue cerca del final, luego de repasar los grandes aspectos de la gestión: “Estos cimientos también pueden ser difíciles de ver. Alguno de ustedes pueden preguntarse: ¿Qué me importa todo esto si mi salario no mejora? Es cierto. Es una gran frustración para mí que sea así. Pero también es cierto que todas estas condiciones son indispensables para crecer. Crecer y tener más trabajo y mejores salarios”.

“Lamento no haber podido ofrecer mejores resultados en estos años. Nos chocamos contra la misma piedra de tantas décadas en la vida de los argentinos: el dólar. Con cada suba del dólar, venían después la inflación y el aumento de la pobreza”, justificó.

A pesar de esto, insistió con que “el esfuerzo no ha sido en vano” y sentenció: “No perdimos cuatro años. Sólo cuando todos nos pongamos de acuerdo sobre cómo tener una moneda fuerte vamos a poder crecer y generar empleo”.

“Nada nunca puede estar por delante de los argentinos. Voy a seguir acompañándolos desde la oposición. Siempre de manera constructiva y responsable. Hoy hay una alternativa sana de poder en la Argentina. Vamos a seguir juntos con una presencia sólida en el Congreso. Para seguir trabajando por todo lo que falta. No tenga ninguna intención de poner trabas a propuestas sensatas y transparentes. El futuro de los argentinos de ni más ni menos de todos los argentinos”, concluyó el mandatario.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas