Connect with us

Politica

Diputados definirán cuándo comenzarán las sesiones extraordinarias y planean dejar los debates más conflictivos para el final

Publicado

on

Este miércoles debería comenzar la primera sesión de un largo verano, pero todavía no se resolvió el nuevo protocolo. Cómo están los votos por la reforma a la Justicia y a la Procuración

Todo estaba cocinado para que este miércoles comenzarán las sesiones extraordinarias por primera vez en 2021. De hecho, se había establecido que el temario vaya de menor a mayor en cuanto a factibilidad de sanción de leyes a medida que avancen los días: las menos conflictivas primero, las más ásperas después. Sin embargo, mientas se cierra esta nota, aún no se definió el sistema de sesión mixto, por lo que el reglamento vigente impone el presentismo. Esto, en un país con la extensión de la Argentina, puede llegar a complicar las cosas para algunos diputados que se encuentran en sus respectivas provincias.

“Si no tienen los votos para el protocolo se deberá sesionar a partir del 27 de enero que, de hecho, es lo más probable”, sostiene una fuente legislativa que remarca que Labor Parlamentaria recién se reúne este lunes 18 y que quedan muy pocos días para que los legisladores puedan llegar si no se consigue la prórroga, porque “no es lo mismo viajar desde Córdoba o Santa Fe, que desde Jujuy”. En el Senado el panorama no es muy distinto: Cristina Kirchner, máxima autoridad de la Cámara, regresaría desde El Calafate el lunes próximo.

El largo listado de leyes a tratar fue presentado en la prórroga de sesiones ordinarias a través del Decreto 964/2020 e incluye veinticinco leyes entre las que se encuentran varias que fueron aprobadas –despenalización del aborto, ley de los mil días, movilidad jubilatoria, impuesto a las grandes fortunas, quita de coparticipación porteña–, y otras que cuentan con media sanción.

La intención del Ejecutivo apunta a que se comience a tratar proyectos que no generen demasiado roce con la oposición, para ganar tiempo de negociaciones en los temas que generarán controversias y que podrían frenarse, sobre todo en la Cámara de Diputados. Así es que el temario comienza con el Proyecto de Ley de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública, algo que no tiene mayores contraindicaciones para la oposición.

Pero el plato fuerte estará servido cuando deban tratarse las dos leyes que reformarían el funcionamiento judicial nacional: Ley de Organización y Competencia de la Justicia Federal y la modificación de la Ley Orgánica del Ministerio Público. El primero de estos proyectos era un interés personal de Alberto Fernández y se convirtió en un interés personal de Cristina, al punto de sufrir modificaciones en el Senado hasta el extremo de crearse 1.200 cargos sobre la marcha. El segundo era un interés personal de Cristina y se convirtió en un interés personal de Alberto con tal de que pueda nombrar al actual juez federal Daniel Rafecas como Procurador General de la Nación.

En cuanto a la necesidad de las leyes, las opiniones son contrapuestas, como corresponde a la relación entre el oficialismo y la oposición. “Se supone que el gobierno necesita leyes, pero esto parece que fue más un acting que otra cosa”, sostiene una fuente de la oposición parlamentaria y justifica que “no hay ninguna ley que no pueda esperar a marzo”. En ese sentido, también un asesor del radicalismo sostuvo que “si nosotros vamos a tratar el fondo hipotecario, es lo mismo hoy que el dos de marzo”, al tiempo que ironizó con el blanqueo de inversiones inmuebles: “Puede que no funcione, puede que sea controversial, pero no veo a la gente haciendo cola para blanquear”.

Cristina Kirchner, presidenta del Senado (REUTERS)Cristina Kirchner, presidenta del Senado (REUTERS)

Voto a voto

En la Cámara de Diputados las cosas no se dan tan fluidas como en el Senado, donde el oficialismo tiene una mayoría prácticamente propia. En el recinto presidido por Sergio Massa, si bien el Frente de Todos cuenta con 119 diputados, esto no conforma la mitad más uno de los 257 escaños de la cámara. Descontado el voto en contra del bloque de Juntos por el Cambio, en la Rosada comenzaron a ajustar las negociaciones para que no se escapen los votos a favor.

En los últimos días se comenzó a especular con la posibilidad de que se pueda convencer a los tres diputados que responden a Roberto Lavagna, pero el propio ex ministro de Economía dijo estar en desacuerdo con las propuestas del Ejecutivo. Desde la Rosada contestaron con un movimiento de piezas que terminó con un alfil del ministro de Economía Martín Guzmán en el directorio del Banco Central. ¿Quién salió? Un lavagnista.

Lavagna tiene varios funcionarios todavía en el Gobierno, en un listado que finaliza con su propio hijo, Marco, al frente del Indec. Desde el Congreso sostienen que, ante la opinión pública, se pagaría más costo político al ceder a las pretensiones “de Cristina”. En un juego en el que tanto el oficialismo como la primera oposición ya tienen posiciones tomadas, es difícil la libertad de voto para los del medio y más en un año electoral en el que cada voto a favor de un proyecto del Gobierno será señalado por la oposición ante cada micrófono periodístico que se cruce.

En cuanto a quién debería encargarse de conseguir los votos, hay un viejo axioma parlamentario que establece que, cuando faltan pocos votos, los restantes los consigue el presidente de la Cámara. Sergio Massa debería juntar solo diez votos pero la tiene difícil en cuanto a la reforma judicial que tampoco cuenta con el visto bueno de la izquierda.

Quién pidió los temas

El temario es pedido por el Presidente y no se puede incorporar otro tema por fuera del listado, salvo que exista un nuevo decreto presidencial. Fernández había decretado a fines de noviembre la convocatoria a extraordinarias a partir de la primera semana de diciembre, pero luego se modificó el calendario: las sesiones ordinarias fueron prorrogadas hasta el 3 de enero y a partir del 4 del mismo mes comenzaron las reuniones de comisiones con el listado pedido por Casa Rosada.

Pero en un gobierno de coalición todo debe ser consensuado, así que el temario remitido por el Poder Ejecutivo fue pulido luego de conversaciones entre Alberto y Cristina Fernández, Sergio Massa y Máximo Kirchner, presidente del bloque oficialista en Diputados. Y si algo esperaban los gobernadores peronistas del interior, no será de la partida: la suspensión de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), no entró en consideración del Presidente.

Si hace unos meses se consultaba a las mismas fuentes respecto de la reforma judicial y la modificación al método de elección y remoción del jefe de los fiscales, las respuestas habrían sido totalmente distintas. El proyecto de unificación de fueros federales que salió del ministerio de Justicia dista años luz del que llega a Diputados con la media sanción del Senado. En cuanto a la reforma de la ley orgánica del Ministerio Público, el propio Daniel Rafecas le había pedido al Presidente que quería ser elegido con el sistema actual: dos tercios del Senado.

Hoy las cosas cambiaron y desde la Rosada afirman que, después de más de un año de mandato, “Alberto tiene que mostrar que algo hizo con la Justicia” y que ello llevó a que el Presidente ponga especial atención a que la reforma salga en cualquier estado. Las opciones son pocas: si no sale la reforma judicial se genera un alto costo al liderazgo del Presidente; y si sale se genera un alto costo político pero que confían en poder controlar a pesar de las modificaciones introducidas: “La última palabra está acá”, confía una fuente que transita a diario los despachos de Balcarce 50 y pone como ejemplo que “el impuesto a las grandes fortunas es ley y todavía está en veremos”.

Alberto FernándezAlberto Fernández

Desde la oposición, en cambio, juegan con la ansiedad del Gobierno: “tienen solo cien días para que salga”, sostuvo un asesor parlamentario curtido en plazos electorales que asegura que “más cerca de las elecciones, más lejos de que se diluya un impacto negativo”. A su vez, la oposición tiene en claro que la cuestión judicial “por más que nos disguste, no es un vector que afecte profundamente al voto”, remarca uno de los hombres de mayor experiencia legislativa y asegura que “son muy pocos los que están plantados de un lado o del otro, pero al resto de la gente la cuestión judicial hoy la tiene en el último lugar”.

Sin embargo, a nivel marketing, si la reforma judicial no llegara a salir, tampoco podría ser capitalizada por la oposición desde el marco electoral de captación de votos ya definidos, pero sí en cuanto a los votantes que están disconformes: “No conecta con las angustias de las personas y me la dejás servida en bandeja para que todos los días y en todos los canales cante la canción de que solo te interesa la impunidad judicial”, sostienen desde las filas opositoras.

Mientras tanto, hay un tema que, aunque nadie haya notado, comienza a preocupar a la cúpula del Frente de Todos: ¿Cómo se llevará a cabo la tradicionalmente multitudinaria Asamblea Legislativa del 1 de marzo en medio de una pandemia?

(Visited 15 times, 1 visits today)

Politica

Alberto Fernández se llevó un gesto público de Macron y espera confirmar el encuentro con Kristalina Georgieva en Italia

Publicado

on

Por

“Francia está a su lado”, aseguró el presidente francés en el Palacio Eliseo. Guzmán mantuvo un encuentro con el FMI.

(París-Enviado Especial) En el cuarto día de la gira por Europea, Alberto Fernández recogió este miércoles el apoyo público de Emmanuel Macron para la postergación del vencimiento de los U$S2.400 millones que el país debe abonar antes de fin de mes con el Club de París, y ahora el Presidente apuesta a encontrarse el viernes cara a cara con Kristalina Georgieva en su objetivo de postergación de pagos.

“Deseamos que Argentina llegue a un acuerdo con el FMI para un programa que restablezca la estabilidad macroeconómica de su país. Sé cuáles son los esfuerzos de su país. Francia está a su lado. Queremos que Argentina hable de forma constructiva con los acreedores del Club de París y vamos a seguir este trabajo juntos, seguiremos conversando”, resaltó el presidente francés en la declaración conjunta que ambos mandatarios ofrecieron a la prensa en el patio central del Palacio Eliseo, después del recibimiento de honor al argentino.

Fernández llegó al mano a mano con Macron -compartieron un almuerzo en compañía de Brigitte Macron y Fabiola Yáñez, que extendería su estadía europea por unos días más- con una cuota de optimismo que, por ahora, se tradujo solo en gestos de su par de Francia, a tres semanas del vencimiento que podría declarar en default al país.

Emmanuel Macron y su esposa Brigitte junto al presidente Alberto Fernandez y su pareja Fabiola Yanez. Foto Presidencia.

Emmanuel Macron y su esposa Brigitte junto al presidente Alberto Fernandez y su pareja Fabiola Yanez. Foto Presidencia.

“Tanto en la negociación con los acreedores privados como con el Club de París y el FMI siempre Francia nos ha acompañado. Vamos a conversar como buenos amigos que somos”, subrayó por su parte el jefe de Estado después de una cálida bienvenida y antes de la despedida, que incluyó carcajadas. Fernández partió directo a la zona reservada del aeropuerto Charles de Gaulle para volar a Roma, la última escala de su gira por Europa.

Para el Gobierno, el gesto público de Macron -que enfrenta una compleja situación política de gobierno, azuzada por el mal humor social en torno a las medidas sanitarias- alcanzó para satisfacer las expectativas, a pesar de que en la antesala del encuentro había un optimismo mayor en la delegación.

Hay un principio de acuerdo“, fue el latiguillo de las horas previas en la comitiva oficial.

Fue la pregunta que gambeteó Martín Guzmán a la salida del hotel Sofitel de Roma mientras empezaba a caer la noche en la capital italiana y la delegación terminaba de aterrizar en el lugar.

“¿Hay principio de acuerdo?”, preguntó Clarín y otros medios en la puerta del lugar. “¿Cómo voy a decir eso?”, contestó el ministro vestido de sport, con los brazos abiertos. “¿Pero les fue bien?”, se insistió. “Sí”, respondió Guzmán mientras apuraba el paso.

“La reunión fue muy buena”, remarcaron en la delegación. Algunas semanas atrás, la secretaria de relaciones internacionales de Economía, una de las tres colaboradores que acompaña al funcionario, había mantenido una reunión técnica con el Club de París.

Atravesado por las internas palaciegas de Buenos Aires -a la misma hora, el PJ bonaerense ventilaba un comunicado con críticas a “la Argentina de los tarifazos”, un mensaje con una crítica encubierta al ministro-, con un cuidado perfil bajo, Guzmán se ubicó junto al Presidente con un rol central en la gira.

El libro que le regaló Emmanuel Macron a Alberto Fernández, durante el almuerzo íntimo que tuvieron con sus parejas.

El libro que le regaló Emmanuel Macron a Alberto Fernández, durante el almuerzo íntimo que tuvieron con sus parejas.

La dedicatoria de Macron a Alberto Fernández, donde destaca la votación sobre el aborto.

La dedicatoria de Macron a Alberto Fernández, donde destaca la votación sobre el aborto.

En línea con el anterior viaje de hace algunas semanas atrás, que incluyó además un paso por Alemania, la estrategia de Guzmán, avalada por Fernández, consiste en conseguir una postergación del pago con el Club de París que vence a fin de mayo a través de un acuerdo “puente” que le permita ganar tiempo mientras continúa las negociaciones con el Fondo Monetario, un tema que despierta tensiones internas en la Argentina.

La Casa Rosada espera, en ese sentido, dos movimientos claves para los próximos días. El encuentro cara a cara de Fernández con Georgieva, que tendría lugar el viernes en el último día del Presidente en Roma, a pesar de que por ahora no hay confirmación oficial, ni desde el organismo ni desde el vocero presidencial. Y la reunión virtual prevista para la próxima semana con la canciller Ángela Merkel.

Alemania tiene una posición de peso no solo en el FMI, si no una decisiva participación en el Club de París. Japón es el otro país con el que Guzmán busca acercar posiciones por su influencia en este último organismo multilateral de crédito.

Alberto Fernandez y Emmanuel Macron durante la conferencia mde prensa cinjunta en París.

Alberto Fernández y Emmanuel Macron durante la conferencia de prensa conjunta en París.

Entre el domingo y el martes, el mandatario ya había conseguir el apoyo verbal del premier portugués, Antonio Costa, y del presidente español, Pedro Sánchez. Con Francia, Italia y Alemania, la Casa Rosada anhela una declaración conjunta de los cinco países.

Fernández había manifestado, tanto en Lisboa como en Madrid, la intención del gobierno de llegar a un acuerdo sostenible con el FMI por la reprogramación de la deuda de los U$S44.000 millones tomados por la administración de Cambiemos. Conseguir, por ejemplo, estirar los plazos de pago, o la eliminación del abono de los sobrecargos que aumentan en 2 puntos la tasa de interés: el monto para este año es de unos U$S952 millones.

Este jueves, Guzmán tendría un nuevo encuentro con directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Julie Kosack, como parte de las reuniones técnicas que vienen manteniendo.

El Gobierno apunta en esa línea al seminario vaticano que el viernes tendrá lugar en la Pontificia Academia de las Ciencias y que le dará a Guzmán otro lugar de privilegio, junto a la directora del FMI y la secretario del Tesoro norteamericano, Janet Yellen. Una funcionaria clave de la administración de Joe Biden. También estará Joseph Stiglitz.

Después de eso, se busca un lugar en la agenda para coincidir con Georgieva. De no concretarse, el Presidente dedicará su estadía del viernes a pasear por Roma.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

El Presidente respaldó a Martín Guzmán y da por “terminada” la interna con Federico Basualdo

Publicado

on

Por

Alberto Fernández sostiene al ministro atacado por los K tras la crisis con el subsecretario de Energía. Un viaje a solas en auto y el foco en el FMI.

Vení conmigo Martín“, le dijo Alberto Fernández. El Presidente se apuraba a subir al Mercedes Benz último modelo que lo esperaba en la puerta del hotel que aloja a la comitiva oficial, y que lo trasladaría al Palacio de Belem, la histórica residencia del presidente portugués declarada monumento nacional en el 2007.

Martín Guzmán, que dejó antes de embarcar el sábado por la noche en el aeropuerto de Ezeiza a su peor semana como ministro, se subió al Mercedes junto a Fernández, al filo de las 5 de la tarde hora local, y llegaron juntos a la primera actividad oficial de la gira de cinco días que tiene a Lisboa como primera escala y que incluye, hasta el viernes, Madrid, París y Roma.

El gesto presidencial de subir a Guzmán a su primer traslado oficial -los esperaba Marcelo Rebelo de Sousa en la residencia de Belem- por las calles de una Lisboa amigable y primaveral, que atraviesa desde hace un par de meses un desconfinamiento total por el COVID, coloca al ministro de Economía en un primerísimo plano de una gira enfocada especialmente en la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario primero, y luego con el Club de París.

El papel protagónico de este Guzmán europeo busca contrarrestar el desgaste sufrido por el ministro en la última semana por el rumbo de la política económica, cuyo broche de oro fue la decisión, hasta ahora fallida, de renunciar al subsecretario de Energía, un funcionario de tercera línea que responde directo a La Cámpora, célebre por estos días.

En la comitiva presidencial, el affaire Guzmán-Basualdo fastidia. Se trata, tal vez, de uno de los temas menos agradable de la política doméstica. No solo por los funcionarios en sí: si no por la eterna discusión de liderazgo en el seno de la coalición.

Es un tema terminado. Fue mucho más ruidoso en los medios de comunicación que lo que pasó en verdad. Con Martín hay una intensa agenda de trabajo”, se excusaron en esta ciudad desde el entorno presidencial. A Guzmán, confían en la delegación, cada vez que le mencionan a Basualdo, se le transforma la cara.

Alberto Fernández firmó el libro de visitas antes de la reunión con el presidente de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa.

Alberto Fernández firmó el libro de visitas antes de la reunión con el presidente de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa.

El debate en Buenos Aires por el aumento en las tarifas de energía eléctrica en la ciudad y el Gran Buenos Aires -el corazón del voto K-, que el ministro pretende saldar con otro aumento más allá del 9% oficializado hace dos viernes a través de la segmentación, todavía sigue latente.

Pero no será Europa el lugar para ponerlo a consideración.

El ministro, que hacia el verano terminó de perder la simpatía que le ofreció Cristina Kirchner en un primer momento con el apoyo a la renegociación de la deuda con los bonistas privados emitida bajo legislación extranjera, llegó a Lisboa enfocado exclusivamente en las tratativas con el Fondo Monetario. A pesar de que la política de subsidios del Gobierno, y sus consecuencias en las cuentas del Estado, está atada a las conversaciones con el organismo multilateral de crédito.

Para el funcionario, la discusión es estrictamente económica. Y no política. Por eso fue acusado hasta por sus propios aliados por la “mala praxis” con la que intentó correr al subsecretario vinculado al riñón del kirchnerismo.

El presidente Alberto Fernández junto a su pare de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa. Foto Presidencia.

El presidente Alberto Fernández junto a su pare de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa. Foto Presidencia.

Este lunes, Guzmán, que aterrizó en Lisboa con un puñado de colaboradores que lo siguen a sol y sombra, tendrá a media mañana hora local su única reunión en la capital portuguesa por fuera de la agenda presidencial. Se trata del encuentro que mantendrá con João Leão, el ministro de Finanzas del gobierno, un funcionario de peso del que el ministro argentino pretender conseguir respaldo en la renegociación con el Fondo.

Es el rol principal de Guzmán durante esta semana. Leão era el único ministro de las Finanzas con el que no se había entrevistado durante su última gira, antes de que estallara su puja interna con Basualdo, y que lo llevó por Alemania, España, Francia e Italia. “Ahora queremos terminar de cosechar ese trabajo, y obtener el respaldo de los presidentes“, aseguran desde la delegación.

Al cierre de esta edición, el ministro, que Fernández ratificó sin matices por el papel que le dio en este viaje, terminaba de definir el resto de su agenda en Madrid, París y Roma, los tres destinos del charter de Aerolíneas Argentinas alquilado por la Presidencia. A la requisitoria de empresarios en Francia podrían sumarse otras actividades.

El cierre, en Roma, tendrá al ministro que la última semana estuvo en la mira del Instituto Patria frente a frente con Kristalina Georgieva, la directora del Fondo Monetario. En una actividad vaticana bajo el paraguas del Papa Francisco.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Mauricio Macri contó que se vacunó contra el coronavirus en Miami

Publicado

on

Por

El ex presidente se dio la vacuna monodosis de Johnson & Johnson en una farmacia. Había viajado para disertar en un seminario sobre “defensa de la democracia”.

El ex presidente Mauricio Macri contó este domingo en un posteo en su redes sociales que durante su último viaje a Miami, la semana pasada, se vacunó contra el coronavirus. Macri había viajado a los Estados Unidos para disertar en un seminario sobre “Defensa de la Democracia en las Américas” organizado por el Interamerican Institute for Democracy.

Según contó el ex presidente, se inmunizó con la vacuna monodosis que produce Johnson & Johnson. “Estando en EE.UU. pude comprobar que las vacunas se aplican en cualquier lado, desde las playas hasta los centros comerciales, e incluso en las farmacias. Yo mismo me he podido aplicar en una farmacia la vacuna monodosis de Johnson”, escribió en su Facebook.

Según fuentes cercanas al ex presidente, el mandatario se inmunizó el miércoles pasado, un día antes de volver a la Argentina. Lo hizo tras una visita a una farmacia donde tenía que comprar una serie de medicamentos. En esa local inmunizaban contra el coronavirus y decidió averiguar el procedimiento para que le aplicaran la vacuna. “Hizo la cola y cuando le tocó el turno se vacunó. Fue un trámite muy sencillo”, dijeron en su entorno.

Macri hoy tiene 62 años y domicilios en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Por su edad, en ambos distritos ya entraría en el esquema de vacunación. 

Tras la inmunización, según averiguó Clarín, el ex mandatario no tuvo molestias ni los síntomas que a veces aparecen tras la aplicación de las vacunas contra el coronavirus. Como viajó sin su familia, su esposa Juliana Awada no se inmunizó.

En el posteo que escribió en sus redes sociales, Macri aprovechó para cuestionar la estrategia oficial sobre la vacunación y las restricciones que aplicó el Gobierno de Alberto Fernández. “Recordemos que la Argentina podría haber tenido a su disposición millones de vacunas que no supo negociar. Son tiempos complicados para la Argentina y la región. La pandemia expuso la voluntad de muchos gobiernos de manipular el sistema para buscar la impunidad y perpetuarse en el poder (generalmente ambas cosas vienen juntas). Tenemos que estar atentos, defender a la Justicia y no darnos por vencidos, ante nada”.

En el seminario organizado por el Interamerican Institute for Democracy en Miami, de donde regresó el jueves pasado, Macri había apuntado contra el “populismo” en la región. “Azota a nuestro país y al continente. Cercena la libertad de expresión, ataca la independencia del poder judicial y se proclama como defensor del pueblo para justificar todo tipo de atropellos”, dijo.

En su posteo, donde contó que se inmunizó, retomó esas ideas. “Soy muy optimista de que estos gobiernos (populistas), incluso el nuestro, son estertores que no prosperarán, pronto quedarán en el recuerdo por haber expandido la pobreza y la injusticia”.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas