Connect with us

Pornografía Infantil

Cómo entender el caso del médico del Garrahan: Las once claves de la pornografía infantil

Publicado

on

La psiquiatra infantil Virginia Berlinerblau, del Cuerpo Médico Forense, explica el perfil de los pedófilos, cómo reclutan a sus víctimas y cómo proteger a niños, niñas y adolescentes.

¿Cuál es el perfil de un pedófilo que consume pornografía infantil? ¿Cómo reclutan a sus víctimas? ¿A qué tipo de niño o niña buscan? ¿Son conscientes de su conducta delictiva? ¿Cómo proteger a la niñez y adolescencia de este tipo de conductas delictivas? Estas son algunas de las preguntas que responde la psiquiatra infantil Virginia Berlinerblau, integrante del Cuerpo Médico Forense hace 26 años, donde se dedicó a escuchar niños abusados sexualmente durante casi dos décadas y más recientemente, pidió el pase –agotada de tantos relatos de horror– para examinar a los perpetradores de las conductas abusivas y violentas. “Acabo de ver a una persona que abusó de una niña”, cuenta a PáginaI12. En una entrevista con este diario revela 11 claves para entender el caso del médico del Hospital GarrahanRicardo Russo, detenido y acusado de “tenencia y distribución de pornografía infantil”, como parte, presuntamente, de una red internacional.

1. ¿Cuál es el perfil de una persona que consume pornografía infantil?

–El típico imputado es un adulto varón, heterosexual, con hijos, familia, adaptado socialmente. No son enfermos mentales, en el sentido de la alienación mental. Es decir, son imputables para la Justicia. Son personas comunes y corrientes, circulan disimuladas entre noso- tros, por eso es tan difícil detectarlos. Pueden pertenecer a cualquier sector social, lo que ocurre es que en la Justicia están sobrerrepresentados aquellos pedófilos de los niveles socioeconómicos más vulnerables porque representan a la mayoría de la población. La mayoría no son violentos. Muchos son seductores, así logran acercarse a los niños.

2. ¿Dónde buscan a sus víctimas? ¿Cómo se les acercan?

–Buscan lugares donde hay chicos, parques, plazas, escuelas, hospitales, instituciones deportivas. Se presentan como personas sociables, les ofrecen atenciones especiales, con los niños más pequeños con una golosina o juego alcanza. Los seducen con conductas que implican afectos, confianza, pueden hacerles regalos, tienen un acercamiento amigable, aprovechándose de la ingenuidad de los niños. Muchas veces sus víctimas son niños vulnerables afectivamente, sin figura paterna, que están solos durante el día porque su madre trabaja todo la jornada o pertenecen a grupos socialmente vulnerables. Hay niños que están en mayor riesgo que otros. A veces se presentan como educadores sexuales, acuden a hablarles de sexo a los adolescentes. A veces se les acercan ofreciéndoles enseñarles algún deporte. En un club, les ofrecen bañarse o desnudarse juntos: en el vestuario de hombres no hay cortinas… el niño ya está en una situación de vulnerabilidad, y la vergüenza, la estigmatización hacen que se calle. O miran pornografía juntos con adolescentes, para explotar su curiosidad sexual. Les brindan afecto y comprensión: es un combo de tal naturaleza que los niños, los más solitarios, se sienten hasta bien con ellos. Después aparece la duda, el temor, la vergüenza, que hace callar a todo niño, el temor a no ser creído. Y a ser castigado por las figuras parentales: “Por qué fuiste, si te dije que nadie te tenía que tocar”. A veces, establecen una relación de confianza con la familia, y eso engaña más. “Mirá qué gaucho que es… “, “Eran muy amigos y yo no podía ni hablar”. Algunos les muestran pornografía en su celular por el placer de las exhibiciones obscenas.

3. ¿Por qué recurren a la pornografía?

–Es una desviación sexual. El que mira pornografía infantil tiene la tendencia pedófila. Mira porque se excita sexualmente. La pornografía infantil le genera un resultado gratificante y tiende a reforzar ese comportamiento, como quien consume droga. Se llega al acostumbramiento y la tolerancia y buscan mayores estímulos, imágenes más comprometedoras, denigrantes, violentas, y algunos de ellos pasan al acto de abusar niños. Hay una clara correlación entre mirar pornografía infantil y el abuso sexual en el mundo real. Pueden ser pedófilos circunstanciales, o los típicos, con conductas reiteradas. Es decir, al tener la cercanía de un niño solo y con límites morales poco claros, excitarse sexualmente, o puede ser el agresor incestuoso que abusa en su propia casa. También utilizan las imágenes muchas veces para chantajear al chico: pasan a abusar del niño con la amenaza de difundir esas imágenes de sus partes íntimas, como ocurre en el grooming: los niños o niñas terminan siendo abusados por temor a la difusión. Lo más habitual es que pasen al acto. No les alcanza con ver, es una suerte de droga que genera adicción.

4. ¿Generan sus propios materiales de pornografía infantil?

–Consiguen materiales de otros pornógrafos o producen los propios para intercambiar. En algunos chats, tienen que pagar un peaje para acceder y entonces terminan produciendo su propia pornografía. Además, habitualmente tienen la tendencia de querer mostrar a los otros lo que ellos tienen y son premiados y se les mandan otras fotos.

5. ¿Son conscientes de su conducta delictiva?

–Dicen que en el futuro la sociedad pacata va a entender que es natural tener sexo con niños. Una vez entré a un chat que había grabado Interpol, se quejaban de que los consideren enfermos mentales. “Lo nuestro es una preferencia”, dicen. Tienen cero empatía con los padeceres de los niños, los cosifican para su placer. Para ellos son una cosa, como un consolador.

6. ¿Buscan un perfil determinado de niño o niña?

–Hay hombres que en los chats de pedofilia dicen: a mí me gustan los niños sin pelos en las partes íntimas, antes de la pubertad. A mí, los bebes. Otros dicen, sexualmente maduras, o las imágenes fuertes de niños haciendo sus necesidades. Se aburren y quieren más. Más variedad, cosas distintas, cosas más bizarras. Por eso aparecen situaciones sumamente densas como niños teniendo sexo entre sí. O son obligados a estar en determinadas poses, o les hacen sus necesidades encimas o los atan con cadenas.

7. ¿Hay rasgos que permitan identificarlos?

–No hay rasgos que los identifiquen. Hay que desmitificar eso. Puede ser el vecino de tu casa, lo saludás todos los días, y resulta que consume y produce pornografía infantil. La conducta social nada nos dice de la conducta sexual de una persona. Se tiende a hacer esa correlación: es un buen médico, entonces no puede ser un pedófilo. Son muy buenos ocultando y mostrando una fachada.

8. ¿Cómo se puede proteger a los chicos y chicas de este tipo de delitos? 

–La mejor prevención con los niños y niñas es la comunicación, prestarles atención a las pequeñas o grandes cosas que tengan para decir, lograr que el niño confíe en vos en cuestiones de la vida cotidiana. No sé si es prevenible, porque un pedófilo los sorprende. Pero sí se puede prevenir la recurrencia. Nunca hay que retarlos, juzgarlos, ponerles caras: hay que creerles, decirles que fueron valientes al hablar, no confrontarlos con la persona de la cual el niño se queja. No pensar que se va a olvidar al día siguiente de lo que le pasó. Muchas personas dicen: “Lo veo mejor porque le dije al niño que se olvide”. Los niños aprenden a llevar el silencio. Lo indicado es llevarlos a una psicoterapia y a un médico, para ver si tienen lesiones. Una pregunta que podés hacer de vez en cuando es: “¿Hay algo que no te pregunté que me quieras contar?”, hablar con empatía. No reaccionar de una manera que el niño se asuste y se calle. Sé que no es fácil porque muchos se sienten muy alarmados. Y también es fundamental la educación sexual integral.

9. ¿Hay mucho más casos de los que se tiene algún registro?

–Muchísimos más. Es muy complejo investigar las redes de pornografía infantil porque las imágenes dan la vuelta al mundo, pueden ser niños del otro lado del planeta. Hay procesos que hacen con la computadora: por ejemplo, ponen la cara de un niño con el cuerpo de otro o deforman los rostros. Niños de un país como Serbia, los encontrás en una computadora de acá. Y es muy difícil seguir la pista del delito si no conocés a la víctima.

10. ¿Qué daños producen en las víctimas?

–Las consecuencias son nefastas sobre las víctimas. Ese chico vive pensando que están esas imágenes de su intimidad expuestas en la web. Pueden sufrir trastornos de la personalidad de diversa gravedad, desviaciones sexuales, autoagresiones, fracaso en los proyectos vitales. Depresión, hasta psicosis. Lo grave es que es un tema mucho más extendido de lo que se cree y la tenencia de pornografía tiene una pena recién desde 2017, y el condenado puede no pasar ni un día en la cárcel.

11. ¿Es un gran negocio? 

–Un negocio tremendo. Algunos grupos te pueden hacer pagar todos los meses para acceder a imágenes porque no todos están en condiciones de producir su propia pornografía infantil. Es una industria que involucra a muchas personas que trabajan en eso y señores que pagan.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Justicia

Condenaron al pediatra Ricardo Russo a 10 años de prisión

Publicado

on

Por

El ex jefe de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan, Ricardo Russo , fue condenado a 10 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer su profesión por distribución, tenencia y producción de pornografía infantil.

El Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 6 de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Gonzalo Rúa, dio por acreditado que Russo “puso a disposición y falicilitó a terceros 270 archivos de video con contenido de explotación sexual infantil” desde una computadora de su domicilio. “Cada imagen es un abuso de menores”, puntualizó el magistrado.

Además, consideró que no tiene dudas en que fue Russo quien descargó esos archivos y que “sabía lo que descargaba”. “Descarto que pudo haberse tratado de un error porque los nombres del archivo son bien claros”, subrayó al destacar también que “no es cierto” que nunca los haya visto. “Usted sí sabía que bajaba archivos de abuso infantil”, leyó desde el estrado, al recordar que Russo había intentado cubrir la situación y pedido que no le dijeran nada a su esposa cuando la Policía allanó su domicilio.

Con su celular tomó 39 fotos

En este punto también hizo referencia al descubrimiento de los peritos de al menos 39 fotos tomadas con su celular “a partes íntimas de menores de edad”, además de que quedaron probadas al menos 14 mil búsquedas realizadas por el médico en el programa de transferencia en cuestión.

“Soy inocente. Lo que pasó en el consultorio tiene que ver con la medicina”, había intentado defenderse ayer el médico durante la última audiencia antes de la sentencia. Russo fue detenido en el estacionamiento del propio hospital pediátrico en la tarde del pasado 28 de mayo, seis meses después de que un allanamiento en su domicilio particular diera como resultado el secuestro de material vinculado a la investigación.

El hecho provocó conmoción: entre ese material había dos notebooks con un total de 778 archivos de imagen y 69 archivos con contenido de pornografía infantil.

El Hospital Garrahan aclaró entonces que no había sido notificado ni por la Policía ni por el Ministerio de Seguridad, a cargo de Patricia Bullrich, de que se llevaba adelante una investigación: recién lo supo el día de la detención.

Lo insólito de la situación fue que el pediatra había tomado fotos de chicos en el propio hospital, según determinó la investigación.

La reacción inmediata del Garrahan

La reacción inmediata de las autoridades del Garrahan tras la detención de Russo fue instruir un sumario administrativo y apartar sus funciones al profesional. “La comunidad hospitalaria se encuentra profundamente conmovida”, sostuvo en aquel momento la administración que encabeza Carlos Kambourian.

De 57 años, Russo llevaba once años dirigiendo el servicio de inmunología y reumatología pediátrica y 23 como médico del Hospital. La investigación judicial detectó que en agosto de 2018, Russo compartió unos 270 videos de pornografía infantil a través de la plataforma eMule. Tres meses después el médico subió a la misma red siete videos que contenían imágenes de niñas de entre 8 y 12 años en actos sexuales explícitos o con tomas de sus genitales.

Cuatro días después se realizó el allanamiento a su domicilio que terminó con el secuestro de abundante material probatorio, entre el que se destacan nueve fotografías que habrían sido tomadas a dos niñas de entre 6 y 10 años “en el interior del Garrahan”.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Pornografía Infantil

Por qué el pediatra del Garrahan esperará detenido el juicio por pornografía infantil

Publicado

on

Por

Este lunes se llevó a cabo una nueva audiencia en la que se analizó la prisión preventiva del pediatra del hospital Garrahan Ricardo Russo en la causa en que se lo investiga por la tenencia, distribución y producción de pornografía infantil. En ese marco y a pedido de la fiscal Daniela Dupuy, la jueza María Laura Martínez Vega, a cargo del Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N°9, decidió que el médico seguirá preso hasta que finalice el juicio.

Russo, de 56 años fue durante un década jefe del Servicio de Reumatología e Inmunología del Garrahan.

Ricardo Russo, el pediatra del Garrahan detenido por distribuir pronografía infantil.

Ricardo Russo, el pediatra del Garrahan detenido por distribuir pronografía infantil.

La jueza dio lugar al pedido de Dupuy luego de que la fiscalía demostrase que encontró en el allanamiento en el Garrahan más fotografías y videos de explotación sexual infantil, que el médico tenía en las computadoras de su consultorio en la institución.

La investigación llevada adelante por la Fiscalía Especializada en Delitos Informáticos de la Ciudad junto al Cuerpo de Investigaciones Judiciales, logró determinar que muchas de las fotografías encontradas fueron tomadas desde el propio celular de Russo.

De esta manera, con la prueba anterior más lo encontrado en el allanamiento realizado en el Hospital, la fiscalía entiende que “la materialidad del hecho [la tenencia, distribución y producción de pornografía infantil] está comprobada” y que existe riesgo de que Russo se fugue si recuperara la libertad, ya que la calificación jurídica de la acusación es más grave que la discutida en la primera audiencia de prisión preventiva. Ahora se refuerza el peligro de fuga del imputado, porque en el caso de que sea condenado en el juicio, lo sería una pena de cumplimiento efectivo. Eso, en términos procesales, es lo que incrementa el riesgo de fuga.

El allanamiento realizado el 22 de noviembre a la casa de Ricardo Russo en el que se secuestraron dos computadoras.

El allanamiento realizado el 22 de noviembre a la casa de Ricardo Russo en el que se secuestraron dos computadoras.

Otro de los argumentos de la fiscal para mantener al médico en prisión preventiva es el posible “entorpecimiento de la investigación”, porque se cree que Russo podría comunicarse con testigos claves para persuadirlos de que declaren en su favor.

De hecho, ya se pudo determinar que el imputado efectivamente realizó llamadas a determinadas personas buscando que ellas declararan en su favor en el juicio. Además, existen presuntas victimas del pediatra que aún no han podido ser individualizadas.

La detención de Russo, en el estacionamiento del hospita Garrahan.

La detención de Russo, en el estacionamiento del hospita Garrahan.

El caso nació a raíz de la operación denominada “Luz de Infancia III”, coordinada por las autoridades de Homeland Security de los Estados Unidos y del Ministerio de Justicia de Brasil. Esos investigadores alertaron al Cuerpo de Investigaciones Judiciales del Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires de la existencia de varios hechos de distribución de contenido pornográfico infantil llevados a cabo por usuarios radicados en este país. Todo a través de la plataforma P2P (entre pares) E-mule. Así llegaron al domicilio de Russo, en el barrio de Núñez.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Pornografía Infantil

Detienen a otro médico por tenencia, distribución y producción de pornografía infantil

Publicado

on

Por

Alberto Rodríguez Vélez se desempeñaba en el Instituto de Rehabilitación Psicofísica de la Ciudad. Allanaron su casa y determinaron que podría ser el lugar en el que se fotografiaba a menores de edad.

El médico especializado en rehabilitación física Alberto Rodríguez Vélez fue detenido este martes a la noche acusado de producir, almacenar y distribuir imágenes de pornografía infantil. Así lo informó el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires.

Rodríguez Vélez se desempeñaba en el Instituto de Rehabilitación Psicofísica que depende del Gobierno porteño. Su arresto fue requerido por la Dra. Celsa Victoria Ramírez (a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas nº 30, especializada en Delitos Informáticos) a la Dra. María Lorena Tula del Moral -titular del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas nº 13.

La investigación comenzó por la comunicación emitida por la oficina de Interpol, de la ciudad de Ottawa, Canadá. La policía internacional detectó que un usuario de la red de intercambio de archivos P2P “Gigatribe”, compartía archivos de imágenes de que implicaban escenas de explotación sexual infantil desde una dirección IP localizada en la Argentina.

Luego de la investigación preliminar, el Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Fiscalía General de la CABA allanó el domicilio desde el cual el usuario denunciado habría perpetrado y se secuestró material informático para su posterior peritaje.

Peritos del MPF observaron imágenes de producción casera que mostraban aparentes menores de edad desnudos, en poses sugerentes. Ante ese hallazgo notó que existían coincidencias entre el sitio allanado con el lugar de producción de las fotografías en lo que hace a los pisos, muebles y ropa de cama.

Del domicilio del médico secuestraron un arma y municiones, además de nuevas evidencias de interés para la investigación.

(Visited 1 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas