Connect with us

Portada

Bosques en llamas: ¿de acá saldrá la próxima pandemia?

Publicado

on

Expertos aseguran que la destrucción de hábitats naturales hace que las enfermedades zoonoticas, como el Covid-19, se hayan cuadruplicado en 50 años.

Cielos rojo sangre; animales silvestres calcinados; árboles centenarios muertos de pie y convertidos en ceniza; humo, humo por todos lados, humo obstaculizando nuestra visión, humo invadiendo nuestros pulmones. No son escenas del apocalipsis. Es San Francisco (Estados Unidos), es el Pantanal (Brasil), es el Delta del Paraná (Argentina), es nuestra casa. Nos estamos quemando vivos. Y vamos por más: porque con cada hectárea de bosque o humedal que arrasamos, con cada árbol que talamos, con cada especie que exponemos al peligro de la extinción, la probabilidad de que generemos –sí: generemos– una nueva pandemia como el Covid-19 crece.

Unos años atrás, ante los empresarios y jefes de Estado más poderosos del mundo, la entonces desconocida Greta Thunberg –quien, a partir de ese momento, movilizó a millones de jóvenes a la acción climática– dijo:

“Los adultos siguen diciendo: ‘Demos esperanza a los jóvenes, se las debemos’. Pero, yo no quiero su esperanza, no quiero que estén esperanzados. Quiero que entren en pánico, que sientan el miedo que yo siento cada día. Y, después, quiero que actúen como lo harían en una crisis. Quiero que actúen como si la casa estuviera en llamas, porque lo está”.

Hoy, más que nunca, estamos sintiendo las llamas en nuestra piel, en el aire que respiramos, en el encierro al que nos obliga el Covid-19, en todo lo que estamos perdiendo. ¿Estamos sintiendo el pánico? Y, si es así, ¿por qué seguimos alimentando las llamas?

Bomberos combaten cuatro focos activos de incendios forestales en las sierras de Córdoba. Foto: La Voz del Interior.

Bomberos combaten cuatro focos activos de incendios forestales en las sierras de Córdoba. Foto: La Voz del Interior.

El hombre y sus zoonosis

No es la primera vez que nos vemos arrinconados por una enfermedad. La historia de la humanidad está atravesada de situaciones similares: ejemplos son la peste negra o bubónica, que provocó más de 75 millones de muertes en Europa en muy poco tiempo durante el siglo XVI; y la gripe española, que redujo la población mundial en entre un 3 y un 6 por ciento de 1918 a 1920.

Lo que sí está cambiando es la recurrencia con que estas enfermedades, zoonóticas en su origen (es decir, son virus que se transmiten de animales a humanos) emergen.

Diversos investigadores sugieren que estas, incluso, se han cuadruplicado en los últimos 50 años. Y el surgimiento de cuatro –SARS, gripe aviar (H5N1), gripe porcina (H1N1) y Covid-19– en este joven siglo XXI parece confirmarlo. En todos los casos, se trató de virus exclusivos de poblaciones animales que mutaron, invadieron un organismo humano y luego se propagaron como patógenos nuevos en la población mundial.

Si entras a un bosque y sacudes los árboles, literal y figurativamente, los virus caen. Y lo hacen sobre sus huéspedes. Necesitan un nuevo huésped y nosotros estamos ahí, disponibles. Somos su oportunidad.

David Quammen, divulgador científico

Hoy, estos saltos zoonóticos se están dando con más facilidad que antaño. ¿Qué cambió? No el virus, que seguramente existe desde mucho antes que nosotros; tampoco el animal que oficia de transmisor, sea este un murciélago, un pangolín o un chancho. Lo que cambió fue nuestra globalización, lo que recrudeció fue la escala de nuestra intervención sobre los entornos naturales.

En las últimas décadas, hemos convertido millones de hectáreas de bosques a nivel mundial en espacios de producción agrícola-ganadera intensiva; hemos atiborrado de antibióticos al ganado, esa carne que tan vorazmente consumimos, al punto de volvernos nosotros mismos inmunes a esos medicamentos; hemos destruido y fragmentado ecosistemas milenarios, obligando a las especies a coexistir en ambientes artificiales y unas sobre otras en superficies imposibles; hemos sacado vida silvestre de su hábitat para venderla cual si fuese un commodity (negocio que mueve entre 8.000 y 20.000 millones de euros al año, y que podría equipararse a la venta ilegal de armas o al narcotráfico).

Al hacer todo esto, explica el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), también se destruyen “zonas de amortiguamiento naturales, que normalmente separan a los humanos de la vida silvestre”, y se crean “puentes para que los patógenos pasen de los animales a las personas”.

Es decir, quebramos las barreras naturales que existen entre nosotros y virus que nos son desconocidos. Nos exponemos a ellos, nos hacemos más vulnerables a nuevas enfermedades.

“Los humanos somos tan abundantes y tan disruptivos en este planeta… Estamos talando bosques tropicales y construyendo campos de trabajo. Estamos comiendo y transportando fauna silvestre alrededor del mundo. Estamos criando mucho ganado doméstico que se expone a los virus a través de la fauna silvestre”, explicaba meses atrás el divulgador científico David Quammen, quien en 2012 publicó un libro profético: Spillover: Animal Infections And The Next Human Pandemic (Desborde: infecciones animales y la próxima pandemia humana).

“Si entras a un bosque y sacudes los árboles, literal y figurativamente, los virus caen. Y lo hacen sobre sus huéspedes. Necesitan un nuevo huésped y nosotros estamos ahí, disponibles. Somos su oportunidad. Y luego vamos volando alrededor del mundo y lo llevamos a todas partes”, agregó.

A saber: una especie silvestre puede contener 50 virus desconocidos para el hombre. No los afectan porque evolucionaron con ellos. Pero ese no es nuestro caso. Actualmente, según un informe del Pnuma, el 75 por ciento de todas las enfermedades infecciosas emergentes en humanos son de origen animal y están estrechamente ligadas a la salud de los ecosistemas.

“En el siglo pasado, la combinación entre el crecimiento de la población y la reducción de los ecosistemas y la biodiversidad derivó en oportunidades sin precedentes que facilitaron la transferencia de los patógenos de animales a personas. En promedio, una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada cuatro meses”, consigna.

A la misma conclusión llega el biólogo Carlos Zambrana-Torrelio, vicepresidente Adjunto de Conservación y Salud de EcoHealth Alliance: “Hay eventos de enfermedades únicas que saltan a humanos como tres a cuatro veces por año, pero que no los detectamos”.

Quema de pastizales cerca de la ruta que une Rosario con Victoria. Se tuvo que cortar el tránsito para rescatar a los trabajadores del peaje. Foto: Juan José García.

Quema de pastizales cerca de la ruta que une Rosario con Victoria. Se tuvo que cortar el tránsito para rescatar a los trabajadores del peaje. Foto: Juan José García.

Argentina al horno

Entre el 15 de marzo y el 31 de julio de este 2020, mientras la mayoría de nosotros cumplíamos con el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio en nuestros hogares, en el norte argentino desaparecieron casi 30.000 hectáreas de bosque nativo.

Las cifras que expone Greenpeace son dramáticas: 12.488 hectáreas menos en Santiago del Estero, 7.755 en Salta, 5.294 en Formosa y 3.692 en el Chaco.

En sólo cuatro meses y medio, se desmontó el equivalente a una Ciudad de Buenos Aires y media, que se suman a las 6,5 millones hectáreas que corrieron la misma suerte entre 1998 y 2018, según el último informe del Ministerio de Ambiente nacional.

¿Con qué objetivo se arrasan estos ecosistemas? Mayoritariamente, para expandir el cultivo de soja transgénica, esa que alimenta al ganado chino y europeo, y sumar más y más ganado, y así continuar engrosando los mercados internacionales.

Argentina está entre los 10 países con mayor pérdida neta de bosques entre 2000 y 2015.

Un dato revelador: entre 2010 y 2017 –de acuerdo al mismo análisis de la cartera que lidera Juan Cabandié–, deforestación mediante, la actividad agropecuaria creció a una tasa anual de 640.000 hectáreas. Un total de 4,5 millones de hectáreas convertidas en siete años. En el mismo período, el agro abandonó unas 400.000 hectáreas por año, 2,8 millones en total.

“Este intenso ‘reciclado de tierras’ es una señal de la aplicación de prácticas agropecuarias no sostenibles, que por avanzar en áreas con limitantes naturales para ese uso (con mayores riesgos ante el contexto de cambio climático), no logran sostener el uso agropecuario, teniendo que abandonar tierras y buscar nuevas. Entonces, ¿cuál es la estrategia de desarrollo al desmontar el bosque nativo si después se abandona?”, concluye el informe.

Argentina está entre los 10 países con mayor pérdida neta de bosques entre 2000 y 2015. A su vez, el Gran Chaco Americano, que compartimos con Bolivia y Paraguay, y concentra más del 80 por ciento de nuestro desmonte, fue identificado por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) como uno de los 11 focos de mayor deforestación en el mundo, el segundo más importante en América del Sur tras la Amazonía.

¿Sentimos ya ese pánico del que nos hablaba Greta? Sumemos otro dato: en los últimos meses, en la Argentina, más de 240.000 hectáreas de bosques y humedales fueron consumidas por las llamas. Incontrolables, continúan. No solo eso: el 97 por ciento de estos focos se produjeron como consecuencia de nuestra actividad, según el Sistema Federal de Manejo del Fuego nacional (que pasó de la órbita del Ministerio de Seguridad al de Ambiente).

La crisis climática (cuya agudización también tiene nuestra firma) ayudó a que esto sucediese, con “un período de clima inusualmente cálido y de sequía”, explica el Observatorio de la Tierra de la NASA. Pero es nuestra mano la que enciende el fuego que nos está quemando vivos.

Un helicóptero arroja agua sobre las llamas que devoran una zona de bosques en Los Angeles. Foto: Reuters.

Un helicóptero arroja agua sobre las llamas que devoran una zona de bosques en Los Angeles. Foto: Reuters.

La próxima pandemia

América latina bien podría ser el epicentro de la próxima pandemia zoonótica. Los saltos ya están ocurriendo, aunque no hayan alcanzado –aún– la escala de contagio global del Covid-19. Lo vemos con el Zika o el Dengue, por ejemplo.

Lo ve Zambrana-Torrelio en Bolivia con un rebrote del Chapare Virus, portado por roedores y similar al hantavirus que aquí conocemos, pero más patogénico, transmitido más fácilmente entre humanos y con una tasa de mortalidad más alta.

“En junio de 2019, en el norte de La Paz, una persona contrajo el virus. Murió en la clínica. La doctora que lo atendió también se enfermó. La evacuaron: los dos médicos que lo hicieron, se enfermaron en el camino. Uno de ellos murió. Fue bastante aislado, bien contenido, pero, en cuestión de dos semanas, murieron tres personas. Es muy serio el problema”, describe.

Y todo empieza por la deforestación. En el caso del Chapare, el paciente cero trabajaba en una zona que había sido desmontada para plantar arroz. Eliminado el ecosistema nativo, expulsadas las especies, se planta muchísimo arroz y eso, por supuesto, atrae a más y más roedores.

Algo similar sucede en la Amazonía, en este caso con la malaria. Investigadores identificaron que un aumento de la deforestación de un 4 por ciento en tres años incrementó la incidencia de esta enfermedad en casi 50 por ciento. ¿Qué sucedió? Más lugares abiertos, más huecos en el piso en donde acumular agua, más mosquitos transmisores, más gente en el área, más enfermedad.

Las topadoras no solo nos están despojando de nuestros bosques, de toda su riqueza biológica y los servicios que nos proveen (aire, regulación del agua, conservación del suelo y la atmósfera); sino también de nuestra mejor defensa ante nuevas zoonosis. Mientras más se reduzca la biodiversidad, mayores serán las posibilidades de que revisitemos, en un futuro no muy lejano, la realidad pandémica actual.

Según el último Informe Planeta Vivo de WWF, América latina es la región que mayor cantidad de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces perdió entre 1970 y 2016.

Estamos hablando de una disminución de biodiversidad del 94 por ciento en menos de 50 años (el promedio global es 68 por ciento), motorizada principalmente por la conversión de hábitats nativos prístinos en sistemas agrícolas y la sobrepesca en los océanos.

Con este panorama, y el modo en que estamos expandiendo el deterioro, no sería raro que el próximo Covid-19 fuese latino. Todos pagaremos el costo del beneficio que obtienen pocos (los réditos económicos del desmonte quedan en pocas manos).

(Visited 81 times, 1 visits today)

Coronavirus

El Gobierno suspende el feriado puente del 24 de mayo por el coronavirus

Publicado

on

Por

Es para reducir la circulación en plena segunda ola de casos. Lo traslada a agosto.

El Gobierno suspende el feriado puente del 24 de mayo por la situación epidemiológica que atraviesa el país. La decisión, que fue tomada en conjunto entre los ministerios del Interior y de Turismo, será oficializada en los próximos días.

Se lo confirmaron a Clarín fuentes del Gobierno, quienes precisaron que el objetivo de esta medida es desincentivar la circulación en ese fin de semana, en plena segunda ola del covid.

Desde la cartera que conduce Matías Lammens adelantaron que, en primera instancia, el feriado puente se pasará al mes agosto, para complementar el martes 17, fecha en que se conmemora el Día del Paso a la Inmortalidad de San Martín.

“La idea, obviamente por la cuestión sanitaria, era que no hubiera movimiento turístico ese fin de semana. Al ser el lunes 24 un feriado puente para estimular la industria turística, con esta restricción dejaba de tener sentido”, señalaron desde Turismo.

“Es una medida sensata en defensa de la salud pero también del turismo porque este fin de semana iba a ser muy malo. En cambio, en agosto, con la situación sanitaria mejorada y un buen clima, va a a tener mayor movimiento”, agregaron fuentes del Ministerio.

El 24 de mayo era el primer feriado con fines turísticos previsto en el calendario 2021.

De acuerdo al Ministerio del Interior, quedan otros dos para este año: el viernes 8 de octubre (antes del lunes 11, trasladado desde el 12 por el Día del Respeto a la Diversidad Cultural) y el lunes 22 de noviembre (luego del sábado 20, Día de la Soberanía Nacional).

Además, el DNU vigente que pone restricciones a la circulación, tras el aumento de casos de covid, terminará tres días antes del feriado turístico, el 21 de mayo.

Ese decreto de necesidad y urgencia contempla la suspensión de clases presenciales, una medida que entraría en contradicción con el fomento del traslado de personas, que es el espíritu de los feriados puente.

En ese sentido, el Gobierno ya presentó en el Congreso un proyecto de ley para blindar las próximas restricciones, tras la polémica generada con la Ciudad por el cierre de escuelas y el posterior revés en la Corte Suprema.

Esta iniciativa prevé el cierre automático de las aulas en zonas de alarma epidemiológica. Desde el oficialismo esperan que se apruebe antes del 21 de mayo, cuando vencerá el DNU vigente.

El antecedente de Semana Santa

Caravana de autos en la ruta 2 por Semana Santa. Foto Marcelo Carroll

Caravana de autos en la ruta 2 por Semana Santa. Foto Marcelo Carroll

El antecedente más cercano –y que generó debates al interior del Gobierno– es Semana Santa, del 1° al 4 de abril.

Entonces, en plena suba de contagios, hubo reuniones entre distintos ministerios e incluso con empresarios del sector turístico, uno de los más golpeados por la cuarentena, para evaluar restricciones.

Finalmente, el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, les confirmaron a las cámaras turísticas que no impondrían trabas al turismo. En cambio, pidieron a la población extremar los cuidados y protocolos.

De todas maneras, desde la Casa Rosada buscaron desalentar los viajes hacia y desde el exterior. También suspendieron los vuelos procedentes de Brasil, Chile y México (ya regía una medida similar con Gran Bretaña) y reforzaron el control de las fronteras.

Día de sol y playa en Mar del Plata, en enero pasado. Foto Nicolás Torreiro

Día de sol y playa en Mar del Plata, en enero pasado. Foto Nicolás Torreiro

Finalmente, 4,2 millones de turistas argentinos visitaron diferentes zonas de la Argentina a lo largo de Semana Santa.

Los visitantes desembolsaron alrededor de 14.066 millones de pesos a lo largo de los cuatro días, según un informe confeccionado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Como en Semana Santa de 2020 regía el estricto aislamiento social, preventivo y obligatorio, para encontrar registros similares hay que remontarse a 2019. Aquel año se movilizaron 4,7 millones de personas.

Más de la mitad de quienes tenían reservas para hacer turismo en Semana Santa decidieron cancelarlas, mientras nosotros manteníamos cerradas las fronteras y suspendíamos vuelos con algunos países”, evaluó Alberto Fernández a fines de abril, cuando anunció nuevas medidas contra el coronavirus.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

Otro diluvio de cohetes y 70 muertos en Oriente Medio: el mundo teme una “guerra a gran escala”

Publicado

on

Por

El grupo radical palestino Hamas lanzó más de 130 proyectiles contra Israel, en respuesta a un ataque que derrumbó un edificio.

Los enfrentamientos entre los grupos armados palestinos en la Franja de Gaza e Israel ya han causado al menos 70 muertos y provocaron este miércoles la movilización de la comunidad internacional para evitar una “guerra a gran escala”.

El movimiento islamista Hamas anunció una andanada de 130 cohetes contra el territorio israelí, con lo cual el número de proyectiles lanzados desde el diminuto enclave palestino se elevaría a más de 1.000 desde que el conflicto empezó a degenerar, el pasado lunes.

Hamas advirtió que este nuevo ataque era una respuesta a la destrucción de un gran edificio de una decena de plantas en Gaza, donde estaba situada, entre otras, las oficinas de la cadena televisiva local Al Qods.

Los ataques fueron constantes a lo largo del día, a uno y otro lado de la frontera. En la Franja de Gaza murieron 65 personas, de las cuales 16 eran niños.

Cohetes palestinos lanzados desde la ciudad de Gaza, contra territorio de Israel, este miércoles. Foto: DPA

Cohetes palestinos lanzados desde la ciudad de Gaza, contra territorio de Israel, este miércoles. Foto: DPA

Del lado israelí se informó de al menos siete víctimas mortales. Un soldado murió por el disparo de un misil antitanque, un niño de seis años tras el estallido de un cohete en Sederot.

Hamas también reconoció la muerte de varios comandantes, entre ellos Bassem Issa, jefe de su rama militar en la ciudad de Gaza.

Preocupación internacional

Son los combates más intensos desde la guerra de 2014, lo que llevó a Estados Unidos a anunciar el envío de un emisario a la región, Hady Amr, subsecretario de Estado adjunto a cargo de los asuntos israelíes y palestinos.

Washington instó a su aliado israelí, al que sigue apoyando en el Consejo de Seguridad de la ONU, a evitar en la medida de lo posible “víctimas civiles”.

Rusia por su parte pidió la reunión urgente del Cuarteto para Oriente Medio, que también agrupa a la Unión Europea y a la ONU.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió durante una visita en Moscú la “desescalada” para proteger la vida de los civiles “que mueren en condiciones absolutamente inaceptables”.

“Debe hacerse todo lo posible para prevenir un conflicto más amplio”, agregó por su parte el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

El grupo Hamas lanzó este miércoles otra lluvia de cohetes contra Israel. Foto: EFE

El grupo Hamas lanzó este miércoles otra lluvia de cohetes contra Israel. Foto: EFE

La ONU busca mediar

Fuentes diplomáticas afirmaron a la AFP que la ONU, con la ayuda de Qatar y Egipto, inició una mediación con las partes “afectadas” para lograr una distensión.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan pidió en cambio “dar una lección” a Israel.

La actual oleada de violencia tiene su origen en los disturbios del fin de semana en la Explanada de las Mezquitas, el tercer lugar más sagrado del Islam, en Jerusalén Este, anexionado por Israel en 1967.

En los territorios ocupados por las fuerzas isralíes ya han fallecido tres palestinos, pero de nuevo, el grueso de los combates tiene lugar en Gaza, bajo control de los grupos armados palestinos armados, más radicales.

Un edificio de departamentos se derrumbó por un bombardeo de Israel en la Ciudad de Gaza, este miércoles. Foto: DPA

Un edificio de departamentos se derrumbó por un bombardeo de Israel en la Ciudad de Gaza, este miércoles. Foto: DPA

Sirenas y diluvio de cohetes

Las sirenas volvieron a sonar al caer la tarde de este miércoles en Tel Aviv y sus alrededores ante el diluvio de cohetes.

La gran mayoría de los cohetes de Hamas son interceptados por el sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro, pero no todos.

En Givatayim, en pleno corazón de Israel, una localidad que nunca hasta ahora había sufrido el impacto de proyectiles, los habitantes quedaron aterrorizados.

“Todas las ventanas de mi casa reventaron y las paredes quedaron agrietadas”, contó a la AFP Galit Bialobopolo, de 50 años.

Y la tensión estalló también con crudeza en una localidad mixta, Lod, con un 40% de población árabe, en la que se produjeron graves disturbios el martes.

Fuerzas israelíes desplegadas en la ciudad de Lod, donde viven árabes y judíos, en un clima de tensión creciente. Foto: REUTERS

Fuerzas israelíes desplegadas en la ciudad de Lod, donde viven árabes y judíos, en un clima de tensión creciente. Foto: REUTERS

Una violencia que el presidente israelí Reuven Rivlin calificó de “pogrom” por parte de “una multitud árabe sedienta de sangre”.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, declaró el estado de emergencia en la ciudad.

Algunos observadores temen que los disturbios civiles se intensifiquen. En varias ciudades del país donde conviven judíos y árabes, manifestantes con banderas palestinas quemaron coches y propiedades, atacaron a automovilistas y se enfrentaron a la policía.

El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, dijo durante una visita a la ciudad de Ashkelon que “el ejército seguirá atacando (Gaza) para garantizar una calma total y duradera” y aseguró que “solo cuando hayamos alcanzado este objetivo podremos hablar de tregua”.

Ante este clima, la Corte Penal Internacional (CPI) advirtió que pueden haberse cometido crímenes de guerra.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Alberto Fernández se llevó un gesto público de Macron y espera confirmar el encuentro con Kristalina Georgieva en Italia

Publicado

on

Por

“Francia está a su lado”, aseguró el presidente francés en el Palacio Eliseo. Guzmán mantuvo un encuentro con el FMI.

(París-Enviado Especial) En el cuarto día de la gira por Europea, Alberto Fernández recogió este miércoles el apoyo público de Emmanuel Macron para la postergación del vencimiento de los U$S2.400 millones que el país debe abonar antes de fin de mes con el Club de París, y ahora el Presidente apuesta a encontrarse el viernes cara a cara con Kristalina Georgieva en su objetivo de postergación de pagos.

“Deseamos que Argentina llegue a un acuerdo con el FMI para un programa que restablezca la estabilidad macroeconómica de su país. Sé cuáles son los esfuerzos de su país. Francia está a su lado. Queremos que Argentina hable de forma constructiva con los acreedores del Club de París y vamos a seguir este trabajo juntos, seguiremos conversando”, resaltó el presidente francés en la declaración conjunta que ambos mandatarios ofrecieron a la prensa en el patio central del Palacio Eliseo, después del recibimiento de honor al argentino.

Fernández llegó al mano a mano con Macron -compartieron un almuerzo en compañía de Brigitte Macron y Fabiola Yáñez, que extendería su estadía europea por unos días más- con una cuota de optimismo que, por ahora, se tradujo solo en gestos de su par de Francia, a tres semanas del vencimiento que podría declarar en default al país.

Emmanuel Macron y su esposa Brigitte junto al presidente Alberto Fernandez y su pareja Fabiola Yanez. Foto Presidencia.

Emmanuel Macron y su esposa Brigitte junto al presidente Alberto Fernandez y su pareja Fabiola Yanez. Foto Presidencia.

“Tanto en la negociación con los acreedores privados como con el Club de París y el FMI siempre Francia nos ha acompañado. Vamos a conversar como buenos amigos que somos”, subrayó por su parte el jefe de Estado después de una cálida bienvenida y antes de la despedida, que incluyó carcajadas. Fernández partió directo a la zona reservada del aeropuerto Charles de Gaulle para volar a Roma, la última escala de su gira por Europa.

Para el Gobierno, el gesto público de Macron -que enfrenta una compleja situación política de gobierno, azuzada por el mal humor social en torno a las medidas sanitarias- alcanzó para satisfacer las expectativas, a pesar de que en la antesala del encuentro había un optimismo mayor en la delegación.

Hay un principio de acuerdo“, fue el latiguillo de las horas previas en la comitiva oficial.

Fue la pregunta que gambeteó Martín Guzmán a la salida del hotel Sofitel de Roma mientras empezaba a caer la noche en la capital italiana y la delegación terminaba de aterrizar en el lugar.

“¿Hay principio de acuerdo?”, preguntó Clarín y otros medios en la puerta del lugar. “¿Cómo voy a decir eso?”, contestó el ministro vestido de sport, con los brazos abiertos. “¿Pero les fue bien?”, se insistió. “Sí”, respondió Guzmán mientras apuraba el paso.

“La reunión fue muy buena”, remarcaron en la delegación. Algunas semanas atrás, la secretaria de relaciones internacionales de Economía, una de las tres colaboradores que acompaña al funcionario, había mantenido una reunión técnica con el Club de París.

Atravesado por las internas palaciegas de Buenos Aires -a la misma hora, el PJ bonaerense ventilaba un comunicado con críticas a “la Argentina de los tarifazos”, un mensaje con una crítica encubierta al ministro-, con un cuidado perfil bajo, Guzmán se ubicó junto al Presidente con un rol central en la gira.

El libro que le regaló Emmanuel Macron a Alberto Fernández, durante el almuerzo íntimo que tuvieron con sus parejas.

El libro que le regaló Emmanuel Macron a Alberto Fernández, durante el almuerzo íntimo que tuvieron con sus parejas.

La dedicatoria de Macron a Alberto Fernández, donde destaca la votación sobre el aborto.

La dedicatoria de Macron a Alberto Fernández, donde destaca la votación sobre el aborto.

En línea con el anterior viaje de hace algunas semanas atrás, que incluyó además un paso por Alemania, la estrategia de Guzmán, avalada por Fernández, consiste en conseguir una postergación del pago con el Club de París que vence a fin de mayo a través de un acuerdo “puente” que le permita ganar tiempo mientras continúa las negociaciones con el Fondo Monetario, un tema que despierta tensiones internas en la Argentina.

La Casa Rosada espera, en ese sentido, dos movimientos claves para los próximos días. El encuentro cara a cara de Fernández con Georgieva, que tendría lugar el viernes en el último día del Presidente en Roma, a pesar de que por ahora no hay confirmación oficial, ni desde el organismo ni desde el vocero presidencial. Y la reunión virtual prevista para la próxima semana con la canciller Ángela Merkel.

Alemania tiene una posición de peso no solo en el FMI, si no una decisiva participación en el Club de París. Japón es el otro país con el que Guzmán busca acercar posiciones por su influencia en este último organismo multilateral de crédito.

Alberto Fernandez y Emmanuel Macron durante la conferencia mde prensa cinjunta en París.

Alberto Fernández y Emmanuel Macron durante la conferencia de prensa conjunta en París.

Entre el domingo y el martes, el mandatario ya había conseguir el apoyo verbal del premier portugués, Antonio Costa, y del presidente español, Pedro Sánchez. Con Francia, Italia y Alemania, la Casa Rosada anhela una declaración conjunta de los cinco países.

Fernández había manifestado, tanto en Lisboa como en Madrid, la intención del gobierno de llegar a un acuerdo sostenible con el FMI por la reprogramación de la deuda de los U$S44.000 millones tomados por la administración de Cambiemos. Conseguir, por ejemplo, estirar los plazos de pago, o la eliminación del abono de los sobrecargos que aumentan en 2 puntos la tasa de interés: el monto para este año es de unos U$S952 millones.

Este jueves, Guzmán tendría un nuevo encuentro con directora adjunta del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Julie Kosack, como parte de las reuniones técnicas que vienen manteniendo.

El Gobierno apunta en esa línea al seminario vaticano que el viernes tendrá lugar en la Pontificia Academia de las Ciencias y que le dará a Guzmán otro lugar de privilegio, junto a la directora del FMI y la secretario del Tesoro norteamericano, Janet Yellen. Una funcionaria clave de la administración de Joe Biden. También estará Joseph Stiglitz.

Después de eso, se busca un lugar en la agenda para coincidir con Georgieva. De no concretarse, el Presidente dedicará su estadía del viernes a pasear por Roma.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas