Connect with us

Policiales

Se bajó del auto y lo acribilló “para no dejarlo ser feliz con la mujer de su vida

Publicado

on

Ocurrió en Lomas de Zamora. La víctima estaba en pareja con la ex esposa del presunto asesino.

La escena es impactante: un automóvil se detiene junto al cordón de la vereda delante de un puesto de diarios. Del auto sale un hombre que, en un instante, acribilla a quemarropa al diariero. Está claro que había llegado al lugar con la intención de matarlo. Incluso, en el momento en que baja del vehículo, junto al diariero hay otra persona que huye corriendo sin que el asesino le preste atención. Luego de realizar los disparos, se sube al auto y huye a toda marcha.

Parece sacada de una película policial de Hollywood, pero ocurrió este viernes en el barrio Parque Barón, en el partido de Lomas de Zamora. De acuerdo con lo que contó la hija de la víctima, el absurdo motivo habrían sido los celos del asesino hacia el canillita porque se encontraba en pareja con su ex esposa.

“Lo fusiló sin importarle nada, lo mató por no dejarlo ser feliz con la mujer de su vida”, publicó Valentina Devita, hija de Enrique Omar Devita, en sus redes sociales.

El viernes por la mañana, Enrique atendía como todos los días su parada de diarios en la esquina de Olmos y Bustos. Un Volkswagen Fox gris se estacionó delante del puesto y de él descendió un hombre armado que en apenas segundos le disparó cinco veces provocándole la muerte. El hombre fue identificado como Julio Rafael Mosevich y se encuentra prófugo.

Enrique "Kike" Devita, el diariero asesinado en Lomas de Zamora.

Enrique “Kike” Devita, el diariero asesinado en Lomas de Zamora.

Devita estaba en pareja desde hacía cuatro años con la ex esposa de Mosevich. “Mi papá no murió, a mi papá lo mataron, lo mató este hijo de re mil puta que ven en la foto”, escribió Valentina en su Facebook junto a una foto del presunto asesino.

“Lo mató a sangre fría, lo fusiló sin importarle nada, lo mató por no dejarlo ser feliz con la mujer de su vida y ellos simplemente se amaban”, agregó. Y pidió: “Necesito que compartan, por favor. Hay un asesino suelto, seguramente por Lomas de Zamora. Que se haga justicia, por favor, por el nombre de mi padre que no merecía este final!!! Arruinó a toda una familia, dejó a sus hijos sin papá, a su nieta sin abuelo, a su madre sola, a sus hermanas, nos destrozó la vida. ¡JUSTICIA POR KIKE ENRIQUE DE VITA!” De acuerdo con lo que recordó Valentina, su padre sabía que el ex esposo de su novia era un hombre violento, e incluso le había dicho a su hermana que temía por lo que pudiera llegar a hacerle a su pareja, según informó el diario La Unión. Devita y Mosevich se conocían del club Los Andes, del que el diariero asesinado era hincha y donde su hija integra el equipo de handball.

Agustina, la hermana de Valentína, también se expresó en sus redes, recordó a su padre y pidió justicia. “A mi papá lo asesinaron. A mi papá le quitaron la vida. A mi me destrozaron, a mi me dejaron con el corazón y el alma rota en mil pedazos. No siento nada más que dolor e impotencia. Vos no merecías esto, vos merecías miles de años más”, escribió.

Y recordó a su padre como “el canillita de la gente, el que siempre estaba para todo aquel que necesitaba una mano. Ese era mi viejo. El primero en ayudar.

En busca de localizar a Mosevich, la Policía de Lomas de Zamora dispuso un operativo en la zona y otro en el Aeropuerto de Ezeiza ya que averiguaron que el prófugo tenía un pasaje para viajar a Portugal, donde estaría viviendo desde hace seis meses un hijo suyo de 24 años.

Los investigadores también analizan imágenes de cámaras de seguridad y distribuyeron la fotografía del sospechoso en las comisarías de Lomas de Zamora, pero hasta el momento no habían logrado dar con él.

(Visited 18 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

Un policía llamó al 911 para denunciar que su pareja se había suicidado: lo detuvieron e investigan si fue un femicidio

Publicado

on

Por

Ocurrió en Villa del Parque. La víctima, de 24 años, también era Policía de la Ciudad. Recibió un disparo en la cabeza.

Habían pasado unos minutos de las 5 de este lunes cuando llamó al 911 y dijo que su pareja, una agente de la Policía de la Ciudad, se había disparado en la cabeza después de una discusión en su casa de Villa del Parque. Cuando los investigadores llegaron a la casa, lo encontraron sentado en el patio. “Se mató”, les dijo. La causa se inició como un presunto suicidio, pero con el correr de las horas creció la hipótesis de un femicidio. El hombre, que también es policía, quedó detenido.

Todo ocurrió este lunes a la madrugada en Terrada al 2500. La víctima fue identificada como la oficial Sol Acuña Bilbao, de 24 años. Hacía un año y dos meses que trabajaba en la Fuerza porteña, en la Comisaría 12B.

Fueron los agentes de la Comisaría 11B los que respondieron al llamado, donde se denunciaba que una joven se había disparado en la cabeza.

La policía Sol Acuña Bilbao trabajaba en la comisaría 12B.  Fotos: Facebook

La policía Sol Acuña Bilbao trabajaba en la comisaría 12B. Fotos: Facebook

Al llegar al lugar, se encontraron con el cuerpo ya sin vida de Sol: tenía un orificio de bala en su cabeza. Ahí estaba su pareja.

Se trata del oficial Germán Baigorria, de 29 años y que trabaja en la división Servicios Especiales de Tránsito de la Policía de la Ciudad.

Baigorria les dijo a sus colegas que Sol se había disparado luego de una discusión entre ambos. Sin embargo, los investigadores sospechan todo ocurrió en el marco de una pelea.

Así, la versión del supuesto suicidio perdió claridad. Además, en la casa se encontraron elementos desparramados por el piso.

Germán Baigorria (29), acusado del homicidio de su pareja. Fotos: Facebook

Germán Baigorria (29), acusado del homicidio de su pareja. Fotos: Facebook

Allegados a la pareja contaron a Clarín que los jóvenes fueron compañeros en la escuela de policía. Baigorria se había separado y empezó a salir con Sol. Se fue a vivir a su casa, pero al poco tiempo decidieron separarse. “Él era muy celoso y la trataba mal”, contaron las fuentes consultas.

Volvieron a vivir juntos cuando él tuvo problemas económicos y ella quiso ayudarlo. El domingo a la noche, Sol había salido con una amiga. En la madrugada del lunes hubo una discusión. Cerca de las 5, Sol recibió el disparo que terminó con su vida.

Baigorria fue detenido y acusado por el delito de homicidio de su pareja por disposición de María Lucrecia Saenz Samaniego, del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°8.

Las pericias del caso quedaron a cargo de la Policía Federal.

(Visited 4 times, 4 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Cuatro peligrosos presos se fugaron rociando lavandina en los ojos de sus guardias

Publicado

on

Por

Ocurrió este domingo en una comisaría de San Martín. Todavía queda uno prófugo.

Lavandina, el hipoclorito de sodio sagrado y aliado desde hace un año para combatir al virus que provocó una pandemia mundial, fue el “arma” de cuatro presos que se fugaron ayer, domingo 28 de febrero, de la comisaría 4ta de San Martín. En un descuido, y aprovechando el momento en el que los efectivos les acercaron comida, les tiraron con el líquido amarillento directo a los ojos.

Tres de ellos fueron recapturados mientras que uno continúa prófugo y es intensamente buscado por efectivos de la Policía Bonaerense. Además, hay guardias con heridas punzantes y con quemaduras en la piel producto del contacto con la sustancia química.

La dependencia policial está ubicada en Avenida Márquez y Echague, en la localidad de José León Suárez, en el Partido de San Martín. Allí, cuatro hombres permanecían detenidos y alojados en el sector de los calabozos, imputados por resistencia a la autoridad, robo calificado, y dos de ellos por el delito de homicidio.

Minutos antes de las 18, horario en el que los efectivos debían ingresar alimentos para los alojados en esa dependencia, los detenidos comenzaron a rociar con lavandina a los policías, apuntándoles directamente a los ojos.

Uno de ellos, el oficial Walter Bustamante, comenzó un forcejeo con los detenidos para evitar que se escaparan y sufrió heridas (aparentemente de arma blanca) en su mano izquierda y laceraciones en su abdomen.

Los cuatro detenidos aprovecharon la situación para escapar. Fueron en dirección a un estacionamiento donde se encuentran las motos secuestradas pero fueron sorprendidos por dos mujeres: la oficial Claudia Hevia y la oficial Belén Cejas, quienes respondieron tirando con escopetas anti tumulto y lograron hacerlos retroceder nuevamente hacia los calabozos.

Pero nuevamente intentaron huir: esta vez, tres de los detenidos lograron saltar el paredón que da al fondo de la comisaría. Inmediatamente comenzó un rastrillaje que logró recapturar a dos de los prófugos en las inmediaciones de la Villa Cárcova, en el predio ferroviario ubicado en el acceso sobre la calle Fría y Guido. Actualmente personal policial se encuentra trabajando para dar con el delincuente prófugo.

Otros cuatro fugados, el mismo día, a 155 kilómetros

Otro escándalo con presos fugados sucedió este mismo domingo, pero a 155 kilómetros de San Martín: en la localidad de Magdalena. Cuatro pesos de la Unidad Penal N° 28 de Magdalena, cerca de La Plata, escaparon a las 3.30 de la madrugada de la cárcel ubicada en el kilómetro 111 de la ruta provincial 11.

Según fuentes policiales, los reclusos limaron los barrotes de una celda, saltaron un muro y le robaron a un guardia una escopeta 12/70, una pistola calibre 9 milímetros, dos cargadores con municiones y vestimenta.

La Unidad 28 de Magdalena, en 2005, fue noticia por la muerte de 33 presos. Se convirtió en la mayor tragedia dentro de cárceles argentina.

La Unidad 28 de Magdalena, en 2005, fue noticia por la muerte de 33 presos. Se convirtió en la mayor tragedia dentro de cárceles argentina.

Luego robaron un Volkswagen Suran gris y escaparon. Alertado personal policial de la fuga, intentaron detenerlos en un camino vecinal en dirección a Verónica, pero los prófugos evadieron el control y atravesaron las vallas de contención.

Luego de entrar al pueblo, siguieron escapando por la ruta 36 y descartaron el VW Suran en Magdalena, adonde robaron otro auto, un Chevrolet Aveo, y se llevaron de rehén a su conductor, de 69 años, hasta Villa Lynch, en San Martín, adonde lo abandonaron ileso.

Los cuatro evadidos se encontraban en la celda 17 del pabellón 9. Tres estaban imputados por robo y el restante por homicidio simple.

Asuntos Internos inició una investigación interna y como primera medida se ordenó el desplazamiento del jefe del penal y de siete agentes que se encontraban trabajando al momento del hecho. El caso está a cargo de la UFIJ N° 15 del Departamento Judicial La Plata.

(Visited 3 times, 3 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Síndrome del bebé sacudido: detienen a un policía por la muerte de su hija de 3 meses

Publicado

on

Por

Ocurrió en San Luis. Los médicos que trataron a la beba fueron los que denunciaron el caso tras detectar lesiones cerebrales. Agonizó 4 días.

Trece días atrás, cuando la beba de 3 meses llegó al hospital de San Luis, los pediatras que la reanimaron pidieron una tomografía cerebral. Cuando obtuvieron el resultado, algo les hizo sospechar de que podrían estar frente al “síndrome del bebé sacudido” y no dudaron en denunciarlo: la paciente murió a las 96 horas. Este domingo, detuvieron al papá.

El Juzgado Penal N° 2 de San Luis ordenó la detención de un oficial de la policía puntana que era investigado por la muerte de su hija. Danilo Sarmiento (32) está acusado del delito de “homicidio agravado por el vínculo”, según el Diario de la República.

Fue el juez de Instrucción Ariel Parrillis quien pidió la detención del padre de la beba muerta. Y este mediodía, policías del Departamento Homicidios, dependientes de la Dirección General de Investigaciones, hicieron el arresto.

El padre de la beba, acusado de ser el autor de las lesiones que derivaron en la muerte de la beba, trabaja en la Policía de San Luis y sus superiores lo separaron de la fuerza de forma inmediata cuando conocieron que era investigado.

Aquel 15 de febrero trágico, Sarmiento llevó a su única hija, de 3 meses, al Hospital Central de San Luis: sufría un paro cardiorespiratorio. El 19 de febrero la beba murió por lesiones cerebrales y en las retinas, compatibles con el “síndrome del bebé sacudido”: una forma de maltrato o violencia infantil.

Los estudios médicos que se le hicieron a la beba determinaron que no padecía ninguna enfermedad preexistente ni asociada que le pudieran provocar los síntomas que le causaron la muerte.

El policía acusado de matar a su hija será indagado por el juez este lunes.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas