Connect with us

Coronavirus

Rusia está enojada por la fría recepción que tuvo su vacuna

Publicado

on

Los funcionarios y científicos rusos rechazan las advertencias sobre su seguridad como celos occidentales. Pero, según una encuesta 24% de los médicos rusos consultados daría la vacuna.

MOSCÚ – Fue con gran fanfarria que el presidente Vladimir Putin y otros funcionarios anunciaron este mes que 1.000 millones de dosis de una vacuna rusa para el nuevo coronavirus se pondrían en marcha pronto, supuestamente poniendo fin a la peor pandemia en un siglo.

Pero en lugar de inclinarse para agradecer por salvar al mundo con su vacuna, que llaman Sputnik V, los funcionarios de salud rusos se han encontrado a la defensiva.

“Algunos colegas extranjeros, que deben haber sentido cierta competencia y ventajas competitivas del producto ruso, han intentado expresar opiniones que consideramos totalmente infundadas”, dijo el ministro de Sanidad, Mijail Murashko, en una conferencia de prensa en Moscú.

La mayoría de esas “opiniones” se basan en el hecho de que el Sputnik V no se ha probado en ensayos de control aleatorios de gran envergadura y en fase avanzada, que son fundamentales para establecer la seguridad y la eficacia de una vacuna. Al omitir estos ensayos, Rusia está poniendo en peligro a la gente para ganar puntos de propaganda, advierten los expertos en salud.

Extrayendo sangre a voluntarios  en un ensayo de una vacuna contra el coronavirus en el Hospital Militar en las afueras de Moscú, . Foto del Servicio de prensa del Ministerio de Defensa ruso vía AP.

Extrayendo sangre a voluntarios en un ensayo de una vacuna contra el coronavirus en el Hospital Militar en las afueras de Moscú, . Foto del Servicio de prensa del Ministerio de Defensa ruso vía AP.

“Si quisiéramos correr el riesgo de lastimar a mucha gente o de darles algo que no funciona, podríamos empezar a hacerlo la semana próxima si quisiéramos”, dijo el Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas y principal experto en enfermedades infecciosas de los Estados Unidos.

Los científicos rusos han descartado tales críticas como envidia. Alexander Gintsburg, director del Instituto Gamaleya, el organismo científico que diseñó la vacuna, dijo que el retroceso era simplemente “una lucha por la cuota de mercado” de las vacunas contra el coronavirus.

“Estamos seguros de que tenemos la mejor, más probada y más eficaz vacuna del mundo”, dijo Kirill Dmitriev, el jefe de un fondo de inversión controlado por el Estado que financia la vacuna. “Nuestros competidores lo entienden perfectamente y temen una fuerte posición de Rusia en el mercado de las vacunas”.

Las principales potencias del mundo se apresuran a desarrollar y producir una vacuna que, si tiene éxito y es aceptada por sus propios ciudadanos y por otros países, obtendrá beneficios geopolíticos y económicos para el ganador, además de prestigio. Los Estados Unidos han invertido miles de millones de dólares en un esfuerzo llamado Operación  Warp Speed (o a la velocidad de la luz).

Actualmente, ocho vacunas están más avanzadas que las de Rusia en ensayos de fase avanzada, incluidas las producidas por Moderna en los Estados Unidos, por la Universidad de Oxford y AstraZeneca en Gran Bretaña, y varias en China.

Las vacunas generalmente pasan por tres etapas de pruebas en humanos antes de que puedan obtener la aprobación. Las dos primeras fases prueban las vacunas en pequeñas cantidades de personas para ver si estimulan una respuesta inmunológica o causan daño.

La última fase compara la vacuna con un placebo en decenas de miles de personas, para determinar si funciona en la prevención de enfermedades. La fase final también podría poner de relieve los efectos secundarios potencialmente desastrosos, como hacer a los inoculados más vulnerables a las formas graves de COVID-19. Rusia comenzó las pruebas en la última etapa este mes, después de aprobar la vacuna.

Dmitriev, el inversor en la vacuna, ha dicho que los científicos rusos confiaban en ella porque habían utilizado el mismo enfoque en una vacuna exitosa contra el Ébola.

Y a partir del pasado septiembre, justo meses antes de que comenzara la pandemia, habían estado estudiando fortuitamente en ensayos clínicos una vacuna contra el síndrome respiratorio de Oriente Medio, que es causado por un coronavirus similar.

Rusia está en conversaciones sobre la exportación de la vacuna o la concesión de licencias de producción con 20 países, incluyendo Brasil, Cuba, Filipinas y Arabia Saudita.

El Ministerio de Salud dijo que las primeras dosis irían a los trabajadores médicos y profesores rusos, y Putin dijo que una de sus hijas ya había tomado la vacuna.

Pero incluso los médicos rusos han sido clientes reacios.

El presidente del comité de ética del Ministerio de Salud, el Dr. Alexander Chuchalin, renunció cuando el ministerio estaba en proceso de aprobar la vacuna. Contactado por teléfono, Chuchalin se negó a hacer comentarios.

En una encuesta online  sólo el 24% de 3.040 médicos dijeron que administrarían la nueva vacuna a sus pacientes.

Cuatro sindicatos rusos que representan a médicos y profesores han recomendado a sus miembros que no tomen la vacuna.

El Kremlin la aprobó prematuramente en una “decisión política” con fines de prestigio y para reactivar la economía, dijo Anastasia Vasilyeva, directora de uno de los sindicatos, Doctor’s Alliance, que está afiliado a un grupo político ruso de oposición.

“Los médicos no son estúpidos“, dijo en una entrevista. “Ellos entienden lo que un medicamento no probado puede hacer.”

La inusual ruta hacia la aprobación tiene sus raíces en la larga historia de desarrollo de vacunas de Rusia. En la década de 1950, una familia de científicos rusos probaron una vacuna contra la polio, que resultó ser un éxito, en sus propios hijos.

En 1969, el Dr. Alexander Butenko diseñó rápidamente una vacuna contra la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo para sofocar un brote en el sur de Rusia. Se inyectó a sí mismo primero, siguiendo una tradición rusa para los científicos médicos, y luego la probó en un pequeño número de personas.

Las autoridades sanitarias soviéticas aprobaron la vacuna para detener la propagación de la enfermedad, aunque no se había sometido a ensayos clínicos en la última etapa.

En ese caso, la vacuna funcionó.

Esta rápida aprobación “no se hace sólo por interés deportivo”, dijo Butenko, que ahora está jubilado.

“Siempre se hace en una crisis”, cuando se sopesan los riesgos de una nueva vacuna con el daño de una epidemia.

Hasta ahora, los científicos no han encontrado indicios de que las vacunas contra el nuevo coronavirus puedan causar un aumento de la enfermedad, dijo Johan Neyts, un profesor de virología de la Universidad de Lovaina en Bélgica, en una entrevista telefónica. “Pero esto es algo que debe tenerse en cuenta”.

Un motivo de preocupación, señaló, es un estudio realizado hace décadas por virólogos holandeses que desarrollaron una vacuna experimental contra una cepa de coronavirus que infecta a los gatos.

Cuando los animales fueron expuestos posteriormente al virus felino, murieron más rápidamente que los gatos que recibieron un placebo.

En su estudio, publicado en el Journal of Virology en 1990, los investigadores lo llamaron “síndrome de muerte temprana“.

“Esta es una de las principales razones por las que todo el mundo está alerta”, dijo Neyts.

(Visited 54 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

Vacuna Covid: Pfizer solo podrá fabricar la mitad de las que tenía previstas para el 2020

Publicado

on

Por

Había anunciado 100 millones, pero solo podrá producir 50 millones por problemas en la cadena de suministros.

La vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y su socio alemán BioNTech fue la primera en ser aprobada en Europa y comenzará a aplicarse la semana próxima en Escocia. Sin embargo, la farmacéutica anunció que solo podrá producir la mitad de las dosis que tenía previsto para antes de fin de año.

Pfizer dijo en las últimas semanas que espera producir 50 millones de dosis de su vacuna este año, lo que está por debajo de un objetivo anterior de 100 millones de dosis. Según publicó el jueves el diario The Wall Street Journal, las dificultades se presentan por los desafíos en la cadena de suministros que enfrenta la farmacéutica.

La vacuna de Pfizer se basa en un régimen de dos dosis, es decir 50 millones de dosis son suficientes para inocular a 25 millones de personas. Una portavoz de la empresa dijo a The Wall Street Journal que “ampliar la escala de la cadena de suministro de material ha tardado más de lo esperado”.

El diario informó que una persona anónima directamente involucrada en el desarrollo de la vacuna Pfizer aseguró que “algunos de los primeros lotes no cumplieron con los estándares”, lo que provocó retrasos en la producción.

Pfizer solicitó en noviembre una autorización de emergencia para su vacuna para el COVID-19 a los reguladores de Estados Unidos. Funcionarios estadounidenses esperan que la vacuna obtenga la aprobación regulatoria este mes.

Pfizer alegó que “algunos de los primeros lotes no cumplieron con los estándares”. Foto: AFP.

Pfizer alegó que “algunos de los primeros lotes no cumplieron con los estándares”. Foto: AFP.

La aprobación de la vacuna de Pfizer en Gran Bretaña en tiempo récord enorgullece al gobierno pero preocupa a los científicos y reguladores del resto de la Unión Europea, que creen que se corre el riesgo de desacreditar la vacuna y la resistencia a darla por ser demasiado rápido su testeo. Para ellos no puede haber errores y se debe compartir la información para poder acelerar la vacuna, si es posible, y trabajar en conjunto.

Los reguladores de la Unión Europea “han pedido información a Gran Bretaña para compartir datos de su aprobación de la vacuna de Pfizer”, según un alto funcionario de la Organización Mundial de la Salud. Buscan poder comparar investigaciones y acelerar el lanzamiento de las vacunas, a partir de los análisis de los científicos británicos, que son muy respetados en la UE.

Matt Hancock, el secretario de salud, dijo que sería vacunado en vivo por televisión para demostrar la seguridad de la vacuna. Lo imitaría el primer ministro, Boris Johnson.

La doctora Mahesfi Ramasamy, principal investigadora de la vacuna de Oxford, dijo que ella se aplicaría “la primera vacuna que me ofrezcan, aun si es de una empresa rival”.

Ella espera “la aprobación de la vacuna Oxford Astrazeneca antes de fin de año”.

Los científicos se encuentran bajo presión por los mercados financieros, que le exigen un comunicado periodístico sobre los avances. Ellos prefieren ofrecer a los reguladores su completa data para una aprobación y no una “aprobación de emergencia”, como la que Gran Bretaña concedió a Pfizer.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Ginés González García: “Es muy probable que la vacuna contra el COVID-19 se incorpore al calendario obligatorio en 2022”

Publicado

on

Por

En una entrevista exclusiva, el ministro de Salud aseguró que la Anmat “está dispuesta a aprobar el uso en emergencia de cualquiera de las candidatas que hoy están en el tramo final de la carrera”

Sobre el final de una jornada en la que se conoció que la vacuna para prevenir el nuevo coronavirus desarrollada por el laboratorio Pfizer y su socio alemán BioNTech había sido aprobada en el Reino Unido, Infobae entrevistó al ministro de Salud, Ginés González García, quien adelantó que es muy probable que la vacuna contra el COVID-19 se incorpore al calendario obligatorio.

La obligatoriedad de la vacuna que pondría fin a la pandemia que tiene al mundo en vilo fue uno de los temas que dividió aguas el último mes. A principios de noviembre el propio titular de la cartera sanitaria debió aclarar que no se iba a “vacunar a nadie por la fuerza” luego de que su secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, se manifestara en el sentido contrario y anticipara que la vacuna contra el nuevo coronavirus sería obligatoria una vez aprobada. González García en cambio apeló a “instar a convencer a la población de que se tienen que inmunizar”.

A última hora de ayer miércoles, en una entrevista realizada vía Zoom, el funcionario aseguró que “el Gobierno ha tratado después de tantos meses de pandemia de no alimentar el espectáculo de la confrontación”. Y aclaró: “Las vacunas, en realidad, son obligatorias si están incluidas en el Calendario Nacional, y esta vacuna, como es la primera, nunca se usó y va a tener una autorización transitoria y de emergencia. No va a ir al calendario de vacunación, con lo cual es absolutamente legal que no sea obligatoria”.

Y tras destacar que “la intención es no hacer un combate de esto y poder centrarse en cómo se logra una dificultad tan seria como es vacunar a tanta gente”, González García señaló: “La prioridad hoy es saber cómo nos vamos a proteger, cómo vamos a transitar este período de la pandemia, que es distinto, con otro optimismo, y esa es la razón por la que no se va a obligar a nadie, además de las razones científicas por supuesto”.

Sin embargo, adelantó que “en el año 2022, si esto continúa, muy probablemente la vacuna pueda incorporarse obligatoriamente”.Esa posibilidad “tendrá que ver con los resultados que tuvo”, indicó el ministro, al tiempo que aclaró que “cuando una vacuna es obligatoria tiene que ver, entre otras cosas, con que el Estado las paga; en este caso, el Estado la va a pagar pero no va a ser obligatoria”.

El día de ayer, el propio funcionario anunció en una entrevista radial que el laboratorio Pfizer había pedido autorización al ente regulatorio argentino para la aplicación de su vacuna en el marco de la pandemia. Consultado por este medio acerca de si podría ocurrir con algunas de las vacunas con las que la Argentina tiene acuerdos internacionales que sean aprobadas por la Anmat antes que por la FDA o la agencia regulatoria europea, como en principio se creía que debía pasar, González García aseguró que “la Anmat va a aprobar con toda la seriedad que corresponde a cualquiera de las candidatas que hoy están en el tramo final de la carrera”.“Lo que pasa es que depende de que le presenten la documentación pertinente, pero también creo que si hoy todas las punteras están manifestando a los países su voluntad de empezar a vacunar es porque claramente tienen los elementos necesarios para una autorización de emergencia”, aclaró.

El funcionario señaló que “lo que se autorizó en el Reino Unido es un uso de emergencia, y esto implica que tienen que presentar documentación farmacológica y clínica, o sea, a cuántas personas vacunaron, cómo dieron los ensayos en quienes recibieron vacuna versus placebo, cuáles fueron los efectos adversos, etc”, y no dudó en vaticinar: “Todas las grandes empresas hoy están en el tramo final de la carrera, por eso me parece que en este mes va a haber unas cuantas noticias como la del Reino Unido”.

El laboratorio Pfizer pidió ayer autorización al ente regulatorio argentino para la aplicación de su vacuna en el marco de la pandemia (Reuters)El laboratorio Pfizer pidió ayer autorización al ente regulatorio argentino para la aplicación de su vacuna en el marco de la pandemia (Reuters)

Cuando la agencia regulatoria aprueba un medicamento, en general sus estándares son siempre muy altos de manera tal que cuando uno aprueba, uno piensa que tiene ya suficientemente material a comprobar disponible”, subrayó González García, quien explicó que “a veces existe lo que se conoce como reciprocidad entre países, como tiene la Argentina con el Anvisa de Brasil, o sea que si aquí autorizamos una, inmediatamente se aprueba en Brasil, y lo mismo al revés”.

“Creo que esto va a ser como debe ser, con toda la documentación y la exigencia que requiere esto, trabajada en emergencia”, consideró, al tiempo que sostuvo que “pese a que estén autorizadas, los estudios de seguimiento van a continuar, se va a estudiar a los enfermos, los efectos colaterales, la cantidad de anticuerpos que tienen pasado un cierto tiempo”.

Para finalizar, la consulta apuntó a otro de los temas que genera incertidumbre en el común de la gente, y tiene que ver con la posibilidad de elegir o no qué vacuna aplicarse. “Va a ser difícil porque nosotros buscamos que la población sea nominada, pero como va a ser opcional, tal vez alguien prefiere esperar -aclaró-. Puede ser que alguien decida no vacunarse hasta que llegue tal o cual vacuna pero eso es un riesgo que correrá cada persona individualmente”.

Y sobre cuál creía que iba a ser la vacuna con la que se empiece a vacunar en el país, fue contundente al asegurar que “la primera que entreguen”. “Nosotros vamos a empezar cuanto antes, pero hay que tener en cuenta que la vacuna no solo tiene que estar en el país sino que tiene que estar aprobada por Anmat. En principio mantengo lo que dijo el presidente Alberto Fernández, queremos empezar a aplicarla en enero”.

(Visited 8 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Las aerolíneas enfrentan la “misión del siglo” con el traslado de las vacunas contra el coronavirus

Publicado

on

Por

Las empresas deben balancear la velocidad y el delicado tratamiento del depósito. Cómo es el trabajo detrás de escenas para un paso fundamental de la lucha contra la pandemia

En bodegas refrigeradas al costado del aeropuerto de Frankfurt, Lufthansa está preparando su disminuida flota para la titánica tarea de transportar millones de dosis de las vacunas destinadas a poner fin a la pandemia mundial.

Lufthansa, una de las aerolíneas de carga más grandes del mundo, comenzó su planificación en abril, anticipándose a las vacunas que Pfizer Inc., Moderna Inc. y AstraZeneca Plc están desarrollando en tiempo récord. Un grupo de trabajo de 20 miembros está intentando diseñar una manera de acomodar mayores cantidades de la crucial carga en los 15 cargueros 777 y MD-11 de Boeing, junto con espacio libre en una amplia flota de aviones de pasajeros que ahora vuela a solo 25% de su capacidad.

La pregunta es cómo lo ampliamos”, dijo Thorsten Braun, quien lidera el componente del esfuerzo global correspondiente a Lufthansa.

Imposibilitados de volar por un brote de covid-19 que diezmó la demanda de pasajeros, las aerolíneas serán los caballos de tiro en el intento por erradicar la enfermedad, transportando miles de millones de viales a todos los rincones del mundo. Es una tarea sin precedentes, que se hace más difícil por el disminuido estado de las aerolíneas después de recortar empleos, rutas y aviones para sobrevivir a una crisis que ha reducido el tráfico aéreo a nivel mundial en un 61% estimado este año.

“Este será el ejercicio logístico más grande y complejo de la historia”, dijo Alexandre de Juniac, director ejecutivo de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), el principal lobby de la industria. “El mundo cuenta con nosotros”.

(Alex Kraus/Bloomberg)(Alex Kraus/Bloomberg)

La IATA estima que se necesitará el equivalente a 8.000 cargas en un avión carguero Boeing 747 de 110 toneladas de capacidad para el traslado aéreo, que tardará dos años en suministrar alrededor de 14.000 millones de dosis, o casi dos por cada hombre, mujer y niño en la Tierra. Es una tarea difícil, dado que aproximadamente un tercio de la flota mundial de aviones de pasajeros aún está inactivo, según datos de Cirium.

Katherine O’Brien, directora de inmunización de la Organización Mundial de la Salud, compara la tarea de distribuir las vacunas después de la carrera de varios meses por desarrollarlas con escalar hasta la cumbre del Monte Everest después de haber llegado al campamento base.

“El ascenso hasta la cima realmente se asemeja a entregar las vacunas”, dijo el 16 de noviembre.

Estos son algunos de los mayores desafíos para lograrlo

Capacidad de carga

Hay alrededor de 2.000 aviones de carga especializados en uso, que transportan aproximadamente la mitad de todos los artículos que se trasladan por vía aérea. El resto generalmente va en la parte inferior (la “barriga”) de los 22.000 aviones regulares del mundo.

Si bien los cargueros están llenos, el volumen de carga aérea se ha desplomado este año debido a que gran capacidad en sus barrigas no se utiliza. Las aerolíneas han reclutado alrededor de 2.500 aviones de pasajeros para propósitos solo de carga, pero el trabajo de distribuir la vacuna sería más fácil si las flotas volaran con las frecuencias habituales a sus destinos habituales.

Al principio, al menos, el espacio será limitado. Se espera que la gigantesca tarea comience en un momento de mayor auge para los aviones de carga, justo antes de que el frenesí de las compras navideñas en línea, impulsado este año por el covid-19, alcance su cenit.

Pfizer planea enviar 1.300 millones de dosis de su vacuna para finales del próximo año. Moderna producirá unos 500 millones. AstraZeneca tiene una capacidad de fabricación de 2.000 millones de dosis, la mitad de ellas dirigida a países de bajos y medianos ingresos.

Para permitir que más aviones de pasajeros vuelvan a estar en servicio, los Gobiernos deben autorizar los viajes, dice Glyn Hughes, titular de carga global de IATA, especialmente interesado en retomar los niveles de tráfico previos a la pandemia.

La "coreografía" será delicada, con controles en cada eslabón de la cadena (Alex Kraus/Bloomberg)La “coreografía” será delicada, con controles en cada eslabón de la cadena (Alex Kraus/Bloomberg)

Temperaturas bajísimas

La vacuna de Pfizer y BioNTech agrega una dificultad adicional. Debe transportarse a menos 70 grados centígrados, más frío que el invierno en la Antártida, y las compañías planean usar sensores térmicos con GPS para rastrear la ubicación y la temperatura de cada envío de vacunas.

A su llegada, la vacuna se puede almacenar en congeladores de temperatura ultrabaja (que están disponibles comercialmente y pueden extender la vida útil de la vacuna por hasta seis meses), o en refrigeradores en hospitales durante cinco días a entre 2 y 8 grados centígrados, o en un contenedor térmico especial de Pfizer, en el que llegarán las dosis. Puede usarse como unidad de almacenamiento temporal rellenando con hielo seco por hasta 15 días. Una vez descongelados, los viales no se pueden volver a congelar.

Congeladores de Pfizer para el almacenamiento de la vacuna (Reuters)Congeladores de Pfizer para el almacenamiento de la vacuna (Reuters)

El manejo será delicado, con controles establecidos desde la fábrica hasta la clínica y todos los puntos intermedios. Prácticamente ningún avión es capaz de mantener elementos tan fríos. Las aerolíneas dependerán de los contenedores especializados de Pfizer para enfriar la medicina.

United Airlines comenzó vuelos para prepararse para la distribución de la vacuna de Pfizer, si recibe la aprobación regulatoria, dijo una persona familiarizada con el asunto. La compañía farmacéutica y la aerolínea declinaron comentar sobre los vuelos, que fueron informados anteriormente por el Wall Street Journal.

American Airlines y Delta se encuentran entre otras aerolíneas que han dicho que se están preparando para gestionar los envíos del medicamento de Pfizer.

La aerolínea American Airlines informó este lunes que ha comenzado a prepararse para la distribución de vacunas contra el coronavirus ensayando vuelos especiales entre Miami (Estados Unidos) y destinos en Suramérica. Las pruebas, según explicó la aerolínea estadounidense en un comunicado, simulan las condiciones requeridas para el transporte de vacunas contra la covid-19, incluida la refrigeración y el manejo de la carga.

Almacenamiento

A pesar de los obstáculos, una red global bien establecida para la distribución farmacéutica debería acelerar el flujo de las dosis. Ciudades como Miami, Dallas, Londres, la belga Lieja, Dubái, Bombay, Singapur e Incheon, en Seúl, tienen capacidades bien establecidas de congelación.

United Parcel Service y FedEx han preparado instalaciones, congeladores y camiones refrigerados para participar de la tarea.

Trabajos de preparación en FedEx para el transporte de vacunas supercongeladasTrabajos de preparación en FedEx para el transporte de vacunas supercongeladas

Las empresas de despachos tienen experiencia en el transporte de vacunas contra la influenza y muestras médicas a bajas temperaturas. Y tanto UPS como FedEx se movilizaron a principios de este año para transportar a EEUU toneladas de suministros médicos necesarios cuando la escasez era aguda. Desde entonces, se han coordinado con los fabricantes de vacunas y funcionarios gubernamentales para prepararse para el lanzamiento de una vacuna.

Llegar a los pobres

La agencia de ayuda humanitaria de las Naciones Unidas, Unicef, ha estado reclutando aerolíneas en su gran esfuerzo por distribuir la vacuna a más de 170 países.

Si bien el transporte de viales desde su punto de fabricación hasta un gran hospital o clínica en una ciudad grande y desarrollada es una cosa, el desafío se vuelve difícil en los países emergentes, donde la infraestructura para llegar a aldeas y pueblos remotos puede ser endeble y poco confiable, o incluso inexistente.

Unicef realizó una teleconferencia en noviembre con unas 40 aerolíneas para hacer planes para el transporte aéreo global a 92 de las naciones más pobres del mundo, para lo cual está liderando iniciativas para comprar y distribuir vacunas contra el covid. Con otros 80 países de mayores ingresos que la han elegido para proveer las vacunas que comprarán, el esfuerzo de la agencia cubrirá el 70% de la población mundial.

El último tramo

La entrega no implicará solo a aerolíneas. Automóviles, autobuses, camiones –incluso motocicletas, bicicletas y burros– pueden ser necesarios para llevar la vacuna a las zonas rurales. En algunos lugares, es posible que deba llevarse a pie.

Según la IATA, también preocupa la posibilidad de manipulación, producción de vacunas falsificadas e incluso intentos de interrumpir la distribución. Las compañías farmacéuticas han respondido solicitando escoltas de seguridad de extremo a extremo, según Dominic Kennedy, director gerente de carga en Virgin Atlantic Airways Ltd.

De Juniac, de IATA, insiste en que la industria está lista. “No vamos a decepcionar”, dijo.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas