Connect with us

Politica

Roberto Lavagna saldrá a confrontar con Cristina Kirchner para consolidar su candidatura presidencial

Publicado

on

Roberto Lavagna atraviesa días de definiciones. El reloj electoral no para, la ansiedad de la dirigencia política se multiplica y la necesidad de confirmar su candidatura se volvió un paso clave en el desarrollo de la estrategia de campaña. En dos meses se cumplirá el término para presentar candidaturas. Lo que resta hasta ese entonces es consolidar la idea de que su proyecto es serio y conseguir el mayor respaldo posible para darle volumen de inicio a la estructura política que lidere. Si crece en las encuestas, el apoyo de la mayor parte del peronismo llegará solo.

La estrategia con la que decidieron avanzar en el equipo de trabajo de Lavagna está asentada en cuatro ejes. Cuatro hechos que, si se concretan como imaginan, le permitirán al economista potenciar su ambición presidencial y transformarse en un candidato competitivo para afrontar las elecciones. La táctica demanda paciencia, tiempo y búsqueda de acuerdos permanentes. Y el ex ministro está convencido de llevarla a cabo.

En primer término, en el lavagnismo esperan con ansias la elección que se llevará a cabo en Córdoba el 12 de mayo. Si el escenario es similar al que hoy está dibujado en la provincia, Juan Schiaretti, actual gobernador, no tendrá problemas para imponerse en los comicios y renovar su mandato por una amplia diferencia. Si de antemano el futuro era prometedor para el dirigente cordobés, esa proyección positiva se acentuó luego de la fractura de Cambiemos y la confirmación de que competirán dos listas. Una liderada por Mario Negri y la otra por Ramón Mestre.

Roberto Lavagna junto al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti

Roberto Lavagna junto al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti

En el espacio de Lavagna esperan que el cordobés logre un triunfo arrollador y que envíe una señal de respaldo a la candidatura del economista. La confianza en que ese hecho se dé se construyó después de la reunión que el ex ministro y el gobernador tuvieron en la gobernación de Córdoba el 20 de marzo. Dentro del peronismo, Schiaretti es considerado “el jefe de los gobernadores”, lugar que se le otorga por su experiencia y el liderazgo en uno de los distritos electorales más importantes del país. Su palabra, entienden, tendrá peso específico en un mes de definiciones y en donde gobernadores y legisladores mirarán en detalle las señales políticas.

El ex ministro ya tiene el apoyo del socialismo, el GEN y el sector del radicalismo que no forma parte de Cambiemos. El paso siguiente es lograr ampliar el respaldo de la UCR. Hasta el momento cuenta con el acompañamiento de la rama radical que está fuera de Cambiemos y de la que forman parte Ricardo Alfonsín, Federico Storani y Jorge Sappia. Sin embargo, espera que el apoyo radical crezca. La tensión dentro de la coalición de gobierno genera incertidumbre sobre la continuidad de todo el radicalismo dentro de Cambiemos y despierta expectativa en el círculo del economista. El ex ministro es un candidato potable para el radicalismo y podría encauzar el descontento de aquellos dirigentes que están disconformes con el lugar que Macri le dio a la UCR dentro de la coalición.

En el camino para obtener apoyo radical está conseguir que Martín Lousteau juegue a favor de la candidatura de Lavagna. Los dos ex ministros del kirchnerismo tienen coincidencias en el diagnóstico de la crisis económica y en el camino a seguir para encauzar la situación. Están separados por el presente pero los une una mirada de futuro. Además, coinciden en la idea de consenso para gestar un nuevo esquema político. La diferencia es que Lavagna no está dispuesto a promover una alianza con Cambiemos y Lousteau, sí.

El economista junto a Miguel Pichetto y los senadores del PJ, a los que les explicó sus intenciones en el terreno electoral

El economista junto a Miguel Pichetto y los senadores del PJ, a los que les explicó sus intenciones en el terreno electoral

El diputado nacional de Evolución mantiene contactos con el gobierno nacional y aún no definió su futuro. En el lavagnismo están dispuestos a esperar la resolución que tome Lousteau. Entienden que si no cierra un acuerdo con el oficialismo – Mauricio Macri dejó abierta la posibilidad de compartir la fórmula presidencial con él – su llegada al espacio de Lavagna será una consecuencia directa. Los contactos con el ex embajador en Estados Unidos se mantienen y el vínculo es muy bueno. Una buena base para avanzar en la seducción y el convencimiento.

En el corto plazo el objetivo más claro es buscar el respaldo del peronismo federal y, principalmente, de los gobernadores del PJ que se distanciaron del kirchnerismo después del 2015. En esta parte de la estrategia está en juego las fechas de las elecciones provinciales y la necesidad de los mandatarios de no confrontar a Cristina Kirchner, autora intelectual de los acuerdos de unidad en un puñado de provincias. Muchos de ellos cerraron alianzas estratégicas con el kirchnerismo y no están en condiciones de expresar una postura pública a favor de uno u otro candidato. El refugio discursivo suele ser la unidad. En algunos casos, con la convicción y el concepto amalgamados.

Lavagna no quiere presionar a los gobernadores ni pedirles gestos de respaldo que ya sabe que no darán antes de asegurar las reelecciones en sus provincias. Esa decisión no impedirá tejer alianzas de bajo perfil con cada uno de los mandatarios y convencerlos de sumarse al proyecto que lidere. El ex ministro ya cuenta con el respaldo público de los gobernadores Sergio Uñac (San Juan) y Gustavo Bordet (Entre Ríos), quienes manifestaron su apoyo pero, al mismo tiempo, apelando al pragmatismo, pidieron la unidad de la oposición y la búsqueda de consenso con el kirchnerismo.

Lavagna junto a dirigentes de la UCR. El ex ministro buscará ampliar el respaldo radical

Lavagna junto a dirigentes de la UCR. El ex ministro buscará ampliar el respaldo radical

Los gobernadores no están dispuestos a embarrarse en las disputas internas del peronismo. Al menos, hasta que pasen sus elecciones provinciales. En el lavagnismo lo saben. Pero también tienen en claro que deben lograr mayor respaldo del peronismo para tener un proyecto político sustentable. No alcanza con la pata progresista. Por eso el mes de mayo servirá para trabajar la relación con los gobernadores y dar señales claras hacia el interior del peronismo federal.

El vínculo con los mandatarios será de bajo perfil y subterráneo. La forma de acercar posiciones les sirve a ambos. A los gobernadores que están convencidos de que el liderazgo de Cristina Kirchner cumplió su ciclo, pero no quieren jubilarla frente a encuestas que marcan un gran respaldo popular, y al ex ministro, quien necesita cautivar al peronismo que se distanció del kirchnerismo y construyó Alternativa Federal con la misión de romper la polarización entre Macri y Cristina.

El cambio más importante que protagonizará Roberto Lavagna tiene que ver con la posición que tomará en la confrontación pública contra Mauricio Macri y Cristina Kirchner. La principal rival en los meses que siguen en el calendario será la ex presidenta. En el espacio del economista consideran que son los únicos que pueden ganarle a Cristina en un hipotético ballotage y que el gobierno de Macri ya ha dado señales de un final anunciado.

Lavagna junto a Miguel Lifschitz, uno de sus principales socios (Diego Medina)

Lavagna junto a Miguel Lifschitz, uno de sus principales socios (Diego Medina)

Uno de los hombres más importantes en la estructura del ex ministro lo definió con claridad y convencimiento: “Macri fracasó, su política económica fracasó, su gobierno fracasó. Somos los únicos que podemos vencer a Cristina, lo muestran todas las encuestas. Y, además, sabemos qué hacer si llegamos a la Casa Rosada. Tenemos absoluta seguridad sobre el camino que hay que seguir frente a esta crisis y el caos financiero”.

En definitiva, Lavagna buscará posicionarse como el único candidato del peronismo que tiene posibilidades reales de ganarle a Cristina Kirchner. La confrontará. A ella y al modelo que lidera. El ex ministro de Economía quiere absorber los votantes que respaldaron a Macri en el 2015 pero que ya no están dispuestos a hacerlo. Aquellos que se inclinarían por una tercera opción porque se resistieron a votar a la ex jefa de Estado tres años atrás y, pese al impacto de la crisis, quieren repetir el comportamiento en estos comicios. También a los que tengan la decisión de respaldar una tercera opción antigrieta. Lavagna ya decidió quién será su contrincante. Macri quedó a un lado. La pelea por el poder será con Cristina.

(Visited 15 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica

La movilidad jubilatoria comenzará a debatirse hoy en el Senado

Publicado

on

Por

La reunión se realizará desde las 14 y está previsto que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; y la directora ejecutiva de ANSES, María Fernanda Raverta, expongan a través de videoconferencia ante los legisladores.

El proyecto de ley que modifica el índice de movilidad jubilatoria, enviado por el Poder Ejecutivo al Senado, comenzará a ser debatido hoy durante un plenario de las comisiones de Trabajo y Previsión Social y de Presupuesto y Hacienda de la Cámara alta, se informó oficialmente.

La reunión se realizará desde las 14 y está previsto que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; y la directora ejecutiva de ANSES, María Fernanda Raverta, expongan a través de videoconferencia ante los legisladores.

El proyecto de ley, enviado la semana pasada al Congreso, “propicia una nueva fórmula de movilidad de las prestaciones, mediante la sustitución del artículo 32 de la ley 24.241 y sus modificaciones cuya aplicación se encuentra suspendida por el artículo 55 de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el marco de la emergencia”.

La iniciativa impulsada por el Poder Ejecutivo modifica el índice de movilidad jubilatoria, elaborado en base al trabajo de una comisión mixta, y comenzará a utilizarse desde 2021, cuando venza el actual período de emergencia en la materia.

El proyecto contempla un aumento semestral mediante una fórmula que combina los índices de evolución de los salarios (50%) y de la recaudación (50%), vigente durante los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

El texto fue elaborado en base a la propuesta de 131 páginas elevada por esa comisión, creada a partir de la Ley 27.541 de Solidaridad Social e integrada por 17 miembros -legisladores del oficialismo y de la oposición y funcionarios nacionales-, cuya labor constó de 17 reuniones en las que se recibieron a 24 expositores.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Alberto Fernández descongela la relación con la CGT: almorzará con seis sindicalistas en Olivos

Publicado

on

Por

La dirigencia cegetista le reclamará por el recorte de la ayuda económica, las jubilaciones y las obras sociales. El Presidente, que no recibe a la central obrera desde septiembre y estaba molesto con las críticas sindicales, quiere apurar el Consejo Económico y Social

Alberto Fernández decidió descongelar el diálogo con la Confederación General del Trabajo (CGT): almorzará este martes en Olivos con seis dirigentes de la cúpula cegetista, que irán con una amplia lista de temas para resolver, desde el reclamo por el recorte de la ayuda económica hasta la ayuda para las obras sociales, pasando por el Consejo Económico y Social.

La delegación sindical estará integrada por los cotitulares de la CGT Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (estaciones de servicio), Andrés Rodríguez (UCPN); Gerardo Martínez (UOCRA), Armando Cavalieri (Comercio) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias).

La relación Gobierno-CGT estaba atravesando por una crisis luego de que el consejo directivo de la central obrera mantuvo una agitada reunión, el 10 de noviembre pasado, en el que abundaron los cuestionamientos contra el oficialismo por el ajuste que se puso en marcha a través de la eliminación de planes de asistencia como el IFE y el ATP (para pagar una parte de los salarios de empresas en crisis), la nueva fórmula de actualización de las jubilaciones, la desactivación del programa Precios Cuidados y el aumento de las tarifas y las prepagas.

La dirigencia cegetista resolvió entonces pedir una audiencia con el Presidente para plantearle su posición o, a lo sumo, un encuentro con el gabinete económico, pero el Gobierno decidió no concederle ninguna reunión por el malestar que causaron las críticas sindicales. Sin embargo, siguió en contacto con los gremialistas el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

Héctor Daer, cotitular de la CGT, y Alberto Fernández, en el acto del 17 de octubre en la sede cegetistaHéctor Daer, cotitular de la CGT, y Alberto Fernández, en el acto del 17 de octubre en la sede cegetista

El último contacto entre el jefe del Estado y la CGT fue en el acto por el 17 de octubre que se hizo en la sede cegetista de Azopardo 802, aunque el anterior contacto a solas en el que pudieron abordar una agenda de temas se produjo en septiembre pasado, también en la Quinta de Olivos, donde durante tres horas y media repasaron la situación socioeconómica y la propuesta sindical para reformular el sistema de obras sociales y evitar su desfinanciación.

En ese momento, la CGT y el ministro de Salud, Ginés González García, negociaban una propuesta para aumentar el aporte de los trabajadores a las obras sociales destinado a compensar los severos problemas financieros del sistema sindical de salud, agravado por la cuarentena, pero finalmente se frenó debido al rechazo que generó esa alternativa.

Entre las quejas de la CGT también figura que el titular de Salud no avanzó con la idea conjunta de redactar un proyecto de ley complementaria para corregir asimetrías del sistema de obras sociales. Sin embargo, González García trató este tema la semana pasada con sus colegas del gabinete económico y el superintendente de Servicios de Salud, Eugenio Zanarini.

Si fuera así, quedará más en evidencia que el Gobierno no quiso recibir hasta ahora a la CGT luego de sus críticas, pero le respondió virtualmente con anuncios vinculados con los reclamos que había efectuado la central obrera para dejar sin efecto el malestar existente.

El ministro de Trabajo Claudio MoroniEl ministro de Trabajo Claudio Moroni

Por un lado, se informó que pondrán en marcha el programa Potenciar Trabajo para asistir a parte de los beneficiarios del IFE y se relanzó el programa Repro II, a través del cual se pagará a los trabajadores de las empresas adheridas una suma de hasta $9.000 mensuales.

Por otra parte, poco después de que lo exigió el consejo directivo de la CGT, el Gobierno prorrogó por otros 60 días la prohibición de los despidos y la doble indemnización.

Además, los sindicalistas habían advertido que las obras sociales no estaban en condiciones de pagar las vacunas contra el COVID-19 y la Superintendencia de Servicios de Salud demoró sólo dos días en garantizar que el Gobierno “se hará cargo de la provisión y de la aplicación”.

Dos semanas después de las críticas de la CGT, por otra parte, Alberto Fernández se anticipó a contestar un viejo reclamo sindical: prometió que pondrá en marcha rápidamente el Consejo Económico y Social, sin esperar a crearlo mediante una ley, tal como había anunciado en el discurso que brindó el 10 de diciembre, cuando anunció como presidente de la Nación.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Alberto Fernández habló por teléfono con Joe Biden y le pidió ayuda en la negociación con el FMI

Publicado

on

Por

Fue este lunes, luego de varios días de negociaciones. El contacto duró 35 minutos. Menciones al Papa Francisco y América Latina.

Finalmente se produjo el esperado llamado. Alberto Fernández y Joe Biden hablaron este lunes por primera vez desde el triunfo del estadounidense en las elecciones presidenciales frente a Donald Trump. Fue una primera conversación, en la que el argentino, que estaba en la Casa Rosada felicitó al demócrata por su triunfo en las agitadas elecciones del pasado 3 de noviembre.

“Quiero trabajar junto a usted para ordenar a América Latina y creo que con el Papa como socio, definitivamente, nos va a ir muy bien”, le dijo Alberto F. a Biden de acuerdo a la Casa Rosada y según corroboró Clarín. El punto más fuerte fue cuando le pidió ayuda en las negociaciones con el FMI, con lo que el estadounidense estaría de acuerdo -siempre según fuentes argentinas- ya que dijo que iba a “tratar de saldar los problemas financieros de América Latina”. Luego el canciller Felipe Solá lo ratificó en una entrevista radial.

Clarín supo que hablaron del Papa Francisco, del cual ambos son admiradores. De hecho Biden es católico y siendo vicepresidente de Barack Obama organizó la visita del pontífice a Estados Unidos, en 2015. Y además, el Papa estuvo con su familia durante la muerte ese año de su hijo Beau.

Un comunicado de la Casa de Gobierno señalaba esta lunes que Fernández felicitó al presidente electo por el resultado en las recientes elecciones y resaltó que su triunfo significa “una gran oportunidad de generar un mejor vínculo para que Estados Unidos se reencuentre con América Latina”. Según la Rosada, Biden le manifestó al Presidente que “el continente tiene un gran potencial, con una democracia sólida, y tenemos una amplia agenda para trabajar desde Canadá hasta la Argentina”. Y que quería tener “una relación sólida con el continente”, sostuvo Biden. El demócrata también habló este lunes con el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado.

Fernández ya le había enviado un mensaje similar por Twitter tras la victoria sobre Donald Trump. La llamada la venía trabajando desde hace unos días el embajador en Washington, Jorge Argüello, quien estuvo hace diez días en Buenos Aires, coordinando varias cuestiones: el G20 con Fernández y el canciller Felipe Solá; los problemas de la deuda, y la llamada de este lunes con Biden.

En Casa de Gobierno, durante la charla, estuvieron Martín Guzmán y el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Béliz. Horas antes, Fernández habló con Jair Bolsonaro por videoconferencia

El comunicado de Presidencia cuenta que Fernández le dijo a Biden -que asume el 20 de enero- que estaban “culminando años difíciles para América Latina y que quería que “las cosas cambien” y que lo veían a él como “alternativa”. “Con una relación sólida y madura defendiendo la seguridad y las democracias en el continente, tengo la seguridad de que vamos a hacer muchas cosas juntos”, le ofreció.

“En otro trayecto de la llamada, el presidente argentino puso de relieve su vínculo con el Papa, con quien comparte su amistad. Así le transmitió el agradecimiento que tiene con el Papa Francisco, quien viene ayudándole desde que asumió Fernández a la presidencia y sobre todo en su apoyo en las negociaciones con el FMI”, afirmó el comunicado de presidencia.

Siempre según la línea argentina, Biden sostuvo que tiene “valores compartidos con el Papa, cómo el catolicismo, el cambio climático, la lucha contra la pobreza y los refugiados, y sostuvo que siente una gran admiración por él”.

“Ustedes tienen un país con una gran cantidad de recursos humanos y naturales, con una predominante descendencia europea. Eso va a ayudar a tener un futuro exitoso”, dijo Biden, que en los primeros días de su triunfo habló con el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Durante la campaña electoral de los Estados Unidos, Fernández y su gobierno se llamaron a silencio para no pronunciarse por un candidato u otro (la reelección de Trump o la elección de Biden), aunque confirmada la tendencia el 3 de noviembre empezaron a circular expresiones en favor del demócrata.

La única conversación de Fernández con Trump tuvo lugar el 1 de noviembre del año pasado, a días del triunfo que lo llevó a la Casa Rosada. Fue un diálogo breve pero cordial. “Felicitaciones por la gran victoria. La vimos por televisión”, comentó el mandatario estadounidense, según se indicó en una gacetilla del equipo de Fernández. Además, Trump le transmitió: “Va a hacer un trabajo fantástico. Espero poder conocerlo inmediatamente. Su victoria ha sido comentada en todo el mundo”. Desde entonces no se comunicaron más, y el estadounidense armó alianza con el brasileño Jair Bolsonaro.

Argentina precisa el apoyo de Washington a sus renegociaciones de deuda con el FMI, algo que no se produjo de manera explícita durante la administración de Donald Trump.

Por otro lado, hay asuntos comerciales pendientes entre Argentina y EE.UU. Uno de ellos es el contundente freno a la entrada del biodiesel argentino en Washington debido a la suba de aranceles, lo que afectó exportaciones por US$ 1.300 millones al año. El Gobierno no descarta protestar ante la Organización Mundial de Comercio por ello. Y, a su vez, recientemente, Estados Unidos planteó “preocupaciones” contra las trabas a las importaciones que incrementó el Gobierno a lo largo de este año.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas