Connect with us

Economia

La UIA recibió con apatía a Macri: dió su discurso ante la Convención con medio salón vacío

Publicado

on

Aunque intentó destacar aspectos positivos de su gestión, no pudo reflotar el cuadro crítico que trazó el titular de la UIA, que lo precedió. “Han sido cuatro años difíciles, en particular para la industria, pero ya estamos en una bisagra”, precisó Acevedo.

“Tenemos bases más sólidas para sostenernos, estamos mejor de cara al futuro porque nos apoyamos sobre mejores cimientos”, dijo este jueves el presidente Mauricio Macri, ante un salón a medio llenar por los industriales reunidos en el cierre de la conferencia anual de la Unión Industrial Argentina (UIA). El mandatario destacó que “hoy los argentinos pagamos un 3 por ciento del PIB menos de impuestos que en 2015″, mencionó el pre-acuerdo con la Unión Europea y la mejora del resultado comercial en el sector energético. En tanto, el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, apuntó que “han sido cuatro años difíciles y la industria los ha sufrido particularmente. Estamos en una bisagra”, dijo, y le recordó a Macri los 150 mil empleos industriales que se destruyeron durante la gestión Cambiemos. A diferencia de la apatía que despertó Macri, los empresarios interrumpieron un par de veces con aplausos al presidente electo, Alberto Fernández, quien por la mañana asistió al encuentro.

Los industriales tienen lista su agenda de reclamos para el próximo gobierno, aunque conviven con alto grado de incertidumbre alrededor de los próximos interlocutores y de las primeras medidas del gobierno de Alberto Fenández. Por ahora, el nombre que más suena en Producción es el economista Matías Kulfas, quien asistió al encuentro junto a Alberto. En el tope de la lista de los pedidos de los industriales aparecen los créditos blandos para la producción, estímulos fiscales, impulso al consumo interno y cambios en los convenios laborales. A cambio, preparan su participación en el acuerdo económico y social que tiene como principal eje reducir rápidamente la inflación del orden del 55 por ciento anual al 30 por ciento. O sea, recuperar el terreno perdido en esta materia a lo largo del gobierno de Macri, que habría prometido bajar fácilmente la inflación.

“En este proceso de normalización de la economía, tenemos que salir de lo que fue el fin del fin, tenemos que salir del cepo”. Macri hacía esa mención en la celebración industrial a fines de 2015, cuando el mundo de los popes industriales estaba extasiado por el triunfo electoral de Cambiemos. En esa oportunidad, Macri anunciaba la eliminación de los derechos de exportación para las manufacturas, la modificación del esquema de declaraciones juradas anticipadas de importación y el desmantelamiento del régimen de información que las empresas tenían que brindar al Estado en materia de precios y cantidades. El clima para Macri fue ahora diametralmente opuesto, y las palmadas de los industriales fueron para Fernández.

Según los datos de la UIA, la producción de la industria nacional per cápita registra en los últimos ocho años un achicamiento del 25 por ciento. Bajo la gestión de Macri, la reducción es del 17 por ciento. Esa caída acumulada se desagrega en una merma del 4,7 por ciento en 2016, seguida de una recuperación parcial del 2,6 en 2017. En los últimos dos años, la situación se volvió crítica, con una caída del 4,3 en 2018 y del 5 por ciento esperada para 2019. En términos de empleo, la situación industrial venía estancada hasta 2015, aunque a partir de allí, se perdieron unos 150 mil puestos industriales. “Argentina está paralizada, en particular su sector productivo”, resumió el economista jefe de la UIA, Diego Coatz.

Por su parte, Acevedo advirtió sobre el “sentido de la urgencia, que obliga a la negociación de un “acuerdo profundo de largo plazo”. El titular de la UIA también manifestó la “preocupación por la relación con Brasil. Necesitamos más integración que tensiones, porque el mundo es competitivo como para regalar nuestros mercados regionales”. Ante la consulta de este diario a un reconocido industrial acerca del apoyo a Macri por parte suya durante buena parte de su gestión y a pesar del constante retroceso industrial, la respuesta fue que, “en el fondo, estuvimos en una clara posición de que íbamos en el rumbo equivocado”.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Economia

Inflexible, Kim Jong-un empuja a Corea del Norte a una situación extrema y una posible guerra

Publicado

on

Por

No es demasiado tarde. Aún puede evitar que esta situación empeore”. Karen Pierce, embajadora británica ante las Naciones Unidas (ONU) fue clara en su diagnóstico: la crisis está al borde de salirse de curso. Le hablaba a Corea del Norte que volvió a ubicarse en el centro de la escena mundial por su amenaza nuclear. Las palabras de la diplomática resonaron en la cumbre de este miércoles en el Consejo de Seguridad y constituyeron un límite a los peligrosos ensayos que realizó el régimen de Kim Jong-un en las últimas semanas.

A la advertencia se sumó Francia. Su representante, Nicolas de Riviere, desechó las excusas de Pyongyang y sus aliados rusos y chinos. “De ninguna manera se justifica levantar las sanciones o usar una mano más ligera”, dijo el enviado de Emmanuel Macron dada la posición actual a la que condujo el país asiático en la reunión en Nueva York.

Las principales potencias europeas ven con gran preocupación el aumento de las provocaciones por parte del “líder supremo” norcoreano que se muestra inflexible ante la comunidad internacional. No sólo eso, el joven heredero dobla la apuesta y promete un “regalo de Navidad” para fin de año si las amonestaciones a la que fue sometido por sus violaciones a las resoluciones de la ONU no son levantadas. Un ultimátum que nadie tolerará. El organismo internacional sancionó a la dictadura en diciembre de 2017 -por tercera vez aquel año- luego de que continuara adelante con su programa nuclear.

El delicado panorama se agravó aún más el sábado último cuando cuando el régimen anunció que había ejecutado una “prueba importante” en la base de lanzamiento de satélites de Sohae. Diversos analistas internacionales informaron que en verdad se habría testeado un nuevo motor de misiles balísticos intercontinentales (ICBM), lo que implicaría un vuelco total por la gravedad del hecho. Pero la escalada parece no haber terminado ni empezado allí. Tres días antes había lanzado dos de corto alcance. El dictador prometió más muestras en el futuro cercano.

Los lanzamientos se reanudaron luego de que el dictador pateara el tablero de negociaciones y acercamiento con los Estados Unidos de manera unilateral. Súbitamente, colocó sobre la mesa el tema de las sanciones que exigió que se levantaran como condición a su posterior desarme. El ahogo económico y financiero en el que se halla su gobierno son absolutos. Es por eso que intenta desesperado la única carta que cree que podría funcionar: la presión armamentística. El 29 de noviembre pasado, el patrón que conduce Corea del Norte con mano de hierro dijo sentir una “gran satisfacción” con las pruebas de un lanzacohetes múltiple de gran calibre.

Las penalidades económicas impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU -votadas por sus quince miembros- tienen como objetivo obligar a las autoridades de Pyongyang a detener su plan así como también la construcción de cohetes de largo alcance. De acuerdo al texto aprobado en diciembre de 2017, las exportaciones de petróleo a dicho país seguirán limitadas. Los estados miembros de las Naciones Unidas tampoco podrán comprar los productos Made in NK y tendrán que expulsar a los trabajadores norcoreanos que giren divisas, una de las últimas fuentes de subsistencia del régimen.

De confirmarse que Kim probó finalmente un nuevo motor de misiles intercontinentales la situación podría tensarse al extremo. Corea del Norte no examina armas de tipo ICBM -diseñados para llevar ojivas- desde noviembre de 2017 fecha en la que lanzó un Hwasong-15. Aquella vez representó el alerta máxima. En su momento, el freno a estos ensayos fue una de las condiciones para entablar el diálogo con los Estados Unidos. El escenario podría repetirse. Y recrudecer con el paso de las horas.

Los aliados del régimen –Moscú y Beijing– creen que los castigos deberían aplacarse. Nada dicen de la hambruna que somete a la población por el desvío de recursos al desarrollo del material bélico. Si Pyongyang focalizara su precaria economía en el 40% de los habitantes que sufren una “severa falta de alimentos”, quizás sus socios tendrían más fuerza en su razonamiento. Sin embargo, prefiere recortar las raciones de alimentos hasta un nivel nunca antes visto y continuar con los testLos datos pertenecen a la ONU.

Kim, el inflexible, especula con la realidad interna y externa de Washington, subestimando la capacidad de maniobra de la Casa BlancaDonald Trump no tiene margen para mostrarse débil frente a sus senadores en momentos que enfrenta un impeachment. Necesita de ellos y sabe que dejarse presionar por el dictador sería una pésima decisión política, tanto doméstica como internacional. Tampoco permitirá que la amenaza atómica sea una moneda de cambio en las relaciones que mantiene con China Rusia. Ninguna administración norteamericana toleró presione semejantes poniéndolo en situación de rehén. La zigzagueante diplomacia norcoreana debería pensar dos veces antes de apostar esas fichas.

Además, Estados Unidos no está en soledad en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: Francia y el Reino Unido lo apoyan en su política. De persistir en su política, podría empujar a Washington a una acción más concreta y dolorosa que la económica. Ese escenario conduciría a Corea del Norte a tiempos prehistóricos en pocas horas.

La realidad de la población norcoreana pareciera no importarle al promotor de este conflicto. De acuerdo a un reporte titulado “Generación Perdida: la Salud y los Derechos Humanos en los niños norcoreanos 1990-2018”, elaborado por el renombrado profesor W. Courtland Robinson, del Departamento de Salud Internacional de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Heald en BaltimoreSegún la investigación, sólo en cuatro años (1994-1998) 3,5 millones de personas murieron de hambre. La población total de Corea del Norte era de 22,5 millones para entonces. La obsesión nuclear de la administración continuó pese a la catástrofe humana y el desastre económico que enfrentaba el país. Eran tiempos de su padre, sancion Jong-il. El heredero demuestra llevar sus mismos genes.

La periodista Nicola Smith, del diario The Telegraph, hizo una detallada descripción de la actualidad alimentaria. Como entonces, la falta de crecimiento económico, la sequía y una mala administración son semejantes. “La producción de alimentos del país fue de 4,951 millones de toneladas en 2018, 503.000 toneladas menos en 2017. Si bien las importaciones de alimentos reducirían parte de la brecha, las raciones diarias tendrían que reducirse de 550 a 300 gramos”. Pese a la desesperante evidencia, Kim -el inflexible- insiste con su programa ICBM y amenaza con “regalos de Navidad”. Juegos de guerra que quizás terminen mal.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Economia

Las expectativas de empleo para el comienzo de 2020 se mantienen estancadas: 8 de cada 10 empresas no prevé contrataciones

Publicado

on

Por

Aunque las expectativas de empleo para los primeros meses del próximo año —de enero a marzo— se mantienen con números levemente positivos, aún están estancadas: el 83% de las empresas (ocho de cada 10) no planea realizar cambios en sus dotaciones de personal, el 4% no sabe, el 7% planea aumentar sus nóminas y el 6% disminuirlas.

Los datos corresponden a un relevamiento privado realizado por la consultora Manpower entre más de 800 empleadores argentinos donde se calculó la expectativa neta de empleo, que surge de la diferencia entre el porcentaje de empleadores que anticipa un aumento en su personal y los que esperan una reducción. Para el primer trimestre de 2020, esa expectativa es de 1%, lo que representa una disminución de 1 punto porcentual con respecto al trimestre anterior, y una mejora de 5 puntos porcentuales en comparación al mismo período del año pasado.

Evolución histórica de expectativas de empleo desde 2010

Evolución histórica de expectativas de empleo desde 2010

“Las expectativas están estancadas. Los números son positivos pero es una expectativa bastante deprimida comparativamente con otros años. Como todavía hay bastante desconocimiento de las medidas del nuevo Gobierno, los empresarios en general se han quedado expectantes; no recibieron ni buenas ni malas noticias. Por eso no hubo una modificación en la tendencia que venía ocurriendo”, destacó Fernando Podestá, director Comercial y de Operaciones de Manpower. Y detalló que 2019 tuvo las expectativas más bajas en los últimos 10 años.

“Los rubros más destacados son agricultura porque se está previendo una buena cosecha, lo que se suma las temporadas de las economías regionales, y la construcción, lo que se puede atribuir a las restricciones ante la compra de dólares que lleva a las personas a buscar refugio para protegerse de la inflación”, agregó.

El relevamiento trimestral ya comenzó a mostrar el impacto de la caída de empleo en Vaca Muerta

El relevamiento trimestral ya comenzó a mostrar el impacto de la caída de empleo en Vaca Muerta

Las expectativas más altas proyectadas son para los sectores de agricultura y pesca (12%), construcción (11%), servicios (2%), manufacturas y administración pública y educación (1%). El sector de finanzas, seguros y bienes raíces reporta expectativas de contratación nulas. Mientras que las intenciones de contratación más débiles son para transportes y servicios públicos (-1%), seguido por comercio mayorista y minorista (-3%) y, por último, se ubica el sector minería y extracción.

En tres de las seis regiones relevadas, los empleadores tienen expectativas de contratación positivas para el primer trimestre del año. Las intenciones más fuertes son reportadas por la región de Cuyo (5%), seguida del área metropolitana y el NOA, ambas con 3%. En cambio, la región del NEA reporta las intenciones más débiles, con -6%, seguida de la Patagonia, con -4%, y la región pampeana, con -1%.

“Llama la atención la caída de expectativas de empleo en la región patagónica, como consecuencia del congelamiento de precios para el sector petrolero. En Vaca Muerta, nuestra zona más prometedora, vemos ahora un parate importante”, detalló Podestá.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Economia

La plata de la deuda para encender la economía

Publicado

on

Por

Sin espacio para aumentar el gasto público, sin emisión monetaria, la principal caja para generar políticas de expansión será la reorientación de los fondos que estaban previstos para cancelar vencimientos.

Como si fuera un GPS, el nuevo ministro de Economía, Martín Guzmán, mostró a grandes trazos el camino para revertir la delicada situación económica que dejó Mauricio Macri. Dijo que una de las rutas que podría tomar, la de la emisión monetaria, en realidad es una trampa que llevaría a la desestabilización general de las principales variables. También fue enfático en que no hay espacio para generar impulso fiscal, porque el mapa heredado no ofrece ninguna avenida ni tampoco calle ancha, sino apenas un pasaje que se estrecha por la propia recesión. Además, sostuvo que para lograr consistencia en el viaje hay que tender a conseguir superávit primario (que los ingresos del Estado superen a los gastos, sin contar los pagos de deuda). Guzmán también dijo, sin embargo, que el principal objetivo en materia macroeconómica es dejar de caer, y confirmó que habrá aumentos de emergencia para jubilaciones y asignaciones. Sin shock de emisión ni suba del gasto público, el atajo para llegar a destino será reorientar los 1,2 billones de pesos que actualmente están previstos para cancelar vencimientos en 2020. Esa será la principal caja para financiar a empresas y familias, mejorar los ingresos populares y empezar a encender la economía.

Guzmán no lo dijo expresamente en la conferencia de prensa que inauguró su gestión, pero fuentes oficiales lo anticiparon a este diario. Lo que si remarcó el ministro es que la renegociación de la deuda es fundamental para darle consistencia a un plan económico integral. Es clave no solo porque Argentina no está en condiciones de cumplir sus compromisos, como coincide todo el arco de economístas y admitía hasta el ex ministro de Cambiemos, Hernán Lacunza. La negociación con los acreedores también es esencial por este otro motivo: se necesita liberar recursos para apalancar políticas que rescaten a la producción y al mercado interno. Buena parte del margen de maniobra del año que viene surgirá de lo que se logre en esa mesa con los tenedores de bonos.

El proyecto de Presupuesto para 2020 que había presentado el gobierno anterior destinaba el 19,3 por ciento de las partidas a los pagos de deuda pública. Cuando Macri había empezado su gestión en 2015, la carga era equivalente al 5 por ciento de las partidas. Es decir que en cuatro años cuadruplicó el volumen de intereses a pagar por el brutal endeudamiento que le generó al Estado. Sobre gastos totales estimados en 6,2 billones de pesos, para deuda pública estaban previstos 1,2 billones. Guzmán pretende no gastar nada de eso el año que viene y repetir el escenario en 2021. Esa fuente de financiamiento indirecta pactada con los bonistas sería la más importante en el arranque del programa económico.

Quedan otras dos que el ministro no mencionó, pero que también aparecen en el radar. La primera es incrementar la recaudación fiscal con nuevas cargas de retenciones a las exportaciones, tanto del complejo agropecuario como de la minería, bajando las de la industria. También se analiza aumentar los ingresos por Bienes Personales, gravar las ganancias extraordinarias de los bancos y a quienes blanqueron y dejaron el dinero fuera del país. Finalmente, la última es una reasignación de partidas con una orientación pogresiva del gasto público. En lo inmediato, el GPS manda a rescatar la plata que era para la deuda.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas