Connect with us

Sociedad

La revancha de las “pelopincho”: invaden los patios de los que no se irán de vacaciones por el coronavirus

Publicado

on

Una de las principales marcas vendió en 40 días la producción de un año. Las fábricas trabajan a pleno para cubrir la demanda.

Cualquier diciembre que no sea el de 2020: el clima es de alguna fruta seca bañada en chocolate y una única pregunta: ¿Qué vas a hacer en las vacaciones? No importa mucho más que eso.

“Este” diciembre: no se puede entrar a casa, agarrar un puñado semiderretido de esas frutas secas y llevarlo a la boca. Se interpone el tapabocas. Y la pregunta cambió, ahora es: ¿Te vas a animar a ir a algún lado en las vacaciones?

Según estimaciones del Ministerio de Turismo de la Nación, por la pandemia del coronavirus solo viajará el 60% de quienes hubiesen armado las valijas sin el Covid-19 colgado en el arbolito. El resto se quedará en “Santa Terracita”.

En ese paraíso “argento”, que queda arriba (en la terraza) o en el fondo de casa, no hay protocolos. Ni barbijos. Ni miedo al contagio. Pero sí habrá agua. Las piletas de lona, que fueron furor en los 80 y los 90 —y marcaron la infancia de las y los millennials— están volviendo a muchas casas argentinas. Este verano será bien flashback. Y vinílico.

Las piletas en los patios, aunque el espacio sea poco. Foto Fernando de la Orden

Las piletas en los patios, aunque el espacio sea poco. Foto Fernando de la Orden

Diciembre de 1991. Esta periodista no podía dormir. Tenía cinco años y sabía que la manguera ya estaba puesta en la Pelopincho. Había visto a sus padres forcejear con esos pilares de caño blanco. Uno se fijaba y el otro se caía: a probar de nuevo. Y cuando finalmente había quedado armada, cuidado: no había certeza de que no fuese a “pincharse”. No importaba. Se llenaba en una noche y al otro día arrancaba el verano en esa casa de Ramos Mejía. La felicidad era tan específica como el Ilarilarilé oh oh oh de Xuxa.

Diciembre de 1987. “Mis amigos venían por esa pileta. Pero los amigos de mis siete hermanos también. Había que turnarse a veces. Y mis viejos se metían. Todos se metían. La infancia era eso. La pile llena. Vayas o no a la Costa. El verano era esa pile enorme”, dice Emmanuel Pereyra (37), de Moreno.

Así como en nuestros recuerdos están esas piletas de lona (la marca Pelopincho las identifica desde que los hermanos Benvenutti la crearon en los 70), este verano, nuevos niños y niñas van a conocer un producto actualizado —ahora inoxidable, con kit de reparación, bomba, filtro, lavapies, cobertor y base—, pero muy vintage.

“Vos no podés apretar un botón y aumentar la cantidad de piletas que hacés. Nadie predijo la pandemia ni que así como se triplicó la demanda de bicicletas, también todos iban a querer una pileta. En una fábrica la producción se programa anualmente. Y un año de nuestra producción se consumió en 40 días“, dice a Clarín Héctor Goette, el dueño de Pelopincho.

"Tenemos vendido el stock que vamos a producir hasta el 28 de diciembre", dice un fabricante de piletas de lona. Foto Guillermo Rodríguez Adami.

“Tenemos vendido el stock que vamos a producir hasta el 28 de diciembre”, dice un fabricante de piletas de lona. Foto Guillermo Rodríguez Adami.

Él está en San Luis, donde se fabrican las piletas, y no ve las filas que se arman frente a los locales que las comercializan. Pero, pese a que por las restricciones hasta hace una semana el 40% de los trabajadores y las trabajadoras de la fábrica no podían ir a la planta (viven en Córdoba y por la cuarentena estaba cerrada la frontera interprovincial), y a que los proveedores de materiales (como la resina, clave) estuvieron igual de “frenados” durante ocho meses, Goette está tranquilo: va a poder cumplir con estas ganas de pileta en todo el país. (Sí, se venden hasta en la Patagonia).

“Tenemos vendido el stock hasta el 28 de diciembre. La situación económica de los últimos dos años hizo que cayeran mucho las ventas, así que solo por ese remanente (las piletas que ya estaban en los negocios y no habían sido compradas), la gente va a poder tener la suya. Trabajamos al 100% de la capacidad posible. No van a faltar”, detalla.

Una de las Pelopincho más vendida ronda los $ 28.000, es la de 4,45 por 2,25 metros y 0,80 cm de profundidad, y se puede pagar en 18 cuotas. Algo muy diferente a lo que pasaba en los 90, cuando eran casi un “objeto de lujo popular”, sin financiación. Y un fetiche.

Pelopincho y piletas en los balcones en pandemia.

Pelopincho y piletas en los balcones en pandemia.

El “señor Pelopincho” aclara algo sobre la argentinidad de estos chapuzones. “Aunque las nuevas generaciones las conozcan ahora, porque no se irán de vacaciones, estas piletas no son un ‘sustituto’. No reemplazan nada. Las vendemos mucho en Mar del Plata, incluso. Es hacer asado y meterte en la pelopincho: algo bien de acá.”

Carla Policichio tiene 40 y, dice, es “una exnena todavía fan de estas entrañables piletas de lona“. Como cuida a su sobrinito y este verano él no se va a ir a la Costa, el sábado viajó desde Villa Real, en la Ciudad de Buenos Aires, hasta Ciudadela, para hacer una fila de más de quince personas y comprarle una pileta. Pagó $ 11.000 por la de 2 por 1,50 metros.

“Siempre quise volver a tener una, pero ahora me decidí. Nos vamos a meter todos. Mamá, papá, todos. No solo él. Ni lo dudes. Se la voy a regalar para Navidad y la armamos el 25 a la mañana. Pero es para todos, nadie se va de vacaciones“, cuenta. Y la “exnena”, en una frase, parece que ya está adentro de la “pile”.

Jonathan Fernández (36) está a cargo de Piletón, una empresa familiar que hace más de 40 años fabrica piletas de lona. Él le vendió la pileta a Carla. Clarín vio que los sábados al mediodía la fila en su local supera las 30 personas.

Contesto entre 300 y 400 mensajes de WhatsApp por día. Preguntan si hay. Hay. Fabricamos todos los días. Pero faltan materiales, como el PVC, que no te lo quieren vender hasta aumentar el precio, eso es lo único que nos baja la marcha”, dice Jonathan.

En piletas de lona, las opciones de tamaño son muchas. Foto Guillermo Rodríguez Adami.

En piletas de lona, las opciones de tamaño son muchas. Foto Guillermo Rodríguez Adami.

“Siempre empezamos a vender el 15 de diciembre. Este año arrancamos a fines de noviembre. La gente se queda en casa. Además, estamos vendiendo piletas grandes. Hace seis o siete años que no salían esos tamaños. Están usando en las piletas la plata que iban a gastar en las vacaciones“, describe. Las grandes tienen 4,28 por 2,92 por 1 metro y valen $ 47.000.

“Cualquier” diciembre, menos el de 2020: a estas piletas las compran solo mayores de 60, para sus nietos y nietas. “Este” diciembre: aparecieron los de 30 y pico, con o sin hijos, y los de 50, para usarlas ellos.

Andrés Álvarez tiene 48 años, es de Libertad, en la localidad bonaerense de Merlo, y compró la pileta grande. Diez mil litros en el patio de su casa, por $ 52.000, “con bomba y kit de mantenimiento”. Su nieta tiene seis, podría haber comprado la versión mini. Pero ella solo será “una más” en el paraíso del fondo. “No nos vamos a ir al Norte, como hacemos siempre. Y construir una pileta implica otros números. Invertí en la de lona, para toda la familia, que ellos tampoco se van a ir de viaje”, dice a Clarín.

Sustituto o no. Reemplazo de la Costa o no. Grande o chica. Cecilia Mussa, directora de Metalúrgica La Toma, sus piletas Sol de Verano ve como este diciembre se venden como carne para el asado. Pero, mientras vacas acá no faltan, sí falta la tela vinílica.

"Esperamos un gran año. Al estar en casa, muchos van a querer nuestras piletas", dicen desde una de las mayores fabricantes. Foto Guillermo Rodríguez Adami.

“Esperamos un gran año. Al estar en casa, muchos van a querer nuestras piletas”, dicen desde una de las mayores fabricantes. Foto Guillermo Rodríguez Adami.

“Por la situación económica, el año pasado no hubo buenas ventas. Ahora esperamos un gran año. Al estar en casa, muchos van a querer nuestras piletas, para después guardarlas y usar ese espacio de otra manera, en el invierno. Pero, por otro lado, por la pandemia, no conseguíamos las telas vinílicas, que se hacen con materiales totalmente importados. No hay nada en la Argentina. Eso nos complicó mucho para aumentar la producción”, explica Mussa a Clarín.

La marca de su familia nació en 1976, en la lonera de los hermanos Mussa, y ahora, la Sol de Verano modelo 300 (de 3 por 2,20 metros por 0,70) se vende en todas las cadenas de electrodomésticos ($ 17.000).

“La pileta hoy está catalogada como un artículo para el hogar. Vos decís: ¿Qué tiene que ver una pileta con un electrodoméstico? Es un producto que se demanda de la misma manera cada diciembre, según el clima. Es asado, cerveza y pileta de lona“, cierra.

Diciembre de 2020: pileta de lona, cerveza y asado. En ese orden. En “Santa Terracita”.

(Visited 91 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sociedad

Les pagó a 20 empleados durante un año con su restaurante cerrado y cuando reabrió, 14 ya tenían otro empleo, pero seguían cobrando

Publicado

on

Por

El emprendedor Tito Loizeau debió mantener cerrado su local temático y abonó puntualmente los salarios con el aporte del Programa ATP. Pero la mayoría de sus empleados ya había conseguido otro trabajo en el mismo horario. “Me estafaron a mí y al Gobierno”, se lamentó

Tras casi un año del cierre que les impuso la pandemia por coronavirus, los cines de la provincia de Buenos Aires y la Ciudad reabrieron en marzo con burbujas sociales, servicio gastronómico, y un protocolo específico que apela a la responsabilidad individual para evitar contagios, según dos disposiciones oficiales.

En ese marco, el emprendedor Tito Loizeau, dueño del restaurante temático de cine El Capitán, que funciona pegado al cine Showcase dentro del centro comercial Norcenter, en la localidad de Vicente López, se llevó una sorpresa inesperada cuando se aprestaba a reabrir su negocio tras casi un año de tenerlo cerrado como consecuencia de las restricciones dispuestas por la pandemia.

De los 20 empleados con los que contaba desde que abrió el restaurante en junio de 2019, registró que en marzo de este año, 14 se encuentran trabajando para otro empleador, pero siguieron cobrando el salario que les pagaba desde 2020 con la ayuda del Estado a través del Programa de Asistencia al Trabajo (ATP).

“Después de 12 meses cerrados por la cuarentena, el gobierno decidió habilitar los cines. Así que reabrimos El Capitán. 11 meses pagando salarios de 20 personas. Ahora los convoco a trabajar y 14 de las 20 estaban laburando en otro lado. Pelotudo es poco lo que me siento!!”, publicó Loizeau en la red social Twitter.

“Nosotros abrimos en junio de 2019. Es un restaurante temático de cine como si fuese Hollywood de los años ´30. Está ambientado como si fuera el teatro El Capitán de Los Ángeles, donde se entregaban los premios Oscar antiguamente”, dijo Loizeau a Infobae.

En ese marco, señaló que hasta el 10 de marzo de 2020 y le iba muy bien pero que ya lleva un año cerrado por las restricciones que estableció el Gobierno con respecto a la actividad del cine.

Tito LoizeauTito Loizeau

“En 10 días vamos a llegar a un año cerrados. En ese momento teníamos 20 empleados. El que más antigüedad tenía llevaba cinco meses trabajando. El Gobierno no nos permitió despedir ni suspender y entramos en este proceso de ATP para pagar los salarios. Y así estuvimos hasta el año pasado que el gobierno dejó de pagar el ATP”, detalló.

Y agregó: “Ahora se anuncia la apertura de los cines y entonces decidí convocar a los empleados a través del grupo de whatss app que tenemos. Los convoco y la sorpresa fue que de 20 empleados que teníamos, 14 están trabajando en otro lado. Y yo les seguí pagando el sueldo con la ayuda del Estado durante todo el año pasado. No vuelven a trabajar y hace meses que están trabajando en otros lugares, en el horario en el que yo les pagaba el sueldo”.

Yo no tenía ingresos y me hicieron pagar 11 meses un sueldo. Fue una avivada argentina (Tito Loizeau, dueño del restaurante El Capitán)

Para el empresario, lo razonable hubiese sido que los empleados presentaran la renuncia. “Nadie me mandó nada y me entero porque no quieren venir a trabajar porque ya están trabajando en otros lugares”, cuestionó.

Me alegra que hayan conseguido trabajo pero no entiendo por qué no me avisaron y me hicieron pagarle varios meses el sueldo cuando tenían trabajo en otro lado y nosotros estábamos cerrados”, insistió Loizeau.

Y detalló: “A algunos empleados que laburaron uno o dos meses les pagué once meses de sueldo y hacía cinco meses que estaban laburando en otro lado. Me estafaron a mí y estafaron también al Gobierno”.

Con respecto a la decisión que tomará en relación a la apertura o no del restaurante en este contexto, dijo que aún no lo tiene decidido.

“Tenemos muchas disyuntivas respecto a si conviene abrir o no ahora. Los cines abrieron la semana pasada y fue muy poca gente. Fue el 3% de los que iban habitualmente. También está el miedo de volver a abrir y tener que cerrar en invierno nuevamente por la pandemia”, remarcó.

El titular de El Capitán aún no sabe si reabrirá su restaurante dada la baja de su personal y una posible segunda ola de Covid-19.El titular de El Capitán aún no sabe si reabrirá su restaurante dada la baja de su personal y una posible segunda ola de Covid-19.

“Yo no tenía ingresos y me hicieron pagar 11 meses un sueldo. Fue una avivada argentina”, se quejó. Y agregó que en el restaurante hay mucho de capacitación del personal que hace difícil poder reabrir el negocio en el corto plazo cuando al mismo tiempo existe la posibilidad de tener que cerrarlo en algunos meses por una nueva ola de Covid-19.

“Puedo conseguir un reemplazo de estos empleados pero me lleva tiempo, me obliga a abrir más tarde y mi terror es que llegue el invierno y nos vuelvan a obligar a cerrar. Vamos a ver estos días que hacemos. La intención nuestra es abrir y la gente que está acá y se quedó tiene ganas de trabajar. Pero si en tres meses me cierran de nuevo puede ser un golpe fatal. Esta es la situación para nosotros hoy”, concluyó.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Portada

La ANMAT prohibió la comercialización de una marca de aceite de girasol

Publicado

on

Por

La disposición fue publicada este lunes en el Boletín Oficial

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica prohibió este lunes a través de su publicación en el Boletín Oficial, la comercialización de una marca de aceite de girasol.

La disposición 1532/2021 establece la prohibición de “la elaboración, fraccionamiento y comercialización en todo el territorio nacional del producto: “Aceite de Girasol, marca Ybarra, RNPA 02-146234 Elaborado por RNE 02-0007188”, por carecer de registros de establecimiento y de producto, y por estar falsamente rotulado al exhibir en el rotulo un número de RNE y RNPA inexistentes, resultando ser en consecuencia un producto ilegal”.

Además prohíbe “la comercialización en todo el territorio nacional de todos aquellos productos que exhiban en sus rótulos el registro sanitario de RNE N° 02-0007188 por ser productos falsamente rotulados que utilizan un RNE inexistente, resultando ser en consecuencia ilegales”.

En el considerando publicado en la disposición, se explica que “las actuaciones se iniciaron a raíz de que la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (ASSAl) informó las acciones realizadas derivadas de un programa de monitoreo en relación a la comercialización del producto que no cumple la normativa alimentaria vigente”.

Frente a ello, “la ASSAl en el marco del citado procedimiento tomó muestra oficial reglamentaria por Acta Toma de Muestra N° 011858 del producto investigado y del análisis de la misma el informe arrojó como resultado, en lo que respecta a la rotulación, “No conforme” por no declarar el nombre y domicilio de la razón social” y está en infracción”.

Es por eso que “la ASSAl realiza a través del SIFeGA (Sistema de Información Federal para la Gestión del Control de los Alimentos), las Consultas Federales a la Dirección de Industrias y Productos Alimenticios (DIPA) de la provincia de Buenos Aires a fin de verificar si los registros de establecimiento y producto que se exhiben en el rotulo del producto investigado se encuentran autorizados, a lo que informó que el RNE y el RNPA son inexistentes”.

En consecuencia, “la ASSAl por Disposición N° 05/2021 estableció el alerta alimentaria y ordenó la prohibición de la elaboración, tenencia, fraccionamiento, transporte, comercialización y exposición en todo el territorio de la Provincia de Santa Fe” y “notificó el Incidente Federal N° 2611 en la Red del Sistema de Información de Vigilancia Alimentaria – Red SIVA”.

Asimismo “el Departamento Vigilancia Sanitaria y Nutricional de los Alimentos del INAL verificó la promoción y venta en línea del mencionado producto, por ello, notificó al Programa de Monitoreo y Fiscalización de Publicidad y Promoción de Productos sujetos a Vigilancia Sanitaria a fin de que proceda a evaluar las medidas que considere adoptar”.

Se determina entonces que “el producto se halla en infracción por carecer de registros de establecimiento y de producto, y por estar falsamente rotulado al exhibir en el rotulo un número de RNE y RNPA inexistentes, resultando ser en consecuencia un producto ilegal”.

Ante ello, y “por tratarse de un producto que no puede ser identificado en forma fehaciente y clara como producido, elaborado y/o fraccionado en un establecimiento determinado, no podrá ser elaborado en ninguna parte del país, ni comercializado ni expendido en el territorio de la República” y que “en atención a las circunstancias detalladas”.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

La OMS le bajó el pulgar a la hidroxicloroquina: desaconsejó “fuertemente” su uso contra el coronavirus

Publicado

on

Por

Un grupo de expertos del organismo concluyó que “no tuvo un efecto significativo” en la prevención ni el tratamiento de la enfermedad.

El uso de la hidroxicloroquina como medida de profilaxis para prevenir el coronavirus ha sido “fuertemente” desaconsejado por un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud.

Ese fármaco ha dejado de ser “una prioridad de investigación” y los recursos deberían centrarse en otros más prometedores para prevenir la enfermedad, según un artículo que publica este lunes British Medical Journal (BMJ) y elaborado por expertos internacionales del Grupo de Desarrollo de Directrices de la OMS.

La “firme recomendación” emitida por los expertos se basa en “pruebas de alta certeza” procedentes de seis ensayos controlados aleatorios con más de 6.000 participantes, con y sin exposición conocida a una persona infectada por el SARS-Cov-2.

La hidroxicloroquina, según lo que los expertos califican pruebas de alta certeza, “no tuvo un efecto significativo sobre la muerte y el ingreso en el hospital”.

Además, las pruebas de certeza moderada mostraron que este fármaco “no tuvo un efecto significativo” sobre la infección por covid-19 confirmada en el laboratorio y “probablemente aumenta el riesgo de efectos adversos“.

Esta directriz se aplica a todos los individuos que no tienen Covid-19, independientemente de su exposición a una persona con infección por la enfermedad.

La recomendación de hoy es la primera versión de una “directriz viva” sobre los medicamentos para prevenir la Covid-19, desarrollada por la OMS, con el objetivo de proporcionar “una orientación fiable” sobre la gestión de la enfermedad y ayudar a los médicos a tomar mejores decisiones con sus pacientes.

Las directrices vivas son útiles en áreas de investigación que evolucionan rápidamente, como la Covid-19, porque permiten a los investigadores actualizar los resúmenes de evidencia previamente examinados y revisados por otros científicos, explica el BMJ.

El uso de la hidroxicloroquina fue propuesto al inicio de la pandemia para tratar a pacientes de coronavirus, pero el pasado junio la OMS anunció el fin definitivo de los ensayos clínicos, tras demostrar varias investigaciones que no reducía la mortalidad. Ahora desaconseja también su uso para prevenirla.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas