Connect with us

Medio Ambiente

La crisis climática está tiñendo de verde a la Antártida

Publicado

on

El continente alberga varios tipos de algas, que crecen en la nieve fangosa y absorben dióxido de carbono del aire. Su presencia fue advertida hace mucho tiempo por diversas expediciones, aunque recién los científicos realizaron un mapeo que encontró 1.679 floraciones

La Antártida evoca la estampa de un desierto blanco sin fin, pero la proliferación de algas está dando a partes del continente helado un tinte cada vez más verde.

El aumento de las temperaturas provocado por el cambio climático está ayudando a la formación y la propagación de la “nieve verde”, que se está volviendo tan abundante en algunos lugares que incluso es visible desde el espacio, según una nueva investigación publicada el miércoles.

Una fotografía tomada en 2018 y publicada el 19 de mayo de 2020 por la Universidad de Cambridge y Matthew Davey muestra al investigador Andrew Gray geoetiquetado las algas de nieve que florecen en la isla de Anchorage, cerca de la estación de Davis, en la Antártida. (Foto de Matthew Davey / Universidad de Cambridge / AFP)

Una fotografía tomada en 2018 y publicada el 19 de mayo de 2020 por la Universidad de Cambridge y Matthew Davey muestra al investigador Andrew Gray geoetiquetado las algas de nieve que florecen en la isla de Anchorage, cerca de la estación de Davis, en la Antártida. (Foto de Matthew Davey / Universidad de Cambridge / AFP)

Aunque a menudo se considera desprovisto de vida vegetal, la Antártida alberga varios tipos de algas, que crecen en la nieve fangosa y absorben dióxido de carbono del aire. Su presencia fue advertida hace mucho tiempo por diversas expediciones, como la realizada por el británico Ernest Shackleton, aunque se desconocía la extensión total.

Ahora, utilizando los datos recogidos durante dos años por el satélite Sentinel 2 de la Agencia Espacial Europea junto con observaciones sobre el terreno, un equipo de investigación de la Universidad de Cambridge y el British Antarctic Survey han creado el primer mapa de las floraciones de algas en la costa de la Península Antártica.

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra la configuración de la cámara IRGA (Analizador de gas infrarrojo) para medir el flujo de carbono, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey - Universidad de Cambridge / SAMS)

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra la configuración de la cámara IRGA (Analizador de gas infrarrojo) para medir el flujo de carbono, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey – Universidad de Cambridge / SAMS)

“Ahora contamos con una referencia de dónde están las floraciones de algas y podemos comprobar si comenzarán a aumentar en el futuro como sugieren los modelos”, dijo a Reuters Matt Davey, del Departamento de Ciencias Vegetales de la Universidad de Cambridge.

Musgos y líquenes están considerados los organismos fotosintéticos dominantes en la Antártida, pero el nuevo mapeo encontró 1.679 floraciones separadas de algas que constituyen un componente clave en la capacidad del continente para capturar el dióxido de carbono de la atmósfera.

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra algas verdes cerca de la Estación de Investigación Rothera, en Rothera Point, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey - Universidad de Cambridge / SAMS)

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra algas verdes cerca de la Estación de Investigación Rothera, en Rothera Point, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey – Universidad de Cambridge / SAMS)

“Aunque los números son relativamente pequeños a escala mundial, en la Antártida, donde hay una cantidad tan pequeña de vida vegetal, esa cantidad de biomasa es muy significativa”, dijo Davey.

“Mucha gente piensa que la Antártida es solo nieve y pingüinos. De hecho, cuando miras a tu alrededor hay mucha vida vegetal”.

El equipo calculó que las algas en la península actualmente absorben niveles de CO2 equivalentes a 875,000 viajes promedio en automóvil. “Parece mucho, pero en términos del presupuesto de carbono mundial es insignificante”, dijo Davey. “Fija el carbono de la atmósfera, pero no hará ninguna mella en la cantidad de dióxido de carbono que se está emitiendo en este momento.”

Folleto sin fecha publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra a Monika Mendelova tomando muestras de algas en el glaciar Collins, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey - Universidad de Cambridge / SAMS)

Folleto sin fecha publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra a Monika Mendelova tomando muestras de algas en el glaciar Collins, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey – Universidad de Cambridge / SAMS)

Los investigadores también descubrieron que la mayoría de las floraciones de algas estaban a menos de cinco kilómetros (tres millas) de una colonia de pingüinos, ya que el excremento de las aves es un excelente fertilizante.

El verde no es la única mancha de color en la Antártida. Los investigadores están planeando llevar a cabo estudios similares sobre las algas rojas y naranjas, aunque resultan más difícil de cartografiar desde el espacio.

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra una cápsula de supervivencia en la isla de Anchorage, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey - Universidad de Cambridge / SAMS)

Foto del folleto tomada en 2018 y publicada por la Universidad de Cambridge el 20 de mayo de 2020 que muestra una cápsula de supervivencia en la isla de Anchorage, en la Antártida. (AFP PHOTO / Dr Matt Davey – Universidad de Cambridge / SAMS)

“Más carbono absorbido”

Las regiones polares se están calentando mucho más rápido que otras partes del planeta y el equipo predijo que las zonas costeras bajas de la Antártida pronto estarían libres de algas ya que experimentarían veranos sin nieve.

Pero esa pérdida probablemente se verá compensada por una preponderancia de grandes floraciones de algas a medida que aumentan las temperaturas y la nieve en altitudes más altas se suaviza.

“A medida que la Antártida continúa calentándose en pequeñas islas bajas, en algún momento dejará de cubrirse de nieve en el verano”, dijo Andrew Gray, autor principal e investigador de la Universidad de Cambridge y NERC Field Spectroscopy Facility, Edimburgo.

“Por el contrario, en el norte de la península vimos algunas flores realmente grandes y tenemos la hipótesis de que es probable que veamos más de estas flores más grandes”.

Fotografía facilitada por la Universidad de Cambridge del investigador Matt Davey tomando muestras para el estudio en la Antártida. EFE

Fotografía facilitada por la Universidad de Cambridge del investigador Matt Davey tomando muestras para el estudio en la Antártida. EFE

Gray le dijo a AFP que las nevadas verdes en tierras altas “compensarían con creces” el efecto de las pérdidas de algas a nivel del mar.

Si bien más algas significa que se absorbe más CO2, las plantas podrían tener un impacto pequeño pero adverso en el albedo local: la cantidad de calor del Sol que se refleja desde la superficie de la Tierra.

Mientras que la nieve blanca refleja el 80 por ciento de la radiación que la golpea, para la nieve verde esa cifra está más cerca del 45 por ciento.

Sin embargo, el equipo dijo que es poco probable que el albedo reducido afecte el clima de la Antártida en una escala significativa.

“Habrá más carbono encerrado en el futuro solo porque necesita nieve para estar en un estado más fangoso para que las algas florezcan”, dijo Evans.

“Esperamos que haya un hábitat más adecuado y, en general, más secuestro de carbono”, concluyó.

(Visited 85 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Medio Ambiente

Apareció una abeja que se creía extinta desde hace 100 años

Publicado

on

Por

Los científicos no veían una abeja embozada australiana desde 1923. Ahora la han visto en libertad pero la mala noticia es que se cree que solo hay 6 en todo el planeta.

Los científicos no veían una abeja embozada australiana desde 1923. Casi cien años después y cuando creían que era una especie extinta, los investigadores han logrado avistar ejemplares en libertad. La mala noticia es que solo han encontrado seis.

El entomólogo James Dorey, recorrió junto un equipo de investigadores de la Universidad de Flinders, Australia, 225 potenciales lugares que podían ser hábitats para estas abejas que llevan su nombre por la forma de sus segmentos abdominales, que asemejan a los pliegues de una capa.

La tarea fue ardua porque se trata de una especie solitaria que no anida en enormes colmenas como las abejas domésticas de las que extraemos la miel.

La abeja embozada australiana que no se veía desde 1923 (James Dorey/Journal of Hymenoptera Research).

La abeja embozada australiana que no se veía desde 1923 (James Dorey/Journal of Hymenoptera Research).

Pero buscaron específicamente: lugares donde hubiera dos raros tipos de árboles: el árbol rueda de fuego y el árbol de fuego Illawarra. Ambos poseen unas extrañas flores rojas, las cuales son el alimento favorito de estas abejas. Y así encontraron los 6 ejemplares a menos de 200 metros de estos árboles.

Pero el placer de estas abejas también es su condena. Es que desde la colonización de los europeos, Australia perdió el 40% de su masa forestal y cada vez hay menos árboles, especialmente de estas dos especies rarísimas.

Para peor, la especie es muy sensible a los incendios, y Australia ha sufrido en los últimos dos años los mayores incendios de su historia.

Estas abejas necesitan de dos árboles: el rueda de fuego y el de fuego Illawarra. Ambos poseen unas extrañas flores rojas, las cuales son el alimento favorito de estas abejas (James Dorey/Journal of Hymenoptera Research).

Estas abejas necesitan de dos árboles: el rueda de fuego y el de fuego Illawarra. Ambos poseen unas extrañas flores rojas, las cuales son el alimento favorito de estas abejas (James Dorey/Journal of Hymenoptera Research).

Pero Dorey y su equipo tienen esperanza que haya más abejas de esta especie. El próximo paso es explorar las zonas de selva más densa, donde hay más de estos raros árboles cuyas flores se encuentran a decenas de metros sobre el suelo.

La pérdida de esta especie sería trágica, pues es la única representante del género Pharohylaeus de entre las 1.654 tipos de abejas nativas de Australia.

El estudio de Dorey y su equipo fue publicado en Journal of Hymenoptera Research.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Medio Ambiente

Un fotógrafo logró capturar por primera vez a un pingüino amarillo

Publicado

on

Por

Yves Adams tomó espectaculares imágenes en Salisbury Plain, una isla de Georgia del Sur

El fotógrafo belga de fauna salvaje Yves Adams estaba en medio de una expedición de dos meses en el Atlántico Sur cuando se encontró con algo que nunca había visto antes: un pingüino de color amarillo entre una colonia de 120.000 pingüinos rey.

Adams compartió su encuentro con el pingüino amarillo en Instagram el jueves pasado, cosechando miles de likes. “Ganar la lotería de la naturaleza al ver el pingüino rey más bonito y oder hacer fotos”, escribió Adams.

La rara ave fue vista mientras Adams y su equipo descargaban el equipo de seguridad y la comida en Salisbury Plain, una isla de Georgia del Sur. Lo que le ocurrió después fue un golpe de suerte.

Pingüino amarillo. (yves_adams)Pingüino amarillo. (yves_adams)

“Mientras desempacábamos nuestros botes de goma apenas después de desembarcar en una playa remota de la isla de Georgia del Sur, este pingüino rey leucístico se acercó directamente a nuestra dirección en medio de un caos lleno de elefantes marinos y focas peleteras antárticas, y miles de otros pingüinos rey”, escribió Adams.

“Nunca había oído hablar de un pingüino amarillo. Había 120 mil pájaros en esa playa y este era el único amarillo allí. Todos parecían normales, excepto este. Fue una experiencia increíblemente única”, contó el fotógrafo belga de 43 años.

Pingüino. (yves_adams)Pingüino. (yves_adams)

El fotógrafo tuvo la suerte de que el pingüino de colores brillantes aterrizara en la playa cerca de su equipo, haciéndose lo suficientemente visible para una foto sin obstáculos en medio de una mezcla caótica de pingüinos y focas. “Normalmente es casi imposible moverse en esta playa debido a todos ellos. Si hubiera estado a 50 metros de distancia, no habría podido observar este espectáculo”, explicó.

Las fotografías de Adams muestran al ave de color amarillo nadando sobre su estómago y contoneándose en la orilla junto a sus compañeros en blanco y negro.

El extraño color se debe a una condición de pigmentación llamada leucismo. Al igual que en el caso de los pingüinos albinos, se trata de un defecto de nacimiento causado por la falta de pigmento en la piel y los ojos, lo que da lugar a un color amarillo.

(Archivo/Shutterstock.com)(Archivo/Shutterstock.com)

“Medios de todo el mundo se hicieron eco de estas fotos, y el teléfono no ha dejado de sonar desde entonces… parece que necesitamos desesperadamente noticias amarillas”, escribió con humor. Y agregó emocionado: “Ciertamente valió la pena, incluso antes de que viéramos a este pingüino amarillo. Fue impresionante ver a miles de estas aves en una roca en medio de este enorme y salvaje océano”.

Aunque Adams fotografió al ave en diciembre de 2019, tardó más de un año en publicar las fotos debido a las exigencias de su exposición. El belga realizó la gira con la firma estadounidense Quark Expeditions, una empresa de viajes de expedición al Polo Sur, en diciembre de 2019.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Medio Ambiente

Siguen apareciendo islas en San Isidro: se formó la tercera en el Delta y la sumarán a la reserva protegida

Publicado

on

Por

Es una formación con sedimentos que trae el Río de la Plata y juncos.

Este lunes los vecinos de la localidad bonaerense de San Isidro amanecieron con una sorpresa: una nueva isla frente a las costas del municipio había emergido de las agua del río. El descubrimiento se suma a las otras dos islas ya existentes en el distrito y se comienza a cristalizar la idea de la conformación de un nuevo delta en la zona norte del conurbano.

¿Cómo aparece una nueva isla en ese distrito del Norte del GBA? “Se da naturalmente por la precipitación de los sedimentos que trae el Río de la Plata que principalmente provienen del noroeste argentino”, responde Barbara Gasparri, Directora de Ecología y Conservación de la Biodiversidad del municipio.

Y agrega: “Las islas de San Isidro se encuentran en crecimiento y continuamente se van a ir incorporando nuevas que irán ganando superficie”.

Nueva isla. Se encuentra ubicada en la extensión de la calle Uruguay al punto 53º del Río de la Plata y la calle Paraná.

Nueva isla. Se encuentra ubicada en la extensión de la calle Uruguay al punto 53º del Río de la Plata y la calle Paraná.

La nueva formación se trata de una acumulación de arena y juncos, pero se espera que pronto comiencen a crecer otras especies vegetales que son típicos del Delta. Los especialistas adelantan que con el correr del tiempo la zona se convertirá en tierra firme donde la gente podrá caminar. “En un futuro no tan lejano, será como en el Parque Municipal Ribera Norte. Es decir, la gente podrá recorrer esta nueva isla con guiás locales”, señalan.

Es por ello que Gustavo Posse, intendente de San Isidro, afirma que con la aparición de la nueva isla continúan “sumando territorio en el agua para conformar lo que en un futuro será el Delta de San Isidro”.

La nueva formación se encuentra ubicada en la extensión de la calle Uruguay al punto 53º del Río de la Plata, y la calle Paraná. Y se incorporará a las dos que ya fueron declaradas Reserva Natural y serán anexadas al Parque municipal Ribera Norte.

Nueva isla. Por el momento  se trata de una acumulación de arena y juncos.

Nueva isla. Por el momento se trata de una acumulación de arena y juncos.

En San Isidro aseguran que el municipio es pionero en la cantidad de áreas protegidas que tienen desde hace décadas. Con la reserva municipal más antigua del país, dos barrancas (en la Quinta Los Ombúes y el Museo Pueyrredón), los paisajes del Bosque Alegre, y las nuevas islas que se formaron en el Río de la Plata, el cuidado del medio ambiente aparece como prioridad en épocas en las que las quemas de humedales afectan a muchas especies nativas.

En el distrito también está el Parque Público del Puerto, que ya cuenta con más de 180 árboles nativos, y recientemente recuperaron 1.200 metros lineales de costa.

El hábitat terrestre y acuático del Delta del Paraná alberga a diversas especies autóctonas de flora y fauna como lobitos de río, coipos, peces, ranas, tortugas, carpinchos y más de 100 tipos de aves.

Nueva isla. Es la tercera que se forma frente a las costas del municipio.

Nueva isla. Es la tercera que se forma frente a las costas del municipio.

En 1996, Posse, como diputado bonaerense, impulsó una ley que logró establecer los nuevos límites de cada partido, incluyendo los territorios que se formaran en el Río de la Plata. “Desde esa época advertía que el Delta avanzaba. Luego cuando fui intendente logré el acuerdo de la modificación de ley de secciones de islas. Siempre busqué que las islas formadas, o por formarse en cada uno de los distrito fuese jurisdicción de esos distritos”, recordó el jefe municipal.

En 2018, por decreto y ordenanza municipal se declaró a las islas como “Reservas Naturales Integrales”, y el año pasado se obtuvo la sanción de la ley provincial.

El hábitat terrestre y acuático del Delta del Paraná alberga a diversas especies autóctonas de flora y fauna.

El hábitat terrestre y acuático del Delta del Paraná alberga a diversas especies autóctonas de flora y fauna.

El funcionario también explicó que “a través de esta medida, el municipio protege los ecosistemas ambientales y los hábitats terrestres y acuáticos del distrito, evita la especulación inmobiliaria y establece claramente lo que no se puede hacer en estos espacios”.

“Cuando logramos la jurisdicción de islas lo declaramos como área verde para que esta generación y las venideras tengan la posibilidad de tener una naturaleza viva como es la del Delta. La formación de las tres islas es algo fundacional y va a pasar a la historia de San Isidro”, afirmó.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas