Connect with us

Policiales

Hallaron el cuerpo de uno de los cuatro jóvenes que desaparecieron en el río Paraná

Publicado

on

Un hombre vio el cadáver flotando y dio aviso a las autoridades, que continúan buscando a los tres restantes. El canoero que los llevaba se salvó tras nadar hasta la isla Meza

Este miércoles, cerca de las 17, efectivos de la Prefectura Naval Argentina confirmaron en la provincia de Corrientes el hallazgo del cuerpo sin vida de uno de los cuatro jóvenes desaparecidos el sábado último en el río Paraná, luego de que naufragara la embarcación en la que intentaban llegar a la costa.

Familiares de los jóvenes precisaron a la agencia Télam que el cuerpo hallado corresponde a Ignacio Agustín Barrientos, de 22 años, quien cayó al río Paraná el sábado último junto a otras cuatro personas, cuando intentaban volver en una canoa desde la isla Meza a la costa del barrio Punta Taitalo de Corrientes.

El hallazgo, confirmado por la Prefectura Naval, se produjo cuando efectivos de la fuerza fueron alertados por un ciudadano que avistó a bordo de su embarcación particular un cuerpo flotando en el agua a la altura del kilómetro 1.211, sobre la margen izquierda del río Paraná.

En un parte de prensa de la fuerza se indicó que “de forma inmediata se desplegaron guardacostas y personal de la autoridad marítima al lugar, procediéndose al operativo de extracción”.

En tanto, medios fluviales y terrestres de la Prefectura continúan desplegados rastrillando la zona de búsqueda a efectos de dar con las restantes personas desaparecidas, en el marco de un caso que cuenta con la intervención del Juzgado Federal 1 de Corrientes, a cargo de Juan Carlos Vallejos.

Cabe recordar que, el sábado por la tarde, una precaria embarcación que habían contratado por 200 pesos por persona, zozobró en el río Paraná a la altura del barrio Punta Taitalo de Corrientes en momentos en que se precipitaba en la zona un temporal de viento.

Además de Ignacio Agustín Barrientos, desaparecieron en el siniestro náutico dos primos suyos, los hermanos Antonio y Cristian Barrientos, de 26 y 23 años respectivamente, y un amigo de los tres, Osvaldo Maciel, de 20.

Por su parte, el canoero se salvó tras nadar hasta la isla Meza, donde buscó a los jóvenes, a metros del sitio donde se produjo el naufragio de la embarcación.

Luego del hecho, el jefe de Prefectura de Zona Paraná Superior y Paraguay, Gustavo Daniel Díaz, aseguró en declaraciones a la agencia de noticias que ninguno de los jóvenes que iban a bordo de la embarcación tenía puesto el chaleco salvavidas y que el accidente ocurrió “cuando ya estaban regresando de su tarde de pesca”.

Sobre el operativo de búsqueda en aguas del río Paraná, remarcó que seis embarcaciones con tres efectivos, durante las 24 horas y buzos tácticos, durante el día, buscan dar con el paradero de los pescadores desaparecidos.

El domingo fue encontrada la embarcación que protagonizó el accidente y personal de Prefectura fue “alertado por ‘pescadores artesanales’ que observaron la aparente existencia de un casco sumergido”.

“Buzos pertenecientes a la fuerza, luego de efectuar inmersión logran recuperar de las aguas el casco involucrado en el hecho constatándose que se trata de una embarcación (P.R.F.V) de color verde/blanco con fondo rojo y motor fuera de borda de 2hp”, detallaron.

Seis embarcaciones con tres efectivos, durante las 24 horas y buzos tácticos, durante el día, buscan dar con el paradero de los pescadores desaparecidos.Seis embarcaciones con tres efectivos, durante las 24 horas y buzos tácticos, durante el día, buscan dar con el paradero de los pescadores desaparecidos.

Aquel día, Gustavo Daniel Díaz remarcó que en la búsqueda de los jóvenes contaban con el apoyo de “conocidos y amigos de las familias, muchos de ellos pescadores malloneros, conocedores de la zona”.

Frente a lo sucedido, familiares de los jóvenes desaparecidos pidieron a través de un posteo de Facebook ayuda a la comunidad para colaborar con las tareas de búsqueda.

“Por favor necesitamos combustible para cargar en los motores que llevan algunas canoas para ayudar en la búsqueda de los hombres que se perdieron en el río de Punta Taitalo, hay dos familias desesperadas”.

Asimismo, solicitaron víveres para todos aquellos que a lo largo de las 24 horas del día desde el sábado trabajan en la búsqueda de los jóvenes.

(Visited 75 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

Vieron manchas de sangre en su edificio y llamaron a la policía: en un departamento hallaron el cuerpo de una joven

Publicado

on

Por

Ocurrió en Salta. Macarena Sol Blanco Domínguez había sido denunciada como desaparecida el 5 de febrero por su pareja.

Macarena Sol Blanco Domínguez (27) salió el viernes 5 para su trabajo pero nunca llegó. Este domingo hallaron su cuerpo en un departamento del macrocentro de la capital salteña luego de que los vecinos de ese edificio reportaran manchas de sangre en el lugar.

Macarena había sido reportada como desaparecida por su esposo. Mamá de un chiquito de 4, su marido indicó que vestía remera rosa y pantalón negro. Incluso, una amiga de su mamá, que vive en Buenos Aires, amplió las búsqueda por redes sociales.

Pero no hubo rastros de Macarena en todo este fin de semana hasta que este domingo al mediodía los vecinos del edificio de Alvarado al 1.700 llamaron al 911.

De Macarena nada se sabía de ella desde el 5 de febrero. Foto: Facebook

De Macarena nada se sabía de ella desde el 5 de febrero. Foto: Facebook

En el lugar había manchas de sangre y por eso, cuando la Policía llegó al edificio, el encargado les abrió la puerta del departamento sospechoso: allí hallaron un cuerpo. Era Macarena: la identidad la confirmaría luego la fiscalía.

“Vuela, vuela bien alto paloma herida, vuela vuela bien alto paloma mía, donde ya no te alcancen esas manos asesinas!!! Mí querida Macarena, duerme tranquila tu sueño eterno que nosotros pediremos por tu Justicia“, posteó en Facebook Adriana Mejías, profesora de la víctima en la Fundación Nacimiento, una ONG salteña.

Macarena Sol Blanco Domínguez (27) era mamá de un nene de 4 años. Foto: Facebook

Macarena Sol Blanco Domínguez (27) era mamá de un nene de 4 años. Foto: Facebook

La titular de la Unidad de Femicidios del Ministerio Público Fiscal (UFEM), Mónica Poma, tomó intervención ante el reporte del hallazgo del cuerpo y se trasladó al edificio del centro salteño, junto a personal del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) y de la División Homicidios.

Allí, la fiscal realizó una inspección ocular y ordenó que se realicen los levantamientos de rigor e inicien las tareas investigativas, para tratar de establecer las circunstancias en que murió Macarena.

Los voceros detallaron que el cuerpo de Macarena fue trasladado al Servicio de Tanatología Forense del CIF, donde se realizará la autopsia que permitirá conocer la data y la causa de la muerte.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

El peligroso ex jefe de policía de San Isidro que cayó preso y con facas les robaba a otros detenidos

Publicado

on

Por

A Raúl Antonio Papa lo echaron de la cúpula distrital por hacer entraderas. Estuvo preso 6 años. Ahora lo acusan de extorsionar a otros reclusos.

Por segunda vez, un ex jefe policial de San Isidro quedó detenido y es investigado por haber extorsionado a presos del penal bonaerense de General Alvear. En 2017 ya había sido condenado a seis años de prisión por encubrir y proteger a delincuentes que cometían entraderas en el distrito de zona Norte donde había trabajado como integrante de las fuerzas.

Se trata del ex comisario inspector Raúl Antonio Papa, quien hace diez años era jefe distrital, la máxima autoridad de las 11 comisarías de San Isidro.

En los últimos días volvió a caer detenido en un domicilio de la localidad de Banfield y estaba cumpliendo la última etapa de su condena bajo el régimen de “libertad asistida“, por orden del fiscal Cristian Citterio, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 20 descentralizada de General Alvear.

"Encubrimiento doblemente agravado". En 2017 fue condenado a seis años de prisión.

“Encubrimiento doblemente agravado”. En 2017 fue condenado a seis años de prisión.

Luego de una investigación en la que se lo acusa de cumplir el rol de cabecilla de una organización integrada por varios reclusos de la Unidad 30 de General Alvear, el fiscal le imputa el delito de “extorsión”.

Según fuentes judiciales, Papa intimidó y amenazó con “facas” a otro preso para que entregara sus posesiones en el penal y transfiriera dinero a cuentas bancarias a cambio de no ser lastimado. “La víctima es también un ex miembro de una fuerza de seguridad que está detenido en el penal Alvear y cuya identidad se va a preservar para resguardarlo”, afirmaron.

Por otra parte, voceros policiales indicaron que se efectivizaron en total cinco detenciones en el marco de este expediente: tres internos de la Unidad 30 y dos externos, que entre ellos, se encontraba Papa.

La investigación arrojó que la banda estaba integrada por ex efectivos de distintas fuerzas de seguridad. Uno de los tres presos de la Unidad 30 que quedó detenido e imputado por esta nueva causa es identificado como Gorgonio Alcides Díaz, ex integrante de Prefectura Naval Argentina (PNA), que fue condenado por robo en 2013 en la casa del actual presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa.

Los otros dos reclusos acusados ​​fueron reconocidos por las fuentes como Claudio Alejandro Ibarra y José Aubert, mientras que el quinto inculpado, que fue apresado en la localidad bonaerense de Ranchos, es Gastón Alberto Escobar.

En las últimas horas, según indicaron voceros judiciales, Cittero indagó a los cinco imputados y que los únicos que declararon y negaron los cargos fueron el ex comisario Papa y Escobar, mientras que los otros tres se negaron a hablar ante el fiscal. Las fuentes además añadieron que las defensas de los cinco también plantearon excarcelaciones de los detenidos.

Papa, quien está exonerado de la fuerza, fue detenido en 2011 tras una investigación del actual fiscal general adjunto de San Isidro, Patricio Ferrari, quien probó a través de escuchas telefónicas que una banda de asaltantes que estaba compuesta por ex policías, tenía el amparo del por entonces jefe policial de la zona.

La causa se inició el 5 de agosto de 2011 cuando un empresario, Jorge Pereyra, sufrió una entradera al ingresar al garaje de su domicilio ubicado en San Isidro. El grupo de asaltantes llegó a robarle algunas pertenencias, pero la esposa de la víctima desde una ventana efectuó una serie de disparos y el hijo de Pereyra, que en ese momento llegaba a la casa, chocó uno de los vehículos de los delincuentes, y por lo tanto, se dieron a la fuga.

En ese auto quedaron celulares que fueron analizados y de los que surgieron escuchas donde el comisario Papa quedaba expuesto como encubridor de la banda, aunque él se defendió diciendo que ese delincuente sólo era un informante suyo.

El Tribunal Oral Criminal (TOC) 6 del municipio en 2017 había penado a Papa por el delito de “encubrimiento doblemente agravado por tratarse de un funcionario público y por ser consecuencia de un hecho especialmente grave”. En la causa también hubo otros cuatro inculpados.

(Visited 11 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

“Mi cuñado me pegó”, dijo antes de morir sin llegar a nombrar cuál pareja de sus 5 hermanas la asesinó

Publicado

on

Por

Teresa Leguizamón pudo esgrimir algunas pocas palabras antes de entrar en coma en el Hospital Narciso López, de Lanús. Dos días más tarde falleció.

Ya pasó más de un mes de la muerte de Teresa Silvana Leguizamón y su familia sigue pidiendo lo mismo que entonces: que se haga justicia, que se mueva la causa. La vecina de Lanús falleció el 30 de enero a causa de hemorragias internas y un derrame cerebral que fue provocado por múltiples golpes que recibió días antes de morir.

Antes de morir, cuentan sus hermanas, Teresa le dijo a la médica que la atendía: “Mi cuñado me pegó con un palo en la cabeza”.

Mónica Leguizamón, una de las cinco hermanas de la víctima, cuenta que el 28 de enero, el esposo de Teresa, se comunicó con Evangelina, otra de sus hermanas. “Le dijo que ella se había descompensado producto del estrés que le causó haberse enterado que uno de sus cuñados había tenido un accidente en moto. Algo que nada que ver. La cuestión es que minimizó completamente la situación por lo que Evangelina decidió llamar a Nancy (otra hermana)”.

Entonces llamaron a Alex, el hijo mayor de Teresa, de 21 años -tenía otras dos hijas, de 16 y 2-, quien al día siguiente fue a la casa y al abrir la puerta encontró un panorama devastador:  “Vio a su madre inconsciente agonizando en la cama con su beba al costado y separada por una silla. El marido no estaba, se había ido a trabajar y aparentemente la había bañado antes de irse. Alex inmediatamente llamó a la ambulancia y se la llevaron al hospital Narciso López”, relata Monica.

El pedido de justicia de la familia de Teresa en las redes.

El pedido de justicia de la familia de Teresa en las redes.

En la guardia la interrogaron y allí fue donde, “en un estado de semi inconsciencia”, dice Mónica, Teresa contó que le habían pegado un palazo en la cabeza. Dos días más tarde, y sin salir del coma farmacológico al que la habían inducido, falleció.

El propio hospital hizo la denuncia ante la evidencia de que podía tratarse de un femicidio. Pero entonces comenzó el calvario de las hermanas Leguizamón.

“Nos acercamos a la Comisaría 10ª y nos dijeron que volviéramos el lunes 1º de febrero porque en fin de semana no trabajaban. Fuimos ese día y no nos quisieron tomar la denuncia supuestamente porque el hospital ya la había hecho y tenían que mandar un médico perito para buscar la historia clínica ”, recuerda Monica. El periplo continuó el martes otra vez en la Comisaría y al día siguiente en los tribunales de Avellaneda-Lanús. “El jueves trasladaron el cuerpo a la morgue de Lomas y finalmente confirmaron el causal de su muerte: golpes”.

Aunque hay sospechosos, ya que Teresa mencionó un cuñado, todavía nadie fue citado a declarar. “Cambiaron al fiscal y la verdad es todo muy lento. Ya hicieron todas las averiguaciones correspondientes pero esto no avanza. El femicidio fue el 30 de enero, ya estamos terminando febrero y todavía no movieron los ojitos para leer el caso de mi hermana”, expresa Monica. Y dice que todavía ni saben cuál de los cuñados pudo estar involucrado en el femicidio, “pero el marido fue cómplice”, remarca.

El pedido de justicia de la familia de Teresa Leguizamón.

El pedido de justicia de la familia de Teresa Leguizamón.

“Supuestamente él llegó de trabajar el 28, la vio que estaba tirada en el piso, la levantó, la bañó y la acostó en la cama toda golpeada con hemorragias en varias partes del cuerpo. Después dice haber llamado al SAME que llegó a su casa pero no se la llevaron porque ‘era un mareo y nada más’, pero por lo que vi en la foto de la morgue hasta el más tonto se da cuenta de que algo le había pasado a mi hermana”, cuenta la hermana de la víctima.

La causa está en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial Avellaneda-Lanús, especializada en delitos contra la integridad sexual y violencia familiar y de género, a cargo de la fiscal María Soledad Garibaldi.

Según la investigación Judicial Teresa era víctima de violencia de género desde hace mucho tiempo ya que su marido la controlaba y restringía a tal punto que no le permitía la comunicación con sus propios familiares. “El le rompía celulares y de esta forma nadie sabia nada de ella y ella también minimizaba la situación, por eso nosotros no sabíamos nada”, señala Monica.

Actualmente la familia se encuentra a la espera de una respuesta y una justicia presente para que él o los responsables paguen por los hechos. “Solo queremos que se haga la detención inmediata de los culpables y que sea un juicio con todo el peso de la ley”, concluye Mónica.

(Visited 13 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas