Connect with us

Policiales

Habla el hombre que pasó 14 años preso por un crimen que no cometió: “Nadie va a poder devolverme lo que me sacaron”

Publicado

on

La Corte Suprema absolvió a Jorge Enrique González Nieva, condenado a 25 años por un homicidio en una salidera bancaria. El apoyo de los presos en la cárcel, su militancia para salir y por qué siente que no es el único

Jorge Enrique González Nieva manejaba un taxi tras años de ser colectivero cuando se lo llevaron detenido por supuestamente matar de un tiro en la cabeza en mayo de 2006 a una mujer en una salidera bancaria a metros del banco BBVA de Morón. La Policía Bonaerense buscaba a un tal “Funfa”. Un testigo lo marcó, así que debía ser Jorge. Detrás, había algo más complejo: una pelea con un vecino, policía de la Federal, que resultó ser amigo de un policía de la Bonaerense, dice Jorge. Luego, tuvo una pelea con un funcionario judicial en la calle, que terminó en una causa. Todo se mezcló.

Según consta en el expediente de su condena, un policía de apellido Casco, de la Comisaría 3° de Merlo, el amigo de su vecino de la Federal, había recibido un llamado anónimo en el que una persona que no se identificó le decía que el autor del disparo era un sujeto apodado “Funfa” y que, por averiguaciones, podía decir “en libre convicción” que “Funfa” era Jorge Enrique González Nieva. Luego, un testigo apareció y lo marcó en la Comisaría 3° de Castelar Sur, sin la presencia de abogados de Jorge, una irregularidad de tantas.

El sistema penal fluyó como suele hacerlo. El Tribunal Oral N° 1 de Morón lo condenó a 25 años como asesino y ladrón. Así, Jorge fue preso. La condena fue confirmada por una sala de Casación. Su defensa apeló. Durante todo el proceso clamó por su inocencia. Su pelea, con Mario Coriolano, titular de la Defensoría de Casación Bonaerense, llegó hasta la Suprema Corte bonaerense. Luego, se sumó como abogado Manuel Garrido, ex diputado, presidente de la filial local del Innocence Project, dedicada a revertir condenas a personas inocentes. La Corte provincial falló en su contra. Entonces, la defensa de Jorge, con el abogado Mario Coriolano, fue a la calle Talcahuano, a la última instancia posible en el máximo tribunal nacional, con un recurso de queja presentado hace cinco años atrás.

En 2016, Innocence Project encontró al testigo incriminador, un albañil. Según fuentes en la ONG, el albañil recordó en detalle la causa de la “salidera bancaria” y aseguró que “los policías lo volvieron loco”, habló de las múltiples oportunidades en que se presentaron en su casa con fotos. El albañil accedió a dar su testimonio ante una escribana pública y a que la entrevista fuera filmada.

Los tres primeros párrafos en esta nota son una síntesis en el tiempo: casi 14 años de vida de Jorge, más de 13 entre rejas, en las leoneras y pabellones de penales como General Alvear, trasladado una y otra vez. Le dieron la prisión domiciliaria hace más de un año. Volvió al Oeste, a su familia.

Hoy al mediodía, el abogado Garrido llegó a la casa del ex taxista en el Oeste. “Acuerdo”, decía la novedad sobre su expediente en el sistema web de la Justicia. Poco antes de las 15, la Corte Suprema de Justicia finalmente lo absolvió.

En el fallo, los jueces Rosenkrantz, Rosatti, Maqueda, Highton y Lorenzetti esgrimen duras críticas a la Corte provincial. Dicen que, básicamente, se condenó a González Nieva con nada, en procesos contrarios a los fundamentos del derecho, un hombre proverbialmente emplumado por el sistema.

infobae-image

Mientras tanto, el taxi que Jorge manejaba quedó en un depósito, entre polvo y mugre. No fue compactado. Quizás ni sirve. Fue abuelo en la cárcel. Sus nietas tienen la edad que tenían sus hijas cuando se lo llevaron detenido. El shock de la absolución se asienta de a poco. La tobillera electrónica comienza a pesarle y mira al futuro. Tendrá que pensar en su sustento, en trabajar, qué hacer, encontrarse con el mundo de la pandemia.

“Hace 14 años que esperaba esto”, dice Jorge a Infobae, una frase retórica, con el resto del tiempo por delante. Su discurso no es duro ni amargo, no grita. Hoy, Jorge tiene 55 años.

-Está esperando que le saquen la tobillera, me imagino.

-No sé cómo se maneja. El Tribunal que me condenó todavía no fue notificado, esto pasó recién. Deberían venir a sacármela hoy.

-¿Qué salió mal? ¿Qué cree que pasó con su historia?

-El problema es que no solamente me paso a mí. Va a seguir pasando mientras siga habiendo policías y funcionarios corruptos. Por suerte hay muchas organizaciones que te dan una mano. Gracias a Innocence Project demostré mi inocencia. Hay gente que desgraciadamente no tiene la capacidad de luchar. También hay mucha gente que en la cárcel se tira al abandono y espera que los años le pasen. Cuando estuve detenido traté de gritar a los cuatro vientos mi inocencia.

Jorge y su abogado, el ex diputado Manuel Garrido, presidente de la ONG Innocence Project. Jorge y su abogado, el ex diputado Manuel Garrido, presidente de la ONG Innocence Project.

-¿En cuántos penales estuvo?

-Cuando empecé estuve en General Alvear. Me hicieron entrar en 17 cárceles. Conozco todas las de la provincia. Y no es que yo era una persona conflictiva. Quizás hay una llamada para que me lleven a los peores lugares y pueda tener problemas, que me quite la vida. A los presos siempre le fui con la verdad, les dije que siempre fui un laburante. Los presos me sabían entender. “Vos venis con la verdad, no sos del palo, te vamos a dar una mano en lo que puedas”. Y me la dieron. Yo no fui con una mentira para hacerme un cartel.

-¿Siente que le pueden devolver algo de su vida?

-Nadie va a poder devolverme lo que me sacaron. No se trata de lo material. Se trata de los sentimientos. No pude ver el crecimiento de mis hijas.

-¿Piensa en un resarcimiento económico?

-No sé. Mis abogados me van a asesorar con eso.

(Visited 67 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

La amenazó de muerte por WhatsApp y la mató 48 horas después: la trama detrás del brutal femicidio de Guadalupe en Villa La Angostura

Publicado

on

Por

La joven de 21 años fue asesinada a puñaladas por su ex pareja en plena calle y delante de vecinos y turistas. La víctima había presentado varias denuncias por violencia de género: tal como con Úrsula Bahillo, su femicida tenía dos restricciones perimetrales

Al menos 48 horas antes de ser asesinada a puñaladas en pleno centro de Villa La AngosturaGuadalupe Curual había sido advertida por su femicida, Juan Bautista Quintriqueo, de que la iba a matar con un cuchillo.

Guadalupe, de 21 años, ya había presentado tres denuncias en un Juzgado de Familia y sobre el asesino, de 32, pesaban al menos dos restricciones perimetrales, según indicaron fuentes del caso a Infobae. Pero eso ya no parecía ser suficiente, tal como ocurrió en el caso de Úrsula Bahillo en Rojas y otros tantos femicidios en diferentes puntos del país. El sistema falló. Así, Guadalupe fue asesinada.

Durante los últimos cinco meses, Guadalupe compartía domicilio con su amiga Lucía Navarro, con quien durante el último año habían forjado un vínculo tan íntimo como necesario: ambas eran víctimas de actos de violencia de género por parte de sus ex parejas y Lucía representaba un soporte para Guadalupe a la hora de cuidar a la hija de Curual, de 1 año y 10 meses, que había nacido producto de la relación con el femicida.

Valeria Navarro, ex concejala de Villa La Angostura y hermana de Lucía, describió ante los medios locales el vínculo que habían formado las dos amigas como algo “inquebrantable”.

Guadalupe Curual tenía 21 añosGuadalupe Curual tenía 21 años

Curual se separó de Quintrinqueo seis meses atrás. Pocas semanas después, la joven decidió mudarse a un departamento alquilado junto a su hija y su amiga Lucía en el barrio Inacayal. Incluso, Guadalupe trabajaba en una panadería, cuyo dueño era otro hermano de la familia Navarro.

Además, cuando Curual acudía a su trabajo, Lucía se encargaba de cuidar a la bebé, que ya era para ella una suerte de sobrina.

Si bien los actos de violencia por parte de Quintrinqueo se habían iniciado en el lapso del último año, las amenazas y la violencia psicológica se habían intensificado durante los últimos seis meses.

Según pudo saber Infobae, a lo largo del último semestre, Guadalupe salía con miedo a la calle. Cada vez que iba al trabajo, miraba hacia afuera. Intentaba que alguien la pudiera llevar a la casa que compartía con su amiga para no encontrarse sola en la vía pública. Mientras, los mensajes del femicida se repetían. “Te estoy mirando. Sos mía. No sos de nadie más”, fue uno de los tantos chats de WhatsApp que le envió. El femicida no soportaba que la relación entre ambos se hubiera terminado.

La tensión aumentó en las últimas 48 horas. Quintrinqueo había viajado hacía una semana a Traful y tenía pensado regresar el martes. Así, el entorno de la víctima advirtió que tanto el domingo como el lunes, el femicida amenazó a Guadalupe mediante nuevos mensajes de WhatsApp. Le decía que apenas regresara a La Angostura la iba a matar con un cuchillo. También la amenazaba por el hecho de estar junto a Lucía: “Si están juntas, se van juntas”.

Lucía entendía y empatizaba con su amiga, ya que ella también es víctima de hostigamiento y violencia psicológica por parte de una ex pareja.

La joven asesinada tenía una hija de un año y 10 mesesLa joven asesinada tenía una hija de un año y 10 meses

Ayer por la noche cerca de las 21:30, ambas amigas vieron que Bautista Quintriqueo se encontraba en las afueras del domicilio con un cuchillo en la mano. De cara a las amenazas múltiples de las últimas 48 horas, Guadalupe sintió el peligro al que se enfrentaban ella y su hija y decidió salir corriendo para escaparse del agresor.

El femicida comenzó a perseguirla.

Después de unas cuadras, ambos llegaron a uno de los puntos más céntricos de Villa La Angostura, la esquina entre la avenida principal Arrayanes y el cruce con el Boulevard Nahuel Huapi, justo donde se encuentran la sede del Automóvil Club Argentino, la estación de servicio YPF y una juguetería emblemática de la zona. A 100 metros de esa esquina se ubica el cuartel de bomberos voluntarios de la ciudad, que es el lugar donde se cree que Guadalupe intentaba llegar antes de ser atacada por su ex pareja.

En ese punto neurálgico de la ciudad se encontraban en plena calle vecinos y turistas. Por eso, muchos fueron testigos del momento exacto en el que Quintrinqueo asesinó a la joven de 21 años.

“Estábamos con mi familia paseando en el auto en la avenida, cuando doblamos en el ACA como para la plaza de los Pioneros, vemos que viene corriendo una chica a los gritos pidiendo ayuda, atrás venía un hombre con un cuchillo enorme persiguiéndola”, le explicó una testigo al Diario Andino.

La víctima y el femicida. Guadalupe Curual y Bautista Quintrinqueo, cuando eran parejaLa víctima y el femicida. Guadalupe Curual y Bautista Quintrinqueo, cuando eran pareja

“La chica corría desesperada, se los veía cansados, como que venían corriendo desde la plaza San Martín (…) El tipo le clavó el cuchillo en el medio del esternón, fue terrible. La chica estaba quieta. El tipo amenazaba con el cuchillo a quienes trataban de frenarlo”, completó el relato.

Una vez cometido el asesinato, Quintrinqueo intentó escaparse, pero en su huida se topó con una pareja de policías de la ciudad de Zapala, que se encontraban de vacaciones y paseando por las calles de La Angostura en remeras y pantalones cortos.

Los dos oficiales también portaban sus armas reglamentarias, por lo que lograron reducir al asesino en Paseo de los Artesanos a punta de pistola. Al verse encerrado, el femicida quiso quitarse la vida, pero apenas se realizó un corte superficial en el cuello.

Quintrinqueo fue derivado al hospital local Oscar Arraiz, donde se recupera de heridas superficiales sin gravedad bajo custodia policial.

El caso fue asumido por el fiscal Adrián De Lillo, del Juzgado Multifueros de Villa La Angostura, quien posiblemente imputará a Quintrinqueo por el delito de femicidio y ordenará la prisión preventiva cuando reciba el alta hospitalaria.

Por otra parte, se analiza la posible participación en el hecho de otro hombre que también fue internado en el hospital de Villa La Angostura minutos después del femicidio. Los investigadores intentan determinar si se trata de una actual pareja de Guadalupe que también fue atacado por el femicida en las inmediaciones del departamento alquilado.

Si bien este fue el primer femicidio registrado en Villa La Angostura en 2021, los casos de violencia de género en la ciudad neuquina parecieron incrementarse a lo largo del último año. Durante todo el 2020 se registraron 343 denuncias por violencia de género, un promedio de casi una denuncia por día.

Un posteo que había hecho Guadalupe Curual en su perfil de Facebook, en reclamo de justicia ante otros femicidiosUn posteo que había hecho Guadalupe Curual en su perfil de Facebook, en reclamo de justicia ante otros femicidios

En tanto, la propia Valeria Navarro criticó con dureza las políticas de atención a violencia contra la mujer por parte de los funcionarios.

“Hace dos años, yo estando como concejala de la localidad, juntamos más de 2.500 firmas para que un terreno que tenía el municipio pudiera ser destinado para la comisaria de la mujer; sin embargo, por unanimidad de los 7 concejales, se rechazó el pedido”, expresó Navarro, en declaraciones al medio El Cordillerano.

“La única comisaría que funciona es la 28, a veces con personal no preparado, por lo que es muy duro ir hacer una denuncia por violencia de género. Te tratan de una manera que te genera ganas de irte por la puerta y esperar que tu destino te llegue”, añadió.

Asimismo, en la mañana de hoy, el fiscal De Lillo y el fiscal jefe de San Martín de los Andes y Villa La Angostura, Fernando Rubio, intentaron dar explicaciones ante una multitud reunida en la puerta de la Comisaría 28. Los empleados judiciales fueron insultados e increpados por una comunidad desesperada en busca de justicia.

(Visited 6 times, 6 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Mataron a su hermano, lo fue a despedir al cementerio y lo asesinaron

Publicado

on

Por

Marcelo y Javier Procopp fueron ejecutados en menos de 48 horas en Villa Gobernador Gálvez, cerca de Rosario.

La violencia armada golpeó por partida doble a una familia de Villa Gobernador Gálvez, en las afueras de Rosario, en menos de 48 horas. Luego del crimen de un hombre de 37 años el último domingo, este martes a la mañana fueron al cementerio en busca de su hermano mayor y lo mataron a balazos frente al resto de sus parientes y amigos.

“Están todos muy asustados, temen que vayan a asesinar a otra persona”, advirtió el fiscal Gastón Ávila luego de la primera inspección de la zona donde cuatro personas planificaron emboscar a la víctima.

Los agresores llegaron a bordo de dos motos antes de las 10 de la mañana. Un tirador se bajó de cada una y fueron directamente a buscar a Marcelo Daniel Procopp (45), quien intentó huir sin suerte mientras el resto de los testigos también escapaban a la carrera.

Marcelo Daniel Procopp (45), asesinado en Rosario.

Marcelo Daniel Procopp (45), asesinado en Rosario.

El cuerpo del hombre presentaba 13 orificios de bala. Los investigadores constataron que le dispararon al menos 12 de veces a corta distancia, aunque la cantidad de impactos que sufrió recién se conocerá mediante la autopsia en el Instituto Médico Legal (IML).

Por lo pronto, los peritos establecieron que los autores del hecho utilizaron armas de calibre 9 milímetros para luego escapar a plena luz del día.

En conferencia de prensa, Ávila comentó que tenía previsto entrevistar a Procopp este miércoles para avanzar en la investigación del crimen de su hermano Javier, quien vivía con sus padres lejos del Cementerio San Lorenzo. A este último lo acribillaron en la puerta de su casa el domingo, alrededor de las 20.

Mataron a dos hermanos en 48 horas. Foto: JUAN JOSE GARCIA.

Mataron a dos hermanos en 48 horas. Foto: JUAN JOSE GARCIA.

Marcelo se enteró por su madre y al día siguiente habló con medios locales sobre el episodio en Edison al 800 para negar la hipótesis de un conflicto por venta de drogas como posible móvil del hecho. Nadie imaginaba entonces que la familia volvería a ser el blanco de otro ataque a balazos.

El fiscal enfatizó que el mayor de los Procopp no había sido “testigo presencial”, y consideró “poco probable” que este nuevo asesinato en Suipacha al 3000 haya sido cometido para evitar que declarara.

En este sentido, recordó que la víctima sólo había hecho una “breve exposición” ante la Policía y optó por mantener bajo reserva los indicios respecto del motivo del primer homicidio.

El crimen causó gran conmoción. Foto: JUAN JOSE GARCIA.

El crimen causó gran conmoción. Foto: JUAN JOSE GARCIA.

La secuencia que describieron los primeros testigos frente al cementerio fue tan breve como aterradora. La familia estaba esperando la llegada del cortejo fúnebre en el momento en que aparecieron los atacantes. “Nos miraban mucho y ahi empezamos a correr“, citó el funcionario al repasar las pocas palabras que pudo intercambiar con algunos de sus integrantes después de la balacera.

En medio del amplio operativo policial que se montó en la zona, el cadáver quedó tendido sobre la plazoleta ubicada frente al acceso al predio en el que se iba a llevar a cabo el entierro. La ceremonia tuvo un final desgarrador y ahora la Justicia dispuso custodia para proteger al resto de los deudos mientras busca identificar a los responsables de ambos homicidios.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Locura al volante: chocó, quiso escapar y arrastró tres cuadras a un inspector de tránsito sobre el capot

Publicado

on

Por

Ocurrió en Córdoba. El agente contó que la mujer le gritaba: “te voy a matar”, mientras hacía maniobras para tirarlo del auto. Quedó detenida.

Los vecinos de Córdoba que filmaron el video no podían creer lo que estaban viendo. Como si fuera uno de los episodios de la película “Relatos Salvajes”, una conductora se llevó a un inspector de tránsito en el capot de su auto por tres cuadras.

La mujer fue detenida, aunque al no tener antecedentes, la liberación es un hecho, dijeron fuentes consultadas.

“Me llevó tres cuadras colgado del capó a gran velocidad. Le gritaba: ‘¡Dejame bajar!’. Y ella me decía: ‘Te voy a matar’. Mientras, doblaba en zig zag para tirarme”, contó el inspector municipal de la Dirección de Control de Transporte Freddy Corzo al programa Arriba Córdoba, luego de que el sábado pasado Eldoce.tv difundiera el video de la agresión.

Todo comenzó cuando la conductora chocó contra la patrulla municipal que estaba en el lugar porque había hecho una multa a un auto mal estacionado sobre la avenida 24 de Septiembre al 1300, barrio General Paz, de la Ciudad de Córdoba.

El inspector municipal de la Dirección de Control de Transporte Freddy Corzo. Foto: captura ELdoce.tv

El inspector municipal de la Dirección de Control de Transporte Freddy Corzo. Foto: captura ELdoce.tv

Ante el choque, los inspectores le pidieron a la mujer los datos para poder hacer el trámite del seguro. “No tenía documentación de ningún tipo. Ni personal ni del vehículo. Le pedimos que apague el motor pero ella nos insultaba”, siguió el relato Corzo y agregó que cuando llamaron a la grúa se descontroló la situación.

Corzo reveló que sufrió heridas en las manos y rodillas por intentar sostenerse mientras iba en el capot y la conductora buscaba tirarlo con maniobras. Luego de los 300 metros con el inspector en el capot, la mujer frenó y salió corriendo: la atrapó la Policía.

“Ella me decía: ‘Es mi cumpleaños, no me cagues el día’. Pero no podía dejarla conducir sin documentación”, contó Corzo.

Se llevó a un inspector de tránsito en el capot. Foto: captura Eldoce.tv

Se llevó a un inspector de tránsito en el capot. Foto: captura Eldoce.tv

La mujer quedó detenida por los delitos de “lesiones dolosas y resistencia a la autoridad”, aunque “si no tiene antecedentes no creo que siga presa”, dijeron las fuentes y la causa se tramita en la Justicia.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas