Connect with us

Coronavirus

El aumento de las variantes en Europa muestra cuán peligroso puede ser el virus

Publicado

on

Cuáles son los efectos de las nuevas variantes al día de hoy.

 

Europa, el epicentro de la pandemia de coronavirus, ha vuelto a llenarse de casos nuevos que están inundando algunos hospitales de la zona y provocando un preocupante aumento mundial de COVID-19.

No obstante, esta vez la amenaza es diferente: lo que está impulsando el aumento de casos nuevos es una variante del coronavirus conocida como B.1.1.7, que apareció por primera vez en el Reino Unido, la cual no solo es más contagiosa que el virus del año pasado, sino también más mortal.

En este momento, la variante se está propagando en al menos 114 países; sin embargo, sus efectos devastadores no son tan visibles en ningún lugar como en Europa, donde miles de personas mueren diariamente y las economías de los países, de por sí perjudicadas, vuelven a verse afectadas por nuevas restricciones en la vida cotidiana.

La variante B.1.351 del virus, que se detectó por primera vez en Sudáfrica, reduce la eficacia de algunas vacunas,. Foto: AP Photo/Jerome Delay.

La variante B.1.351 del virus, que se detectó por primera vez en Sudáfrica, reduce la eficacia de algunas vacunas,. Foto: AP Photo/Jerome Delay.

Incluso cuando la variante apareció en el Reino Unido en diciembre, también estaba sembrando brotes en todo el continente y muchos de ellos pasaron inadvertidos tras un descenso general de los casos.

Ahora esos brotes con la variante se han disparado. Mientras tanto, esta ha desplazado a otras versiones del virus y se ha vuelto predominante en más de una decena de países europeos.

También hay otras variantes preocupantes. Se ha descubierto que la B.1.351, que se detectó por primera vez en Sudáfrica, reduce la eficacia de algunas vacunas, incluida la de AstraZeneca, que se utiliza de manera generalizada en todo el continente.

Por su parte, la P.1, la variante que ha llevado a los hospitales de Brasil al límite, parece ser más contagiosa que la versión original del virus y también contiene una mutación que disminuye la eficacia de las vacunas.

A pesar de ver cómo la variante B.1.1.7 afectaba el Reino Unido, los legisladores de la Europa continental tardaron en reaccionar. A finales de enero, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, desafió el consejo de sus asesores científicos a favor de nuevas restricciones.

Ahora la cifra de casos diarios se ha duplicado, los hospitales se están llenando de pacientes y Macron ha impuesto un tercer cierre nacional.

“Lo que me sorprende es cuántos países no anticiparon lo que provocaría la mutación B.1.1.7”, señaló Devi Sridhar , profesor de salud pública global de la Universidad de Edimburgo en Escocia. “La gente la subestimó, en lugar de pensar que debíamos aprender de lo que estaba ocurriendo” en el Reino Unido.

Lo que ocurrió en el Reino Unido fue una muerte masiva y un desbordamiento de los hospitales a una escala nunca antes vista en la pandemia.

Desde que se detectó la variante B.1.1.7 a finales de septiembre, han fallecido 85.000 personas. Cuatro millones de personas (uno de cada diecisiete británicos) se contagiaron.

En algunos aspectos, Europa está mejor preparada. Los países comenzaron a secuenciar las muestras de virus de manera más agresiva en enero y febrero. A pesar de los contratiempos en el suministro y de un sobresalto respecto a la seguridad de la vacuna de AstraZeneca, alrededor del catorce por ciento de la población ha recibido al menos una dosis de una vacuna.

Las vacunas ofrecen una protección sólida contra la variante B.1.1.7, y los casos nuevos en toda Europa han disminuido ligeramente en los últimos días.

No obstante, la gran mayoría de la gente sigue siendo susceptible. Además, los científicos temen que una vez que las personas estén ampliamente protegidas contra la B.1.1.7, otras variantes puedan ganar ventaja al eludir en parte la respuesta inmune.

Por esa razón, Francia ha tratado de impedir que la B.1.351 se afiance en el este del país y ha acelerado el proceso de vacunación. Se espera que todas las vacunas principales prevengan la enfermedad grave y la muerte a causa de las variantes, lo cual provocaría que cualquier oleada futura en países donde la mayoría de la población está vacunada sea menos mortal.

“Creo que con la vacunación acabaremos controlando la variante B.1.1.7 en el Reino Unido”, afirmó Nicholas Davies , profesor adjunto de modelos matemáticos en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres . “Pero, por desgracia, en ese momento no es difícil que otra variante con algunas características le permitan evadir las respuestas inmunitarias o la protección de la vacuna comience a ser más dominante”.

No hay dos países que se encuentren exactamente en la misma situación. El índice de casos nuevos en Polonia se ha quintuplicado desde mediados de febrero, lo que ha obligado a cerrar la mayoría de los locales públicos. El índice de Alemania se ha duplicado y ha ocasionado la prohibición de las reuniones nocturnas en Berlín.

Los científicos afirman que las vacunas acabarán venciendo a las variantes, y las restricciones estrictas pueden reducir los casos de la B.1.1.7, como ha ocurrido no solo en el Reino Unido, sino también en Irlanda y Portugal, que se vieron afectados por la variante poco después del Reino Unido y desde entonces han empezado a reabrir de manera gradual.

No obstante, ni siquiera esos países aún están fuera de peligro. “Tenemos que asegurarnos de que retiremos los bloqueos muy lentamente, y de que las vacunas aumenten y protejan a la mayor cantidad de personas posible, incluidos los niños”, comentó Stephen Griffin, virólogo de la Universidad de Leeds de Reino Unido.

Los científicos consideran que la variante es un 60 por ciento más contagiosa y un 67 por ciento más mortal que la versión original del virus, lo que hace que la batalla para contenerlo sea más lenta y difícil.

“Hemos visto en muchos países con cuánta rapidez puede llegar a ser dominante”, dijo Lone Simonsen , profesora y directora del Centro PandemiX de la Universidad de Roskilde, de Dinamarca. “Y cuando predomina, se necesita un esfuerzo mucho mayor para mantener el control de la epidemia que el que se necesitaba con la variante anterior”.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

Confirman 16.350 nuevos casos y el país es el cuarto con más contagios diarios

Publicado

on

Por

En la última semana tuvo el promedio más alto de nuevos positivos, detrás de India, Brasil y Estados Unidos. Este domingo se superaron los 3,3 millones de infectados. Hubo otras 270 muertes.

El Gobierno confirmó este domingo 16.350 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas, con lo que superó los 3,3 millones desde el inicio de la pandemia. Además se informaron otras 270 muertes.

Los datos surgen del parte diario publicado esta tarde por el Ministerio de Salud. Los fallecidos por covid-19 ya son 70.522.

La cantidad de pacientes graves de covid-19 volvió a subir y ya son 5.538 los que están internados en terapia intensiva. La ocupación de camas críticas -por todas las patologías- es del 75.4% en el AMBA, mientras que a nivel nacional se ubica en 69.3%.

CASOS
3.307.285


72.885,0
por millón de hab.

Argentina
MUERTES
70.522


1.554,1
por millón de hab.


Fuente: Johns HopkinsChart: Flourish | Infografía: Clarín

Argentina es el cuarto país con mayor cantidad de nuevos contagios a nivel global. Tomando el promedio de los 7 días previos -del 9 al 15 de mayo-, la cantidad diaria de infectados reportada oficialmente es de 22.111.

Según un relevamiento del sitio Our World in Data, esta cifra sólo es superada por India (que promedia 341.142 contagios por día y sufre un avance devastador de la crisis sanitaria), Brasil (62.950) y los Estados Unidos (33.859).

Si se toma la incidencia de casos positivos en relación a la población, la situación es similar. Argentina tiene una tasa de 489 infectados nuevos por millón de habitantes. Es la quinta más alta del mundo.

La ocupación de terapia intensiva es una de las variables que preocupa y siguen de cerca las autoridades sanitarias. Foto: Luciano Thieberger.

La ocupación de terapia intensiva es una de las variables que preocupa y siguen de cerca las autoridades sanitarias. Foto: Luciano Thieberger.

Con una salvedad: ninguno de los cuatro países que la superan tiene más de 4 millones de habitantes, por lo que la tasa en medio de un brote tiene a dispararse. Se trata de Seychelles (que tiene 4.083 nuevos infectados por millón), Maldivas (2.393), Baréin (939) y Uruguay (792).

Más de 3,3 millones

Los 16.350 contagios reportados hoy -sobre un total de 67.507 testeos- marca un fuerte salto para la media que se venía registrando los últimos domingos, ya que es el día en que habitualmente se dan a conocer menos casos. Las dos últimas semanas la cifra había rondado los 11 mil.

De esta forma, Argentina llegó a los 3.307.285 infectados de covid-19 desde el inicio de la crisis sanitaria global.

La tasa de positividad -que mide cuántas de las personas hisopadas tenían el virus- se ubicó este domingo en 24,2%, una cifra inferior a la que se venía dando los últimos días, pero que es más del doble del 10% recomendado por la OMS.

Como es habitual, la Provincia de Buenos Aires reportó la mayor cantidad de contagios de las últimas 24 horas (5.415), seguida por Córdoba (1.865), la Ciudad de Buenos Aires (1.851) y Santa Fe (1.364).

Formosa, en tanto, comunicó 1.221 contagios, aunque desde el Ministerio de Salud se aclararon que la provincia realizó una “actualización de sus notificaciones de casos de meses previos pendientes de carga en el Sistema Nacional de Vigilancia de la salud”.

Medidas y vacunas

Este viernes vence el DNU que impuso las últimas restricciones con el objetivo de contener el avance de la pandemia. Fuentes oficiales anticiparon que las clases seguirían suspendidas en las zonas en alerta epidemiológica y se está evaluando si la nueva prórroga será por 14 o 21 días.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, habló este domingo de la situación que vive el país por la segunda ola. “No hay que conformarse con que alcancen los respiradores, porque el problema es que el que entra a terapia intensiva tiene una probabilidad no tan alta de sobrevivir, lamentablemente. El tema es detener los contagios”.

La Ciudad, en tanto, tiene previsto abrir en los próximos días el empadronamiento para la vacunación contra el coronavirus de personas de entre 55 y 59 años con factores de riesgo. La fecha exacta depende de la cantidad de vacunas que vayan llegando al país y que sean destinadas a Capital.

La ministra de Salud Carla Vizzotti anunció la llegada de casi 5 millones de dosis de AstraZeneca antes de fin de mes. Foto: Ministerio de Salud

La ministra de Salud Carla Vizzotti anunció la llegada de casi 5 millones de dosis de AstraZeneca antes de fin de mes. Foto: Ministerio de Salud

La semana pasada, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció que antes de fin de mes deberían llegar al país 4,8 millones de vacunas de AstraZeneca. De ese total, 3.960.000 corresponden al contrato directo que tiene el país con ese laboratorio, y otras 861 mil deben ser entregadas por el mecanismo Covax.

Según datos del Monitor Público de Vacunación, se distribuyeron a las provincias 11.487.272 dosis, de las cuales 9.927.783 fueron aplicadas. Hasta aquí, 1.904.220 personas cuentan con las dos inyecciones que completan el esquema de vacunación.

(Visited 3 times, 3 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Víctimas cercanas: en la segunda ola de Covid se pasó de la estadística al dolor personal

Publicado

on

Por

Con más de 70 mil fallecidos en el país, las muertes empiezan a impactar porque más gente tiene conocidos o familiares afectados o que fallecieron. Expertos analizan el impacto por el duelo y las pérdidas.

Era enero de 2020 cuando todos pusimos los ojos en China. Hablaban de un virus, de contagios masivos y muertos. Nos quedaba muy lejos. No nos iba a tocar. Unos meses después, llegó el primer contagiado a la Argentina y nuestro primer fallecido. Contamos 100 y leímos sus historias, nos conmovimos, tuvimos miedo, nos encerramos. El tiempo pasó y no quedó otra que empezar a naturalizar la nueva realidad: el barbijo, el mate doble, el puño en lugar del beso. También los reportes diarios con el número de fallecidos de Covid-19.

Pero esa terrible cifra siguió en aumento (10.000, 50.000, hoy superamos los 70.000) y la escalada hizo que volvamos a resignificar la pandemia. A esta altura, casi todos conocemos a alguien que estuvo grave y, en muchos casos, también tenemos un allegado, amigo o familiar que falleció. Nuestras redes sociales se llenaron de despedidas, esas víctimas fatales hoy forman parte de nuestro círculo.

En diálogo con Clarín, especialistas se refieren a este nuevo momento que debemos enfrentar, marcado por la pérdida, el duelo, la identificación y, en algunos casos, la negación.

“Cuando las cosas suceden cerca, cuando se trata de gente próxima tendemos a sentirnos identificados”, explica Harry Campos Cervera, psicoanalista y psiquiatra de la Asociación de Psiquiatras de Argentina (APSA). En este sentido, la angustia es mayor porque “la pérdida de ese otro es también una pérdida propia por el vínculo que nos unía a esa persona que ya no está” y porque cuando algún conocido fallece surge otra idea que nos aterra: pensamos que lo mismo podría pasarnos a nosotros.

En este contexto, detalla el especialista, el impacto de una muerte cercana puede derivar en mayor concientización y cuidado o en negación y rechazo, como mecanismo de defensa ante un hecho que no logramos asimilar.

En la segunda ola de coronavirus en la Argentina más gente tiene víctimas de su círculo íntimo. Cómo se procesan las pérdidas y los miedos, según especialistas.

En la segunda ola de coronavirus en la Argentina más gente tiene víctimas de su círculo íntimo. Cómo se procesan las pérdidas y los miedos, según especialistas.

A eso se suma la situación de duelo individual y, en este caso, también colectivo por la cantidad de fallecidos. “Podría decirse que pasamos por tres momentos como sociedad: al principio estábamos frente a una amenaza invisible. Luego, con el aumento de las víctimas fatales, comenzamos a naturalizar lo que ocurría como una forma adaptativa para no vivir todos los días con desesperación. Hoy esa desesperación regresó por la cercanía de las muertes”, reflexiona Campos Cervera.

Dejar de ver los noticieros o leer los diarios, como modo de olvidarse por un rato del coronavirus y sus consecuencias, ya no es suficiente. En las redes sociales nos encontramos con amigos o conocidos pidiendo por la recuperación de un ser querido contagiado o despidiéndolo.

“Hay gente que responde a esas manifestaciones abandonando por un tiempo las redes, es su forma de escape para evitar la identificación. En el otro extremo están los que practican la hipervigilancia como estrategia de control”, sostiene el experto de APSA. Y agrega: “Son personas que buscan ciertos detalles que las distancien de la víctima para tranquilizarse. Se repiten que ese otro se contagió porque no se cuidaba o se murió porque tenía comorbilidades”.

La segunda ola

La segunda ola, suma Campos Cervera, viene con una preocupación extra. No solo muere gente conocida, sino que en muchos casos se trata de personas jóvenes. “Al principio de la pandemia los hijos tenían miedo por sus padres. Hoy sucede lo contrario: los padres están asustados por sus hijos”, advierte.

Para Guillermo Bruschtein, también psiquiatra y psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), una de las cuestiones más difíciles para el ser humano tiene que ver con “representarse la propia muerte”. “La pandemia nos pone frente a lo inmanejable y lo catastrófico”, destaca.

“Necesitamos sentir que tenemos controlada la situación (aunque no sea real). Eso nos alivia. Pero en este contexto se torna casi imposible conseguir certidumbre”, opina.

Coincide con Campos Cervera en que “cuando fallece alguien cercano volvemos a conectar con el miedo a morir”. “Aparecen sentimientos de angustia, rechazo, negación y también fobias”, precisa Bruschtein.

“La pérdida de un otro al que queremos implica, a veces, perder una parte de uno y de la forma en organización de la propia vida. Deriva, a su vez, en la falta de referentes”, aporta el experto.

La muerte de un personaje público también puede golpearnos. “El fallecimiento de un famoso, que no conocemos en persona pero que forma parte de nuestra rutina porque, por ejemplo, ‘nos acompaña’ todos los días desde la televisión o la radio, también puede afectarnos”, confirma. La clave, acá también, está en la identificación.

En este contexto, remarca el especialista de APA, se incrementan patologías preexistentes como los trastornos de ansiedad, el insomnio, las enfermedades autoinmunes. “Compartir con otros lo que nos pasa siempre ayuda. También la asistencia de un profesional”, aconseja Bruschtein.

Por último, señala que lo que está ocurriendo genera dolor e incluso pánico y que, en muchas ocasiones, la prolongación de situaciones de carencia puede derivar en conductas más hostiles. “Está cambiando la forma de comportarse porque nos faltan recursos para encarar lo que nos toca vivir”, cierra.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Experimento en Brasil: en un día vacunaron a todos los adultos de una ciudad contra el coronavirus

Publicado

on

Por

Fue realizado en Botucatu, por la fundación de Bill Gates y la OMS. Buscan datos sobre la eficacia de la inmunización masiva.

Brasil, uno de los países más castigados por la pandemia de coronavirus en el mundo, vacunó este domingo contra la covid-19 a todos los adultos de una ciudad de 150.000 habitantes como parte de un estudio inédito que puede dar referencias mundiales sobre la eficacia de la inmunización masiva.

El proyecto, apoyado por la Fundación Bill y Melinda Gates y que tuvo el aval de la Organización Mundial de la Salud (OMS), convirtió a Botucatu, una ciudad mediana en el interior del estado brasileño de San Pablo, en un laboratorio mundial para un “estudio de vida real” de la inmunización contra la covid-19.

Los responsables por el proyecto se impusieron la meta de vacunar este domingo a unas 80.000 personas de entre 18 y 60 años, que corresponden a poco más del 80% de los 106.000 adultos de Botucatu, una ciudad ubicada a 237 kilómetros de San Pablo, la mayor ciudad brasileña, y que cuenta con sede de importantes universidades.

Como los mayores de 60 años ya habían sido vacunados durante la campaña nacional de inmunización iniciada el 18 de enero, la expectativa es que al menos el 90% de todos los adultos de la ciudad estén inmunizados al final de este domingo.

La campaña forma parte de un estudio promovido por el Ministerio de Salud y la Universidad Estatal Paulista (Unesp) para estudiar la eficacia de la inmunización masiva con la vacuna desarrollada conjuntamente por el laboratorio AstraZeneca y la Universidad de Oxford, que también se sumó al experimento.

Igualmente promueve el experimento la Fundación Oswaldo Cruz, vinculada al Ministerio de Salud, mayor centro de investigación médica de América Latina y que tiene la licencia para fabricar en Brasil 210 millones de dosis de la vacuna de Oxford.

En este estudio de fase cuatro, además de verificar la capacidad de la vacuna de Oxford para reducir los casos, las hospitalizaciones y las muertes por covid-19, se pretende analizar la eficacia de la vacunación masiva y la del inmunizante contra las nuevas variantes del coronavirus en circulación en Brasil.

El experimento tiene una duración de ocho meses e incluye la aplicación de las dos dosis de la vacuna -con intervalo de tres meses- y el seguimiento del estado de salud de todos los que fueron inmunizados, así como el de los habitantes de las ciudades vecinas, que serán usados como base para una comparación.

Los responsables por el estudio realizarán secuencias genéticas de las muestras de todos los residentes de Botucatu que contraigan el virus después de ser inmunizados para identificar las variantes que siguen provocando casos de la covid-19 e intentar identificar características genéticas o de comportamiento que puedan incidir en la prevalencia de las infecciones.

El estudio puede ayudar a definir estrategias a seguir después de la vacunación contra la covid-19 en Brasil, el segundo país en el mundo en número de muertes por la enfermedad, con cerca de 435.000 víctimas, y el tercero en número de contagios, con unos 15,6 millones de casos.

Brasil, con 84 millones de vacunas ya distribuidas en todo el país de los laboratorios AstraZeneca, Sinovac y Pfizer, ya aplicó la primera dosis de los inmunizantes a cerca del 19 % de su población y las dos dosis a casi el 10%.

Según el epidemiólogo Cargos Magno Fortaleza, investigador de la Unesp y uno de los coordinadores del estudio, es la primera vez que una ciudad de más de 100.000 habitantes es sometida a un tipo de experimento de este tipo en el mundo.

El investigador afirmó que Botucatu fue escogida precisamente por su tamaño para que los resultados del estudio puedan dar una “real dimensión” de cómo una vacuna puede impactar en la reducción del número de casos, hospitalizaciones y muertes por la covid-19, y debe servir de referencia para otros países.

“Todos los nuevos casos que sean notificados y confirmados por laboratorio serán acompañados y a todos los virus responsables por esas infecciones se les realizará la secuencia para poder identificar las variantes que siguen circulando y las más resistentes”, agregó Fortaleza.

El experimento es similar a uno puesto en marcha hace algunas semanas en Serrana, otra ciudad del interior del estado de Sao Paulo aunque menor, pero con la diferencia de que en ese municipio se usó la vacuna desarrollada por el laboratorio chino Sinovac y la población adulta fue inmunizada en una campaña de casi un mes de duración.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas