Connect with us

Ara San Juan

A tres meses del anuncio del descubrimiento del ARA San Juan: Un mar de dudas

Publicado

on

Cuando están por cumplirse tres meses del hallazgo del ARA San Juan, ni la jueza de Caleta Olivia, Marta Yáñez, ni los familiares de los 44 tripulantes del submarino han podido observar y analizar las 67 mil imágenes que la empresa Ocean Infinity dijo haber tomado de la nave hundida a 903 metros de profundidad. En diálogo con PáginaI12, Valeria Carreras, quien encabeza una de las tres querellas reconocidas en la causa penal, denunció que “hasta hoy no hemos podido ver las 67 mil imágenes porque los archivos enviados por la Armada al juzgado federal de Caleta Olivia o están dañados o no se ha aportado el software que se necesita” para lograr ese cometido esencial para la marcha de la investigación que permita establecer las causas de la tragedia ocurrida el 15 de noviembre de 2017.

Carreras le dijo a este diario que la imposibilidad de acceder a las fotos forma parte de “la oscuridad que rodea al ARA San Juan”. Ante la insólita dificultad, fuentes de la investigación señalaron a PáginaI12 que “la jueza le ha pedido al Servicio de Hidrografía Naval de la Armada el software con que cuenta el organismo y que lo utilizará muy pronto para acceder a la totalidad de los contenidos”. La abogada, que en esta causa cuenta con el acompañamiento del Estudio Burlando, sostuvo que por ahora “los familiares de los 44 tripulantes y todos los argentinos, hemos tenido que conformarnos con ver tres fotos oscuras, parciales y editadas por la Armada, en las que se ve muy poco” sobre el estado en que se encuentra la nave.

“Cuando observamos las fotos que fueron difundidas por la Armada, nos llamó la atención que en las zonas de fecha y datos se veía un sombreado de color azul y al respecto, se nos informó que fue la Armada la que ‘las editó (con los datos) en castellano’”. Carreras estimó que “otra vez los argentinos nos estamos comiendo un sapo, porque alegan que el problema es que el submarino estaba a 903 metros de profundidad, cuando en las fotos del avión en el que iba (el futbolista argentino) Emiliano Sala, se pueden ver con total claridad cada detalle y lo mismo ocurre con fotos de otros naufragios de barcos que han sido encontrados a tres mil metros de profundidad” (ver aparte).

Como querellante, Carreras hará una presentación ante la jueza Marta Yáñez  “para que podamos acceder a las 67 mil imágenes que nos dijeron que se han tomado” en el lugar del hallazgo porque “lo que está pasando con las fotos hace que los familiares sigan teniendo dudas razonables sobre la información oficial”.

El 10 de diciembre pasado, la jueza de Caleta Olivia envió un oficio a la Armada, para pedir información sobre las razones de la imposibilidad de ver las imágenes tomadas desde el barco Seabed Constructor, de la empresa Ocean Infinity, en la búsqueda de una respuesta para solucionar el problema.

En el escrito se mencionan a varias autoridades de la Armada y del Ministerio de Defensa, que deben tomar cartas en el asunto, como el subsecretario Legal y de Articulación Institucional de la cartera, Juan Manuel Mocoroa; los integrantes de la Comisión Asesora del Ministerio; el director general del Material Naval de la fuerza, Hernán Gerino, y de manera puntual el director general del Material Naval de la Armada, contralmirante David Burden.

La jueza les comunicó que “al momento de certificar el contenido del disco rígido WXNIE877X986 identificado como 13 Target Linstin y 18 Catlix Camera Photomosaic se encontraban vacías (‘O’ Bytes)”. Al mismo tiempo “de la carpeta identificada como 8 Cailix Camera Photomosaic /site  Image stitching not corrected no se pudo visualizar el contenido del archivo individualizado como LR30 LR37 Part-1 modificldtif”. La imposibilidad se dio “tanto en ordenadores como software de base Windows 10 como en Mac Osx 10,13 con características técnicas suficientes para su reproducción”. El problema de este archivo es que “aparece como ‘dañado’”. 

La doctora Yáñez pidió también que “se haga saber” al titular de la Dirección General de Material Naval que “conforme acta de protocolo , rubricada con fecha 03/12/18 por el capitán de navío Héctor Alonso (ARA) y el señor Timothy Maise (Ocean Infinity) en Ciudad del Cabo, república de Sudáfrica”, el disco rígido “contendría 156.613 archivos, 1447 carpetas y el espacio de memoria ocupado alcanzaría los 704.126.376.713 Bytes”.

Yáñez apuntó al respecto que de la “certificación realizada por el actuario y personal del Area de Tecnología” de la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia  “se advirtió que el mencionado disco rígido (HDDI) contenía realmente 156.571 archivos, 1446 carpetas y el espacio de memoria ocupado en el disco alcanzaba los 740.090.007.481 Bytes”.

Por lo expuesto, la jueza le solicitó al contralmirante David Burden  que “ponga en conocimiento de las autoridades de la empresa Ocean Infinity la totalidad de las novedades advertidas en el disco HDD1 a los fines de que los mismo ratifiquen o rectifiquen el contenido de los datos enviados”. También le pidió que se contacte con “personal del Servicio de Hidrografía Naval a los fines de posibilitar la lectura de los archivos contenidos en los discos HDD2 y HDD3”.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ara San Juan

Las últimas palabras del cocinero del ARA San Juan a su esposa: “Si no vuelvo, no le perdones nada a la Armada, hacelos mierda”

Publicado

on

Por

Este domingo se conocieron algunas de las últimas palabras que Ricardo Gabriel Alfaro(37), cocinero del ARA San Juan, le dijo a su esposa Andrea Mereles (38), el 25 de octubre de 2017, antes de embarcar a un viaje del que, al igual que los otros 43 tripulantes, nunca regresaría. La embarcación fue encontrada el pasado noviembre a 908 metros de profundidad, y el testimonio de Mereles abona la teoría que circula entre los familiares de las víctimas sobre el mal estado de la nave.

“Me olvidé de decirte que te amaba mucho, y te pido perdón si alguna vez te hice daño. Nos vemos los primeros días de diciembre. Y si no vuelvo, hacelos mierda. Si algún día yo no estoy, ya sabés, no les perdones nada“, esas fueron, según su esposa, las últimas palabras de Alfaro. Con miedo, con la sospecha de que no volver era una posibilidad.

“Me decía: ‘El ARA está cada vez peor. No sé cómo quieren navegar así’. Pasaba de todo: cortes de luz, principios de incendio, fallas en las válvulas…”, relató Mereles a la periodista Vanesa Miyar, que este domingo dio a conocer el testimonio en el diario de Río Negro. Y dijo que su esposo vivía con miedo.

“‘Siempre tenemos novedades, problemas’, me decía Gaby después de cada navegación”, recordó la mujer, y amplió con otra frase de su pareja: “‘El ARA está cada vez peor. No sé cómo quieren navegar con el submarino así… Nosotros no valemos nada para la Armada. Somos chanchitos de la india para ellos…'”.

“Él era un militar muy obediente y derecho, pero no quería navegar más ahí. En 2016 pidió el pase. Quería irse a Misiones, para trabajar en el Comando de la Fuerza de Submarinos (COFS). En 2017 le salió ese traslado y éste hubiera sido su último viaje. Y mirá lo que nos pasó. Incluso pidió bajarse de esta navegación, porque iba otro cocinero como suplente, y para él no era necesario que dos suboficiales estuvieran para la cocina, pero le dijeron que no”, narró Mereles.

Andrea Mereles es por estos días unas de las tantas esposas que espera ser citada para declarar ante la jueza Marta Yañez, a cargo de la causa que investiga el hundimiento. Lo interesante es que la esposa del tripulante no sólo cuenta con las palabras de su marido, sino que, además, aseguró tener fotos y videos de esos episodios, documentación valiosa para la causa.

Entre el material hay un video que Alfaro filmó con su celular a bordo del submarino, durante una navegación que realizó en el año 2016. También fotos que fueron tomadas a bordo de la nave. Se muestran las curaciones a las que tuvo que ser sometido uno de los tripulantes que, junto a otro submarinista, sufrió lesiones cuando “saltó una válvula”. “Uno será citado a declarar. El otro es uno de los 44″, manifestó Andrea.

“Lo de las válvulas no recuerdo si pasó en un viaje que realizaron en 2015 o en 2016. El que se ve en la foto es Manuel Debrina, un suboficial que está citado a declarar por este tema a fines de este mes. Tuvieron que darle 5 o 6 puntos de sutura, porque la válvula le pegó en la cabeza. El otro accidentado era el suboficial Sánchez. Él está entre los 44”. El video, mientras tanto, mostraría un corte de luz que se registró en plena navegación, según reveló la esposa del cocinero Alfaro.

Mereles ya notificó a la jueza a cargo de la causa, Marta Yáñez, pero aún no fue llamada a declarar. En otro pasaje de la entrevista afirmó que su pareja le notificó que “los siguió un submarino inglés”. “Contó que habían visto a un barco ‘hacer cosas ilegales (él no me precisó qué)’ y tras esto se comunicaron con la base de Malvinas, y apareció ese submarino que los persiguió”. “Por eso a veces pienso que pasó algo más fuerte”, lamentó.

El ARA San Juan (NA)

El ARA San Juan (NA)

Hubo indicios que hacen pensar en que Alfaro sabía del riesgo que corría. “Ahora lo veo. Me firmó un poder para que pudiera tramitar una casa que estábamos pagando. Pasó el seguro, que estaba a nombre de su padre, a mi nombre. Y el día que tenía que embarcarse, no se quería ir”, recordó, antes de repasar los últimos movimientos de su marido, que a la luz de lo que después ocurrió toman nuevos sentidos. También le dejó las pruebas y papeles ordenados sobre el submarino.

“Le dije ‘No vayas si no querés’, pero me contestó que ‘me van a meter un cana’ (es decir, que hubiera sido sancionado) y me pidió que llamara a un remís. Se despidió de los chicos (un hijo de ambos de 9 y una adolescente de 18, a la que crió desde los 7). Y después me besó y se fue con el remís, pero hizo dos cuadras y volvió. Ahí me dijo que, si no volvía, no les perdonara nada a los de la Armada. Todavía no puedo creer lo que nos pasó. Hubiera sido su último viaje, porque el traslado ya estaba. Y fue el último, porque nunca volvió”, precisó la mujer: “Por eso quiero Justicia, pero la investigación está parada”, criticó.

En noviembre de 2017, Infobae publicó el testimonio de María Itatí Leguizamón, quien cuando la búsqueda del submarino paralizaba al mundo y todavía se buscaba a los 44 con vida, declaró a este medio que su marido, Germán Oscar Suárez, le había contado que en 2014 había habido una falla en el mar durante la que “pensaron lo peor”. No son los únicos testimonios que apuntan al estado del San Juan. Entre otros, Ruth Toconás, esposa del submarinista Mario Toconás, dio a conocer a los medios una libreta en la que su marido detallaba los problemas en la embarcación.

Seguir leyendo

Actualidad

ARA San Juan: denuncian a Macri por enviar al submarino a espiar a una zona de combate

Publicado

on

Por

Según la denuncia, el buque naufragó como consecuencia de “una mina antisubmarina” mientras realizaba tareas de investigación.

Un perito denunció ante la justicia que el “máximo responsable del desastre del ARA San Juan es el presidente Mauricio Macri porque lo envió a espiar a una zona de combate” ; ya que los marinos murieron “en un acto de guerra en un teatro de operaciones militares”.

El ingeniero responsabilizó a la jueza del caso por sus “injustificables demoras” para que desaparezcan todas las pruebas y advirtió sobre un “proyecto ultrasecreto de la zona de 75.000 km cuadrados costa afuera como un negocio privado que quiere controlar el gobierno”.

Se trata de Jorge Oscar Bojanic, ingeniero naval, quien declaró ante la fiscalía de Jorge Di Lello en los tribunales de Comodoro el 7 de marzo pasado. Dijo en esa oportunidad que el submarino ARA San Juan naufragó como consecuencia de “una mina antisubmarina o un misil antibuque” mientras realizaba tareas de espionaje de tipo empresarial sobre una zona de aguas internacionales en las que yacen reservas de gas y petróleo siete veces superiores a Vaca Muerta.

“La calota del Ara San Juan está construida de un acero HY80 de 35 mm de espesor, eso resiste un cañonazo de un tanque de guerra calibre 88. En una de las fotos que dejó trascender la jueza de la causa se observa que la calota está totalmente destruida. Para lograr ese nivel de destrucción se necesitan 300 kilos de TNT y es imposible que por la explosión de hidrógeno o la implosión por la profundidad se obtenga tamaña destrucción. Lo único que pudo haber destruido esto es una mina antisubmarina o un misil antibuque”, declaró el ingeniero.

El fiscal Di Lello es quien elaboró un informe sobre el estado de la Defensa Nacional justamente a partir del hecho ocurrido con el submarino el 15 de noviembre de 2017.

En su relato, el perito asegura que en una de las fotos que trascendieron de los restos de la nave “junto a la hélice, a su izquierda, se observa una especie de cuerno. Ese cuerno es el booster de un misil antibuque. El booster es el propulsor que utilizan los misiles. El misil se llama Hsiung Feng, de origen taiwanés, las empresas de seguridad utilizan armas taiwanesas porque no son rastreables”.

Para el ingeniero, el Ara San Juan estaba cumpliendo una misión distinta a la informada oficialmente, y advirtió que “sólo una persona podía dar esa orden, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, presidente de la República, ingeniero Mauricio Macri, y fue realizada por sugerencia de su ministro de energía, Juan José Aranguren”, declaró.

El perito explicó además que el submarino estaba espiando una zona que denominó “Ballena Viva”, un territorio de 75 mil kilómetros cuadrados con una profundidad de entre 50 y 120 metros situado a 500 kilómetros costa afuera. “Recuerdo que la zona económica exclusiva alcanza a 370 kilómetros”, dijo.

“Esta zona son aguas internacionales, tiene grandes riquezas naturales: reservas petroleras 7,5 veces más grandes que en Vaca Muerta, grandes reservas de gas natural, con profundidad de 50 metros se pueden poner generadores eólicos. Además, se encuentra el mayor banco de peces de todo el mundo”, abundó el especialista.

“Aranguren sabe que hay 25 empresas petroleras trabajando en la zona. Esa zona se ha convertido en un teatro de operaciones militares privadas donde actúan las empresas Moran, Wagner, EUELEN, Academi, Black Water. Entre ellos son conocidos en la jerga de los militares privados como War Lords”.

Y agregó: “Aranguren necesitaba saber cuántos y quiénes estaban trabajando en la zona. Por eso mandaron al ARA San Juan a espiar”.

El perito pidió a Di Lello que investigue los alcances del plan “Argentina Ronda 1 Costa Afuera”, presentado recientemente en Houston Texas, como parte del lanzamiento del Ministerio de Energía para la licitación de perforación de aguas internacionales.

La causa a cargo de Di Lello está en manos del juez Luis Rodríguez. Pero podría ser derivada a la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yañez, ya que allí tramita el expediente principal .

Sobre los restos del Ara San Juan, el experto dijo que podrían perderse definitivamente en poco tiempo. “Los restos, desde su hallazgo en noviembre de 2018 hasta el 5 de marzo de 2019, en estos 110 días, se han desplazado hacia la fosa marina (dirección este) una distancia de cuatro mil metros. En agosto del 2020 va a ser la última oportunidad de rescatar algún resto del Ara San Juan o fotografiarlo porque en ese momento llegará a una pendiente que lo llevará a una profundidad inalcanzable”.

El testigo finalizó su declaración con críticas a la jueza Yañez por sus “injustificables demoras”.

Seguir leyendo

Ara San Juan

Encontraron muerto a un ex tripulante del ARA San Juan: investigan si se quitó la vida

Publicado

on

Por

Se trata de Fabián Cacallares, quien fue hallado en un predio de la localidad bonaerense de Camet.

Luego de tres meses del hallazgo del ARA San Juan a 900 metros de profundidad, Fabián Cacallares, de 48 años y ex tripulante del submarino de la Armada Argentina, fue encontrado sin vida en un descampado del partido bonaerense de General Pueyrredón.

El ex submarinista tenía una herida sangrante a la altura de la cabeza y a su lado se encontró su arma reglamentaria. Se presume que se quitó la vida. Su cuerpo fue hallado en un predio de la localidad de Camet, lindero al asiento de paz del Grupo de Artillería Antiaéreo 601.

Efectivos de la Comisaría 15ª de Mar del Plata fueron los primeros en arribar al lugar de los hechos. La fiscalía espera el resultado de la autopsia para la confirmación oficial.

Seguir leyendo

Más Visitadas