Connect with us

Policiales

“Yo te voy a educar”: el policía dominicano buscado por un femicidio en Burzaco

Publicado

on

En Santo Domingo mató a un joven y escapó a Chile. Entró a la Argentina con una identidad falsa: se hacía llamar “Freddy”. Creen que asesinó a su novia, Quimey Lambert (19).

En la televisión había un partido de básquet y alrededor un grupo de personas miraba con atención. Eran las 21.30 del 28 de mayo de 2016, en un calle cualquiera de Cristo Rey, en Santo Domingo, República Dominicana. Maiken Rodrigo Figuereo Pérez pasó por ahí, vestido con su uniforme de la Policía Nacional. Tenía 20 años, pero ya era policía.

El joven discutió con algunas personas que le impedían el paso y Steven Ortega Javier se llevó la peor parte: Figuereo Pérez sacó su arma y le disparó. El hijo de la víctima tenía 11 meses cuando murió.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de República Dominicana acusó al Estado por esta “ejecución extrajudicial”. Maiken regresó a la comisaría donde trabajaba, a unos 40 metros del lugar del crimen, y desde ahí escapó: nunca fue juzgado por ese crimen.

No está claro qué pasó después, pero, “con un documento falso”, Maiken Figuereo Pérez se habría escondido en Chile hasta 2018, donde -sospechan- participó de otro homicidio y tuvo que volver a huir para evitar ser detenido. Primero habría ido a Bolivia, y más tarde a la Argentina.

Lo cierto es que, hace dos meses, poco después de que volviera a desaparecer, encontraron un documento con su foto, con el nombre César David Aranguibel Quero (27). Con esa identificación, simulando ser venezolano, habría entrado al país, por la frontera que conecta con Bolivia.

Todos esos datos fue recolectando la familia de Noelia Luna Quimey Lambert Tamay (19), la adolescente asesinada el 9 de septiembre en Burzaco, al Sur del Conurbano.

Quimey Lambert Tamay tenía 19 años.

Quimey Lambert Tamay tenía 19 años.

Maiken mintió una y mil veces: les dijo que se llamaba “Freddy”, que era peluquero y se convirtió en amigo de Quimey.

“Hace un año más o menos que se conocían. Nos fuimos enterando después de que pasó todo porque a él lo conocimos recién hace dos meses”, le cuenta Lucía Tamay (27) a Clarín, una de las 10 hermanas de Quimey.

“Pasó todo tan rápido”, repite una y otra vez cuando empieza a armar las piezas del rompecabezas que se llevó la vida de su hermana, “la octava, la más chiquita”. Pero nada encaja, “fue todo muy rápido”, insiste.

En medio del aislamiento por la pandemia de coronavirus, Quimey se peleó con el novio que tuvo por dos años, también dominicano. Vivía en Constitución con su mamá y sus tres hermanos: “Era una adolescente como cualquier otra. Siempre se quiso superar y estar mejor. Juntó plata haciendo las uñas y vendiendo ropa interior para comprarse su autito porque le gustaba. Buscaba superarse, siempre, no podía esperar: quería crecer”, la describe Lucía.

Cuando les presentó a “Freddy” les dijo que era peluquero y que trabajaba en la zona de Constitución, Flores y Floresta, donde hay una importante comunidad de dominicanos.

Maiken Figuereo, el policía domininado buscado por el femicidio de Quimey Lambert (19) en Burzaco.

Maiken Figuereo, el policía domininado buscado por el femicidio de Quimey Lambert (19) en Burzaco.

“Enseguida empezó a decir que se quería ir a vivir con él. Mi mamá no se opuso pero nos preocupaba”, recuerda su hermana. Y sigue: “Él se la quería llevar a San Justo, después a Merlo. La quería alejar de nosotros, pero mi mamá no lo dejó. Una de mis hermanas vive en Burzaco y encontró un departamento en alquiler a unas pocas cuadras, para tenerla cerca y acompañarla porque era muy chica”.

Lo que vino después se parece mucho a lo que atraviesa una mujer cada 30 horas en Argentina, o las 150 mujeres asesinadas, víctimas de violencia de género, entre el 20 de marzo y el 15 de octubre.

Las alertas

“Hubo tres cosas que nos llamaron la atención, pero pasó todo tan rápido que no llegamos a intervenir: hablé con ella unos días antes de que pasara todo y me dijo que no estaba contenta viviendo con él, yo le ofrecí que se viniera a mi casa pero no quiso. Otro día fue a ver a mi mamá y tenía una marca en la cara, dijo que se había golpeado durmiendo. Y en lo de mi hermana, que la veía casi todos los días, se pelearon. Él le gritó y la quiso callar, le dijo ‘yo te voy a educar‘, pero mi hermana se puso en el medio”, enumera Lucía sobre las “luces rojas” que fueron dejando entrever la violencia.

Quimey ya no se vestía como antes. No se maquillaba, no usaba la misma ropa. “Él la alejó de todo“, dicen en su familia.

Pasaron dos semanas de esa convivencia violenta hasta el 9 de septiembre, cuando Quimey fue asesinada. “Freddy”, o Maiken, o César, dijo -primero- que les habían robado y que en ese asalto le dispararon a Quimey en el abdomen.

Quimey Lambert Tamay era de Burzaco.

Quimey Lambert Tamay era de Burzaco.

Eran las 23.30 cuando aparecieron en la casa de María, otra de las hermanas de la adolescente. “Él no conocía Zona Sur, por eso fue a buscar a mi hermana para que lo guiara al hospital. Estaba desesperado. Dijo que les habían robado”, afirman. Quimey estaba herida y en el asiento del acompañante con un disparo en la panza. “Cuando llegaron al hospital, se bajaron todos y este asesino dijo: ‘Voy a buscar los documentos y vuelvo‘, pero no apareció más“, explica Lucía.

Dos horas después, cuando la joven ya estaba muerta en el Hospital Lucio Meléndez, de Adrogué, el novio de Quimey le escribió a Norma Tamay (47), la mamá de la adolescente. “Es todo mentira. Estaba jugando con esa mierda y se disparó”, escribió en ese mensaje de texto.

Con esa información la familia de Quimey hizo la denuncia y la fiscalía N° 2 de Lomas de Zamora, a cargo de Fabiola Juanatey, y especializada en violencia de género, empezó a investigar.

En la casa que compartían ya no quedaba nada de “Freddy”. El dueño del departamento fue el primero en compartir una fotocopia de la documentación de este joven, con el nombre de César David Aranguibel Quero (27). Fue la que presentó para acordar el alquiler.

“Todo tuvimos que investigar. Nos dimos cuenta que tenía un documento falso porque decía que era venezolano. Después, cuando empezamos a difundir su foto, nos contactó la familia de la persona que mató en República Dominicana y nos contó que era policía y cuál era su nombre real. Ahí nos enteramos de que era un asesino serial que andaba suelto“, recapitula Lucía, todavía incrédula.

“Después vino lo de Chile, que nos confirmaron que ahí lo buscaban por haber matado a otro dominicano en la puerta de un boliche. Nos enteramos que entró al país con ese pedido de captura, bueno: con dos, porque ya tenía el de su país”, se indigna Lucía.

A Maiken, o César, lo acusan por el femicidio y hay una orden de detención en su contra. La última persona que lo vio fue su mejor amigo que vive en Longchamps. Fue ahí donde dejó abandonado el auto de la joven, pero después se esfumó.

“Nosotros hacemos responsable al Estado por lo que le pasó a mi hermana. Si hubieran controlado la frontera, esto no hubiera sucedido, tienen parte de la culpa de lo que pasó con Quimey. Cuando anunciaron que desde el 24 de octubre las fronteras estaban abiertas nos dio terror que se escape”, denuncia Lucía.

“Le hicieron hasta una contravención por no cumplir la cuarentena, encontramos la citación en la casa. También nos enteramos que tenía otra denuncia por haber golpeado a una ex novia. ¿Cuántas veces vieron ese documento y nadie detectó que era falso? ¿Cuánto va a tardar en volver a irse? ¿Y en volver a matar? Es un asesino serial y lo dejaron libre“.

En los últimos diez años en Argentina hay un promedio de un femicidio cada 30 horas. Según estadísticas de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema, sólo en 2018 fueron 278. La mayoría de los asesinatos ocurren en las casas de las víctimas y son cometidos por parejas o ex.

DÓNDE LLAMAR

Línea 144Atención para mujeres en situación de violencia.

Línea 137Atención a Víctimas de Violencia Familiar.

911 Emergencias

EMJ

(Visited 186 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

Cita mortal en Núñez: quién era el hombre asesinado

Publicado

on

Por

Creen que Adrián Muñoz contactó a dos mujeres que lo apuñalaron en su departamento.

Adrián Enrique Muñoz tenía 74 años y tres hijos. Desde la muerte de su esposa, hace unos ocho años, vivía solo en el edificio de Ciudad de la Paz y Juana Azurduy, en el barrio de Núñez. Allí lo asesinaron de 22 puñaladas tras un encuentro con dos mujeres, a las que habría contactado mediante una app de citas.

El hombre se había mudado ahí para estar más cerca de River Plate, donde se dedicó de lleno a competir en la categoría de veteranos del club. En 2016, incluso, viajó a jugar la Copa Davis que se jugó en Croacia para representar al país en el equipo senior.

Si bien durante toda su vida jugó al tenis y dio clases en paralelo a su trabajo, alcanzó los mayores logros profesionales en la última década. Actualmente ocupaba el séptimo lugar en la categoría +70 del ranking de la Asociación Argentina de Tenis (AAT).

Su hijo, que también es entrenador de este deporte en clubes de la zona norte de la Ciudad de Buenos Aires, fue el primero en notar su ausencia.

“No le llegaban los mensajes, no respondía. Así nos dimos cuenta de que algo pasaba”, le contó a Clarín Fernanda Muñoz (50), hija de la víctima, a Clarín.

La mujer, que es abogada, fue la encargada de ir a ver qué estaba pasando: era quien tenía llaves del departamento. Cuando llegó se encontró con una escena de pesadilla: “El cuadro que encontramos fue terrible y totalmente dantesco”, dijo.

Su papá estaba tendido en el suelo del dormitorio, con múltiples heridas y con dos cuchillos clavados todavía en la espalda. Ambos pertenecían al hombre.

Desde que enviudó, Muñoz no había querido volver a formar pareja ni establecer vínculos formales. Se dedicó exclusivamente al tenis y empezó a usar aplicaciones de citas para conocer mujeres.

Adrián Enrique Muñoz tenía 74 años y era jugador de tenis.

Adrián Enrique Muñoz tenía 74 años y era jugador de tenis.

Su familia lo sabía y, como él era totalmente independiente, mantenía los encuentros en la órbita privada.

Según pudieron reconstruir los investigadores, no era la primera vez que se encontraba con estas dos presuntas viudas negras, con las que entró al edificio el lunes a las 19.45. Un vecino y la persona encargada del edificio las vieron llegar en el auto de la víctima.

El vehículo quedó estacionado en el mismo lugar y las mujeres fueron filmadas por la misma cámara saliendo del lugar el martes alrededor de las 14.

La versión familiar

“No fue un robo ni nada de todo eso. Todavía no encontramos explicación, pero mi papá era un trabajador, toda la vida lo fue. Jugaba al tenis, cobraba su jubilación y en pandemia empezó a vender quesos para sumar un ingreso extra. No tenía nada de valor significativo como para que pudieran hacer esto. Son asesinas, perversas, no lo podemos entender“, intenta reconstruir Fernanda, que sigue minuto a minuto la investigación del caso.

Las fuentes confirmaron a Clarín que un vecino del segundo piso escuchó algunos ruidos alrededor de las 22 del lunes. Una ducha, música fuerte y movimientos, fueron algunos de los indicios que pudieron aportar. Ninguno parecía inusual o los alertó.

El edificio donde ocurrió el crimen, en Ciudad de La Paz al 3300. Foto: Luciano Thieberger.

El edificio donde ocurrió el crimen, en Ciudad de La Paz al 3300. Foto: Luciano Thieberger.

A partir de estos testimonios, los investigadores presumen que el crimen ocurrió “entre la noche del lunes y la madrugada del martes”.

A través del análisis de las cámaras de seguridad confirmaron que dos mujeres con características similares ya habían ingresado al mismo edificio el lunes de la semana pasada. Aunque, confiaron, llevaban barbijo y no han podido identificarlas.

Si bien no registraron faltantes significativos, no se halló el celular de la victima, a través del cual habrían organizado el encuentro.

Otro testigo declaró haber visto a dos “mujeres desconocidas” salir del edificio con una valija cada una. Sospechan que allí podrían haber escondido el botín, algo que en su familia decidieron no confirmar para preservar la investigación.

“Si pasó por esto fue porque pensó que tenía una calle que no tenía. Mi papá tenía calle, pero de trabajar, de laburante, no de cualquier otra cosa”, especuló Fernanda.

Adrián Enrique Muñoz (74) fue asesinado en su departamento de Núñez.

Adrián Enrique Muñoz (74) fue asesinado en su departamento de Núñez.

La causa quedó en manos de José María Campagnoli, de la Fiscalía del Distrito Saavedra-Núñez, que esperaba el informe preliminar de los peritos de la Unidad Criminalística Móvil (UCM) que trabajaron en la escena del crimen.

Alí recolectaron distintas huellas y esperan que alguna pueda aportar la identidad de las presuntas asesinas.

La investigación fue ordenada a la División Homicidios de la Policía de la Ciudad, que tomó declaración a todos los vecinos del edificio.

La autopsia

Según pudieron confirmar las fuentes a Clarín, el cuerpo de la víctima tenía “22 lesiones punzocortantes”. Además, Muñoz murió como consecuencia de la hemorragia que le provocaron las heridas.

Adrián, que descanses en paz…“, publicó uno de sus amigos en redes sociales. “No puedo creer, querido Adrián que en paz descanses.. condolencias a la familia…“, apuntó otro.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Discutieron por una gorra y lo asesinaron de un balazo

Publicado

on

Por

La víctima tenía 21 años. El autor del crimen está prófugo.

Un joven de 21 años fue asesinado de un balazo en el pecho al ser atacado en la puerta de su casa de La Matanza. Por el crimen buscan a un conocido de la víctima que le disparó en el marco de una pelea por una gorra.

Fuentes del caso informaron que el crimen ocurrió este martes a la tarde en Demoria Bernabé al 2700, en la localidad de González Catán.

En ese lugar vivía Agustín Ifrán (21). El joven estaba en la puerta de su casa cuando fue increpado por un vecino, con el que comenzó a discutir.

Los investigadores creen que el origen de la pelea fue la posesión de una gorra que uno de los dos llevaba puesta.

En medio de la discusión, Agustín recibió un disparo en el pecho. Fue auxiliado por familiares y vecinos que lo trasladaron hasta un hospital de la zona, donde murió poco después a raíz de la herida de bala.

“Sigo sin creerlo. Toda una vida tenías Agustín. Que Dios te tenga en la gloria lokito, me quedo con los mejores recuerdos tuyos, y mi más sentido pésame a la familia. Dale fuerzas a tu viejita, que no lo va a poder soportar. Sé que no hay consuelo a este gran dolor”, lo despidió en redes sociales Jésica Charra, amiga de la hermana del joven asesinado.

El autor del crimen huyó tras balear a la víctima. Este miércoles era buscado por agentes de la comisaría de González Catán, quienes aún no pudieron localizarlo.

El crimen investigado por el fiscal Marcos Borghi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Otro auto de lujo fuera de control: se subió a la vereda en una zona céntrica y tiró abajo un poste

Publicado

on

Por

Como en la tragedia de Tigre, lo conducía un joven que hizo “una mala maniobra”. Fue en Merlo y de milagro no hubo víctimas.

Fueron momentos de sorpresa y sobresalto los que se vivieron en el centro de Merlo el último domingo por la tarde, cuando un Ford Mustang fuera de control terminó impactando de frente contra un poste de luz y subiéndose a la vereda. Por milagro, no hubo víctimas y el único deaño fue el que sufrió el costoso vehículo.

El accidente ocurrió en la intersección de la calle Victoriano Loza con la avenida Calle Real, a poco más de un kilómetro de la estación de trenes de Merlo, del ferrocarril línea Sarmiento, y a apenas uno del Hospital Municipal Eva Perón.

Según informaron fuentes del caso, el conductor del Mustang, un joven de 22 años que fue identificado como Jonathan Díazhabría perdido el control del vehículo de alta gama “tras realizar una mala maniobra” para terminar impactando frontalmente contra uno de los postes de luz de la cuadra, en primera instancia.

Así quedó el Mustang que se llevó por delante un poste en el centro de Merlo.

Así quedó el Mustang que se llevó por delante un poste en el centro de Merlo.

Luego, el auto también golpeó el frente de un comercio que se encontraba cerrado y con las persianas bajas. La postal de ese momento, con el poste encima del capó y parabrisas, se viralizó en las redes sociales en las últimas horas.

Pese a la fuerte colisión, que culminó con buena parte de la trompa del coche destrozada, no hubo víctimas.

El joven que manejaba sufrió algunos golpes y fue asistido en el lugar por personal de Defensa Civil de la Comuna y por los Bomberos Voluntarios.

Las lesiones que sufrió no era de consideración, por lo que no requirió de un traslado a ningún centro de salud. El auto terminó en la Comisaría 1era de Merlo.

El auto de lujo, que 0 km cuesta uno 95 mil dólares, qyuedó estacionado en la Comisaría 1era, de Merlo. Foto: El Círculo.

El auto de lujo, que 0 km cuesta uno 95 mil dólares, quedó estacionado en la Comisaría 1era, de Merlo. Foto: El Círculo.

El Ford Mustang, según precisaron desde la misma empresa, se convirtió en el auto deportivo más vendido durante el último año aún pese a la pandemia por coronavirus. Fueron 80.577 las ventas globales realizadas en 2020 , según el registro más reciente de data de vehículos de IHS Markit.

En la Argentina, el precio del auto es de unos 95.000 dólares aproximadamente.

El modelo GT dispone de una transmisión de diez velocidades y un motor V8 de cinco litros con cuatro válvulas por cilindro y distribución variable.

Esas características le permiten ofrecer una potencia máxima de 466 caballos de fuerza a 7.000 vueltas con un torque máximo de 569 Newton metro (NM) a 4600 revoluciones por minuto.

Tragedia en Tigre

El mismo domingo del episodio en merlo, pero durante la madrugada y en Tigre, otro auto de lujo también conducido por un joven protagonizó un accideente que sí terminó en tragedia.

Joaquín Duhalde Bisi (19), quien estaba al volante de un Audi A4, también perdió el control del rodado -que es propiedad de su padre- en el Camino de los Remeros y mató a dos de sus tres amigos que viajaban junto a él en el vehículo.

El conductor, que sobrevivió al impactante choque contra una columna metálica de señalización y terminó arrancando el guardarrail, manejaba sin registro (se lo habían incautado por no tener al día la Verificación Técnica Vehicular) y con 1,39 gramos de alcohol en sangre, casi el triple de lo permitido por Ley. Permanece detenido tras comprobarse que sólo sufrió heridas leves.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas