Connect with us

Policiales

“Yendo amor, en el lugar que arreglamos”: la trampa mortal de sexo y mentiras detrás del crimen de un hombre degollado en Junín

Publicado

on

El atroz crimen de Marcelo Torres, cuyo cadáver fue encontrado en su auto, sacude a la ciudad bonaerense. Su ex pareja fue arrestada junto a su nuevo novio. Las pruebas en el teléfono de la víctima y el video que muestra el encuentro final. ¿El asesinato fue motivado por una situación de violencia de género?

El predio del Parque Ecológico en Junín es la zona elegida por los vecinos de la ciudad bonaerense para hacer actividad física. Ayer por la mañana cientos de personas fueron a realizar sus rutinas de ejercicio como cada día pero a una mujer hubo algo que le llamó la atención. Un Renault Clio estaba estacionado debajo de un árbol y sin nadie al volante, por lo menos por lo que se veía de lejos. Decidió acercarse y cuando se asomó por la ventanilla vio un hombre sentado en el asiento del conductor pero recostado sobre su derecha, bañado en sangre, mucha sangre. Las pericias posteriores indicaron que el cadáver tenía un profundo corte en el cuello que le había causado la muerte: había sido degollado. Ese fue el inicio de una investigación que desnudó una historia que incluye violencia de género, una condena judicial y una venganza final.

Los investigadores, al mando del fiscal Sergio Terrón, no tardaron en identificar a la víctima, que tenía encima sus documentos y su celular. Marcelo Torres, albañil de 34 años, llevaba muerto pocas horas cuando fue encontrado. También tenía en el bolsillo trasero del jean su billetera con dinero, por lo que rápidamente se descartó el robo. A partir de allí comenzó un trabajo pericial para reconstruir las horas previas al crimen. ¿Qué hacia el hombre en ese lugar? ¿Había ido a encontrarse con alguien?

“Comenzamos a revisar las cámaras de seguridad y pudimos rastrear el recorrido que había hecho la víctima. Con esa información pudimos reconstruir que Torres salió de la casa que compartía con su padre y pasó a buscar a una mujer y de ahí fueron directo al parque. Pero, además, en la revisión de imágenes pudimos descubrir que minutos antes de la llegada de la víctima entró a la zona una moto sospechosa manejada por un hombre. La moto se fue instantes después de la hora que nosotros tomamos como la de la muerte, pero esta vez había dos personas arriba. Además del conductor estaba la mujer que había pasado a buscar la víctima”, indica una fuente con acceso al expediente.

¿Quién es la mujer que Torres pasó a buscar? ¿Qué relación con el crimen tiene la moto? Las respuestas a estas preguntas se lograron responder gracias a una pericia clave: la del teléfono de la víctima.

De allí surgió la información de que Torres había coordinado un encuentro para tener sexo dentro del auto con una mujer llamada V.R. de 26 años. Horas antes del asesinato ambos cruzaron varios mensajes coordinando el encuentro. Se trata de la ex pareja del hombre, de quien se había separado hacía dos años, pero mantenían el contacto. Cuando el fiscal investigó el pasado reciente de ambos, empezó a develarse el crimen.

Según el testimonio de varios allegados de la víctima, V.R. había transitado un noviazgo de varios años marcado por los conflictos y la violencia de género. Los legajos de ambos contaban con varias denuncias cruzadas por violencia y hostigamiento. Incluso Torres había sido condenado a 6 meses en suspenso por golpear a su entonces pareja. A pesar de todo eso, luego de la separación siguieron en contacto.

Ante la evidencia tecnológica, el fiscal ordenó la detención de la mujer. Cuando fueron a buscarla se encontraron que en la casa de la acusada también estaba la moto que se veía en la filmación y el hombre que la manejaba: el reciente novio de la joven identificado como G.H. Ambos quedaron detenidos. En la casa se encontraron también las llaves del auto de la víctima. El arma homicida –un cuchillo de cocina– fue hallada en un rastrillaje cerca de la zona donde ocurrió el crimen. La policía cree que fue arrojada mientras los autores huían en la moto.

Los chats, mientras tanto, contaron la historia: al mismo tiempo que chateaba con su ex, V.R. le contaba a su actual pareja las coordenadas y la hora en la que estarían en el parque para que pudiera supuestamente sorprenderlos y matar a Torres. Incluso, cuando la mujer estaba arriba del auto de quien sería la víctima, camino al parque desde su celular le mandó un SMS a G.H. que decía “Yendo amor, en el lugar que arreglamos”. El homicidio, según la acusación del fiscal, estaba en marcha. Todo planeado.

La pareja detenida.La pareja detenida.

“No nos quedan dudas de que la mujer fue la que armó todo. Engañó a Torres durante todo el día con la excusa de encontrarse a tener sexo y le tendió la trampa para que fuera asesinado. Evidentemente el móvil tiene que ver con la violencia de género que ella recibió o seguía recibiendo. No descartamos que en un futuro juicio eso sea tomado como atenuante, pero por el momento está acusada de homicidio al igual que el novio. Tampoco tenemos dudas de que el autor material es el hombre”, indican desde los tribunales juninenses.

Mañana será la declaración indagatoria de los dos: no se espera que hablen. En paralelo se sigue con las pericias a los celulares y sobre todo con los testimonios que hablan de la violencia que marcó a la pareja. Mientras tanto, la certeza de la Justicia apunta a un crimen planificado, una emboscada.

(Visited 25 times, 2 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

Crimen de Blas Correas: se quebró una de las policías y contó cómo plantaron el arma para “justificar un tiroteo”

Publicado

on

Por

Una de las agentes detalló que un compañero le pidió que tirara una pistola en la escena del crimen. Hay 13 policías y tres empleados de un sanatorio imputados.

Una de los 13 policías imputados en el caso del crimen de Valentino Blas Correas (17) confirmó en su indagatoria que se “plantó” un arma con la intención de justificar un “tiroteo” cuando los agentes policiales dispararon contra el automóvil, ocupado por la víctima y cinco amigos, porque presuntamente había evadido un control en la capital de Córdoba en la madrugada del 6 de agosto.

La policía Wanda Micaela Esquivel (32) declaró ante el fiscal José Mana que cuando se trasladaban en un móvil policial, el oficial Javier Alarcón sacó un arma de su chaleco y le pidió que la tirara por la ventanilla, en una zona cercana donde presuntamente los chicos evadieron un control policial.

El abogado Hugo Luna, defensor de Alarcón, confirmó que ese relato de Esquivel consta en el expediente, no obstante dijo que “no se ajusta a la realidad” y que va a “ofrecer elementos de pruebas para demostrarlo”.

Al respecto añadió que Esquivel, con lo que relata en la indagatoria, “busca atenuar su situación procesal y evitar la prisión preventiva, pero no le resultó”, consideró Luna al restarle importancia a las declaraciones de la mujer policía que participó en los operativos de control cuando ocurrió el crimen.

El Fiat Argo blanco en el que viajaba el joven asesinado en Córdoba.

El Fiat Argo blanco en el que viajaba el joven asesinado en Córdoba.

En el proceso de investigación ya fueron indagados los 13 agentes policiales imputados y los tres empleados de un sanatorio que se negaron a atender a Blas cuando llegó, presuntamente con vida, luego de recibir el balazo que ingresó por la luneta e impactó en su omóplato.

Los policías Alarcón (31) y Lucas Gómez (35) son los dos principales imputados como los autores de los disparos que mataron al adolescente, a quienes se les adjudica el delito de “homicidio calificado agravado por el uso de arma de fuego y por la condición de policías” y también en grado de “tentativa” por el riesgo de vida que significaron esos disparos para el resto de los ocupantes del automóvil.​ Según trascendió, las imágenes de las cámaras de seguridad mostraban a Gómez disparando contra el vehículo en línea recta y a Alarcón con dirección a las ruedas.

Gómez, de cuya arma salió el disparo mortal que asesinó a Correas, tiene un juicio pendiente en una causa por encubrimiento. Lo acusaron de participar de una red policial que buscó proteger al violador serial de La Calera, Leandro Raúl Castañares, condenado en 2018 por reconocer de seis abusos sexuales. Ese juicio no se llevó adelante pero Gómez estaba señalado como parte del encubrimiento policial pero el tribunal de conducta le permitió continuar en funciones y con portación de arma. Por su parte, Alarcón también aparece involucrado en una causa de 2013 en la que lo acusaron por “privación ilegítima de la libertad” y “lesiones leves” que no avanzó.

El hecho ocurrió el 6 de agosto pasado cuando Correas se movía en un auto con cinco amigos y habrían evadido un control policial en la zona sur de la ciudad de Córdoba, por lo que los policías dispararon varios tiros, uno de los cuales ingresó por la luneta y dio en el omóplato de Valentino Blas Correas. El joven iba en la parte de atrás y murió a causa de la herida, mientras que otro joven recibió heridas menores por el impacto de otro proyectil.

(Visited 27 times, 27 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Triple choque : quién es Brian Calla, el boxeador involucrado en el accidente

Publicado

on

Por

Familiares lo acusan de haber asesinado a golpes a un joven de 23 años tras el accidente en cadena. Estuvo preso por robo.

San Vicente sigue conmocionada por el triple choque y la denuncia de una posterior pelea fatal que terminó con un joven muerto de 23 años y varios heridos, incluido el hermano del intendente. Con el correr de las horas van trazándose los perfiles de los involucrados de esta enmarañada secuencia, entre ellos el del boxeador Brian Calla.

Según informó la agencia Télam, Braian Calla (33) es un instructor de boxeo que había salido en libertad de la Unidad Penitenciaria número 23, en Florencio Varela, en diciembre de 2017, donde purgó una condena por el delito de “robo doblemente agravado por el empleo de arma de fuego y en poblado y en banda”.

Calla regresaba a prisión a visitar a otros detenidos y dictar clínicas de boxeo. Ahora está demorado por el accidente de tránsito, a pesar de que los familiares de la víctima fatal lo acusan de haber asesinado a golpes a la víctima tras el choque.

De acuerdo con los pesquisas, Calla había sido detenido en mayo del 2014 y fue condenado al año siguiente por el Tribunal Oral en lo Criminal 7 de Lomas de Zamora, a la pena de 3 años y medio de prisión. El exboxeador, además, tenía otro antecedente del 2011 por el delito de “robo”, dijeron los investigadores.

En tanto, según una publicación en la web del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), Calla regresaba periódicamente a visitar a sus ex compañeros del Pabellón 4 de la Unidad Penitenciaria de Florencio Varela, donde dictaba clases de boxeo.

El joven fallecido es Cristian Marcelo Fredes (23) y resultaron heridas cuatro personas: la esposa del fallecido llamada Karen, dos hombres que iban en otro de los autos siniestrados –uno de ellos hermano del intendente de San Vicente- y otro joven, cuñado del fallecido, quien recibió heridas de gravedad.

Cristian Marcelo Fredes (23) murió después del triple choque en Alejandro Korn. Investigan si fue asesinado.

Cristian Marcelo Fredes (23) murió después del triple choque en Alejandro Korn. Investigan si fue asesinado.

Si bien los investigadores aún no tienen acreditada la pelea -y no descartan que el accidente haya tenido una doble secuencia, con un primer choque entre dos autos y un segundo accidente en el que participó un tercer vehículo- para la familia de la víctima fatal se trató de un crimen a golpes.

“Mi hermano llamó a mi papá y le dijo que habían tenido un accidente, que se queden tranquilos que estaba todo bien. Al ratito lo volvió a llamar y le dijo ‘por favor, papi, apurate’; mi hermano estaba vivo y cuando mis papás llegaron se encontraron con que estaba muerto. A mi hermano lo mataron“, denunció Débora, hermana de Fredes.

El caso

El hecho ocurrió a la altura del kilómetro 49 de la ruta provincial 210 -la continuación de la avenida Hipólito Yrigoyen hacia el sur de la Provincia-, cuando, por razones que se investigan, tres autos participaron de un choque en cadena.

Cuando la Policía llego al lugar tras un llamado al 911 se encontró con varias personas heridas en el interior de los vehículos, un Chevrolet Corsa, un Chevrolet Onix y un Citroën C4.

En la mano contraria, tirado sobre el asfalto, estaba el cadáver de un joven al que luego se identificó como Marcelo Fredes, de 23 años, con domicilio en Longchamps, quien “sobre su cintura llevaba un palo similar al utilizado para controlar la presión de las cubiertas”, informaron medios locales.

Según trascendió, Fredes conducía el Corsa y era acompañado por su pareja, Karen Villan, y su bebé de 7 meses, que sufrieron algunas heridas pero están fuera de peligro.

Al parecer, su auto fue embestido por detrás por el Onix de Gustavo Mantegazza, el hermano del jefe comunal local, quien viajaba junto a un amigo identificado como Sebastián Maya. Ambos resultaron heridos graves y se encuentran internados en el hospital Cuenca de Cañuelas, con pronóstico reservado.

A su vez, el auto de Mantegazza fue embestido desde atrás por el C4, que era conducido por Brian Calla. Sobre esa banquina había además un Renault Sandero que pertenecía a Lucas Altenofer, cuñado de Fredes, quien no participó del accidente pero también terminó internado en el hospital Cuenca en grave estado, con fractura de cráneo.

En base al testimonio de algunos de los involucrados, la sospecha de los investigadores es que luego del choque comenzó una pelea entre Fredes y su cuñado con Calla, que terminó en la muerte del primero de ellos. De la discusión habrían participado otros tres hombres y una mujer que intentaron escapar del lugar a bordo de un Volkswagen Fox.

Por el momento la causa está caratulada como “homicidio culposo y lesiones culposas reiteradas” como consecuencia del accidente de tránsito, por el que quedó aprehendido el boxeador.

(Visited 10 times, 10 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Atraparon a un abusador que tenía cautivas a una mujer y sus tres hijas en Lomas de Zamora: ya había caído preso dos veces en un año

Publicado

on

Por

En el primer intento de apresarlo, 25 días atrás, se había fugado de la casa de Llavallol donde vivía. Lo encontraron en Flores.

Después de una búsqueda que llevó más de tres semanas, la Policía bonaerense consiguió dar con el paradero de Enzo Matías Pereyra y detenerlo.

El 26 de octubre pasado, el hombre de 27 años había logrado escaparse cuando efectivos policiales fueron a buscarlo a la casa de Llavallol, en el partido de Lomas de Zamora, donde estaba viviendo y tenía encerradas a una mujer y sus tres hijas, de quienes, según denunciaron ellas, abusaba sexualmente.

Este jueves, en un operativo de la Dirección Departamental de Investigaciones de Lomas de Zamora, Pereyra fue hallado y detenido en la Ciudad de Buenos Aires, a metros de la plaza Flores.

El caso llegó a la Policía a fines del mes pasado cuando la mayor de las tres chicas, de 15 años de edad, logró escapar de la casa de Doyhenard al 400, en Llavallol, donde ella, sus dos hermanas -de 13 y 12 años- y su madre, de 53, estaban cautivas desde hacía dos años.

Según fuentes de la investigación, la adolescente se presentó en la Comisaría de la Mujer de Temperley y contó que el hombre no sólo las tenía encerradas sino que además denunció violaciones, golpes y reducción a la servidumbre.

Inmediatamente, efectivos policiales se dirigieron a la casa pero no pudieron ingresar ya que Pereyra los retuvo afuera con maniobras dilatorias, haciendo como que no entendía lo que sucedía y, luego, exigiéndoles una orden judicial para abrirles la puerta. Cuando los agentes consiguieron la orden judicial para entrar al lugar por la fuerza, el sospechoso se había fugado.

Al ingresar al domicilio encontraron en una habitación, todas juntas sobre una misma cama, a las dos nenas de 12 y 13 años, su madre, y a una beba de aproximadamente un año de edad que sería hija de la chica que hizo la denuncia.

Todas presentaban lesiones y señales visibles de haber sido golpeadas. Fueron internadas en el Hospital Gandulfo, de Lomas de Zamora, y confirmaron la denuncia realizada en la Comisaría de la Mujer, en cuanto a que el hombre abusaba sexualmente de ellas.

Doyhenard al 400, en Llavallol (Google Street View)

Doyhenard al 400, en Llavallol (Google Street View)

Ese mismo día comenzaron las investigaciones que terminaron dando con Pereyra en un refugio para personas en situación de calle ubicado en la esquina de Rivadavia y Pedernera, en el barrio porteño de Flores. Allí, en plena calle, a metros de la plaza y la iglesia de San José de Flores, agentes de la DDI de Lomas aprehendieron al sospechoso.

“Seguimos una pista a partir de una larga investigación y por suerte pudimos dar con su paradero”, le confirmaron desde la DDI al diario La Unión.

Fuentes judiciales aseguraron también que Pereyra está catalogado como “extremadamente violento”, con antecedentes delictivos incluyendo violencia de género. Había llegado a Buenos Aires procedente de Jujuy y estaba viviendo en la calle cuando conoció a la chica que finalmente logró escapar del cautiverio y denunciarlo.

Entre los antecedentes que pesan sobre él solo en Lomas de Zamora, cuenta una detención, en diciembre pasado, acusado de integrar una banda que se dedicaba a robar a mano armada. En esa ocasión, lo apresaron en la misma casa de Doyhenard al 400.

En mayo de este año volvió a caer preso, en este caso bajo la acusación de formar parte de un grupo de cuatro motochorros que robaban en la zona de Parque Barón y el Parque Municipal de Lomas. Esta vez le secuestraron una moto Corven 110 sin patente ni numeración en el cuadro y el motor.

Ahora, los cargos por los que quedó imputado son los de “abuso sexual y lesiones graves”. La causa está radicada en la Unidad Funcional de Instrucción Nº 16 de Lomas de Zamora, especializada en delitos de Violencia Familiar, de Género y Averiguación de Paradero.

(Visited 65 times, 5 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas