Connect with us

Internacional

Un argentino en medio de la Guerra: “Están atacando a la población civil con drones suicidas”

Publicado

on

En medio de la Pandemia, el periodista Leonardo Moumdjian (43) viajó como corresponsal para cubrir el conflicto de la República Artsaj (Nagorno Karabaj). En charla con Infobae da testimonio de cómo las tropas turcas y azeríes pretenden aniquilar al pueblo armenio. “Estamos en la antesala de una limpieza étnica”, sostiene

Desde que llegó a Armenia tiene los cinco sentidos a flor de piel. Habla de olor a fuego y dice que el sabor de la granada le aportó una cuota de dulzura a sus amargas recorridas por pueblos totalmente devastados. Lo vio (casi) todo: desde casas en ruinas, hasta soldados mutilados, pasando por misiles smerch incrustados en la ruta.

El oído, dice, es clave. Con los días aprendió a diferenciar entre un “drone merodeador” y un “drone suicida”, también llamado “Harop”. Los primeros, explica, tienen un ruido muy particular, como un “zumbido de abeja”. Los usa el Ejército Turco y Azerí para sacar fotos del territorio. Quince minutos después aparecen los drones suicidas.

“Pesan 23 kilos y pueden volar hasta 6 horas. Una vez que eligen el objetivo, descienden y explotan. Dejan un daño de aproximadamente 20 metros de radio. En las trincheras donde están los soldados, no les tienen miedo a las balas sino a los drones. Lo grave es que también los están usando para atacar a la población civil”.

"Este hoyo antes era una casa en Stepanakert. Otra prueba del ataque Turco Azerí contra la población civil de la República de Artsaj", dice Leo.“Este hoyo antes era una casa en Stepanakert. Otra prueba del ataque Turco Azerí contra la población civil de la República de Artsaj”, dice Leo.

Quien pone en contexto es Leonardo Moumdjian. Leo, como lo llaman cariñosamente, tiene 43 años y creció en Valentín Alsina. Licenciado en Ciencias de la Comunicación, periodista y conductor del magazine radial “Ayres de Armenia”, el pasado 10 de octubre partió desde Ezeiza rumbo a Ereván (la capital de Armenia), como corresponsal acreditado del Diario Armenia para cubrir el conflicto de la República Artsaj (Nagorno Karabaj), junto con un productor y un camarógrafo.

Leo es también marido y papá de dos adolescentes de 15 y 17 años. “Ni a mi mujer ni a mis hijas les convenció la idea de que viajara como corresponsal de guerra porque, en el imaginario social, hay una idea de que te caen bombas a los costados. Si bien hay algo de eso, no es tan así. Por otro lado, creo entender que esta es mi labor. No solo como periodista sino como armenio. Estamos en la antesala de una limpieza étnica”, apunta Moumdjian en referencia a la contienda que motivó su viaje.

Leo junto a Garo Seferian. "Nos movemos de la mano de la parte de prensa del Ejército que nos lleva a lugares, teóricamente, seguros", cuenta el periodista.Leo junto a Garo Seferian. “Nos movemos de la mano de la parte de prensa del Ejército que nos lleva a lugares, teóricamente, seguros”, cuenta el periodista.

La nota con Infobae se pactó -en un principio- para el lunes 26 de octubre, pero un par de horas antes hubo que cancelarla. “Estamos en una extracción, por lo tanto nos estamos yendo de Stepanakert (capital de la República de Artsaj), porque había un alto al fuego que no se respetó. Azerbaiyán sigue tirando misiles en las ciudades de Martakert y Martuní. Lo que tengo que hacer es dejar esta zona rápidamente. Cuando llegue a un lugar más seguro nos comunicamos”, explicaba Leo a este medio vía audios de WhatsApp.

El contacto lo retomó el miércoles 28 a las 7 AM desde la ciudad de Goris, situada en la frontera de Armenia y la República de Nagorno-Karabaj. Recién levantado, todavía sin desayunar, el argentino prestó testimonio de su labor en medio del conflicto bélico.

“Desde que llegamos, estamos cubriendo los ataques contra la población civil. Porque no están atacando zonas bélicas, sino poblaciones civiles: casas de familia, hospitales, catedrales. Mi tarea consiste en registrar y documentar todo eso. Lo que hago es ir a distintos poblados, hablar con la gente de ahí y mostrar su realidad”, cuenta Leo.

En lo que va de su corresponsalía, el periodista también presenció varios avisos de alarma ante posibles ataques. “Tuvimos que salir corriendo al búnker: una especie de sótano donde estás protegido. Allí pasamos un par de noches”, dice.

"Durante alguno de los cinco ataques nocturnos realizados por Azerbaiján. No llegué a ponerme el calzado, los 'pabuch' del hotel no son la mejor opción. El celular es un compañero necesario a la hora de rastrear información, aunque no siempre hay señal", contaba Leo en su cuenta de Facebook, mientras aguardaba para ir al Búnker del hotel.“Durante alguno de los cinco ataques nocturnos realizados por Azerbaiján. No llegué a ponerme el calzado, los ‘pabuch’ del hotel no son la mejor opción. El celular es un compañero necesario a la hora de rastrear información, aunque no siempre hay señal”, contaba Leo en su cuenta de Facebook, mientras aguardaba para ir al Búnker del hotel.

-¿Con qué panorama te encontraste?

-La situación es dramática. Las mujeres y los niños de Artsaj fueron evacuados. Los hombres se quedaron y están defendiendo sus tierras. Tienen esa idiosincrasia. Saben que del otro lado los quieren eliminar y están poniendo el cuerpo. He visto situaciones dantescas. Ambulancias reventadas, hospitales destruidos, soldados mutilados. Parece una tontera, pero de alguna forma y después de varios días de estar acá, es como que empezás a naturalizar los bombazos. Como armenio he leído historias reivindicatorias de gestas patrióticas, pero como argentino me sigue sorprendiendo mucho la guerra. Muchísimo.

-¿Cómo se movilizan vos y tu equipo?

-De la mano de la parte de prensa del Ejército que nos lleva a lugares, teóricamente, seguros. Digo teóricamente porque los últimos dos días no nos pudieron garantizar esa seguridad. Nos tocó ir a Askerán, a dos o tres kilómetros de la frontera, y cuando llegamos empezaron los intercambios. Misiles a lo lejos y ametralladoras y tiros de cerca. Aunque había una orden de alto al fuego, Turquía y Azerbaiyán duplicaron la apuesta. Los ataques son por todos los frentes (en Mardiní, en Mandaquer, en Yabraí), pero la zona sur es la más comprometida porque es por donde quieren entrar los turcos y azeríes para luego tomar ese sector de Armenia y unir Turquía con Azerbaiyán

Vista de los destrozos causados en una vivienda en Stepanakert, por los combates en Nagorno Karabaj (Foto EFE/Pablo González).
Vista de los destrozos causados en una vivienda en Stepanakert, por los combates en Nagorno Karabaj (Foto EFE/Pablo González).

-¿Qué te genera estar en medio del conflicto bélico?

Miedo no tengo. Soy precavido. Trato de tener un plan A, B y C. Lo principal es tener bien estudiado el terreno. Más allá de la información de la que dispongo, lo que hago es leer las situaciones. Si salgo a una carretera y veo una movilización importante de tropas lo primero que pienso es: “¿Tengo posibilidades de salir de acá?”. El lunes 26 de octubre, cuando íbamos a hacer la nota, yo estaba Stepanakert y comenzaron los bombardeos. Hablé con mis fuentes y me dijeron: “Estás medio jugado”. Entonces activamos la salida. Es así de peligroso. Es más, te voy a contar una anécdota. Hace cuatro años, en 2016, viajé para hacer un informe sobre la Guerra de los Cuatro Días (un conflicto armado entre el Ejército de Defensa del Alto Karabaj, respaldado por las Fuerzas Armadas de Armenia, contra las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán) y a mí los azeríes me pusieron en una lista negra. Si me llegan a agarrar no sé si cuento la historia.

-Desde que llegaste, ¿atravesaste alguna situación límite?

-Sí. Fue un sábado a eso de las 17 PM. Otra vez necesitaba irme de Stepanakert, pero recién conseguía una salida para el domingo a las 8.30 AM. Empecé a hacer llamados, a triangular con Buenos Aires… No podía esperar doce o dieciocho horas: era una eternidad. Pedí ayuda en el lobby del hotel para irme a Goris y me dijeron: “Recién salió un auto para allá. Ahora es casi imposible”. Subí a mi habitación, agarré mi credencial de prensa, le corté la parte armenia y empecé a borrar las fotos del celular. Siempre pensando en que si me agarra un azerí y me relaciona con Armenia, más allá de que sea un periodista internacional, estoy jugado. Fueron dos o tres horas muy largas. Ahí sí sentí miedo.

Granada en mano (fruta Nacional Armenia) Leo junto a un poblador (a la derecha) de Martuni, una comunidad urbana perteneciente a la provincia de Geghark'unik'.
Granada en mano (fruta Nacional Armenia) Leo junto a un poblador (a la derecha) de Martuni, una comunidad urbana perteneciente a la provincia de Geghark’unik’.

-Cubrir una Guerra en un contexto de Pandemia. ¿Cómo te cuidás?

Para salir a la calle llevo un chaleco que pesa como diez kilos y un casco, que me aprieta un poco la cabeza. Con respecto al COVID-19 en Armenia y Artsaj yo veo muy poca gente con tapabocas. También es cierto que no hay tanta concentración de población. ¿Qué te puedo decir? Yo llevo mi barbijo y mi alcohol en gel para protegerme y limpiarme las manos, porque acá hay mucho contacto físico: te presentan gente, saludás soldados, capitanes… Hacemos lo que podemos.

Leo se define como un activo participante de la Causa Armenia. Dice que defiende la Memoria y recuerda el Genocidio Armenio del que, el pasado 24 de abril, se cumplieron 105 años. La historia, sostiene el periodista, parece repetirse. “El gran gestor de esta guerra es Turquía. Azerbaiyán se transformó en un títere de Erdogan. Quieren un Artsaj (Nagorno Karabaj) sin armenios. Pretenden eliminarlos y tiene posibilidades porque la fuerza bélica turca es muy superior. Los armenios tienen la valentía de estar en las trincheras soportando los ataques. Es urgente que los organismos internacionales se expidan sobre este tema”, concluye.

(Visited 14 times, 2 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

Rusia anunció que la vacuna Sputnik V costará menos de 20 dólares

Publicado

on

Por

Será el valor por las dos dosis. Es “la mitad” que otras vacunas que también tienen más del 90% de eficacia, según el Fondo Ruso de Inversión Directa.

“Nuestra vacuna no solo es efectiva contra el coronavirus sino también muy accesible. Costará la mitad que otras: menos de 20 dólares las dos dosis“, confirmó en conferencia de prensa Kirill Dmitriev, CEO del Russian Direct Investment Fund (Fondo Ruso de Inversión Directa, o RDIF), organismo estatal ruso que con el Instituto Gamaleya elabora la famosa vacuna rusa, más conocida como Sputnik V, actualmente en fase III de desarrollo, con 40.000 voluntarios, de los cuales 19.000 ya recibieron las dos dosis que componen este fármaco.

En el encuentro con periodistas de todo el mundo, Dmitriev enfatizó el alcance internacional de su desarrollo y la apuesta que, según él, están haciendo en pos de la “accesibilidad” de los mercados internacionales para adquirir la Sputnik V, de la cual esperan producir la ambiciosa cifra de 1.000 millones de inyecciones para 2021, es decir, vacunas para 500 millones de personas.

“Nuestra vacuna puede llamarse ruso-india, porque se produce ahí, o puede llamarse ruso-coreana, o también ruso-china, y también podrá llamarse ruso-brasileña y ruso-húngara, países donde pronto empezaremos a trabajar como socios. Son todas naciones que participan en la salvación del mundo“, expresó.

Personal de la salud ruso se aplica la vacuna Sputnik V, por ahora en fase 3 de desarrollo. /EFE

Personal de la salud ruso se aplica la vacuna Sputnik V, por ahora en fase 3 de desarrollo. /EFE

“El fondo de inversión busca hacer no solo una de las vacunas más efectivas sino una de las accesibles y una de las más sencillas de transportar, gracias al proceso de liofilización (un proceso de deshidratación), sin necesidad de refrigerarse a temperaturas muy bajas, a entre 2 y 8 grados bajo cero. Hoy por primera vez anunciamos el precio para el mercado internacional. Una dosis costará menos de 10 dólares, es decir, menos de 20 dólares por la vacuna completa”, explicó.

Como contexto, cabe recordar los precios estimados de las otras vacunas en danza: si bien la vacuna de Moderna rondaría los 35 dólares por dosis y la de Pfizer-BioNTech algo menos de 20, la de Oxford-AstraZeneca es sin dudas la más económica: costará entre 3 y 4 dólares por dosis.

Kiril Dmitriev, presidente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), desarrolladores de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus. /EFE

Kiril Dmitriev, presidente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), desarrolladores de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus. /EFE

Como en conferencias de prensa previas, avanzada la charla tomó la palabra Denis Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, quien se refirió a los niveles de eficacia y seguridad comprobados hasta ahora.

“La inmunogenicidad es de más del 95%, en general. En cuanto a los efectos adversos, son iguales a los obtenidos en la fase I y II: no hay casos serios. Solo relacionados a Covid y lo que vemos es algo de temperatura, dolor en el lugar de inyección… se vieron en el 30% o 40% de los voluntarios”, detalló.

Logunov dijo varias veces que “en el futuro, seguramente a comienzos de diciembre y a través de una publicación científica en inglés” se informarán más precisiones sobre cifras y efectos adversos, con “la palestra de todo lo que se vio en la fase III de los ensayos”.

Pero aseguró que 28 días después de la segunda dosis la eficacia fue del 91,4%, y remarcó que llega al 95%, pasados 42 días. No obstante, fue cauteloso: “Sobre lo que ocurre tres o seis meses después, sería prematuro afirmar nada”.

Dmitriev entonces explicó cómo se hizo el cálculo del 95%: “Los datos de la fase 3 (un estudio en modalidad “doble ciego”) fueron abiertos una vez que se confirmaron 39 pacientes infectados de coronavirus. El 95% no son proyecciones sino datos precisos”. Según explicaron desde Rusia, el próximo “corte” observacional se hará cuando otras 78 personas se infecten con Covid-19.

En carrera

“Estamos limitados con la producción en diciembre, pero suministraremos en enero a los países donde hicimos acuerdos y a los que nos solicitaron vacunas hace poco, en marzo. Estamos trabajando con los organismos reguladores de más de 50 países para que tengan todos los datos del ensayo. Igualmente, la Organización Mundial de la Salud ya tiene toda la información”, aclaró Dmitriev.

Denis Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, a cargo del equipo de desarrollo de la vacuna.

Denis Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, a cargo del equipo de desarrollo de la vacuna.

Consultados por los anuncios recientes del laboratorio AstraZeneca, si bien Dmitriev enfatizó con modestia la importancia de que haya “muchas vacunas disponibles” para enfrentar la pandemia, y que “la vacuna rusa es ‘una más’ del portfolio internacional”, sus palabras quedaron “matizadas” por lo que es una clara carrera internacional entre gigantes de la farmacéutica.

Esto se vio cuando Logunov, seguro del proyecto que promueve, comparó el desarrollo ruso con el de AstraZeneca: “Ellos anunciaron alrededor de un 70% de efectividad. Puedo suponer que ellos dan una pequeña dosis y luego una dosis mayor. Eso puede nivelar los efectos, pero las investigaciones dieron resultados diferentes. Estamos abiertos para compartir nuestro enfoque, de modo que el resto del mundo pueda apreciarlo”.

Alentado por las palabras de su colega, Dmitriev afirmó que “los resultados de AstraZeneca confirman que si damos una inyección con el mismo vector, es menos efectivo que con dos efectores. Ellos tienen 70% y nosotros 90%. Estamos abiertos al diálogo: podemos prestarle nuestro adenovirus humano a distintos países para que la segunda inyección sea distinta de la primera”.

(Visited 4 times, 4 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

Trump dedica sus últimos días a complicar la tarea de Biden

Publicado

on

Por

El presidente Donald Trump está fijando políticas para evitar que Biden haga retroceder su legado.

WASHINGTON — Los votantes han decidido que el presidente electo Joe Biden guíe al país en el transcurso de los próximos cuatro años. Pero en los asuntos relacionados con la guerra, el medioambiente, la justicia penal, el comercio y la economía, entre otros, el presidente Donald Trump y altos funcionarios del gobierno están haciendo todo lo posible para dificultar el cambio de rumbo.

Trump ha pasado las últimas dos semanas refugiado en la Casa Blanca, vociferando acerca de unas elecciones “robadas” y negándose a aceptar la realidad de su derrota. Pero en otros aspectos, está actuando como si supiera que pronto se despedirá sin mostrar la deferencia que tradicionalmente otorgan los presidentes a sus sucesores durante sus últimos días en el cargo.

A lo largo de los últimos cuatro años, Trump no ha pasado mucho tiempo pensando en políticas, sino que ha mostrado una inclinación a vengarse de sus adversarios. Y alentados por él, los altos funcionarios están en una carrera contra reloj para retirar a los soldados de Afganistán, garantizar el arrendamiento de las perforaciones petroleras en Alaska, castigar a China, llevar a cabo ejecuciones y frustrar cualquier plan que tenga Biden para restablecer el acuerdo nuclear con Irán.

El presidente electo Barack Obama con el presidente George W. Bush en la Casa Blanca el 10 de noviembre de 2008. Bush quería dejar a su sucesor una serie de opciones políticas. Foto: Doug Mills/The New York Times.

El presidente electo Barack Obama con el presidente George W. Bush en la Casa Blanca el 10 de noviembre de 2008. Bush quería dejar a su sucesor una serie de opciones políticas. Foto: Doug Mills/The New York Times.

En algunos casos, como los de las ejecuciones y el arrendamiento petrolero, el gobierno de Trump piensa actuar unos días —o incluso horas— antes de que Biden tome posesión el 20 de enero.

En una amplia gama de organismos y departamentos, los designados políticos de Trump van a hacer todo lo que esté a su alcance para tratar de evitar que Biden dé marcha atrás en el legado del presidente. Están cubriendo los puestos vacantes en los paneles de científicos, presionando para concluir la reglamentación que debilita las normas ambientales, nombrando jueces y apresurando sus ratificaciones en el Senado y tratando de eliminar las disposiciones relacionadas con la atención médica que han funcionado durante años.

En el último episodio, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, se rehusó a prorrogar importantes programas de préstamos de emergencia que había estado usando la Reserva Federal para ayudar a mantener el flujo de créditos a las empresas, los gobiernos locales y estatales y otras instancias del sistema financiero. También se dio a la tarea de recuperar gran parte del dinero que los respalda, lo cual afectará la capacidad de Biden de usar las amplias facultades del banco central para mitigar las repercusiones económicas del virus.

Terry Sullivan, profesor de ciencias políticas y director ejecutivo del Proyecto de Transición de la Casa Blanca, un grupo apartidista que ha estudiado las transiciones presidenciales durante décadas, afirmó que Trump no estaba comportándose como los presidentes anteriores, a quienes les preocupaba la manera en que sus últimos días en el cargo influirían en su legado.

Joe Biden se reunió con los líderes demócratas el 20 de noviembre. El presidente electo prometió moverse rápidamente para deshacer muchas de las políticas de Donald Trump. Foto: Anna Moneymaker/The New York Times.

Joe Biden se reunió con los líderes demócratas el 20 de noviembre. El presidente electo prometió moverse rápidamente para deshacer muchas de las políticas de Donald Trump. Foto: Anna Moneymaker/The New York Times.

“Están aumentando las tensiones en Irán, lo cual podría originar una confrontación. La economía está empeorando, y no están haciendo nada acerca de las prestaciones por desempleo”, señaló.

Se trata de una última regla que Trump está haciendo añicos y que contrasta con el último presidente republicano que le transfirió el poder a un demócrata.

El expresidente George W. Bush, de manera deliberada, le dejó la decisión a su sucesor, Barack Obama, de cómo rescatar la industria automotriz y de si aprobar o no el aumento de soldados en Afganistán. Y cuando el Congreso solicitó negociaciones sobre los rescates bancarios, Bush se hizo a un lado y dejó que Obama llegara a un acuerdo con los legisladores antes de tomar posesión.

Esa no ha sido la actitud de Trump. El presidente ha seguido negándole a Biden las sesiones informativas y el acceso a las autoridades de los organismos, retrasos que, según el presidente electo, amenazan con afectar la respuesta a la pandemia del país. Además, lejos de querer ayudar al equipo de Biden, Trump ha pasado más de dos semanas tratando de desvirtuar con ahínco la legitimidad de su victoria.

Biden y sus principales asesores no han criticado públicamente las acciones políticas del presidente ni dentro ni fuera del país, apegándose a la tradición de que solo hay un presidente a la vez. Pero el presidente electo ha prometido actuar rápido para revertir muchas de las políticas interiores y exteriores de Trump.

Tropas estadounidenses aplauden al presidente Donald Trump en la Base Aérea de Bagram, Afganistán, en noviembre de 2019. Desde las elecciones, Trump ha ordenado la retirada de miles de tropas. Foto:Erin Schaff/The New York Times

Tropas estadounidenses aplauden al presidente Donald Trump en la Base Aérea de Bagram, Afganistán, en noviembre de 2019. Desde las elecciones, Trump ha ordenado la retirada de miles de tropas. Foto:Erin Schaff/The New York Times

Es muy probable que eso comience con una andanada de medidas ejecutivas en sus primeros días en el cargo, así como con una agenda legislativa enérgica durante su primer año.

Algunos de los asesores de Trump ni siquiera tratan de ocultar el hecho de que sus acciones están destinadas a obstaculizar de manera deliberada las opciones políticas de Biden incluso antes de que comience.

Un funcionario del gobierno que hizo declaraciones con la condición de permanecer en el anonimato porque no estaba autorizado para hablar públicamente, señaló que en los próximos días habría más anuncios, sobre todo relacionados con China, con la cual, según los asesores de Trump, Biden tratará de mejorar las relaciones.

Algunas de las acciones de Trump son prácticamente inalterables, como el nombramiento de jueces con puestos vitalicios o el nombramiento de sus partidarios a paneles del gobierno para periodos que se prolongan más allá del tiempo máximo que Biden podría durar en el cargo. Una vez que estas acciones se concreten, habrá poco que pueda hacer el nuevo presidente para revertirlas.

Sin embargo, esos no son los únicos nominados que los funcionarios del gobierno están intentando designar a toda prisa.

Entre los demás, hay dos nominados al Consejo de Gobernadores de la Reserva Federal, quienes tendrían ese cargo hasta 2024 y 2030, respectivamente; una terna de posibles miembros de la Comisión de Elecciones Federales para un periodo de seis años, y los nominados para la Comisión Federal de Comunicaciones y la Comisión Federal Regulatoria de Energía, quienes, de ser ratificados, impedirían que Biden instalara mayorías en esos organismos hasta muy entrado el año 2021.

Un trabajador carga comida para gente necesitada en Columbus, Ohio. El cierre de los programas de préstamos de emergencia podría tener implicaciones duraderas para la economía. Foto: Maddie McGarvey/The New York Times.

Un trabajador carga comida para gente necesitada en Columbus, Ohio. El cierre de los programas de préstamos de emergencia podría tener implicaciones duraderas para la economía. Foto: Maddie McGarvey/The New York Times.

Hay otras acciones que será posible revertir, pero están diseñadas para que hacerlo tenga un costo político.

Desde las elecciones, Trump ha ordenado el retiro de miles de soldados de Afganistán, donde el mandatario pretende recortar a la mitad un ejército ya de por sí reducido de 4500 para cuando deje el cargo, desobedeciendo así las recomendaciones de algunos generales superiores.

La idea de Biden en cuanto a los despliegues de tropas de Estados Unidos no es radicalmente distinta. Ha señalado que respalda solo pequeñas cantidades de grupos de combate, con la tarea principal de combatir a los grupos terroristas como Al Qaeda y al grupo del Estado Islámico. Pero los retiros de último minuto que ordena Trump podrían obligar a Biden a tener una confrontación no deseada con los demócratas en el Congreso si decide que tiene que retornar al orden establecido moderado de antes de las elecciones.

Los analistas afirman que el hecho de que Trump haya retirado a los soldados también le quita a Estados Unidos cualquier posibilidad de influir en el proceso de paz en marcha en Afganistán entre los talibanes y el gobierno del país, lo que tal vez dé a los talibanes importantes ventajas militares.

Los funcionarios de Trump también están trabajando para imponer nuevas sanciones a Irán que Biden difícilmente podría revertir por miedo a arriesgarse a ser acusado de indulgente con uno de los adversarios más peligrosos del país.

Estas sanciones también podrían debilitar cualquier acción de Biden para restablecer el acuerdo nuclear de 2015 con Irán, medida que requeriría darle a Irán un respiro económico después de los años de restricciones de Trump.

De igual manera, los funcionarios de Trump siguen tomando medidas punitivas contra China que quizá tensarán más las tirantes relaciones con Beijing que heredará Biden. La semana pasada, Trump emitió un decreto que prohíbe que los estadounidenses inviertan en empresas chinas que tengan vínculos con el Ejército de China. Los funcionarios del gobierno sostienen que se están preparando otras medidas.

La suspensión de los programas de préstamos de emergencia realizada por Mnuchin la semana pasada también podría tener implicaciones a largo plazo en los esfuerzos de Biden para contener las consecuencias económicas de la pandemia. Los programas de la era de la pandemia son administrados por la Reserva Federal, pero usan dinero del Tesoro para asegurarse contra las pérdidas.

El viernes, Mnuchin defendió su decisión al insistir que estaba cumpliendo el objetivo del Congreso al pedirle a la Reserva Federal que regresara al Tesoro el dinero sin utilizar. Pero será Biden quien deba hacer frente a las repercusiones. Además, para restablecer los programas se necesitarían otras negociaciones con el Congreso, mismo que ya está estancado con la ayuda por el COVID.

En el verano de 2008, los funcionarios del gobierno de Bush enviaron un memorando a los funcionarios de los organismos gubernamentales en el que les advertían que concluyeran las nuevas reglamentaciones y que no intentaran apresurar otras justo antes de que entrara el nuevo presidente. Trump está haciendo lo contrario.

La Agencia de Protección Ambiental se está apresurando a terminar una nueva reglamentación que cambiará la manera en que el gobierno federal calcula los costos y los beneficios, un ajuste que podría dificultar a Biden ampliar algunas normas relacionadas con la contaminación del aire o del agua.

Justo después del día de las elecciones, el Departamento de Salud y Servicios Humanos adoptó una regla que suspendería automáticamente miles de normas del organismo si no se ratifican de manera individual como “aún necesarias” y “con impactos adecuados”. El organismo mismo calificó de radical esa iniciativa al darse cuenta de que le ataría las manos al próximo gobierno.

Brian Harrison, el jefe de personal del organismo, la calificó como “la iniciativa de reforma normativa más audaz y significativa que jamás haya emprendido el Departamento de Salud y Servicios Humanos”.

Michael Crowley, Nicholas Fandos, Maggie Haberman y Jeanna Smialek colaboraron en este artículo.

c.2020 The New York Times Company

(Visited 6 times, 6 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

España planea limitar a seis personas las reuniones familiares en Navidad e imponer un toque de queda a la 1:00 AM

Publicado

on

Por

Un borrador del gobierno de Pedro Sánchez establece las restricciones a las que serán sometidos los ciudadanos para prevenir la propagación de los contagios de coronavirus en las celebraciones de fin de año

El Gobierno de España propone limitar a seis personas las reuniones familiares y sociales en Navidad, y decretar un toque de queda nocturno entre la 1 y las 6 am en Nochebuena y Nochevieja, según un borrador al que han tenido acceso Europa Press y El Mundo.

Se recomienda limitar la participación a los miembros que pertenezcan al mismo grupo de convivencia. En el caso de que haya algún miembro externo no conviviente habitual, las reuniones serán de hasta un máximo de seis personas”, se lee en el borrador del documento titulado Propuestas de medidas de salud pública frente a la Covid-19 para la celebración de las fiestas navideñas, realizado por el Ministerio de Sanidad y que se llevará al Consejo Interterritorial para ser analizado y debatido con las comunidades autónomas.

Asimismo, durante las celebraciones navideñas, “se mantendrá el confinamiento nocturno, no pudiendo salir a la calle en los horarios establecidos en cada comunidad autónoma tras la declaración del estado de alarma”. Mientras que los días 24 y 31 de diciembre “se ampliará el horario, limitándose la movilidad desde las 1:00 horas a las 6:00 horas”. Actualmente el toque de queda de las autonomías es a las 23.00.

“Se recomienda evitar o minimizar las reuniones en el ámbito social (celebraciones del trabajo, antiguos alumnos, clubs deportivos, etcétera). En el caso de celebrarse, serán de un máximo de seis personas y preferiblemente en el exterior (al aire libre o en terrazas con máximo dos paredes)”, afirma el documento.

20/11/2020 Encendido de lunes de Navidad
POLITICA COMUNIDAD VALENCIANA ESPAÑA EUROPA ALICANTE
AYUNTAMIENTO DE ALICANTE
20/11/2020 Encendido de lunes de Navidad POLITICA COMUNIDAD VALENCIANA ESPAÑA EUROPA ALICANTE AYUNTAMIENTO DE ALICANTE

También se insta a “evitar, como norma general, aquellos viajes que no sean estrictamente necesarios”. Los viajes entre comunidades estarán permitidos, pero con máxima precaución. En el caso de que “excepcionalmente” se deba realizar un viaje en el territorio nacional, tanto intercomunitario como intracomunitario, “éste debe hacerse de forma segura: cumpliendo las recomendaciones indicadas en cada medio de transporte, usando mascarilla, lavado frecuente de manos y manteniendo la distancia física”, advierte el Ministerio de Sanidad, según cita El Mundo.

En lo que respecta a viajes internacionales, aquellas personas provenientes de un país o zona de riesgo deberán presentar un test PCR con resultado negativo realizado 72 horas antes a la llegada a España. De no realizarse la prueba, los servicios de sanidad exterior se la harán a su arribo. Mientras que los españoles que viajen al exterior deberán cumplir con “las normas o restricciones que se apliquen en los países de destino”.

Por otro lado, el Gobierno recomienda a los estudiantes universitarios que regresan a sus casas por las vacaciones “que limiten las interacciones sociales los días anteriores de su regreso a casa y que extremen las medidas de prevención”. “Una vez en casa, deben tratar de limitar los contactos, interactuar sobre todo al aire libre en lugar de en el interior y usar mascarillas”, consigna el documento.

Pandemia de COVID-19 en Barcelona, España. REUTERS/Nacho DocePandemia de COVID-19 en Barcelona, España. REUTERS/Nacho Doce

La vacunación contra la enfermedad de COVID-19 en España comenzará en enero de 2021 y no será obligatoria, según adelantó el sábado pasado el ministro español de Sanidad, Salvador Illa, sobre el plan que el Ejecutivo del socialista Pedro Sánchez dará a conocer esta semana.

El objetivo de ese plan es que a mediados de 2021 haya vacunados unos 30 millones de ciudadanos, “un 70 % de la población en números redondos”, lo que permitiría tener a buena parte de la ciudadanía inmunizada, precisó Illa en una entrevista radiofónica.

(Visited 3 times, 3 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas