Connect with us

Politica

Un año de la economía de Alberto Fernández: dólar, Covid, recesión y peleas para tapar el único logro, el arreglo de la deuda

Publicado

on

Alberto Fernández prometió reestructurar los vencimientos y lo logró, evitando así el default. Pero la economía no sólo no repuntó sino que acumuló desequilibrios, en parte por el virus pero también por errores propios.

Alberto Fernández finaliza el año con bochazos en el boletín económico. Salvo en inflación, que bajó respecto al 53,8% que dejó Mauricio Macri (el mercado espera 36,7% este año), el resto de las variables se deterioró: PBI, desempleo, salario, reservas y saldo comercial.

Argentina no es una excepción a la regla. La economía global se contraerá 4,2% en 2020 dijo la OCDE hace unos días. Como señaló uno de los directores de la Reserva Federal este año: es más importante usar barbijo que las políticas fiscal o monetaria.

Sin embargo, y pese a los inconvenientes heredados, hubo muchos otros autoinflingidos. El dólar blue se disparó a $ 195, la brecha cambiaria tocó 130% y el Gobierno perdió el saldo comercial en meses.

Martín Guzmán fue el único hombre de la conducción económica que logró un cometido. Acaso le valió un aplauso en la Rosada: reestructuró la deuda.

El dólar a dos velocidades: el oficial y los alternativos


Tocá para explorar los datos Deslizá para explorar los datos

 Oficial  CCL  Blue


Infografía: BCRA | DATOS DEL MERCADOClarín

Discípulo de Joseph Stiglitz, elegido de Cristina Kirchner y adoptado por Fernández -el Presidente lo sumó a un viaje a México en noviembre, tras las elecciones, para que le explicara su plan con los acreedores-, este economista de 38 años tenía como hoja de ruta impulsar la economía vía gasto público y patear los vencimientos de la deuda. “En el 2020 no es realista que haya una reducción del déficit fiscal”, dijo en febrero.

“Proyectábamos un déficit de 2% del PBI para el año”, repasa hoy en su archivo Nadín Argañaraz, director del IARAF. “Ahora vemos 7%”.

Las proyecciones y cálculos para 2020 fenecieron en poco tiempo. En el mundo y en Argentina. Pero en el país de lo exagerado, la economía también sobrerreaccionó. La actividad se contrajo 25% en abril, récord histórico. El desempleo saltó a 14%, el más alto en 15 años. La pobreza llegó a 44,2% según la UCA. El salario caerá 3% descontando la inflación, proyecta Analytica. La pendiente del tobogán aquí fue, por lejos, más pronunciada que en la región, salvo Perú.

La recesión causó miserias en la economía. Pero también en la política partidaria y la interna del FdT.

El Gobierno tenía que emparejar la cancha y si iba a contar con menos recursos, los rivales no podían arrancar el partido 2 goles arriba. Quitó recursos a la Ciudad de Buenos Aires, el distrito más autónomo del país. Bajó su coparticipación de 3,75% a 1,4%.

La recesión y la crisis también provocó tensiones dentro del Gabinete.

Martín Guzmán, en su primer año, cerró el acuerdo de la deuda pero ahora enfrenta nuevos desafíos

Martín Guzmán, en su primer año, cerró el acuerdo de la deuda pero ahora enfrenta nuevos desafíos

Miguel Pesce, Matías Kulfas y Cecilia Todesca, tres economistas que venían trabajando con el Presidente en el Grupo Callao, no opinaron en todos los temas como Guzmán.

El ministro puso cash para el IFE y el ATP. El gasto primario creció encima del 90% anual en abril y el déficit fiscal llegó 2% del PBI en 4 meses. Guzmán no dijo nada.

Pero hacía falta más dinero. Y sin más financiamiento a la vista, Pesce-Kulfas apuntaron a los bancos. El Central indujo a un desarme de las Leliq para que prestaran a las pymes.

“De un día para el otro nos encontramos con un montón de pesos pero no teníamos a quién prestárselos”, cuentan en uno de los bancos más grandes del país. “Muchas pymes no son sujetas de crédito”.

Como dijo el ex viceministro de Economía Emmanuel Alvarez Agis: la política económica en Argentina enfrenta un límite a la hora de reaccionar y es el alto grado de informalidad. Además, nadie quiere pesos.

“El Gobierno intentó hacer en paralelo al estímulo fiscal otro estímulo, de tipo monetario que implicaba forzara los bancos a un desarme de Leliq y al mismo tiempo se bajó la tasa de pases pasivos para incentivarlos a que den crédito”, pasa en claro Federico Furiase, de Eco Go. “Fue un fogonazo para la brecha cambiaria”.

En La Cámpora criticaron a Pesce. ¿Error de cálculo?Ahí nomás se fue Alejandro Vanoli, titular de la ANSeS.

El monstruo de dos cabezas asomó: la brecha pasó de 30% a 64%.

Se empezó a hablar del dólar. Justo en el momento en el que el Gobierno debía cerrar su promesa de campaña: la negociación de la deuda.

La largada de esa carrera había comenzado en abril. Pero una respuesta floja de los acreedores a la oferta oficial estiró la negociación cuatro meses.

Guzmán, celoso de su agenda y rodeado de tecnicismos a la hora de hablar, se recostó en Sergio Chodos (un economista de renombre y reconocido en La Cámpora que introdujo a Guzmán en los espacios del peronismo en 2015-2019). Ambos se conocieron en un seminario de la deuda en Nueva York por 2014. Hoy es el representante en el FMI y negocia con el organismo el nuevo acuerdo. También fue clave en la deuda.

Miguel Pesce y un año en el que las reservas cayeron y la brecha cambiaria aumentó. En la pandemia indujo un desarme de Leliq que tuvo consecuencias isobre el tipo de cambio.

Miguel Pesce y un año en el que las reservas cayeron y la brecha cambiaria aumentó. En la pandemia indujo un desarme de Leliq que tuvo consecuencias isobre el tipo de cambio.

En el power point de Guzmán de diciembre de 2019 decía que en marzo de 2020 el asunto estaba arreglado. La pandemia demoró la operación. Pero las sucesivas mejoras a la oferta fueron insuficientes. En el medio Guzmán debía explicar por qué el Gobierno quería intervenir Vicentín.

Economía extendió la fecha del canje cinco veces a la vez que cayó en default selectivo. El 3 de agosto se selló el acuerdo. “La estructura de los nuevos títulos resultó muy beneficiosa para Argentina en términos del alivio de vencimientos de capital e intereses conseguido”, comenta Jorge Neyro, analista de la consultora ACM.

Con la deuda encaminada, la brecha cambiaria no cedió. Y las reservas cayeron a la mitad. En agosto la cuenta corriente cambiaria arrojó un resultado negativo US$ 462 millones y la cuenta capital US$ 453 millones.

¿Qué había pasado? ¿mal manejo? ¿pesada herencia? ¿el Covid?

Fernández recibió una economía en recesión y con un cronograma de vencimientos imposible de cumplir. Al menos para la confianza que despertaba su gobierno. A favor, no tuvo que poner el cepo y heredó una economía con baja monetización que permitió a Pesce emitir pesos sin subir más la inflación.

En abril de 2018 las reservas netas eran US$ 37.000 millones. A las PASO quedaban sólo US$ 18.000 millones, y a las elecciones de octubre, cuando finalmente se puso el cepo, US$ 10.000 millones. Hoy quedan US$ 2.500 millones y una cantidad de pesos en relación a las reservas que es cinco veces más a la de la era Macri.

Una de las primeras medidas del nuevo gobierno fue establecer el impuesto PAIS, el recargo de 30% para la compra de dólares y los gastos con tarjeta en esa moneda. El dólar ahorro saltó de $ 63 a $ 81,90.

En el Gabinete se echaron culpas.

Pesce decía que la incertidumbre había sido producto de la negociación larga de la deuda. Guzmán, que el banco debía frenar la bajar de tasas.

Ambos apostaron a septiembre a relanzar la economía. Lo único que se relanzó fue el dólar.

El ministro anunció un proyecto de Presupuesto con un déficit fiscal 4,5% del PIB financiado en un 70% con emisión monetaria. Y Pesce un mayor control del cepo: restringió más el acceso al dólar-ahorro con el anticipo de Ganancias (4 millones de personas llegaron a comprar en agosto) y promovió que las empresas privadas reestructuren la deuda en moneda extranjera que tenían como fecha de repago entre octubre y marzo.

La brecha pasó de 80% a 130% en un santiamén. Y el saldo comercial base caja se evaporó en dos meses.

El gran desafío que viene para 2021: el acuerdo con el FMI.

El gran desafío que viene para 2021: el acuerdo con el FMI.

Como dice Marina Dal Poggetto, la política se asustó. El kirchnerismo aceleró la negociación con el FMI, Cristina Kirchner publicó una carta hablando de la necesidad de un acuerdo, y del dólar.

También se asustaron Guzmán y Pesce. Ahí se coordinaron. Economía pidió (¿exigió?) a las sociedades de Bolsas que no operaran por unos días, Pesce compró bonos con reservas y los vendió en simultáneo contra pesos y Guzmán emitió títulos en dólares y atados al IPC.

Cuando vino al país una misión del FMI, un mes atrás, el Gobierno ofrendó en la alfombra roja que Argentina iba a buscar un Programa de Facilidades Extendidas con el FMI, se lanzó un programa fiscal financiero y monetario hasta diciembre (poniendo una cota implícita al déficit fiscal de 2020 en 7% del PIB y no 8,3% como decía el Presupuesto), se avanzó con una batería de decisiones fiscales como el recorte del IFE y la reducción del ATP. También se avisó que en marzo arrancaría el descongelamiento de tarifas y se achicó el programa de precios máximos. Máximo Kirchner se sacó una foto junto a Guzmán mostrando una nueva fórmula de movilidad jubilatoria.

Hay un debate sobre si hace unos días el FdT sobreactuó con la carta de los senadores al FMI y el cambio de la fórmula de jubilaciones de Guzmán. ¿Se pueden ganar las elecciones firmando un plan con el FMI?

No se puede ganar las elecciones con el dólar subiendo y en recesión.

La economía no da señales de recuperación. ¿La habrá?

La actividad creció 13.2% en el tercer trimestre en relación al trimestre anterior, “una recuperación más fuerte de la esperada”, dice Andrés Borenstein, de Econviews. “Para octubre nuestro modelo está dando un crecimiento mucho más moderado, en torno a medio punto, y noviembre y diciembre no serían mucho mejores. Mejoramos casi un punto la performance desde -11,6 a -10,7%. No se ve un boom de consumo para la recuperación”.

Fernández, en su primer año, evitó el default y reestructuró la deuda. Pero la economía está en falsa escuadra. Y más respecto a un año atrás.

(Visited 21 times, 1 visits today)

Politica

Corte Suprema, Consejo de la Magistratura y juicios por jurados: los proyectos de reforma judicial que anunció Alberto Fernández

Publicado

on

Por

Una iniciativa será crear un tribunal especial por debajo de la Corte. Otra que los juicios por corrupción sean juzgados por ciudadanos. Le pidió al Congreso avanzar con la reforma federal. No hizo mención del pliego de Rafecas como procurador

El presidente Alberto Fernández anunció hoy una serie de proyectos de reformas de la Justicia que incluyen cambios en el funcionamiento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el Consejo de la Magistratura de la Nación y la aplicación del juicio por jurados. “El Poder Judicial de la Nación está en crisis”, dijo en el Congreso en la apertura de las sesiones legislativas del año.

Para enmarcar sus críticas, el jefe de Estado habló de “hechos llamativos que día a día asoman en el mundo judicial y que de modo muy cuidadoso los grandes medios de comunicación ocultan”. Y enumeró algunas sin nombrar a sus protagonistas: el procesamiento por espionaje y extorsión del fiscal federal Carlos Stornelli (“A él no se le aplica aquella doctrina que recomendaba la detención preventiva de personas cuando su ´poder residual´ pudiera afectar la investigación. Es cierto. Su poder no es residual. Está vigente”, dijo el Presidente); la visita a la Casa Rosada del juez de Casación Federal Gustavo Hornos para reunirse con el entonces presidente Mauricio Macri pocos días antes que procesara a Cristina Kirchner; la aceptación de la Corte Suprema del per saltum de los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi por sus traslados, a los que calificó de “dos jueces ignotos”.

“Vivimos tiempos de judicialización de la política y politización de la Justicia, que terminan dañando a la democracia y a la confianza ciudadana porque todo se trastoca. Asistimos a condenas mediáticas instantáneas y sin posibilidades serias de revisión. Sufrimos la discrecionalidad de los jueces expresada en demoras inadmisibles de procesos judiciales que afianzan el clima de impunidad. Padecemos la manipulación de decisiones jurisdiccionales en función de intereses económicos o partidarios que conducen a medir los hechos con distintas varas”, sostuvo.

Los jueces de la Corte Suprema siguieron el discurso por videoconferenciaLos jueces de la Corte Suprema siguieron el discurso por videoconferencia

Propuestas y pedidos

Alberto Fernández le pidió a la Cámara de Diputados que trate y apruebe dos proyectos de reforma judicial que cuentan con media sanción del Senado y que son resistidos por la oposición. Uno es la reforma al fuero federal en el que amplía la cantidad de juzgados de Comodoro Py, donde se investigan las causas de corrupción, con la unificación del fuero penal económico y una parte de la Justicia nacional de instrucción. “Con eso estaríamos dando un primer paso en favor de mejorar la administración de justicia”, sostuvo.

Lo mismo planteó con la reforma al Ministerio Público Fiscal que aprobó el Senado y está en Diputados. Allí se busca ganar con una mayoría simple de votos la elección del procurador general y su destitución. El Presidente no hizo referencia a la postulación del juez Daniel Rafecas como jefe de los fiscales. Fernández lo propuso en diciembre de 2019, apenas asumió, y desde entonces su pliego está congelado.

El mandatario también anunció que a lo largo del año enviará al Congreso proyectos basados en las recomendaciones que le hizo la comisión de juristas que convocó para analizar el funcionamiento de la Justicia.

Una de esas iniciativas, adelantó, será la creación de un Tribunal Federal de Garantías que estará por debajo de la Corte Suprema “que tendrá competencia exclusivamente en cuestiones de arbitrariedad y al que se podrá llegar por vía del recurso extraordinario”. Y agregó: “De ese modo, la Corte Suprema de Justicia de la Nación podría circunscribir su competencia a aquella temática que la Constitución Nacional expresamente le ha dado”.

La decisión implica que el máximo tribunal solo intervendrá cuando se plantee la inconstitucionalidad de alguna norma y el nuevo tribunal en los restantes aspectos, entre ellos, las apelaciones por condenas penales. La creación de ese tribunal será consultada con los gobernadores del país.

El Consejo de la Magistratura de la Nación (Matías Baglietto)El Consejo de la Magistratura de la Nación (Matías Baglietto)

Otro será la revisión del artículo 280 Código de Procedimientos Civil y Comercial. Se trata del articulo que le permite a la Corte Suprema rechazar cualquier pedido por considerarlo arbitrario. Fue el que utilizó para confirmar la condena al ex vicepresidente Amado Boudou por el caso Ciccone, lo que generó críticas en el oficialismo.

También anunció una reforma en el Consejo de la Magistratura de la Nación, el órgano encargado de la selección y acusación de los jueces nacionales y federales. “Debemos despolitizar ese ámbito, para que los mejores y más capaces magistrados lleguen a ocupar sus funciones sin condicionamientos, sin favores a devolver y sin la contaminación con los poderes corporativos o políticos”, sostuvo. El Consejo está integrado por 13 miembros, de los cuales siete son representantes de la política.

Por último adelantó que enviará al Congreso un proyecto para aplicar el juicio por jurados para delitos federales. Eso significa que la culpabilidad o inocencia en causas como corrupción, narcotráfico y otros delitos de crimen organizado será decidida por ciudadanos. El juicio por jurados se aplica en varias provincias pero nunca a nivel federal a pesar de que está en la Constitución Nacional desde 1853.

(Visited 4 times, 4 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Tras la condena por lavado, la Justicia investiga más nexos comerciales entre Lázaro Báez y Cristina Kirchner

Publicado

on

Por

Lo hace a través del área de recupero de activos, en una causa paralela donde se busca determinar si el empresario K adquirió propiedades como testaferro de la vicepresidenta.

Tras la condena de Lázaro Báez a 12 años de prisión por lavado, un expediente pone el foco en los presuntos negocios del empresario con Cristina Kirchner y su familia. En la mira, el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuan tienen una serie de intercambios comerciales, compra y ventas de inmuebles entre otras transacciones que vinculan a los Báez y los Kirchner. El expediente es el 2146/2019 y allí el empresario K condenado y la vicepresidenta están imputados por lavado de dinero.

El expedientes viene avanzando a paso firme y allí Marijuan y Casanello buscan determinar si los bienes por más de 205 millones de dólares que adquirió el contratista K son producto de un ilícito y si actuó como testaferro de los ex presidentes. Esta semana después de la dura condena contra Báez, se sumó nueva documentación al caso.

Lázaro Báez aún no se recupera de la sentencia dictada el miércoles pasado por el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4), que lo acusó de haber lavado 60 millones de dólares entre 2010 y 2013. Lo condenaron a doce años de prisión. Sus cuatro hijos también fueron condenados con penas diferentes.

Esa causa, conocida como la Ruta del Dinero K, tuvo entre sus ejes centrales la determinación de a cuánto ascendía el patrimonio de Lázaro Báez. Hubo un paralelismo que se investigó: mientras su firma insignia Austral Construcciones recibía licitaciones viales del gobierno kirchnerista, parte de esos fondos los volcó a las maniobras de lavado. Las mismas incluyeron la compra compulsiva de propiedades y diversos bienes: 1.412 en ocho distritos diferentes.

Muchas de esas compra ventas de casas, terrenos y negocios celebrados comercialmente, se realizaron con Austral Construcciones, piedra angular de las operaciones investigadas en la Ruta del Dinero. Pero a su vez, muchas de esa adquisición de propiedades, como la venta de otras, se concretaron con la familia Kirchner.

Por ese motivo y a pedido de la Unidad de Información Financiera (UIF) de la gestión macrista, se abrió una nueva investigación que se desprendió de la causa principal cuyo juicio oral concluyó el miércoles pasado. El expediente actual se concentra exclusivamente en la fortuna del empresario K.

En la causa sólo están imputados Báez y Cristina Kirchner por decisión del fiscal Guillermo Marijuan y se investigan las operaciones “de adquisición de bienes en el país mediante sociedades del Grupo Báez” como también a título personal.

La fiscalía pidió a los colegios de Escribanos de al menos ocho provincias que remitan toda la documentación vinculada a la compra de propiedades por parte de Austral Construcciones, los dueños de la misma y demás integrantes de la compañía. La documentación comenzó a llegar la semana pasada, confirmaron fuentes judiciales a Clarín.

No descartan, desde la investigación, que el patrimonio de Báez sea aún mayor como también que aparezcan más nexos y operaciones cruzadas con la familia Kirchner.

El análisis de la documentación, estará a cargo del área de Recupero de Activos, dependiente de la Procuración, y tiene como finalidad determinar la cantidad de nexos entre Cristina Kirchner y Lázaro Báez respecto al acervo patrimonial y así poder llegar a responder el planteo central de este expediente: el origen de los bienes adquiridos y si el empresario K actuó como una “persona interpuesta”, es decir, como un testaferro, en esta caso, de la ex Presidenta.

La Justicia determinó que la fortuna de Báez en bienes registrados y detectados por la fiscalía asciende a 205.134.525 dólares, que “fueron adquiridos con dinero desviado de las arcas del Estado mediante maniobras de asignación irregular de obra pública, siendo Lázaro Báez, testaferro del matrimonio Kirchner”, remarcó la UIF al pedir la investigación.

Para determinar los puntos que dieron origen a la causa, el fiscal Marijuan inició un relevamiento de todos los bienes registrados a nombre de Báez como de su grupo empresarial. “No se descarta que la fortuna supere los 205 millones de dólares, y que aparezcan más propiedades que deberán tasarse”, señalaron fuentes judiciales a Clarín.

Ese cuantioso y millonario patrimonio quedó decomisado por orden del TOF 4 al entender que Báez lavó 60 millones de dólares, que debe afrontar una multa de 480 millones de dólares y además, otra correspondiente Austral Construcciones por 120 millones de dólares.

Ahora el área especializada de la Procuración, realiza los entrecruzamientos entre los nexos que tienen el empresario K y la vicepresidenta. Para ello, se requirió información a áreas de catastro de diferentes lugares, principalmente Santa Cruz, para determinar bien las fechas de las operaciones, quiénes intervinieron en las mismas, los montos implicados y de dónde provino el dinero comprometido.

El patrimonio de Báez se compone de terrenos, casas, departamentos, cocheras, hoteles, empresas, estancias, locales comerciales, estaciones de servicio, galpones, edificios, aviones, vehículos y maquinaria vial. Las propiedades están distribuidas en diez localidades de Santa Cruz, también en las provincias de Chubut, Buenos Aires, Río Negro, Tierra del Fuego, Chaco y Santiago del Estero, además de Capital Federal. Además, se contabilizaron en 972 vehículos y maquinaria vial perteneciente a Austral Construcciones.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Eduardo Duhalde: “Soy parte de una generación fracasada… no somos el modelo de nadie”

Publicado

on

Por

El ex presidente habló en un ciclo de charlas de la Universidad Católica Argentina. No hizo alusión al vacunatorio vip del que fue beneficiario junto a su familia y se calificó al también ex mandatario Fernando de la Rúa como “empastillado”

En el marco de una charla organizada por la Universidad Católica Argentina que se lleva adelante en este momento y lleva por título “El Diálogo Argentino, lecciones para el presente” –de la que también participan el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz, el senador nacional Martín Lousteau, el neurocirujano Facundo Manes (que reapareció luego de su internación por COVID-19) y el secretario de Relaciones Institucionales del Gabinete y dirigente del Movimiento Evita Fernando “Chino” Navarro, entre otros–, el ex presidente Eduardo Duhalde señaló con crudeza: “Soy parte de una generación fracasada, de una generación que les echa la culpa a otros permanentemente. Que los jóvenes, que son nuestra expectativa, sepan que no somos modelo para nadie”. Sin hacer alusión al escándalo de las vacunas ni a su papel en el affaire del vacunatorio VIP que funcionaba en el Ministerio de Salud, su presentación giró en torno a la gestación del Movimiento Argentino Productivo junto a Raúl Alfonsín.

La semana pasada se conoció que tanto Duhalde (de 79 años) como su esposa Chiche y sus hijas María Eva y Juliana fueron inoculados con la vacuna Sputnik V en su domicilio de Lomas de Zamora en un hecho irregular. Ginés González García, el ministro que fue echado al descubrirse los pormenores del vacunatorio, fue el titular de esa cartera durante su presidencia. Según Clarín, ante una consulta puntual sobre cómo fue el mecanismo mediante el que se aplicó la vacuna, se desligó de cualquier responsabilidad: “Yo no gestioné nada, el que tiene que dar explicaciones es el Gobierno”.

La exposición de Duhalde se remontó a los primeros años de la democracia y su llegada al poder después de la renuncia de Fernando de la Rúa, para quien no ahorró duros epítetos, diciendo que estaba “empastillado” y que “no estaba en sus cabales”.

El entonces presidente Eduardo Duhalde junto a su ministro de Salud, Ginés González GarcíaEl entonces presidente Eduardo Duhalde junto a su ministro de Salud, Ginés González García

“Los consensos no se logran de un día para el otro –comenzó diciendo–. Buscar consenso y un clima de amistad entre los dirigentes es muy importante. Encontré en mi camino a un gran presidente, el Dr. Raúl Alfonsín. Descubrí una cosa, esa mentira tan común de Perón y Balbín: el que gana gobierna y el que pierde acompaña. Mentiras, mentiras. Yo viví que quien ganaba intentaba gobernar, y el que perdía intentaba que no gobierne. Lo viví en el gobierno del Dr. Alfonsín. A los dos meses ya vinieron a proponerme ser parte de un golpe de Estado. “Hay que echar a los zurdos”, me dijeron. Lo saqué patitas para arriba al coronel (no lo nombró) y con su tarjeta al otro día fui a ver al presidente y le conté lo que había pasado. Tomó el bastón, caminó detrás mío, habrá sido uno o dos minutos, yo pensé que habían sido uno o dos años. ‘Le agradezco, intendente’. No, doctor, no vengo a contarle, vengo a hacer una denuncia por escrito. Al otro día me llamó Alfonsín y me dijo ‘no levantemos la perdiz’, estamos trabajando…’”.

Más adelante, expresó: “Fuimos teniendo una confianza con el Dr. Alfonsín que se materializa en 1991. Soy elegido gobernador, lo convoco, le muestro un compromiso ético de 10 puntos. El primero era eliminar la corrupción estructural. Lo leyó, le parecía bien… ‘y para qué me lo muestra’. Quiero que gobernemos juntos. ¿Y cómo es eso? Yo administro fondos y ustedes controlan. ¿Qué? Todo, creado o a crearse del Estado provincial, parlamento y todos los municipios de la provincia. Y comenzó otro paradigma. El que gana gobierna y el que pierde también gobierna. Son los consensos mayores. Gobernar juntos”.

Luego, recordó: “Pierdo la elección del 99 con el Dr. De la Rúa y a finales del 2001 pasa lo que todos sabemos. Para entonces con el Dr. Alfonsín creamos –trabajamos juntos en todo– el Movimiento Productivo Argentino, junio del 2001. ¿Para qué? Para llevarle al Dr. De la Rúa una salida distinta a la que estaba empeñado. El Dr. De la Rúa no estaba en sus cabales, estaba empastillado, se burlaban periodistas de él. Estaba herido en un ala con la salida de Chacho Álvarez y no se recuperó. Me llama el Dr. Alfonsín nueve veces el 31 de diciembre de 2001. Yo estaba escondido, sabía que me querían hacer presidente. Le dije a Chiche ‘si llama de nuevo, lo atiendo’. Me dijo: ‘Lo llamé 15 veces, usted va a ser responsable de una matanza si no asume mañana la presidencia. Le doy dos horas pero no acepto el no como respuesta’. Dos horas después le dije que tenía razón pero que no alcanzaba con el 90% de los votos del PJ y la UCR. Si no viene gente del Frepaso, no voy a asumir. Vinieron y asumimos con gran consenso. Pero la gente no creía en nosotros. ‘Que se vayan todos’ era el grito de guerra. Dije en mi discurso que iba a convocar a la Iglesia para que prestara su ámbito físico y espiritual para llamar a un diálogo. Estuvieron las religiones, la gente de campo, industria, comercio, los piqueteros que eran invitados. Setenta y cinco agrupaciones participaron, más de mil personas interactuaron. Enviamos proyectos productivos y venían mejorados”.

Por último, señaló: “Quiero decirles a los jóvenes que soy parte de una generación fracasada, de una generación que les echa la culpa a los otros permanentemente. Que los jóvenes, que son nuestra expectativa, sepan que no somos modelo para nadie. Y finalmente, que tengo una esperanza absoluta. Las cosas son más fáciles, es copiarse de Europa, ¡por favor! ¿Cómo sale Europa de las crisis? No con tantos estudios, laburando, trabajando. Generando eso. Y acá no se hace porque los dirigentes argentinos no tienen ADN productivo. Eso es lo que hace falta. Poner en marcha la enorme potencialidad de un país que ha sido bendecido por Dios o por la naturaleza”.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas