Connect with us

Politica

Tras una larga jornada de debate, Diputados aprobó la ley de asistencia al turismo

Publicado

on

El proyecto de asistencia al turismo fue convertido en ley con 127 votos afirmativos, 0 negativos y dos abstenciones. La sanción se dio luego de una largo día de debate, en el que Juntos por el Cambio se negó a sesionar bajo el sistema mixto.

La Cámara de Diputados aprobó esta madrugada el proyecto de Sostenimiento y Reactivación Productiva de la Actividad Turística Nacional, que contempla reducciones impositivas y previsionales, prórroga el reparto de ATP para el pago de salarios y establece un sistema de compensación del 50 por ciento en la preventa de los paquetes turísticos que se adquieran para el 2021.

El debate se realizó sin la participación de los diputados de Juntos por el Cambio que se retiraron del recinto de sesiones luego de casi seis horas de expresiones políticas sobre el funcionamiento virtual del cuerpo, ya que consideraron que la sesión no era válida porque argumentaron que no está vigente el sistema telemático.

La sesión especial virtual se realizó con la participación de los diputados del Frente de Todos, el Interbloque de Unidad para el Desarrollo, bloque justicialista, Córdoba Federal, la izquierda y el Movimiento Popular Neuquino, ya que Consenso Federal y el socialismo no se incorporaron al debate.

El diputado formoseño del Frente Todos, Ramiro Fernández Patri, aseguró que “es un proyecto muy esperado y los diputados que no están acá no sé cómo van hacer para mirar a los ojos a un mozo, que están esperando con ansias esta ley”.

El proyecto aprobado esta madrugada prorroga para el sector turístico el reparto del ATP, asistencias económicas a pymes, la reducción de contribuciones patronales, planes de moratoria, suspensión de embargos, reducción de alícuotas de la ley del cheque; así como bonos vacacionales para los consumidores, programas de pre venta y un plan de devoluciones de servicios que no pudieron ser brindados.

Uno de los puntos claves es que contempla una compensación de un crédito del 50 por ciento por parte del Estado Nacional a los turistas que compren un paquete que lo podrán utilizar en ese viaje u otro que realicen a lo largo del 2021.

Sobre este punto, Fernández Patri puso en valor el aporte que hará el Estado de otorgar un 50 por ciento del valor a “los paquetes de preventa que se adquieran este año para volver a utilizarlo en ese destino u otro el próximo año para fomentar el turismo”.

“Todos estábamos esperando desde hace muchas horas para debatir este proyecto que le interesa al pueblo argentino y en especial a los 500 mil trabajadores”, agregó.

En su discurso, el legislador oficialista destacó que hubo en el Senado ocho proyectos del oficialismo y la oposición y otros trece en Diputados y señaló que ésta “no es la ley más completa sino es la ley posible”.

De acuerdo a la iniciativa se beneficiarán con esta ley los servicios de alojamiento, las agencias de viaje, el transporte, los servicios de licenciados en turismo, los centros turísticos, los alquileres de bienes, las bodegas, jardines botánicos, zoológicos, parques, organizaciones de ferias y congresos, gastronomía, servicios de salones, productos regionales y producción de espectáculos.

A lo largo de la iniciativa se prorroga por 180 días el plazo para pagar los impuestos que graven el patrimonio, los capitales, o las ganancias cuyos vencimientos operen hasta el 31 de diciembre de 2020.

También se suspende por 180 días prorrogables por igual término la traba de cualquier tipo de medida cautelar a requerimiento de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y/o la Administración Nacional de la Seguridad Social.

Además encomienda al Banco Central de la República Argentina a establecer líneas crediticias subsidiadas tanto para el sector privado como para aquellos municipios donde el turismo constituya su principal actividad económica.

Una jornada larga

La sesión en la Cámara de Diputados que estaba programada para las 13 pero se pospuso cuatro veces por las exigencias de Juntos por el Cambio, finalmente arrancó pasadas las 19.

Los jefes de los distintos bloques estuvieron reunidos en Labor Parlamentaria junto al titular de la Cámara baja, Sergio Massa, para definir cómo sesionar, ya que el bloque opositor pedía hacerlo de forma presencial a pesar del pico de la pandemia del coronavirus.

Tras más de ocho horas de reunión, Juntos por el Cambio anunció que no había acuerdo y que iba a impugnar la sesión. Los legisladores de la oposición ingresaron al recinto bajo su propia responsabilidad. “Para nosotros la sesión de hoy no es válida”, exclamó Mario Negri.

La tensión de la reunión se trasladó a la sesión. En el inicio, diputados de Juntos por el Cambio golpeaban sus bancas con las manos a modo de protesta, y pedían la palabra, la que fue posteriormente cedida por el presidente de la Cámara. Massa, incluso, mantuvo un duro cruce con el diputado Waldo Wolff.

“Aquí no hay 129 diputados presentes”, dijo el radical de Chubut, Gustavo Menna e insistió con la no vigencia del protocolo para las sesiones mixtas virtuales. Exigió que la prorroga sea aprobada “por consenso”.

La vicepresidenta del Frente de Todos, Cecilia Moreau, se refirió luego al acta de Labor Parlamentaria y explicó que el acta fue firmada por todos los bloques parlamentarios, menos por los de Juntos por el Cambio. “Nosotros no podemos paralizar el Congreso, porque eso es dejar a la Democracia renga”, sentenció.

“Acordamos un protocolo cuya regla de renovación es el consenso. Nada hubiera deseado más que haber alcanzado el consenso. Y debo decir que era bastante posible. Y yo no pierdo esperanzas, pese a este bochorno, que no es una sesión sino manifestaciones en minoría”, expresó la diputada del PRO, Silvia Lospennato.

A su turno, el legislador del Frente de Todos, José Luis Gioja, exclamó: “Hemos tenido mucha paciencia para escuchar las pavadas que hemos escuchado de Juntos por el Cambio. Lo que no quieren es reconocer que el pueblo voto mayoritariamente al Frente de Todos. No nos pongan más piedras en el camino”.

En el mismo sentido, Leopoldo Moreau consideró que “el bloque de Cambiemos está usando la pandemia para extorsionar e impedir el funcionamiento del Congreso” y añadió: “Quieren volver a judicializar la política porque perdieron la elección”.

Quienes también protagonizaron un duro cruce fueron la vicepresidenta del bloque del Frente de Todos, Cecilia Moreau, con el diputado UCR, Álvaro De Lamadrid. El legislador opositor llamó “vicepresidente” en reiteradas ocasiones a Cristina Kirchner, y enfureció ante la corrección de la diputada oficialista.

“Tiene la palabra el diputade Leonardo Grosso”, dijo Moreau mientras oficiaba como presidenta de la Cámara, luego de la intervención de De Lamadrid, en una clara chicana hacia su par opositor.

NOTICIA EN DESARROLLO

(Visited 33 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica

Alberto Fernández descongela la relación con la CGT: almorzará con seis sindicalistas en Olivos

Publicado

on

Por

La dirigencia cegetista le reclamará por el recorte de la ayuda económica, las jubilaciones y las obras sociales. El Presidente, que no recibe a la central obrera desde septiembre y estaba molesto con las críticas sindicales, quiere apurar el Consejo Económico y Social

Alberto Fernández decidió descongelar el diálogo con la Confederación General del Trabajo (CGT): almorzará este martes en Olivos con seis dirigentes de la cúpula cegetista, que irán con una amplia lista de temas para resolver, desde el reclamo por el recorte de la ayuda económica hasta la ayuda para las obras sociales, pasando por el Consejo Económico y Social.

La delegación sindical estará integrada por los cotitulares de la CGT Héctor Daer (Sanidad) y Carlos Acuña (estaciones de servicio), Andrés Rodríguez (UCPN); Gerardo Martínez (UOCRA), Armando Cavalieri (Comercio) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias).

La relación Gobierno-CGT estaba atravesando por una crisis luego de que el consejo directivo de la central obrera mantuvo una agitada reunión, el 10 de noviembre pasado, en el que abundaron los cuestionamientos contra el oficialismo por el ajuste que se puso en marcha a través de la eliminación de planes de asistencia como el IFE y el ATP (para pagar una parte de los salarios de empresas en crisis), la nueva fórmula de actualización de las jubilaciones, la desactivación del programa Precios Cuidados y el aumento de las tarifas y las prepagas.

La dirigencia cegetista resolvió entonces pedir una audiencia con el Presidente para plantearle su posición o, a lo sumo, un encuentro con el gabinete económico, pero el Gobierno decidió no concederle ninguna reunión por el malestar que causaron las críticas sindicales. Sin embargo, siguió en contacto con los gremialistas el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

Héctor Daer, cotitular de la CGT, y Alberto Fernández, en el acto del 17 de octubre en la sede cegetistaHéctor Daer, cotitular de la CGT, y Alberto Fernández, en el acto del 17 de octubre en la sede cegetista

El último contacto entre el jefe del Estado y la CGT fue en el acto por el 17 de octubre que se hizo en la sede cegetista de Azopardo 802, aunque el anterior contacto a solas en el que pudieron abordar una agenda de temas se produjo en septiembre pasado, también en la Quinta de Olivos, donde durante tres horas y media repasaron la situación socioeconómica y la propuesta sindical para reformular el sistema de obras sociales y evitar su desfinanciación.

En ese momento, la CGT y el ministro de Salud, Ginés González García, negociaban una propuesta para aumentar el aporte de los trabajadores a las obras sociales destinado a compensar los severos problemas financieros del sistema sindical de salud, agravado por la cuarentena, pero finalmente se frenó debido al rechazo que generó esa alternativa.

Entre las quejas de la CGT también figura que el titular de Salud no avanzó con la idea conjunta de redactar un proyecto de ley complementaria para corregir asimetrías del sistema de obras sociales. Sin embargo, González García trató este tema la semana pasada con sus colegas del gabinete económico y el superintendente de Servicios de Salud, Eugenio Zanarini.

Si fuera así, quedará más en evidencia que el Gobierno no quiso recibir hasta ahora a la CGT luego de sus críticas, pero le respondió virtualmente con anuncios vinculados con los reclamos que había efectuado la central obrera para dejar sin efecto el malestar existente.

El ministro de Trabajo Claudio MoroniEl ministro de Trabajo Claudio Moroni

Por un lado, se informó que pondrán en marcha el programa Potenciar Trabajo para asistir a parte de los beneficiarios del IFE y se relanzó el programa Repro II, a través del cual se pagará a los trabajadores de las empresas adheridas una suma de hasta $9.000 mensuales.

Por otra parte, poco después de que lo exigió el consejo directivo de la CGT, el Gobierno prorrogó por otros 60 días la prohibición de los despidos y la doble indemnización.

Además, los sindicalistas habían advertido que las obras sociales no estaban en condiciones de pagar las vacunas contra el COVID-19 y la Superintendencia de Servicios de Salud demoró sólo dos días en garantizar que el Gobierno “se hará cargo de la provisión y de la aplicación”.

Dos semanas después de las críticas de la CGT, por otra parte, Alberto Fernández se anticipó a contestar un viejo reclamo sindical: prometió que pondrá en marcha rápidamente el Consejo Económico y Social, sin esperar a crearlo mediante una ley, tal como había anunciado en el discurso que brindó el 10 de diciembre, cuando anunció como presidente de la Nación.

(Visited 6 times, 6 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Alberto Fernández habló por teléfono con Joe Biden y le pidió ayuda en la negociación con el FMI

Publicado

on

Por

Fue este lunes, luego de varios días de negociaciones. El contacto duró 35 minutos. Menciones al Papa Francisco y América Latina.

Finalmente se produjo el esperado llamado. Alberto Fernández y Joe Biden hablaron este lunes por primera vez desde el triunfo del estadounidense en las elecciones presidenciales frente a Donald Trump. Fue una primera conversación, en la que el argentino, que estaba en la Casa Rosada felicitó al demócrata por su triunfo en las agitadas elecciones del pasado 3 de noviembre.

“Quiero trabajar junto a usted para ordenar a América Latina y creo que con el Papa como socio, definitivamente, nos va a ir muy bien”, le dijo Alberto F. a Biden de acuerdo a la Casa Rosada y según corroboró Clarín. El punto más fuerte fue cuando le pidió ayuda en las negociaciones con el FMI, con lo que el estadounidense estaría de acuerdo -siempre según fuentes argentinas- ya que dijo que iba a “tratar de saldar los problemas financieros de América Latina”. Luego el canciller Felipe Solá lo ratificó en una entrevista radial.

Clarín supo que hablaron del Papa Francisco, del cual ambos son admiradores. De hecho Biden es católico y siendo vicepresidente de Barack Obama organizó la visita del pontífice a Estados Unidos, en 2015. Y además, el Papa estuvo con su familia durante la muerte ese año de su hijo Beau.

Un comunicado de la Casa de Gobierno señalaba esta lunes que Fernández felicitó al presidente electo por el resultado en las recientes elecciones y resaltó que su triunfo significa “una gran oportunidad de generar un mejor vínculo para que Estados Unidos se reencuentre con América Latina”. Según la Rosada, Biden le manifestó al Presidente que “el continente tiene un gran potencial, con una democracia sólida, y tenemos una amplia agenda para trabajar desde Canadá hasta la Argentina”. Y que quería tener “una relación sólida con el continente”, sostuvo Biden. El demócrata también habló este lunes con el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado.

Fernández ya le había enviado un mensaje similar por Twitter tras la victoria sobre Donald Trump. La llamada la venía trabajando desde hace unos días el embajador en Washington, Jorge Argüello, quien estuvo hace diez días en Buenos Aires, coordinando varias cuestiones: el G20 con Fernández y el canciller Felipe Solá; los problemas de la deuda, y la llamada de este lunes con Biden.

En Casa de Gobierno, durante la charla, estuvieron Martín Guzmán y el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Béliz. Horas antes, Fernández habló con Jair Bolsonaro por videoconferencia

El comunicado de Presidencia cuenta que Fernández le dijo a Biden -que asume el 20 de enero- que estaban “culminando años difíciles para América Latina y que quería que “las cosas cambien” y que lo veían a él como “alternativa”. “Con una relación sólida y madura defendiendo la seguridad y las democracias en el continente, tengo la seguridad de que vamos a hacer muchas cosas juntos”, le ofreció.

“En otro trayecto de la llamada, el presidente argentino puso de relieve su vínculo con el Papa, con quien comparte su amistad. Así le transmitió el agradecimiento que tiene con el Papa Francisco, quien viene ayudándole desde que asumió Fernández a la presidencia y sobre todo en su apoyo en las negociaciones con el FMI”, afirmó el comunicado de presidencia.

Siempre según la línea argentina, Biden sostuvo que tiene “valores compartidos con el Papa, cómo el catolicismo, el cambio climático, la lucha contra la pobreza y los refugiados, y sostuvo que siente una gran admiración por él”.

“Ustedes tienen un país con una gran cantidad de recursos humanos y naturales, con una predominante descendencia europea. Eso va a ayudar a tener un futuro exitoso”, dijo Biden, que en los primeros días de su triunfo habló con el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Durante la campaña electoral de los Estados Unidos, Fernández y su gobierno se llamaron a silencio para no pronunciarse por un candidato u otro (la reelección de Trump o la elección de Biden), aunque confirmada la tendencia el 3 de noviembre empezaron a circular expresiones en favor del demócrata.

La única conversación de Fernández con Trump tuvo lugar el 1 de noviembre del año pasado, a días del triunfo que lo llevó a la Casa Rosada. Fue un diálogo breve pero cordial. “Felicitaciones por la gran victoria. La vimos por televisión”, comentó el mandatario estadounidense, según se indicó en una gacetilla del equipo de Fernández. Además, Trump le transmitió: “Va a hacer un trabajo fantástico. Espero poder conocerlo inmediatamente. Su victoria ha sido comentada en todo el mundo”. Desde entonces no se comunicaron más, y el estadounidense armó alianza con el brasileño Jair Bolsonaro.

Argentina precisa el apoyo de Washington a sus renegociaciones de deuda con el FMI, algo que no se produjo de manera explícita durante la administración de Donald Trump.

Por otro lado, hay asuntos comerciales pendientes entre Argentina y EE.UU. Uno de ellos es el contundente freno a la entrada del biodiesel argentino en Washington debido a la suba de aranceles, lo que afectó exportaciones por US$ 1.300 millones al año. El Gobierno no descarta protestar ante la Organización Mundial de Comercio por ello. Y, a su vez, recientemente, Estados Unidos planteó “preocupaciones” contra las trabas a las importaciones que incrementó el Gobierno a lo largo de este año.

(Visited 4 times, 4 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Alberto Fernández y Jair Bolsonaro dialogarán para acercar posiciones tras 12 meses de frío diplomático

Publicado

on

Por

El presidente argentino se comunicará telefónicamente con su par brasilero para hablar sobre las relaciones bilaterales y el rol de la Organización de Estados Americanos (OEA), entre otros puntos

Este primer contacto oficial se producirá tras casi un año de un frío trato diplomático sobre todo porque ambos gobiernos mantienen visiones opuestas sobre temas como el manejo de la pandemia de coronavirus, la crisis que afecta a Venezuela, el rol de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la importancia global del Acuerdo de París sobre cambio climático.

El encuentro remoto entre ambos mandatarios apunta a rendir tributo a la reunión histórica que mantuvieron Raúl Alfonsín y José Sarney hace 35 años en Foz de Iguazú, como paso previo a la creación del Mercosur. En esa época Alfonsín y Sarney decidieron encontrarse en la frontera de ambos países para avanzar con la creación de un foro regional que debería incluir también a Paraguay y Uruguay.

El canciller argentino Felipe Solá trabajó en silencio para diseñar este cónclave diplomático que era resistido a la vez por Alberto Fernández y Bolsonaro. Solá estuvo en contacto reservado con su colega brasileño Ernesto Araújo y durante semanas diagramaron una agenda protocolar para cumplir las pretensiones de la Casa Rosada y del Palacio de Planalto. También Daniel Scioli, embajador argentino en Brasil desde agosto, fue tejiendo redes para acercar a los dos mandatarios.

Será el primer diálogo oficial entre ambos mandatariosSerá el primer diálogo oficial entre ambos mandatarios

Fernández tiene profundas diferencias ideológicas con Bolsonaro. No comparte su mirada sobre la crisis en Venezuela, el papel institucional de la OEA, la elección de un presidente estadounidense en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la importancia del tratado de París sobre el Cambio Climático. El jefe de Estado argentino, además, jamás perdonará a Bolsonaro que su hijo, Eduardo haya agredido en Twitter a Estanislao Fernández.

Bolsonaro también tiene asimetrías ideológicas con Alberto Fernández. Considera que lidera un gobierno populista, que intenta mantener en el poder a Nicolás Maduro pese a la crisis social y política de Venezuela y que detenta una posición alejada de la realidad cuando defiende al multilateralismo y el tratado de París. Tuvieron también duros cruces sobre el manejo de la pandemia de COVID-19, ya que Brasil nunca apostó por el aislamiento preventivo o las cuarentenas y es una de las naciones con mayor cantidad de víctimas fatales. Además, durante la campaña presidencial en Argentina de 2019, Bolsonaro apoyó a Mauricio Macri y criticó duramente a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner. Y una vez que el Frente de Todos llegó a la Casa Rosada, el líder brasileño continuó con su postura crítica.

La derrota de Donald Trump frente a Joseph Biden en las elecciones en Estados Unidos facilitó este acercamiento. Porque para el presidente argentino un nuevo período geopolítico asoma en la región y el Mercosur, como bloque, puede jugar un papel preponderante. Alberto Fernández ya avanzó en esta etapa de relaciones exteriores con el sorpresivo almuerzo con su par de Uruguay, Luis Lacalle Pou, en la Estancia Anchorena, de la ciudad uruguaya de Colonia, el 19 de noviembre.

Ahora Fernández buscará un modo de convivencia diplomática con Bolsonaro. Su intención es relanzar el Mercosur,acelerar el acuerdo histórico con la Unión Europea y plantear a la futura administración de Biden que el plegamiento regional a la agenda de Trump ya es una instancia superada. Según su evaluación, si Biden apuesta al multilateralismo el Mercosur no debería quedar al margen.

Alberto Fernández comenzó a profundizar las relaciones exteriores con los países vecinosAlberto Fernández comenzó a profundizar las relaciones exteriores con los países vecinos

En 1985 cuando Alfonsín y Sarney sentaron las bases para el nacimiento del Mercosur estaban inmersos en un escenario de infinita desconfianza geopolítica. Pasaron 35 años y la relación bilateral sufrió vaivenes de importancia. Desde el Gobierno argentino ya hubo varios gestos para reactivar la actividad del bloque. Las exportaciones argentinas a Brasil cayeron 31,2% en la comparación interanual entre enero y agosto y por primera vez en tres décadas Brasil dejó de ser el principal socio comercial de Argentina y ese lugar lo ocupó China. Esas cifras activaron las alertas.

Viendo este sombrío panorama el 30 de septiembre pasado, mediante una conferencia virtual, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería argentina, Jorge Neme, y el actual embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, presentaron ante casi 300 empresarios y autoridades de Comercio Exterior de diferentes provincias de nuestro país el “Plan de Promoción Comercial Brasil 2020-2022”.

Neme hizo referencia allí a la necesidad imperiosa de “ganar un espacio en las góndolas brasileñas, en las industrias de bienes intermedios, en la venta de servicios calificados” y allí expuso que no solo se habló de exportar agroalimentos o automóviles sino también “partes de la industria, de bienes culturales, de la economía basada en el conocimiento, el software y el diseño”. En su exposición Neme destacó que se necesita superar “el déficit histórico con Brasil, incrementado en los últimos años, y que en los últimos 15 años lleva acumulados 52 mil millones de dólares”.

Scioli hizo en esa ocasión un resumen de sus gestiones ante autoridades y cámaras empresariales desde que asumió en su cargo como embajador, desde el que comanda también a los 10 consulados que existen en territorio brasileño. “No queremos comprarle menos a Brasil, queremos venderle más. Debemos poner esfuerzos en una complementación productiva en Argentina, sobre todo en el sector automotriz”.

El canciller argentino, Felipe Solá, llevó adelante gestiones para hacer posible el diálogo entre Alberto Fernández y Jair BolsonaroEl canciller argentino, Felipe Solá, llevó adelante gestiones para hacer posible el diálogo entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro

En ese encuentro, además, uno de los empresarios que participó, Diego Cifarelli, de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), mencionó que “si la política nos allana el camino podemos lograr una mejor performance y fortalecer nuestra presencia” en Brasil, al referirse al potencial de la PyMES con deseos de exportar.

Consultado por InfobaeCarlos Magariños, ex embajador argentino en Brasil entre 2016 y 2019 y actual CEO de CADE (la Cámara de Energía de nuestro país), marcó que desde que comenzó el proceso de integración hubo dos períodos bien diferenciados en la relación entre ambos países. “Los separaría en uno que se vivió entre 1985 y 2003 y otra desde esa fecha a la actualidad. En esa primera etapa se persiguieron políticas macroeconómicas comunes, se estuvo integrado al mundo y el balance comercial para Argentina fue favorable, con un superávit de 6 mil millones de dólares. La crisis devaluatoria de 1998 en Brasil y luego la de 2001 en Argentina cambiaron el escenario”, sostuvo.

“En el segundo ciclo el déficit comercial para Argentina es superior a los 50 mil millones de dólares porque desde lo económico se está siendo más cerrado, crecieron muy poco nuestras exportaciones, la oferta de bienes a Brasil está congelada, limitada a cinco o seis ítems como el automotriz, el agropecuario o la actividad de algunas PyMES. China le vendió muchísimo a los brasileños, el triple de lo que venía haciéndolo. Y eso impacta negativamente para nosotros”, según su análisis.

La diversificación en la oferta exportadora cumple un rol clave para Magariños. “Durante mi gestión se trabajó mucho con los empresarios de Brasil para hacer conocer a los productos argentinos. Porque allá se le vende a los empresarios, no al Estado. Recorrimos estado por estado y notamos que hay zonas poco exploradas para lo que se hace aquí, como Matto Grosso, Goiás o algunas zonas del Nordeste. Solamente se apunta a los que están pegados a la costa y ese es un error”, amplía.

Pablo Lavigne, economista de la consultora ABECEB, le dijo a Infobae que sería importante que se ratifique el acuerdo alcanzado con la Unión Europea durante la presidencia de Mauricio Macri porque “al ser Brasil la sexta o séptima economía más fuerte del mundo nos acercaría a otros mercados”. También remarcó que sería beneficioso quitar retenciones u otras trabas para exportar, reducir el déficit fiscal y la inflación para recuperar competitividad. Y que es urgente encontrar “un marco regulatorio, normas técnicas comunes” que permitan eliminar barreras para aumentar las exportaciones hacia el mayor socio del Mercosur.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas