Connect with us

Sociedad

Tiene 15 meses, padece una rara enfermedad y su vida depende del dinero que consigan sus padres para una consulta virtual

Publicado

on

Máximo nació en Misiones y padece Síndrome de Berdon. Sólo hay un centenar de casos en el mundo y por la poca experiencia que existe en nuestro país, sus padres debieron renunciar a sus trabajos para tratarlo en Buenos Aires. Hoy hacen rifas y sorteos para reunir los mil dólares de la consulta virtual en los Estados Unidos. Un trasplante multivisceral, clave para su desarrollo, cuesta 2 millones de dólares

A principios de 2019, María Belén Cáceres (28) y su marido, Leonardo Miguel Krieger (31), no podían estar más felices. Tras 10 años de amor y una larga espera de 3 años para convertirse en padres, llegó la mejor noticia: Máximo Salvador estaba en camino. Pero la primera ecografía empañó tanta alegría: los médicos le dijeron que el bebé tenía una megavejiga y que el camino no sería nada simple.

Sin embargo, sus padres siempre pusieron toda su fe religiosa y todo su empeño para que el embarazo llegara a término, algo que los médicos ponían en duda. Finalmente, Máximo Salvador nació el 10 de septiembre de 2019, pero nunca pudo salir de un hospital. La situación era más grave de lo que pensaban mientras estaba en el vientre materno y el diagnóstico fue devastador: Máximo Salvador padece Síndrome de Berdon, una enfermedad congénita muy poco frecuente, caracterizada por megavejiga, microcolon e hipoperistalsis intestinal, cuyo pronóstico es infausto en la mayoría de los casos y que requiere un abordaje multidisciplinario, que puede llegar hasta el trasplante multivisceral.

Durante varios meses, este pequeño guerrero que es dueño de una hermosa sonrisa que derrite corazones, estuvo internado en Posadas y, luego de una larga lucha con la obra social, sus padres pudieron trasladarlo al Hospital Italiano de Buenos Aires, donde hoy espera un diagnóstico para un cuadro tan complejo y poco conocido en nuestro país.

Pero Buenos Aires no lo recibió del mejor modo, ya que apenas llegó, enfermó de COVID-19. Afortunadamente y a pesar de su débil estado de salud, no le quedaron secuelas. Su madre tuvo que aislarse y su padre no lo pudo ver por un mes. Ellos no se contagiaron. En diálogo con Infobae, María Belén Cáceres cuenta el drama que vive junto a su primer hijo y su marido.

Los padres de Máximo Salvador Krieger Los padres de Máximo Salvador Krieger

-¿Cómo se encuentra hoy Máximo Salvador?

-Padece una enfermedad poco frecuente: desde que nació, nunca pudo salir del hospital y sigue internado, antes en Posadas y ahora en Buenos Aires. No puede sostener su cabeza, no se sienta. Lo alimentamos con leche en una jeringa, porque nunca quiso tomar el pecho. Nació con una serie de anormalidades en el aparato digestivo y urinario, que no permiten su funcionamiento normal, ya que ambos no tienen movilidad. No puede alimentarse vía oral y tiene un suero permanente. Máximo estuvo internado en el Hospital de Pediatría de Posadas. Tuvimos que luchar contra la obra social OSMEDICA, que no se quería hacer cargo. El pronóstico de vida de los niños con Síndrome de Berdon es menor a un año. Estuvo más de 7 meses con el mismo peso y ahora solo pesa 5 kilos: tiene un año y está muy desnutrido, porque debería pesar el doble. Por suerte, pudimos conseguir la derivación al Hospital Italiano para que revaloren el diagnóstico que nos dieron en Misiones. Nos van a decir si se puede hacer una rehabilitación intestinal o si necesita un trasplante multivisceral, ya que hay varios órganos que no funcionan como la vejiga, el estómago, los riñones, el intestino y hasta el hígado puede verse comprometido por el tipo de suero que tiene que usar.

-¿Cómo se están manteniendo económicamente, lejos de su provincia?

-Nos dijeron que vamos a estar unos 4 meses internados, así que estamos vendiendo rifas para juntar dinero. Ni mi marido, ni yo podemos trabajar para mantenernos, ya que estamos todo el tiempo junto a él. En enero, los dos tuvimos que renunciar a nuestros trabajos -el padre de Máximo se desempeñaba como chofer y su madre como secretaria- porque a Máximo lo habían derivado al Hospital Garrahan pero al final eso no salió. OSMEDICA empezó a dar vueltas para no cubrir su caso e interpusimos un amparo. Por eso, hoy estamos acá. Queremos hacer consultas a través de internet con especialistas de los Estados Unidos, que tienen muchísima experiencia en pacientes con este Síndrome y que fueron casos de éxito, ya que hay algunas personas que lo padecen y hoy tienen 20 años. Por eso, les pedimos a los médicos del Hospital Italiano que hagan interconsultas con sus colegas en ese país.

-¿Cómo transcurrió su embarazo?

-A las 12 semanas me enteré que Máximo tenía una megavejiga y los médicos me dijeron que era posible que no naciera. Creían que podía ser otra enfermedad, el Síndrome de Prune Belly, que también está dentro de las enfermedades raras, pero hay más casos. Gracias a Dios, nació sin problemas en los pulmones ni en el corazón, ya que son los principales órganos que se afectan por la compresión que hace la vejiga. También, a las 12 semanas nos dijeron que -si queríamos- podíamos interrumpir el embarazo, pero nos negamos: es nuestro primer hijo, lo buscamos tres años… ¡No se nos pasaba por la cabeza! Los médicos nos decían que directamente no iba a nacer con vida y yo les preguntaba: “Entonces: ¿para qué vamos a adelantarnos?”. Abortar no iba a ser que me librara del problema: solo iba a hacer que me convirtiera en la madre de un bebé muerto. A veces pienso en aquellas mujeres que están embarazadas de bebés sanos y no quieren seguir adelante. ¡Me hubiera encantado vivir un embarazo y un parto normal!… A los 3 días del parto, poder irme a casa con mi bebé… porque yo nunca pude sacarlo del hospital. Tener un hijo es lo mejor que te puede pasar. Dejé todo en la voluntad de Dios: ni en la mía ni en la de los médicos. El aborto no está en mi vocabulario.

-¿Observa alguna mejora en el estado de su hijo desde que fue trasladado a Buenos Aires?

-Sí. Cuando nació, me dijeron que la expectativa de vida era de un año. El 10 de noviembre va a cumplir un año y dos meses, entonces vemos que tenemos la posibilidad de seguir alargándole la vida. Desde que llegó al Hospital Italiano, Máximo Salvador está mucho mejor y nosotros estamos muy contentos. El 24 de septiembre llegamos a Buenos Aires y tuve que aislarme porque Máximo se enfermó de COVID-19. Yo no me contagié, pero su papá no lo pudo ver por un mes. Cuando mi hijo se contagió tuve mucho miedo, porque justo estaba con un cuadro respiratorio por una anemia y una infección provocada por el catéter, que son recurrentes por su enfermedad. Estuvo con respirador y después con una cánula de oxigeno. Por suerte, no le dejó ninguna secuela. Con su papá nos turnamos, porque no podemos estar los dos a la vez, ya que se permite un solo acompañante. Estamos viviendo en un departamento con un alquiler temporario que lo cubre la obra social, pero todos los demás gastos corren por nuestra cuenta y no tenemos trabajo.

Junto al personal médico que lo atendió en Posadas, Misiones Junto al personal médico que lo atendió en Posadas, Misiones

-¿Cómo es Máximo Salvador?

-Es muy alegre, le sonríe a cada persona que entra a la habitación. Los llama, les pide cosas, les juega… Todavía no habla pero se hace entender con la mano. Le encanta la música y se queda fascinado con las publicidades de la televisión. Le gusta mucho que le cante. Si pudiera levantarse de la cama, sería un chico muy activo. Máximo tuvo hidrocefalia. A los 4 meses, le pusieron una válvula en el cerebro y los médicos creían que a la larga iba a tener algún problema en el habla o en la vista, pero por ahora no tiene ningún daño neurológico. Se comunica, mueve mucho los brazos y las piernas, está siempre muy activo y conectado. Te mira y te transmite felicidad. Es como se te dijera: “No me pasa nada, estoy bien”, Por eso, cuando nos decían que no había nada por hacer, nunca quisimos bajar los brazos y respondíamos. “No, algo debe haber”.

-Por eso, ustedes decidieron ponerse a buscar casos de pacientes en otros países y contactarse con sus familiares para ver de qué modo puede tratarse este Síndrome

-Exacto. Nunca nos vamos a quedar de brazos cruzados. Así que nos pusimos a investigar y nos contactamos con una organización internacional de padres que tienen hijos con este Síndrome. Entre niños y familiares, está integrada por unas 120 personas, la mayoría son de los Estados Unidos, pero hay personas de Alemania y de India. Todo es a través de las redes sociales. Una señora me dijo que su hija ya tiene 14 años y que a los 8 meses le hicieron el trasplante multivisceral. Entonces, si hace 14 años ya había una solución en los Estados Unidos, ¿cómo no va a haber ahora ninguna para Máximo? Tenemos que tener cuidado con sus movimientos porque es muy frágil. Se fracturó varias veces estando acostado. Eso también lo están evaluando, por si tiene un problema óseo. Haber llegado al Italiano para que lo puedan evaluar es un paso muy importante. Todavía no se sabe qué órganos deberían trasplantarle como la vejiga, el estómago, el intestino, el hígado, el páncreas … La vejiga y el estómago se llenan y nunca se vacían. El estómago sólo se llena de jugos gástricos, porque no puede comer nada. Ahora tiene un botón gástrico para alimentarse, una ileostomía y una vesicostomía para poder orinar. Por el suero que le tienen que aplicar, sus órganos se deterioran mucho más rápido porque trabajan demás. Hasta ahora tuvo 4 cirugías. Además, entró varias veces al quirófano para que le cambien el catéter, que es su vía central.

-¿En qué se apoya para sobrellevar con tanta fortaleza los momentos más difíciles?

-Nosotros somos católicos y, desde el principio, pusimos a este hijo en manos de Dios. Dijimos que lo vamos a tener hasta que Dios nos diga “Basta”. Siempre que lo veo mal pido, que no se haga mi voluntad, que se haga la de Dios, porque siempre nos apoyamos en nuestra fe. No sé cómo hace, pero Maximo siempre supera todo. Los médicos de Posadas no podían creer la cantidad de infecciones que fue superando, que a un niño sano le hubieran costado la vida. Esta es la prueba más contundente para seguir creyendo en Dios. Claro que estamos muy preocupados y siempre pensamos en el futuro, pero nunca nos enojamos con Dios. Sus tiempos son perfectos.

Maximo Salvador necesita la ayuda de todosMaximo Salvador necesita la ayuda de todos

-¿Cuánto cuesta una consulta virtual con un médico de los Estados Unidos?

-La consulta con los médicos del exterior sale entre 600 y 1000 dólares. Sufro cuando veo cómo sube el dólar, porque los precios allá son fijos. Un trasplante multivisceral cuesta 2 millones de dólares. Lo veo como algo muy lejano… Por eso, digo de ir por lo más chiquito, que es al menos poder hacer una consulta. Necesitamos mantenernos económicamente en Buenos Aires, arreglar nuestra casa en Posadas para cuando podamos volver con Máximo, porque tiene que seguir internado pero en forma domiciliaria y, además, juntar para esas consultas virtuales. Por eso, en Misiones juntamos dinero con rifas de 300 pesos, donde sorteamos cosas que nos donaron y tenemos una cuenta para las donaciones. Estamos viviendo de ahorros, de las ayudas con las rifas y las donaciones. Pero antes de venir, pusimos un emprendimiento muy chico, pero lo empezamos para pagar los pasajes, la luz, el agua… Vendemos verdura y tenemos un minimercado que quedó a cargo de mi hermana. Ella también se ocupa de nuestra casa y de las reformas que Máximo necesita en su dormitorio. Los médicos nos dijeron que hay solo 230 casos reportados en el mundo. Esta enfermedad es relativamente nueva y antes las personas se morían por desnutrición o por infecciones, pero ahora hay mucho avance en la nutrición parenteral que es la que usa mi hijo. Por eso, cada vez hay más casos de gente que sobrevive al promedio de vida. Según me dijeron, este es el primer caso confirmado y reportado en el país. Lo ideal hubiera sido que me hubiera trasladado acá cuando yo estaba embarazada, pero las vueltas de la obra social no lo permitieron. Máximo es nuestro único hijo y nosotros dejamos todo por él.

-¿Qué piensa cada noche cuando se acuesta al lado de su hijo en la cama de un hospital y nunca pudo estrenar su cuarto de bebé, que con tanta ilusión le preparó con su marido?

-Cada noche me acuesto al lado suyo en el hospital y duermo a su lado. Lo único que sueño y deseo es que pueda estar desconectado de esta bomba de infusión, que pueda alimentarse y descansar de todo estos cables conectados. Está todo el tiempo acostado, con todo esos aparatos y cables… Queremos que su caso sea conocido, porque como es el primero en la Argentina, es importante que otra familia no pase por la situación tan desoladora que nos tocó atravesar a nosotros, cuando nos decían que no había antecedentes de una caso así. Pero, cuando encontramos por internet a esas familias de afuera, fue un alivio para nosotros porque pudimos compartir nuestras vivencias, que eran similares a las de ellos. Una mamá de Brasil le hizo juicio al Estado: hoy, su hijo de 4 años está en los Estados Unidos a punto de hacerse su trasplante. Entonces, hay solución, hay tratamientos. La Ley de Enfermedades Poco Frecuentes lo ampara, tiene certificado de discapacidad… ¡Nadie le puede negar a Máximo el derecho a seguir viviendo!

El pequeño enfermó de COVID-19. pero afortunadamente no le quedaron secuelas El pequeño enfermó de COVID-19. pero afortunadamente no le quedaron secuelas

Mientras los médicos del Hospital Italiano revaloran el diagnóstico de Máximo Salvador, Infobae también habló con la médica genetista y pediatra que le detectó el Síndrome de Berdon en Posadas, Dra. María Eugenia Heis Mendoza (MN 149668 – MP 04658), integrante del Instituto de Genética Humana de la provincia de Misiones y una de las profesionales clave en este caso.

“En Misiones, en la bibliografía no hay reportado ningún caso confirmado con su cuadro, ni con su reporte genético. Eso quiere decir dos cosas: o que no hubo ninguno, o que no fue reportado. Me ocupé de presentar el caso de Máximo Salvador en los ateneos que se ocupan de genética en el Hospital Garrahan, que es un lugar de referencia, pero nos dijeron que tuvieron un solo caso bajo sospecha, y que no pudieron confirmar su diagnóstico porque, lamentablemente, ese niño falleció. Todo da a pensar que se trataría del primer caso de Síndrome de Berdon en nuestro país, pero no estoy en condiciones de confirmarlo”, explicó la Dra. Heis Mendoza.

“Máximo es un profesor para nosotros porque nos vino a enseñar muchísimo. Lo conocemos desde la semana 12 de gestación, que fue donde le diagnosticamos la megavejiga -que generalmente son cuadros que no tienen buen pronóstico-y le hicimos un estudio de cariotipo que dio normal. Apenas nació, tuvo que ser intervenido en neonatología por el equipo de cirugía materna y de pediatría. Ahí, empezamos a hacer toda la búsqueda para el Síndrome de Berdon. Se trata de una miopatía visceral, por la cual los intestinos y otros órganos no tienen movimiento: todo lo que come queda ahí, no absorbe los nutrientes y genera infecciones a repetición, causando desnutrición”, indicó la médica.

El próximo 10 de noviembre cumplirá 15 meses El próximo 10 de noviembre cumplirá 15 meses

“Teníamos que hacerle un estudio caro pero su obra social no lo quiso cubrir, así que la Provincia de Misiones se hizo cargo de pagarlo. Después, sus papás hicieron un recurso de amparo. Finalmente, la obra social pagó y le devolvió el dinero a Misiones. Fue una lucha de los padres de Máximo”, afirmó. “Para peor, cuando le hicimos los estudios genéticos, encontramos una variante del Síndrome de Berdon que aún no está reportada, así que también tuvimos que investigar a sus padres, pero ellos son sanos. Es impresionante la cantidad de profesionales que trabajamos aquí, antes de que Máximo pudiera llegar al Hospital Italiano, uno de los centros médicos que mayor experiencia tiene en nuestro país. Ahora, se verá si el trasplante visceral es viable o no para él”.

“En los Estados Unidos es donde hay más experiencia para tratar a pacientes con este tipo de casos, porque hay tratamientos muy especializados o, llegado el caso, está el trasplante multivisceral. Por eso, los padres quieren que Máximo Salvador pueda ser evaluado con esos profesionales tan experimentados a nivel mundial y ver si es candidato al trasplante. Hay pacientes con este Síndrome que hoy tienen 20 años. Por eso, queremos que la ciencia le pueda dar todo, para que pueda vivir de la mejor manera posible. A eso apuntamos”, finalizó la Dra. Heis Mendoza.

(Visited 50 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sociedad

Junto a su hija mató al marido de 185 puñaladas: “Esperamos ser absueltas”

Publicado

on

Por

Paola Córdoba (38) y Milagros (18) declararon que sufrían violencia de género. Pero para la fiscal, Alberto Naiaretti no era agresivo. Pidió que ambas mujeres sean condenadas a perpetua.

“La calificación adecuada al caso, que encuadra jurídicamente a la conducta desplegada por Paola Elvira Córdoba Paula Milagros Naiaretti, debe calificarse como Homicidio agravado por el vínculo y por ensañamiento, del que deberán responder a título de coautoras materiales”, dice el escrito en el que la fiscal Silvia Mónica Sisney Bazzano Gonzalez pide la elevación a juicio de la causa por el asesinato de Alberto Elvio Naiaretti.

“Encuentro debidamente justificado que durante la madrugada del 09 de marzo del año 2019, aproximadamente a las 2 horas, en el interior de la vivienda ubicada en (…) de la Localidad y Partido de José C. Paz, provincia de Buenos Aires, Paola Elvira Córdoba y su hija Paula Milagros Naiaretti, acordaron darle muerte a Alberto Elvio Naiaretti, esposo y padre de las imputadas respectivamente –sigue la fiscal–. Entre ambas con sendos cuchillos, de mango de madera, tipo tramontina, le aplicaron a la víctima un total de 185 puñaladas, causándole heridas punzo cortantes, en diferentes partes del cuerpo”.

Yo maté a mi marido porque sabía que él me iba a matar. Discutimos porque él me llevaba a la Ruta 8 a prostituirme y yo no quería más. Me pegaba, me amenazaba. Yo sabía que si yo no hacía algo me mataba a mí y a los chicos. Ese día me amenazó con que iba a terminar con todo. Cuando él se quedó dormido bajé a la cocina y agarré las cuchillas“, declaró entonces Paola Córdoba. Ella llamó al 911.

“Mi papá le estaba queriendo sacar el cuchillo a mi mamá, como que la quería apuñalar. Parecía que él la iba venciendo en fuerza y yo tenía miedo porque no quería que la lastime a mi mamá. Tampoco quería que me lastime a mí”, declaró Milagros.

Violencia de género

Fueron detenidas de inmediato. La investigación recayó en la fiscal González Bazzani, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 23 de Malvinas Argentinas. Paola, de 38 años, y Milagros, de 18, dijeron que ellas lo habían matado porque esa tarde Naiaretti (46) había asegurado que a la noche iba a matar a toda la familia. Además de Milagros, Paola tenía otras dos hijas de 13 y 10 años y un hijo de 6.

Semanas después de la detención, los defensores oficiales Andrés López y Javier Chirinos pidieron que sean excarceladas por la “situación de violencia de género histórica”. El juez Alberto Brizuela –del Juzgado de Garantías N°4 de San Martín– aceptó. La fiscal González Bazzani apeló.

Los jueces de la Cámara de Apelaciones de San Martín concedieron por unanimidad la excarcelación extraordinaria: “Ha quedado evidenciado que no solo la imputada Córdoba se encontraba sometida a una sistemática violencia de toda índole por parte de su esposo sino que todo el grupo familiar padecía la irascibilidad de la víctima”.

Paola y Milagros fueron a vivir a la casa de una de las hermanas de Paola. Los tres hijos más pequeños quedaron con otra tía. “Es horrible ser yo -dijo en ese momento Paola en una entrevista con Clarín-. Lo único que quiero es vivir con mis cuatro hijos y que estemos tranquilos. El nunca nos dejó estar tranquilos“.

Ignorada

Paola conoció a Alberto cuando tenía 15 años y él 22. Ella sólo terminó la primaria. Se juntaron y tuvieron cuatro hijos. Vivían en un primer piso de una construcción en la que abajo tenían un lavadero de autos y un kiosco. Entre 2003 y 2018 Paola lo denunció siete veces por violencia en distintas fiscalías y comisarías de José C. Paz. Ante cada denuncia Alberto se enojaba más.

Los golpes empezaron en la cara, el estómago, las piernas. Alberto usaba la hidrolavadora para mojarla. La hacía desnudar en invierno en el lavadero. También le daba cinturonazos, patadas. Y la explotación sexual. El la llevaba cada mañana a la ruta 8. A veces sumaba la tarde. La plata se la quedaba él. No la dejaba manejar dinero, tampoco tener celular.

Paola Córdoba mató a su marido en defensa propia. Foto Lucía Merle

Paola Córdoba mató a su marido en defensa propia. Foto Lucía Merle

A los hijos también los maltrataba. Golpes, humillaciones, torturas. A Milagros la ahorcó con un cable. También la congeló a baldazos. Al más chiquito lo encerraba en la oscuridad. A una de las nenas le pegaba tanto que se hacía pis encima.

Paola a veces no aguantaba y se iba, pero volvía por los chicos. “El me decía que tenía que agradecerle que no me haya violado en los momentos en los que mi mamá nos faltaba”, dijo Milagros en su declaración ante la fiscal. También que intentó suicidarse.

Elevación a juicio

“Este Ministerio Publico Fiscal no encuentra ninguna causa de justificación que permita deslindar a las imputadas de la responsabilidad penal que les corresponde”, escribió la fiscal en la elevación a juicio. Busca que a Paola y Milagros las castiguen con prisión perpetua.

“Alberto Naiaretti sufrió 185 puñaladas y no se defendió, lo que a las claras habla de que para nada era una persona con agresividad que pusiera en peligro la vida de su esposa e hijos –argumenta la fiscal–. La conducta que tuvieron esa noche ambas imputadas no se condice con ningún estímulo violento de gravedad suficiente y sostenido en el tiempo efectuado por el damnificado, que la justifique”.

Paola Córdoba denunció siete veces a su marido por violencia de género. Foto Lucía Merle

Paola Córdoba denunció siete veces a su marido por violencia de género. Foto Lucía Merle

¿Qué pasó?

Los defensores oficiales se opusieron al requerimiento de elevación a juicio y pidieron la absolución: “En el procedimiento penal se pueden tener dos vectores. El primero busca dar una repuesta a ¿quién fue? y el otro muy distinto es responder a la pregunta de ¿qué pasó? En el caso de nuestras asistidas, la fiscal no necesita escribir cien hojas para buscar quién fue, esa respuesta se la da esta defensa; la señora Paola Córdoba y Paula Milagros Naiaretti. Esa es la respuesta más básica e inquisitiva. Ahora, si se pretende una respuesta justa, la pregunta debe ser ¿qué pasó?; y lo que pasó es que Paola Córdoba y Milagros Naiaretti se defendieron; y si no hubieran hecho lo que hicieron, estarían muertas al igual que las otras hijas y el hijo de Paola Córdoba”.

Paola Córdoba y su hija Milagros eran golpeadas y torturadas por Naiaretti. Foto Lucía Merle

Paola Córdoba y su hija Milagros eran golpeadas y torturadas por Naiaretti. Foto Lucía Merle

Ahora Paola vive con sus cuatro hijos en la casa donde murió Naiaretti. “Es difícil el día a día. A ser mamá aprendo todos los días, mis hijos me enseñan, son chicos muy cariñosos, todos los días me dicen ‘Te amo mamá'”, cuenta a Clarín. No puede hablar sin llorar.

“Son chicos que tuvieron una vida difícil, tuvieron que crecer de golpe. No tienen psicólogos, sus psicólogas tenemos que ser su hermana mayor y yo, más ella, que trata de escucharlos y hacer el papel que tendrían que hacer otras personas. Nunca nadie se acercó para ver en qué condiciones viven“. Subsisten con la AUH (Asignación Universal por Hijo). Tienen un solo celular que se reparten para hacer las tareas y seguir las clases.

Esperamos ser absueltas, en primer lugar mi hija, para que pueda tener una vida entre comillas normal, que pueda estudiar lo que ella siempre quiso, ahora no puede, está atascada”, ruega Paola. “Es difícil, los recuerdos, seguir adelante, todo cuesta, hay días que son peores. No estoy estudiando, iba a arrancar este año, pero no pude, voy a seguir insistiendo para poder estudiar“, dice Milagros. Quiere ser psicóloga.

Un número más

“Es muy triste ver el noticiero todos los días y ver que hay un femicidio nuevo –sigue Milagros–. Si esa noche no pasaba lo que pasó creo que nosotras también íbamos a ser un número más de esas mujeres que salen en la tele. Espero que la justicia sepa escuchar, y que también puedan escuchar a otras mujeres que están pasando por la misma situación”.

“Lo que es levantarse con esta mochila, ir a acostarse con esta mochila, nadie se da una idea de cuánto pesa. Ni jueces ni abogados ni fiscales que nos tendrían que defender y a mí nunca me defendieron, nunca me sentí defendida ni mis hijos. Si ellos no hubieran mirado para otro lado no estaríamos en la situación que estamos hoy“,

“Matan todos los días mujeres y hay miles de chicos que se quedan sin su mamá. Yo hoy estoy acá, pero por favor que no nos archiven –llora Paola–. Nosotras vamos a denunciar, esperamos miles de horas para que nos atiendan y nos dicen que nos vayamos, no saben la pesadilla que es ir a denunciar y no poder, y tener que volver a tu casa”.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Sociedad

Alquileres: qué dice la nueva ley sobre reparaciones y cómo actuar ante una falla o rotura en la casa

Publicado

on

Por

La norma estableció quién debe pagar los arreglos y en qué plazos si hay un desperfecto. Pero quedan dudas.

El placard se llenó de humedad, el calefón no prende, se averió el inodoro, apareció una gotera… Cuando en una vivienda alquilada algo falla, inquilino y propietario entran en tensión por la reparación. ¿Cómo se debe resolver el desperfecto, en qué plazos, quién lo paga? Con la nueva ley de alquileres, desde 2020, las reglas aplicables para estas situaciones cambiaron.

La ley 27.551, en general criticada por sus efectos sobre los precios, se ocupó también de especificar cómo y en cuánto tiempo deberán realizarse los arreglos en la vivienda cada vez que haya una falla rotura.

Respecto este tema, varios puntos quedaron regulados con mayor precisión que antes. Pero distintas voces del sector advierten que una serie de cuestiones clave quedaron sin aclarar.

Hay situaciones cotidianas que entran en “zonas grises” de la norma y que ahora causan dudas y discusiones entre los inquilinos, los propietarios y las inmobiliarias, que muchas veces intentan mediar.

La ley de alquileres trajo cambios de fondo, algunos controvertidos. Fotos Emmanuel Fernández

La ley de alquileres trajo cambios de fondo, algunos controvertidos. Fotos Emmanuel Fernández

¿Quién debe pagar por las reparaciones, según la nueva ley?

La norma, modificatoria del Código Civil y Comercial, dice que el dueño (“locador”) “debe conservar” la propiedad “en estado de servir al uso y goce convenido y efectuar a su cargo la reparación que exija el deterioro en su calidad o defecto, originado por cualquier causa no imputable al locatario” (es decir, al inquilino).

“Se entiende de esto que el inquilino sólo debe hacerse cargo de los problemas que él mismo haya causado o de los que resulten del uso normal del inmueble, como cambiar un cuerito y otros mantenimientos corrientes”, explicó Claudio Vodanovich, secretario general de la Cámara Inmobiliaria Argentina.

“En cambio -opuso-, si se rompió el calefón o se averió un caño, está claro en general que eso debe correr por cuenta del propietario”.

Igualmente, no todos los casos son tan claros y aún puede haber desacuerdos al definir si cierta falla fue o no por una “causa no imputable al locatario“, y si corresponde o no al deber de “conservación” del dueño.

“Si se rompe el termotanque o no enciende la estufa, no hay dudas de que tiene que pagar el propietario porque hace a la conservación de la vivienda. Ahora, si se cae la cortina o se rompe el flotante del inodoro, puede haber discusiones”, ejemplificó Fernando Muñoz, director de Inquilinos de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.

En esos casos, los dueños podrán alegar que el desperfecto es atribuible al uso corriente o a un mal uso por parte del inquilino; y quienes alquilan podrán decir que en realidad se debió a una falta de conservación.

Del mismo modo, una explosión en un enchufe podrá atribuirse, según la conveniencia de cada parte, al mal estado del cableado o a que se conectaron demasiados aparatos al mismo tiempo.

Cuando fallan las cañerías suele haber acuerdo en que paga el propietario, pero se discuten los plazos. Foto Shutterstock

Cuando fallan las cañerías suele haber acuerdo en que paga el propietario, pero se discuten los plazos. Foto Shutterstock

¿Quién debe ocuparse de la reparación y en qué plazos, según la ley?

Es en este punto donde surgen hoy las mayores dudas. Porque la nueva norma dispone lo siguiente para cuando hace falta una reparación:

1) El inquilino debe “notificar” al propietario sobre el desperfecto.

2) En caso de una reparación “urgente“, el dueño tiene hasta 24 horas para responder y buscar a alguien que realice el trabajo. Pasado ese plazo, el inquilino podrá ocuparse él mismo de solucionar el tema y pasarle la factura al propietario.

Así lo plantea la norma: “En caso de negativa o silencio del locador ante un reclamo del locatario debidamente notificado, para que efectúe alguna reparación urgente, el locatario puede realizarla por sí, con cargo al locador, una vez transcurridas al menos 24 horas corridas, contadas a partir de la recepción de la notificación“.

3) En el caso de una reparación no urgente, el dueño tiene hasta 10 días para resolver el problema. Si no lo hace, el inquilino puede luego avanzar con el trabajo y cobrárselo al propietario.

Así lo dice la norma: “Si las reparaciones no fueran urgentes, el locatario debe intimar al locador para que realice las mismas dentro de un plazo que no podrá ser inferior a 10 días corridos, contados a partir de la recepción de la intimación, cumplido el cual podrá proceder en la forma indicada” para los casos urgentes.

Esta fue la gran novedad que trajo la ley en materia de reparaciones, ya que antes no existían plazos concretos establecidos. Y eso podía dar lugar a dilaciones excesivas.

En edificios viejos surgen desperfectos de todo tipo, ¿pero cuáles son "urgentes" y cuáles no? Foto Archivo

En edificios viejos surgen desperfectos de todo tipo, ¿pero cuáles son “urgentes” y cuáles no? Foto Archivo

¿Qué dudas y controversias generan las nuevas reglas?

Al leer esa parte de la norma todo parecería claro, pero a la hora de aplicarla se presenta todo tipo de dudas. Principalmente en los siguientes puntos clave:

1) ¿QUÉ REPARACIONES SON “URGENTES” Y CUÁLES “NO URGENTES”?

La ley utilizó esas categorías para dar plazos de arreglo muy distintos -1 o 10 días-, pero no especificó qué tipo de problemas deberían ser tomados como “urgentes” y cuáles no.

“Eso no se ha detallado”, aseguró Muñoz. Todo queda, entonces, librado a interpretaciones que muchas veces también podrían ser discordantes entre las partes.

El caso típico: quien está en la vivienda, conviviendo 24 horas con el desperfecto, entiende que es “urgente” arreglarlo; pero el dueño, desde afuera, considera que en realidad no hay motivos para correr.

“Por ejemplo, en un caso apareció humedad en un placard. Y el propietario se ocupó del tema sin considerarlo urgente, pero el inquilino entendía que sí lo era porque sentía mal olor y planteaba que eso le arruina la ropa“, contó Vodanovich.

Otras veces la cuestión deriva en que el inquilino se quede sin agua caliente o sin gas​ por un tiempo prolongado.

Cuando no hay acuerdo sobre la urgencia, en la Defensoría aconsejan al inquilino que, antes de encarar la reparación por su cuenta, le envíe al dueño una intimación que incluya todos los motivos por los que cree que el arreglo sí es urgente.

Por ejemplo, describir de qué modo el desperfecto le afecta la salud, le genera problemas, lo obliga a realizar gastos extra

En este marco, Vodanovich sugiere que en los nuevos contratos ahora se defina qué es y qué no es urgente de reparar: “Siempre es bueno aclarar todo lo que pueda evitar discusiones posteriores”.

A veces la urgencia de una reparación es obvia, otras veces no tanto. Foto Shutterstock

A veces la urgencia de una reparación es obvia, otras veces no tanto. Foto Shutterstock

2) ¿POR QUÉ VÍA HAY QUE AVISAR AL PROPIETARIO PARA QUE EMPIECE A CORRER EL PLAZO?

La ley dice que la intimación a reparar debe hacerse por medio de una “notificación” enviada al “domicilio” que el dueño haya informado en el contrato. Los plazos empiezan a correr desde que ese aviso llega, aunque el propietario se niegue a recibirlo.

La norma también admitió la opción de que las partes especifiquen en el contrato un “domicilio electrónico“. Con lo cual, si esto se hizo, con enviar un e-mail bastaría para obligar al dueño a actuar en 24 horas; y, si no reacciona, a pagar el arreglo urgente que el inquilino consiga.

Ahora, ¿qué pasa si se usó un mensaje de WhatsApp para avisar? Vodanovich, de la Cámara Inmobiliaria, entiende que si esta app figura en el contrato como una vía de notificación, sería un aviso válido. Pero Muñoz considera que no, y que sólo valdría un e-mail.

“De todos modos, en la mayoría de los contratos aún no figuran domicilios electrónicos. Entonces, la única forma de notificar es con una carta documento, que hoy cuesta unos $ 500​ y que se suele mandar como intimación cuando el aviso informal no funcionó”, subrayó Muñoz.

Muchos inquilinos deben ir al Correo a mandar una carta documento para hacer la intimación. Foto Lucia Merle

Muchos inquilinos deben ir al Correo a mandar una carta documento para hacer la intimación. Foto Lucia Merle

3) ¿EL INQUILINO PUEDE SOLUCIONAR EL PROBLEMA A CUALQUIER COSTO?

De acuerdo con la nueva ley, si en menos de 24 horas a partir del aviso el propietario no cumple en “efectuar” una “reparación urgente“, queda obligado a pagar la solución que el inquilino consiga. Lo mismo a los 10 días si no hay urgencia.

¿Pero debe pagar cualquier solución, sin importar su precio? Quizás. Porque la norma no aclara que los costos del arreglo deban estar dentro de parámetros razonables​ ni de mercado. Tampoco requiere pedir varios presupuestos.

Por eso, desde el sector inmobiliario se critica esa cláusula, por entender que en un plazo tan corto (de 24 horas) algo así da lugar a abusos o a que el inquilino no se preocupe en lo más mínimo por evitar que le cobren una fortuna.

4) ¿SE PUEDEN ACORDAR POR CONTRATO CONDICIONES DIFERENTES?

Para admitir a un inquilino, un propietario podría pretender que el contrato fije plazos más largos que los previstos por ley para la concreción de reparaciones urgentes y no urgentes. ¿Eso sería válido?

En este terreno tampoco hay visiones unánimes. En la Defensoría del Pueblo de la Ciudad entienden que algo así sería una “cláusula ilegal“, porque va en contra de lo dispuesto en el Código Civil y Comercial. Pero hay otras interpretaciones.

Por ejemplo, Enrique Abatti (h), abogado del Estudio Abatti & Rocca, escribió en Reporte Inmobiliario que “la obligación del locador de atender a su costo y en el plazo indicado las reparaciones urgentes no se trata de una norma de orden público” y que entonces “las partes pueden pactar plazos distintos a los establecidos por ley”.

“Por el contrario, en caso de que el contrato nada diga al respecto, se considera que esta norma es de plena aplicación, siendo mandatorios los plazos fijados en el artículo”, agregó en su análisis.

Está en discusión si en los contratos es válido o no acordar otros plazos para las reparaciones. Foto Archivo

Está en discusión si en los contratos es válido o no acordar otros plazos para las reparaciones. Foto Archivo

5) ¿PUEDE AHORA EL INQUILINO EXIGIR LA REPARACIÓN DE PROBLEMAS QUE YA ESTABAN EN LA CASA AL INGRESAR?

Finalmente, en el sector hay quienes entienden que el marco legal actual abrió la puerta a reclamos desmedidos, al haber fijado una obligación para el dueño de reparar “defectos” en la vivienda y “pagar las mejoras necesarias“, sin excluir claramente a los problemas que ya existían al inicio del contrato.

“La nueva ley sentó las bases como para que existan mayores reclamos en cuanto al mantenimiento de la vivienda”, analizó José Rozados, arquitecto y director de la consultora especializada Reporte Inmobiliario.

“En una propiedad puede haber muebles de cocina donde no cierre bien la cajonera, faltantes de azulejos, faltar una cerradura en alguna puerta interior, etc. Esto no hace a la habitabilidad y ya estaba así la vivienda cuando se la recibió, en general era algo ya contemplado en un menor precio del alquiler. Pero luego el inquilino podría repararlas y exigir la devolución del gasto”, aseguró.

“Por eso es imprescindible en los nuevos contratos dejar muy bien especificadas y documentadas las condiciones en las que se entrega/recibe la vivienda, para evitar reclamos”, planteó Rozados.

¿Quién paga por una falla eléctrica? Si fue por el mal estado de la red, el dueño; pero si hubo un uso inadecuado, el inquilino. Foto Shutterstock

¿Quién paga por una falla eléctrica? Si fue por el mal estado de la red, el dueño; pero si hubo un uso inadecuado, el inquilino. Foto Shutterstock

Buena fe y conciliación, dos claves para buscar una solución

En la Cámara Inmobiliaria Argentina remarcan que todo lo que las leyes no aclaran, y que genera fricciones, se termina resolviendo en negociaciones entre dueño e inquilino, que se facilitan si hay “buena fe” de ambos lados.

“Cuando el corredor inmobiliario está a cargo de administrar el alquiler, aporta soluciones e intenta mediar para que lleguen a un acuerdo. Es parte de su tarea”, dijeron en la entidad.

En el Programa de Atención a Inquilinos de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad también intentan a diario acercar posiciones antes de que empiecen a circular cartas documento y todo escale.

El organismo brinda asesoramiento a los inquilinos a través de la línea (011) 4338-4900, el WhatsApp 11-2392-1644 y el correo atencioninquilinos@defensoria.org.ar.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Sociedad

Murió junto a su beba de 2 meses y fue su hijo de 3 años el que alertó al papá: “Mamá está durmiendo”

Publicado

on

Por

En la casa no había signos de violencia. La mujer tenía 30 años y sufría de hipertensión. Esperan el resultado de las autopsias.

Su hija mayor estaba con la abuela, su marido se fue a trabajar y Mariana Ojeda (30) se quedó junto a su beba de 2 meses y su hijo de 3 años. La frase que le dio el nene a su papá cuando atendió el celular de su madre, tras varios llamados fallidos, lo alertó: “Mamá está durmiendo”.

Mariana y su beba fueron encontradas muertas en su casa de la ciudad de Corrientes este lunes al mediodía por Gabriel, el marido y papá de las víctimas, quien fue avisado por un familiar porque la mujer no atendía los llamados.

La situación le llamó la atención, por lo que Gabriel insistió al teléfono fijo y al celular hasta que su nene le atendió. Tras advertir que algo estaba mal, salió corriendo para su casa del Pasaje Tontal al 3000.

Mariana OJeda tenía 30 años y era mamá de 3 chiquitos. Foto: Facebook

Mariana OJeda tenía 30 años y era mamá de 3 chiquitos. Foto: Facebook

“Es muy fuerte venir y encontrar el panorama que encontré, es horrible”, dijo este martes Gabriel en diálogo con radio Sudamericana.

El hombre contó que esa mañana del lunes, mientras desayunaban, Mariana le dijo que tenía como un zumbido en el oído y que se iba a controlar la presión.

Los vecinos del barrio Concepción no salen de la conmoción por la tragedia. “Mi señora estaba muerta en la cama, con el bebé, al que sin querer lo había asfixiado”, intentó explicar Gabriel sobre las razones del fallecimiento de su hija Delfina, que iba a ser bautizada este 10 de mayo.

La investigación

Aunque las causas de la muerte de esta mamá y su beba recién se conocerán con el resultado de la autopsia, del análisis de la escena donde se hallaron los cuerpos, a simple vista no había signos de violencia, informaron fuentes policiales.

El subjefe de la policía provincial, Eduardo Acevedo, dijo a la agencia Télam: “Aún no están listos los resultados de la autopsia, pero lo que se sabe es que la mujer sufría de hipertensión severa, que se agravó con el embarazo”.

Y Acevedo agregó que, por cómo fueron halladas, la beba murió cuando “estaba siendo amamantada”.

En la causa interviene el fiscal de Instrucción N°6, Gustavo Robineau, quien aguardaba los resultados de la autopsia para avanzar en la causa.

Mariana OJeda sufría de hipertensión. Foto: Facebook

Mariana OJeda sufría de hipertensión. Foto: Facebook

Sin respuestas

El día de su muerte, Mariana debía ir a buscar a su hija mayor, que estaba con la abuela.

Justamente, la madre de Mariana fue la que la llamó insistentemente para que fuera por su hija y, como no le atendía, le avisó a Gabriel.

“Me llamaron para avisarme que no atendía ni el celular ni el teléfono fijo. La llamé hasta que me atendió el nene de 3 años y me dijo que la mamá estaba durmiendo. Entonces, me di cuenta de que algo raro estaba pasando”, recordó Gabriel.

Es la segunda tragedia que impacta de lleno en la familia en poco tiempo, ya que hace un mes había muerto Fabián, hermano de Mariana.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas