Connect with us

Policiales

“Si se hacía pis, la dejaba toda la noche sin dormir en la ducha”: las bestiales torturas del hombre condenado a 31 años por matar a su hijastra

Publicado

on

Marcos González fue hallado culpable del bestial crimen de Sofía Neira, ocurrido en la provincia de Río Negro. Para la Justicia, el padrastro aplicó torturas y vejámenes contra la nena de tres años. La mamá de la víctima ya había recibido una pena de 24 años luego de admitir los hechos. González, en cambio, sostiene que es inocente y va a apelar

Abusos sexuales reiterados, quemaduras de cigarrillo, duchas de agua helada, cortes en las plantas de los pies y hasta una oreja desprendida. Estas fueron algunas de las torturas sufridas por Sofía Neira, una nena de solo tres años de edad, que en cuestión de cuatro meses le costaron la vida en febrero de 2019. Los causantes del infierno: su mamá, una mujer identificada como Janet Neira (28), condenada a 24 años de prisión luego de admitir su culpabilidad y Marcos Nicolás González, el padrastro de la víctima, quien el miércoles recibió la pena de 31 años y seis meses de cárcel por el brutal crimen y que a diferencia de su pareja, sostiene que es inocente.

La sentencia contra el hombre fue emitida a través de videoconferencia por el tribunal de juicio de Río Negro, integrado por los jueces Laura Pérez, Oscar Gatti y Verónica Rodríguez. Según se desprende del fallo, dado a conocer por el Poder Judicial de la provincia, el padrastro de la nena de tres años ejerció “variados mecanismos de producción de las lesiones que presentaba la niña” y en ese sentido destacó “la distribución de esas lesiones prácticamente en todo su cuerpo y los actos vejatorios y humillantes que rodeaban a aquellos golpes”.

Sin embargo, la explicación judicial del brutal sometimiento ejercido por la pareja, y en especial por González, se queda corta.

Sofía fue víctima durante los meses que convivió con su padrastro de una serie de torturas, violencias y vejámenes pocas veces visto en casos de maltrato infantil en la historia penal argentina. En diálogo con Infobae, la fiscal del caso, Belén Calarco, se mostró conforme con la sentencia, aunque ella había pedido que el hombre fuera condenado a 39 años. “Creemos que el fallo está bien fundado, pese a algunas pequeñas diferencias, pero en líneas generales consideramos que está bien y mantuvo muchos de los fundamentos que expresó la Fiscalía durante el juicio de cesura”, dijo la funcionaria.

La imputación contra González es extensa, pero describe, al menos legalmente, la brutalidad del hombre en detrimento de la hija de su pareja. Vale la pena citarla completa: el hombre deberá pasar los próximos 31 años encerrado por los delitos de lesiones leves calificadas por violencia de género, reiteradas en un número indeterminado de veces; abuso sexual gravemente ultrajante, reiterado, doblemente calificado por el vínculo y por la convivencia preexistente; corrupción de menores agravada por la edad de la víctima y por ser el autor persona conviviente y guardador; desobediencia a una orden judicial y abandono de persona seguida de muerte.

Lo único que atenuó la pena -dice el fallo- es que el acusado no tenía antecedentes.

Los jueces también consideraron “como dato insoslayable” la edad de la víctima, a quien consideraron, “totalmente vulnerable y dependiente”. Además, destacaron el rol de poder que jugó el padrastro desde el momento en que llegó al hogar de Sofía. Para los jueces, el hombre se aprovechó del “marco de confianza generado hacia la madre para ejercer claro poder sobre los niños”, y generar un “total aislamiento del grupo familiar, evitando cualquier posibilidad de pedir auxilio y amedrentando a las personas que intentaron defender a la niña en las semanas previas a su muerte”.

Por eso consideró como agravante que la agresividad fue “sistemática” durante los meses de convivencia con la niña, y resaltó la “escalada de violencia” y el “sufrimiento sostenido” que produjo. “La vida -de la víctima- fue razonablemente normal hasta la aparición en su vida de González (en octubre de 2018), lo que implicó un cambio negativo y la instalación de conductas perversas en la vida de todos los integrantes del grupo familiar”, señalaron los magistrados.

Una de las audienciasUna de las audiencias

Sobre este punto la fiscal Calarco coincide en que el papel que tuvo el hombre durante los cuatro meses de convivencia fue determinante para la muerte de Sofía. Sin embargo, no se olvidó de la responsabilidad que le atañe a Neira, la mamá de la víctima, quien fue partícipe necesaria para que todo ocurriera. “No es que la mamá fuera víctima de su pareja. De hecho no se comprobó la violencia de género. Ella, en realidad, fue igualmente violenta, solo que es como si hubiese sido un poco menos mala que él”, graficó la fiscal.

Para ejemplificar sus dichos, la funcionaria recordó algunos de los bestiales episodios que dan cuenta de lo que se vivía adentro de la casa de Sofía, ubicada en la pequeña localidad de Lamarque. “Lo que le hacía González a la nena y a su hermana es casi indescriptible. Por ejemplo, cuando alguna se hacía pis, la dejaba mojada y parada toda la noche en el baño. Sin dormir. Imaginemos, si es posible, a una nena de tres años solo con su ropa interior en una ducha. Cuando él no estaba y las quería castigar, le decía a la mamá: ‘dejala sin dormir, que esa hija de puta no coma. La mamá lo hacía y cuando a veces el hombre no estaba, ella daba por finalizado el castigo”, relató la fiscal.

En un diálogo previo que mantuvo con este medio, cuando se conoció en junio la condena contra Neira, la fiscal Calarco dio cuenta del infierno sufrido por la nena. La hicieron pasar hambre, frío y la hicieron dormir parada. Le cortaron el pelo y en algunas partes la dejaron pelada. Pero ahora, en esta oportunidad, la funcionaria recordó que fueron muchas más las lesiones y los mecanismos de castigo contra la nena, aunque lo que más la sorprendió, es que ocurrieron entre octubre de 2018 y enero de 2019.

“Es impresionante el deterioro de la nena y en solo cuatro meses. Observamos fotos de antes de la llegada de González a la casa y Sofía era una nena hermosa, con una linda piel, con su pelo largo. Después fue brutal. Tenía agujeros en la cabeza, el pelo arrancado y lesiones por todo el cuerpo. Le pegaba con una manguera en la cara. Recuerdo otra vez cuando quisieron arrancarle la oreja. No una sino varias veces. Es algo que nunca vi”, describió con dureza.

La violencia intrínseca de González y su victimización en el juicio

La fiscal Calarco contó que a pesar de que se comprobó todo lo que le hicieron a la menor durante esos meses, el padrastro jamás admitió su culpabilidad. De hecho se mostró desafiante durante el debate y hasta llegó a decir que fue él la víctima de la justicia al acusarlo del crimen de Sofía.

“Se trata de una persona completamente llena de violencia. La lleva en su interior. Fue violento en el juicio, agredió a su propia familia cuando quisieron rescatar a la menor de los maltratos. Fue contra los vecinos, que escuchaban los gritos de la nena y su hermana y quisieron intervenir”, dijo.

Es como si González tuviese naturalizada la violencia, según explicó la funcionaria. Para el padrastro eran normales las situaciones de ese estilo. En ese sentido, Calarco recordó una frase expresada por González durante el juicio que quedó en su memoria. “Decía que a la hora de comer se comía y que era sagrado. Que si se tenía que pegar se pegaba para que se quedaran sentados todos. Era estricto. Claramente es una persona que tiene tergiversada la prioridad de las cosas“, relató.

No fue lo único, el aislamiento impuesto a todo el grupo familiar, profundizó la imposibilidad de que terceras personas o familiares pudieran acudir en ayuda de la niña. “Y además este hombre aconsejaba y no intervenía en la curación de las lesiones sufridas por la víctima luego de realizárselas, no la llevaba a un control médico”, señaló.

Los maltratos y tormentos a Sofía investigados en el expediente sobre su asesinato, según calcula la Justicia, ocurrieron entre octubre de 2018 y enero de 2019. Sin embargo, comenzaron mucho antes. La fiscal obtuvo como prueba una resolución de la jueza de paz de Lamarque dictada el 16 de octubre, en la que les había ordenado a ambos “la prohibición de realizar actos violentos o cualquier otra violación de los derechos de los niños y niñas”. Es decir, la justicia ya sabía que Sofía no estaba protegida.

“Con esto es lo único en lo que González admitió algo de culpabilidad. Dijo que ‘desobedeció a la jueza’ porque supuestamente le aplicó correctivos. Para él lo que le hizo fueron correctivos, aunque solo los cometía contra Sofía y contra su hermana. En cambio, con el hermanito se portaba muy bien. Lo adoraba pese a no ser su hijo. Solo maltrataba a las nenas”, agregó.

Otro dato aportado por la funcionaria sobre González es que se trata de una persona instruida, que tenía un empleo formal- trabajaba para una empresa de riego- que siempre fue consciente de lo que hizo. De hecho, así lo reseñaron los jueces en su fallo condenatorio. “Es un hombre que tiene las herramientas necesarias para valorar lo disvalioso de su conducta, presenta una personalidad agresiva y violenta y mantuvo una clara actitud de indiferencia ante los médicos que le informaron la gravedad irreversible que presentaba la niña cuando fue internada”, precisaron los jueces.

Los condenados por el crimenLos condenados por el crimen

Calarco, al respecto, fue más allá y recordó que González es un hombre que no consume ni drogas ni alcohol, lo cual habría explicado teóricamente alguna actitud violenta. “Es un hombre que lleva la violencia en la sangre. De hecho tiene una denuncia de su propia hermana por violento. Tiene prohibido acercarse a ella”, añadió.

Dos caminos distintos

Sofía murió el 1 de febrero de 2019. Fue ingresada a un hospital de la localidad de Lamarque por un fuerte dolor abdominal pero debido a la gravedad del cuadro, fue llevada inmediatamente al sanatorio Juan XXIII de la ciudad de General Roca, a más de 200 kilómetros, donde los médicos descubrieron que la menor padecía una severa peritonitis.

A partir de ahí y las observaciones de los especialistas, se dieron cuenta de que no era una simple enfermedad. Esa patología fue ocasionada por los golpes de Neira y González. Intervino la justicia en la investigación y casi dos años después del comienzo del horror de Sofía, sus padres deberán estar casi el resto de sus vidas en una cárcel.

La diferencia entre ambos es que la mujer acortó los tiempos, reconoció todo e hizo un arreglo con la justicia. De hecho su defensa desistió de avanzar porque la cantidad de pruebas era abrumadora. Cuando finalmente habló luego de aceptar el juicio abreviado y la responsabilidad, fue casi nada lo que dijo. Le preguntaron por qué reconocía lo que había hecho sin mayores objeciones y contestó: “Tengo que sanar”.

González, en cambio, negó su participación. Su estrategia judicial fue esperar al juicio oral y demostrar su inocencia. No lo consiguió y fue condenado a 31 años de cárcel. Su próximo paso será apelar ante el Tribunal de Impugnación, por lo que el fallo no está firme. Por ahora seguirá detenido en el Establecimiento de Ejecución Penal N° 1 de Viedma.

(Visited 12 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

Cocaína, millones de dólares lavados y sicarios: la historia narco detrás de los allanamientos en la city porteña

Publicado

on

Por

Un operativo de más de 400 gendarmes terminó con la detención de Carlos Sein Atachahua Espinoza, un poderoso traficante de drogas peruano y radicado en Argentina. Se sospecha que blanqueó más de 35 millones de dólares con la ayuda de un financista asesinado por sicarios el año pasado

El movimiento táctico de Gendarmería, que impactó sobre todo en la City porteña y frenó la operatoria del dolar blue durante el último miércoles, en realidad no fue un ataque a las operaciones ilegales de la moneda estadounidense sino una ola de allanamientos e intervención sorpresa para desarticular una poderosa banda narco que distribuía cocaína desde Sudamérica a Europa y lavaba millones de dólares en propiedades y “cuevas” porteñas. El saldo: tres detenidos y más de 100 cajas con documentación secuestradas.

Pero la trama de esta historia se remonta a una investigación que comenzó en 2018 y que tiene como personaje central al jefe de la banda, Carlos Sein Atachahua Espinoza, un hombre nacido hace más de 50 años en Perú pero con DNI argentino y antecedentes penales en su país.

Atachahua Espinoza está sospechado de lavar más de 35 millones de dólares conseguidos gracias tan rentable como ilegal el negocio internacional de la cocaína. Su esposa está prófuga en Perú y entre los imputados, pero en libertad por ahora, también está una hija del matrimonio. Además del capo peruano (que fue condenado a cuatro años de prisión en su país después de que lo detuvieran adentro de un auto con un kilo de cocaína) fueron detenidos su abogado Miguel Ángel García Ramos y la esposa, Carla Castañeda Correa.

El secreto del éxito de los narcos más poderosos es el dominio del territorio. Y Atachahua sabía de eso: se cree que su banda manejaba todo el circuito de distribución desde Bolivia y Perú, los lugares de origen, hasta Europa, su lugar de venta, pasando por Argentina, Brasil o Uruguay, los puertos de salida hacia el Viejo Mundo.

infobae-image

Para terminar con este negocio Gendarmería Nacional realizó más de 25 allanamientos en Capital Federal ordenados por el juez en lo Penal Económico Pablo Yadarola, a partir de la investigación de la fiscal en lo Penal Económico María Gabriela Ruiz Morales y la Procuraduría de Narcocriminalidad de la Procuración General de la Nación, a cargo de Diego Iglesias.

Una regla de oro en la investigación a los verdaderos narcos (y no a los vendedores o transportistas) es seguir la ruta del dinero y no la ruta de las drogas. Por eso 411 gendarmes avanzaron ayer sobre casas de cambio, locales comerciales y viviendas particulares, incluidas las casas del contador y abogado de la banda y la propia de Atachaua Espinoza, una mansión en Caballito que ocupa dos lotes y que tiene una pileta de alrededor de 80 metros cuadrados, según contaron fuentes de la investigación sorprendidas por la opulencia de la piscina.

Los agentes de GNA trabajaron fuertemente armados y causaron estupor en el microcentro porteño. Contaron fuentes del caso que estaban preparados para un eventual enfrentamiento porque habían investigado que el jefe de la banda se movía con una custodia preparada tácticamente para repeler y evitar una detención. Sin embargo no hubo un solo tiro.

Y además de la detenciones, secuestraron importante documentación para la causa, además de USD 360.000, $ 4.600.000, 10.000 euros y divisas Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay, Perú, México, Australia, Japón, Rusia y el Reino Unido. También se incautaron seis vehículos, 49 teléfonos celulares y un arma calibre .380.

(Nicolás Stulberg)(Nicolás Stulberg)

“Lo más importante que se llevó a cabo fue la obtención de la documentación que se pudo secuestrar a través de las 16 órdenes de registro y presentación que se llevaron a cabo en distintas escribanías, estudios jurídicos y contables, donde se hallaba la documentación probatoria de la maniobra ilícita investigada”, explicó Edgardo Rivas, director de Inteligencia Criminal e Investigaciones de Gendarmería.

Según detallaron fuentes del caso a InfobaeAtachahua estaba asociado con Diego Guastini, propietario de una cueva financiera, que lo ayudó ingresar el dinero al país de lo vendido en Europa y a desarrollar una estructura de blanqueo en Argentina.

Lo hicieron durante años a través de “mujeres correo”, también llamada “mulas”. Y con el dinero ya en el país el jefe, su esposa y otros miembros de la banda compraron paquetes accionarios con activos valiosos, sobre todo cocheras y empresas de desarrollo inmobiliario.

Lo hicieron a precios irrisorios y luego declararon mejoras en los bienes de esas empresas para justificar las ganancias. Por ejemplo, compraron un edificio en Rosario 720, en el barrio porteño de Caballito, con el fin de levantar cocheras. Para eso, pusieron 5 millones de dólares cash.

Se calcula que a través de la compra de tres firmas esta organización logró introducir unos USD 7.250.000 “negros” en el mercado legal. El total del dinero lavado, afirmó la ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic, asciende a USD 35.000.000.

El auto de Guastini, tras su asesinato en Quilmes en 2019El auto de Guastini, tras su asesinato en Quilmes en 2019

Guastini fue el cerebro del movimiento. Se trata de un financista que apareció asesinado por un sicario en octubre de 2019 en Quilmes, la ciudad donde vivía. El hombre era imputado colaborador (es decir, declaraba como “arrepentido”) en otra causa y, si bien había entrado al Programa Nacional de Testigos e Imputados en abril de ese año, renunció a los cinco días. Y también pidió que le quitaran la custodia del Ministerio de Seguridad nacional en mayo de ese año, lo que provocó que su nombre dejara de estar en reserva.

Fue un gesto extraño de Guastini, que no sólo era el contador y planificador de los movimientos de la plata que Atachahua Espinoza recaudaba en Europa y blanqueaba en Argentina. También trabajaba de “soplón” de la ex SIDE y de la Policía Bonaerense. Pasaba data de los propios negocios de lavado que le armaba al narco peruano.

Guastini se hizo conocido después de la desaparición de uno de sus socios en la “cueva”: Hugo Díaz, de quien no se sabe nada desde marzo de 2015. Los últimos que lo vieron con vida fueron él y el otro socio, Luciano Viale, hijo de “Lauchón” Viale, un espía de alto rango acribillado en su casa por el grupo Halcón en un supuesto operativo antidrogas.

(Visited 12 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Cayó una banda que usaba 1.500 cuentas de MercadoLibre y Netflix para realizar estafas

Publicado

on

Por

Los atraparon en siete domicilios donde tenían computadoras, teléfonos celulares y tarjetas prepagas.

La División Cibercrimen de la Policía Bonaerense desbarató una banda que realizaba estafas virtuales a través de cuentas de MercadoLibre y Netflix, y detuvo al presunto cabecilla, un hombre de 35 años que quedó a disposición de la Justicia.

En siete allanamientos realizados en domicilios del partido de Lomas de Zamora, la Policía además secuestró 58 equipos de electrónica e informática, incluyendo teléfonos celulares, discos rígidos de computadoras y tarjetas prepagas de MercadoPago. Los residentes en las propiedades allanadas también quedaron bajo investigación para establecer el grado de participación en los hechos delictivos.

Los allanamientos se produjeron luego de una investigación iniciada hace ocho meses, a partir de una denuncia de la empresa de comercio electrónico.

Las investigaciones comenzaron basándose en testimonios de usuarios que habían sido víctimas de estafas. Según informó el portal Política del Sur, en base a estas denuncias, la Justicia logró determinar la localización de los siete domicilios desde los cuales se operaban las cuentas, y donde se produjeron los allanamientos.

El caso fue llevado adelante en forma conjunta por la División de Investigaciones de Cibercrimen de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 8 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

El caso se resolvió tras ocho meses de investigaciones. Foto: Policía Bonaerense

El caso se resolvió tras ocho meses de investigaciones. Foto: Policía Bonaerense

Sebastián Bisquert, fiscal a cargo de la UFI 8, constató que desde un gran número de cuentas creadas bajo el nombre de una misma persona se realizaban transacciones fraudulentas.

En el caso de Netflix, las estafas se realizaban mediante “phishing”, es decir, la sustitución de la página web oficial de la compañía de contenidos audiovisuales, por una similar pero falsa, a la que redirigían a los clientes enviándoles un correo electrónico en el que le requerían “actualizar los datos de la tarjeta de crédito”.

Desde el mail los dirigían a una página que tenía la apariencia de ser de Netflix, donde solicitaban los datos de la tarjeta junto con requisitos de seguridad como el típico “no soy un robot” que daban la impresión de estar en una web oficial. Luego, simplemente usaban esos datos para realizar compras o transferencias de dinero desde la tarjeta de crédito.

A través de este método, calculan que fueron estafadas unas mil personas, aunque todavía no está claro el monto total de dinero que involucró el fraude, ni tampoco el alcance de los engaños con MercadoLibre.

“Ahora lo que buscamos determinar es con cuánto dinero se hicieron estos delincuentes y el rol que tendrían el resto de lo implicados en la estructura”, precisaron fuentes de la investigación.

Mail apócrifo de Netflix informando de un supuesto error de facturación y la suspensión de la cuenta.

Mail apócrifo de Netflix informando de un supuesto error de facturación y la suspensión de la cuenta.

Las estafas a través del comercio electrónico y las transacciones virtuales son un problema que se potenció en los meses más recientes, a partir del crecimiento del uso de las plataformas web debido al aislamiento y cierre de locales comerciales.

Según estiman fuentes judiciales, entre el 20 de marzo y el 4 de agosto de este año, los reportes de estafas virtuales aumentaron un 650% en relación con el mismo período de 2019. A la vez, los ataques a través de cuentas falsas de entidades financieras en las redes sociales crecieron un 30% entre los meses de julio y septiembre.

“La cuarentena provocó un fenómeno que yo defino como exilio analógico. Gente de que de forma obligada tuvo que utilizar herramientas digitales para las que muchas veces no estaba preparada”, explicó el periodista especializado Sebastián Davidovsky, autor del libro Engaños digitales, víctimas reales. “Lo que falta es educación digital que permita saber cuándo, por ejemplo, una cuenta en una red social es oficial”, remarcó.

(Visited 11 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Policiales

Secuestraron más de 20 kilos de hojas de coca en una camioneta en la que viajaban ocho concejales de Orán

Publicado

on

Por

Fue durante un operativo policial realizado en el acceso sur a la ciudad salteña. El vehículo pertenece a la Cooperadora Asistencial del municipio

Más de 22 kilogramos de hojas de coca fueron secuestrados en las últimas horas en el interior de una camioneta de la Cooperadora Asistencial del municipio de Orán, en la que viajaban ocho concejales locales, durante un operativo policial desarrollado en el acceso sur a la ciudad.

Según fuentes policiales, y de acuerdo consignó Télam, los voceros detallaron que en el interior del vehículo, precisamente en la parte de atrás de los asientos, los investigadores encontraron los 30 paquetes ocultos en bolsas de plástico, en cuyo interior tenían un total de 22,600 kilogramos de hojas de coca.

Al inspeccionar el rodado y detectar el cargamento, los efectivos dieron intervención inmediata a la Fiscalía Federal Orán, desde donde se dispuso la remisión del secuestro y se labró una infracción al código aduanero al conductor del rodado.

En el vehículo, que es un utilitario marca Ford Transit con 16 asientos que estaba al servicio de la Cooperadora Asistencial de la Municipalidad de Orán, viajaban ocho concejales, entre ellos el presidente del Concejo Deliberante, Lucas Tévez.

En declaraciones formuladas a Radio Nacional Salta, Tévez comentó que los ediles se dirigían a Salta Capital para tomar parte de una serie de reuniones con funcionarios provinciales por gestiones vinculadas con el municipio, y que no estaban al tanto del cargamento que transportaba el vehículo.

“Desde el puesto de control fuimos trasladados a una base operativa ubicada en el barrio Taranto”, explicó el presidente del Concejo Deliberante oranense, tras lo cual detalló que allí fueron “liberados todos”.

“Me comuniqué personalmente con autoridades de la Fiscalía Federal de Orán”, reveló Tévez, al tiempo que señaló que presentarán “un escrito del Concejo Deliberante a las autoridades competentes y al municipio”.

Según se informó, la camioneta arribó cerca de las 6 de la mañana a la sede del Concejo Deliberante, solo ocupada por su conductor, y allí subieron los concejales y un personal del área de prensa, con el objetivo de viajar a Salta Capital.

“Desde mi lugar como Presidente del Concejo Deliberante, debo informar a la comunidad que repudio enérgicamente lo sucedido en la mañana de hoy (por ayer), donde se vio vulnerada la seguridad de mis pares concejales y destapó un accionar aberrante e indigno. Esperamos que la justicia actúe de manera inmediata para dar con el o los responsables de dicho hecho”, agregó Tévez en las redes sociales.

“Es indignante lo sucedido. Me preocupa y celebro que la Justicia investigue para encontrar a los responsables”, afirmó, en tanto, el concejal radical Javier Ramírez a La Gaceta.

El edil agregó: “Todos subimos en el mismo momento y ninguno cargó esos bultos. Nosotros estamos a disposición de la Justicia porque queremos que esto se esclarezca”.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas