Connect with us

Economia

Setenta regionales de la CGT llaman a la huelga. Se suman las CTA

Publicado

on

El plenario de regionales de la CGT que organizó el Frente Sindical para el Modelo Nacional (FSMN), que contó con la participación de las CTA de Hugo Yasky y Pablo Micheli, resolvió elaborar un plan de lucha y llamar a un paro nacional previsto para el próximo martes 30 en repudio al modelo económico implementado por el gobierno de Mauricio Macri. La cuestión electoral también fue parte del debate. Si bien no se habló de preferencias en cuanto a candidaturas, los participantes llamaron a construir “un frente nacional y patriótico” para triunfar en octubre y reinstalar un modelo nacional y popular porque “la patria está en peligro”. Ahora resta saber si la conducción de la CGT ignora o se suma a esta medida de acción directa.

En la actual coyuntura, el plenario puede ser leído tanto desde lo político electoral como desde el plano político sindical. Los sectores gremiales que integran el FSMN están jugando dentro del esquema del partido Justicialista que convoca a la unidad y simpatiza con el liderazgo de Cristina Kirchner. Al mismo tiempo consideran, a diferencia de los conductores de la CGT, que la central obrera debe mantener la confrontación contra el modelo macrista sin esperar que las negociaciones partidarias se resuelvan pero sobre todo pretenden liderar la protesta social no sólo para evitar un desborde sino para que ésta se canalice hacia la reconstrucción del modelo nacional y popular que, entienden, representa el peronismo.

El plus o valor agregado de la resolución asumida por el plenario que promovió el FSMN es el respaldo de las regionales de la CGT. Esto obligará al secretariado nacional de la CGT tomar posición con respecto a este paro que, podría decirse, nace desde abajo y presiona hacia arriba. Si la conducción cegetista se suma y hace suya la convocatoria, le otorgará al paro el paraguas legal necesario para evitar la posible tentación del gobierno de declararlo ilegal. Pero también podrá ser leído como una señal de debilidad de los conductores de la CGT al actuar bajo la presión de “las bases”, algo que es poco probable que sea del agrado tanto de Héctor Daer como de Carlos Acuña, los secretarios generales de la central sindical.

Durante el encuentro, realizado en el auditorio del Smata, los representantes de las regionales dieron cuenta de los efectos negativos del modelo en sus distritos. Escenarios todos parecidos en cuanto a pérdida de poder adquisitivo, caída de la producción y el consecuente incremento del desempleo. La similitud de diagnóstico derivó sin inconvenientes en el llamado a elaborar un plan de lucha y convocar a un paro general. A la hora de los discursos hubo algunos más encendidos que otros. Por caso, el piloto Pablo Biró aseguró que “las peleas no se dan de rodillas y para cambiar hay que ponerse de pie”, dijo y consideró como posible que la conducción de la CGT convalide el plan de lucha porque de lo contrario será ponerse del lado del gobierno. A su turno, Ricardo Pignanelli del Smata insistió en luchar por recuperar el modelo nacional de defensa de la industria y para eso dijo que es necesario ganar las elecciones porque “cuatro años más de Macri significará que quedará un país solo para unos pocos”. El bancario Sergio Palazzo señaló que el plenario representa el ingreso a una nueva fase de mayor lucha contra el gobierno. En ese sentido advirtió que “es hoy y ahora que se lucha para demostrar que no nos han vencido” y le reclamó a la conducción de la CGT que decida si está en contra o a favor del paro.

Hugo Moyano cerró el plenario y no titubeó en criticar a la CGT: “Es difícil descifrar lo que está pensando la CGT, no reaccionan. ¿Cuándo es el momento de las medidas de fuerza? ¿Cuando nos maten?”, aseguró. En el mientras tanto, continúan las negociaciones con los gremios del transporte inscriptos en la CATT para que suspendan el paro del 1º de mayo y se sumen a la decisión del paro del 30 de abril.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Economia

El Gobierno cumplió con la meta fiscal de marzo y se asegura otro desembolso del FMI en julio

Publicado

on

Por

En otro día en que los mercados reflejan su desconfianza en el control de la inflación, y consecuentemente de mejora de las finanzas públicas, según lo expresan a través de un nuevo aumento del índice de Riesgo País a casi 860 puntos básicos, y en el primer día hábil posterior a que se dispusieran medidas para reactivar el consumo bajar la inflación,  el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, junto a su secretario de Hacienda, Rodrigo Pena, anunciaron el cumplimiento de la meta fiscal para el primer trimestre.

 El primer trimestre fue de $10.347  millones, equivalente a 0,1% del PBI y por primer vez desde 2011 se registró superávit primario, con ingresos por derechos de exportación que subieron menos que lo esperado

Al tiempo que ratificaron el compromiso de cumplir con el objetivo de déficit primario cero al cierre del año, pese a que la aceleración de la inflación y la profundización de la recesión afectaron el ritmo originalmente esperado en los ingresos pero también en los gastos corrientes.

Y dado que las revisiones de cumplimiento de metas y objetivos comprometidos con el FMI tienen lugar a mes vencido, más allá de que se monitorean casi a diario, con el anuncio de hoy quedó virtualmente asegurado el quinto desembolso en la segunda quincena de julio.

Los números del primer trimestre

Los números de marzo registraron un saldo negativo de aproximadamente $13.037 millones (bajó 11,3% nominal), manteniendo 21 meses de brecha positiva entre la variación de los ingresos y los gastos primarios. Lo ingresos en el mes, en tanto, subieron un 33,3%, a $261.284 millones y el gasto primario un 30,2% a $274.321 millones. El gasto financiero, con pago de intereses por $36.801 millones, subió 31,5 por ciento.

El superávit del trimestre superó la meta de $6.000 millones, y no se usó el ajustador del gasto social del período de unos $8.300 millones acordado con el FMI ($32.000 millones para todo el año). El primer trimestre fue de $10.347 millones, equivalente a 0,1% del PBI y por primer vez desde 2011 se registró superávit primario, con ingresos por derechos de exportación que subieron menos que lo esperado, y por eso se acudió a recortar el ritmo de gasto, dijo el ministro Dujovne.

En el trimestre los ingresos fueron de $799.526 millones, con una suba de 39,8%. El gasto primario registró $789.179 millones, aumentó 30,9% con un superávit de $10.347 millones. Los intereses sumaron $125.129 millones, 0,6% PBI y provocaron rojo financiero de $114.782 millones. Subió 25,4% muy por debajo de la inflación.

“Mirando para adelante se logró la meta bajando la deuda flotante”, dijo el ministro, por tanto el resultado no se basa en el no pago de gasto devengado, agregó. se ubica en el menor nivel real en 12 años.

Dujovne detalló que el gasto primario lleva 16 meses consecutivos de caída en términos reales, solo interrumpido en noviembre de 2017. “Y se baja en 5% del PBI en 4 años, nunca se había verificado, y de modo tan ordenado y consistente y cumpliendo con el presupuesto”, detalló.

También se refirió, sobre uno de los temas del momento: el riesgo país en cifras récord. “El riesgo país responde a las incertidumbres políticas sobre las propuestas de la oposición. Las nuestras son claras: sólida apertura y BCRA independiente, que son las estrategias que han usado otros países. Eso está jugando: los mercados no están pidiendo que cambiemos“, expresó.

“Estamos tranquilos con el cumplimiento de las metas. El conjunto de nuevas medidas no supera los $10.000 millones de costos fiscal y están más que financiadas. Se está recibiendo ingresos por $21.000 millones por el revalúo impositivo, pese a que son coparticipables”, aseguró el funcionario. “La previsión es que la recaudación se mantenga balanceada en términos reales, con un segundo semestre que tiende a crecer sobre todo por la recuperación de la cosecha maíz y soja”.

Seguir leyendo

Economia

Los medios extranjeros no le tienen fe a Macri

Publicado

on

Por

La revista estadounidense Forbes publicó un duro artículo sobre el futuro de la economía argentina bajo la conducción de Mauricio Macri y planteó que el mandatario está “desvaneciéndose”. “Si las elecciones se celebraran hoy, pierde contra todos los candidatos”, asegura la nota.

“¡Prepárate para otro default de Argentina! El presidente Mauricio Macri se está deslizando más en las encuestas y la inflación es ridículamente alta, ahora más del 51% anualizada. Argentina se enfrenta a una ‘Macrisis’, como lo llamó un administrador de fondos, agrupando las palabras Macri y crisis en una sola”, dice el artículo firmado por el consultor de negocios Kenneth Rapoza. Otro hombre de la city consultado por Rapoza planteó que la “macrisis” traerá “volatilidad, oportunidades para los especuladores y sufrimiento para la gente real”.

El artículo señala el reciente índice de inflación de 4,7 por ciento en marzo y de 54,7 por ciento en un año. “Es casi el doble de lo que era hace dos años cuando el peso argentino perdió la mitad de su valor. El peso ahora cotiza a 42.36 por dólar”, recuerda. Por eso señala que “si la inflación no cae, y rápidamente, las probabilidades de reelección de Macri son sombrías”.

La revista estadounidense sostiene que si las elecciones presidenciales fueran hoy se impondría la ex presidenta Cristina Kirchner. Considera que CFK sería elegida “porque los votantes odian al Fondo Monetario Internacional” y rechazan los ajustes hechos a pedido del organismo. Para Rapoza, según una encuesta de Sinopsis, Macri perdería también contra Roberto Lavagna y Sergio Massa.

“Me gusta Macri, pero no va a ganar. Kirchner o alguien de su partido ganarán”, dijo a Forbes Luis Maizel, de LM Capital Group en San Diego. “Los votantes sienten que el gobierno de Macri no los entiende y, debido a eso, la izquierda volverá a surgir y luego, dentro de cinco años, volverán a defaultear”, planteó.

Ayer también el Financial Times dedicó un artículo a la situación de la economía del país. Bajo el título “El régimen cambiario argentino está roto”, los economistas Marcos Buscaglia, Miguel Kiguel, y Eduardo Levy Yeyati, plantearon que “la Argentina está atrapada en un círculo vicioso”.

“Bajo las actuales reglas minimalistas y mal diseñadas, el Banco Central enfrenta dos opciones igualmente indeseables: tolerar la inestabilidad de la tasa de cambio disruptiva que en última instancia derrota los objetivos estabilizadores del programa o recurrir a tasas de interés insosteniblemente altas para intentar una defensa condenada de la moneda, profundizando la recesión”, señalaron.

Seguir leyendo

Economia

El Riesgo País argentino vuelve a escalar y anota un nuevo máximo desde 2014

Publicado

on

Por

La deuda argentina se opera en baja, después de una serie de anuncios oficiales que apuntaron a contener la creciente inflación y acotar la volatilidad del tipo de cambio, con las ventas de USD 60 millones diarios a cuenta del Tesoro.

Como paliativo por la recesión de la economía y la carestía de precios, la administración de Mauricio Macri anunció un congelamiento de tarifas por seis meses, que involucra un costo fiscal de unos $9.000 millones, líneas de créditos blandos para el consumo de sectores de menores ingresos financiados por la ANSeS y una expansión de los préstamos para vivienda (ProCreAr), .

Esa flexibilización en el objetivo de déficit primario “cero”, defendido a ultranza por el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, fue recibida con desconfianza por los mercadosfinancieros, que demandan austeridad fiscal para que la Argentina cumpla sin sobresaltos con sus compromisos de una deuda pública que hoy alcanza el 90% del PBI y está concentrada en un 76% en emisiones en dólares.

Fuente: Secretaría de Finanzas

Fuente: Secretaría de Finanzas

Es cierto que el pago de capital e intereses está garantizado por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero dicho stand by tiene una fecha límite en 2020. Renegociarlo quedará en manos del próximo Gobierno, cuya política económica es un completo interrogante.

Por eso los bonos soberanos más castigados son aquellos del tramo “medio” de la curva de vencimientos, como el Bonar 2024 y el Bonar 2025, títulos en dólares bajo legislación argentina. En el último mes el Bonar 2024 perdió 3,7% en dólares y hoy vale USD 92,30 por cada lámina de 100 dólares, mientras que el Bonar 2025 cayó en el último mes un 10,2% en dólares, a USD 68,50 por cada lámina de 100 dólares.

La evolución de los precios de la renta fija en el mercado secundario es inversa a la de la tasa de retorno. Ante una mayor percepción de riesgo de cumplimento de la deuda, más bajo el precio y más alta la tasa de interés implícita, para tentar a los inversores a asumir dicho riesgo.

Por eso la rentabilidad de estos títulos de referencia trepa hoy a un 15,4% anual en dólares, casi sin competencia en el mundo.

El Riesgo País de JP Morgan es un indicador que mide la diferencia de tasa de los bonos de los EEUU con sus similares de países emergentes, pues el título norteamericano a 10 años es una referencia internacional. Para la Argentina alcanza este jueves los 853 puntos básicos.

Frente a un Treasurie que rinde 2,56% anual, si la Argentina saliera ahora al mercado a colocar un bono en dólares a 10 años debería aceptar pagar una tasa de 11% anual en dólares, con esos 8,5 puntos porcentuales extra respecto del bono del Tesoro.

El Riesgo País para Argentina superó así los 840 puntos intradiarios que había alcanzado el pasado 27 de diciembre, cuando cerró la operatoria en 837 enteros. También índice de riesgo crediticio pasó los 844 puntos del 15 de octubre de 2014, cuando el gobierno de Cristina Kirchner afrontaba un default selectivo. Para encontrar una cifra mayor hay que retrotraerse al 17 de junio de 2014 (873 puntos básicos).

 El Riesgo País argentino regresó a niveles del default “selectivo” por el fallo de Griesa en 2014

Aquel salto del Riesgo País de hace casi cinco años obedeció al rechazo por parte de la Corte Suprema de los EEUU de la petición argentina de revisar el fallo del juez de Manhattan Thomas Griesa, que impedía el pago de vencimientos de deuda reestructurada en el canje de 2005.

Al día siguiente, el 17 de junio de 2014, la Corte de Apelaciones norteamericana decidió levantar el “stay”, medida que dejó en riesgo de embargo los depósitos que la Argentina realice en el Banco de Nueva York Mellon para pagar vencimientos de deuda regulares.

Hoy, los mercados internacionales vuelven a ponderar a los bonos soberanos argentinos con un estatus similar al de aquella cesación de pagos.

Seguir leyendo

Más Visitadas