Connect with us

Politica

Sergio Massa, tras el llamado de Mauricio Macri: “Los acuerdos no se construyen por WhatsApp”

Publicado

on

El comunicado de Sergio Massa es contundente: “Ayer, finalmente, llegó la llamada del Presidente. Le expliqué detalladamente lo que vengo sosteniendo en el último tiempo y lo que dije en las conferencias de prensa del lunes y viernes. Argentina necesita que lleguemos a un compromiso que fije el rumbo de los próximos cinco meses“. El líder del Frente Renovador y precandidato a presidente por Alternativa Federal confirmó que Mauricio Macri se comunicó con él para integrarlo a una declaración conjunta de diez puntos para apuntalar la estabilidad económica en vísperas de las elecciones.

El acuerdo propone diez consignas con el propósito de generar previsibilidad y garantizar un tránsito calmo hacia los comicios presidenciales. El Gobierno excluyó del acuerdo a referentes kirchneristas del peronismo y convocó a una declaración conjunta a los tres precandidatos presidenciales del espacio político Alternativa Federal: Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Ángel Pichetto. “La declaración no es otra cosa que un listado de buenas intenciones. No son propuestas de políticas reales y concretas, no buscan solucionar las urgencias de la Argentina, sino evitar el debate. No se puede discutir un eslogan“, expresó.

“Es un gobierno terco que repite, una y otra vez, ‘no hay otro camino, es por acá'”, expresó Sergio Massa a través de un comunicado (Franco Fafasuli)

“Es un gobierno terco que repite, una y otra vez, ‘no hay otro camino, es por acá’”, expresó Sergio Massa a través de un comunicado (Franco Fafasuli)

Desde el primer párrafo manifestó su posición en relación a la gestión del presidente con frases contundentes: “El país está atravesando una gravísima crisis por el fracaso de Macri. No fracasamos los argentinos; fracasaron él, su gobierno y sus políticas“. Y acusó al gobierno de “terco”: “Macri eligió un mal camino, un camino equivocado; y, pese a la innegable realidad, desoye a quienes intentan ayudarlo e insiste con las mismas recetas. Es un Gobierno terco, que repite una y otra vez: ‘no hay otro camino, es por acá’, pero nosotros sabemos que hay otra manera de hacer las cosas, que hay otras soluciones, que hay alternativa”.

“Ha sido un mal comienzo -interpretó Massa-. El gobierno sigue generando desconfianza, cuando lo que necesitan los argentinos y argentinas es totalmente lo contrario: confianza, certeza y previsibilidad; y sigue sin admitir sus errores, su fracaso. No hay opciones para un diálogo sin honestidad y sinceridad. El Gobierno no tiene ninguna voluntad de corregir el rumbo, solo quiere que nos hagamos cargo de su fracaso“.

Sentó postura sobre la propuesta formal del oficialismo. Calificó de “operación” la invitación que recibió a conformar un acuerdo que denominó “electoralista”: “El jueves a la tarde, el Gobierno filtró a los medios de comunicación que estaría negociando una declaración conjunta con Juan Manuel Urtubey, Miguel Pichetto y conmigo. No fue el anuncio de una negociación real y sincera, sino una nueva operación del Gobierno para distraer y dividir a la oposición. El diálogo no se hace a través de filtraciones de prensa; y los acuerdos no se construyen por WhatsApp“.

Especificó que la iniciativa no incluye a parte de la oposición ni a los trabajadores, los jubilados y las PyMES, a quien los describe como los “actores perjudicados por sus políticas”. A su vez, Massa advirtió: “No habrá acuerdo, no habrá salida de la crisis, no tendremos soluciones reales a los problemas de los argentinos, si buena parte del Congreso no participa y si una porción importante de la sociedad no se siente representada. Hay que terminar, de una vez, con el negocio de la grieta“.

En su comunicado, valora la construcción de un acuerdo que vele por la seguridad y la previsibilidad de la política argentina, pero con modificaciones: “Debe fundamentalmente estar centrado en medidas inmediatas y urgentes para paliar la grave situación económica y social de la mayoría de los argentinos. El mercado necesita señales; los argentinos necesitan respuestas, soluciones“. Aseveró que el compromiso debe ser inmediato y liderado por el presidente “sin delegaciones ni filtraciones u operaciones políticas con intereses electorales”.

Mauricio Macri y Sergio Massa compartieron gira en Davos en 2016. Allí el presidente “nominó” a Massa como el líder del peronismo opositor

Mauricio Macri y Sergio Massa compartieron gira en Davos en 2016. Allí el presidente “nominó” a Massa como el líder del peronismo opositor

“Pero si no actúa con la seriedad y el patriotismo que exige la situación, si no cumple con lo que se comprometió ayer, seremos nosotros quienes convoquemos a todos los dirigentes políticos opositores, sin exclusiones, y a líderes sociales, económicos y sindicales a dialogar y definir un programa de transición que nos ayude a salir de esta profunda y grave crisis en la que estamos inmersos. Es nuestro deber y responsabilidad dejar las diferencias y prejuicios atrás y ponernos a trabajar juntos por Argentina. Argentina necesita políticas de Estado, no marketing electoral“, concluyó.

Las diez consignas que buscan transmitirle tranquilidad a los mercados de cara a las elecciones también fueron rechazadas por el precandidato presidencial Roberto Lavagna. “Me alegro mucho de que se hable de consensos. Es una palabra que suena muy atractiva, pero puede ser peligrosa. Consensos sobre más de lo mismo no tiene ningún sentido. Los 10 puntos anunciados son más de lo mismo”, declaró con tono de campaña en un evento organizado por el Movimiento Productivo Argentino (MPA) y la UCES.

Sergio Massa cerró su carta con un mensaje conciso: “Argentina necesita políticas de estado. No marketing electoral” (Franco Fafasuli)

Sergio Massa cerró su carta con un mensaje conciso: “Argentina necesita políticas de estado. No marketing electoral” (Franco Fafasuli)

 

El acuerdo supone una declaración de principios en virtud de las inclemencias económicas que atraviesa el país. Son diez conceptos bajo la lógica de un compromiso.

1. Lograr y mantener el equilibrio fiscal.

2. Sostener un Banco Central independiente, que combata la inflación hasta llevarla a valores similares al de países vecinos.

3. Mayor integración al mundo, promoviendo el crecimiento sostenido de nuestras exportaciones.

4. Respeto a la ley, los contratos y los derechos adquiridos con el fin de consolidar la seguridad jurídica, elemento clave para promover la inversión.

5. Creación de empleo a través de una legislación laboral moderna.

6. Reducción de la carga impositiva, a nivel nacional, provincial y municipal y enfocado en los impuestos más distorsivos.

7. Consolidación de un sistema previsional sostenible y equitativo.

8. Consolidación de un sistema federal, basado en reglas claras, que permitan el desarrollo de las provincias y que impidan que el Gobierno nacional ejerza una discrecionalidad destinada al disciplinamiento político.

9. Asegurar un sistema de estadísticas transparente, confiable y elaborado en forma profesional e independiente.

10. Cumplimiento de las obligaciones con nuestros acreedores.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica

Alberto Fernández y Jair Bolsonaro dialogarán para acercar posiciones tras 12 meses de frío diplomático

Publicado

on

Por

El presidente argentino se comunicará telefónicamente con su par brasilero para hablar sobre las relaciones bilaterales y el rol de la Organización de Estados Americanos (OEA), entre otros puntos

Este primer contacto oficial se producirá tras casi un año de un frío trato diplomático sobre todo porque ambos gobiernos mantienen visiones opuestas sobre temas como el manejo de la pandemia de coronavirus, la crisis que afecta a Venezuela, el rol de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la importancia global del Acuerdo de París sobre cambio climático.

El encuentro remoto entre ambos mandatarios apunta a rendir tributo a la reunión histórica que mantuvieron Raúl Alfonsín y José Sarney hace 35 años en Foz de Iguazú, como paso previo a la creación del Mercosur. En esa época Alfonsín y Sarney decidieron encontrarse en la frontera de ambos países para avanzar con la creación de un foro regional que debería incluir también a Paraguay y Uruguay.

El canciller argentino Felipe Solá trabajó en silencio para diseñar este cónclave diplomático que era resistido a la vez por Alberto Fernández y Bolsonaro. Solá estuvo en contacto reservado con su colega brasileño Ernesto Araújo y durante semanas diagramaron una agenda protocolar para cumplir las pretensiones de la Casa Rosada y del Palacio de Planalto. También Daniel Scioli, embajador argentino en Brasil desde agosto, fue tejiendo redes para acercar a los dos mandatarios.

Será el primer diálogo oficial entre ambos mandatariosSerá el primer diálogo oficial entre ambos mandatarios

Fernández tiene profundas diferencias ideológicas con Bolsonaro. No comparte su mirada sobre la crisis en Venezuela, el papel institucional de la OEA, la elección de un presidente estadounidense en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la importancia del tratado de París sobre el Cambio Climático. El jefe de Estado argentino, además, jamás perdonará a Bolsonaro que su hijo, Eduardo haya agredido en Twitter a Estanislao Fernández.

Bolsonaro también tiene asimetrías ideológicas con Alberto Fernández. Considera que lidera un gobierno populista, que intenta mantener en el poder a Nicolás Maduro pese a la crisis social y política de Venezuela y que detenta una posición alejada de la realidad cuando defiende al multilateralismo y el tratado de París. Tuvieron también duros cruces sobre el manejo de la pandemia de COVID-19, ya que Brasil nunca apostó por el aislamiento preventivo o las cuarentenas y es una de las naciones con mayor cantidad de víctimas fatales. Además, durante la campaña presidencial en Argentina de 2019, Bolsonaro apoyó a Mauricio Macri y criticó duramente a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner. Y una vez que el Frente de Todos llegó a la Casa Rosada, el líder brasileño continuó con su postura crítica.

La derrota de Donald Trump frente a Joseph Biden en las elecciones en Estados Unidos facilitó este acercamiento. Porque para el presidente argentino un nuevo período geopolítico asoma en la región y el Mercosur, como bloque, puede jugar un papel preponderante. Alberto Fernández ya avanzó en esta etapa de relaciones exteriores con el sorpresivo almuerzo con su par de Uruguay, Luis Lacalle Pou, en la Estancia Anchorena, de la ciudad uruguaya de Colonia, el 19 de noviembre.

Ahora Fernández buscará un modo de convivencia diplomática con Bolsonaro. Su intención es relanzar el Mercosur,acelerar el acuerdo histórico con la Unión Europea y plantear a la futura administración de Biden que el plegamiento regional a la agenda de Trump ya es una instancia superada. Según su evaluación, si Biden apuesta al multilateralismo el Mercosur no debería quedar al margen.

Alberto Fernández comenzó a profundizar las relaciones exteriores con los países vecinosAlberto Fernández comenzó a profundizar las relaciones exteriores con los países vecinos

En 1985 cuando Alfonsín y Sarney sentaron las bases para el nacimiento del Mercosur estaban inmersos en un escenario de infinita desconfianza geopolítica. Pasaron 35 años y la relación bilateral sufrió vaivenes de importancia. Desde el Gobierno argentino ya hubo varios gestos para reactivar la actividad del bloque. Las exportaciones argentinas a Brasil cayeron 31,2% en la comparación interanual entre enero y agosto y por primera vez en tres décadas Brasil dejó de ser el principal socio comercial de Argentina y ese lugar lo ocupó China. Esas cifras activaron las alertas.

Viendo este sombrío panorama el 30 de septiembre pasado, mediante una conferencia virtual, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería argentina, Jorge Neme, y el actual embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, presentaron ante casi 300 empresarios y autoridades de Comercio Exterior de diferentes provincias de nuestro país el “Plan de Promoción Comercial Brasil 2020-2022”.

Neme hizo referencia allí a la necesidad imperiosa de “ganar un espacio en las góndolas brasileñas, en las industrias de bienes intermedios, en la venta de servicios calificados” y allí expuso que no solo se habló de exportar agroalimentos o automóviles sino también “partes de la industria, de bienes culturales, de la economía basada en el conocimiento, el software y el diseño”. En su exposición Neme destacó que se necesita superar “el déficit histórico con Brasil, incrementado en los últimos años, y que en los últimos 15 años lleva acumulados 52 mil millones de dólares”.

Scioli hizo en esa ocasión un resumen de sus gestiones ante autoridades y cámaras empresariales desde que asumió en su cargo como embajador, desde el que comanda también a los 10 consulados que existen en territorio brasileño. “No queremos comprarle menos a Brasil, queremos venderle más. Debemos poner esfuerzos en una complementación productiva en Argentina, sobre todo en el sector automotriz”.

El canciller argentino, Felipe Solá, llevó adelante gestiones para hacer posible el diálogo entre Alberto Fernández y Jair BolsonaroEl canciller argentino, Felipe Solá, llevó adelante gestiones para hacer posible el diálogo entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro

En ese encuentro, además, uno de los empresarios que participó, Diego Cifarelli, de la Federación Argentina de la Industria Molinera (FAIM), mencionó que “si la política nos allana el camino podemos lograr una mejor performance y fortalecer nuestra presencia” en Brasil, al referirse al potencial de la PyMES con deseos de exportar.

Consultado por InfobaeCarlos Magariños, ex embajador argentino en Brasil entre 2016 y 2019 y actual CEO de CADE (la Cámara de Energía de nuestro país), marcó que desde que comenzó el proceso de integración hubo dos períodos bien diferenciados en la relación entre ambos países. “Los separaría en uno que se vivió entre 1985 y 2003 y otra desde esa fecha a la actualidad. En esa primera etapa se persiguieron políticas macroeconómicas comunes, se estuvo integrado al mundo y el balance comercial para Argentina fue favorable, con un superávit de 6 mil millones de dólares. La crisis devaluatoria de 1998 en Brasil y luego la de 2001 en Argentina cambiaron el escenario”, sostuvo.

“En el segundo ciclo el déficit comercial para Argentina es superior a los 50 mil millones de dólares porque desde lo económico se está siendo más cerrado, crecieron muy poco nuestras exportaciones, la oferta de bienes a Brasil está congelada, limitada a cinco o seis ítems como el automotriz, el agropecuario o la actividad de algunas PyMES. China le vendió muchísimo a los brasileños, el triple de lo que venía haciéndolo. Y eso impacta negativamente para nosotros”, según su análisis.

La diversificación en la oferta exportadora cumple un rol clave para Magariños. “Durante mi gestión se trabajó mucho con los empresarios de Brasil para hacer conocer a los productos argentinos. Porque allá se le vende a los empresarios, no al Estado. Recorrimos estado por estado y notamos que hay zonas poco exploradas para lo que se hace aquí, como Matto Grosso, Goiás o algunas zonas del Nordeste. Solamente se apunta a los que están pegados a la costa y ese es un error”, amplía.

Pablo Lavigne, economista de la consultora ABECEB, le dijo a Infobae que sería importante que se ratifique el acuerdo alcanzado con la Unión Europea durante la presidencia de Mauricio Macri porque “al ser Brasil la sexta o séptima economía más fuerte del mundo nos acercaría a otros mercados”. También remarcó que sería beneficioso quitar retenciones u otras trabas para exportar, reducir el déficit fiscal y la inflación para recuperar competitividad. Y que es urgente encontrar “un marco regulatorio, normas técnicas comunes” que permitan eliminar barreras para aumentar las exportaciones hacia el mayor socio del Mercosur.

(Visited 5 times, 5 visits today)
Seguir leyendo

Politica

El Senado debatirá esta tarde el proyecto kirchnerista para ocupar la Procuración General

Publicado

on

Por

La iniciativa flexibiliza el mecanismo para designar al jefe de los fiscales. Propone que el puesto deje de ser vitalicio, dure cinco años con posibilidad de reelección por única vez y que sea electo por una mayoría simple. La sesión espacial comenzará a las 14

El Senado Nacional debatirá esta tarde, en sesión especial desde las 14 horas, la propuesta del kirchnerismo para ocupar la Procuración a través de una reformar a la ley orgánica del Ministerio Público, que flexibiliza la forma de elección y el tiempo de mandato del procurador general de la Nación.

El dictamen de mayoría fue firmado en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales el viernes pasado, luego de que la bancada del Frente de Todos lograra unificar tres propuestas en un dictamen de mayoría, mientras que el opositor interbloque de Juntos por el Cambio adelantó su rechazo a ese texto y manifestó que irá a la sesión con un dictamen en minoría.

En caso de obtener la media sanción, será el prime paso para cumplir con el deseo de la vicepresidenta Cristina Kirchner, de despojar de su cargo al Procurador interino, Eduardo Casal, al que acusa de ser parte de la guerra judicial en su contra.

Entre los cambios aprobados por la Comisión de Justicia figuran que al Procurador se lo designa con una mayoría simple de votos del Senado y no con una agravada de dos tercios, que su mandato no es más vitalicio, sino que dura cinco años renovable por otro período consecutivo y que no podrá ser designado en un año de elecciones presidenciales.

Todo se da cuando se discute por la designación como titular de la Procuración General del juez federal Daniel Rafecas, propuesto por el presidente Alberto Fernández y cuyo tratamiento en el Senado no fue impulsado en el medio de la puja por los cambios a la ley.

El presidente Alberto Ferández junto al candidato a Procurador General, Daniel RafecasEl presidente Alberto Ferández junto al candidato a Procurador General, Daniel Rafecas

Esas modificaciones sobre el Procurador están plasmados en el artículo 4 del proyecto que reemplaza al artículo 11 de la ley, donde se establece la designación del jefe de los fiscales. El proyecto agrega dos párrafos al final del artículo que regulan que ocurre en caso que el procurador no esté en su cargo. “En caso de licencia, recusación, excusación o impedimento del/la Procurador/a General de la Nación, las funciones y atribuciones previstas en esta ley serán ejercidas interinamente por un/a procurador/a fiscal, seleccionado/a por sorteo público de conformidad con la reglamentación que se dicte al respecto”, sostiene la iniciativa a la que accedió Infobae.

Y el último párrafo de ese artículo establece: “En caso de vacancia o licencia prolongada superior a los treinta (30) días las funciones y atribuciones previstas en esta ley serán ejercidas interinamente por un/a procurador/a fiscal o un/a fiscal coordinador/a de distrito, elegido por la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control del Ministerio Público de la Nación, de conformidad con la reglamentación que se dicte al respecto. A falta de designación interina, intervendrá el/la procurador/a fiscal que tenga más antigüedad en tal cargo.”

El debate se dará mientras se aguarda que el oficialismo avance con la designación del nuevo procurador, ya que el actual, Eduardo Casal, es interino y fue nombrado durante el Gobierno del macrismo, tras la renuncia de Alejandra Gils Carbó, quien dejó su cargo el 31 de diciembre de 2017.

Este domingo, el presidente Alberto Fernández afirmó que la “Argentina necesita, de una vez por todas, tener un Procurador”, y destacó que “los que se oponen a la designación de (Daniel) Rafecas son los mismos que echaron a (Alejandra) Gils Carbó”.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Rafecas “no va a asumir para ser el Procurador que debilite al Ministerio Público Fiscal”, dicen en su entorno

Publicado

on

Por

El candidato de Alberto Fernández para ese cargo se negaría a aceptarlo si prospera el proyecto K de reducir la mayoría agravada del Senado para designarlo.

El cargo de Procurador General de la Nación es uno de los máximo a los cuales se aspirar en la carrera judicial. Ese pensamiento lo comparte Daniel Rafecas, juez federal porteño desde hace 16 años. Pero llegar a cubrir el puesto para el que lo eligió el presidente Alberto Fernández en febrero se convirtió para él en un desafío que por el momento tiene más interrogantes que certezas. El kirchnerismo quiere modificar las condiciones bajo las cuales se elige al jefe de todos los fiscales, y dejar de lado la mayoría especial de dos tercios del Senado, que obliga a un acuerdo político. Los que conocen a Rafecas dicen en estos días que aceptar la procuración bajo esas circunstancias sería “asumir debilitando al Ministerio Público Fiscal. Y él no va a ser ese Procurador”. El mismo juez había declarado eso en agosto.

El juzgado federal 3 es el que tiene como titular a Daniel Rafecas hace 16 años. Se había ilusionado en el verano,  cuando Alberto Fernández hizo circular la foto de ambos en el despacho presidencial para mostrarlo como el candidato para asumir el cargo de Procurador. El puesto se encuentra vacante hace tres años, por falta de un acuerdo en la política. Eduardo Casal está frente al Ministerio Público Fiscal en carácter de interino.

Poco querido por los radicales por haber impulsado la causa de las coimas en el Senado que avanzó sobre Fernando De la Rúa y gran parte de su gabinete, Rafecas sabe que tampoco es uno de los favoritos del kirchnerismo, pese a que fue quien en pocos días rechazó investigar la denuncia del malogrado fiscal Alberto  Nisman contra Cristina. Le bastaba, sin embargo, el respaldo de Alberto Fernández que por estos días parece no ser suficiente. El mayor temor cerca de Rafecas es que la Casa Rosada ceda ante el proyecto K que avanza en el Congreso, para que se modifique la ley que rige cómo debe elegirse al Procurador.

El debate se centra en la cantidad de votos que deben respaldar a quien asuma como jefe de los fiscales. Hasta ahora se requiere de una mayoría agravada de dos tercios del Senado, lo mismo que se necesita para asumir como ministro de la Corte Suprema de Justicia. La iniciativa cobra celeridad después del informe del comité de juristas que el Presidente designó, integrado entre otros por Carlos Beraldi, el abogado de Cristina Kirchner.

Por seis votos contra cinco, la Comisión Beraldi recomendó esta semana al presidente bajar la exigencia de los dos tercios del Senado por una mayoría absoluta para nombrar al nuevo Procurador General de la Nación. La sugerencia se conoció mientras se impulsa en el Congreso el proyecto del senador rionegrino Alberto Weretilneck para modificar la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal y elegir al futuro procurador bajando de dos tercios (48 votos sobre 72) a la mayoría absoluta (37 votos). Oscar Parrilli convocó a la comisión de Justicia para este viernes a las 10, con el fin de dictaminar sobre las modificaciones a la ley que fija la duración del mandato del jefe de los fiscales, como las mayorías necesarias tanto para su designación como remoción.

El juez Rafecas ya había anunciado en agosto que de concretarse esa modificación retiraría su candidatura. El mensaje es reiterado ahora. Quienes lo conocen aseguraron que el planteo es aún más explícito, no quiere ser “el Procurador que debilite al Ministerio Público Fiscal”. Entiende que de asumir con una mayoría simple del Senado recibiría un poder depreciado. Y no está dispuesto a que uno de los requisitos primordiales, que habla de la envergadura del cargo, sea manoseado.

La Procuración es un cargo de significancia, sobre todo en un país que se encamina hacia el sistema acusatorio, en el que los fiscales serán quienes conduzcan las investigaciones e impulsen los procesos. En Comodoro Py no desligan esta modificación con la pelea que está librando el kirchnerismo respecto al cargo. “El futuro procurador deberá decidir sobre causas que involucran a la vicepresidenta, como también en situaciones delicadas del futuro. Es un cargo más que relevante”, indicó un juez federal. El fiscal Carlos Rívolo fue más allá: “En este escenario, el sistema acusatorio antes de alumbrar ya nacería debilitado, máxime si tiene acogida el Proyecto donde el Procurador estará sujeto a que la Comisión Bicameral lo pueda remover”.

Rafecas aguarda que la discusión que libró la dirigencia política se dirima de tal manera que no se afecten los requisitos actuales para la elección del Procurador. Es lo único que lo mantendría en carrera, bajo la absoluta convicción de que tampoco será un camino allanado en el Congreso el debate sobre su pliego.

Como representante de la Asociación de Fiscales, Rívolo coincide en plantear que lo que el kirchnerismo busca concretar terminará por “debilitar al Ministerio Público Fiscal”. Lograr esta reforma en el Congreso “debilita al Procurador y a todos los fiscales. Es inaudito que se piense en la reelección del Procurador, qué contenido de campaña habrá para que el Ejecutivo lo vuelva a elegir, es un disparate”, indicó Rívolo a Clarín.

(Visited 11 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas