Connect with us

Sociedad

Se filtraron audios reveladores de una decisión familiar previa a la muerte de Diego Maradona

Publicado

on

Se escucha interactuar a Dalma, Gianinna, Jana, Verónica Ojeda, el abogado Víctor Stinfale, el médico Leopoldo Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov y el psicólogo Carlos Díaz.

Mientras la investigación por la muerte de Diego Maradona entra en la cuenta regresiva para la Justicia, ya que en algunas horas más se conocerá el informe que preparó la Junta Médica conformada por veinte profesionales y especialistas en diversas áreas de la salud, pasan cosas.

A cinco meses de aquella jornada fatal del 25 de noviembre de 2020, en la que encontraron muerto al Diez en su casa del country San Andrés de Tigre hubo acusaciones cruzadas, marchas y denuncias buscando encontrar a él o los responsables.

El caso lo tomó el juez de Garantías 2 de San Isidro, Orlando Díaz, y la investigación está a cargo dela Fiscalía General de San Isidro con el Fiscal General John Broyad a la cabeza, quien dispuso la creación de un grupo de trabajo, conformado por los fiscales Patricio Ferrari, Cosme Iribarren y Laura Capra.

La autopsia determinó que Maradona falleció mientras dormía debido a una “insuficiencia cardíaca aguda, en un paciente con una miocardiopatía dilatada, insuficiencia cardíaca congestiva crónica que generó edema agudo de pulmón”. Y no le encontraron restos de drogas ni alcohol en su cuerpo.

Hasta ahora están imputados por un posible homicidio culposo el neurocirujano Leopoldo Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Díaz, la enfermera Daiana Gisela Madrid. el enfermero Ricardo Almirón, la médica que coordinaba la internación desde la prepaga Nancy Forlini, y el coordinador de enfermeros Mariano Perroni.

Abogados, médicos y familiares del Diez desfilaron por todos los medios apoyando cada uno una historia según su conveniencia. Se escucharon frases como “A Diego lo mataron” “Diego murió sólo y abandonado”. ¿Pero qué fue lo que realmente ocurrió?

Audios familiares reveladores

Clarín tuvo acceso a un material que podría ser clave para el futuro de la causa que, en parte, se pudo escuchar en Los ángeles de la mañana (El Trece, a las 9.30).

Se trata de una reunión entre parte de la familia y los principales profesionales médicos en la que planificaron la externación de la Clínica Olivos y cómo sería la internación domiciliaria.

La misma sucedió el martes 10 de noviembre en la Clínica Olivos e incluye casi una hora de debate entre Dalma, Gianinna, Jana, Verónica Ojeda, el abogado Víctor Stinfale, el neurocirujano Leopoldo Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Díaz y el secretario de Diego, Maxi Tamargo.

Para contextualizar el material es importante entender que los médicos y el director de la clínica Pablo Dimitroff les recomendaron que Maradona siguiera su tratamiento en un centro especializado para recuperarse de su adicción al alcohol.

Sin embargo, la decisión de la familia y los médicos fue que avanzara en su recuperación en una internación domiciliaria, ya que el propio Diego no aceptaba continuar en un centro especializado y quería irse de la Clínica Olivos.

Audio 1: la internación domiciliaria

-Jana Maradona: Mi papá va a estar atendido 24/7 por médicos especialistas. Voy a intentar estar lo máximo posible. A mí me gustaría que se coordine como cada día, quiénes ingresan. Están todos los que estamos acá en la lista de los que podemos ingresar sin oposición, pero estaría bueno que se diga: el lunes quién va, el martes… También coordinarlo con el equipo de médicos, que es lo mejor.

-Dalma Maradona: Sí, perdón, también quería decir, que le puede funcionar mejor a él que no estemos todas ahí, como…. ¡Y qué él no esté solo!

-Jana Maradona: No, No…

-Dalma Maradona: Tenemos que organizarnos para eso y creo que todos vamos a estar de acuerdo, que está bueno eso de tener una organización y sumar todos para lo mismo. O respetar eso que estamos tratando de que sea lo más rápido posible. Sabemos que no es una persona fácil pero no es la primera vez y vamos a colaborar todas para lo mismo.

Audio 2: Respetar la decisión de Diego

-Jana Maradona: Ayer en la reunión de médicos nos dijeron que había dos caminos. Uno, una internación en un centro y después la internación domiciliaria. Nos pusimos de acuerdo y pensamos que la internación domiciliaria es la mejor manera de resolver esto, de que salga adelante. Y en el caso de que se nos vaya de las manos…

-Dalma Maradona: Perdón, pero la opción de internarlo en un lugar para su recuperación motora, tenía que ser voluntaria. Y eso no iba a pasar jamás.

-Gianinna Maradona: ¡Olvidate!

-Dalma Maradona: Entonces dijimos ‘bueno, si esa opción no va, vamos a la otra’. ¿Va a ser difícil? ¡Sí! Pero estamos todos de acuerdo de que capaz de esa manera puede ser un poquito más fácil y si eso, Dios no quiera falla, tenemos la otra opción que teníamos, de última instancia, para que no le pase nada. Pero primero poniéndole todas las fichas a la internación domiciliaria.

-Verónica Ojeda: Me parece perfecto.

-Leopoldo Luque: ¿Yo puedo hacer un comentario?

-Dalma Maradona: ¡Sí, obvio!.

-Leopoldo Luque: Yo creo que hay cosas que por más que las hablemos, las necesitamos llevar a la práctica, y en la práctica vamos a ir aprendiendo cómo hacerlas. Y digo esto para no… para que en un futuro no haya desilusiones o que nadie se ponga triste de que falló porque va a ser parte del tratamiento. Porque todo lo que vayamos planificando, Diego tiene mil argumentos para echarlo a la basura.

-Dalma Maradona: ¡Y sin argumentos también!

-Leopoldo Luque: Y sin argumentos también. Por eso creo que hay que buscarle mejorar la calidad de vida, no sé si va a ser óptimo como lo deseamos pero sí mejorarle la calidad de vida. Que cuando haya un problema le busquemos una solución. Yo pido esto y perdón si me meto en problemas familiares, pero lo que uno busca como profesional es que cuando haya un inconveniente dejemos los problemas personales de lado y busquemos una solución.

-Giannina Maradona: Totalmente de acuerdo…

-Leopoldo Luque: Eso es lo que uno busca. Porque a veces lo que nos pasa con Agustina (Cosachov) es que vemos que a veces nos estamos preocupando más por el afuera que por el paciente, y eso no debería pasar.

-Dalma Maradona: No debería ser tema.

-Leopoldo Luque: No debería ser tema.

-Gianinna Maradona: Se dieron cuenta de que coordinando con nosotras tres, en el momento hablando de lo que nos hablaron a cada una, nosotras nos pusimos de acuerdo sabiendo que lo que queremos es que él esté bien, que él viva bien, y que sea feliz. Yo te hablo por lo que hablé con ellas dos antes.

-Leopoldo Luque: Sí, todos estamos de acuerdo.

-Verónica Ojeda: Sí, estamos todos de acuerdo, yo hablo por mí y por mi hijo.

-Leopoldo Luque: Yo hablé con todos por separado.

-Jana Maradona: Y Diego Junior también está de acuerdo, o sea, eso no está en discusión…

-Leopoldo Luque: Por eso, como todos estamos de acuerdo en esto, les pido, que a veces ponemos temas personales en lugar de buscar la solución.

-Gianinna Maradona: A veces ponemos temas personales y a veces le llega algo que no está bueno. Los hijos van a estar para siempre y está todo bien… y después él a veces se hace problema o se hace mala sangre por cosas que no debería hacerse mala sangre. Y no hables, no digas, no, disculpá, amor… Me parece que acá somos todos mayores, acá podemos hablar todos, y estamos todos reunidos acá sólo por él.

-Leopoldo Luque: Yo les remarcaba eso. En este tipo de ideas van a surgir miles de problemas y hay que estar mentalizados en que hay que ser fuertes y encontrar soluciones, encontrar soluciones. Cuando escuchaba a los doctores que nos proponían una internación, eso hubiese sido un desastre a mi entender. Y la internación domiciliaria va a ser recontra difícil.

-Gianinna Maradona: Estamos de acuerdo en que nosotras tres ayer dijimos que no lo queríamos internar.

-Leopoldo Luque: En eso estamos todos de acuerdo.

-Gianinna Maradona: Porque por ahí eso se entiende mal y somos nosotras las hijas de puta que lo queremos internar contra su voluntad y no…

Audio 3: La desconfianza del doctor Luque

-Leopoldo Luque: En lo teórico es muy lindo, pero a veces llevarlo a la práctica es difícil. Ahora, si me preguntan a mí ‘¿la chance de que esto funcione cuál es?’. Es baja, honestamente, creo que es baja. Pero al mismo tiempo creo que es la única.

-Víctor Stinfale: Es necesaria.

-Leopoldo Luque: Exacto. ¿Y cuáles son las características o qué hay que hacer para que exista la mínima posibilidad de que funcione? Lo que dijo Gianinna: que nos comprometamos todos.

Audio 4: Ajustan la medicación

-Dalma Maradona: De hecho nos dijeron, algo que para mí no es un dato menor, es que ellos ahora están probando para no tenerlo sedado como un caballo y que no sepa que está haciendo, están probando. A veces está más agresivo, a veces menos.

-Carlos Díaz: Le están buscando el punto.

-Dalma Maradona: Eso… No quieren ni pasarse para cuidar la salud de él, ni tampoco que te agarre a trompadas. Entonces están como probando y nos explicaron que eso de probar es lento y hasta que le den justo lo que él necesita, es difícil.

Audio 5: Las hijas se plantan y le sacan el alcohol

-Víctor Stinfale: Acá hay otro tema también. Hay momentos en que Diego se te planta. Es decir, mientras todo funcione normal… Pero cuando te diga: ‘¿Quién sos vos?’. ¿Ahí que vamos a hacer?

-Dalma Maradona: Ya pasó abajo eso, cuando le cambien el acompañante terapéutico.

-Víctor Stinfale: Porque acá en el hospital, le dan una pichicata y duerme.

-Gianinna Maradona: Es lo que ayer lo dijimos, la va a echar a ella, me va a llamar a mí y me va a echar a mí, la va a llamar a Dalma… Así sucesivamente. Pero si todos nos plantamos en la misma posición… Ahora si yo le digo vení papá, te voy a llevar a tomar una birra, voy a ser la mejor hija del mundo, voy a ser una genia.

-Dalma Maradona: Para él.

-Gianinna Maradona: Sí, pero en realidad soy una hija de puta porque lo estoy matando lentamente.

-Víctor Stinfale: Por eso lo que necesitamos es una guardia. Yo lo que digo es en la práctica del día a día. Yo en la parte médica algo entiendo por situaciones que viví. Estoy hablando con él, a Luque lo empecé a conocer ahora. Como le dije en su momento que para mí me parecía una cosa, y después le dije ahora me parece otra. Yo de algo estoy convencido: Diego lo quiere a Luque y contra eso… Puede ser bueno, malo, puede ser un nueve, un diez, pero Diego te quiere a vos y contra eso no hay nada. Entonces, te va a escuchar.

-Jana Maradona: Además confía, confía plenamente.

-Víctor Stinfale: A mí me dijo ‘quiero que me opere él’, a mí me lo dijo. Te conoce y te dijo: ‘Vení a ayudarme’. Yo eso lo tengo totalmente claro, por eso creo que Leopoldo es una de las cosas más importante para este caso. Otro paciente: pichicata a dormir y llévalo al hospital. Pero a este no lo vas a poder hacer.

-Leopoldo Luque: Eso que plantea Víctor pasa, se te planta, es constante, de verdad es constante.

-Dalma Maradona: Ya tuvimos ese problema acá. No hace falta saber qué va a pasar con otro psiquiatra porque ya nos pasó acá.

-Víctor Stinfale: Pero acá Dalma, acá es un problema de los médicos. No, no, no; pero es un problema de los médicos. Los médicos lo van a atar a una cama y le van a poner una pichicata si hincha las pelotas. ¿Si a vos te pasa en un hospital, qué haces?”

-Carlos Díaz: Lo sedás.

-Víctor Stinfale: Acá tenemos la solución.

-Carlos Díaz: Y después lo contenés.

-Víctor Stinfale: Pero allá no. Por ejemplo vos sos el dueño de un hospital: ¿qué haces con Maradona en un hospital? Primero no entra nadie. Segundo, todos los que están acá, van a hacer una lista y más de diez minutos no van a poder estar. Acá no entra ningún médico de otro lado.

-Gianinna Maradona: Pero es muy importante seguir eso. Si nos dicen que en la casa tiene que seguir de esa manera.

-Dalma Maradona: Todos estamos de acuerdo en ayudarlo.

-Víctor Stinfale: Escuchá: nadie quiere que le pase nada a él, en eso estamos todos de acuerdo. Bien entonces. Pero en la práctica, si no está ese médico…, porque Leopoldo va a poder dirigir a todos esos. Pero nosotros necesitamos de más gente, un enfermero que esté las 24 horas. No Maxi dándole la pastillita, pastillita, pastillita.

-Dalma Maradona: No, no, eso no puede pasar más.

-Víctor Stinfale: Pastillita, pastillita, pastillita, pero después Maxi no quiere y se termina peleando Maxi con Diego.

-Dalma: No, no, tampoco esa es su función, no tiene que estar en ese lugar.

Audio 6: En manos de un nuevo médico

-Verónica Ojeda: Diego cuando salga de acá tiene que ir a esa casa nueva y tiene que tener en su cabeza que tiene que hacer la internación tal como lo hace acá. O sea que no es que se va a mudar a otra casa nueva porque es nueva y nueva vida. ¡No!

-Víctor Stinfale: Yo sabés lo que creo, creo que tiene que estar el médico que no conozca que se pelee con él, y el que afloje después que sea el que está con él.

-Giannina Maradona: Hoy nos dijo el médico, el alto, que es como que tenemos que ir turnando el ‘no’. Hoy le digo ‘no’ yo, mañana se lo dice ella y así… Pero tenemos que turnarnos para ponernos de acuerdo. Obvio que manejarlos con gente que sepa, yo lo puedo hacer desde un lugar de hija, no desde un lugar de un profesional.

-Víctor Stinfale: Para mí tiene que estar el profesional que dé un grito. Que grite. Que te grite a vos, Leopoldo. Y vos te vas a comer los cachetazos. Y no te queda otra… Pero a ver, yo lo conozco a Diego hace muchos años y en algún momento se va a tornar muy complicado”.

Audio 7: Alcohol Cero

-Carlos Díaz: Mi nombre es Carlos Díaz, soy psicólogo y me convocaron hace poco porque justamente me especializo en adicciones. Quería comentarles un par de cositas con respecto a esto. En primer lugar, respecto a lo terapéutico, me parece que Diego tiene que estar con actividades terapéuticas diarias, no nos basemos solamente en un cuidado médico como una vigilancia. Entiendo que la vigilancia o el control tiene un límite en todo esto, ¿no?

-Gianinna Maradona: En eso se va a rebelar de acá a la China.

-Carlos Díaz: Se va a rebelar con todo. Pero está claro en la experiencia que no puede tomar una gota de alcohol. Acá es alcohol cero, es abstencionista ciento por ciento. Lo mismo que hablábamos con Agustina y con el equipo con el tema de los psicofármacos, tener contabilizado todo lo que toma, o sea pastilla por pastilla. No tiene que haber margen de error porque hay una tendencia natural a ir por más siempre.

-Dalma Maradona: Y porque ya pasó y terminamos con el resultado de que terminamos así en una clínica. Ya se sabe que eso no le funciona de ninguna manera.

Audio 8: El cronograma de cuidados

-Gianinna Maradona: Pero para mí hay que quitarle esa responsabilidad a Maxi. Para mí es como nos pasa ahora para venir acá a la clínica. Yo puedo ir temprano y vos a la tarde. Y al otro día va a ser diferente y coordinado.

-Víctor Stinfale: ¿Se puede armar eso?

-Jana Maradona: Sí, lógico.

-Gianinna Maradona: Sí, lógico. En la clínica lo hicimos y funcionando perfecto.

-Jana Maradona: En principio es eso entonces, armar un cronograma. Preguntar quién puede ir, quien puede venir. Siempre va a haber alguien la casa que me imagino que es Jony y se pueden comunicar con él o conmigo y yo me comprometo a estar la mayor cantidad de días posibles, mientras las demás personas no puedan estar. Pero que sí, que todos nos comuniquemos. Tipo: ‘Hoy voy yo, mañana te toca a vos’.

-Gianinna Maradona: Y algo muy importante tener una charla con la gente de Swiss Medical que nos pueda asesorar que es lo mejor que podemos hacer.

Audio 9: La contención de los amigos

-Carlos Díaz: Me parece que estaría bueno armar justamente un cronograma bien establecido con todas las personas que ustedes, como hijas, consideran que pueden ser importantes y sumarle a él. Tal vez personas del pasado, personas valiosas.

Pero todos los días él tiene que tener un encuentro significativo por fuera de lo que es la red más de contención que tiene que ver con esto, con aguantarlo. Si no que tiene que haber otra pata en todo esto.

Como no podemos llevar adelante un dispositivo clásico, que sería lo ideal, lo único que se me ocurre como alternativa tiene que ver con esto. Bueno no sé, Campeones del 86, lo que sea. Que lo conecten con otra cosa, y no con la enfermedad.

Que no lo conecten con: ‘Estoy hecho mierda y me vienen a contener para que no chupe’, sino que lo conecte con la parte más saludable de él. Eso puede ser que este bueno. Y tratar de generar algo más sistemático. Porque esto es un esfuerzo de 24 horas. Es un día a la vez.

No podemos proyectar demasiado ni podemos descuidarnos 24 horas. Entonces creo que está bueno conectarlo diariamente con algo piola, algo saludable y no con la enfermedad. Porque una cosa es el amor de la hija y otra cosa es el amor de una hija que está acá para que yo no tome.

-Dalma Maradona: ¿Para que no sienta eso?

-Carlos Díaz: Porque lo va a sentir. Y la única manera de desconectarlo es a través del deporte y de este tipo de cuestiones. Ahí es donde entran ustedes.

-Gianinna Maradona: A mí me lo dijo hoy: ‘¿Vos estás acá para que yo no me vaya, para que no rompa todo, no?’.

Audio 10: Diego desayunaba vino o cerveza

-Jana Maradona: Pero si vos le explicás que no tome alcohol porque está tomando una medicación, igual es como si nada. Yo le expliqué también más de una vez.

-Dalma Maradona: Ya nos imaginamos esta cosa porque ya lo hemos vivido. El a veces toma algo, se siente mal y va a vomitar, y después vuelve a tomar como de cero.

-Jana Maradona: El otro día vomitó el sushi: ‘Un té’, no, ‘Una copa de vino’.

-Dalma Maradona: O sea, no es normal ¿entendés?

-Carlos Díaz: Igual dos cosas: una cosa es un adicto en carrera que viene tomando todos los días. Ahí desayuna con champagne y es lo mismo. Acá se ganó tiempo limpio. Y eso es fundamental, pero hay que capitalizar el tiempo limpio.

-Verónica Ojeda: Sí, pero eso es algo que Diego te lo hacía….

-Carlos Díaz: ¿Cómo?

-Verónica Ojeda: Hay días que lo hacía: se levantaba y pedía una copa de vino o una cerveza.

Audio 11: Mentirle para sembrarle miedo

-Agustina Cosachov: Yo creo que todos tenemos que pensar una estrategia de porque decirle que no tome alcohol.

-Gianinna Maradona: Eso, sí, totalmente.

-Agustina Cosachov: Acá lo que decíamos de crear cierta cuestión de miedo, temor.

-Leopoldo Luque: Creo que la cirugía cerebral, tiene que hacer eso.

– Agustina Cosachov: Algo que a él le genere un límite que capaz no se lo maneja, pero ir sembrando algo.

-Dalma Maradona: Cuando él se quería ir le dije: ‘Mirá, tenés un poquito de fiebre’. Y no importa si no tenía fiebre, pero a mí eso me sirvió para que se quede en la cama. No sé, por ahí no tiene fiebre, pero si sirve.

-Jana Maradona: O decirle que se cayó, por eso el golpe en la cabeza.

-Agustina Cosachov: Tenemos que encontrarle una estrategia común para…

-Carlos Díaz: Una pequeña cosa no y te dejo Víctor. En primer lugar que siempre puede tocar más fondo. Por experiencia el susto le dura dos semanas, después en definitiva ya está. El susto más de tratar de apuntar te puede pasar esto, en la próxima te puede pasar lo otro.

O sea que en su cabeza siempre tiene más cuerda, más haya de que en la realidad no. Otra cuestión importante es juntarnos todos con él. Hay que hacer reuniones sistemáticas y vinculares, me parece que lo clave tiene que ver con esto, ¿no?

Audio 12: Los exjugadores le piden plata

-Víctor Stinfale: La historia de le cortan el teléfono y le cierran la puerta… Acá tiene que haber un corte de teléfono y un cierre de puerta ordenado.

-Dalma Maradona: Sí, en qué sentido…

-Victor Stinfale: Porque acá va a ver una restricción de entrada.

-Dalma Maradona: Sí, por supuesto.

-Víctor Stinfale: Porque acá te viene, Yo el otro día escuchaba a Ruggeri. ‘Yo voy y le rompo la puerta si no me dejan pasar’. Bueno, Ruggeri es un ejemplo de lo que hizo el tipo. Pero capaz que hay diez personas que quieren ver a Maradona, cinco para saludarlo y cinco para pedirle plata. ¿Son concientes?”.

-Gianinna Maradona: Pero directamente como es un barrio cerrado, no le llegan a la puerta.

-Víctor Stinfale: Bueno, eso es bueno. Pero lo llaman, lo llaman.

-Gianinna Maradona: Le cambiaron tantas veces el número, se lo pueden cambiar otra vez.

-Víctor Stinfale: Sí, pero eso tienen que estar de acuerdo todas, porque si no después el que le cambia el número, pasa a ser Maxi que está al lado y es el hijo de su madre que le pone la…

-Dalma Maradona: No, no, eso pasó porque a veces las únicas que no podíamos comunicarnos éramos nosotras dos.

-Víctor Stinfale: Yo lo que digo es. Vamos a meternos en esta situación que puede llegar a pasar. Como te puede llegar a pasar a vos le puede pasar a Gianinna, mañana le puede pasar a Mati, le puede pasar a Maxi, esto les puede pasar. Yo digo: ¡El que no se puede comunicar por teléfono y está en la lista, que venga, entre, y patee la puerta!

-Dalma Maradona: Ok, está perfecto.

-Víctor Stinfale: No hay un teléfono, si no se pueden comunicar por teléfono, acá hay una autorización, la firman las hijas, todos los que sean parientes. Todos estos pueden entrar al country. Esta es la lista. Al que no le atiende el teléfono que venga, mire, abre la puerta y entre. Aunque sean 50, 100, o 25. No lo sé, lo que digo es, al que no lo pueden atender por teléfono, que vaya, entre y le patee la puerta”.

-Dalma Maradona: Ok, pero entonces él va a tener un teléfono.

-Víctor Stinfale: Tiene que tener un teléfono, si no tiene teléfono, no tiene tarjeta y no tiene a Dior, chau, vuela por el aire.

-Dalma Maradona: Pregunto porque por ahí los médicos dicen que no tiene que tener teléfono.

-Víctor Stinfale: Tiene que tener teléfono, no tiene manera, el mejor y programado, ya sabés. Pero lo que yo digo es acá va a pasar porque es una realidad, que acá una vez que se le corta el teléfono, chicas todos los ex jugadores lo mangan, todos, todos, todos, todos, todos.

-Dalma Maradona: Sí, eso sí, no solo los ex jugadores, ya se sabe cómo es.

-Víctor Stinfale: Entonces, es imposible que Maradona atienda el teléfono a todo el mundo. Ahora, después, vos me decís, bárbaro dio la casualidad de que el tipo se bloqueó, te bloqueó. Bueno hija, te bloqueó, están cerca, cáiganle. De La Plata esta incomunicado, en La Plata no podía estar. Porque La Plata para llegar hasta allá es una horita, una horita y pico, y no tiene cualquiera ganas.

-Dalma Maradona: Ni siquiera es por las ganas, por cualquier cosa estás lejos.

-Víctor Stinfale: No tenés tiempo, no tenés tiempo… Acá tenemos todo y estamos todos están cerca. ¿Que pueden tardar 40 minutos? Bueno que caigan y le patean la puerta. Acá cual es el límite: ‘¿Dónde está Diego?: Durmiendo’. Bueno abrí la puerta, entrá y míralo que está durmiendo.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

Víctimas cercanas: en la segunda ola de Covid se pasó de la estadística al dolor personal

Publicado

on

Por

Con más de 70 mil fallecidos en el país, las muertes empiezan a impactar porque más gente tiene conocidos o familiares afectados o que fallecieron. Expertos analizan el impacto por el duelo y las pérdidas.

Era enero de 2020 cuando todos pusimos los ojos en China. Hablaban de un virus, de contagios masivos y muertos. Nos quedaba muy lejos. No nos iba a tocar. Unos meses después, llegó el primer contagiado a la Argentina y nuestro primer fallecido. Contamos 100 y leímos sus historias, nos conmovimos, tuvimos miedo, nos encerramos. El tiempo pasó y no quedó otra que empezar a naturalizar la nueva realidad: el barbijo, el mate doble, el puño en lugar del beso. También los reportes diarios con el número de fallecidos de Covid-19.

Pero esa terrible cifra siguió en aumento (10.000, 50.000, hoy superamos los 70.000) y la escalada hizo que volvamos a resignificar la pandemia. A esta altura, casi todos conocemos a alguien que estuvo grave y, en muchos casos, también tenemos un allegado, amigo o familiar que falleció. Nuestras redes sociales se llenaron de despedidas, esas víctimas fatales hoy forman parte de nuestro círculo.

En diálogo con Clarín, especialistas se refieren a este nuevo momento que debemos enfrentar, marcado por la pérdida, el duelo, la identificación y, en algunos casos, la negación.

“Cuando las cosas suceden cerca, cuando se trata de gente próxima tendemos a sentirnos identificados”, explica Harry Campos Cervera, psicoanalista y psiquiatra de la Asociación de Psiquiatras de Argentina (APSA). En este sentido, la angustia es mayor porque “la pérdida de ese otro es también una pérdida propia por el vínculo que nos unía a esa persona que ya no está” y porque cuando algún conocido fallece surge otra idea que nos aterra: pensamos que lo mismo podría pasarnos a nosotros.

En este contexto, detalla el especialista, el impacto de una muerte cercana puede derivar en mayor concientización y cuidado o en negación y rechazo, como mecanismo de defensa ante un hecho que no logramos asimilar.

En la segunda ola de coronavirus en la Argentina más gente tiene víctimas de su círculo íntimo. Cómo se procesan las pérdidas y los miedos, según especialistas.

En la segunda ola de coronavirus en la Argentina más gente tiene víctimas de su círculo íntimo. Cómo se procesan las pérdidas y los miedos, según especialistas.

A eso se suma la situación de duelo individual y, en este caso, también colectivo por la cantidad de fallecidos. “Podría decirse que pasamos por tres momentos como sociedad: al principio estábamos frente a una amenaza invisible. Luego, con el aumento de las víctimas fatales, comenzamos a naturalizar lo que ocurría como una forma adaptativa para no vivir todos los días con desesperación. Hoy esa desesperación regresó por la cercanía de las muertes”, reflexiona Campos Cervera.

Dejar de ver los noticieros o leer los diarios, como modo de olvidarse por un rato del coronavirus y sus consecuencias, ya no es suficiente. En las redes sociales nos encontramos con amigos o conocidos pidiendo por la recuperación de un ser querido contagiado o despidiéndolo.

“Hay gente que responde a esas manifestaciones abandonando por un tiempo las redes, es su forma de escape para evitar la identificación. En el otro extremo están los que practican la hipervigilancia como estrategia de control”, sostiene el experto de APSA. Y agrega: “Son personas que buscan ciertos detalles que las distancien de la víctima para tranquilizarse. Se repiten que ese otro se contagió porque no se cuidaba o se murió porque tenía comorbilidades”.

La segunda ola

La segunda ola, suma Campos Cervera, viene con una preocupación extra. No solo muere gente conocida, sino que en muchos casos se trata de personas jóvenes. “Al principio de la pandemia los hijos tenían miedo por sus padres. Hoy sucede lo contrario: los padres están asustados por sus hijos”, advierte.

Para Guillermo Bruschtein, también psiquiatra y psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), una de las cuestiones más difíciles para el ser humano tiene que ver con “representarse la propia muerte”. “La pandemia nos pone frente a lo inmanejable y lo catastrófico”, destaca.

“Necesitamos sentir que tenemos controlada la situación (aunque no sea real). Eso nos alivia. Pero en este contexto se torna casi imposible conseguir certidumbre”, opina.

Coincide con Campos Cervera en que “cuando fallece alguien cercano volvemos a conectar con el miedo a morir”. “Aparecen sentimientos de angustia, rechazo, negación y también fobias”, precisa Bruschtein.

“La pérdida de un otro al que queremos implica, a veces, perder una parte de uno y de la forma en organización de la propia vida. Deriva, a su vez, en la falta de referentes”, aporta el experto.

La muerte de un personaje público también puede golpearnos. “El fallecimiento de un famoso, que no conocemos en persona pero que forma parte de nuestra rutina porque, por ejemplo, ‘nos acompaña’ todos los días desde la televisión o la radio, también puede afectarnos”, confirma. La clave, acá también, está en la identificación.

En este contexto, remarca el especialista de APA, se incrementan patologías preexistentes como los trastornos de ansiedad, el insomnio, las enfermedades autoinmunes. “Compartir con otros lo que nos pasa siempre ayuda. También la asistencia de un profesional”, aconseja Bruschtein.

Por último, señala que lo que está ocurriendo genera dolor e incluso pánico y que, en muchas ocasiones, la prolongación de situaciones de carencia puede derivar en conductas más hostiles. “Está cambiando la forma de comportarse porque nos faltan recursos para encarar lo que nos toca vivir”, cierra.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Sociedad

“Está todo perdonado, no tengo rencor”, aseguró el padre de una de las víctimas del choque en Tigre

Publicado

on

Por

Guillermo Rossi despidió a su hijo Franco y le dedicó palabras a Joaquín Duhalde Bisi, quien manejaba borracho y sin registro.

El papá de uno de los jóvenes fallecidos en el trágico accidente en el Camino de los Remeros de Tigre, cuando el conductor del Audi A4 manejaba alcoholizado y chocó contra un guardarrail, hizo un conmovedor descargo por Twitter: “No tengo rencor“.

Guillermo Rossi es padre de una de las víctimas, Franco Rossi (18), y escribió en su cuenta de Twitter (@guillermo4398) motivado por defender la memoria de su hijo y aclarar que él no estaba alcoholizado.

“Uno de los fallecidos es mi hijo Franco Rossi. Espero que entiendan que el no manejaba. Solo pido que respeten el dolor de mi familia en memoria de los muertos. Mi vida se apaga“, tuiteó en primera instancia.

Inmediatamente comenzaron a llegarle mensajes de aliento y, como siempre en Twitter, también respuestas polémicas, a las que los demás usuarios se encargaban de señalar.

Rossi les contestó a varios de los que lo saludaron y entre esas respuestas también contó varios detalles y habló del autor del accidente, Joaquín Duhalde Bisi.

Lamento el escrache mi hijo, no tenía alcohol en sangre, manchan su memoria. Abrazo y gracias”, le contestó a uno. “Franchu no estaba alcoholizado y sin embargo se fue”, le dijo a otro.

Joaquín Alimonda (19) y Franco Rossi (18) murieron en el acto.

Joaquín Alimonda (19) y Franco Rossi (18) murieron en el acto.

“En la autopista a mi hijo le dio 0. Estaba aparentemente dormido y Franco no manejaba y tenía mi autorización. Dos veces a EE.UU. una a Sudáfrica el solito, y vos crees que me carga culpa? No ninguna”, le respondió a otra.

Luego, en otros tuits negó una supuesta fiesta. “Ni hubo fiesta ni nada, eran 5 amigos y el destino los enfrentó”, agregó.

En otro mensaje, Rossi dijo que lo que atraviesa es muy duro. “Hoy quisiera que me lleve a su lado, pero Franchu tiene 4 hermanos, no puedo viajar todavía y esa paz espero encontrarla”, se descargó en otro escrito.

Por último, dijo que “ya está todo perdonado eran amigos y no tengo ningún rencor“, en relación al conductor del auto, quien se encuentra detenido en la comisaría de Villa La Ñata.

El caso

Joaquín Duhalde Bisi (19) estaba borracho y manejaba sin registro la madrugada del domingo, cuando perdió el control del Audi A4 de su papá en Tigre y chocó. En el incidente murieron dos de sus amigos, Franco Rossi (18) y Joaquín Alimonda (19).

En el auto también iba Mateo Lezama (18), quien se salvó por estar en el asiento de atrás del conductor.

Duhalde Bisi está acusado de “doble homicidio simple con dolo eventual”, que prevé una condena de 8 a 25 años de cárcel, y, subsidiariamente, de “doble homicidio culposo agravado por la pluralidad de víctimas, el consumo de alcohol y la alta velocidad a la que conducía”, con penas de 3 a 6 años de prisión.

Joaquín Alimonda, Joaquín Duhalde BIssi - el conductor del vehículo- y Franco Rossi eran amigos desde el colegio secundario.

Joaquín Alimonda, Joaquín Duhalde BIssi – el conductor del vehículo- y Franco Rossi eran amigos desde el colegio secundario.

Cuando el Audi A4 impactó contra el guardarrail, lo arrancó completo. “Luego de ingresar por la parte trasera de la rueda delantera derecha, los 25 metros que tiene de largo cruzaron el coche en sentido hacia la izquierda, y salieron”, detallaron fuentes de la investigación.

La pericia del alcoholemia, cuyo test certificado ya está en manos del fiscal, había arrojado que Duhalde Bisi manejó esa madrugada fatal con 1,39 gramos de alcohol por litro de sangre: casi el triple de lo permitido.

Duhalde Bisi no tenía registro. El 31 de octubre pasado se lo retuvieron por no tener la VTV al día del Hyundai a nombre de su mamá que manejaba.

Aunque desde su entorno argumentaron que poseía la licencia digital en la aplicación Mi Argentina, fuentes de la investigación explicaron que en este caso ese registro digital no tiene validez, ya que había quedado incautado por la infracción.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Sociedad

El calvario de Lucía: el juicio contra el suboficial de la Armada acusado de violarla se postergó para 2024

Publicado

on

Por

La víctima batalló durante cinco años para lograr que la causa llegara al debate oral, suspendido dos veces. El imputado está libre.

“Se me va la vida esperando Justicia”, dice Lucía, como pidió esta ex marinera que la llamen allá por 2016. Por ese entonces, se conoció el calvario que padecía desde 2013 cuando, según su denuncia, un superior comenzó a acosarla y, luego, eso derivó en una situación de abuso en la Base Naval de Ushuaia.

Ahora, a más de 7 años de que comenzara el acoso y a 5 de que ella lo denunciara, Lucía otra vez grita por ayuda: le pidió este miércoles a la Justicia de Tierra del Fuego que revise la decisión de postergar hasta 2024 el juicio contra el acusado

Según le dijo la ex marinera a la agencia de noticias Télam, el Tribunal de Juicio en lo Criminal de Ushuaia decidió una nueva postergación para el inicio de las audiencias hasta el 16 de mayo de 2024.

La Justicia quiere empezar el juicio en tres años, cuando se cumplirán 11 del inicio de los supuestos abusos contra Lucía, de 32 años.

2016. Se conoce un caso del acoso sexual en la base Naval de Uhuaia.

2016. Se conoce un caso del acoso sexual en la base Naval de Uhuaia.

El caso involucra al suboficial Reinaldo Cardozo, de 56 años, a quien le imputan haber abusado de la mujer cuando ella tenía 25 años. Lucía debió someterse a un tratamiento psiquiátrico y psicológico.

Cardozo está acusado de “abuso sexual simple en concurso ideal con abuso sexual agravado con acceso carnal y por pertenecer el imputado a una fuerza de seguridad, los que concurren idealmente con el delito de amenazas coactivas y mediando violencia de género“.

Según especialistas, la causa puede sentar un precedente histórico porque “ventila hechos sucedidos dentro de una institución militar, pone en juego los códigos de silencio entre miembros de la Fuerza y echa luz sobre la violencia de género en ámbitos castrenses”, explicaron fuentes judiciales.

A 17 días

La fecha prevista para el inicio del juicio era el 29 de junio de 2020, pero debido a las restricciones sanitarias por la pandemia de coronavirus, el Tribunal suspendió las audiencias.

Luego, los jueces Alejandro Pagano Zavalía, Maximiliano García Arpón y Rodolfo Bembihy Videla resolvieron esta nueva postergación.

Lucía denunció a un superior.

Lucía denunció a un superior.

Lucía, como pidió siempre que se la identifique para resguardar su identidad, batalló durante 7 años hasta lograr que la justicia procesara a Cardozo por un rosario de delitos que incluyen el abuso sexual, amenazas y la violencia de género, según surge del expediente judicial.

“Se me va la vida esperando Justicia. Me costó mucho romper las cadenas del silencio para poder denunciar lo que me pasó. Fueron años de lucha y padecimientos, tanto físicos como psicológicos, que tuve que atravesar”, contó Lucía.

Lucía y su abogada, Sofía Barbisan, realizaron una presentación para solicitar que se adelante el juicio y no tenga que esperar otros tres años.

“Me genera una angustia tremenda saber que este abusador sigue libre, viviendo una vida normal y en actividad dentro de la Armada, donde yo sufrí su violencia y también la violencia institucional. Confío plenamente en la justicia fueguina, y por ello pido a los jueces que revean esta situación“, sostuvo la ex marinera.

También dijo que solicitó la intervención del Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, y del director nacional de Políticas contra la Violencia Institucional, Mariano Przybylski.

“Necesito que mi caso siente un precedente dentro de las fuerzas armadas, que se termine la violencia de género y la violencia institucional. Y también quiero justicia y tranquilidad“, expresó Lucía, que sigue viviendo en Ushuaia y tiene otro empleo.

Un sueño roto

“Ingresé a la Armada en 2011 porque ser militar era un sueño y un anhelo. Yo veía los uniformes y sentía orgullo. Creía que podía servir a la Patria”, recordó.

Dos años después, comenzó el infierno. Lucía afirma que los abusos se produjeron a partir de 2013, cuando su superior, quien casi la doblaba en edad, estaba casado y tenía hijos, comenzó a acosarla sexualmente, hasta que en uno de esos hechos la encerró en un depósito y la violó. Cardozo era su jefe directo.

Otros abusos y persecuciones se habrían producido en 2014, luego de un período en el que el suboficial no estuvo destacado en Ushuaia. Según Lucía, todavía se paraliza cuando ve un uniforme militar.

“No puedo evitarlo. De hecho junté toda mi ropa castrense y la tiré a la basura. Necesito cerrar esta etapa“, concluyó.

Para entrar a la Armada, Lucía tuvo que realizar el curso en Puerto Belgrano, cerca de Bahía Blanca. Luego regresó a Ushuaia, donde su primer trabajo dentro de la fuerza fue el de camarera en la casa de suboficiales, a quienes les servía la comida.

La mujer comenzó denunciando los hechos ante el superior del suboficial, un militar con el grado de teniente, quien de inmediato le hizo sentir cómo sería la situación.

Tu palabra contra la de él no tiene valor. Además, la Armada te está dando trabajo, una casa, una obra social y la atención para tu hijo (que estaba siendo tratado por una enfermedad en Buenos Aires). No te conviene hacer nada“, le advirtió, según recordó Lucía en un reportaje de 2020.

Como la marinera insistía, comenzaron las “amenazas y persecuciones“: el acusado le bajó todos los conceptos de su legajo personal, por lo que al poco tiempo fue despedida como militar y reincorporada como personal civil.

En 2014, Cardozo fue trasladado a otro destino, pero al año siguiente regresó a Ushuaia y comenzó a acosarla otra vez. Fue ahí cuando la joven decidió hacer la denuncia ante la justicia.

Primero intervino la Justicia Federal, que se declaró incompetente, y después un juez provincial que no halló pruebas contra el acusado, quien fue beneficiado con dos “faltas de mérito”, hasta que el expediente quedó “en reserva” por falta de nuevas evidencias.

Lucía cambió de abogado y logró que la Cámara de Apelaciones apartara al juez y designara a una jueza, María Cristina Barrionuevo, que le dio un nuevo enfoque a la investigación.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas