Connect with us

Educación

Recorrió Latinoamérica en busca de la escuela ideal: “No hace falta irse a Finlandia para encontrarla”

Publicado

on

Fue en México, hace ya tres años, que le dio un giro radical a su vida. Bruno Iriarte trabajaba en Guanajuato, una ciudad del centro mexicano, como mentor de estudiantes. Se dio cuenta, entonces, de que los problemas del sistema educativo eran similares a los argentinos.“Era poner un parche encima de un parche y encima de un parche”, dice. Con sus ahorros, se compró una de las clásicas combis Volkswagen. La refaccionó, la pintó y la preparó pararecorrer 30 mil kilómetros en busca, según sus palabras, de la escuela ideal.

Bruno tiene 34 años. Nació en Salta y ahí se recibió en relaciones internacionales. Después viajó a Buenos Aires, donde se convirtió en profesor y unos años más tarde se unió al proyecto Enseñá por Argentina, que le permitió dar clases en escuelas vulnerables del conurbano bonaerense.

“Ya en México vi que los problemas se repetían, que ni los chicos, ni los profesores, ni los padres estaban conformes. Entonces se me ocurrió la idea de un viaje para tratar de entender, de buscar soluciones concretas, para investigar prácticas que funcionen en la región. Renuncié a mi trabajo y emprendí el viaje en la combi”, le contó a Infobae.

Los Patojos, la escuela alternativa más importante de Guatemala

Los Patojos, la escuela alternativa más importante de Guatemala

En total, fueron dos años arriba de la combi, que llamó “La Kombi Cholulteca”. Viajó por trece países: comenzó en el norte de México y después visitó buena parte de Centroamérica (Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá). Allí eligió virar para Colombia y siguió rumbo por Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina y Chile.

Antes de llegar a cada sitio, hacía un listado con las escuelas que le interesaba visitar, casi todos modelos alternativos. De algunos proyectos educativos se enteró por el boca en boca, “por un conocido de un conocido”. En cada establecimiento pasó al menos una jornada completa en la que observó la dinámica de enseñanza-aprendizaje, habló con directivos, maestros, alumnos y padres.

Su experiencia la volcó en un libro que se publicó hace unos días: “En busca de la escuela ideal”, de Editorial Magisterio. Fueron 60 las escuelas que conoció de primera mano. “Me di cuenta de que no hay que irse hasta Finlandia para encontrar escuelas exitosas. Se habla mucho del modelo finlandés, que obviamente es de excelencia, pero acá también tenemos proyectos para prestar atención. Y lo bueno de esos proyectos es que son más cercanos, aplicables a nuestros contextos”, explicó.

Una experiencia de homeschooling en México

Una experiencia de homeschooling en México

En un principio, su idea fue conseguir financiamiento de una organización. Pero con el correr de los meses vio que le era muy difícil y optó por continuar con sus ahorros y trabajos que eventualmente conseguía en las ciudades donde paraba. Bruno cuenta que llegó a dormir dentro de las escuelas o en las casas de los padres de los alumnos.

“Algunos modelos que analicé ya están más que validados como las escuelas Montessori o Waldorf, pero muchas otras necesitan mayor exploración. Por mi parte intenté hacer una investigación más cualitativa, de medir la satisfacción de la comunidad educativa. Una escuela ideal, para mí, debe tener a gusto a los cuatro componentes: directores, maestros, alumnos y los padres, una pata fundamental que a veces no se le presta atención”, describió.

Algunas de sus experiencias

Iriarte dijo que en la mayoría de los países se llevó buenas impresiones. “Quizás en Colombia fue donde sentí que nos están sacando kilómetros porque tienen a la educación como piedra fundamental para el desarrollo”, agregó. Allí visitó los Colegios Fontán, una red de “pedagogía libre”, donde los chicos no tienen horarios, ni exámenes, ni están divididos por edades y aprenden a su ritmo. A través de la tecnología, se hace un seguimiento de cada uno.

Los chicos de una escuela de Chiapas, México, aprenden en una huerta

Los chicos de una escuela de Chiapas, México, aprenden en una huerta

Uno de los proyectos que más lo sorprendió fue el de Kurmi Wasi, en Bolivia. En la escuela se rescatan todas las tradiciones autóctonas vinculadas a la tierra, a la Pacha Mama, y se la combina con una metodología Montessori, de liberar el talento de cada alumno. “Ahí tenés un combo muy fuerte”, remarcó.

En Papalotes Puerto Escondido funciona una escuela Waldorf. A orillas del mar de Oaxaca, describe, los estudiantes construyen su aprendizaje mientras son sus padres los que dirigen el establecimiento.

Un aula de Papalotes Puerto Escondido

Un aula de Papalotes Puerto Escondido

En tanto, Los Patojos Guatemala es un proyecto integral que comenzó en una casa, como un comedor para los chicos pobres de la zona, y hoy tiene tres sedes, que incluyen una escuela de educación popular, un huerto, una sala de primeros auxilios y un predio para espectáculos artísticos y deportivos.

“Para el que está acostumbrado a la educación más tradicional, algunas experiencias alternativas pueden sonar muy hippies. Es cierto que necesitan una revisión más cuidadosa que mida si están haciendo las cosas bien, pero lo que yo pude constatar es que generan una sensación de comunidad muy fuerte. Todos los que forman parte están a gusto”, resumió.

(Visited 23 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Educación

En un fallo inédito, le aprobaron el secundario a una adolescente de 15 años

Publicado

on

Por

La Justicia dio por válido el título que obtuvo a distancia. De este modo, está estudiando en la facultad.

La Sala III de la Cámara Segunda de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Entre Ríos resolvió, luego de dos años de proceso, que una chica superdotada de 15 años no deberá cursar ni rendir de forma libre los contenidos del ciclo secundario. Es decir que se lo dio por aprobado.

“Este tipo de fallo sentará jurisprudencia y no tengo dudas de que va a empezar a aumentar en forma exorbitante, porque son muchos los chicos de estas características en la Argentina”, declaró Daniel Ricart, dueño de una fundación que, entre otras cosas, apoya a los “niños talentosos”.

“Este es uno de esos casos en los que la Justicia termina resolviendo lo que el sistema educativo es incapaz de hacer, más allá de que el artículo 93 de la Ley de Educación Nacional nos habla de cómo el sistema debe flexibilizarse ante chicos/as con altas capacidades intelectuales”, declaró a Javier Firpo para Clarín la coordinadora nacional de Educación Inclusiva del Ministerio de Educación Nacional, Cristina Lovari.

La adolescente cuyas iniciales son B.R. acreditó haber cumplido el secundario en Estados Unidos y exhortó al Consejo General de Educación (CGE) de Entre Ríos a contemplar los casos de niños, niñas y adolescentes superdotados que no encuentren un marco académico que los contenga adecuadamente.

Una de las camaristas argumentó: “Es relevante que la adolescente ya terminó la secundaria y se le han abierto las puertas al ingreso a la universidad, con lo cual retrogradar sus posibilidades sería incongruente con el sentido protectorio perseguido hacia la misma“. Ahora la chica cursa la licenciatura en Matemáticas en la Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe.

De acuerdo con lo que consigna Clarín, se trata de la primera vez que la Justicia de Argentina intima a que se cumpla el Art. 93 de la Ley de Educación, que sólo la cumplen Salta y Jujuy.

De acuerdo con dicho artículo, “las autoridades educativas jurisdiccionales organizarán o facilitarán el diseño de programas para la identificación, evaluación temprana, seguimiento y orientación de los/as alumnos/ as con capacidades o talentos especiales y la flexibilización o ampliación del proceso de escolarización”.

(Visited 12 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Educación

De hospitales públicos a Instagram: la ginecóloga de la UBA que concientiza sin eufemismos

Publicado

on

Por

Una foto suya en ropa interior de algodón -para contar que ese material ahorra molestias-, otra mostrando la más absoluta realidad de la copa menstrual, alguna con un ovario al natural en la mano -sí, el órgano, nada del modelo didáctico de las clases arcaicas de anatomía- o con fotos de distintas vulvas. Con una luz cuidada, pero sin la estética de filtros exagerados que reina en Instagram.

Con esa impronta, Melisa Pereyra, la creadora de la cuenta @gineconline, superó los 260.000 seguidores en las redes y se convirtió en una militante, online y off line, del autoconocimiento del cuerpo, de los chequeos y estudios que sí o sí la mujer debe hacerse -determinados según cada etapa-, los cuidados indispensables, las oscilaciones de humor que determinan las hormonas, entre otros temas.

Melisa Pereyra hace dos años abrió su cuenta @ginecoonline, de salud femenina, y se contiviró en una referente (Foto: Guillermo Rodriguez Adami).

Melisa Pereyra hace dos años abrió su cuenta @ginecoonline, de salud femenina, y se contiviró en una referente (Foto: Guillermo Rodriguez Adami).

Además, en junio pasado, después de la tremenda frase de Amalia Granata con respecto al aborto (“Lo van a tener que seguir haciendo en la clandestinidad”), Melisa escribió una carta que se hizo viral, invitándola a conocer la realidad de los hospitales públicos.

En junio, Melisa "invitó" a Granata a conocer la realidad de los hospitales.

En junio, Melisa “invitó” a Granata a conocer la realidad de los hospitales.

¿Cómo fue que Melisa sumó la atención a su cuenta de Instagram a su combo de horas en el consultorio/ un posgrado en fertilidad/ dos hijos muy chicos y demás cuestiones de la vida misma?

Su segundo posparto fue el puntapié. “Cuando nació mi nene más chico -tengo a Belén, de 4 años, y a Francesco, de 2- me tomé dos meses de licencia. Descargué Instagram en el teléfono y empecé a seguir cuentas de maternidad, nutrición, moda. En ese momento pensé: por qué no armo un perfil para hablar de salud femenina. ¡Tenía sed de ginecología! Así largué”, cuenta a Entremujeres Clarín.

La experiencia todavía cercana de la residencia entre el Hospital César Milstein, de Pami, y el Santojanni, del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, las consultas en su propio consultorio o las preguntas de su mamá y sus amigas también le sirvieron de impulso.

“Siempre estuve muy conectada con lo que tienen que saber las mujeres sobre sus procesos fisiológicos. Tengo en cuenta que a mí me llevó diez años aprenderlo. Pero al mismo tiempo son temas que deberían enseñarse en la escuela. O que las madres tendrían que transmitirlos, aunque tal vez ellas tampoco lo sepan”, dice en la charla, organizada en un hueco en su rutina larguísima, que también incluye la preparación de un libro que tiene fecha de salida, y que la lleva a pensar sus posteos en el camino de vuelta a su casa o en los cinco minutos que tarda en tender la ropa.

Para derribar estas cuestiones, hubo una etapa en que en su consultorio la espera era abrumadora. “La demora era de tres horas. Las pacientes me golpeaban la puerta. Me sentía muy mal porque llegaba tardísimo a mi casa. Pero sentía que necesitaban preguntarme y que arrastraban dudas desde hacia mucho tiempo”.

"Hay mucho desconocimiento sobre los métodos anticonceptivos", dice Melisa Pereyra.

“Hay mucho desconocimiento sobre los métodos anticonceptivos”, dice Melisa Pereyra.

– ¿Cuáles son los comentarios en Instagram o en el consultorio que más te llaman la atención?

– Falta información sobre los métodos anticonceptivos, sobre cómo funciona nuestro ciclo. Al mismo tiempo, sienten vergüenza por no saberlo. Tampoco se generó la conciencia sobre la importancia de la prevención de las enfermedades de transmisión sexual. Hay tasas altas de sífilis y cada vez son más jóvenes los que están infectados con HIV. Todavía hay quienes piensan que no les va a pasar. Por otra parte, en Pami venían mujeres con situaciones avanzadas que, detectadas a tiempo, hubiesen podido ser curadas, o que creían que sin actividad sexual no hacia falta seguir con los chequeos.

Melisa Pereyra da un mensaje claro y directo.

Melisa Pereyra da un mensaje claro y directo.

El desconocimiento del cuerpo femenino es otro de los puntos que a Melisa le generan inquietud. “A la vulva se la llama generalmente vagina. No es lo mismo. Los hombres dibujan en las paredes su miembro y nosotras tenemos que estar escondiendo nuestra genitalidad. Además, llevamos el mandato del cuerpo infantil. Los videos eróticos muestran vulvas casi aniñadas, sin pelos, con labios pequeños. Cuando una paciente me pregunta sobre una característica puntual, les explico que así es su anatomía y que si a ella nos le gusta se puede reparar. Muchas veces contestan que es algo que le dice su pareja y no un tema propio”.

– ¿Qué palabras o conceptos relacionados con la salud femenina te parece que habría que erradicar?

– Decir “estar indispuesta”, por ejemplo. Es como si estuviéramos inhabilitadas. Hay culturas donde todavía la mujer que está menstruando no puede salir de la casa. Se sigue luchando para que las nenas en determinados países puedan ir a la escuela durante su ciclo. Tenemos que visibilizar que la menstruación no nos impide nada, que es un proceso fisiológico que pasamos todas. Y que no es algo sucio. La vida tiene que seguir normalmente. A no ser que haya sangrados abundantes o dolores y en ese caso, será un justificativo para suspender actividades.

– Existen grupos que proponen volver a las toallitas lavables, ¿no implicaría sobrecargar con más trabajo a la mujer? Nadie duda de la necesidad de un cambio en el consumo, pero ¿las medidas no deberían ser más abarcativas?

– A mí no me gusta evangelizar ni ser fundamentalista. Muestro la copa menstrual, porque quiero que sepan que existen distintas opciones. El cuidado del planeta se nos fue de las manos. Tal vez tendríamos que empezar por todo. No por una sola cosa.

Melisa Pereyra, en una charla sobre prevención de enfermedades en el festival "Che Vegano".

Melisa Pereyra, en una charla sobre prevención de enfermedades en el festival “Che Vegano”.

– ¿Tuviste situaciones en que sentiste que ya valió la pena tu tarea en Instagram?

– Por suerte, ¡varias veces! Desde maestras que me cuentan que usan mi material en las clases de Educación Sexual Integral hasta una chica de 30 años que me dijo que después de conocer mi página se había animado a hacerse por primera vez el control ginecológico u otra que trajo a su mamá a la consulta, porque advirtió que hacía mucho no se chequeaba. O la paciente de una colega que le pidió que le muestre donde está el clítoris, porque suelo hablar de él. Con eso, ¡ya estoy!

“Muchas campañas de difusión parecen un librito. Hay que cambiar la manera de comunicar. Es lo que la sociedad está pidiendo”.

 

(Visited 21 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Educación

Un joven argentino inventó un sistema que resume textos en forma automática

Publicado

on

Por

Augusto Villa Monte, de 31 años, desarrolló la técnica y, con ella, obtuvo un doble doctorado con la máxima calificación en la Universidad de La Plata y en la Universidad de Castilla La-Mancha, España. Los detalles del invento

(Visited 13 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas