Connect with us

Ciencia

¿Puede haber vida en Venus? Astrónomos lo explican

Publicado

on

El descubrimiento de la molécula llamada fosfina, creada por microbios, posiciona al planeta Venus como un potencial escenario de vida. La opinión de tres astrónomos

Un grupo de astrónomos descubrió en las nubes de Venus una extraña molécula creada por microbios, lo que apunta a un indicio de vida, reveló el lunes el Observatorio Europeo Austral (ESO).

Los investigadores constataron la “presencia aparente” en las capas nubosas de Venus de fosfina, un gas existente en la Tierra, y su procedencia podría deberse a un fenómeno desconocido o a una forma de vida, según un estudio publicado en Nature Astronomy.

Pero ¿qué significa este hallazgo? De acuerdo a Constantino Baikouzis, investigador astronómico y director del Programa Parque Astronómico de la Matanza, en Buenos Aires, Argentina, lo más llamativo de este estudio es que pongan la lupa en Venus: “Lo que sabemos hasta ahora es que la atmósfera de este planeta posee ácido sulfuroso y sus temperaturas son muy elevadas, por eso nunca se lo consideró como potencial escenario para que haya vida. Este hallazgo reveló que hay capas de fosfina, lo que nos lleva a pensar que se podrían generar por un proceso a partir de un organismo vivo”.

Y es que para producir fosfina, las bacterias terrestres toman fosfato de minerales o material biológico y agregan hidrógeno.

“A partir de este descubrimiento habrá que centrarse en ver si ese gas se puede generar de otro modo que no involucre un organismo vivo. Es decir, tendríamos que ver si se puede generar sin un ser vivo detrás. Es shockeante y emocionante, pero no se podría afirmar que hay vida, se necesitan más pruebas”, explicó Baikouzis.

Un grupo de astrónomos descubrió en las nubes de Venus una extraña molécula creada por microbios, lo que apunta a un indicio de vida, reveló el lunes el Observatorio Europeo Austral (ESO).Un grupo de astrónomos descubrió en las nubes de Venus una extraña molécula creada por microbios, lo que apunta a un indicio de vida, reveló el lunes el Observatorio Europeo Austral (ESO).

Venus es el vecino planetario más cercano a la Tierra. Similar en estructura pero ligeramente más pequeño que la Tierra, es el segundo planeta desde el Sol. La Tierra es la tercera. Venus está envuelto en una atmósfera espesa y tóxica que atrapa el calor. Las temperaturas de la superficie alcanzan los 880 grados Fahrenheit (471 grados Celsius), lo suficientemente calientes como para derretir el plomo.

En este sentido, de acuerdo al licenciado Mariano Ribas, jefe de Divulgación Científica del Planetario de la Ciudad de Buenos Aires, Galileo Galilei, el descubrimiento del planeta Venus es una novedad muy curiosa: “Es llamativo que se presente como un potencial escenario para la vida”.

Es la primera vez que se halla fosfina (o fosfano) en uno de los cuatro planetas telúricos del Sistema Solar, “al margen de la Tierra”, indicó Jane S. Greaves, profesora de astronomía de la Universidad de Cardiff, que dirigió el estudio. “Cuando obtuvimos los primeros indicios de fosfina en el espectro de Venus, fue un shock”, agregó la astrónoma, citada en un comunicado.

Esta ilustración artística muestra la superficie y la atmósfera de Venus, así como moléculas de fosfina. Estas moléculas flotan en las nubes de Venus arrastradas por el viento a altitudes de 55 a 80 km, absorbiendo algunas de las ondas milimétricas que se producen en altitudes más bajas. Fueron detectadas en las nubes altas de Venus en datos del Telescopio James Clerk Maxwell y el Gran telescopio Milímetro/Submilímetro en el desierto de Atacama, en el que ESO es socio. (ESO / M. Kornmesser / L. Calcada vía REUTERS)

Esta ilustración artística muestra la superficie y la atmósfera de Venus, así como moléculas de fosfina. Estas moléculas flotan en las nubes de Venus arrastradas por el viento a altitudes de 55 a 80 km, absorbiendo algunas de las ondas milimétricas que se producen en altitudes más bajas. Fueron detectadas en las nubes altas de Venus en datos del Telescopio James Clerk Maxwell y el Gran telescopio Milímetro/Submilímetro en el desierto de Atacama, en el que ESO es socio. (ESO / M. Kornmesser / L. Calcada vía REUTERS)

“En primer lugar es importante resaltar que el estudio no está confirmando la existencia de vida en Venus. Lo que ocurre es que por supuesto tiene un impacto enorme de si algún día podemos llegar a descubrir vida. En los últimos años se ha trabajado arduamente en planetas como Marte, pero nunca se tuvieron puestos los ojos en Venus”, dijo a Infobae Diego Bagú, director del Planetario de la Universidad Nacional de La Plata.

“No era uno de los escenarios predilectos, a diferencia de Marte, la luna de Saturno o la luna de Júpiter, que se llama Europa. Ambas lunas tienen una cubierta de hielo y por debajo de ese hielo agua en estado líquido. Y cuando hay agua, de algún modo, obviamente cuando intentamos buscar rastro de vida vamos en búsqueda de agua. Por eso es tan novedoso que se realice un estudio sobre Venus”, aseguró Bagú.

De este modo, el especialista explicó que la investigación se realizó gracias a dos radiotelecoscopios: “No se sabe aún si esta fosfina es producida por existencia de vida o por un proceso completamente distinto. Es por este motivo que no podríamos relacionar directamente la existencia de vida con la fosfina”.

¿Qué se debería hacer para confirmar la existencia de vida en Venus? “Hay dos pasos muy importantes a seguir: comprobar que exista la fosfina y seguido a ello, comprobar que sea por la existencia de microorganismos. Por supuesto que es muy interesante porque son todas pistas que podrían indicar que sí hay vida en Venus”, enfatizó Bagú.

(Visited 40 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

Un mega satélite podría transformarse en un nuevo hábitat para la humanidad

Publicado

on

Por

Un estudio científico realizado en Finlandia propone construir una estructura que albergue a unas 50 mil personas cerca del planeta enano Ceres.

A partir de las conclusiones alcanzadas por una nueva teoría científica, un mega satélite artificial que orbite Ceres podría ofrecer condiciones adecuadas para crear un hábitat alternativo para la humanidad.

La investigación fue llevada adelante por el físico espacial, astrobiólogo e inventor Pekka Janhunen, gerente del Centro de Observación de la Tierra y el Espacio del Instituto Meteorológico de Finlandia y profesor visitante de la Universidad de Tartau, en Estonia.

Según explicó el especialista, una gigantesca estructura de forma circular y plana podría funcionar como satélite del planeta enano descubierto en 1801 y, al mismo tiempo, albergar a unas 50 mil personas.

Una pieza del Cinturón de Asteroides

Con un diámetro que no supera los 945 kilómetros -la Tierra totaliza 12.756 kilómetros-, Ceres es considerado el objeto astronómico más voluminoso del Cinturón de Asteroides, la franja del sistema solar localizada entre las órbitas de Marte y Júpiter.

Según aseguran los científicos, la superficie de Ceres contiene materiales adecuados para construir el satélite artificial que orbitaría el planeta enano. Foto: NASA

Según aseguran los científicos, la superficie de Ceres contiene materiales adecuados para construir el satélite artificial que orbitaría el planeta enano. Foto: NASA

A simple vista, esa porción de la Vía Láctea sólo puede ser observada por telescopios de largo alcance instalados en la Tierra en condiciones especiales. Un artículo publicado por el sitio web de noticias científicas phys.org destaca la idea, concebida por Janhunen, de que el hombre construya una súper estructura en las proximidades de Ceres.

Los fundamentos planteados por el científico finlandés fueron dados a conocer en la página de Internet arxiv.org. Allí, Janhunen afirma que Ceres dispone de la cantidad suficiente de nitrógeno, agua y dióxido de carbono para emprender la obra, que rodearía el planeta a la manera de un enorme disco giratorio.

Ascensor de 1.000 km de largo

Para poder transportar el material desde la superficie del pequeño planeta hasta el satélite artificial sería necesaria la utilización de un ascensor espacial, de alrededor de mil kilómetros de largo. A su vez, la súper estructura no ocuparía más de 1,6 kilómetro de largo.

La gravedad del nuevo espacio habitable podría lograrse haciéndolo girar a la velocidad adecuada. El satélite artificial podría contar con parcelas destinadas a la agricultura y la recreación y podría aprovechar la energía solar a través de la instalación de gigantescos espejos.

El físico espacial, astrobiólogo e inventor Pekka Janhunen, gerente del Centro de Observación de la Tierra y el Espacio del Instituto Meteorológico de Finlandia y profesor visitante de la Universidad de Tartau, en Estonia. Foto: Antonin Halas

El físico espacial, astrobiólogo e inventor Pekka Janhunen, gerente del Centro de Observación de la Tierra y el Espacio del Instituto Meteorológico de Finlandia y profesor visitante de la Universidad de Tartau, en Estonia. Foto: Antonin Halas

(Visited 9 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Ciencia

Cómo será la base que la NASA planea instalar en la Luna en 2030

Publicado

on

Por

Los científicos utilizarán polvo lunar para desarrollar un material especial que permita construir instalaciones sólidas y duraderas.

De acuerdo a los lineamientos de su Programa General de Exploración Lunar, presentado en septiembre pasado, la NASA empezó a trabajar con una empresa especializada en tecnologías de la construcción para dar forma a la base que instalará en 2030 en el satélite natural de la Tierra.

Para poder erigir una estructura sólida y duradera, los investigadores analizan la posibilidad de utilizar un material especial –con el polvo lunar como principal componente-, que resulte apto para la creación de plataformas de aterrizaje, carreteras y otras instalaciones en la superficie de la Luna.

El nuevo producto, a desarrollarse en impresoras 3D, sería similar al concreto, según afirmó Jason Ballard, CEO y cofundador de la compañía ICON. Por su parte, el ejecutivo del Programa de la Dirección de Misión de Tecnología Espacial, Niki Werkheiser, consideró que la iniciativa “ayudará a garantizar la ampliación de capacidades de construcción en otros mundos, cuando llegue el momento”.

Información previa

A partir de la información proporcionada por misiones realizadas anteriormente, la NASA comprobó que el polvo lunar –compuesto por minerales y fragmentos de vidrio desde hace millones de años- tiende a ser afilado, abrasivo y muy pegajoso.

A partir de información proporcionada por misiones anteriores, los científicos comprobaron que el polvo lunar tiende a ser afilado, abrasivo y muy pegajoso. Foto: Shutterstock

A partir de información proporcionada por misiones anteriores, los científicos comprobaron que el polvo lunar tiende a ser afilado, abrasivo y muy pegajoso. Foto: Shutterstock

El plan “De la Luna a Marte, tecnologías de construcción autónoma planetaria” es impulsado por un contrato del Gobierno en Investigación e Innovación de Pequeñas Empresas. Además cuenta con la participación directa del Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA, ubicado en Huntsville, estado de Alabama, Estados Unidos.

“Queremos aumentar el nivel de preparación de la tecnología y los sistemas de prueba, para demostrar que sería factible desarrollar una impresora 3D a gran escala, que pueda construir infraestructura en la Luna o Marte”, declaró Corky Clinton, director asociado de la Oficina de Ciencia y Tecnología del Centro Marshall.

Otras utilidades de diseños en 3D

Las posibilidades de expansión de estructuras habitables y viables a través de diseños 3D fueron analizadas por los estudios de arquitectura Bjarke Ingles Group (BIG) y Space Exploration Architecture (SEArch +).

Werkheiser sostiene que la estrategia de “unir fuerzas y compartir los costos entre múltiples agencias gubernamentales nos permite acelerar el cronograma de desarrollo y llevar a buen término las capacidades centrales, en las que tenemos un interés común”.

El proyecto de la futura estación espacial en la Luna cuenta con la participación del Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA, ubicado en Huntsville, estado de Alabama, Estados Unidos. Foto: NASA

El proyecto de la futura estación espacial en la Luna cuenta con la participación del Centro Marshall de Vuelos Espaciales de la NASA, ubicado en Huntsville, estado de Alabama, Estados Unidos. Foto: NASA

(Visited 11 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Ciencia

El principio activo para fabricar la vacuna de Oxford-AstraZeneca partió desde la Argentina hacia México

Publicado

on

Por

Con un importante operativo policial, el primer embarque para desarrollar 6 millones de dosis despegó esta noche desde Ezeiza. La producción estará a cargo del laboratorio del empresario y médico argentino Hugo Sigman

El primer embarque del principio activo para fabricar 6 millones de vacunas de Oxford-AstraZeneca partió esta noche desde Ezeiza con destino a México. El avión de Aeroméxico –preparado para trasladar hasta 25 toneladas– despegó a las 22.15. Esto ocurrió tras la aprobación de los reguladores del Reino Unido –tal como había adelantado Infobae y la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) bajo el uso de emergencia de esta fórmula para su aplicación en la Argentina.

El principio activo ya fue empaquetado para volar a MéxicoEl principio activo ya fue empaquetado para volar a México

El proceso de producción de la vacuna de Oxford-AztraZeneca comienza en la Argentina a través del hub biotecnológico mAbxience (Grupo Insud), mientras que en México, el laboratorio Liomont se encargará de completar el proceso de estabilización, fabricación y envasado del medicamento.

En este sentido, se podría decir que de a poco se avanza hacia la etapa final del suministro de 22,4 millones de dosis de vacunas para Argentina y de 150 millones de dosis para la región.

Hoy estamos avanzando hacia los pasos finales del proceso de fabricación y suministro, y permitiendo que nuestro país y América Latina tengan una vacuna efectiva, segura, fácil de almacenar (2-8 grados) y tremendamente accesible sin fines de lucro mientras dure la pandemia. El plan de producción está en curso y la vacuna estará disponible durante el primer semestre del año”, aseguró en exclusiva a Infobae Agustín Lamas, presidente de AstraZeneca para el Cono Sur.

El operativo para llevar el principio activo de la vacuna a EzeizaEl operativo para llevar el principio activo de la vacuna a Ezeiza

“Para nosotros es un privilegio producir esta vacuna. Porque la vacuna de AstraZeneca va a ser un hito en la historia de la medicina mundial”, dijo el médico y empresario Hugo Sigman, cofundador junto a su esposa Silvia Gold y CEO del Grupo Insud, durante un encuentro realizado por la Fundación de Estudios para la Salud y Seguridad Social (FESS) en su 9º Jornada anual sobre Responsabilidad Social en Salud y Medio Ambiente.

La vacuna de AstraZeneca por una decisión conjunta con la Universidad de Oxford se va a vender no profit, es decir, sin ganancia alguna. Va a valer entre 3 y 4 dólares, depende del país y los costos internos. Yo tuve la oportunidad de escuchar a la doctora Sarah Gilbert, que lleva adelante el proyecto y posible candidata al premio Nobel, que dijo que el objetivo era hacer un acuerdo con una compañía privada para que la vacuna pudiera producirse masivamente en todo el mundo, pero que tuviera 3 condiciones: que durante la pandemia se vendiera no profit para que sea accesible, que se produzca a riesgo antes de ser aprobada, y que sea distribuida en todo el mundo”, explicó Sigman.

Fundada en 2009, mAbxience, el laboratorio argentino elegido por su par británico para la elaboración del principio activo de su vacuna, es la compañía del Grupo Insud dedicada a la biotecnología, con foco en la investigación, desarrollo y fabricación de medicamentos para enfermedades oncológicas y autoinmunes. Posee tres plantas de producción: una en España y otras dos en la Argentina, ubicadas en las localidades de Munro y Garín. Esta última fue inaugurada en febrero pasado.

AZD1222 surgió de décadas de investigación sobre vacunas basadas en adenovirusAZD1222 surgió de décadas de investigación sobre vacunas basadas en adenovirus

¿Cómo funciona la vacuna? El virus SARS-CoV-2 está repleto de proteínas que utiliza para ingresar a las células humanas. Estas proteínas, denominadas proteínas de pico, son un objetivo tentador para posibles vacunas y tratamientos. La vacuna Oxford-AstraZeneca se basa en las instrucciones genéticas del virus para construir la proteína de pico. Pero a diferencia de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna, que almacenan las instrucciones en ARN monocatenario, la vacuna Oxford utiliza ADN bicatenario.

Los investigadores agregaron el gen de la proteína de pico de coronavirus a otro virus llamado adenovirus. Los adenovirus son virus comunes que generalmente causan resfriados o síntomas similares a los de la gripe. El equipo de Oxford-AstraZeneca utilizó una versión modificada de un adenovirus de chimpancé, conocido como ChAdOx1, que puede ingresar a las células, pero no puede replicarse dentro de ellas.

AZD1222 surgió de décadas de investigación sobre vacunas basadas en adenovirus. En julio, se aprobó la primera para uso general: una vacuna contra el ébola, fabricada por Johnson & Johnson. Y se continúa –en los huecos que deja la jerarquía que ocupó la investigación sobre el COVID-19– con la realización de los ensayos clínicos avanzados para otras enfermedades, como el VIH y el Zika.

El empresario Hugo SigmanEl empresario Hugo Sigman

Los datos publicados a principios de diciembre en la revista médica The Lancet indicaron que la vacuna es efectiva en un 62% cuando se suministran dos dosis completas de la vacuna, pero que la efectividad asciende al 90% cuando se suministra la mitad de la primera dosis seguida de una completa en la segunda.

Hace unos días, fue el director ejecutivo de la farmacéutica AstraZeneca, Pascal Soriot, quien aseguró que el laboratorio había encontrado la “fórmula ganadora” para hacer que su vacuna contra el COVID-19 tenga una efectividad a la altura de las de Pfizer/BioNTech, del 95%, y Moderna, del 94%. “Creemos que hemos hallado la fórmula ganadora para alcanzar una efectividad que, tras dos dosis, sea tan alta como todas las demás”, explicó Soriot al dominical Sunday Times sobre el preparado que su compañía desarrolla junto a la universidad de Oxford.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas