Sign in / Join

Procedimiento judicial en la Municipalidad de Paraná que aún encabeza el radical Varisco

La Justicia federal buscaba expedientes sobre facturaciones a personas no registradas en la AFIP. Procesado por narcotráfico, el intendente de Cambiemos volvió a declarar su inocencia y dijo que seguirá en el cargo.

La Justicia federal realizó ayer nuevos allanamientos en la Municipalidad de Paraná, en el marco de la causa por narcotráfico en la que está procesado el intendente de Cambiemos Sergio Varisco. Por disposición del juez federal Leandro Ríos, la División Lavado de Activos de la Policía Federal Argentina llevó adelante el operativo en busca de expedientes relacionados con gastos de publicidad facturados a personas físicas o jurídicas que no estarían registradas en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). El jefe comunal se defendió de las acusaciones y dijo que es “absolutamente inocente” y que seguirá en el cargo.

“En el marco de la causa Celis, la Policía Federal a través de su área Contable, ya que la mayoría de los oficiales que vinieron son contadores, están buscando una serie de expedientes administrativos”, aseguró el responsable del área Legal y Técnica del municipio, Walter Rolandelli.

Los datos que surjan de este allanamiento serán cotejados con un informe contable que realizó la Policía Federal.

El juez Ríos desde hace tiempo investiga la vinculación entre funcionarios del municipio local con una organización delictiva encabezada por Daniel “Tavi” Celis y su hermano Miguel “Cholo” Celis, detenidos junto con otras 19 personas, incluyendo empleados del municipio que ingresaron a la planta de la comuna, en cargos de dirección, a partir de la asunción de Varisco. Entre los ítems de la investigación uno es el posible aporte de fondos del narcotráfico a la campaña preelectoral del intendente de Cambiemos.

Celis fue uno de los principales aportantes de la campaña para sellar un “acuerdo político”, tal como lo describe la causa judicial, que le otorgó la facilidad de utilizar móviles y dependencias públicas como parte de su circuito de distribución de estupefacientes.

Mientras se allanaban seis áreas del edificio municipal, Varisco señaló: “Voy a seguir gobernando, no estoy involucrado en nada de lo que se me imputa. Durante la campaña nos involucramos con un montón de gente, pero en ningún caso hemos cometido un ilícito”.

“Estamos a disposición de la justicia, como siempre”, remarcó Varisco, y dijo desconocer los requerimientos del juez Ríos. “Estamos aportando absolutamente todos los datos”, señaló.

En septiembre, en el marco de un allanamiento la Policía Federal secuestró los teléfonos celulares del intendente Varisco y de su hija, que ocupa un cargo en la Presidencia Municipal, ambos acusados presuntamente de amenazar al juez Ríos que investiga la causa por narcotráfico en la que están involucrados.

Varisco, la subsecretaria de Seguridad Griselda Bordeira, el concejal de Cambiemos Pablo Hernández, otros empleados de la Municipalidad de Paraná y familiares de Celis están procesados por “actividades de comercio de estupefacientes”.

Varisco fue procesado en la causa que investiga su “acuerdo político” con el narcotraficante “Tavi” Celis pero permanece en libertad porque el juez le impuso el pago de una fianza de un millón de pesos y una serie de medidas de control para evitar cualquier intento de fuga.

De acuerdo con la información que figura en el expediente, al que tuvo acceso PáginaI12, el juez Ríos cuenta con elementos para demostrar la vinculación que existió, en la campaña electoral del actual intendente, un acuerdo con la gente de Celis, que habría aportado fondos al entonces candidato.

Deja una respuesta