Connect with us

Medio Ambiente

Preocupante estudio: los osos polares podrían extinguirse antes de 2100

Publicado

on

Es porque, ante el cambio climático y la desaparición del hielo, estos animales no pueden alimentarse.

El cambio climático podría ocasionar la casi extinción de los osos polares antes del fin de siglo, reveló un estudio publicado en la revista científica Nature Climate Change este lunes. Esto se debe a la desaparición de las capas de hielo, que hace que no puedan alimentarse. Se trata de la destrucción de su hábitat por el aumento de la temperatura global, que, al ritmo que lleva la destrucción del planeta, a fin de siglo aumentará 2,7 grados.

Si las emisiones de gas con efecto invernadero siguen al mismo ritmo que en la actualidad, la caída de la reproducción y la supervivencia pondrá en peligro la persistencia de casi todas las subpoblaciones de aquí a 2100“, aseguraron sobre la emisión de gases que retienen el calor de la tierra por las industrias extractivistas, como la ganadería, la producción de aceite de palma, o el petróleo, entre otras.

Frente al derretimiento de los hielos, los osos polares son incapaces de hallar en su entorno alimento como las focas. Y la imagen ya vista de osos famélicos se volverán más habituales aún. Incluso si el calentamiento se limitara a 2,4°C, “no garantizaría salvar a los osos polares a largo plazo“, detalla el estudio. Es decir, que estamos frente a un punto de no retorno.

El deshielo afecta especialmente a las hembras, que en otoño ingresan a sus refugios para parir en invierno y emerger luego en la primavera. Ellas deben comer suficientes focas para guardar grasa y producir la leche requerida de sus crías. Algunos estudios, además, afirman que por hambre se están empezando a comer entre ellos.

En 2015, en el Acuerdo de París del que participaron todos los países, se reglamentó que cada Estado debía hacer los máximos esfuerzos para no superar el aumento de la temperatura global en más de 1,5 grados hacia 2100. Para eso, habría que reducir un 51 por ciento las emisiones de estos gases hacia 2030. Pero es muy poco tiempo y ya no alcanza.

El colapso de los ecosistemas no es el único problema. Según los registros de 2014 a 2019, el nivel del mar sube 5mm al año. Esto no supone sólo la desaparición de los osos polares o focas sino también la inundación de muchos territorios costeros. Por ejemplo, si se derrite el casco de Glaciar de Groenlandia, que es el más grande del hemisferio norte, aumenta en seis metros el nivel del mar.

(Visited 20 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Medio Ambiente

La increíble vida de Old Tjikko, el árbol más viejo del mundo con sus 9.561 años

Publicado

on

Por

Ha sobrevivido a todo. Soporta las heladas más frías del planeta y habita en un lugar desolado. Pero allí está él, indómito como ninguno. Si pudiera hablar contaría las más fabulosas historias del hombre.

Es como el viento. Viejo. Pero a diferencia de aquél, que a pesar del paso de miles de años, sigue soplando, éste mira desde lo alto. Es un árbol.

Y no es un árbol cualquiera. Es el árbol más viejo del mundo y tiene una edad que asombra: 9.561 años.

Su nombre es Old Tjikko y vive en un lugar inhóspito, en la región sueca de Dalarna, soportando fríos glaciales. Se eleva imbatible en lo alto de la montaña Fulufjllet, en una meseta llena de vegetación que sobresale de la tundra.

Allí está él, indómito como ninguno. Si pudiera hablar contaría las más fabulosas historias del hombre.

Allí está él, indómito como ninguno. Si pudiera hablar contaría las más fabulosas historias del hombre.

Su nombre fue colocado por su descubridor, el científico Leif Kullman, profesor de fisiografía de la Universidad de Umea (Suecia). El doctor Kullman quiso homenajear a quien lo acompañaba en el momento del descubrimiento: su perro esquimal siberiano llamado Tjikko.

Alrededor de Old Tjikko hay otros ejemplares de pinos que viven en ese lugar desde el final de la última Edad de Hielo. Muchos de ellos ya superaron los 8.000 años de edad.

El Old Tjikko tiene 5 metros de altura y se descubrió en 2002. Tras realizarle varias pruebas con carbono 14 sobre sus raíces se comprobó su asombrosa edad. Pero hay un dato que lo hace increíble: su tronco apenas tiene unos cientos de años.

No es un árbol cualquiera. Es el árbol más viejo del mundo y tiene una edad que asombra: 9.561 años.

No es un árbol cualquiera. Es el árbol más viejo del mundo y tiene una edad que asombra: 9.561 años.

¿Cómo es entonces el árbol más viejo del mundo?

Tjikko, nacido en la Era Glaciar ha sobrevivido todos estos años gracias a un proceso llamado clonación vegetal: cuando el tronco muere, el sistema central radicular se mantiene vivo, y de él brotan nuevos tallos que, por clonación, regeneran todo el tronco.

Los troncos de los árboles que presentan esta capacidad pueden morir y volver a crecer muchas veces y el material genético de cada tronco, siempre es idéntico al anterior.

Ha sobrevivido a todo. Soporta las heladas más frías del planeta y habita en un lugar desolado.

Ha sobrevivido a todo. Soporta las heladas más frías del planeta y habita en un lugar desolado.

Durante miles de años el árbol no fue más que un arbusto debido a que las condiciones eran muy frías para que pudiera crecer más. Sin embargo, a medida que el planeta se va calentando puede tener un desarrollo normal, tanto es así que ahora mismo mide 5 metros de alto.

“Durante la edad de hielo el nivel del mar era 120 metros más bajo que hoy en día, y gran parte de lo que es ahora el mar del Norte que cubre de agua el espacio entre Inglaterra y Noruega, era entonces bosque. El viento y las bajas temperaturas han hecho que el Viejo Tjikko sea como un bonsái. Los árboles grandes no pueden llegar a ser tan viejos. Él sí”, dijo el profesor Kullman.

Hay un pequeño sendero que conduce al árbol. Sin embargo, no está marcado dado que los guardaparques no quieren que grandes grupos de turistas rodeen el árbol.

Hay un pequeño sendero que conduce al árbol. Sin embargo, no está marcado dado que los guardaparques no quieren que grandes grupos de turistas rodeen el árbol.

Hay un pequeño sendero que conduce al árbol. Sin embargo, no está marcado dado que los guardaparques no quieren que grandes grupos de turistas rodeen el árbol.

Parece un arbusto y nunca luce flores coloridas. Está alejado de todo y cerca de nada. Por su aspecto y su vida uno diría que no podría ser feliz. Sin embargo el se eleva orgulloso.

Old Tjikko, viejo como ninguno. Sigue viendo pasar la vida y guardando recuerdos.

Old Tjikko, viejo como ninguno. Sigue viendo pasar la vida y guardando recuerdos.

Es Old Tjikko, viejo como ninguno. Un árbol que si pudiera hablar contaría las más fabulosas historias del hombre. Y se mece suave soplado por su amigo el viento.

Ambos son ancianos como nadie, pero uno sigue soplando y el viejo Tjikko sigue viendo pasar la vida y guardando recuerdos.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Medio Ambiente

Apareció una abeja que se creía extinta desde hace 100 años

Publicado

on

Por

Los científicos no veían una abeja embozada australiana desde 1923. Ahora la han visto en libertad pero la mala noticia es que se cree que solo hay 6 en todo el planeta.

Los científicos no veían una abeja embozada australiana desde 1923. Casi cien años después y cuando creían que era una especie extinta, los investigadores han logrado avistar ejemplares en libertad. La mala noticia es que solo han encontrado seis.

El entomólogo James Dorey, recorrió junto un equipo de investigadores de la Universidad de Flinders, Australia, 225 potenciales lugares que podían ser hábitats para estas abejas que llevan su nombre por la forma de sus segmentos abdominales, que asemejan a los pliegues de una capa.

La tarea fue ardua porque se trata de una especie solitaria que no anida en enormes colmenas como las abejas domésticas de las que extraemos la miel.

La abeja embozada australiana que no se veía desde 1923 (James Dorey/Journal of Hymenoptera Research).

La abeja embozada australiana que no se veía desde 1923 (James Dorey/Journal of Hymenoptera Research).

Pero buscaron específicamente: lugares donde hubiera dos raros tipos de árboles: el árbol rueda de fuego y el árbol de fuego Illawarra. Ambos poseen unas extrañas flores rojas, las cuales son el alimento favorito de estas abejas. Y así encontraron los 6 ejemplares a menos de 200 metros de estos árboles.

Pero el placer de estas abejas también es su condena. Es que desde la colonización de los europeos, Australia perdió el 40% de su masa forestal y cada vez hay menos árboles, especialmente de estas dos especies rarísimas.

Para peor, la especie es muy sensible a los incendios, y Australia ha sufrido en los últimos dos años los mayores incendios de su historia.

Estas abejas necesitan de dos árboles: el rueda de fuego y el de fuego Illawarra. Ambos poseen unas extrañas flores rojas, las cuales son el alimento favorito de estas abejas (James Dorey/Journal of Hymenoptera Research).

Estas abejas necesitan de dos árboles: el rueda de fuego y el de fuego Illawarra. Ambos poseen unas extrañas flores rojas, las cuales son el alimento favorito de estas abejas (James Dorey/Journal of Hymenoptera Research).

Pero Dorey y su equipo tienen esperanza que haya más abejas de esta especie. El próximo paso es explorar las zonas de selva más densa, donde hay más de estos raros árboles cuyas flores se encuentran a decenas de metros sobre el suelo.

La pérdida de esta especie sería trágica, pues es la única representante del género Pharohylaeus de entre las 1.654 tipos de abejas nativas de Australia.

El estudio de Dorey y su equipo fue publicado en Journal of Hymenoptera Research.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Medio Ambiente

Un fotógrafo logró capturar por primera vez a un pingüino amarillo

Publicado

on

Por

Yves Adams tomó espectaculares imágenes en Salisbury Plain, una isla de Georgia del Sur

El fotógrafo belga de fauna salvaje Yves Adams estaba en medio de una expedición de dos meses en el Atlántico Sur cuando se encontró con algo que nunca había visto antes: un pingüino de color amarillo entre una colonia de 120.000 pingüinos rey.

Adams compartió su encuentro con el pingüino amarillo en Instagram el jueves pasado, cosechando miles de likes. “Ganar la lotería de la naturaleza al ver el pingüino rey más bonito y oder hacer fotos”, escribió Adams.

La rara ave fue vista mientras Adams y su equipo descargaban el equipo de seguridad y la comida en Salisbury Plain, una isla de Georgia del Sur. Lo que le ocurrió después fue un golpe de suerte.

Pingüino amarillo. (yves_adams)Pingüino amarillo. (yves_adams)

“Mientras desempacábamos nuestros botes de goma apenas después de desembarcar en una playa remota de la isla de Georgia del Sur, este pingüino rey leucístico se acercó directamente a nuestra dirección en medio de un caos lleno de elefantes marinos y focas peleteras antárticas, y miles de otros pingüinos rey”, escribió Adams.

“Nunca había oído hablar de un pingüino amarillo. Había 120 mil pájaros en esa playa y este era el único amarillo allí. Todos parecían normales, excepto este. Fue una experiencia increíblemente única”, contó el fotógrafo belga de 43 años.

Pingüino. (yves_adams)Pingüino. (yves_adams)

El fotógrafo tuvo la suerte de que el pingüino de colores brillantes aterrizara en la playa cerca de su equipo, haciéndose lo suficientemente visible para una foto sin obstáculos en medio de una mezcla caótica de pingüinos y focas. “Normalmente es casi imposible moverse en esta playa debido a todos ellos. Si hubiera estado a 50 metros de distancia, no habría podido observar este espectáculo”, explicó.

Las fotografías de Adams muestran al ave de color amarillo nadando sobre su estómago y contoneándose en la orilla junto a sus compañeros en blanco y negro.

El extraño color se debe a una condición de pigmentación llamada leucismo. Al igual que en el caso de los pingüinos albinos, se trata de un defecto de nacimiento causado por la falta de pigmento en la piel y los ojos, lo que da lugar a un color amarillo.

(Archivo/Shutterstock.com)(Archivo/Shutterstock.com)

“Medios de todo el mundo se hicieron eco de estas fotos, y el teléfono no ha dejado de sonar desde entonces… parece que necesitamos desesperadamente noticias amarillas”, escribió con humor. Y agregó emocionado: “Ciertamente valió la pena, incluso antes de que viéramos a este pingüino amarillo. Fue impresionante ver a miles de estas aves en una roca en medio de este enorme y salvaje océano”.

Aunque Adams fotografió al ave en diciembre de 2019, tardó más de un año en publicar las fotos debido a las exigencias de su exposición. El belga realizó la gira con la firma estadounidense Quark Expeditions, una empresa de viajes de expedición al Polo Sur, en diciembre de 2019.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas