Connect with us

Economia

Por la megadevaluación, un auto cuesta varios sueldos más que en Chile, España y Brasil

Publicado

on

El salario mínimo hoy es de 251 dólares. El mercado automotor espera una brusca caída en las ventas pese a las bonificaciones.

Por la fuerte devaluación de agosto se derrumbó el poder adquisitivo de los argentinos. El sector automotor también sintió el impacto y cayeron un 25% los patentamientos en el mes.

¿Posibles razones? A comienzo de año se necesitaban unos 20 salarios mínimos para adquirir uno de los 0 Km. más baratos del mercado, el Chery QQ. Con los ajustes de estos días hay que desembolsar 33 sueldos. El salario mínimo vital y móvil hoy es de $10.000, que equivalen a u$s251 según el cierre de la víspera.

Los salarios argentinos hacen inalcanzables a los autos nuevos

Según relevó Ámbito Financiero, si se toma el Chery QQ, que es el modelo más accesible en la Argentina, según los precios de lista, se necesitan 33 sueldos de u$s251. Sin embargo, hoy en el mercado se comercializa el Volkswagen Gol con una fuerte bonificación, debido a que este modelo será renovado en poco tiempo. Con ese descuento, el modelo de la marca alemana es el más barato que se puede conseguir en concesionarias. Tomando aún este valor promocional, que es por tiempo limitado, la cantidad de salarios necesarios para comprarlo es de 29,9.

La cantidad de sueldos mínimos que se necesita está por encima de los que se requieren en Brasil para comprar el 0km más barato que, coincidentemente, es un QQ. En Chile, para adquirir el auto más económico, se necesitan 12,8 sueldos mientras que en España apenas 6,9 salarios.

La pérdida del poder adquisitivo del salario se va a sentir en el volumen del mercado anual. El año pasado se habían vendido 900.000 vehículos y se espera para el 2018 una caída marcada.

Se estima que los patentamientos pueden rondar las 800.000 unidades. Las previsiones para el 2019 son peores ya que el mercado podría perforar el piso de 700.000 si se mantiene la tendencia actual.

(Visited 10 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

El Gobierno apuesta a acuerdos para frenar los precios de los alimentos, pero no excluye subir las retenciones

Publicado

on

Por

La aspiración oficial es que no haya más aumentos en las góndolas. Las carnes son el primer objetivo. “No quisiéramos tener que aumentar retenciones en un sector como el maíz, pero tampoco se puede permitir que el shock sea regresivo”, dijo Guzmán en el Chaco

La escalada en los precios de los alimentos de las últimas semanas preocupa al Gobierno, que busca acelerar acuerdos con el sector privado para frenar la tendencia. En ese contexto, el Poder Ejecutivo advirtió que tiene sobre la mesa la posibilidad de subir las retenciones a las exportaciones para evitar que la suba de los precios internacionales de las commodities impacte en las góndolas.

Uno de los temas de discusión en la última reunión de gabinete económico, el jueves pasado, fue la aceleración de precios, especialmente ntre los alimentos frescos, que están fuera del alcance de otros esquemas vigentes como Precios Cuidados. El encargado de exponer fue el ministro de Agricultura Luis Basterra, quien dijo que “estamos explorando todas las posibilidades para que sea por consenso, por acuerdos, que alcancemos esos instrumentos para que la población acceda a los alimentos”.

El diagnóstico oficial es que el aumento de los precios de los commodities está relacionado con la dinámica que impuso la pandemia: aumentó la demanda de alimentos a nivel mundial y eso presionó sobre la inflación a nivel global y en los valores internacionales de esos bienes. “Para Argentina puede ser una oportunidad, pero queremos que ese shock no sea regresivo”, dijo el viernes el ministro de Economía Martín Guzmán en Chaco.

El inicio del 2021 encontró al Gobierno tratando de cerrar la tenaza sobre la formación de precios internos apoyándose en distintas medidas. Por un lado, amplió Precios Cuidados, que pasó de 400 a más de 600 productos. Por otro, extenderá el otro esquema que implementó al inicio de la pandemia, Precios Máximos, que a diferencia del anterior, no es voluntario, y mantiene congelados los valores de distintos rubros esenciales como alimentos y limpieza. La promesa de la Secretaría de Comercio fue deslistar progresivamente ese programa mientras se reforzaba Precios Cuidados. En los próximos días decidirá si libera más productos y permite o no un reajuste de precios.

El Poder Ejecutivo advirtió que tiene sobre la mesa la posibilidad de subir las retenciones a las exportaciones para evitar que la suba de los precios internacionales de las commodities impacte en las góndolas.

Por otro lado, el Gobierno sentó en distintas mesas de negociación a actores de la cadena de valor de los alimentos para conseguir acuerdos particulares. El más anunciado fue el de la carne. Desarrollo Productivo convocó al consorcio de frigoríficos ABC, que representa al 80% de las exportaciones y piensa dialogar con Coto para impulsar un acuerdo de precios de una docena de cortes con un esquema similar al de Precios Cuidados: valores acordados y ajustes periódicos, cada tres o cuatro meses.

El ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas afirmó en ese sentido que “la semana que viene tendremos novedades sobre una especie de canasta para comercializar cortes de carne a precios populares”, dijo en declaraciones a AM750. “Estamos muy cerquita de tener un acuerdo por ese tema”, afirmó el funcionario y anticipó que se trata de “una especie de canasta para comercializar algunos cortes a precios mucho más bajos” y “retrotraer el aumento que se dio sobre todo entre noviembre y diciembre”.

Al mismo tiempo, firmó un acuerdo con la cámara aceitera para llevar adelante un mecanismo que “contenga” subas de precios de aceites, prevé un mecanismo financiero para que la cámara conforme un fideicomiso “que permita asegurar un precio accesible del aceite de consumo familiar y, al mismo tiempo, compensar a los productores aceiteros que abastecen el mercado interno”, explicaron desde Producción.

La semana pasada empresarios panaderos pasaron por la Secretaría de Comercio. Las cámaras acordaron elaborar y enviar a los funcionarios un informe sobre su estructura de costos. El presidente de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines, Miguel Di Betta, había asegurado que el pan podría subir en los próximos días entre un 10 y 15% como consecuencia del aumento del precio de la harina, las grasas y la margarina, entre otros insumos.

Luis Basterra, ministro de Agricultura, afirmó que el Gobierno busca opciones para evitar más aumentos de precios en los alimentos.Luis Basterra, ministro de Agricultura, afirmó que el Gobierno busca opciones para evitar más aumentos de precios en los alimentos.

Las consultoras midieron en las últimas semanas una aceleración de precios de alimentos que alertó al Gobierno. “El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual promedio de 4,4% y 4,6% medida en el acumulado de las últimas 4 semanas. Estos niveles de precios dejan un arrastre para el resto de enero de 4,9%”, explicó un informe de la consultora LCG.

El Gobierno salió a asegurar entre jueves y viernes que los acuerdos siguen siendo su primera opción, pero no la única. “Hay muy buena voluntad de los actores del sector agropecuario y el rol del consejo agroindustrial de congregar sectorialmente a todos los actores de la cadena, y eso nos da la oportunidad de garantizar los alimentos para todos”, dijo Basterra al terminar la reunión de gabinete económico.

Un día después ante estudiantes de economía en la Universidad Nacional del Nordeste, Guzmán señaló: “No quisiéramos tener que aumentar retenciones en un sector como el maíz, porque lo que buscamos es que se venda a precio internacional, porque eso aumenta los incentivos a la producción y a la inversión. Pero tampoco se puede permitir que el shock sea regresivo”.

“No queremos que el impacto que tiene en toda la cadena productiva implique que eso se traslade a inflación en otros rubros de la canasta y que entonces una parte grande de la población termine siendo perjudicada y que un sector en particular se beneficie. Sí queremos que este shock sea positivo para la producción pero buscamos que no sea regresivo. Por eso trabajamos en acuerdos, siempre el primer objetivo es poder generar acuerdos”, insistió.

El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual promedio de 4,4% y 4,6% medida en el acumulado de las últimas 4 semanas, afirmó un reporte de la consultora LCG.

De todas formas, aseguró que el Gobierno se guarda la carta de una suba de retenciones para disociar el precio internacional en alza con los valores para el consumidor. “Quisiéramos no tener que recurrir a la política impositiva pero por supuesto que el Gobierno cuenta con los instrumentos para implementar las políticas que terminen siendo necesarias para asegurar que el shock sea progresivo”, advirtió.

El maíz y el trigo, dos insumos decisivos para la cadena alimentaria, pagan actualmente 12% de derechos de exportación. En los últimos años los dos commodities tuvieron distintas modificaciones en su régimen impositivo para el comercio exterior. Entre 2002 y fines de 2015 el maíz un 20% de tributo, salvo durante los meses en que duró el esquema de retenciones móviles, cuando llegaron a superar el 26%. El trigo, entre 2009 y 2015 abonó 23%.

Durante los primeros tres años de gobierno de Mauricio Macri el maíz y el trigo fueron beneficiados con un régimen de retenciones 0%, hasta que tras las sucesivas crisis cambiarias y la necesidad de ajuste fiscal que impuso el programa financiero con el Fondo Monetario Internacional, a fines de 2018 el macrismo implementó un sistema de retenciones que implicaba una doble alternativa: o pagaba 12% o 4 pesos por dólar exportado. De esas dos, la opción más beneficiosa p ara el productor. Con el regreso del kirchnerismo al poder, el Gobierno de Alberto Fernández eliminó esa alternativa “pesificada” y dejó vigentes las alícuotas de 12%.

(Visited 5 times, 5 visits today)
Seguir leyendo

Economia

El gabinete económico analizó la suba de precios de alimentos y estudia medidas

Publicado

on

Por

El Gobierno observa los aumentos en productos frescos como verduras, frutas y carnes, que están fuera del alcance de Precios Cuidados. La canasta básica tuvo en 2020 un incremento más elevado que el IPC

El Gobierno tomó nota de la fuerte suba de precios de alimentos de las últimas semanas y trató ese tema en la reunión de gabinete económico que realizó este jueves por la tarde en la Casa Rosada, según pudo saber Infobae. El Indec dio a conocer que la canasta básica tuvo en 2020 un incremento superior a la inflación general.

El encuentro, encabezado por el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, que se realizó el Salón de los Científicos de la Casa de Gobierno. El temario que trataron los funcionarios estuvo integrado por tres cuestiones: alimentos, programa ATP y el nuevo Repro II. En primer lugar, se habló la situación de los precios de alimentos, tras un repunte de la inflación en diciembre (marcó un 4%, la marca más alta de 2020) y que según consultoras privadas la tendencia era de un ritmo de precios mayor al 3% en este primer mes del año. El gabinete económico analizó un sector en particular que está fuera del alcance de los acuerdos con el sector privado como Precios Cuidados: los alimentos frescos, como verduras, frutas y carnes.

Según un estudio de la consultora LCG, “en la primera semana de enero la suba de precios de los alimentos promedió 1,2%, acelerándose 0,8 puntos porcentuales respecto a la semana anterior”. “El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual promedio de 4,5% en las últimas 4 semanas y 5,5% medida punta a punta (primera semana de enero contra primera semana de diciembre). Estos niveles de precios dejan un arrastre para el resto de enero de 3 por ciento”, resaltó.

El gabinete económico analizó un sector en particular que está fuera del alcance de los acuerdos con el sector privado como Precios Cuidados: los alimentos frescos, como verduras, frutas y carnes.

De acuerdo a un relevamiento realizado por Infobae en base a datos oficiales, a lo largo de 2020 hubo productos con incrementos de hasta casi 180% entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020. Es el caso del kilo de naranja, que pasó de costar $26,41 hace un año a $73,49, lo que implicaría así un incremento de su valor de 178,3%. El relevamiento del Indec incluye precios promedio del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

En segundo lugar, el kilo de manzana tenía un valor de $72,99 en diciembre de 2019 y experimentó un aumento de 154% hasta los $185,56 actuales. Completó el podio de los bienes con mayor nivel de incrementos a lo largo del año el kilo de limón, que subió 135% desde los $56,49 hasta $133,12, midió el Indec.

El Gobierno dio el primer paso en su esquema de control de precios con un acuerdo con las empresas del sector alimenticio y de limpieza para llevar adelante una nueva etapa de Precios Cuidados hasta abril. El próximo escalón, y que ya empezó a desandar el Poder Ejecutivo en los últimos días es un pacto con los frigoríficos para establecer una canasta de referencia para las carnicerías, después de un 2020 en que los cortes llegaron a aumentar por encima del 90 por ciento.

La inflación en los alimentos fueron uno de los temas de debate en el gabinete económico de este jueves. (Foto: Jefatura de Gabinete)La inflación en los alimentos fueron uno de los temas de debate en el gabinete económico de este jueves. (Foto: Jefatura de Gabinete)

En ese sentido, al terminar la reunión de gabinete económico, el ministro de Agricultura Luis Basterra afirmó: “Lo mejor que nos puede ocurrir es que los argentinos nos comprometamos a garantizar el acceso a los alimentos para toda nuestra población”.

“Hay muy buena voluntad de los actores del sector agropecuario y el rol del consejo agroindustrial de congregar sectorialmente a todos los actores de la cadena, y eso nos da la oportunidad de garantizar los alimentos para todos” destacó el funcionario, y amplió: “estamos explorando todas las posibilidades para que sea por consenso, por acuerdos, que alcancemos esos instrumentos para que la población acceda a los alimentos”.

La Canasta Básica Alimentaria (CBA) registró en diciembre un aumento del 5,1%, lo que determina que un grupo familiar compuesto por dos adultos y dos menores necesite percibir ingresos por $ 22.680,97 para no caer en situación de indigencia, con lo que a lo largo de 2020 marcó una suba acumulada de 45,5%, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Estamos explorando todas las posibilidades para que sea por consenso, por acuerdos, que alcancemos esos instrumentos para que la población acceda a los alimentos.

Por su parte, el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que además de alimentos reúne indumentaria y transporte, marcó un incrementó 4,7% en diciembre, por lo cual el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por $54.207,53 para no caer debajo de la línea de la pobreza, mientras que el acumulado del año cerró con un aumento de 39,1 por ciento.

En segundo lugar, respecto al programa ATP, el gabinete estudió los casos de empresas que fueron aceptadas para recibir la asistencia salarial y no respetaron las restricciones de la normativa, como la prohibición de comprar dólar mediante contado con liquidación. Esta semana AFIP adelantó que investiga a unas 2000 empresas en falta.

Como balance del programa en 2020, el gabinete económico concluyó que el ATP alcanzó a más de 306.000 empresas (más del 99% de ellas pymes) que percibieron, al menos una vez, los beneficios de ese esquema de asistencia salarial. “El programa permitió complementar los salarios de más de 2,9 millones de trabajadoras y trabajadores del sector privado. La inversión estatal afectada al pago del Salario Complementario en el marco del ATP, durante sus nueve meses de vigencia, alcanzó los 236.000 millones de pesos, equivalente a 0,8% del PBI”.

El costo de la Canasta Básica Total (CBT), que además de alimentos reúne indumentaria y transporte, marcó un incrementó 4,7% en diciembre (EFE/JUAN IGNACIO RONCORONI/Archivo)
El costo de la Canasta Básica Total (CBT), que además de alimentos reúne indumentaria y transporte, marcó un incrementó 4,7% en diciembre (EFE/JUAN IGNACIO RONCORONI/Archivo)

Por otra parte, en la reunión se analizó la continuidad del programa Repro II que reemplazó al ATP y por el cual el Gobierno mantiene la ayuda salarial para unas 3500 empresas de sectores que aún sienten el impacto de la pandemia como el turístico, gastronómico, de entretenimiento y, desde el mes próximo, prestadoras de salud.

También participaron además la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco; los ministros de Economía, Martín Guzmán; de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; de Trabajo, Claudio Moroni; el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, y la titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont.

En ese marco, este jueves el Gobierno decidió prorrogar hasta fin de año la doble indemnización por despido y extenderá además la prohibición de despidos por otros 90 días. La primera de las dos medidas fue tomada por el Poder Ejecutivo tras el cambio de administración, mientras que la restricción para cesantías comenzó en marzo, como parte del paquete de medidas para afrontar la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Economia

Vence el congelamiento de los créditos UVA: ¿qué pasará con las cuotas a partir de febrero?

Publicado

on

Por

El incremento para el mes próximo será de 6,8% a 9% de acuerdo al momento en que se congelaron las cuotas

Luego de más de un año, el próximo 31 de enero se vence el congelamiento de las cuotas de los créditos hipotecarios UVA. A partir de febrero, según lo previsto en el decreto, los deudores deberán enfrentar la actualización de las cuotas, que dependerá del tipo de congelamiento que obtuvieron. Según el monto recibido, hay casos –créditos para vivienda única menores a 120.000 UVA– donde el congelamiento arrancó en agosto de 2019 y otros en marzo de 2020.

Aunque el Gobierno trabaja en una posible extensión de entre uno y dos meses para el congelamiento de los alquileres, no hay definiciones sobre si se tomará una medida similar para los créditos hipotecarios. La extensión de ambas medidas se tratará este jueves en la reunión del Gabinete económico.

En caso de que no haya un nuevo congelamiento, en febrero habrá una actualización de las cuotas. Según estimaciones del sector financiero, en el caso de los créditos más bajos, el incremento en la cuota a partir del mes próximo sería del 9%

Los grupos que representan a los deudores mantuvieron reuniones el mes pasado con las nuevas autoridades del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat pero no obtuvieron precisiones sobre un nuevo congelamiento y, por lo tanto, estiman que a fines de enero finalizará el congelamiento. “No sabemos qué pasará con el tema de la suspensión de las ejecuciones y hasta marzo está vigente la posibilidad de no pagar y diferir al final del crédito”, señaló Marcelo Mercere, abogado e integrante de la agrupación.

En el caso de que no haya un nuevo congelamiento, en febrero habrá una actualización de las cuotas. Según estimaciones del sector financiero, en el caso de los créditos más bajos, el incremento en la cuota a partir del mes próximo sería del 9%, de acuerdo a las expectativas de inflación relevadas por el Banco Central entre las principales consultoras económicas.

Se prevé un “esquema de convergencia” para las cuotas que se descongelen que se aplicará hasta julio de 2022 (Adrián Escandar)Se prevé un “esquema de convergencia” para las cuotas que se descongelen que se aplicará hasta julio de 2022 (Adrián Escandar)

En el caso de los deudores, hay dos grupos: por un lado los que obtuvieron créditos para vivienda única hasta 120.000 UVA, que percibieron congelamiento de la cuota desde agosto de 2019 y hasta enero de 2020 y luego entre marzo de 2020 y enero de 2021, que representan aproximadamente el 80% de las financiaciones hipotecarias UVA. Y por otro lado, los deudores de créditos hipotecarios para vivienda única de más de 120.000 UVA y prendarios, que solo se beneficiaron del segundo congelamiento. En este caso, el aumento rondaría el 6,8%, según los datos del mercado.

El decreto de congelamiento prevé un “esquema de convergencia” para las cuotas que se descongelen que se aplicará entre el 1° de febrero de 2021 y el 31 de julio de 2022 tanto para los créditos hipotecarios de vivienda única como para créditos prendarios UVA. Este esquema de bonificación distribuye el alza total que debía imputarse a partir del mes de febrero.

Los deudores piden que se congele el valor de la UVA hasta que se establezca un nuevo mecanismo de actualización de las cuotas

Desde Hipotecados UVA advierten sobre la situación que deberán enfrentar en los próximos meses, con una inflación proyectada para 2021 de 50% y un pago de cuotas actualizadas a un valor UVA que ya supera los $65. ️En agosto de 2019, en el primer congelamiento, el valor era de $40,16. “Considerando una inflación piso del 3% mensual, muy conservadora, la cuota en 2021 se incrementaría un 65% aproximadamente. Y a lo largo de 18 meses, el plazo que dura la convergencia, un 160%. Imposible de afrontar considerando lo deprimidos que están los ingresos”, advirtió Mercere.

”Los créditos UVA no son un mero acuerdo entre particulares. Se aprobaron en el Congreso, los promovió el Ejecutivo y los otorgaron bancos estatales en su mayoría. Somos el resultado de una decisión política. Necesitamos que retome el Estado una mirada que proteja el derecho a la vivienda sobre los intereses financieros”, aseguran.

La mora para créditos hipotecarios es de 0,8%, según datos del BCRA (Adrián Escandar)La mora para créditos hipotecarios es de 0,8%, según datos del BCRA (Adrián Escandar)

El grupo de Hipotecados UVA estiman que hay más de 100.000 familias que obtuvieron estos créditos y serán afectadas por el descongelamiento. Su pedido es que se congele el valor de la UVA hasta que se establezca un nuevo mecanismo de actualización de las cuotas. En el último registro publicado por el Banco Central, en agosto de 2020, la mora para créditos hipotecarios es de 0,8%. Durante la pandemia, se incrementó 0,2 puntos porcentuales interanual.

Por otro lado, hasta el 31 de marzo de 2021 se mantiene vigente la comunicación A7181 del BCRA que permite diferir hasta el final del crédito las cuotas impagas con el solo devengamiento de la tasa de interés compensatoria, al igual que el resto de las deudas bancarias en el marco de la pandemia.

“Los deudores podrán refinanciar las deudas por diferencia de cuota acumuladas en el segundo congelamiento y la convergencia a tasa 0% en UVA a pagar al final del crédito. Ello equivaldría a hasta 4,4 cuotas adicionales para deudores que recibieron los dos congelamientos y hasta 2,8 cuotas para los que se beneficiaron solo del segundo”, señalaron desde el sector financiero. Además, en el artículo 4 del Decreto 767/2020 se prevé un tratamiento especial hasta el 31 de julio de 2022 para todos aquellos deudores cuya cuota supere el 35% del ingreso.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas