Connect with us

Coronavirus

Polémica por el proyecto de ley de donación presunta de plasma de recuperados por COVID-19

Publicado

on

Legisladores bonaerenses intentaron llevar adelante una norma similar a la Ley Justina, en la que todos quienes se contagiaron del virus SARS-CoV-2 serían donantes presuntos de plasma, a menos que expresen lo contrario. El proyecto fue desestimado anoche en la legislatura bonaerense, que aprobó otro referido a la promoción de donar sin obligatoriedad. Cuestionamientos científicos sobre un método todavía experimental contra el coronavirus

Con el correr de los días, en las últimas semanas comenzó a escucharse cada vez más el método de utilización de plasma convaleciente de pacientes recuperados por COVID-19 como una forma muchas veces eficaz, pero todavía en experimentación, para aplicar a quienes padecen la enfermedad en forma grave.

El plasma se obtiene a partir de una donación de sangre de un paciente recuperado de coronavirus y se trata de un líquido transparente y ligeramente amarillento que representa el 55% del volumen total de sangre, donde se encuentran suspendidas las células sanguíneas como glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

Cuando una persona se infecta con un virus, patógeno o microorganismo que lo enferma la primera respuesta parte del sistema inmune. Este produce anticuerpos con las células de los glóbulos blancos, que van a permanecer en la sangre por un período de tiempo para protegerlo de próximas infecciones.

Daniel Lipovetsky, diputado bonaerense de Juntos por el Cambio presentó la iniciativa de donante presunto de plasma (Télam)Daniel Lipovetsky, diputado bonaerense de Juntos por el Cambio presentó la iniciativa de donante presunto de plasma (Télam)

Frente a esta situación, el diputado bonaerense de Juntos por el Cambio Daniel Lipovetzky presentó esta semana una iniciativa para que los recuperados de coronavirus sean considerados donantes presuntos a fin de aumentar la cantidad de aportantes a este tratamiento experimental, dado que solo el 10 por ciento de los bonaerenses que transitaron la enfermedad donaron plasma para futuros ensayos clínicos. Pero el proyecto fue desestimando anoche en la legislatura provincial.

Anoche, pasadas las 20 horas, fue aprobado en el Senado bonaerense el proyecto del senador provincial Luis Omar Vivona, que tuvo el visto bueno unánime de la Comisión de Salud del Senado bonaerense. La propuesta con media sanción pasó a Diputados y se aprobó también alrededor de las 22.30 horas. La norma aprobada busca la promoción de la donación de plasma de pacientes convalecientes por COVID-19 y afirma que impulsa el interés provincial para que exista una mayor cantidad de donantes de sangre. Pero de ninguna manera es obligatoria, compulsiva o presunta, aclararon fuentes legislativas bonaerenses.

Luego de la polémica generada en la semana por la crítica a la supuesta obligatoriedad de donar sangre, en declaraciones en la semana a distintos medios, el diputado aseguró que el proyecto de su autoría buscaba ir “un paso más allá” de la propuesta que ya impulsaba el oficialismo bonaerense, con el proyecto presentado por la legisladora María Laura Ramírez, de La Matanza, quien preside la comisión de Salud, para declarar de interés la donación de plasma en la Provincia.

La iniciativa se basaba en el modelo de la Ley Justina, que él había impulsado durante su mandato como diputado nacional y que, a partir de su sanción, estableció que todos los ciudadanos argentinos son donantes de órganos presuntos, excepto que se exprese una negativa fehaciente.

Un trabajador de la salud supervisa la donación de plama en el Instituto de Hemoterapia de la Provincia de Buenos Aires, en La Plata. REUTERS/Agustin MarcarianUn trabajador de la salud supervisa la donación de plama en el Instituto de Hemoterapia de la Provincia de Buenos Aires, en La Plata. REUTERS/Agustin Marcarian

Si vos no manifestás tu voluntad de no donar, sos presunto donante”, explicó el legislador bonaerense que remarcó que “la idea es que, una vez curada, la persona que tuvo coronavirus aparezca en un registro del sistema público de salud y tenga 5 días para manifestar su negativa a ser donante de plasmacaso contrario el Estado lo convocará a donar plasma para otros pacientes que estén padeciendo la enfermedad”.

Al ser consultado sobre “la sanción” para aquellos que no manifiesten su negativa a donar pero que tampoco se presenten a la hora de ser convocados por el Estado, el diputado Lipovetzky dijo que es algo que se deberá debatir en consenso. “No hay donación compulsiva, lo que hay que debatir si habrá pena o no; eso hay que ver en la búsqueda de consenso, podría ser una multa administrativa, como la que hay si uno no vota, se trata de una sanción económica”, adelantó.

Las críticas hacia esta propuesta no tardaron en llegar. Primero por el carácter compulsivo que puede derivar la aplicación de la norma si es aprobada. Luego, por la convalidación de una norma sobre un método experimental que todavía no fue aprobado como tratamiento por la ANMAT en Argentina, ni en ningún país del mundo. Y múltiples razones entre las que se encuentran por ejemplo el derecho de poder decidir sobre el propio cuerpo.

Imagen de paquetes con plasma sanguíneo tomado de una persona que se recuperó del COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, que será utilizado en pacientes críticos, en un banco de sangre en Basora, Irak. 20 de junio, 2020. REUTERS/Essam Al-Sudani

Imagen de paquetes con plasma sanguíneo tomado de una persona que se recuperó del COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, que será utilizado en pacientes críticos, en un banco de sangre en Basora, Irak. 20 de junio, 2020. REUTERS/Essam Al-Sudani

La doctora Nora Etchenique, directora del Instituto Provincial de Hemoterapia, con sede en La Plata, lugar donde se convoca a que concurran quienes se recuperaron de COVID-19 y puedan donar plasma, explicó que el proyecto de ley de donante presunto de plasma “va contra la Constitución y cualquier ley establecida”. Refiriéndose a la Ley Justina, indicó que “el donante presunto de órganos lo puede hacer cuando está muerto, pero cuando uno está vivo es dueño de su propio cuerpo y sangre”.

“Si bien es importante continuar nuestros estudios sobre plasma de pacientes recuperados por COVID-19 y su efecto en personas que lo padecen en forma grave, hay que destacar que se trata de una técnica experimental. Ni siquiera la catalogamos todavía como tratamiento. Por eso, pensar que a una persona se la obligue a donar sangre o se la sancione si no lo hace es algo totalmente ilógico e inconstitucional”, deslizó Etchenique.

Y agregó: “Sí, estoy a favor de la promoción de la donación de plasma voluntaria y el registro único de donantes. Para ello hay que trabajar mucho en la comunicación y la concientización de esta temática a la sociedad. Es una cuestión de educación y no de imposición, más ahora que todos estamos defendiendo el decidir sobre nuestro propio cuerpo en otras temáticas”.

Un enfermero en Basora muestra plasma donado que va a utilizar en pacientes con COVID-19 . REUTERS/Essam Al-SudaniUn enfermero en Basora muestra plasma donado que va a utilizar en pacientes con COVID-19 . REUTERS/Essam Al-Sudani

No todos los pacientes recuperados pueden donar. Se estima que de un 20 a un 30% de los recuperados están en condiciones de hacerlo, pasados 14 días de su recuperación y contando con dos pruebas negativas de PCR, realizadas con al menos un intervalo de 24 horas, y con toma de muestra nasofaríngea”, aclaró Etchenique que agregó que deben previamente realizar una entrevista médica para evaluar las mismas cuestiones que se evalúan en un donante de sangre voluntario.

Lipovetzky defendió su iniciativa manifestando: “Sabemos que el tratamiento con plasma es experimental, pero tanto el Estado nacional como provincial han decidido impulsarlo y, por eso, el Congreso de la Nación aprobó un proyecto en ese sentido, que fue apoyado por los dos bloques mayoritarios”. El diputado se refirió a la iniciativa impulsada por Máximo Kirchner, del Frente de Todos, y Cristian Ritondo, de Juntos por el Cambio, que obtuvo media sanción de Diputados la semana pasada y que ahora aguarda por su tratamiento en el Senado.

El lunes último, el Ministerio de Salud de la Nación aprovechó el reporte matutino diario para reforzar tres ideas sobre el tratamiento con plasma, a través de la voz de Daniel Fontana, coordinador de la Dirección de Medicina Transfusional: “Primero, que se encuentra en una etapa experimental, de ensayo, y que no está probada su efectividad; segundo, que no reviste efectividad en pacientes graves con falla multiorgánica; tercero, que la donación es muy importante pero no es obligatoria”.

Fotografía realizada el 30 de junio de 2020, de un laboratorista clínico que trabaja en la extracción de plasma de la sangre de un donante recuperado de Covid-19, en el hospital Benjamín Bloom, en San Salvador. EFE/Rodrigo Sura
Fotografía realizada el 30 de junio de 2020, de un laboratorista clínico que trabaja en la extracción de plasma de la sangre de un donante recuperado de Covid-19, en el hospital Benjamín Bloom, en San Salvador. EFE/Rodrigo Sura

Hay un ensayo clínico, experimental, para evaluar la efectividad del plasma y la seguridad del mismo. Este ensayo que está en curso contó con la participación de múltiples e importantes instituciones y más de 50 profesionales”, comentó Fontana, que aclaró que “la mayoría de los ensayos hace foco en si el plasma es efectivo en los inicios de la infección, antes de que el paciente desarrolle una enfermedad pulmonar grave. La hipótesis es que el plasma puede ser beneficioso, no curar pero sí impedir que la enfermedad ingrese a etapas más graves y que el paciente ingrese a respiración mecánica”.

El infectólogo Fernando Polack, que dirige la Fundación Infant y en estos momentos está realizando un estudio para comprobar científicamente si el plasma de pacientes que han padecido coronavirus sirve para morigerar los efectos en los nuevos contagiados, aseguró a Infobae: “Todavía no sabemos si el plasma de convaleciente sirve para tratar el coronavirus. No hay evidencia científica alguna en ningún lugar del mundo que indique que el plasma de convaleciente mejore o resuelva el coronavirus. Todo lo que escuchamos son reportes anecdóticos y tienen la complicación de que en aquellos casos en los que el plasma no funciona es altamente improbable que se reporten. No imagino una familia diciendo que alguien recibió plasma y no funcionó”.

El infectólogo Fernando Polack, que dirige la Fundación Infant, lleva adelante un estudio que busca probar la efectividad del plasma convaleciente en pacientes con COVID-19 El infectólogo Fernando Polack, que dirige la Fundación Infant, lleva adelante un estudio que busca probar la efectividad del plasma convaleciente en pacientes con COVID-19

“Hoy, hasta tanto se demuestre en un estudio formal la utilidad del plasma en alguna población y en alguna circunstancia, el único uso razonable es el uso compasivo. Es decir, sin saber si el plasma funciona, usarlo como una de las múltiples medidas que usan los médicos con la esperanza de salvar una vida”, agregó el experto en vacunas, que remarcó: “Hoy es tan solo una esperanza que hay que evaluar cuidadosamente. Si yo supiera que el plasma resuelve el problema del coronavirus no estaría haciendo el estudio que hago para determinar si sirve sino proponiendo su distribución. Si se demuestra que el plasma sirve, como todos los demás medicamentos del mundo, va a tener indicaciones muy precisas que se irán modificando a medida que el conocimiento se vaya ampliando”.

La Comisión de Directores Médicos de Adecra+Cedim para sentar su posición sobre el tema, frente a la falta, aún, de “evidencia de resultados”. “Existe la necesidad de tener tratamientos eficaces contra el coronavirus en humanos y el tiempo apremia pero no debe ser confundida oportunidad de prueba, o aún, uso ante falta de mejor alternativa, con prescripción obligatoria de plasma por su supuesta eficacia. Es nuestro deber levantar una voz de cautela”, afirmaron en un comunicado.

Dentro de las investigaciones en curso, “que incluyen la iniciativa del Ministerio de Salud de la Nación -Resolución 783/2020-”, el informe destacó que “la Dirección de Sangre y Medicina Transfusional de la Cartera de Salud nacional y la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular, en un documento conjunto, no recomiendan el uso compasivo del plasma de convalecientes, reiterando que resulta imperioso continuar y fortalecer la culminación de los ensayos clínicos en desarrollo”.

Una enfermera cataloga un plasma donado en La Plata - REUTERS/Agustin MarcarianUna enfermera cataloga un plasma donado en La Plata – REUTERS/Agustin Marcarian

En este sentido, los directores médicos ampliaron: “El uso de plasma de convaleciente es una posible terapia en fase experimental, cuya eficacia y efectividad hasta ahora no se ha demostrado, y en idéntico sentido es considerado en los protocolos de atención a pacientes con COVID-19 emitidos por las autoridades sanitarias”.

Asimismo, advirtieron que “si bien es una atractiva idea desde el punto de vista fisiopatológico, en el caso de la pandemia por coronavirus restan muchas preguntas sin responder” y, entre los interrogantes, mencionaron: “¿Por qué, con los métodos actuales, en algunos pacientes recuperados no se detectan anticuerpos? ¿En los pacientes con anticuerpos detectados son todos neutralizantes, es decir, efectivos contra el virus? ¿En los pacientes con anticuerpos neutralizantes, qué cantidad de plasma contiene una cantidad suficiente?”.

También detallaron que “el recurso de plasma es finito, no factible de ser fabricado, y su seguridad depende de la calidad de las pruebas para detectar otros virus o bacterias, incluyendo técnicas de biología molecular”. “Existe la necesidad de tener tratamientos eficaces contra el coronavirus en humanos y el tiempo apremia pero no debe ser confundida oportunidad de prueba, o aún, uso ante falta de mejor alternativa, con prescripción obligatoria de plasma por su supuesta eficacia. El principio de no dañar prima siempre, y los tratamientos de enfermedades graves no pueden basarse en creencias o ilusiones sino en hechos”, resumieron.

A través del procedimiento de aféresis se logra obtener plasma convaleciente -  REUTERS/Agustin MarcarianA través del procedimiento de aféresis se logra obtener plasma convaleciente – REUTERS/Agustin Marcarian

Datos científicos de plasma no corroborados

Adecra+Cedim citó en el informe algunas de las principales conclusiones de la literatura médica disponible hasta el momento:

– “Un estudio publicado por el Grupo de Hematología de la Colaboración Internacional Cochrane concluye que es incierta la efectividad del plasma de convaleciente para pacientes internados por COVID-19, teniendo un muy bajo nivel de certeza la evidencia sobre eficacia y seguridad de esta terapia”.

– “Los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, país con el mayor número de afectados en el planeta, establecen falta de evidencia ni a favor ni en contra del uso de plasma, reservando la posibilidad de su uso compasivo, es decir, intento entre los últimos recursos”.

Horacio Sabatini, dona plasma luego de recuperarse de COVID-19 - REUTERS/Agustin MarcarianHoracio Sabatini, dona plasma luego de recuperarse de COVID-19 – REUTERS/Agustin Marcarian

– “Un documento publicado en el sitio web de la Sociedad Americana de Hematología refiere que el rol del tratamiento con plasma de convalecientes es poco claro pues todos los enfermos recibieron al menos un tratamiento adicional, incluyendo antivirales, antibióticos, antimicóticos y corticoesteroides”.

– “La seguridad del tratamiento parece avalada por un estudio sobre 20 mil pacientes en el marco del programa de acceso extendido a plasma de convalecientes de COVID-19 de la FDA (Food and Drug Administration) norteamericana. Los autores sugieren además que este tratamiento, administrado tempranamente a pacientes hospitalizados por COVID-19, podría reducir la mortalidad”.

(Visited 154 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

El Reino Unido pidió que se evalúe si la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por AstraZeneca debería ser autorizada para su uso

Publicado

on

Por

El secretario de Salud de Gran Bretaña dijo que había pedido a la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios que determinara si la vacuna “cumple los rigurosos estándares de seguridad”

El gobierno británico informó el viernes que ha solicitado formalmente al regulador de medicamentos de la nación que evalúe si la vacuna contra COVID-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford debería ser autorizada para su uso.

La petición fue efectuada en medio de preguntas sobre unos resultados preliminares de los ensayos clínicos de la vacuna, luego que la compañía y la universidad reconocieron que la parte más alentadora de sus hallazgos se derivó de un error en la dosis.

El secretario de Salud de Gran Bretaña, Matt Hancock, dijo que había pedido a la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA por sus siglas en inglés) que determinara si la vacuna “cumple los rigurosos estándares de seguridad”.

Es la segunda candidata a vacuna que alcanza la fase de evaluación formal en Gran Bretaña, detrás de una desarrollada por Pfizer y su socio alemán BioNTech. Una tercera vacuna de la firma estadounidense Moderna no está muy rezagada.

El gobierno británico ha ordenado 100 millones de dosis de la vacuna de Oxford y AstraZeneca, y planea empezar a distribuirla en diciembre si obtiene la aprobación.

Ilustración fotográfica con viales de vacunas contra el coronavirus junto al logo de AstraZeneca. 31 octubre 2020. REUTERS/Dado RuvicIlustración fotográfica con viales de vacunas contra el coronavirus junto al logo de AstraZeneca. 31 octubre 2020. REUTERS/Dado Ruvic

El regulador dijo que no podía proporcionar un plazo para la posible aprobación de las vacunas.

June Raine, directora ejecutiva de la MHRA, dijo que “ninguna vacuna sería autorizada para su suministro en Gran Bretaña a menos de que se cumplan los estándares de seguridad, calidad y eficacia”.

Oxford y AstraZeneca reportaron el lunes que su vacuna parecía ser 62% efectiva en la gente que recibió dos dosis, y 90% efectiva cuando los voluntarios recibieron media dosis seguida de una dosis completa. En ese momento no mencionaron que un problema de producción había resultado en que “media dosis de la vacuna había sido administrada como la primera dosis” a algunos de los participantes, pero posteriormente lo reconocieron.

La farmacéutica y la universidad informaron del problema al regulador de Gran Bretaña cuando lo descubrieron, y se acordó que completaran la fase final del ensayo con dos grupos.

AstraZeneca ha dicho que planea realizar un nuevo ensayo clínico a nivel mundial para evaluar la efectividad de la vacuna, pero no prevé que eso demore una aprobación por parte de los reguladores en Gran Bretaña o en la Unión Europea, aunque la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos podría tardar más.

Vista de una vacuna de ensayo contra la covid-19. EFE/Erdem Sahin/Archivo
Vista de una vacuna de ensayo contra la covid-19. EFE/Erdem Sahin/Archivo

Algunos científicos han expresado inquietudes sobre disparidades en los datos y la forma en que se reportaron los resultados. Sólo 2.741 personas recibieron la mitad de la dosis, lo que hace que sea más difícil saber si la efectividad vista en un grupo es real o es una anomalía estadística. Un total de 8.895 personas recibieron dos dosis completas.

Eleanor Riley, profesora de inmunología y enfermedades infeccionas en la Universidad de Edimburgo, dijo que Oxford y AstraZeneca necesitaban responder las preguntas sobre sus resultados “de forma clara y completa”.

La confianza es primordial cuando se trata de vacunas y no debemos hacer nada que pueda socavar de alguna manera esa confianza”, comentó.

Está previsto que los resultados completos se publiquen en la revista médica The Lancet, aunque no se ha dado una fecha.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Horror en Dinamarca: los visones sacrificados para prevenir un brote de COVID-19 están emergiendo de la tierra

Publicado

on

Por

Los gases de los cuerpos en descomposición están haciendo que los animales salgan a la superficie, algo que según las autoridades no representa un riesgo de contagio.

Millones de visones que las autoridades de Dinamarca sacrificaron en las últimas semanas para prevenir que una cepa mutante del coronavirus se expandiera por la población humana están emergiendo nuevamente a la superficie.

Así lo han reportado medios locales, que afirman que ello es consecuencia de los gases que se producen durante la descomposición de los restos. Por ende, en West Jutland, región donde se sacrificaron millones de especímenes, han tenido que volver a enterrar los cadáveres.

Las autoridades afirman que no hay riesgo de contagio, pero las impactantes imágenes ya circulan por las redes danesas donde internautas no han dudado de calificar este suceso como el despertar de los ‘visones zombies’ y bromear con que pronto habrá películas sobre el hecho.

Según los funcionarios daneses el problema ocurrió porque algunos de los pozos donde enterraron los visones solo tenían un metro de profundidad, lo que facilitó que los cuerpos se llenaran de gases y salieran a la superficie. Dijeron que se está agregando más tierra a los pozos para evitar que ello vuelva a suceder.

Cientos de visones son enterrados en una fosa en un área militar cerca de Holstebro, en Dinamarca. EFE/Morten Stricker/Dagbladet Holstebro Struer/Jysk Fynske/Archivo Cientos de visones son enterrados en una fosa en un área militar cerca de Holstebro, en Dinamarca. EFE/Morten Stricker/Dagbladet Holstebro Struer/Jysk Fynske/Archivo

De acuerdo con Thomas Kristensen, portavoz de la Policía Nacional, el suelo arenoso en el oeste de Jutlandia es en parte responsable de lo sucedido, porque no es lo suficientemente pesado para detener los cuerpos de los visones.

En relación con la descomposición se forman gases, lo que hace que el visón se expanda un poco (…) De esa manera, en el peor de los casos, son empujados fuera del suelo”, dijo Kristenser en declaraciones entregadas a la emisora DR y citadas por The Daily Mail.

En Dinamarca se tomó la determinación de sacrificar a toda la población de visones del país, unos 17 millones, los cuales en su mayoría son reproducidos en granjas especializadas en el comercio de sus pieles, que son muy preciadas para la industria de la moda.

Los pequeños animales quedaron en la mira de las autoridades luego de que se confirmara que habían contraído el COVID-19. El virus mutó en su organismo y luego infectó de vuelta a los humanos, con una nueva cepa que según afirmaron los científicos podría bajar la efectividad de todas las vacunas que se están desarrollando para combatir la pandemia hasta hacerlas inútiles.

Este riesgo era tal que Dinamarca ordenó matar a todos sus visones y para garantizar la efectividad de la medida. Incluso llegó a pagar a los agricultores por cada animal que mataran, junto con una bonificación si los animales eran sacrificados durante los 10 primeros días de emitida la orden.

No ha sido un proceso fácil, y además ha despertado toda suerte de críticas a nivel nacional y mundial por organizaciones animalistas.

También han habido problemas logísticos. Por ejemplo, el derramamiento de miles de visones muertos de la parte trasera de un camión que los llevaba a su lugar de entierro, quedando esparcidos a lo largo de 12 millas de la carretera. Esa situación se ha repetido en distintas ocasiones, lo que ha llevado a los conductores a enfrentar acusaciones por no asegurar bien su carga.

Visones sacrificados en Farre, Dinamarca. La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, ha ordenado el sacrificio de todos los visones en todas las granjas del país al encontrar que en algunas granjas, los visones habían contraído una mutación del coronavirus. EFE/ Mette Moerk Visones sacrificados en Farre, Dinamarca. La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, ha ordenado el sacrificio de todos los visones en todas las granjas del país al encontrar que en algunas granjas, los visones habían contraído una mutación del coronavirus. EFE/ Mette Moerk

Además, los daneses que viven cerca de los lugares de entierro de los animales se han quejado por los olores de los cuerpos en descomposición. Según las autoridades, no representan ningún peligro, pero ahora que los cuerpos están resurgiendo a la superficie, el actuar rápido para rellenar los pozos y reiterar que no hay riesgos de infecciones ocupa a las autoridades danesas.

Según la policía, las personas deben evitar a toda costa entrar en contacto con estos cuerpos, ya que existe una baja posibilidad de contraer COVID de un animal muerto.

Visones en la granja de Hans Henrik Jeppesen cerca de Sorø, Dinamarca, 5 noviembre 2020. REUTERS/Jacob Gronholt-PedersenVisones en la granja de Hans Henrik Jeppesen cerca de Sorø, Dinamarca, 5 noviembre 2020. REUTERS/Jacob Gronholt-Pedersen

Pese a las críticas y los problemas, las autoridades y políticos que apoyaron la decisión la reclaman como una victoria, pues desde el pasado 15 de septiembre no hay reportes de contagios con la nueva mutación del virus.

(Visited 17 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Rusia anunció que la vacuna Sputnik V costará menos de 20 dólares

Publicado

on

Por

Será el valor por las dos dosis. Es “la mitad” que otras vacunas que también tienen más del 90% de eficacia, según el Fondo Ruso de Inversión Directa.

“Nuestra vacuna no solo es efectiva contra el coronavirus sino también muy accesible. Costará la mitad que otras: menos de 20 dólares las dos dosis“, confirmó en conferencia de prensa Kirill Dmitriev, CEO del Russian Direct Investment Fund (Fondo Ruso de Inversión Directa, o RDIF), organismo estatal ruso que con el Instituto Gamaleya elabora la famosa vacuna rusa, más conocida como Sputnik V, actualmente en fase III de desarrollo, con 40.000 voluntarios, de los cuales 19.000 ya recibieron las dos dosis que componen este fármaco.

En el encuentro con periodistas de todo el mundo, Dmitriev enfatizó el alcance internacional de su desarrollo y la apuesta que, según él, están haciendo en pos de la “accesibilidad” de los mercados internacionales para adquirir la Sputnik V, de la cual esperan producir la ambiciosa cifra de 1.000 millones de inyecciones para 2021, es decir, vacunas para 500 millones de personas.

“Nuestra vacuna puede llamarse ruso-india, porque se produce ahí, o puede llamarse ruso-coreana, o también ruso-china, y también podrá llamarse ruso-brasileña y ruso-húngara, países donde pronto empezaremos a trabajar como socios. Son todas naciones que participan en la salvación del mundo“, expresó.

Personal de la salud ruso se aplica la vacuna Sputnik V, por ahora en fase 3 de desarrollo. /EFE

Personal de la salud ruso se aplica la vacuna Sputnik V, por ahora en fase 3 de desarrollo. /EFE

“El fondo de inversión busca hacer no solo una de las vacunas más efectivas sino una de las accesibles y una de las más sencillas de transportar, gracias al proceso de liofilización (un proceso de deshidratación), sin necesidad de refrigerarse a temperaturas muy bajas, a entre 2 y 8 grados bajo cero. Hoy por primera vez anunciamos el precio para el mercado internacional. Una dosis costará menos de 10 dólares, es decir, menos de 20 dólares por la vacuna completa”, explicó.

Como contexto, cabe recordar los precios estimados de las otras vacunas en danza: si bien la vacuna de Moderna rondaría los 35 dólares por dosis y la de Pfizer-BioNTech algo menos de 20, la de Oxford-AstraZeneca es sin dudas la más económica: costará entre 3 y 4 dólares por dosis.

Kiril Dmitriev, presidente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), desarrolladores de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus. /EFE

Kiril Dmitriev, presidente del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), desarrolladores de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus. /EFE

Como en conferencias de prensa previas, avanzada la charla tomó la palabra Denis Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, quien se refirió a los niveles de eficacia y seguridad comprobados hasta ahora.

“La inmunogenicidad es de más del 95%, en general. En cuanto a los efectos adversos, son iguales a los obtenidos en la fase I y II: no hay casos serios. Solo relacionados a Covid y lo que vemos es algo de temperatura, dolor en el lugar de inyección… se vieron en el 30% o 40% de los voluntarios”, detalló.

Logunov dijo varias veces que “en el futuro, seguramente a comienzos de diciembre y a través de una publicación científica en inglés” se informarán más precisiones sobre cifras y efectos adversos, con “la palestra de todo lo que se vio en la fase III de los ensayos”.

Pero aseguró que 28 días después de la segunda dosis la eficacia fue del 91,4%, y remarcó que llega al 95%, pasados 42 días. No obstante, fue cauteloso: “Sobre lo que ocurre tres o seis meses después, sería prematuro afirmar nada”.

Dmitriev entonces explicó cómo se hizo el cálculo del 95%: “Los datos de la fase 3 (un estudio en modalidad “doble ciego”) fueron abiertos una vez que se confirmaron 39 pacientes infectados de coronavirus. El 95% no son proyecciones sino datos precisos”. Según explicaron desde Rusia, el próximo “corte” observacional se hará cuando otras 78 personas se infecten con Covid-19.

En carrera

“Estamos limitados con la producción en diciembre, pero suministraremos en enero a los países donde hicimos acuerdos y a los que nos solicitaron vacunas hace poco, en marzo. Estamos trabajando con los organismos reguladores de más de 50 países para que tengan todos los datos del ensayo. Igualmente, la Organización Mundial de la Salud ya tiene toda la información”, aclaró Dmitriev.

Denis Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, a cargo del equipo de desarrollo de la vacuna.

Denis Logunov, vicedirector del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, a cargo del equipo de desarrollo de la vacuna.

Consultados por los anuncios recientes del laboratorio AstraZeneca, si bien Dmitriev enfatizó con modestia la importancia de que haya “muchas vacunas disponibles” para enfrentar la pandemia, y que “la vacuna rusa es ‘una más’ del portfolio internacional”, sus palabras quedaron “matizadas” por lo que es una clara carrera internacional entre gigantes de la farmacéutica.

Esto se vio cuando Logunov, seguro del proyecto que promueve, comparó el desarrollo ruso con el de AstraZeneca: “Ellos anunciaron alrededor de un 70% de efectividad. Puedo suponer que ellos dan una pequeña dosis y luego una dosis mayor. Eso puede nivelar los efectos, pero las investigaciones dieron resultados diferentes. Estamos abiertos para compartir nuestro enfoque, de modo que el resto del mundo pueda apreciarlo”.

Alentado por las palabras de su colega, Dmitriev afirmó que “los resultados de AstraZeneca confirman que si damos una inyección con el mismo vector, es menos efectivo que con dos efectores. Ellos tienen 70% y nosotros 90%. Estamos abiertos al diálogo: podemos prestarle nuestro adenovirus humano a distintos países para que la segunda inyección sea distinta de la primera”.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas