Connect with us

Coronavirus

Nueva York, en dramática situación sanitaria por el desmanejo de Trump

Publicado

on

Las cifras de casos y fallecidos aumentan a diario, y los trabajadores de la salud denuncian escasez de insumos básicos. El presidente republicano amagó con dictar la cuarentena, pero decidió dar marcha atrás a las pocas horas

En los últimos días, Nueva York dejó de ser la ciudad que nunca duerme para convertirse en el dramático epicentro del coronavirus en Estados Unidos. La Gran Manzana atraviesa una grave emergencia sanitaria. Los hospitales informan un número creciente de muertos y pacientes por la pandemia, y los trabajadores de la salud denuncian escasez de personal, respiradores, camas e incluso equipos de protección básicos. Algunos centros sanitarios incluso establecen morgues improvisadas para las víctimas.

En el estado neoyorquino, los contagios llegaron a 59.513, cerca de la mitad del total a nivel nacional (136.880). En tanto, 965 personas ya perdieron la vida. El Covid-19 golpea particularmente a la numerosa comunidad latina que habita en Nueva York. Frente a esa situación, un dubitativo Donald Trump amagó con dictar la cuarentena en el estado de Nueva York y decidió dar marcha atrás a las pocas horas, luego de recibir una lluvia de críticas, entre ellas la del gobernador Andrew Cuomo. En un tira y afloje constante que mantiene en vilo a la población, Trump promete ayuda económica al estado, mientras que Cuomo le exige al gobierno federal más colaboración y menos palabras de compromiso.

Los hospitales de Nueva York reciben a diario un aluvión de pacientes, y para hacer frente a esa demanda necesitan con suma urgencia más instalaciones, instrumentos y personal de salud. “No trabajo en un hospital, pero todos los informes que he leído dicen que las personas que trabajan allí están brindando una atención excepcional en circunstancias extremadamente difíciles y a menudo desgarradoras”, sostiene en diálogo con PaginaI12 Scott Ratzan, académico de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY) y especialista en salud pública.

Elmhurst, uno de los hospitales más afectados de la ciudad, es un claro ejemplo de las dificultades que enfrentan los centros médicos y su personal en todo el país. “Es apocalíptico”, aseguró a The New York Times la doctora Ashley Bray, que trabaja en Elmhurst.

En sus peores 24 horas entre el martes y el miércoles pasado, el hospital registró 13 muertos por Covid-19. Ante esa drámatica situación, se instaló junto al edificio un camión refrigerado para acumular cadáveres, y se está trasladando a pacientes con otras afecciones hacia otras clínicas para que la institución pueda centrarse exclusivamente en los casos de coronavirus.

El hospital Elmhurst está situado en el distrito de Queens, una zona con gran presencia de inmigrantes, en su mayoría latinos y de bajos ingresos. A principios de marzo, tanto Elmhurst como el resto de los hospitales del estado neoyorquino comenzaron a experimentar un considerable aumento de pacientes con síntomas similares a los de la gripe. En ese momento, las pruebas llevaban mucho más tiempo porque no estaban descentralizadas: todos los tests del país debían pasar exclusivamente por la sede del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Washington.

Con el paso del tiempo, la guardia del hospital comenzó a llenarse, a menudo con más de 200 personas, obligando a muchas a esperar afuera para ser atendidas. En varias ocasiones, Elmhurst estuvo a punto de quedarse sin suficientes respiradores, lo que debió ser compensado con equipos llegados de otros centros.

La falta de materiales ocupó el jueves pasado la portada del tabloide New York Post , que junto al titular “Tratadas como basura” compartía una imagen de enfermeras del hospital Mount Sinai West de Manhattan, cubiertas de manera improvisada con bolsas de plástico para protegerse del virus. Las trabajadoras aseguran no disponer de más mascarillas y estar reutilizando las descartables.

No resulta nada fácil trabajar en ese contexto. Por citar otro ejemplo, en una sucursal del Centro Médico Montefiore, en el Bronx, no siempre hay suficientes camillas, por lo que algunos pacientes deben oermanecer sentados en sillas. La semana pasada, uno de ellos llegó estar sin cama durante 36 horas.

El impacto sobre la comunidad latina

De acuerdo al último censo  nacional realizado en 2010, la población latina en la ciudad de Nueva York es de 2,3 millones, y en el Bronx representa a un 54 por ciento del total. Lógicamente,una buena cantidad de infectados y de víctimas del coronavirus corresponden a esa nutrida comunidad.

Aunque el impacto sobre los latinos no es solo sanitario. Según una encuesta de la Escuela de Graduados de Salud Pública y Política de Salud de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), cuatro de cada diez latinos perdieron su trabajo en los últimos días.

“De la investigación de la encuesta que hemos realizado queda claro que, si bien muchas personas en Nueva York están bajo presión económica por el brote de coronavirus, nuestra comunidad latina e hispana ha enfrentado dificultades económicas más serias que cualquier otro grupo racial o étnico”, asegura Ratzan, investigador a cargo del estudio.

El profesor de la CUNY admite desconocer los pormenores respecto a cómo los latinos están siendo tratados por el sistema de salud, aunque advierte: “Sin duda es más difícil para los estadounidenses sin seguro obtener un tratamiento de salud adecuado, y dado que el seguro de salud para la mayoría de las personas está vinculado a su empleo, la pérdida del trabajo generalmente significa la pérdida del seguro de salud”.

Cuomo versus Trump

Frente a un escenario de extrema complejidad,el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, solicitó autorización a la Casa Blanca para construir cuatro nuevos hospitales en el territorio.”Estamos lidiando con una bestia invisible e insidiosa. Esto no va a ser un despliegue corto, de esto no vamos a salir en unos días. Los trabajadores de salud, los militares, los voluntarios, nos encontramos en una misión de rescate: la misión es salvar vidas“, reflexionó el gobernador, sin rodeos.

Mientras muchos en Estados Unidos parecen descubrir la importancia de un estado activo y presente en cuestiones tan básicas como la salud pública, Cuomo le salió al cruce a Trump al solicitarle en más de una oportunidad 30 mil respiradores artificiales para pacientes graves. El gobernador criticó con dureza que el gobierno del magnate le hubiera mandado a su estado apenas 400. “¿Quieres una palmada en la espalda por enviar 400?” se preguntó Cuomo, visiblemente molesto en una de sus habituales conferencias diarias.

El gobierno federal prometió enviar un barco hospitalario de mil camas a Nueva York, aunque no está previsto que llegue al menos hasta mediados de abril. Las autoridades también planean instalar cuatro hospitales de 250 camas en el Centro de Convenciones Jacob Javits en el centro de Manhattan, que podrían estar listos en una semana.

El sábado, Trump sorprendió a propios y extraños al asegurar que le “gustaría ver una cuarentena en Nueva York, porque es un punto caliente”. Cuomo aseguró que una medida de ese tipo sería una “declaración de guerra a los estados”.Motivado por las críticas, Trump suspendió horas más tarde la incipiente medida. Tanto el gobernador como el alcalde Bill de Blasio coinciden en que es suficiente con que los trabajadores no esenciales permanezcan en sus hogares.

El histórico paquete económico de más de dos billones de dólares promulgado el viernes por el presidente incluye una partida destinada a efectuar pagos directos de 1.200 dólares para aquellos ciudadanos que tengan un salario menor a los 75 mil dolares al año. “Ahora los medios informan que Trump ha ordenado que su firma aparezca en todos los cheques de ayuda económica que se envían por correo a los hogares americanos”, dice Ratzan desde Nueva York. Ni siquiera una catástrofe nacional parece privar al presidente de seguir haciendo campaña.

(Visited 15 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

Restricciones por el Covid: en el Gobierno analizan “un cierre fuerte” desde el fin de semana

Publicado

on

Por

Tras la gira por Europa, el Presidente se reúne en la Rosada con Santiago Cafiero y Vilma Ibarra.

Tras la gira por Europa en la que se tomó descanso de la agenda local y de las internas en el oficialismo, Alberto Fernández volvió este lunes a la Casa Rosada y empezó a transitar el camino rumbo a un nuevo anuncio por las restricciones para frenar el avance del coronavirus. Alarmado por lo que en el Gobierno consideran “una meseta insostenible” de casos a pesar de las medidas vigentes, el Presidente evalúa un endurecimiento estricto de la cuarentena.

Fernández asomó cerca de las 11 con el vehículo que lo traslada desde el helicóptero hasta la puerta de entrada. Esta vez apareció sólo, sin sus colaboradores que le siguen los pasos a sol y sombra, se dirigió rumbo a su despacho ubicado en el primer piso. Luego, apenas unos minutos después, trazó una reunión con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien aguardaba su llegada desde hacía unos minutos, y programó otro encuentro para más tarde, con la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, para evaluar las medidas que deberá adoptar a partir del próximo viernes, cuando vence el decreto de necesidad y urgencia.

Aunque aclaran que falta toda una semana de evaluación, en el Gobierno admiten que “no es descabellado” pensar en un cierre fuerte de actividades, por un tiempo acotado, como viene proponiendo hace semanas la Provincia, para cortar con el crecimiento de la curva de contagios.

Como había indicado este domingo a la noche en C5N, el jefe de Estado se prepara para firmar un nuevo DNU si finalmente el Congreso no aprueba antes la ley para el manejo de la pandemia, proyecto que recién podría tener media sanción del Senado este miércoles.

“Si no está la ley, la única alternativa es que un DNU vuelva a poner en vigencia las restricciones, que son muy necesarias”, dijo Fernández, que junto a sus colaboradores debe definir si, tras el fallo adverso de la Corte Suprema de Justicia por las clases presenciales en la Ciudad de Buenos Aires, vuelve a insistir la suspensión en el texto del decreto. Todo hace pensar que así será.

En cualquier caso, respecto a las restricciones, en Balcarce 50 descuentan que “se renovarán las vigentes” pero deslizan que probablemente haya nuevas medidas. Se apunta a reforzar la baja en la circulación y a acotar el margen para que no se generen reuniones sociales.

En ese sentido, las declaraciones del viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, quien volvió a pedir “un cierre fuerte”, no sonaron desmesuradas para los funcionarios nacionales, que consideran clave dar “un golpe de martillo” para ganar tiempo.

A diferencia de otras ocasiones, cuando más allá de la preocupación por un colapso del sistema sanitario, el gran dilema pasaba por elegir el mejor momento y no adelantar una decisión extrema que luego se tendría que tomar, quienes impulsan un cierre total desde este fin de semana argumentan que puede tener un “impacto positivo doble” si se tiene en cuenta que al menos cinco millones de vacunas que -por ahora- arribarán en lo que resta de mayo.

La postura más dura del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que también analiza un cierre duro y hasta la posibilidad de suspender las clases, fue otro envión para la Casa Rosada. “Dijimos que en algún momento iban a tener que admitir que había que cerrar. Es bueno que se hayan dado cuenta”, resaltan, con cierta ironía.

Además, en los despachos oficiales señalan que tras una leve mejora en la evolución de los casos durante la primera semana de este mes, el escenario no cambió según lo previsto el 30 de abril, cuando Alberto F. extendió la cuarentena. “No es descabellado pensar en eso (por una Fase 1). Hay una meseta de casos demasiado alta”, consideran.

Y remarcan que tampoco cambió el relajamiento social: “Los casos bajaron al principio, ahora estamos en una meseta y en algunos distritos volvieron a crecer”. Persisten críticas para la Ciudad, pero ya no sólo se mira con preocupación lo que ocurre en el Area Metropolitana de Buenos Aires, sino apuntan a la “mancha de aceite” (como le llaman al desparramo de contagios) en la zona centro del país, como Córdoba y Santa Fe, donde el número de casos sigue en un ascenso sostenido.

El análisis de los funcionarios va en la misma línea que lo expuesto por Fernández, quien analizó que “se observa una suerte de amesetamiento un poco por debajo, pero se necesita bajar más”.

El jefe de Estado volvió envalentonado tras advertir, en su gira por Europa, de las duras restricciones impuestas por líderes mundiales. Uno de los que marcó esta situación fue su vocero, Juan Pablo Biondi, durante su paso por Francia. “Toque de queda en Paris. Desde las 19 hs. todo cerrado, todos adentro, todos cuidándose“, escribió en su Twitter, en una respuesta sutil a las críticas que suele recibir el Gobierno por las medidas contra la pandemia.

“Se va a analizar lo que resta de esta semana y primero veremos qué medidas toman desde los distritos, porque hay algunas provincias, como Córdoba, Santa Fe y Neuquén que ya anunciaron restricciones, pero estamos en niveles muy preocupantes de contagios”, explicó un funcionario con despacho a metros del Presidente.

Si el cierre duro de Kreplak no prospera, en el Gobierno admiten que se analizan otras alternativas: desde ampliar la franja horaria de suspensión de circulación hasta un acotamiento en la lista de actividades esenciales para acceder al transporte público.

Al mismo tiempo, para cortar con el relajamiento social por fuera de las actividades laborales, surge una medida alternativa en evaluación, que ya se discutió semanas atrás, pero que finalmente no tuvo consenso en el Gobierno: un “lockdown” o cierre fuerte el fin de semana. La administración de Axel Kicillof, con los controles en Panamericana aquel sábado 1 de mayo, ya hizo su propia prueba piloto para visibilizar el “descontrol” que, según entienden en el oficialismo, se vive los días de descanso. 

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Confirman 28.680 nuevos casos y otras 505 muertes en las últimas 24 horas

Publicado

on

Por

La cifra de contagios creció por una carga atrasada de Formosa, que reportó 5.630 infectados. Por décimo día consecutivo aumentó la cantidad de pacientes en terapia intensiva. Alta cifra de positividad: 31,3%.

Mientras el Gobierno evalúa la posibilidad de imponer un “fuerte cierre” a la circulación a partir del fin de semana, el Ministerio de Salud confirmó este lunes 28.680 nuevos casos y otras 505 muertes por coronavirus en la Argentina.

Es la tercera cifra diaria de contagios más alta desde el inicio de la pandemia, sólo superada por los 29.472 del 16 de abril y los 29.145 del 20 de abril.

Sin embargo, el número se vio acrecentado por una carga de datos atrasados que realizó el Gobierno de Formosa, según confirmaron a Clarín fuentes oficiales. Este lunes informó 5.630 infectados, un dato que llamó al atención ya que -en toda la crisis sanitaria- acumula 13.796 cargados al sistema nacional.

El ministerio de Salud provincial reportó -en su informe local- 644 nuevos infectados en las últimas 24 horas, de entre 3 meses y 91 años. Por lo que la diferencia entre los casos del día y los de meses anteriores sería de casi 5 mil.

CASOS
3.307.285


72.885,0
por millón de hab.

Argentina
MUERTES
70.522


1.554,1
por millón de hab.


Fuente: Johns HopkinsChart: Flourish | Infografía: Clarín

Ya el domingo Formosa había empezado a actualizar sus notificaciones de casos -que estaban pendientes de carga- por lo que había informado 1.221 positivos.

Desde el Ministerio de Salud de la Nación atribuyeron la demora”a un retraso en la carga manual de los datos, ya que si bien la provincia venía enviando de forma automatizada los casos negativos, los casos positivos se seguían cargando en forma manual”.

Mayor ocupación UTI

Por décimo día consecutivo, volvió a subir la cantidad de pacientes graves internados en terapia intensiva. Según el parte oficial del Ministerio de Salud, este lunes llegó a un récord de 5.690 en todo el país (el domingo se habían informado 5.538).

La ocupación de camas críticas es del 75.7% a nivel nacional y del 69.7%, ambos porcentajes con una leve suba en las últimas 24 horas.

Por décimo día consecutivo creció la cantidad de pacientes con covid-19 internados en terapia intensiva.
Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Por décimo día consecutivo creció la cantidad de pacientes con covid-19 internados en terapia intensiva. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

De este modo, ya son 3.335.965 los infectados y 71.027 las muertes desde el inicio de la pandemia.

Durante las últimas 24 horas se cargaron al sistema 91.456 testeos, con una alta tasa de positividad: 31,3%. Es más del triple del 10% recomendado por la OMS.

La Provincia de Buenos Aires fue otra vez la que más casos confirmó (8.979). Entre las que más reportaron, sin contar a Formosa, le siguieron Córdoba (2.745), la Ciudad de Buenos Aires (2.445), Santa Fe (1.618), Tucumán (910), Mendoza (898), Neuquén (700), San Juan (562), La Pampa (509), Entre Ríos (465), Chaco (442), Santiago del Estero (429) y Río Negro (406).

A nivel global

En pleno desarrollo de la segunda ola, Argentina es el cuarto país con más contagios diarios en la actualidad. El promedio de los últimos 7 días -del 10 al 16 de mayo- fue de 22.792.

Esta cifra sólo es superada por India (que promedia 328.984 casos y sufre un devastador avance de la crisis sanitaria), Brasil (63.207) y los Estados Unidos (33.212).

Control de coronavirus a los viajeros que regresan al país en el aeropuerto de Ezeiza. Foto: Luciano Thieberger

Control de coronavirus a los viajeros que regresan al país en el aeropuerto de Ezeiza. Foto: Luciano Thieberger

Si se toma la incidencia de casos en relación Argentina se encuentra quinta a nivel global, con 504 infectados diarios por millón de habitantes. Con un detalle: los cuatro países que la superan (Seychelles, Maldivas, Baréin y Uruguay) tiene menos de 4 millones de habitantes, por lo que sus tasas se dispararon más ante el nuevo brote.

Los datos de nuevas muertes también son preocupante si se mira la foto de la última semana. Argentina es el quinto país con más casos fatales por día con un promedio de 456. En este caso, además de India, Brasil y Estados Unidos, es superada por Colombia.

Pero si se miran los datos en relación a la población, es el segundo a nivel global con 10 muertes diarias por millón de habitantes, detrás de Uruguay (13,86).

Las restricciones

Este lunes la ministra de Salud Carla Vizzotti advirtió que la segunda ola registra “un crecimiento exponencial e inusitado de casos en todo el país, muy grande y en muy poco tiempo en muchos lugares del territorio nacional, que pone en tensión a nuestro sistema de salud, a pesar de que se lo fortaleció”.

El pronunciamiento se dio mientras el Gobierno evalúa la posibilidad de implementar un “cierre fuerte” por un tiempo acotado para intentar contener el avance de la pandemia.

De mínima, anticiparon fuentes oficiales, se renovarán las medidas vigentes y podrían sumar algunas más contundentes. ¿El objetivo? Reforzar la baja en la circulación y desalentar aún más reuniones sociales.

La Ciudad también analiza la posibilidad de implementar una “medida de shock” tras detectar que volvieron a subir los casos, que días atrás se habían amesetado e incluso habían mostrado una leve baja.

El Gobierno analiza la posibilidad de imponer nuevas restricciones a la circulación a partir del fin de semana. 
Foto Juano Tesone

El Gobierno analiza la posibilidad de imponer nuevas restricciones a la circulación a partir del fin de semana. Foto Juano Tesone

Incluso, en el Gobierno porteño no descartan la posibilidad de suspender las clases presenciales, tras mantenerlas durante la vigente de los últimos dos DNU que las habían cancelado en el AMBA.

También Santa Fe analiza elevar las restricciones luego de que este fin de semana se diera una situación de colapso en las principales ciudades de la provincia (como Rosario, Santa Fe y Rafaela) que se quedaron sin camas críticas libres.

La vacunación

La Argentina recibió hasta el momento 12.698.250 de vacunas. De ese total, 6.535.850 son de Sputnik V (5.475.690 del primer componente y 1.060.160 del segundo componente); 4.000.000 de Sinopharm; 580.000 de Covishield/AstraZeneca; y 1.082.400 de AstraZeneca que se recibieron a través del mecanismo COVAX de la Organización Mundial de la Salud.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunció que este mes llegarán casi 5 millones más de AstraZeneca (3.960.000 por el contrato directo con el laboratorio y 861.600 a través del mecanismo Covax).

Según datos del Monitor Público de Vacunación, hasta este lunes a la mañana se distribuyeron a las provincias 11.617.472 dosis y se superaron las 10 millones de aplicaciones. Un total de 1.952.121 personas recibieron las dos inyecciones que completan el esquema de inmunización.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

River tiene cinco positivos de Covid más y no llega a presentar 11 jugadores para la Copa Libertadores

Publicado

on

Por

Ponzio, Montiel, Vigo, Beltrán y Londoño tienen coronavirus y amplían la lista de contagiados en River a 20 jugadores. El kinesiólogo Enrique Confalonieri y el nutricionista Marcelo Pudelka llevan la lista a 22.

Era de prever, después de la ola de coronavirus que azotó a River con 15 bajas antes del partido frente a Boca, la experiencia de otros equipos (Banfield, Gimnasia, Racing…) decía que los casos podían multiplicarse. Y esta tarde llegó la noticia. Las últimos estudios arrojaron nuevos contagiados en el plante de Marcelo Gallardo y, a los 15 infectados que ya tenía, se sumaron Leonardo Ponzio, Gonzalo Montiel, Lucas Beltrán, Alex Vigo y Flabian Londoño ​lo que lleva la lista a 20. Y serían 22 si sumamos al kinesiólogo Enrique Confalonieri y al nutricionista Marcelo Pudelka.

Ahora el Muñeco no llega a completar 11 jugadores a disposición para recibir a Independiente Santa Fe, este miércoles por la Libertadores.

Mientras esperaba que Conmebol habilitara a River a incorporar un arquero (la tendencia decía que eso no ocurriría), el equipo parece preso de la decisión de Marcelo Gallardo quien optó por presentar apenas 32 jugadores cuando la entidad del fútbol sudamericano había abierto las listas de buena fe hasta 50 previendo estas situaciones. En aquel momento, el Muñeco se mostró firme argumentando que no iba a exponer a los juveniles de manera masiva. Algo parecido a lo que tuvo que hacer el domingo con el debut obligado del pibe Alan Leonardo Díaz.

Habrá que ver cómo sigue la historia. Ahora River, necesita más que nunca que le habiliten un arquero para el miércoles. Y es la única carta que le queda a Conmebol para que el partido pueda jugarse.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas