Connect with us

Politica

“No me tutee”: fuerte cruce entre Cristina Kirchner y Martín Lousteau en el Senado

Publicado

on

El legislador radical marcó distancia a la vicepresidenta cuando discutían cuestiones reglamentarias

Como es habitual, la Cámara de Senadores tuvo discusiones de alto voltaje durante la sesión realizada ayer. Los intercambios más fuertes surgieron cerca de la medianoche, cuando el oficialismo y la oposición no se ponían de acuerdo sobre una cuestión reglamentaria.

Cristina Kirchner, presidenta de la Cámara, y el radical Martín Lousteau, uno de los pocos senadores que participa de las sesiones en forma presencial, protagonizaron el debate más fuerte cuando las cámaras no los tenían a ellos en sus lentes y los micrófonos estaban apagados, según reconstruyó Infobae en base a fuentes parlamentarias.

Distancia reglamentaria”, disparó CFK cuando vio que Lousteau se le acercaba a recriminarle su actitud durante la sesión. “Yo mantengo distancia reglamentaria, pero tenemos que usar barbijo y no todos lo están usando”, arremetió el legislador que supo ser ministro de Economía del primer gabinete de Cristina Kirchner como presidenta de la Nación. La ex jefa de Estado no suele utilizar tapabocas durante las sesiones.

“Mirá”, reaccionó la ex mandataria. “No me tutee porque yo a usted no la tuteo”, interrumpió Lousteau.

En el entorno de Lousteau explicaron el motivo de su enojo. El secretario parlamentario Marcelo Fuentes -responde al krichnerismo- y el prosecretario Juan Pedro Tunessi -ex diputado de Juntos por el Cambio- habían acordado que se dejaría constancia explícita de que los 29 senadores de la oposición creían que para aprobar los decretos que se discutieron ayer se requería el voto de las dos terceras partes del cuerpo. Cuando CFK volvió al recinto para conducir el cierre del debate, bajó el pulgar y pidió evitar ese agregado, lo que provocó el enojo de Lousteau, que se paró y la encaró para pedir explicaciones.

Minutos después de este cruce, ambos dirigentes volvieron a tener un contrapunto que fue público y sí quedó registrado en la transmisión oficial de la sesión. Fue cuando la vicepresidenta Cristina Kirchner cuestionó la postura de la oposición y recordó que, cuando ella fue minoría en el mismo recinto, tuvo que soportar “cualquier cosa”, incluso “autorizaciones de allanamientos”.

Todo comenzó a partir de una discusión en torno a la iniciativa de la ex mandataria nacional para renovar el protocolo de funcionamiento remoto y que las sesiones por videoconferencia puedan extenderse un par de horas más, que el reglamento venza en 60 días y que haya reuniones de labor parlamentaria para consensuar los proyectos a tratar entre todas las fuerzas políticas, temas que ya no deberán acotarse estrictamente a la pandemia por COVID-19.

En este marco, el interbloque de Juntos por el Cambio planteó que, para ser aprobadas, estas modificaciones en los decretos 11/20 y 12/20 debían contar con el apoyo de dos tercios de los presentes y no de la mitad más uno, como consideró el oficialismo. En ese sentido, José Mayans, jefe de la bancada del Frente de Todos, recordó los roces de la última sesión cuando se votó con mayoría simple la creación de la comisión Bicameral de investigación de los créditos otorgados por el Banco Nación a la agroexportadora Vicentin.

A pesar de esas insalvables diferencias, el senador Martín Lousteau, presente por ser vicepresidente del cuerpo, pidió la palabra para que constara en actas que la intención de la oposición es acompañar las sesiones y el funcionamiento del Congreso, por lo que, para salvar la cuestión, para el decreto 12/20 dieron unanimidad y votaron solamente en contra del 11/20.

Más tarde, se pasó a tratar otros temas que estaban en agenda, que incluían una serie de Decretos de Necesidad y Urgencia firmados por el presidente Alberto Fernández y por su antecesor, Mauricio Macri. No obstante, el dirigente radical pidió la palabra para solicitar nuevamente que se dejara constancia del reclamo por los dos tercios.

“Esto que hace Lousteau no se puede hacer. No estamos tratando eso ahora. Después se quejan. Es lo mismo que yo salga hablando de cualquier cosa. Hacen esto, interrumpen. Nadie les interrumpe a ellos cuando hablan, es una falta de respeto. ¿Qué tiene que ver lo que dice Lousteau con los DNU de los que estamos hablando? Y corresponde que usted le retire el uso de la palabra porque no está en el temario correspondiente”, cuestionó Mayans.

El Senador Nacional por Formosa, José Mayans.El Senador Nacional por Formosa, José Mayans.

Fue entonces cuando la discusión escaló y el referente del radicalismo respondió que “si hay alguien que es llamativo que haga alusión a que nos vamos de tema, es un senador que cada vez que cierra habla de cualquier cosa como Mario Sánchez”, comparando al jefe del bloque del Frente de Todos con el recordado humorista mendocino, que trabajó en varias películas con Alfredo Olmedo y Jorge Porcel y en televisión con Gerardo Sofovich, entre otros.

“Es una vergüenza, y nos dice a nosotros de lo que podemos o no hablar. Podemos hablar de todos los temas y en particular en esta instancia en la que la interpretación que se hace no es en absoluto la que nosotros creemos jurídicamente que es la que se debe hacer con respecto a la mayoría necesaria”, agregó Lousteau.

En ese momento, Cristina Kirchner interrumpió la sesión y le señaló al líder de Evolución “que no puede dirigirse en términos ofensivos a ningún senador”. “Lo acaba de comparar con un cómico”, le recriminó.

“Yo he sido minoría en este recinto, inclusive de uno (es decir, que fue parte de un bloque del que era su única integrante). He soportado cualquier cosa de ustedes, desde insultos, autorizar allanamientos, etcétera, etcétera. Es increíble que no puedan aceptar que son minoría y que aquí, como en cualquier parlamento del mundo, se maneja con los votos”, remarcó.

El senador del interbloque de Juntos por el Cambio, Martín Lousteau. (Gustavo Gavotti)El senador del interbloque de Juntos por el Cambio, Martín Lousteau. (Gustavo Gavotti)

En este sentido, la vicepresidenta sostuvo que “si se tiene la razón, uno se tiene que sentir bien, pero no tiene que andar agrediendo al resto diciendo que se están haciendo las cosas mal o en contra del reglamento o de la Constitución” y les pidió “por favor” a todos los presentes que se traten “con respeto” y acepten “el juego libre de las mayorías y las minorías” porque “eso es la democracia”.

Unos minutos más tarde, cuando ya se había pasado a la votación, fue el legislador del PRO Esteban Bullrich el que retomó la discusión y recordó que la titular del Senado “no debe ni discutir ni opinar sobre los asuntos que se deliberan”.

“No opiné sobre los temas que se votan, opiné sobre el trámite de votación e interpretación, que es el rol que me corresponde”, le contestó Cristina Kirchner, dando por terminado el asunto.

(Visited 92 times, 1 visits today)

Politica

El Senado debatirá esta tarde el proyecto kirchnerista para ocupar la Procuración General

Publicado

on

Por

La iniciativa flexibiliza el mecanismo para designar al jefe de los fiscales. Propone que el puesto deje de ser vitalicio, dure cinco años con posibilidad de reelección por única vez y que sea electo por una mayoría simple. La sesión espacial comenzará a las 14

El Senado Nacional debatirá esta tarde, en sesión especial desde las 14 horas, la propuesta del kirchnerismo para ocupar la Procuración a través de una reformar a la ley orgánica del Ministerio Público, que flexibiliza la forma de elección y el tiempo de mandato del procurador general de la Nación.

El dictamen de mayoría fue firmado en la Comisión de Justicia y Asuntos Penales el viernes pasado, luego de que la bancada del Frente de Todos lograra unificar tres propuestas en un dictamen de mayoría, mientras que el opositor interbloque de Juntos por el Cambio adelantó su rechazo a ese texto y manifestó que irá a la sesión con un dictamen en minoría.

En caso de obtener la media sanción, será el prime paso para cumplir con el deseo de la vicepresidenta Cristina Kirchner, de despojar de su cargo al Procurador interino, Eduardo Casal, al que acusa de ser parte de la guerra judicial en su contra.

Entre los cambios aprobados por la Comisión de Justicia figuran que al Procurador se lo designa con una mayoría simple de votos del Senado y no con una agravada de dos tercios, que su mandato no es más vitalicio, sino que dura cinco años renovable por otro período consecutivo y que no podrá ser designado en un año de elecciones presidenciales.

Todo se da cuando se discute por la designación como titular de la Procuración General del juez federal Daniel Rafecas, propuesto por el presidente Alberto Fernández y cuyo tratamiento en el Senado no fue impulsado en el medio de la puja por los cambios a la ley.

El presidente Alberto Ferández junto al candidato a Procurador General, Daniel RafecasEl presidente Alberto Ferández junto al candidato a Procurador General, Daniel Rafecas

Esas modificaciones sobre el Procurador están plasmados en el artículo 4 del proyecto que reemplaza al artículo 11 de la ley, donde se establece la designación del jefe de los fiscales. El proyecto agrega dos párrafos al final del artículo que regulan que ocurre en caso que el procurador no esté en su cargo. “En caso de licencia, recusación, excusación o impedimento del/la Procurador/a General de la Nación, las funciones y atribuciones previstas en esta ley serán ejercidas interinamente por un/a procurador/a fiscal, seleccionado/a por sorteo público de conformidad con la reglamentación que se dicte al respecto”, sostiene la iniciativa a la que accedió Infobae.

Y el último párrafo de ese artículo establece: “En caso de vacancia o licencia prolongada superior a los treinta (30) días las funciones y atribuciones previstas en esta ley serán ejercidas interinamente por un/a procurador/a fiscal o un/a fiscal coordinador/a de distrito, elegido por la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control del Ministerio Público de la Nación, de conformidad con la reglamentación que se dicte al respecto. A falta de designación interina, intervendrá el/la procurador/a fiscal que tenga más antigüedad en tal cargo.”

El debate se dará mientras se aguarda que el oficialismo avance con la designación del nuevo procurador, ya que el actual, Eduardo Casal, es interino y fue nombrado durante el Gobierno del macrismo, tras la renuncia de Alejandra Gils Carbó, quien dejó su cargo el 31 de diciembre de 2017.

Este domingo, el presidente Alberto Fernández afirmó que la “Argentina necesita, de una vez por todas, tener un Procurador”, y destacó que “los que se oponen a la designación de (Daniel) Rafecas son los mismos que echaron a (Alejandra) Gils Carbó”.

(Visited 4 times, 4 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Rafecas “no va a asumir para ser el Procurador que debilite al Ministerio Público Fiscal”, dicen en su entorno

Publicado

on

Por

El candidato de Alberto Fernández para ese cargo se negaría a aceptarlo si prospera el proyecto K de reducir la mayoría agravada del Senado para designarlo.

El cargo de Procurador General de la Nación es uno de los máximo a los cuales se aspirar en la carrera judicial. Ese pensamiento lo comparte Daniel Rafecas, juez federal porteño desde hace 16 años. Pero llegar a cubrir el puesto para el que lo eligió el presidente Alberto Fernández en febrero se convirtió para él en un desafío que por el momento tiene más interrogantes que certezas. El kirchnerismo quiere modificar las condiciones bajo las cuales se elige al jefe de todos los fiscales, y dejar de lado la mayoría especial de dos tercios del Senado, que obliga a un acuerdo político. Los que conocen a Rafecas dicen en estos días que aceptar la procuración bajo esas circunstancias sería “asumir debilitando al Ministerio Público Fiscal. Y él no va a ser ese Procurador”. El mismo juez había declarado eso en agosto.

El juzgado federal 3 es el que tiene como titular a Daniel Rafecas hace 16 años. Se había ilusionado en el verano,  cuando Alberto Fernández hizo circular la foto de ambos en el despacho presidencial para mostrarlo como el candidato para asumir el cargo de Procurador. El puesto se encuentra vacante hace tres años, por falta de un acuerdo en la política. Eduardo Casal está frente al Ministerio Público Fiscal en carácter de interino.

Poco querido por los radicales por haber impulsado la causa de las coimas en el Senado que avanzó sobre Fernando De la Rúa y gran parte de su gabinete, Rafecas sabe que tampoco es uno de los favoritos del kirchnerismo, pese a que fue quien en pocos días rechazó investigar la denuncia del malogrado fiscal Alberto  Nisman contra Cristina. Le bastaba, sin embargo, el respaldo de Alberto Fernández que por estos días parece no ser suficiente. El mayor temor cerca de Rafecas es que la Casa Rosada ceda ante el proyecto K que avanza en el Congreso, para que se modifique la ley que rige cómo debe elegirse al Procurador.

El debate se centra en la cantidad de votos que deben respaldar a quien asuma como jefe de los fiscales. Hasta ahora se requiere de una mayoría agravada de dos tercios del Senado, lo mismo que se necesita para asumir como ministro de la Corte Suprema de Justicia. La iniciativa cobra celeridad después del informe del comité de juristas que el Presidente designó, integrado entre otros por Carlos Beraldi, el abogado de Cristina Kirchner.

Por seis votos contra cinco, la Comisión Beraldi recomendó esta semana al presidente bajar la exigencia de los dos tercios del Senado por una mayoría absoluta para nombrar al nuevo Procurador General de la Nación. La sugerencia se conoció mientras se impulsa en el Congreso el proyecto del senador rionegrino Alberto Weretilneck para modificar la Ley Orgánica del Ministerio Público Fiscal y elegir al futuro procurador bajando de dos tercios (48 votos sobre 72) a la mayoría absoluta (37 votos). Oscar Parrilli convocó a la comisión de Justicia para este viernes a las 10, con el fin de dictaminar sobre las modificaciones a la ley que fija la duración del mandato del jefe de los fiscales, como las mayorías necesarias tanto para su designación como remoción.

El juez Rafecas ya había anunciado en agosto que de concretarse esa modificación retiraría su candidatura. El mensaje es reiterado ahora. Quienes lo conocen aseguraron que el planteo es aún más explícito, no quiere ser “el Procurador que debilite al Ministerio Público Fiscal”. Entiende que de asumir con una mayoría simple del Senado recibiría un poder depreciado. Y no está dispuesto a que uno de los requisitos primordiales, que habla de la envergadura del cargo, sea manoseado.

La Procuración es un cargo de significancia, sobre todo en un país que se encamina hacia el sistema acusatorio, en el que los fiscales serán quienes conduzcan las investigaciones e impulsen los procesos. En Comodoro Py no desligan esta modificación con la pelea que está librando el kirchnerismo respecto al cargo. “El futuro procurador deberá decidir sobre causas que involucran a la vicepresidenta, como también en situaciones delicadas del futuro. Es un cargo más que relevante”, indicó un juez federal. El fiscal Carlos Rívolo fue más allá: “En este escenario, el sistema acusatorio antes de alumbrar ya nacería debilitado, máxime si tiene acogida el Proyecto donde el Procurador estará sujeto a que la Comisión Bicameral lo pueda remover”.

Rafecas aguarda que la discusión que libró la dirigencia política se dirima de tal manera que no se afecten los requisitos actuales para la elección del Procurador. Es lo único que lo mantendría en carrera, bajo la absoluta convicción de que tampoco será un camino allanado en el Congreso el debate sobre su pliego.

Como representante de la Asociación de Fiscales, Rívolo coincide en plantear que lo que el kirchnerismo busca concretar terminará por “debilitar al Ministerio Público Fiscal”. Lograr esta reforma en el Congreso “debilita al Procurador y a todos los fiscales. Es inaudito que se piense en la reelección del Procurador, qué contenido de campaña habrá para que el Ejecutivo lo vuelva a elegir, es un disparate”, indicó Rívolo a Clarín.

(Visited 9 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Causa Cuadernos: la Cámara Federal de Casación Penal analiza anular las confesiones de los arrepentidos

Publicado

on

Por

Si así resolviera la Sala I, los procesamientos de la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner, el ex ministro de Planificación Julio de Vido y el ex secretario de Obras Públicas José López quedarían sin efecto pese a la evidencia en contra

Los procesamientos de Cristina Fernández de Kirchner, Julio de Vido y José López, además de otro medio centenar dictados contra empresarios, contratistas y banqueros, pueden quedar anulados por la decisión de dos jueces de la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal: Ana María Figueroa y Daniel Petrone.

Estos dos magistrados, con antecedentes cercanos al kirchnerismo, estudian emitir un fallo que podría declarar nulas las confesiones de todos los arrepentidos de la causa Cuadernos, alegando que se violó el artículo sexto de la ley 27.304.

El fallo de Figueroa y Petrone iría en linea con los argumentos de la defensa de ciertos imputados -De Vido, por caso-, que sostienen que las confesiones contra sus clientes “deberían caer” porque no se cumplió taxativamente con el registro material del descargo realizado por los arrepentidos.

“Las declaraciones que el imputado arrepentido efectuare en el marco del acuerdo de colaboración deberán registrarse a través de cualquier medio técnico idóneo que garantice su evaluación posterior”, sostiene el articulo 6 de la ley del Arrepentido.

Los abogados de los procesados -desde CFK a López- sostuvieron que la justicia de primera instancia violó la ley porque “no hay grabaciones ni filmaciones” de las confesiones. El juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli, a cargo de la histórica pesquisa, afirmaron en cambio que se cumplió con el requisito normativo y que nada del expediente debería caer.

Es decir: no hay razones para anular los procesamientos alegando ausencia de “medio técnico idóneo que garantice su evaluación posterior”, como explica el artículo sexto de la ley del Arrepentido.

Para Bonadio y Stornelli las actas que registran las confesiones de los arrepentidos ya son un medio para garantizar su evaluación posterior en las instancias de apelación que tienen las defensas en el sistema jurídico penal. Y por lo tanto, es contrario a derecho descartar las confesiones en la causa Cuadernos aplicando una presunta violación del articulo sexto de la ley de Arrepentido.

Asimismo, Figueroa y Petrone analizan la posible inconstitucionalidad de la ley del Arrepentido, otro argumento presentado por la defensa de los principales implicados en la causa Cuadernos. Si Figueroa –vinculada a Justicia Legítima– y Petrone –conocido por su manejo de la causa de Antonini Wilson– firman esa controvertida sentencia, una hecatombe institucional habrá explotado en el Poder Judicial.

En primer lugar, el pedido de inconstitucionalidad fue pedido por la defensa de los imputados, entre ellos De Vido. Eso no debería tener procedencia porque los imputados no tienen legitimidad activa,ya que sólo sufren las consecuencias del arrepentimiento, pero no hay daño legal por la presunta aplicación retroctiva de la norma. Es decir: no tenían derecho para presentarse ante la Sala I.

Y en segundo término, las salas III y IV han afirmado –en causas diferentes– que la ley del arrepentido es constitucional y que, por ende, se puede ofrecer el 2×1 de detención a los arrepentidos que decidieron confesar a cambio de mejorar su situación en el expediente.

En este contexto, si la Sala I con la mayoría de Figueroa y Petrone afirma la inconstitucionalidad de la ley del arrepentido (con el voto en contra de Diego Barroetaveña), no habría otro camino institucional que convocar a un plenario de Casación Penal Federal para resolver las posiciones encontradas.

Julio de Vido, Cristina Kirchner y José López, cuando los tres aún integraban el Poder EjecutivoJulio de Vido, Cristina Kirchner y José López, cuando los tres aún integraban el Poder Ejecutivo

A su vez, la defensa de los imputados por presunta corrupción también se apalanca en una sala que ya benefició la situación procesal de Cristina Fernández de Kirchner, mientras que otra decidía exactamente lo contrario. En efecto: la Sala I levantaba la prisión preventiva de CFK, mientras que la Sala III confirmaba su procesamiento por una derivación procesal de la Causa Cuadernos.

Pero en esta instancia la situación es más compleja. Ya no se trata de alivianar la situación coyuntural de la vicepresidente. Si se confirmara cualquiera de las dos decisiones de fondo de Figueroa y Petrone, toda la causa Cuadernos correría peligro de convertirse en una fallida anécdota en Comodoro Py.

Los camaristas federales Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi –desplazados por el actual Gobierno– dictaron un fallo que responsabiliza a CFK “por 175 supuestos de cohecho pasivo, en calidad de coautora, todos ellos en concurso real”.

La mayoría de los imputados en la causa confesaron como arrepentidos. Y esa confesión fue tomada como una prueba importantísima por la Sala III que confirmó los procesamientos que, a su vez, dictaron los camaristas Bruglia y Bertuzzi. Si Bruglia y Bertuzzi no hubieran dictado su fallo complicando la situación procesal de la vicepresidente, nunca habrían estado bajo fuego del kirchnerismo que al final resolvió sus traslados.

Ahora, la Sala I –con los posibles votos de Figueroa y Petrone– puede detonar el trabajo procesal del juez Claudio Bonadio –que falleció–, del fiscal Carlos Stornelli –que está bajo fuego del Gobierno–, de Bruglia y Bertuzzi –que ya fueron desplazados– y de las salas III y IV de Casación Penal que ratificaron que hay suficiente evidencia para sostener los procesamientos de Cristina Kirchner, sus funcionarios De Vido y López –conocido por sus millones y la ametralladora frente al convento– y los casi 50 empresarios que confesaron haber pagado una coima para recibir a cambio una obra pública.

José López dejando los bolsos con dinero en un convento en el año 2016José López dejando los bolsos con dinero en un convento en el año 2016

(Visited 18 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas