Connect with us

Educación

Más de 300 empresas ofrecerán becas de estudio y puestos de trabajo en una feria para jóvenes

Publicado

on

Como cada año desde 2016, la ciudad de Buenos Aires organiza una nueva edición de la Expo Empleo. En la feria, que será en La Rural entre el 28 y 29 de junio, habrá más de 300 empresas que ofrecerán 5 mil becas de capacitación y puestos de trabajo para jóvenes de entre 18 y 35 años.

Según cifras oficiales, la feria de empleabilidad -que definen como “la más grande del mundo”- ayudó a que 10.120 jóvenes consiguieran trabajo. El 83% de ellos sigue en esos puestos, pero todavía hay una fuerte brecha entre lo que busca el mercado y los perfiles profesionales a disposición.

El 70% de las búsquedas por parte de las empresas se orientan a seis áreas: gastronomía, tecnología, salud, finanzas, ventas y administración. Sin embargo, entre los jóvenes que participaron de las anteriores Expo, algunas de las carreras más recurrentes son Abogacía o Comunicación. De hecho, solo el 5% manifestó tener conocimientos de programación.

A la feria se ingresará con una credencial

A la feria se ingresará con una credencial

De ahí la necesidad de ofrecer becas para que las propias organizaciones formen a sus futuros empleados. La inversión total en esas becas, de tecnicaturas y carreras de grado, será de 250 millones de pesos, que en su mayoría financiarán las empresas. El gobierno porteño, en su rol de nexo entre los jóvenes y las compañías, pondrá el 10%.

Las empresas que tendrán su stand en la Expo son variadas. Están los unicornios como Mercado Libre o Globant, hay consultoras como Accenture o Deloitte, hay una decena de hospitales y sanatorios por la alta demanda en enfermeros, hay bancos, tecnológicas, locales de comida, entre otros.

“Es difícil saber cuántas búsquedas de empleos va a haber. El año pasado habíamos tenido 20 mil. Ahora recién llevamos un par de días de carga. Solo 20 empresas cargaron al sistema sus búsquedas y ya tenemos 3 mil. Creemos que el número va a ser muy alto. El desafío es encontrar esos perfiles”, le dijo a Infobae  Fabián Pereyra, director general de políticas de juventud.

Hasta el año pasado, las estrategias de selección se reducían al CV que los postulantes cargaban en la plataforma y a la tradicional entrevista. Ahora agregaron instancias: por caso, habrá una sala de escape en la que se pretende identificar habilidades como liderazgo, trabajo en equipo y resolución de problemas, e Instagram servirá como una nueva vía donde hacer un video de presentación.

Las largas filas, una postal repetida en cada edición

Las largas filas, una postal repetida en cada edición

A su vez, habrá espacios de capacitación para aprender a “venderse” en una entrevista laboral, habrá charlas sobre la realidad del mercado para orientar a los estudiantes hacia las áreas de vacancia e incluso se realizarán competencias de distintos videojuegos con la idea de captar jóvenes talentos para una industria pujante como la de los e-sports.

“Cada edición de Expo Empleo es un desafío, porque buscamos nuevas herramientas de formación, incorporamos más contenidos y actualizamos la oferta de desarrollo profesional de acuerdo a la evolución que notamos del mercado laboral”, sostuvo Matías López, secretario de Desarrollo Ciudadano de la Ciudad.

Las convocatorias suelen ser muy altas. Cada año la imagen se repite: largas filas de jóvenes que esperan ingresar. En 2018, asistieron 173 mil personas, procedentes casi en partes iguales de la ciudad y la provincia de Buenos Aires. Este año serán 17 mil metros cuadrados a disposición, capaces de albergar hasta 20 mil asistentes y se extenderá desde las 8 hasta las 20, aunque los propios funcionarios reconocen que habrá esperas.

La feria se desarrollará entre el 28 y el 29 de junio, pero ya desde este viernes a las 16 los interesados se podrán anotar a través de la web. Para ingresar, se pedirá una credencial que deben retirar en la sede del gobierno porteño, en Uspallata 3160, de lunes a viernes de 9 a 19 o los sábados de 9 a 15.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Educación

“Aprender de memoria es obsoleto”

Publicado

on

Por

Hace poco más de un mes, Hugo Hualde se paró frente a un auditorio repleto en la Usina del Arte y sostuvo, durante algo más de cinco minutos, una charla en la que contó a todos los presentes sobre la forma en que descubrió su verdadera identidad, cómo lo asimiló, lo habló con sus amigas y amigos y lo enfrentó con su mamá, y cómo la sensación de felicidad lo invadió cuando pudo al fin vestirse y verse como en verdad se sentía. Hugo contó, en esa charla titulada “Por qué estoy orgulloso de ser” (colgada en los anaqueles invisibles de la web), que es trans. Y lo hizo con la simpleza de su emoción a flor de piel, con la tranquilidad que el proceso previo le había dado.

La charla, que elaboró para el Club Ted-Ed en el que participó el año pasado en la Escuela del Sol, tenía los condimentos para que todos se emocionaran: vivencia personal, la capacidad de que el oyente empatice, la búsqueda por sembrar la emoción propia en un tercero. Y es algo que, en general, no se enseña en las aulas. Ahí aparece la novedad de los Clubes TED-Ed, un modelo de taller para aprender a hacer charlas al estilo TED que funciona ya en 800 escuelas del país. Cuando terminó, Hugo dijo que se sentía realmente bien de haber podido contar su experiencia para intentar inspirar a otros a tener el valor de ser quienes en verdad son.

Desde hace cinco años, y a partir de experiencias que venían ocurriendo en otras partes del mundo, el segmento local de las ya famosas charlas TED comenzó a desarrollar estos clubes como un espacio escolar –guiado por docentes de esos colegios, que son formados y acompañados por el equipo pedagógico de TED– donde provocar mejoras en las habilidades comunicacionales de los alumnos: que los adolescentes sean capaces de desarrollar una idea y comunicarla. El formato final es casi una marca registrada: a esta altura, casi todos hemos visto uno de esos videos que mezclan motivación, inspiración, moraleja, historia de vida, experiencias transformadoras y conclusiones que parten de una premisa individual pero que intentan ser colectivas.

Todos los que pasamos por la escuela guardamos, además de algunas experiencias buenas –propias o ajenas– y algunas historias de compañeros que terminaron en pasiones o carreras posteriores, muchísimas horas de hastío y la sensación de que allí no pasaba en verdad nada. Alumnos, directivos, docentes y, sobre todo, el sentido común imperante, suelen otorgar escaso valor a la escuela en términos formativos para el mercado del trabajo: se dice que la escuela es clave para todos, pero se deja de lado que para muchos termina siendo, en el mejor caso, un lugar para hacer amigos y diseñar una personalidad.

“Aprender de memoria es obsoleto. Hay que replantearnos como enseñamos y aprendemos. El taller supone formatos de fácil aplicación y sería ideal ir a un modelo de 50 y 50: hay que aprender teoría y contenido académico, pero el análisis queda obsoleto si solo respondemos preguntas o hacemos un powerpoint”, explicó al NO Martina Piovano, una alumna del último año de la Escuela Normal Superior de Bragado, que en 2018 hizo una charla sobre estereotipos de género para la mujer a partir del modelo de la muñeca Barbie, y que destaca el valor del feedback que recibió de profesores y compañeros en ese espacio.

Allí, quizás, se explique el éxito de los clubes TED-Ed. En la actualidad, alejados casi 30 años de las últimas grandes narrativas colectivas, habiendo pasado varias décadas centrándonos en el individuo, su desarrollo y sus experiencias, TED sirve como marco para volver a la narrativa colectiva. Y lo hace precisamente desde un sujeto expresando una idea propia que convoque o inspire a terceros. Y eso provoca el llamado “efecto esférico”, según señaló el director del programa, Ariel “Hache” Merpert, con vasta experiencia en docencia y diferentes espacios del ámbito público y privado.

¿Qué es el efecto esférico?

–Algo ideal es que un proyecto educativo afecte en 360º a alumnos, docentes, directivos y padres, la comunidad educativa en general. Lo que vemos con TED es que no solo afecta a los actores sino además la relación entre ellos. Lo que pasa es que los chicos hacen un recorrido que los lleva a vincularse con lo que los moviliza y apasiona, y el docente ocupa otro rol que no es el de siempre, es el facilitador. Y esos docentes empiezan a conocer un montón sobre los chicos: cosas que los movilizan, intereses que los apasionan. Y eso les da más información a los docentes y genera un vínculo de confianza que antes no tenían. Es un ejemplo concreto de que se afecta no solo lo que aprende un chico sino el vínculo.

El foco del éxito está en poner un elemento disruptivo en instituciones que no tenían estos espacios. La herramienta no es mágica pero abre puertas. “Lo primero que se nota es que los roles del docente y del alumno no están tan marcados como tales. Es un aprendizaje mutuo, el docente puede bajar la guardia y jugar, compartir experiencias personales, y eso está buenísimo”, añadió Piovano sobre su experiencia.

El proyecto cuenta con financiamiento público y privado (como cualquier ONG) y un alcance que involucra a casi 30 colaboradores propios y 2500 docentes y directivos de escuelas del país. Además, en la Universidad de San Andrés, el equipo de la especialista en educación de la ciencia Melina Furman produce algunas investigaciones específicamente a partir de estas experiencias. “Lo que aparece muy claro es que los participantes dicen que están aprendiendo a escuchar: esto nos sorprendió”, dice Hache. “Queríamos que aprendan a desarrollar y comunicar ideas: estructurar, sintetizar, algo no muy presente en la currícula tradicional de la escuela. Pero lo que aparece sistemáticamente en las entrevistas es que todos empiezan a aprender a escuchar, porque para decir qué pensás de la idea de otro es necesario haber escuchado muy bien.”

Esta noción de la escucha vuelve a entroncarse con la narrativa. Como en el despliegue de la marea feminista, es central la ruptura entre el orden de que lo que me pasa es único a entender que lo que me pasa es único pero no me pasa solo a mí. La idea, la narrativa y la conjunción colectiva son claves para romper la soledad, y también la sensación de que todo está dado y nada puede oponérsele.

En relación a la idea siempre seductora de creer que toda iniciativa es “el futuro” de la escuela, Merpert es cauto aunque osado: “Clubes TED no es una escuela, es un proyecto para la escuela. No creo que tenga que haber una escuela que sea todo como TED pero sí que algunas de las estrategias didácticas que se desarrollan pueden ser útiles para otros contextos. Por ejemplo, agregarle narrativa a la enseñanza de matemática. Los que somos docentes sabemos que no termina nunca la tarea, y que estamos acostumbrados a no ver el resultado de nuestro trabajo. Una de nuestras metas es llegar a todas las escuelas del país, hablamos de casi 25 mil, por franja etaria. Falta mucho, pero queremos hacerlo. El sistema está muy fragmentado y no hay casos de escalabilidad de proyectos educativos como éste muy masivos y que lleguen a casi todos. Queremos también romper esa barrera y que crezca a escala”.

Otra experiencia: “Nunca fui una chica de sacarse 10 y muchos profesores tenían una imagen negativa mía. A partir de eso, yo pensaba que no era capaz de opinar, de tener una idea o una mirada propia sobre las cosas. Es una imagen que creé a partir de lo que decían los demás. En el Club sentí que me tenían en cuenta, que me escuchaban y fui rompiendo el prejuicio que tenía sobre mí”, contó Martina Bonnani, de la Escuela Da Vinci, de Berazategui. Sara Margariños, por su parte, terminó el colegio hace dos años, y cuenta que su experiencia le valió para relacionarse “más con profesores y compañeros”, y otra vez para destrabar prejuicios: “El ambiente de los Clubes ayuda a conocernos más a fondo”.

TED, en definitiva, tiene cuatro ejes: narrativa, desarrollo de ideas, didácticas diferentes y cuestiones vinculares. En épocas de aislamiento y de discursos en contrario, puede ser un pequeño gran cambio.

Seguir leyendo

Educación

Un kilo deja de ser un kilo: desde este lunes cambia la definición

Publicado

on

Por

Con la entrada en vigencia e la nueva definición de un kilogramo, se empezará a utilizar la constante de Planck para su cálculo. La explicación técnica de la decisión.

El 20 de mayo quedó implementado la nueva definición del kilogramo, el kelvin, el ampere y el mol, tal como se acordó en noviembre de 2018 durante la Conferencia General de Pesos y Medidas que tuvo lugar en Francia.

De esta forma, el kilo ya no será calculado como se había hecho por más de 120 años, con una pesa creada en el siglo XIX, sino que será medido de manera cuántica, lo que brindará una mejor precisión a la investigación científica.

Este nuevo sistema de medidas fue decidido en noviembre en Versalles, por la Conferencia general de pesos y medidas (CGPM), un organismo creado a finales del siglo XIX y que se reúne cada cuatro o seis años.

Los representantes de 60 países tomaron entonces “una decisión histórica” a favor de una nueva definición del Sistema internacional de unidades (SI), lo que comporta modificar la definición mundial del kilogramo así como del amperio, el kelvin y el mol.

Además de la forma en la que se calcula la masa, también serán diferentes la unidad básica de la temperatura (el kelvin), de la intensidad de la corriente eléctrica (el amperio) y la de la sustancia (el mol).

Todas estas medidas tendrán como base constantes universales, que son, por definición, invariables. Para que un kilo, un amperio o un kelvin sean lo mismo en un laboratorio de España que en una base científica acomodada en Marte, indicó ABC.

La definición del kilo había dependido hasta ahora del cilindro metálico denominado “Gran K”, cuyo original se conserva desde 1889 en la Oficina Internacional de Pesos y Medidas (BIPM, por sus siglas en francés) en Sevres, a pocos kilómetros al oeste de París.

No obstante, los científicos constataron que la masa de este prototipo internacional había variado, de forma muy ligera, en comparación con otras seis copias realizadas a finales del siglo XIX de este mismo cilindro, compuesto a través de platino e iridio.

Seguir leyendo

Educación

La UBA lanzó la primera diplomatura sobre Educación Sexual Integral y se desbordó de inscriptos

Publicado

on

Por

La primera diplomatura sobre Educación Sexual Integral (ESI) que organizó la UBA para docentes de todos los niveles educativos superó las expectativas. En el primer día de inscripción se completó el cupo de 480 inscriptos y  hay 250 postulantes en lista de espera informaron desde la institución.

Desde la UBA destacaron la repercusión que tuvo el diplomado en ESI que se dictará en la Facultad de Filosofía y Letras dentro de dos semanas: “Superó el pronóstico de inscriptos”, expresaron voceros de la universidad.

El objetivo del diplomado en Educación Sexual Integral es “la formación en los contenidos y la perspectiva” establecidos en la Ley ESI (Ley 26.150 sancionada en 2006), “tratando de trascender fuertemente el modelo biomédico antes hegemónico y también los intentos de retroceso que algunas visiones moralizantes están intentando llevar adelante”, expresó la decana de la Facultad de Filosofía Graciela Morgade en diálogo con Télam.

Al respecto del alto número de inscriptos en el diplomado que no ofrece puntaje docente, Morgade manifestó que “tiene que ver con una demanda y también con una trayectoria de nuestro equipo que viene investigando desde hace más de 15 años en ESI” y agregó que este “movimiento pedagógico” es impulsado por los propios estudiantes a partir del “estado de interrogación” en discusiones “por el lenguaje inclusivo, las violencias de género o la legalización del aborto”.

La doctora en Educación y coordinadora académica de la diplomatura aclaró que “efectivamente es la primera experiencia porque en realidad la UBA y las universidades en general lo que tienen que hacer es incluir en sus planes de grado, la perspectiva de género y la ESI. Pero ése es un proceso que es más lento porque tiene mucha discusión y participación de las comunidades”.

El diplomado sobre Educación Sexual Integral cuenta con una carga horaria total de 210 horas y está dirigido a educadores y estudiantes avanzados. Es gratuito para la comunidad educativa de la facultad, y la cursada se estructurará en torno a dos encuentros mensuales, entre mayo y diciembre.

Entre sus fundamentos el programa de estudios hace referencia a la situación en materia de Educación Sexual Integral. Según un estudio realizado por Mumalá (Mujeres de la Matria Latinoamericana) y el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI) en 2016, uno de cada tres adolescentes no tuvo ESI durante su educación secundaria en la Ciudad, mientras que los que tuvieron sólo cursaron en promedio dos horas al año.

Entre otras investigaciones mencionadas se destaca un informe de la Campaña Argentina por el Derecho a la Educación (CADE) realizado en 2017 que arrojó que sólo el 4,5 por ciento de los docentes habían sido capacitados en ESI en la Capital Federal.

Entre los argumentos se hace mención a un relevamiento a nivel nacional de La Fábrica Porteña que evidencia que el presupuesto para el Programa Nacional (PNESI) se redujo de 55 millones de pesos en 2015 a 43 millones de pesos en 2017.

Seguir leyendo

Más Visitadas