Connect with us

Deportes

Los lujos de Estefanía Banini que fueron furor en el debut de Argentina en el Mundial femenino

Publicado

on

La capitana de la Selección fue elegida como la mejor jugadora y dejó algunas “perlas” que hicieron explotar las redes sociales.

La Selección argentina debutó con un valioso empate en el Mundial de fútbol femenino Francia 2019 frente a Japón, actual subcampeón, con una enorme actuación de Estefanía Banini,elegida como la figura del encuentro.

La jugadora de 28 años deslumbró a propios y ajenos con su gran habilidad, a la que además le sumó sacrificio para el equipo de Carlos Borrello, que aguantó con hidalguía el empate frente a las niponas.

Pero además, Banini fue protagonista de dos grandes jugadas personales que sobresalieron del resto. En el primer tiempo, con un rápido movimiento de piernas, dejó en el camino a dos rivales en mitad de cancha que quedaron desairadas.

Más tarde, ya en el segundo tiempo, la jugadora del Levante español volvió a levantar todos los aplausos al tirar un caño contra una Iwabuchi, que luego de impotencia le dio un manotazo que le valió la amonestación.

(Visited 47 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deportes

Ni el dinero, ni la fama, ni los lujos: cuál es el método Bielsa para elegir los clubes que dirige

Publicado

on

Por

Lo buscaron Real Madrid, Barcelona y otras potencias, pero él optó por apoyarse en sus procedimientos para terminar volcándose por el Lille francés, el Leeds inglés o el Athletic Club de Bilbao. Cómo toma las decisiones uno de los entrenadores más elogiados por los futbolistas y sus colegas

La estación de servicio sobre la ruta, la plaza como centro estratégico e imán de los edificios primordiales para su funcionamiento, el almacén, el club, el boliche donde los adictos a las anécdotas comparten el vermut de cada día. Con un par de manzanas por lado que hacen convivir en perfecta armonía a las casas bajas con la naturaleza, y rodeado por un horizonte verde que huele a interminable, Máximo Paz es uno de esos pueblos en el que todos se conocen. Nada rompe la parsimonia de ese paraíso terrenal. Marcelo Bielsa es uno más. Los tres mil habitantes pueden cruzárselo algún día caminando por ahí, tal vez yendo a hacer las compras. No harán más que saludarlo con un gesto cálido o una palabra. Es uno más, mimetizado entre el silencio del campo familiar que alguna vez fue de sus suegros, los padres de Laura. Ese pueblo a una hora de Rosario, recostado sobre la Ruta Provincial 90, objeto de tantas crónicas deportivas, es quizás el fortín del Loco. El lugar elegido muchas veces para poner en práctica el puntilloso método Bielsa a la hora de elegir sus trabajos. Su lugar en el mundo que siempre parece estar persiguiendo cada vez que se muda por obligación, ya sea a Bilbao, en Chile, en Francia o en Leeds.

Marcelo sabe que el imponderable es parte de la esencia del fútbol, pero también tiene claro que todo lo que pueda planificar tiene que estar previamente analizado. Bielsa tiene sus recetas. Ni mejores, ni peores. Métodos que le impidieron casi por principios juntar a Batistuta y Crespo en cancha durante su estadía en la selección argentina. Métodos que lo transformaron casi unánimemente en un entrenador elogiado por la amplia mayoría de sus dirigidos y colegas. No hay novedad en decir que tiene una planificación precisa para comandar a sus equipos, pero poco se ha explicado sobre el sistema que pone en marcha cada vez que elige una oferta de trabajo.

Inter de Italia, Barcelona, Real Madrid, Lazio, Sevilla, Real Sociedad, River, Boca, Santos de Brasil, las selecciones de México, Estados Unidos y Colombia… Una simple lista de muestra que enumeran en privado personas que lo conocieron. Todos estos espacios lo tuvieron en sus planes en distintos momentos de las últimas tres décadas, pero no pasaron –por diversos motivos– el estricto filtro Bielsa que sí lograron sortear Vélez, Atlas de México, Athletic Club de Bilbao, Olympique de Marsella, Lille o Leeds. Un organigrama que ya podría olfatearse desde que emigró de Newell’s al fútbol mexicano, pero que el paso del tiempo perfeccionó. ¿Por qué unos sí lograron seducirlo y otros no?

“Creo que en ese sentido él no ha cambiado. Siempre fue así. Rompe la media de los entrenadores para tomar clubes. Él lo hace a través de un estudio minucioso de lo que es la institución, la gente que lo preside y demás. El proyecto debe ser aceptado desde la A hasta la Z”, quita uno de los velos del misterio Mario Zanabria en diálogo con Infobae. Él es un ejemplo de las semillas del método Bielsa: apenas llegó a México, en su primer trabajo oficial fuera de la Lepra, el Loco realizó entrenamientos ocultos y evaluó que faltaba material para alcanzar los objetivos. Propuso transformarse en director deportivo por un año para fundar las fuerzas básicas (inferiores) del Atlas y contratar a Zanabria como DT del primer equipo. En la siguiente temporada, con su estructura ideal montada, él ya sí se haría cargo de los profesionales. Así fue y todavía hoy se recuerda las cosechas de Bielsa: surgieron Rafa Márquez, Pavel Pardo, Jared Borgetti y otros baluartes que brillaron años más tarde.

Tras dirigir a Newell's, Bielsa pasó por Atlas, América, Vélez y Espanyol (Foto: Reuters)Tras dirigir a Newell’s, Bielsa pasó por Atlas, América, Vélez y Espanyol (Foto: Reuters)

Marcelo realiza una especie de check list antes de confirmar el desembarco a un club. Algunas que otras veces, sumergido en la tranquilidad de Máximo Paz, cerca de esa habitación repleta de videos de fútbol que tiene en su campo donde algunos pocos privilegiados degustaron un asado, el Loco evalúa minuciosamente cada aspecto de las propuestas que recibe. Aquellos que lo conocen recuerdan que una vez llegó un contacto desde el millonario fútbol árabe. Viajó y volvió. Sólo hizo un comentario risueño sobre lo extraño de los aires acondicionados en los estadios.

Lo económico es el último aspecto a tratar, un dato no menor en lo que todos coinciden. “Nos sentamos con él en un hotel 12 horas. Vimos que tendríamos que explicarle la visión y el potencial de Leeds. Mi trabajo era que firmara el contrato y negociar las condiciones comerciales. Fue muy frustrante porque no conseguí que se interesara por nada de eso”, describió sobre las tratativas que tuvo con el Leeds el CEO de ese club Angus Kinnear en el documental Take us home. “Habremos negociado 25 o 30 días y lo económico apareció el último día. Nunca se habló de lo económico, a él no le interesaba”, refuerza el concepto para este artículo Harold Mayne-Nicholls, el presidente de la federación chilena que lo contrató en 2007 para la selección.

Pero este no es el perfil sobre un altruista. Bielsa hace valer su reputación, aunque eso jamás es una condición sine qua non como sí lo son el resto de los ítems del listado. Antes que hablar de plata debe evaluar muchos focos que considera cruciales. “Las cifras son las que maneja el fútbol y son ofensivas para la gente. Por lo cual expresarse sin mentir es muy difícil”, respondió en el 2007 tras asumir en Chile, en una de las pocas veces que hizo alguna referencia sobre su contrato y los exorbitantes montos que predominan en el ambiente.

Ese hombre sencillo, campechano, por momentos desapegado de la ostentación de lo material que tanto caracteriza a esta era, primero busca un lugar ideal. Nunca tuvo representante ni intermediario. Apenas alguien de confianza que en alguna ocasión puede asistirlo con los contratos. Cada oferta que lo seduce pasa por un primer ritual: anota escrupulosamente, de puño y letra, en cuadernos, fichas u hojas de block lo que considera vital en la negociación.

El proceso necesita de un tiempo acorde. Muchas veces llaman de un día para el otro, pero él normalmente no agarra equipos en el medio de temporada. Eso obedece a que tiene que hacer un análisis profundo del equipo, la institución, la estructura, un estudio profundo de cada jugador. Es terrible el trabajo minucioso que hace y la radiografía tiene que ser muy estricta. A partir de ahí él toma la decisión en lo deportivo”, reseña un hombre cercano que opta por resguardar su nombre.

“Lo más importante para él son los futbolistas, los jóvenes del club, el proyecto deportivo en los juveniles, el lugar acorde para desarrollar la tarea. No le alcanza con una sola cancha para entrenar, por ejemplo”, echa mayor claridad Claudio Vivas, histórico ayudante de Marcelo que hoy lleva las riendas como DT principal del Bolívar.

Marcelo Bielsa durante su estadía en el Lille de Francia (Foto: Reuters)Marcelo Bielsa durante su estadía en el Lille de Francia (Foto: Reuters)

Primero mira con su lupa lo futbolístico: cómo juega el equipo, la edad promedio del plantel, cuán fértil es la tierra de las inferiores, qué estilo de juego predomina en esa institución. Su obsesión histórica por los datos facilitan esa primera escala. Tres anécdotas lo pintan a la perfección. “Quizás en ese momento no hizo todo el análisis que hace hoy, pero hablamos un día a la mañana y a la tarde estábamos charlando con él en Rosario. No tuvo tiempo de investigar. Sin embargo, nos sorprendió por todo lo que sabía de Vélez”, detalla Raúl Gámez, presidente de Vélez en 1997 cuando desembarcó allí Marcelo. “Conversé con él cuando tuvo la oferta de la selección de Chile, que fue un proceso larguísimo como de dos meses. Él no se deja seducir por cosas rápidas, tiene que estudiar. Una vez me llamó, estaba en Rosario y me pidió que lo llevara a su campo. Me dijo: ‘¿A usted no le molesta que me siente en el asiento de atrás? Porque atrás voy con revistas de Chile –tenía muchas revistas– y voy mirando’”, aporta Ricardo Lunari, un Bielsa boy de la primera era de Newell’s que fue una de las tantas fuentes de consulta del Loco por su paso por el fútbol trasandino. “Lo que más me sorprendió fue la primera reunión que tuvimos: me trajo una lista que tendría unos 60 o 70 jugadores distintos de la liga chilena, de primera y primera B. Con toda una estadística. Fuimos conversando de los distintos jugadores y no es común que los entrenadores que no están conozcan tanto”, coincide Mayne-Nicholls. Chile, a juzgar por el rompecabezas armado, fue el primer lugar donde se desplegó casi por completo el método Bielsa.

La línea de engranaje continúa hacia un proceso de búsqueda de identidad, de arraigo, un destello que lo apasione: la cultura francesa (Lille y Marsella), ser la bandera del barrio más pobre del país (Marsella), la defensa de una etnia (los vascos de Bilbao) o el clásico incorporado (en Espanyol de Barcelona). Al fin de cuentas, la persecución del primer amor: “Pertenezco a una institución que en los años 80/90 la diseñó Jorge Griffa que es Newell’s Old Boys de Rosario. En aquella época tenía un punto en común con este club: se nutría casi exclusivamente de sus propios jugadores, formados en sus divisiones menores. Como había ese punto de coincidencia, yo siempre me informaba sobre la operatoria de este club. Este es un club que tiene un sentido romántico, señorial, todas cosas que a mí particularmente me resultaron atractivas”. Esa fue la propia explicación del Loco cuando priorizó al Athletic Club de Bilbao (2011) por encima del Inter italiano. El combinado vasco fue quizás el punto donde más referencias halló al “sitio que ha marcado mi vida”, el “club al que pertenezco”, según él mismo definió a NOB tras ascender con el Leeds.

“Necesita que los equipos tengan una vinculación con el juego de él, con la pasión que le pone a cada partido, a cada aliento. Claro que sí, corre eso”, refuerzan sobre la teoría de que Bielsa busca un hilo rojo entre el club y la ciudad donde le tocará dirigir.

Tras perseguir la estela del aroma rosarino por cualquier parte del mundo, Bielsa avanza en las conversaciones formales: momento de inspeccionar en persona las instalaciones, los cuerpos de trabajo, los recursos disponibles. “Él necesita tener potestad para poder manejar la parte deportiva. Hacer y deshacer lo que sea referente al primer equipo y disposición absoluta en la toma de decisiones en lo deportivo. Necesita de los campos de deportes, de cierta infraestructura, materiales, jugadores jóvenes para que puedan hacer de sparring. Muchas cosas que salen de lo cotidiano y que quizás en otros clubes no se pueden hacer”, describe alguien que conoce la cocina del DT. Este enfoque primordial para Bielsa es también un ejemplo para entender por qué sería difícil verlo al mando de una potencia del mundo: los clubes más importantes de Europa cuentan con una estructura repleta de directores de área, casi con un enfoque burocrático del deporte, y eso imposibilitaría la concesión de todos sus innegociables requisitos.

En esa primera aproximación al nuevo club, aparece el otro lugar que siempre parece transitar por su mente: Máximo Paz. Analiza la ciudad donde vivirá, el ritmo que predomina, las relaciones interpersonales. Se transformó en habitual durante sus últimos trabajos escuchar noticias sobre las reformas que exigió en los centros de entrenamiento de cada entidad en la que desembarcó, como así también sus sitios escogidos para vivir. La Domaine de Luchin del Lille, un complejo de entrenamiento dominado por la naturaleza. El Hotel Embarcadero frente al mar en Bilbao. El tranquilo pueblo de Wetherby a cinco kilómetros del centro de entrenamiento de Leeds. O el Complejo de Pinto Durán, alejado de la zona céntrica de Chile pero con la posibilidad de tener una ventana diaria a la cordillera: “No me perdonaría, me dijo, si no viera esta maravilla todos los días”, recordó Mayne-Nicholls.

Es habitual, además, que aparezcan fotos de fanáticos sorprendidos por verlo caminando por la ciudad como un vecino más; como si se tratara de Máximo Paz, ese pueblo que en el 2002 se convulsionó con una multitudinaria caravana que lo acompañó tras el “peor fracaso de la historia” de Argentina, según él mismo definió a ese hecho en una enardecida conferencia en Lille. En cada estadía fuera de su tierra natal también logra la misma atmósfera que creó con los vecinos del campo familiar: todos lo tratan como uno más, no invaden su privacidad y prefieren no contar detalles de su vida diaria para respetar su histórico hermetismo.

Una foto habitual en Leeds: caminando por las calles del lugar que escogió para vivir (Foto: LeedsARG_)Una foto habitual en Leeds: caminando por las calles del lugar que escogió para vivir (Foto: LeedsARG_)

“Los temas de conversación eran diversos y pocas veces nos quedábamos en cuestiones superficiales. Conversábamos sobre el mundo, la política de Euskal Herria, del referente de unión que era el Athletic, de su historia, de la masa social del club, de la importancia del liderazgo, de la importancia de los valores y del proceso, de mi visión global del club en aquel momento concreto, del por qué me presentaba a las elecciones y cuáles serían mis objetivos al presentarme, intercambiábamos impresiones concretas de jugadores, de la plantilla, de Lezama, de sus convicciones a la hora de trabajar, de su método de trabajo”, lo grafica para Infobae Josu Urrutia Telleria, ex presidente del Athletic y miembro actual de la consultora Ask+.

“Me llamó la atención que no me preguntaba solo sobre fútbol, de jugadores. En un momento se empezó a interesar por cosas que normalmente a los técnicos no les importan demasiado: cómo era la vida en Santiago, dónde entrenaba la selección, qué buenos estadios había, cómo era la vida en Chile, la sociedad chilena, si Santiago tenía subterráneos… Cosas que tenían más que ver con la forma de vida”, revive Lunari sobre esas charlas previas a que asumiera el control de mando de la Roja. En Leeds encontró varios de estos puntos previamente detallados: una ciudad identificada con un club, pasional como su Newell’s amado y con un apartado campestre como su cálido Máximo Paz, todo ese combo en una institución que además le permitía emitir su opinión en cada aspecto de lo deportivo.

No todo es color de rosa. Los planes tienen sus imponderables y pueden salir mal. Se altera el procedimiento y no hay demasiadas concesiones. Cada una de sus condiciones queda registrada prolijamente en las negociaciones por mail u otras vías de comunicación. Eso será la prueba de que no quebranta ningún compromiso si algunas de sus pretensiones previamente advertidas no se llevan a cabo, ya sea la contratación de uno de los refuerzos o las obras requeridas en los centros deportivos. Debe ver indicios de que aquellos que quieren contratarlo están en armonía con sus métodos. El ejemplo Lazio ocurrido en 2016 es contundente: renunció al mes de haber iniciado un “programa de trabajo” con los directivos, al considerar que incumplieron varios puntos.

“Tomamos esta decisión porque después de cuatro semanas de trabajo en común con ustedes, no pudimos lograr ninguna de las siete incorporaciones previstas en el ‘Programa de Trabajo’ expresamente aprobado por el presidente, Claudio Lotito. Teniendo en cuenta que también se consideró la salida de 18 jugadores que actuaron en la temporada anterior, la llegada de los refuerzos resultaba necesaria de acuerdo a los plazos programados”, fue uno de los fragmentos donde brindó argumentos para justificar su renuncia a días de comenzar la pretemporada y sin llegar a dirigir. El máximo directivo del club romano amenazó con presentar acciones legales, pero el acuerdo que había pactado Bielsa era claro y no había demasiadas formas de contrarrestar el incumplimiento al “programa de trabajo”. Su dogma derrumbó el castillo de la aventura italiana con un suspiro.

En cambio, si los eventos evaluados previamente fluyen en sintonía con sus deseos inicia uno de los saltos finales: el test a los directivos; los líderes del proceso y aquellos que estarán cerca en el día a día. “Creo que lo que puedo aportar articula con lo que la estructura y la organización requieren. Las instalaciones son inmejorables y estimulan el trabajo. Trabajar con Luis Campos (director deportivo) presupone un aporte muy importante en cuanto al diseño del plantel. Y el fútbol tiene algo de industria y mucho de pasión, y las proporciones que yo he observado en Gerard López (presidente) y en Marc Ingla (director general) se corresponden con mis sentimientos”, descubrió con su sublime vocabulario este punto cuando se trepó a la silla de montura del Lille. Una radiografía 4D de aquellos que iban a ser diariamente parte de sus procedimientos.

Bielsa le mandó a hacer un busto a un amigo de Máximo Paz y colocaron el homenaje en un bar emblemático del puebloBielsa le mandó a hacer un busto a un amigo de Máximo Paz y colocaron el homenaje en un bar emblemático del pueblo

Con casi todo aprobado, Bielsa profundiza el camino rumbo a las salidas posibles del plantel y las contrataciones probables (habitualmente entrega una lista en orden jerárquico con cinco opciones, el primero es el óptimo y el quinto el posible, según recuerda alguien que conoce en cierta profundidad sus procedimientos). También empieza a darle forma a su cuerpo técnico, donde lógicamente hay obsesiva precisión: puede pedir la sustitución de un profesional con el que quizás no hay concordancia en las formas de trabajo o encandilarse con un auxiliar que está en el club y que incluso luego puede terminar uniéndose al grupo de tareas en la próxima aventura.

Hay un aspecto más, que quizás no está tan predeterminado como los anteriores, pero que es fundacional para iniciar cualquier análisis: en la plaza en cuestión tiene que ondear la bandera del desafío. “Creo que él busca retos bonitos y acá encontró uno verdaderamente lindo: un club grande por historia, por número de seguidores, por peso específico. Seguro en el mundo hay equipos más ricos y que llevan más años ganando títulos, pero Leeds United es un símbolo mundial. Y eso le da grandeza también. Es un one club city, tiene una trascendencia brutal en la región. Y también la química con Víctor Orta (director deportivo), creo que todo eso ha influido para que viniera”, nos explica Gaby Ruiz, integrante de la dirección deportiva del Leeds. “Me parece que a él lo motivan las grandes dificultades, como que le gusta subir montañas muy altas. Le gusta iniciar un trabajo prácticamente desde cero y demostrar que con trabajo, dedicación, corazón y pasión se pueden lograr las cosas”, comulga Lunari con la idea.

Aquellos que han curioseado estas pautas de entendimiento a lo largo de los años hablan de un nivel de “refinamiento” que es inimaginable. “Todo lo prevé”, advierten. “Es ceremonial. Tiene pautas”, indica otra de las personas que optan por resguardar su identidad y dar una poca información a cuentagotas por respeto. Esto también forma parte del mundo Bielsa: para intentar dar una cierta precisión sobre la articulación de sus mecanismos hay que armar un verdadero rompecabezas que tiene las piezas desperdigadas por el laberinto de la discreción que requiere a sus cercanos.

Seguramente todos estos procedimientos puntillosamente estudiados son los que colaboran en alimentar ese mote de Loco que se ganó hace ya muchos años. Este método para aceptar trabajos también se ajusta a la propia explicación que dio Marcelo para contar el porqué de su apodo durante su paso por Marsella: “Algunas respuestas que elijo para resolver determinadas situaciones no coinciden con las que se eligen habitualmente”.

¿Demasiado loco o demasiado cuerdo?

Un logro que volvió a ponerlo en los planos principales: subir a la Premier League con Leeds después de que el histórico club pase 16 años en el ascenso (Foto: Reuters)Un logro que volvió a ponerlo en los planos principales: subir a la Premier League con Leeds después de que el histórico club pase 16 años en el ascenso (Foto: Reuters)

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Deportes

“Es el partido más difícil de mi vida”: la conmovedora historia del arquero que colgó los guantes para tratar a los enfermos de coronavirus

Publicado

on

Por

Cristian Moyano surgió de Instituto e incursionó por varios equipos del Ascenso, pero la pandemia apresuró su retiro y en la actualidad trabaja en el Hospital Fernández en el área de rehabilitación

Los días de Cristian Moyano son muy distintos a los de su reciente etapa como futbolista profesional. El ex arquero de Instituto ya no se pone los guantes para ir a los entrenamientos, ni se ata los botines con el deseo de aferrarse al ascenso como lo hacía cuando vestía las camisetas de LaferrereCañuelasComunicaciones Defensores de Belgrano. Tampoco vive la tranquilidad que le brindaban los pueblos cuando defendía los arcos de Boca de Río GallegosEl Linqueño Sarmiento de Junín. Ahora su rutina se basa en su trabajo en el Hospital Fernández, donde pertenece a un equipo encargado de rehabilitar a los pacientes que contrajeron el virus Covid-19.

Es el partido más difícil de mi vida”, dijo a luego de una extensa jornada laboral que requiere de sus conocimientos en kinesiología fisiatría. “Estamos en una situación muy compleja; pero como ya veníamos mirando lo que sucedía en otros países, tuvimos tiempo para prepararnos bien. En mi caso, la clave fue la información y predisposición para contribuir en la parte que me toca”, continuó.

La pandemia apresuró el retiro del santafesino. Su idea era continuar ligado al fútbol durante un semestre o un año más, pero la suspensión de la práctica profesional aceleró su decisión. “Sabía que iba a estar difícil, porque la mayoría de los clubes quedaron con una economía muy deteriorada. Me llegó esta posibilidad y considero que es una etapa que recién arranca. Si bien me recibí hace un año y medio, no tenía un lugar fijo donde trabajar porque la prioridad era el fútbol, pero ahora estoy muy contento de estar en el hospital y muy agradecido a Martín Previgliano por la oportunidad que me dio para conformar este equipo”, subrayó.

El profesional que lo convocó para su proyecto es el docente que conoció en la Fundación Barceló. Una especie de entrenador que convocó a los mejores talentos para conformar su selección sanitaria. “Cuando integraba un plantel, les decía a mis compañeros que para ganar cosas importantes teníamos que conformar un buen grupo. Y en este caso, para ayudar a nuestros pacientes tenemos que formar un gran grupo humano. Y lo estamos haciendo desde todas las áreas”, analizó Moyano, quien se destaca en el área de kinesiología en el equipo transdisciplinario que también integran psicólogos, nutricionistas, fonoaudiólogas, enfermeras y personal de asistencia social.

Parte del trabajo que hace para ayudar a recuperar a los pacientes que llegan al hospital por el COVID-19Parte del trabajo que hace para ayudar a recuperar a los pacientes que llegan al hospital por el COVID-19

El Hospital Fernández cuenta con cuatro terapias intensivas, y en la medida del progreso de cada paciente, se van realizando diversas evaluaciones de fuerza y movilidad, como así también algunos cuestionarios relacionados a su independencia para ir al baño o higienizarse. Una vez que el personal médico obtiene toda la información, se brinda un tratamiento individual para que los afectados puedan recibir el alta.

El ex arquero concurre tres veces por semana con turnos que comienzan a las ocho de la mañana y finalizan a medianoche. Se trata de una rotación con el resto de sus compañeros para que todos los días haya personal abocado a la rehabilitación de los pacientes. “Hoy me toca ver de cerca todo el daño que hace la pandemia”, reveló el jugador con pasado en La Gloria, sin omitir ningún detalle sobre las calamidades que afronta a diario: “Hay muchas cosas que me llaman la atención, como las escaras que se les forman a los pacientes por estar tanto tiempo acostados. Son como heridas en la parte donde tienen más proximidad ósea a la piel. Si además ese paciente tiene antecedentes con problemas de circulación o diabetes las cosas pueden empeorar. La pérdida de peso también fue algo que me impactó, porque hay gente que perdió hasta 25 kilos estando internada; y muchos pierden la noción del tiempo y el espacio al desconocer cuándo fueron ingresados”.

Los hábitos también cambiaron en la vida de Cristian Moyano. Cada vez que regresa a su casa deja las zapatillas en la puerta, se desviste de inmediato para colocar la ropa dentro de una bolsa de consorcio y 48 horas más tarde la pone en la lavadora a una temperatura de 40 grados. Se trata de un mecanismo preventivo para evitar un posible contagio a su novia, quien se convirtió en un pilar fundamental en su nuevo rol. “Ella siempre me apoyó. No puedo estar más agradecido, aunque la hubiera entendido si me hubiese pedido que no vaya al hospital”, reflexionó sobre la fuerza adicional que le brinda Antonella.

Con su pareja comparte las sensaciones que le genera observar el sufrimiento ajeno. Desde que se expandió el virus ha visto “un deterioro muy grande en los internados” y se ha impresionado por la cantidad de gente que tuvo que ser sometida a los respiradores artificiales. Sin embargo, su emoción se despierta cada vez que un recuperado abandona las instalaciones. “Es una de las satisfacciones más lindas que tenemos. Cuando los pacientes se van de los hospitales con el aplauso rotundo es muy impactante. Hay un agradecimiento constante, porque muchos te dicen que volvieron a vivir”.

En un contexto en el que se confirmó el regreso de los entrenamientos en el fútbol argentino, Moyano consideró que aún “hay muchas dificultades, porque estamos llegando al pico de la pandemia con casi 7.000 contagios diarios y muchas muertes”. Él es consciente de los peligros que imponen la falta de distanciamiento social, aunque reconoce que nunca le tuvo miedo al coronavirus. “Hay que tenerle mucho respeto. A mí me tocó ser uno de los primeros en ir trabajar y al principio pensaba cada paso que daba, desde cómo vestirme hasta cómo moverme, pero ahora ya me siento con más experiencia. De todos modos, no nos podemos relajar nunca, porque es una enfermedad muy dura. Y la gente tiene que hacer lo mismo. Hay que respetar los protocolos y no subestimar al virus”. Su optimismo relacionado a la creación de la vacuna se ampara en la confianza que siente por “nuestra medicina”. “Entiendo que se está avanzando para que esto llegue a su final y todos podamos volver a la normalidad”, concluyó. Él es uno más de los héroes anónimos que luchan codo a codo contra el fenómeno global que afecta al mundo. Es el partido más difícil de su vida. Y su objetivo, como el de todos, es terminarlo lo antes posible.

(Visited 8 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Deportes

Cambio histórico en el fútbol holandés: Ellen Fokkema será la primera jugadora que integrará un equipo masculino

Publicado

on

Por

La Federación Holandesa de Fútbol le permitió a la deportista de 19 años ser parte del plantel principal del VV Foarút, de la cuarta división. “Representa diversidad e igualdad. Creemos que debe haber espacio para todos en todos los sentidos”, explicaron

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter

Ellen Fokkema jugará en un equipo de fútbol masculino

El fútbol femenino continúa creciendo a nivel mundial y, a base de sacrificio y buenas performances dentro del campo, las mujeres empezaron a tomar un rol más relevante en un deporte que a lo largo de su historia tuvo el predominio hegemónico de los hombres.

En esta ocasión, la Federación Holandesa de Fútbol (KNVB) publicó un comunicado en su página web oficial en el que anunció que en la próxima temporada se llevará a cabo “una prueba piloto para permitir que las mujeres en el fútbol aficionado participen en la categoría A masculina”.

Se trata de la joven Ellen Fokkema, quien se formó en las filas del VV Foarút y que integraba el equipo de fútbol mixto del club, en el que juegan todos los menores de 18 años, el cual se puso en marcha en el país en 1986 y ha sido una parte oficial de la KNVB desde entonces.

Sin embargo, hasta ahora, cuando cumplían 19 años los varones ascendían a la Categoría A mientras que las mujeres se veían obligadas a jugar en la Categoría B con otros hombres o en un equipo femenino.

La joven de 19 años formará parte de la Categoría A la próxima temporada La joven de 19 años formará parte de la Categoría A la próxima temporada

“Es fantástico poder seguir jugando en este equipo”, aseguró Fokkema, quien se transformará en la primera mujer en integrar el plantel principal del equipo de la cuarta división holandesa. “He estado jugando con estos muchachos desde que tenía cinco años y lamentaba no poder jugar con ellos el próximo año”, agregó.

“Es todo un desafío, pero eso solo me emociona más. Le pregunté al club si era posible hacer algo y juntos presentamos la solicitud a la KNVB. Mis compañeros de equipo también reaccionaron con entusiasmo al enterarse que podría quedarme con ellos. No me atrevo a decir cómo será, pero de todos modos estoy muy feliz de poder participar en este piloto”, reconoció la joven de 19 años.

“Cada año hay una solicitud de una Asociación para que una mujer juegue al fútbol en su primer equipo masculino”, informó Art Langeler, director de desarrollo de fútbol de la KNVB.

“En mi opinión, es especial que las niñas de todos los niveles puedan jugar fútbol mixto, pero tan pronto como los niños cumplen 19 años pasan a la categoría A de los hombres”, comentó.

El VV Foarut presentó una petición a la KNVBEl VV Foarut presentó una petición a la KNVB

“El KNVB representa diversidad e igualdad. Creemos que debe haber espacio para todos en todos los sentidos. Además, en estos casos hay un buen desafío deportivo que no queremos bloquear. Por eso estamos comenzando este piloto”, dijo el directivo.

“La experiencia dirá si funciona y cómo funciona. Supervisaremos cómo van las cosas en estrecha consulta con el club. En base a eso, podríamos aplicar un cambio de regulación”, sentenció Art Langeler.

El fútbol femenino está presente en los Países Bajos desde 1971, mientras que la disciplina mixta se introdujo en 1986. “Este paso hizo posible que niños y niñas de hasta doce años jugaran al fútbol uno contra el otro”, destacó el comunicado de la Federación. “El fútbol mixto permitió que las niñas de cada pueblo y cada distrito de una ciudad se unieran a un club de fútbol. Hoy en día es bastante normal que los niños y niñas jueguen al fútbol juntos”, sentenció el texto. Sin embargo, ahora darán un paso más con esta decisión histórica que seguramente quedará como un cambio emblemático acorde a los tiempos que corren.

(Visited 8 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas