Connect with us

Economia

Los industriales aceptan el acuerdo social, pero antes quieren conocer el plan económico de Alberto Fernández

Publicado

on

La ansiedad por conocer quiénes van a ser los referentes económicos del gobierno de Alberto Fernández ya se palpa en todos los ámbitos empresarios. La transición, que se suponía arrancaba pos elecciones, se está demorando e inquieta el hermetismo reinante en el círculo íntimo del flamante presidente electo. Aún con esta incertidumbre, los empresarios preparan su 25º Conferencia Industrial con el foco puesto en la necesidad de consensos y anticipan que apoyarán la idea de un acuerdo social de precios y salarios, siempre y cuando el nuevo gobierno presente antes las bases de su plan económico.

Esta fue la idea imperante en el encuentro de junta directiva de la Unión Industrial Argentina de esta semana, donde el Centro de Estudios Económicos (CEU) de la entidad presentó un informe macroeconómico en el que se expresa que para que se pueda avanzar en una política de ingresos que apunte a mejorar el salario real sobre la base de la inflación futura debe quedar claro cómo jugarán un conjunto de variables que definen los costos de las empresas y los ingresos de los trabajadores: el tipo de cambio, la tasa de interés y el riesgo país, que dependerá de la negociación con los acreedores externos.

 Los empresarios preparan su 25º Conferencia Industrial con el foco puesto en la necesidad de consensos y anticipan que apoyarán la idea de un acuerdo social de precios y salarios, siempre y cuando el nuevo gobierno presente antes las bases de su plan económico

“La tasa de interés es un costo alto para las empresas. El tipo de cambio lo es para las petroleras, por ejemplo. Entonces si se pueden definir esas variables se puede delinear el costo de los servicios públicos también. Y recién ahí, dándole orden a esas variables, hay chances de pensar en mejorar los ingresos”, dijo un directivo de la UIA.

El presidente de la UIA, Miguel Acevedo, ultima con la mesa chica los preparativos de la 25º Conferencia Industrial

El presidente de la UIA, Miguel Acevedo, ultima con la mesa chica los preparativos de la 25º Conferencia Industrial

Es difícil, razonan algunos empresarios, pensar en tener un plan económico claro al comienzo de la gestión. Falta apenas un mes para el recambio presidencial y aún no se conoce quiénes ocuparán los distintos cargos en el gabinete económico. Menos aún lo que evalúan hacer apenas aterricen en el Palacio de Hacienda. Y aún en el caso de que sí lo tuvieran, no será sencillo consensuar precios y salarios hacia adelante, cuando la heterogeneidad entre los distintos sectores es enorme. Ya lo anticiparon varios referentes sindicales.

Pero desde la central que conduce Miguel Acevedo creen que la clave es “tener un norte”, más allá de que luego existirán las particularidades al interior de cada sector. “La macroeconomía fija una regla donde intentás no moverte tanto”, aclararon fuentes de la institución, quienes además insistieron en que la base de un acuerdo social debe ser, sin embargo, consensuar qué modelo de país se busca y cómo se logra en el actual contexto mundial.

En este sentido, la UIA les presentó a todos los candidatos presidenciales el Plan Productivo 2020-2023 que contiene las propuestas de la entidad en torno a varios ejes para que la Argentina pueda retomar el crecimiento y consolidar el desarrollo. La clave: mejorar la competitividad.

Martín Cabrales, vocal de la UIA (Lihue Althabe)

Martín Cabrales, vocal de la UIA (Lihue Althabe)

“Si nosotros vamos a un acuerdo de precios y salarios sin tener la macro ordenada, no va a tener ningún resultado y vamos a quemar una bala. Vamos a estar presentes ante un llamado por el acuerdo social, pero no hay que poner el carro delante del caballo”, afirmó el vicepresidente Pyme de la UIA, Miguel Ángel Rodríguez. El empresario, dueño de Sinteplast, agregó que no se descarta, sin embargo, “acordar algo en la urgencia del primer trimestre, pero para avanzar en un acuerdo de largo plazo, las empresas deben tener que tener claro cuáles serán sus costos”.

A su vez, Martín Cabrales, vocal de la entidad, consideró “imprescindible avanzar en un pacto social”, aunque coincidió en que “será cuando se conozcan las variables macroeconómicas”. De todas maneras, reconoció las urgencias de la sociedad, por lo que sostuvo que no podrá pasar mucho tiempo para acordar.

 Si nosotros vamos a un acuerdo de precios y salarios sin tener la macro ordenada, no va a tener ningún resultado y vamos a quemar una bala. Vamos a estar presentes ante un llamado por el acuerdo social, pero no hay que poner el carro delante del caballo (Rodríguez)

Bajo el nombre “Construir consensos”, la Conferencia Industrial este año se llevará a cabo el 28 de noviembre en el Complejo Golden Center de Parque Norte y reunirá, entre otros referentes nacionales e internacionales, a Felipe González, presidente del Gobierno español en el período 1982-1996 y uno de los protagonistas de los Pactos de la Moncloa.

Fueron invitados al cierre el presidente electo, Alberto Fernández, y el saliente Mauricio Macri, aunque por ahora ninguno de los dos confirmó.

Indicadores laborales

La UIA dio a conocer también un informe con los últimos indicadores laborales, que demuestran que el empleo en la actividad industrial sigue en caída.

Los datos son de agosto, pero muestra que el empleo asalariado registrado se contrajo ese mes 4,9% interanual (56.687 puestos menos) y en la medición sin estacionalidad, la caída fue de 0,4% (4.000 puestos de trabajo). En este sentido, la entidad remarca que “volvió la dinámica descendente del empleo industrial, con una caída superior a la de julio (-0,2%) dado el contexto de volatilidad cambiaria y suba de las tasas de interés de agosto”.

Con estos datos, la industria acumula una pérdida de 152.000 puestos respecto de igual mes de 2015 y cerca de 161.000 con respecto a agosto de 2013, el máximo valor de empleo industrial registrado en agosto.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Economia

Los exportadores le ofrecen a Alberto Fernández un “shock” de divisas a cambio de beneficios fiscales

Publicado

on

Por

Hay soja en los silobolsa por US$ 4.600 millones. El Banco Central compró ayer US$ 120 millones. Los productores venden antes de que suban las retenciones.

Los productores agropecuarios están apurando las ventas de soja y los silobolsa empezaron a perder volumen. Este jueves cambiaban cada tonelada de soja por unos 14.000 pesos. Es lo que les pagan los exportadores, después de descontarles (a un precio lleno de 330 dólares por tonelada) un 27% por las retenciones.

Se quieren anticipar a lo que ven como una segura suba de retenciones desde el 10 de diciembre, cuando asuma Alberto Fernández. Al presidente electo le están llevando ideas para incrementar las liquidaciones y las reservas a cambio de alguna ventaja fiscal.

En estos días las cerealeras venden los dólares por sus exportaciones al Banco Central. El organismo monetario es hoy el único comprador de divisas en el mercado mayorista. En la rueda del jueves se alzó con otros US$ 120 millones.

Desde que arrancó el súper cepo, el 28 de octubre, el Central lleva comprados US$ 1.500 millones. Esto le permitió al organismo conducido por Guido Sandleris iniciar una lenta recomposición de reservas, que quedaron en 43.555 millones de dólares. El día que comenzó el súper cepo, estaban en US$ 43.402 millones. Pero en el medio se pagaron deudas, entre ellas el cupón del Bonar 2024 por cerca de 250 millones de dólares. Y se atendió la demanda de ahorristas minoristas (200 dólares por cabeza), importadores y deudas de empresas privadas.

Es cierto que a cambio de los dólares, el Central inyecta pesos y expande la base monetaria. “Hasta el 13 de noviembre, la base monetaria acumula un crecimiento mensual de aproximadamente $196.000 M, equivalente a 14,1% del saldo a fin de octubre. El principal factor de explicación de la expansión fue la compra de divisas”, consideró el economista Martín Vauthier, de la consultora Eco Go.

Además de que es la única ventanilla donde se pueden vender los dólares, los exportadores están recibiendo un buen volumen de soja porque el productor quiere anticiparse a un seguro aumento de las retenciones que ven venir como una de las primeras medidas del gobierno de Alberto Fernández.

Pero a la par de este mayor volumen de operaciones, el sector agropecuario pretende negociar con el futuro Gobierno algún mecanismo para apurar la venta de la soja “vieja”, es decir la de la campaña 2019.

En concreto, productores y exportadores ofrecen una montaña de dólares a cambio de alguna ventaja fiscal, algo así como que las retenciones se puedan imputar a cuenta del impuesto a las Ganancias.

La idea concreta, según le explicó a Clarín una fuente del sector privado directamente involucrada en las conversaciones, es que durante 40 días se abra una “ventana”, y que las liquidaciones que se registren durante ese período se beneficien con ese alivio fiscal.

A cambio, el sector ofrece una fuerte liquidación de granos. Hoy el stock guardado en los campos alcanza los 14 millones de toneladas, equivalentes a unos 4.600 millones de dólares. Para un Banco Central que va a llegar no muy holgado de reservas a fin de año, es un monto tentador.

Las conversaciones las están manteniendo con el ex secretario de Agricultura (entre 2013 y 2015) y economista del INTA Gabriel Delgadoquien suena como posible ministro del futuro gabinete de Alberto Fernández.

Por cierto, los exportadores les llevaron la propuesta a las actuales autoridades económicas, quienes escucharon con atención pero les dijeron que no podían hacer nada por los compromisos fiscales asumidos con el Fondo Monetario Internacional.

Con todo, esta es una conversación a futuro. Lo concreto es que hoy se está produciendo un fenómeno particular. Porque el productor recibe pesos y -por imperio del cepo cambiario- no tiene posibilidad de comprar más que 200 dólares en el mercado oficial, una cifra que cubren con apenas una tonelada de soja. Y además, no tiene ningún interés en incursionar en el mercado bursátil para comprar dólares, legalmente, a $ 72 mediante la compra y venta de bonos.

Lo concreto es que actualmente los pesos son utilizados para anticipar la compra de insumos para la próxima campaña. Pero el punto en este tema es que las proveedoras de insumos tampoco pueden comprar dólares, entonces financian en pesos las compras de sus clientes.

Otro fenómeno que se está pudiendo observar, dicen los productores, es que no encuentran alternativas para los pesos que reciben por las ventas de soja. De ahí que en algunas ciudades del interior se está viendo un movimiento interesante en las construcciones “desde el pozo”, en las que los desarrolladores aceptan pesos para financiar la obra, que estará terminada en uno o dos años.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Economia

La inflación de octubre fue del 3,3% y acumula 42,2% en lo que va del año

Publicado

on

Por

El instituto de estadística dio a conocer la suba de precios del último mes, que quedó muy por debajo de las estimaciones de gremios y privados, que habían calculado 4%.

La inflación de octubre fue del 3,3% y acumuló en lo que va del año un alza del 42,2%, informó este jueves por la tarde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). En comparación con octubre del año pasado, la suba de precios acumulada trepó al 50,5%, según la estadística oficial.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Economia

Terminó el congelamiento y aumentaron un 5% las naftas

Publicado

on

Por

Desde este jueves el precio de los combustibles se incrementa por novena vez en 2019. Se espera una nueva suba en diciembre.

El congelamiento de los precios de los combustibles por 90 días que el Gobierno había dispuesto finalizó este miércoles y las petroleras estableciron nuevamente los importes de las naftas sin autorización del Poder Ejecutivo.

La Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines confirmó a minutouno.com que desde este jueves implementarán una suba de un 5% de las naftas y el diésel. Se estima que no va a ser el único ya que el 1 de diciembre habrá otro incremento.

El decreto que reguló el precio de los combustibles se conoció el 15 de agosto, tras las PASO. Allí se estableció que las compañías debían mantener los valores del 9 de agosto y que se tomaba un dólar de referencia de $45,19.

A través de la normativa, se facultó a la Secretaría de Energía, dependiente del Ministerio de Hacienda, para autorizar incrementos en los precios en dos subas, de 5% cada una, en septiembre y a fines de octubre.

Voceros de las tres principales petroleras que dominan el segmento minorista de combustibles coincidieron en señalar que el atraso de precios producto del congelamiento no se podrá recuperar inmediatamente, sino que se buscará alcanzar paulatinamente y en lo posible acercarse a una paridad de importación para cuando asuma el presidente electo Alberto Fernández.

La referencia al futuro Gobierno se debe a que las empresas anticipan que un eventual llamado a un acuerdo social que incluya una política de precios restrictiva, los encontraría con un atraso importante que no se registra en otros sectores de la economía que si aplicaron aumentos desde agosto.

La Federación de Empresarios de Combustibles de la República Argentina (FECRA) expresó que “la medida se volvió insostenible en una economía con dos dígitos de inflación y un abastecimiento que sigue siendo deficitario o restringido, especialmente en el canal de estaciones blancas”.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas