Connect with us

Economia

Los empresarios proyectan otro trimestre con caída del empleo registrado

Publicado

on

En julio la cantidad de trabajadores registrados fue de 12.107.069 y cayó 0,9% con respecto al mismo mes del año anterior (106,4 mil trabajadores menos), pero, por el contrario, en comparación con junio aumentó en 10.000 empleos, y cortó una serie de 10 meses con variación negativa, mientras que en valores ajustados subió en 3.100 ocupaciones rentadas.

Nuevamente, el mercado laboral tuvo un comportamiento heterogéneo, habida cuenta de que se mantuvo expansivo en 0,7% en el conjunto del sector público, aunque a un ritmo inferior al vegetativo, determinado por el ajuste asociado a la población en las áreas de la sanidad, docencia y seguridad física; 2,4% en los ocupados en casas particulares, principalmente por imperio de una activa fiscalización del empleo en negro; y 2,1% en la franja de los monotributistas sociales (desocupados que reciben un plan con contra prestación laboral). Mientras que persistió contractivo en el agregado del sector privado asalariado 2,1%; en los autónomos 1,7%; y en los monotributistas puros 0,7 por ciento.

 El sector público, trabajadores en casas particulares y monotributistas sociales, fueron las únicas franjas donde creció el empleo formal

Pero desde el 12 de agosto volvió a diluirse la expectativa de consolidación del punto de quiebre de la contracción que arrastraba el mercado de trabajo, al quebrarse, sorpresivamente, la expectativa de continuidad de la desaceleración de la tasa de inflación y aumento de salarios y jubilaciones en términos reales respecto de los meses previos.

Agosto, un mes fuertemente contractivo

De acuerdo con lo relevado por la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Producción y Trabajo, el Índice de Empleo para agosto de 2019 tuvo una variación interanual negativa del 2,5% para el total de los aglomerados. Las tasas de entrada y salida fueron 1,7% y 1,9% respectivamente. “Todos los aglomerados presentaron variaciones interanuales negativas con excepción de Gran Mar del Plata: subió 2,3%”, precisa el informe oficial.

Una vez más, las ramas más intensivas en empleos del sector privado, sobresalieron con disminuciones de 4% la industria; 9,4% la construcción y 3,7% comercio, restaurantes y hoteles; en menor medida 2,6% transporte, almacenaje y comunicaciones; y 1,4% servicios financieros y a las empresas.

 Las ramas más intensivas en empleos del sector privado, sobresalieron con disminuciones de 4% la industria; 9,4% la construcción y 3,7% comercio

De ahí que en el nuevo sondeo de opinión de expectativas para el trimestre septiembre a noviembre sólo 3,9% manifestó que proyecta aumentar la dotación, muy inferior a 5% que cree que disminuirá, arrojando un saldo de respuesta negativo de 1,1 puntos porcentuales.

Y si bien habitualmente se destaca que en tiempos recesivos uno de los segmentos más afectados por la crisis es el de las pymes, ahora el Ministerio de Trabajo detectó que las empresas con más de 200 puestos fueron las que más achicaron la nómina en agosto: 3,1%, casi un punto más que las bajas que se observaron en las de entre 10 y 49 empleados; y las de 50 a 199 personas.

 Trabajo detectó que las empresas con más de 200 puestos fueron las que más achicaron la nómina en agosto: 3,1%, casi un punto más que las bajas que se observaron en las de entre 10 y 49 empleados; y las de 50 a 199 personas

Un claro amortiguador de ese proceso, frente al estancamiento que mantiene la economía por espacio de una década, ha sido la disminución del costo laboral real, habida cuenta de que frente a una tasa de inflación de poco más de 54%, los salarios nominales subieron, en promedio, entre 45 y 47 por ciento.

“En términos reales, teniendo en cuenta el efecto de la variación del nivel de precios, en julio de 2019 la remuneración real promedio cayó 4,3% frente a igual mes del año anterior y la remuneración real mediana 5,9%”, estimó la cartera laboral.

La consecuencia de ese proceso, que fue notablemente más intenso en el caso del empleo en negro, al punto que el Indec estimó una suba nominal de los salarios de 34,7% en 12 meses hasta julio, fue el exponencial aumento de los indicadores de pobreza e indigencia.

(Visited 8 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economia

Por la brecha cambiaria, se agranda el déficit comercial con Brasil

Publicado

on

Por

El saldo negativo para Argentina fue de US$ 275 millones en noviembre, el más marcado desde 2018. Pronostican un rojo de US$ 800 millones para este año.

Por obra de la brecha cambiaria, la balanza comercial con Brasil cerró noviembre con un déficit de US$ 275 millones para la Argentina. Con este registro se revirtió el superávit de US$ 160 millones alcanzado en el mismo mes del año pasado, en un contexto en el que las exportaciones volvieron a caer, al tiempo que crecieron las importaciones.

Este resultado supone el rojo bilateral más marcado desde junio de 2018. Los datos corresponden al informe del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil. En noviembre el retroceso de las exportaciones fue de 22,6% interanual, con US$ 665 millones, y el avance de las importaciones de 34,7%, con USS 940 millones.

Para Ecolatina “contrariamente a lo que podría pensarse, este desempeño no se explicó por un crecimiento de la economía argentina o un deterioro de la brasileña, sino por la evolución del mercado cambiario” en nuestro país.

Aunque la brecha cambiaria retrocedió durante noviembre del 150% al 90% “permaneció en niveles muy altos, alentando las expectativas de devaluación vis a vis la compra de bienes importados como una manera indirecta de acceder a dólares oficiales”, planteó Ecolatina.

La brecha cambiaria, con el dólar blue en un máximo de $ 195 el 23 de octubre y en $ 153 hoy, hizo que se pospusieron exportaciones mientras se aceleraban las importaciones para aprovechar los efectos de una potencial devaluación.

A partir del endurecimiento del cepo cambiario en noviembre, las importaciones desde Brasil empezaron a crecer en la comparación interanual, aun cuando la mayoría de las actividades industriales continúan operando por debajo de 2019.

En sentido opuesto, en noviembre se agravó la caída de las exportaciones en relación con septiembre y octubre: hubo una baja del 14% interanual en el acumulado del bimestre. Esto ocurrió a pesar de que la economía brasileña siguió recuperándose luego del pico de casos de coronavirus.

La expansión de las importaciones fue la más elevada desde octubre 2017. De todas formas, las compras externas acumulan una caída del 15,3% interanual durante los primeros once meses del año.

Al comparar con el resto de las importaciones del principal socio comercial del país sobresale que éstas cayeron solo 1,3% en noviembre. Esto permite ver que “el desplome a dos dígitos fue más la excepción argentina que la regla general”, dice Ecolatina.

Entre enero y agosto el comercio bilateral acumuló un déficit de US$ 275 millones contra un superávit de US$ 160 millones en igual período del año pasado, que saltó a US$ -400 millones en los últimos tres meses versus un saldo positivo de US$ 400 millones entre septiembre y noviembre del 2019.

Se verifica entonces cómo “la disparada de la brecha complicó el resultado con el principal socio comercial, reforzando los problemas iniciales de oferta de divisas en el mercado oficial”.

Con estos números, Ecolatina proyecta un déficit cercano a US$ 800 millones en el acumulado anual.

“De cara al 2021, el deterioro acelerado del resultado comercial podría sumar problemas cambiarios en el verano que está llegando”, anticipó la consultora.

Para Abeceb, el déficit comercial se ubicaría en torno a los US$ 800 millones, con una baja del 25% en las exportaciones y una merma del 15,5% en las importaciones.

Para 2021 las proyecciones de Abeceb marcan que el saldo negativo se ampliaría a US$ 2.000 millones. Las exportaciones e importaciones bilaterales se expandirían 22,0% y 34,6%, respectivamente.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

China detectó otra vez rastros de coronavirus en empaques de carne vacuna de Argentina

Publicado

on

Por

Así lo anunció la Administración General de Aduanas de China. Los detalles del caso y la opinión de los especialistas

Según anunció hoy la Administración General de Aduanas de China, se detectó una vez más resto de coronavirus en los empaques de un lote de carne vacuna congelada en res de una empresa argentina. Diferentes medios internacionales informan que se trataría de la empresa Ecocarnes, a la que se suspendería durante una semana de todas las operaciones de importaciones.

Hay que recordar que China es el principal destino de las exportaciones nacionales de carne vacuna, donde según los registros de los organismos oficiales entre enero y octubre del presente año se comercializaron a dicho mercado unas 406.130 toneladas.

En un breve comunicado, las autoridades sanitarias de China especificaron que dieron positivo todas aquellas pruebas en un lote de envases de carne vacuna deshuesada congelada. Hasta el momento los rastros de coronavirus no se detectaron en el puerto de ingreso de la mercadería, sino en el depósito que es su destino final. Es por eso que consideran que el virus podría haber ingresado en el traslado que se realiza en China.

Además, el gigante asiático desde julio y hasta nuestros días ya habría detectado 40 casos positivos de coronavirus en los paquetes de alimentos refrigerados que fueron enviados no solamente desde Argentina, sino también de Ecuador, Brasil y algunas regiones de Europa.

A mediados del mes pasado, las autoridades sanitarias de China suspendieron por cuatro días al frigorífico argentino “Gorina”, cuya planta opera en la ciudad bonaerense de La Plata, por la detección de coronavirus en un empaque externo de carne bovina.

A partir que la Argentina cuenta con 90 frigoríficos habilitados para exportar al mercado chino, la suspensión de frigoríficos no provocará desabastecimiento de carne vacuna a dicho mercado, y también desde un primer momento las autoridades argentinas descartaron que toda esta situación haya generado problemas comerciales.

Por otro lado, especialistas del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) comentaron en ese momento a este medio que “la sanidad y la inocuidad de la carne nunca estuvo en duda por el país asiático”.

La opinión de los especialistas

Semanas atrás se difundió un informe de expertos del Conicet en el que precisaron que el coronavirus “no es una crisis de inocuidad alimentaria y que la principal vía de transmisión del virus es entre las personas a través de partículas expulsadas por una persona infectada desde la boca o la nariz, al toser, estornudar y la posibilidad de aerosolización”.

En el documento entregado a la prensa, señalaron que “no existe evidencia científica que demuestre que los virus que causan enfermedades respiratorias en humanos (como el SARS-CoV-2) se transmitan a través de los alimentos y que los animales de consumo (bovinos, porcinos, aves, peces) transmitan el virus, ni que puedan enfermarse”.

Los especialistas que realizaron el estudio fueron: Eduardo López (Universidad del Salvador y director del Programa de Infectología Pediátrica Facultad de Medicina UBA); Carlos van Gelderen (médico veterinario, miembro del directorio del Conicet y director de la Red de Seguridad Alimentaria); Juan Martín Oteiza (investigador adjunto Conicet); Marcelo Signorini (integrante del Instituto de Investigación de la Cadena Láctea de INTA-CONICET); Gerardo Leotta (Instituto de Genética Veterinaria de UNLP y Conicet).

En otro pasaje del estudio, los especialistas comentaron que el Estado nacional “estableció protocolos para los diferentes sectores productivos, donde las plantas exportadoras de carne cumplen rigurosamente con ellos. La supervivencia de SARS-CoV-2 en superficies se basa en datos experimentales, que estiman un máximo de sobrevida de 7 días en plásticos y en acero inoxidable. Sin embargo, no existe evidencia científica hasta el momento que demuestre que el virus pueda transmitirse por esta vía”.

Frente a los casos detectados hasta el momento por China de rastros de coronavirus en los empaques de carne vacuna, los especialistas manifestaron: “El material genético de SARS-CoV-2 se habría encontrado en cajas externas de cartón y no en el producto elaborado en la Argentina. Considerando que la estructura del cartón es considerada una superficie porosa y que el material genético fue encontrado luego de un viaje marítimo de 55 días y luego de la movilización y manipuleo terrestre dentro de China, cabe mencionar que no existe bibliografía científica que demuestre que el virus sea viable luego de 60 días en condiciones similares a las de un viaje de estas características”.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Economia

Bolsas récord: qué anticipan los mercados internacionales para la economía de 2021

Publicado

on

Por

Las cotizaciones de los activos financieros responden a las proyecciones de un importante crecimiento a escala global para el año que viene. Los riesgos de la expansión fiscal y monetaria

En la última semana se alcanzaron varios hitos bursátiles: el Dow Jones de Wall Street superó por primera vez los 30.000 puntos y las principales Bolsas del mundo recuperaron el nivel de precios que ostentaban antes de producirse el golpe económico por los contagios de coronavirus, entre fines de febrero y principios de marzo.

En términos generales, el mundo sigue en recesión y en el caso argentino, se confirma una caída de actividad de dos dígitos para este 2020, el año de la pandemia. Pero los indicadores financieros anticipan un 2021 de recuperación de la actividad perdida, e incluso el de un crecimiento, descontado por adelantado, ante las monumentales inyecciones de liquidez a través de políticas fiscales y monetarias implementadas por los gobiernos de los países desarrollados como emergentes.

El S&P Merval superó los 54.000 puntos por primera vez, un récord en pesos para la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, aunque en dólares todavía está más de 30% por debajo de comienzos del año.

Las Bolsas globales recuperaron los precios previos a la pandemia, aunque las acciones argentinas todavía están 35% más baratas en dólares

En la Convención Anual del IAEF (Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas), el economista Miguel Kiguel, director de Econviews, expresó que “el mundo tuvo una recesión generalizada, una situación muy especial: prácticamente todos los países en forma sincronizada sufrieron una fuerte caída de la actividad. En general esta recesión ha sido fuerte, le pegó a todos sin excepciones y lo interesante fue la respuesta de política económica muy fuerte de gran expansión fiscal, grandes déficits, mucho endeudamiento y mucha emisión monetaria. Esta combinación de políticas ha hecho que la salida de esta caída sea bastante rápida y si aparece la vacuna, como todos estamos esperando, probablemente esto pase a la historia en el segundo trimestre del año que viene y las economías empezarán a recuperarse”.

“A la Argentina esto le pegó de manera más fuerte que a otros países, porque nos encontró con las defensas bajas: con pocas reservas, prácticamente en default y donde la emisión monetaria ponía en riesgo una inflación que ya era muy alta, y eso limitó la capacidad de respuesta”, agregó Kiguel.

Una análisis de The Economist Intelligence Unit proyecta para 2021 un crecimiento del PBI del orden del 3,2% para los EEUU, un 4,9% para la Eurozona, 7,3% para China y un 6,9% para la India. Para la Argentina prevé una mejora de 5% anual, por encima de Brasil, con un 3 por ciento.

En el marco de la reciente EFI Week, Claudio Zuchovicki, gerente de Desarrollo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, explicó que “el mercado no está viendo la foto de hoy si no las expectativas de futuro. Todas las Bolsas del mundo estuvieron sobre-festejando la eficiencia de la vacuna, que todavía no la vimos. Los mercados con los precios de hoy no justifican lo que las compañías están ganando hoy si no la expectativa de cambio. Suben los activos y las materias primas, pero dispersas: suben más las que tienen algún grado de especulación -los que son insumos de la producción- y está bajando el oro y lo que es considerado reserva de valor”.

Si aparece la vacuna, probablemente esta recesión global pase a la historia en el segundo trimestre del año que viene y las economías empezarán a recuperarse (Miguel Kiguel)

“El mercado ya se anticipó a este bienestar o a un final de la pandemia como tal. Saber el final, que va a terminar, es mucho más importante que el resto de las variables, no importa que el período sea largo, si no que hay un procesos y eso es lo que está festejando el mercado. Pero tiene que salir todo lo suficientemente bien como para convalidar los precios de hoy”, resumió Zuchovicki.

Sectores ganadores, perdedores y oportunidades

José Ignacio Bano, gerente de Research de InvertirOnline, observó que “están virando los sectores. En los primeros meses de este año hubo sectores claramente ganadores, como tecnología. Ahora, con una vacuna inminente, el hecho de que cambie el presidente de los EEUU, con un eje bastante distinto para algunos sectores como energías renovables, entonces vemos sectores como el financiero que a principios de año fueron muy castigados y ahora los vemos repuntando. También consumo básico y consumo discrecional, antes castigados y recuperando ahora. Esto da una pauta de los sectores más interesantes en los próximos meses”.

Las acciones tecnológicas acapararon las ganancias bursátiles y desplazaron nuevamente a los títulos corporativos tradicionales (EFE)
Las acciones tecnológicas acapararon las ganancias bursátiles y desplazaron nuevamente a los títulos corporativos tradicionales (EFE)

En el año de la pandemia, las acciones tecnológicas acapararon las ganancias bursátiles y desplazaron nuevamente a los títulos corporativos tradicionales. Si bien el Dow Jones de Wall Street acumula un alza de 12% en noviembre, su mejor mes desde 1987, en 2020 gana apenas 5%, mientras que el promedio tecnológico Nasdaq asciende 39% en once meses.

Reacomodar las inflaciones y las tasas de interés a la expansión monetaria que tuvimos este año es un desafío (Ezequiel Zambaglione)

“Cayó una ‘bomba’ y esa bomba además de hundir a toda la economía y aceleró el cambio estructural. Hay una aceleración del cambio tecnológico. El panel del Dow Jones en los EEUU recién alcanza el nivel que tenía antes de la pandemia, pero al mirar Nasdaq está volando un 30 o 40 por ciento arriba”, advirtió el economista Martín Tetaz.

Ramiro Marra, director en Bull Market Brokers, dijo que “en términos económicos, en la cuarentena vimos una aceleración de muchos procesos en cuanto a tecnología. El tema es si la ‘post-nueva normalidad’ -una vez que esté la vacuna y no esté más el virus- esas empresas tecnológicas van a poder seguir creciendo o van a tener que consolidar sus negocios y empiezan a tener lugar las empresas que fueron muy golpeadas por la cuarentena. La discusión es qué pasa cuando un proceso se acelera tanto, si puede mantenerse en el tiempo o si va a tener un ajuste. Es una cuestión más sociológica que de mercados, que no solo se mueven por cuestiones de balance o de gráficos, sino por cómo actúan las personas en cuanto a la economía cuando pasan hechos como éste. La post-nueva normalidad va a ser distinta a lo que vivíamos antes y también a la cuarentena, y ahí hay que buscar que sectores se pueden ver beneficiados y consolidar sus negocios”.

El mundo tiene que salir lo suficientemente bien de la pandemia como para convalidar los precios de las acciones de hoy (Claudio Zuchovicki)

“La gran pregunta que se hacen los economistas es si hay una recuperación en ‘V’ o en ‘W’ -o ‘canguro’-. Este año tuvo el shock más grande desde 1930 con la Gran Depresión y sumamos que fue el más rápido, básicamente porque hay nuevos instrumentos en el mercado -puts, call, derivados ETF- y mucha liquidez que venía rezagada desde 2008. El estímulo fiscal y monetario es muchísimo más grande que en la Segunda Guerra Mundial, pero no hay más producción porque las fábricas del mundo se frenaron”, describió Joaquín Bagüés, director de Portfolio Personal Inversiones.

Liquidez para financiar la recuperación

Dos noticias políticas en los EEUU impulsaron las ganancias bursátiles, por su implicancia en la economía global en 2021. Una fue el inicio de la transición presidencial norteamericana, después de las elecciones en las que se impuso el demócrata Joe Biden para suceder a Donald Trump. La segunda fue la nominación que hizo Biden de la ex presidente de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, como candidata a secretaria del Tesoro.

Por su experiencia en la Fed, es de esperar que Yellen comande la aprobación parlamentaria de un apoyo fiscal extraordinario para darle fuerza al crecimiento de la economía de EEUU, que será un complemento de la política monetaria expansiva y de “tasas cero” aplicada por el actual presidente del banco central norteamericano, Jerome Powell.

La baja de tasas y la expansión monetaria han tenido un impacto más fuerte sobre el valor de los activos financieros que sobre el crecimiento económico (Miguel Pesce)

“Cuando pasan estos boom siempre se alinean algunas noticias positivas. El nombramiento de Janet Yellen como candidata a secretaria del Tesoro de los Estados Unidos era muy positivo. Los otros factores que se exacerban unos a otros en forma positiva son el reconocimiento de Donald Trump del triunfo de Joe Biden y la buena noticia acerca de la vacuna anticovid”, puntualizó el analista financiero Luis Palma Cané, de Fimades.

"El nombramiento de Janet Yellen como candidata a secretaria del Tesoro de los Estados Unidos era muy positivo", dijo Luis Palma Cané (Europa Press)“El nombramiento de Janet Yellen como candidata a secretaria del Tesoro de los Estados Unidos era muy positivo”, dijo Luis Palma Cané (Europa Press)

Ezequiel Zambaglione, Head of Strategy de Balanz Capital, advirtió que “incluso sacando lo de la pandemia si es que con la vacuna se normaliza, toda la expansión monetaria que tuvimos este año -y la que venimos trayendo de años anteriores- plantea desafíos estructurales para el mundo. Hay que pensar cómo se reacomodan las inflaciones y las tasas de interés a toda esta expansión monetaria es un desafío hasta académico. Hay quien piensa que esto lo van a poder absorber los bancos centrales y que la inflación y las tasas bajas llegaron para quedarse. Para otros, deberíamos ver una aceleración de la inflación”.

En este aspecto, la salida de la pandemia y su impacto en la actividad económica también fue el centro de debate de las Jornadas Monetarias y Bancarias 2020 organizadas por el BCRA. El premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz aseguró que “países como los Estados Unidos y el Reino Unido se pasaron 40 años denigrando al rol del Estado y eso les imposibilitó responder de manera efectiva” frente a la crisis del coronavirus.

La economía mundial sufrió el shock más grande desde 1930, y el estímulo fiscal y monetario es mayor que en la Segunda Guerra Mundial (Joaquín Bagüés)

Asimismo, el presidente del Banco Central de la República Argentina, Miguel Pesce, dijo que al igual que en la crisis financiera de 2008, en el 2020 “el mecanismo que se utilizó para sostener los niveles de Producto fue la tasa de interés y un nuevo componente, el quantitative easing (expansión cuantitativa), que no es otra cosa que un nuevo nombre para la expansión monetaria” y que esta “baja en la tasa de interés o la expansión monetaria han tenido un impacto más fuerte sobre el valor de los activos financieros que sobre el crecimiento económico”.

En ese mismo escenario, el ministro de Economía Martín Guzmán aseguró que los Estados “van a jugar un rol muy fuerte en la recuperación económica y los Banco Centrales tendrán un protagonismo para la generación y expansión de liquidez”. En el caso de Argentina, advirtió que esta política deberá aplicarse cuidadosamente para que la liquidez “no se vayan al dólar”.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas