Connect with us

Coronavirus

Lo que las alcantarillas de la ciudad de Nueva York revelan sobre el coronavirus es preocupante

Publicado

on

Las vías fluviales subterráneas, conocidas por los cuentos de caimanes y otras tradiciones, se analizan de forma rutinaria para detectar rastros del virus

NUEVA YORK — Las alcantarillas de la ciudad de Nueva York, cuyas historias han dado lugar a películas, libros infantiles y cuentos fantásticos acerca de invasiones de caimanes, ahora han asumido un papel en la pandemia: los investigadores están rastreando los brotes mediante la vigilancia del efluente maloliente y gris que pasa por las tuberías subterráneas con la esperanza de detectar grupos aislados de coronavirus días antes de que se les identifique mediante pruebas de pacientes.

Esta tarea, que se ha intensificado en las últimas semanas, ha reflejado los esfuerzos realizados en todo el país para vigilar los canales en busca de componentes virales, que los estadounidenses contagiados excretan en las heces fecales y desechan por el inodoro, incluso cuando son asintomáticos o presintomáticos.

En los últimos meses se han detectado en Nueva York cada vez más rastros del virus en las muestras de aguas residuales recolectadas en plantas de tratamiento de aguas negras cerca de los focos de coronavirus en Brooklyn, Queens y Staten Island. Pero los investigadores afirman que ahora se están viendo aumentos en toda la ciudad, a medida que los índices de contagio alcanzan sus niveles máximos desde la primavera.

“Al principio, pensamos que era un error de prueba, pero después seguimos encontrándolo”, comentó Dimitri Katehis, investigador del Departamento de Protección Ambiental de la ciudad, respecto a las elevadas lecturas iniciales.

Este tipo de pruebas de aguas negras es especialmente desafiante en Nueva York, una ciudad extensa y muy poblada que es abastecida por el servicio público combinado de agua potable y aguas residuales más grande del país.

En ciudades más pequeñas y en los campus universitarios es más fácil realizar este tipo de pruebas, pero en Nueva York hay 12.000 kilómetros de tuberías que manejan entre 5000 millones y 11.000 millones de litros de aguas residuales al día, dependiendo de los niveles de precipitación, por lo que es casi imposible que los científicos determinen con precisión de qué barrios provienen los restos virales.

Esta es una razón por la que los funcionarios de salud de la ciudad aseguran que las pruebas presenciales siguen siendo la mejor herramienta para rastrear el virus. El martes, el promedio de pruebas positivas de siete días fue de 4,94 por ciento, de acuerdo con el alcalde Bill de Blasio.

Aun así, Katehis y su equipo se mantienen optimistas en cuanto a que las alcantarillas serán útiles para detectar nuevos brotes, en especial cuando los casos no estén tan extendidos.

Los departamentos de salud y agua de la ciudad estaban buscando la mejor manera de incorporar los datos actuales de las aguas residuales en el seguimiento del virus, mencionó Jay Varma, asesor principal del alcalde para la salud pública.

“Es solo una pieza de un rompecabezas mucho más grande y aún estamos tratando de averiguar dónde encaja”, dijo Varma. “En verdad vale la pena analizarlo”.

El virus se descompone demasiado rápido para propagarse por las aguas residuales, dijo Katehis, pero es posible medir sus componentes genéticos supervivientes como indicadores virales, lo cual proporciona un tipo de sistema de alerta temprana. Por ejemplo, los funcionarios registraron lecturas elevadas en las dos plantas de tratamiento que abastecen a Staten Island, lo que concuerda con el aumento de casos en ese lugar a principios del mes pasado.

La ciudad comenzó a planificar los sitios de muestreo de aguas residuales y los protocolos de prueba en la primavera, cuando Nueva York era un epicentro mundial de la pandemia. En abril, los trabajadores estaban recogiendo muestras. Estas primeras muestras fueron congeladas para analizarlas más tarde y ver si coincidían con las secciones de la ciudad que habían estado registrando un gran número de casos de virus. (Las pruebas preliminares indicaron que así fue).

En septiembre, la agencia tomaba seis muestras de aguas residuales al día en cada una de sus plantas y las analizaba dos veces por semana, el mismo ritmo de análisis que sigue actualmente. La agencia proporciona los resultados a los funcionarios de salud de la ciudad.

James Estrin/The New York TimesJames Estrin/The New York Times

Todas las muestras se analizan en Newtown Creek, la planta de tratamiento de aguas residuales en el norte de Brooklyn que es la más grande de la ciudad y que destaca por sus enormes y relucientes tanques de absorción, que descomponen los materiales orgánicos en las aguas negras.

Un laboratorio de microbiología que se utilizó durante mucho tiempo para medir las bacterias en las aguas residuales, al igual que virus como el poliovirus y el norovirus, se amplió para incluir los análisis de coronavirus.

Varios socios académicos ayudaron a la agencia a desarrollar la metodología del laboratorio. Los funcionarios del departamento señalaron que han gastado 250.000 dólares en equipos nuevos, han obtenido 300.000 dólares de subvenciones y asociaciones académicas y han contratado a un puñado de miembros nuevos del personal.

Los funcionarios de la ciudad comentaron que los recientes picos en los casos que detectaron proporcionaron un terreno de prueba para el sistema. Pam Elardo, comisionada adjunta que supervisa las catorce plantas, afirmó que los brotes en Brooklyn y Queens, identificados a través de pruebas de laboratorio y pruebas rápidas de coronavirus individuales, también fueron confirmados por las lecturas elevadas de las alcantarillas en las plantas cercanas.

Por ejemplo, este fue el caso de la planta Owls Head en Brooklyn, que trata las aguas residuales de Borough Park, Gravesend y Bensonhurst, que tuvieron brotes. Los funcionarios de la agencia señalaron que la planta de Bowery Bay en Astoria, Queens, mostró incrementos relacionados con brotes en Kew Gardens y otras áreas.

Alexander Clare, un microbiólogo, pone muestras en una centrífuga para analizar las aguas residuales en busca de componentes virales. James Estrin/The New York TimesAlexander Clare, un microbiólogo, pone muestras en una centrífuga para analizar las aguas residuales en busca de componentes virales. James Estrin/The New York Times

Los expertos afirman que en un escenario ideal la concentración de componentes virales en una muestra puede indicar el número aproximado de personas contagiadas en una zona amplia, pero las pruebas tienen limitaciones en un sistema tan grande. Por ejemplo, la planta de Newtown Creek maneja unos mil millones de galones de aguas residuales al día de partes de Brooklyn, Queens y Manhattan que tienen una población combinada de aproximadamente un millón de personas. Incluso la planta más pequeña de la ciudad, la instalación de Rockaway en Queens, maneja los residuos de unas 90.000 personas.

Newsha Ghaeli, presidenta de Biobot Analytics, una empresa de epidemiología de aguas residuales que se encarga de las pruebas de unos 200 municipios de todo el país (incluidas las agencias que se encargan de Boston y Miami), dijo que aunque los catorce sitios de muestreo de Nueva York eran mucho más que la mayoría de sus clientes municipales, la ciudad de Nueva York podría aumentar su número de sitios y hacer un muestreo más localizado en torno a las comunidades que han tenido un historial de brotes.

Katehis aseveró que su departamento estaba planeando una probable expansión de las pruebas a casi 100 estaciones de bombeo. El departamento ha comenzado a adquirir más equipo y a contratar investigadores y microbiólogos con el fin de posibilitar el muestreo de las alcantarillas corriente arriba para encontrar la fuente de los niveles elevados.

Otros municipios del estado de Nueva York han imitado el modelo de la ciudad y también envían muestras al Departamento de Protección Ambiental de la ciudad para su análisis, cuando tiene espacio libre en su centrifugadora.

En el laboratorio, Katehis señaló las muestras de aguas residuales recién llegadas de Plattsburgh, Nueva York, que estaban colocadas junto a un congelador donde se guardan los especímenes.

Dijo que incluso cuando la pandemia termine, este sistema de pruebas podría utilizarse para detectar la influenza y otros posibles brotes.

“Estamos usando el alcantarillado para mantener sana a la gente”, concluyó.

(Visited 29 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

El Gobierno suspende el feriado puente del 24 de mayo por el coronavirus

Publicado

on

Por

Es para reducir la circulación en plena segunda ola de casos. Lo traslada a agosto.

El Gobierno suspende el feriado puente del 24 de mayo por la situación epidemiológica que atraviesa el país. La decisión, que fue tomada en conjunto entre los ministerios del Interior y de Turismo, será oficializada en los próximos días.

Se lo confirmaron a Clarín fuentes del Gobierno, quienes precisaron que el objetivo de esta medida es desincentivar la circulación en ese fin de semana, en plena segunda ola del covid.

Desde la cartera que conduce Matías Lammens adelantaron que, en primera instancia, el feriado puente se pasará al mes agosto, para complementar el martes 17, fecha en que se conmemora el Día del Paso a la Inmortalidad de San Martín.

“La idea, obviamente por la cuestión sanitaria, era que no hubiera movimiento turístico ese fin de semana. Al ser el lunes 24 un feriado puente para estimular la industria turística, con esta restricción dejaba de tener sentido”, señalaron desde Turismo.

“Es una medida sensata en defensa de la salud pero también del turismo porque este fin de semana iba a ser muy malo. En cambio, en agosto, con la situación sanitaria mejorada y un buen clima, va a a tener mayor movimiento”, agregaron fuentes del Ministerio.

El 24 de mayo era el primer feriado con fines turísticos previsto en el calendario 2021.

De acuerdo al Ministerio del Interior, quedan otros dos para este año: el viernes 8 de octubre (antes del lunes 11, trasladado desde el 12 por el Día del Respeto a la Diversidad Cultural) y el lunes 22 de noviembre (luego del sábado 20, Día de la Soberanía Nacional).

Además, el DNU vigente que pone restricciones a la circulación, tras el aumento de casos de covid, terminará tres días antes del feriado turístico, el 21 de mayo.

Ese decreto de necesidad y urgencia contempla la suspensión de clases presenciales, una medida que entraría en contradicción con el fomento del traslado de personas, que es el espíritu de los feriados puente.

En ese sentido, el Gobierno ya presentó en el Congreso un proyecto de ley para blindar las próximas restricciones, tras la polémica generada con la Ciudad por el cierre de escuelas y el posterior revés en la Corte Suprema.

Esta iniciativa prevé el cierre automático de las aulas en zonas de alarma epidemiológica. Desde el oficialismo esperan que se apruebe antes del 21 de mayo, cuando vencerá el DNU vigente.

El antecedente de Semana Santa

Caravana de autos en la ruta 2 por Semana Santa. Foto Marcelo Carroll

Caravana de autos en la ruta 2 por Semana Santa. Foto Marcelo Carroll

El antecedente más cercano –y que generó debates al interior del Gobierno– es Semana Santa, del 1° al 4 de abril.

Entonces, en plena suba de contagios, hubo reuniones entre distintos ministerios e incluso con empresarios del sector turístico, uno de los más golpeados por la cuarentena, para evaluar restricciones.

Finalmente, el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, les confirmaron a las cámaras turísticas que no impondrían trabas al turismo. En cambio, pidieron a la población extremar los cuidados y protocolos.

De todas maneras, desde la Casa Rosada buscaron desalentar los viajes hacia y desde el exterior. También suspendieron los vuelos procedentes de Brasil, Chile y México (ya regía una medida similar con Gran Bretaña) y reforzaron el control de las fronteras.

Día de sol y playa en Mar del Plata, en enero pasado. Foto Nicolás Torreiro

Día de sol y playa en Mar del Plata, en enero pasado. Foto Nicolás Torreiro

Finalmente, 4,2 millones de turistas argentinos visitaron diferentes zonas de la Argentina a lo largo de Semana Santa.

Los visitantes desembolsaron alrededor de 14.066 millones de pesos a lo largo de los cuatro días, según un informe confeccionado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Como en Semana Santa de 2020 regía el estricto aislamiento social, preventivo y obligatorio, para encontrar registros similares hay que remontarse a 2019. Aquel año se movilizaron 4,7 millones de personas.

Más de la mitad de quienes tenían reservas para hacer turismo en Semana Santa decidieron cancelarlas, mientras nosotros manteníamos cerradas las fronteras y suspendíamos vuelos con algunos países”, evaluó Alberto Fernández a fines de abril, cuando anunció nuevas medidas contra el coronavirus.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Ciencia

Un nuevo protocolo antes de decidir desconectar a un paciente

Publicado

on

Por

Los ensayos de duración limitada ofrecen a los pacientes de la UCI y a sus familias una opción ante las escasas probabilidades.

En 2019, el doctor Richard Leiter, especialista en cuidados paliativos, conoció a un paciente y a la esposa del hombre en la unidad de cuidados intensivos del Brigham and Women’s Hospital de Boston.

El paciente, de unos 70 años, tenía una enfermedad cardíaca y problemas renales.

Pero había estado viviendo en su casa y se encontraba razonablemente bien hasta que la sepsis, una infección del torrente sanguíneo potencialmente mortal, lo envió a urgencias.

Trabajadores sanitarios atienden a un paciente con COVID-19 en el Hospital Llavallol en Buenos Aires. Foto AP Photo/Natacha Pisarenko.

Trabajadores sanitarios atienden a un paciente con COVID-19 en el Hospital Llavallol en Buenos Aires. Foto AP Photo/Natacha Pisarenko.

Llevaba ya varios días conectado a un respirador artificial y necesitando fármacos para evitar que su presión arterial cayera en picada.

Ahora, “sus riñones ya no funcionaban y no se despertaba en absoluto”, recuerda Leiter, y añade: “Nos preocupaba mucho que no fuera a sobrevivir”.

Cuando el equipo de cuidados paliativos renales -que incluye una enfermera y un trabajador social, así como un nefrólogo de consulta- se reunió con la mujer del hombre para hablar del tratamiento, le propuso lo que se conoce como un ensayo de duración limitada, en el que el tratamiento de mantenimiento de la vida continúa durante un período acordado para ver cómo responde el paciente.

Leiter explicó que el equipo podía probar la diálisis continua, que podría hacer lo que los riñones del hombre ya no podían: eliminar las toxinas y los líquidos de su cuerpo para que pudiera recuperar la conciencia.

Pero “no estábamos seguros de que la diálisis sirviera de algo”, recuerda haberle dicho Leiter.

El equipo no era optimista.

Además, la diálisis continua implica la implantación de un gran catéter en el cuello, un procedimiento invasivo que se suma a las incómodas medidas que el paciente ya estaba soportando.

Su mujer informó de que él valoraba su independencia y su conciencia mental.

Si el hombre se estaba muriendo, la diálisis podría simplemente prolongar su sufrimiento; si sobrevivía, podría quedar gravemente afectado.

Ella comprendía los riesgos, recordó Leiter.

 “Me dijo: ‘Comparto tu preocupación, pero necesito saber que lo he intentado’“.

Aceptó someterlo a diálisis las 24 horas del día durante tres días.

Si la presión arterial de su marido se estabilizaba y se despertaba, el equipo continuaría el tratamiento.

Pero si seguía inconsciente, explicó Leiter a la mujer, eso indicaba que era poco probable que su marido se despertara.

En ese caso, el equipo mantendría al paciente cómodo mientras le retiraban los dispositivos y fármacos de soporte vital.

Opción​

Aunque hay pocos datos sobre la frecuencia con la que los médicos de cuidados intensivos sugieren un ensayo de duración limitada, “está ganando adeptos como forma de relacionarse con los pacientes y las familias en las UCI”, dijo el Dr. Douglas White, que dirige el Programa de Ética y Toma de Decisiones en Enfermedades Críticas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh.

Este enfoque puede recibir un impulso gracias a un estudio realizado en tres grandes hospitales de Los Ángeles y publicado recientemente en JAMA Internal Medicine.

Los investigadores formaron a los miembros del personal de la UCI, entre ellos unos 50 médicos, para que utilizaran ensayos de duración limitada cuando se reunieran con los familiares que tomaban las decisiones de los pacientes que estaban demasiado enfermos para dirigir su propia atención.

“La situación típica es que el equipo médico es pesimista”, dijo el doctor James A. Tulsky, médico de cuidados paliativos del Instituto Oncológico Dana Farber de Boston y coautor de un editorial que acompaña al estudio.

“Los pacientes están muy enfermos y al equipo le preocupa que las probabilidades de supervivencia, con cualquier tipo de calidad de vida aceptable para el paciente, sean muy bajas”, dijo.

“Sin embargo, la familia mantiene la esperanza de que algo cambie. Puede haber mucho conflicto en torno a esto”.

Un ensayo limitado en el tiempo -se utilice o no ese término preciso por parte del personal de la UCI- incorpora varios elementos clave.

El equipo médico pregunta a los familiares sobre lo que le importa al paciente, incluidos los esfuerzos médicos que aceptaría o rechazaría.

Si los médicos proponen un tratamiento, como un ventilador para ayudar a un paciente a respirar o un dispositivo para ayudar a un corazón vacilante, explican no sólo los posibles beneficios sino también los inconvenientes.

“Estas intervenciones son potencialmente dolorosas, carecen de dignidad y son tremendamente gravosas“, afirma Tulsky.

A menudo, hay que sedar a los pacientes de la UCI para que no intenten sacar los incómodos tubos y catéteres respiratorios.

El equipo y la familia acuerdan un tiempo determinado para probar el tratamiento, que puede ser de 24 a 48 horas o unos días, según la terapia y el estado del paciente.

A continuación, el personal traza los marcadores concretos que mostrarán si el paciente está mejorando.

Tal vez pueda respirar con menos apoyo del ventilador, o reciba resultados alentadores de los análisis de sangre, o recupere la conciencia.

Entonces, podrá abandonar la UCI para recibir los cuidados hospitalarios habituales.

“Queremos poder decir que le hemos dado el tiempo suficiente para ver cómo le va a ir”, dijo el Dr. Dong Chang, especialista en cuidados críticos del Centro Médico Harbor-UCLA y autor principal del estudio.

“Lo único que no queremos es continuar indefinidamente“, dijo.

Cuando los pacientes no cumplen los objetivos especificados, añadió, “eso suele ser una señal de que no van a mejorar: fallecerán o acabarán en un estado que no desearían”.

En ese caso, la familia puede optar por un tratamiento menos agresivo o por cuidados de confort.

El estudio de Los Ángeles, en el que participaron unos 200 pacientes de la UCI con una edad media de 64 años, demostró la gran diferencia que puede suponer este enfoque.

La mitad de los participantes fueron tratados antes de que los hospitales adoptaran los ensayos de duración limitada; los investigadores compararon sus resultados con los de los pacientes tratados después de que dichos ensayos se convirtieran en práctica habitual.

Al principio, el 60% de los pacientes se reunía formalmente con la familia para sopesar las decisiones.

Después de que los hospitales introdujeran los ensayos de duración limitada, casi el 96% de las familias tuvieron reuniones formales, y éstas tuvieron lugar mucho antes, un día después del ingreso del paciente, en lugar de cinco días.

Las sesiones tenían muchas más probabilidades de incluir discusiones sobre los valores y preferencias del paciente y sobre los riesgos y beneficios del tratamiento.

La duración media de la estancia se redujo en un día, un cambio significativo.

Y lo que es más importante, la proporción de pacientes que permanecieron durante semanas en la UCI se redujo drásticamente, quizá porque menos recibieron tratamientos invasivos más tenían órdenes de no reanimación.

Sin embargo, la tasa de mortalidad fue prácticamente la misma -y elevada, casi un 60%- en ambos grupos.

“Nos tranquilizó saber que no estábamos empujando a los familiares a situaciones incómodas, empujándolos a reducir los tratamientos para alguien que habría sobrevivido”, dijo Chang.

Los ensayos de tratamiento coinciden con lo que muchos pacientes dicen a sus médicos, dijo White: “Dicen cosas como: ‘Si puedes sacarme de esto rápidamente, por supuesto. Pero no me mantengas con máquinas a largo plazo‘”.

Decisiones difíciles

Los ensayos también pueden ayudar a las familias que se enfrentan a decisiones aplastantes, y que a menudo sufren culpa y dudas tras la estancia de sus seres queridos en una UCI.

“La gente es muy humana en su forma de reaccionar ante una mala noticia impactante”, dijo White. “Puede llevar tiempo asimilarlo“.

Los ensayos de tratamiento proporcionan ese tiempo y ofrecen una tercera opción: un punto intermedio entre autorizar todos los procedimientos agresivos posibles o suspender las medidas de mantenimiento de la vida.

Para las familias, dijo Chang, “participar en estas conversaciones, ver cómo se desarrolla el tratamiento ante ti, puede ser un estímulo.

 ‘Ahora veo lo que ven los médicos. Entiendo por qué creen que no va bien'”.

En una UCI en la que nadie sugiere una estrategia de este tipo, los propios familiares pueden preguntar: ¿Podemos hacer una prueba de tiempo limitado, si hay algo que crees que puede ayudar?

“El personal entendería lo que significa, y creo que respondería positivamente”, dijo Leiter.

Su paciente en el Brigham and Women’s Hospital, incluso con diálisis continua, nunca se despertó, recordó Leiter: “Cuando pasaron tres días, su mujer dijo: ‘Basta. Hagamos lo posible para que muera en paz'”.

Ella y sus hijos se reunieron mientras el equipo le suministraba analgésicos y retiraba los tubos y la maquinaria.

Mientras mantenían la vigilia, el hombre murió en cuestión de horas.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Coronavirus

Confirman 25.976 nuevos casos y 490 muertes en las últimas 24 horas

Publicado

on

Por

Así lo informó el Ministerio de Salud este martes, en su habitual parte diario sobre la pandemia.

Poco después de anunciar que este mes llegarán las primeras 4 millones de vacunas del contrato firmado con AstraZeneca, este martes el Gobierno confirmó 25.976 nuevos casos y 490 muertes de coronavirus en Argentina.

Así lo informó el Ministerio de Salud en el parte diario elaborado en base a los datos aportados por las provincias en las últimas 24 horas.

Los nuevos contagios elevan a 3.191.097 el total de casos confirmados desde el inicio de la pandemia, de los cuales 268.422 corresponden a pacientes activos.

Así, Argentina se ubica 11° entre los países con mayor cantidad de casos positivos acumulados desde el inicio de la crisis sanitaria global.

Si se considera la incidencia de los contagios cada millón de habitantes, el país se ubica 40° con una tasa de 69.486 por millón. Sin embargo, por efecto de la segunda ola, el recorte de la última semana lo sitúa en el  lugar, según el sitio Our World in Data.

Continúan los controles a la circulación para contener el avance de la segunda ola de coronavirus. Foto: Andrés D'Elía

Continúan los controles a la circulación para contener el avance de la segunda ola de coronavirus. Foto: Andrés D’Elía

Además, con los 490 fallecimientos informados este martes, 68.311 personas ya murieron en la Argentina por el coronavirus.

Argentina permanece en el 14° escalón a nivel global. Y está  en la cantidad de nuevos fallecimientos por millón de habitantes, tomando en cuenta la media de los últimos 7 días.

En las últimas 24 horas se realizaron 92.595 testeos de Covid. La tasa de positividad fue del 28%, por encima del 10% que recomienda la OMS.

Subió por cuarto día consecutivo la cantidad de pacientes graves por coronavirus: son 5.375, dieciocho más que el lunes.

La ocupación de las unidades de terapia intensiva, para todas las patologías, es de 69,4% a nivel nacional, un nuevo récord (había sido 69,2% el día anterior). En el AMBA llega a 75,7%.

Por el avance de la pandemia, la Provincia resolvió que otros seis municipios retrocedan a fase 2, por lo que deberán suspender las clases presenciales. Se trata de Carlos Tejedor, Junín, La Costa, San Miguel del Monte, Tandil y Trenque Lauquen.

En tanto, otros dos -Castelli y General Villegas- volverán a fase 3, lo que habilita que los chicos regresen a las aulas.

Los detalles, provincia por provincia

Las jurisdicciones con más casos de coronavirus en las últimas 24 horas, y su acumulado desde el inicio de la pandemia, son las siguientes: Buenos Aires (11.212 – 1.393.277), Ciudad de Buenos Aires (2.618 – 366.357), Córdoba (2.546 – 244.530), Santa Fe (2.192 – 292.551) y Mendoza (1.036 – 104.501).

También superaron los 500 casos diarios Tucumán (926 – 111.970), Entre Ríos (713 – 68.563), Neuquén (657 – 75.880) y San Luis (525 – 42.397).

Las otras provincias con más de 100 casos: Río Negro (465 – 64.653), San Juan (462 – 27006), La Pampa (395 – 30896), Formosa (373 – 6.423), Salta (322 – 37.059), Chaco (286 – 47.442), Chubut (274 – 56.849), Santiago del Estero (228 – 33.255), Santa Cruz (216 – 47.020), Catamarca (155 – 16.504) y Misiones (136 – 17.198).

Los únicos que informaron menos de un centenar de nuevos contagios son: Jujuy (99 – 25.805), Tierra del Fuego (90 – 27.147), Corrientes (38 – 39.422) y La Rioja (12 – 14.392).

En tanto, las jurisdicciones con más muertes por Covid registradas este martes fueron: Provincia de Buenos Aires (248), Ciudad de Buenos Aires (56), Mendoza (47), Santa Fe (27), San Luis (23), Córdoba (21), La Pampa (18) y Tucumán (12).

Más vacunas

Este martes la ministra de Salud Carla Vizzotti anunció que durante mayo llegarán 3.960.000 vacunas de AstraZeneca. La funcionaria comunicó la novedad ante sus pares provinciales en el Consejo Federal de Salud (COFESA), luego de mantener por la mañana una reunión con representantes locales de la empresa farmacéutica.

La ministra de Salud Carla Vizzotti anunció la llegada de casi 4 millones de dosis de AstraZeneca ante el Consejo Federal de Salud. Foto: Ministerio de Salud

La ministra de Salud Carla Vizzotti anunció la llegada de casi 4 millones de dosis de AstraZeneca ante el Consejo Federal de Salud. Foto: Ministerio de Salud

Esto representa la primera envío de las 22.400.000 dosis que compró el Gobierno y que vienen con fuertes demoras, ya que no se cumplieron con las entregas previstas para marzo y abril, por más de 6 millones de dosis.

“Esto cambiará el curso de la segunda ola de la pandemia en Argentina”, aseguró la funcionaria.

Además, se confirmó la partida de un nuevo vuelo a Rusia para buscar otro lote de 500 mil dosis de Sputnik V del primer componente. Tiene previsto regresar con el cargamento el jueves a las 7.30 de la mañana.

Coronavirus en la Argentina

Tocá para explorar los datos Tocá para explorar los datos



Fuente: Ministerio de Salud | Johns HopkinsInfografía: Clarín

La Argentina recibió un total de 12.198.250 dosis de las distintas vacunas contra la covid-19.

Según la última actualización del Monitor Público de Vacunación, se distribuyeron a las provincias 11.368.871 dosis, de las cuales 9.237.005 fueron aplicadas. Hasta aquí, 1.446.219 personas recibieron las dos inyecciones que completan el esquema de vacunación.

Nuevos testeos

Tras los numerosos cuestionamientos a la estrategia de rastreo de contagios, este martes el Ministerio de Salud anunció la llegada de 2.200.000 testeos de antígenos para SARS-CoV-2. Esta partida es la mitad de los 4.400.000 adquiridos por el Gobierno.

Centro de testeo por PCR en el aeropuerto de Ezeiza donde son hisopados quienes vuelven a la Argentina. Foto: Andres D'Elia

Centro de testeo por PCR en el aeropuerto de Ezeiza donde son hisopados quienes vuelven a la Argentina. Foto: Andres D’Elia

La secretaria de Acceso a la Salud, Sandra Tirado, anticipó que el resto de los testeos se recibirán en el transcurso de la semana.

“La ventaja de estas pruebas es que requieren menos de 30 minutos para dar un resultado, pueden ser utilizadas directamente en puntos de abordaje territorial y del primer nivel de atención, sin necesidad de equipamiento de alta complejidad y brindan acceso al diagnóstico a mayor población”, destacó la cartera sanitaria en un comunicado.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas