Connect with us

Elecciones 2019

Lavagna hizo un llamado a revertir la polarización “Luchamos contra la grieta”

Publicado

on

Roberto Lavagna cerró la campaña de Consenso Federal con la premisa de buscar romper la polarización en las PASO del domingo y abrirle camino a una tercera opción en las elecciones de octubre. “No nos quieren porque luchamos contra la grieta. En el camino tuvimos que eludir mentiras, insultos y agravios. Pero les decimos no a los malos de antes y a los de ahora que han decepcionado al pueblo argentino”, sostuvo el candidato presidencial ante más de un millar de personas en el Centro Migueletes del partido bonaerense de San Martín, durante el acto que compartió con su compañero de fórmula, el salteño Juan Manuel Urtubey, y los principales dirigentes de la alianza electoral. Allí, Lavagna prometió resolver el 35 por ciento de pobreza, “un apartheid económico y social que construyó el Gobierno”.

“Trabajamos por el futuro de Argentina en tres planos: el político institucional, el económico y el social”, dijo, pero en verdad el eje de la campaña lavagnista estuvo en la experiencia y las propuestas del economista. “Volver a poner plata en el bolsillo de los argentinos”, repitió el candidato presidencial y arrancó los aplausos de sus seguidores. “Vamos a devolver a los argentinos lo que les han sacado en los últimos dos años –continuó Lavagna–, que no es poco, a los trabajadores y jubilados. Con esa plata, que no va a ir a parar al dólar ni a ninguna cosa extraña, los propios argentinos van a poner en marcha el consumo”.

“A mi edad lo que más me inspira es darle una mano a mi país, que está en una recesión muy dura que le saca lágrimas al pueblo”, dijo el economista de 77 años y les agradeció a su esposa, a sus hijos y a sus nietos. “Y a mis padres, que ya no están”, agregó, emocionado. Los aplausos buscaron darle tiempo y calma al momento emotivo, que Lavagna no pudo evitar. Fue el cierre de su discurso, que desde los parlantes musicalizaron con Aurora.

Lo habían antecedido media docena de oradores. “Aquellos que nos robaron el futuro, hoy nos quieren robar el presente”, arrancó Urtubey. “No hay Argentina si cierra una pyme por día, ni si no podemos garantizar pleno empleo y salud. Gobernar es dar trabajo”, continuó el salteño y reiteró varias veces como arenga la última oración.

Graciela Camaño, la ex massista que encabeza la lista de candidatos a diputados bonaerenses fue otra oradora. “Estamos parados aquí desde el lugar de la ética, no nos interesan los resultados, estamos aquí para resistir”, planteó Camaño, esposa del dirigente gastronómico Luis Barrionuevo y uno de los mentores de la candidatura de Lavagna. Arriba del escenario, la pata sindical de la alianza electoral estuvo representada por Hugo Benítez, de las 62 Organizaciones Gremiales Peronistas, y el dirigente judicial Julio Piumato.

También hablaron los candidatos a gobernador de Buenos Aires, el ex randazzista Eduardo “Bali” Bucca; de Mendoza, José Luis Ramón; y el postulante a jefe de gobierno porteño, Matías Tombolini. Además del gobernador santafesino, Miguel Lifschitz, por el socialismo de su provincia, acompañado por la intendenta de Rosario, Mónica Fein. Hubo una silla en el escenario para Humberto Tumini, en representación de Libres del Sur, otra de las organizaciones que acompañan a Lavagna.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Elecciones 2019

Quiénes fueron los donantes a la campaña del presidente Mauricio Macri

Publicado

on

Por

Juntos por el Cambio recibió contribuciones, hasta ayer, por casi $44 millones, según datos del registro público de aportantes de la Cámara Nacional Electoral analizados por la Unidad de Datos de Infobae. El propio jefe de Estado depositó $100 mil

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Elecciones 2019

Lavagna asegura que va por el ballottage

Publicado

on

Por

Pese a los elogios que recibió el candidato Roberto Lavagna del triunfante Alberto Fernández luego de las PASO del domingo, a los que también se plegó Felipe Solá, en Consenso Federal se envalentonaron y se ilusionan con forzar un ballottage contra el Frente de Todos en las elecciones generales de octubre. Tras una reunión del equipo de campaña, el lavagnismo evaluó ayer que la abultada derrota de Juntos por el Cambio y la “irresponsable” reacción del presidente Mauricio Macri frente a la decisión del electorado, le abre camino para transformarse en la segunda fuerza electoral. En Consenso Federal estiman que el proyecto reeleccionista de Macri quedó totalmente devaluado tras las primarias y que muchos de sus votantes se inclinarían ahora por Lavagna para frenar la llegada a la Casa Rosada de la fórmula de los Fernández.

En medio de los cuestionamientos a Macri, desde el Frente de Todos enviaron guiños a Lavagna con la idea de apurar consensos frente al país devastado que recibirá el próximo gobierno. “Lo he dicho siempre, Lavagna es de los virtuosos que he conocido. Es uno de esos hombres a los que vos le entregás un problema y te trae tres soluciones. Pero no sé que quiere hacer Lavagna”, dijo Fernández sobre el economista con el que compartió el gabinete de Néstor Kirchner. “¿A qué presidente no le gustaría tenerlo como ministro?”, agregó. Felipe Solá –-que integra el círculo más cercano a Fernández– expresó que deben convocar a Lavagna “a sumarse a este proyecto”. “Roberto es una persona clave”, sumó el diputado.

La candidata a diputada de Consenso, Graciela Camaño, se encargó de rechazar posibles acuerdos. “Nosotros somos una fuerza política que en las PASO se consolidó como la tercera fuerza a pesar de los agoreros”, dijo la diputada, pese al lejano 8,2 por ciento que obtuvo Lavagna el domingo pasado, a 24 puntos de Juntos por el Cambio. Y agregó que “bajo ningún punto de vista” habrá acuerdos electorales con Macri ni con Fernández.

En una extensa reunión, la mesa de conducción de Consenso Federal ratificó el rumbo aferrada a la convicción de pelear por “ser la segunda fuerza” electoral en octubre. En el encuentro que presidieron Lavagna y su compañero de fórmula, Juan Manuel Urtubey, “coincidieron en que la crisis económica obedece al derrumbe de la polarización construida por el gobierno de Macri y el kirchnerismo”. Y recordaron que Consenso Federal “ya había advertido que el fin de los procesos de polarización extrema viene acompañado de situaciones críticas”.

Del encuentro participaron Camaño, Marco Lavagna, el candidato a gobernador bonaerense Eduardo “Bali” Bucca, Alejandro “Topo” Rodríguez,  y Joaquín Blanco, en representación del gobernador santafesino Miguel Lifschitz, entre otros. A todos ellos, Lavagna les informó sobre el llamado que recibió del presidente Macri el lunes por la mañana, y afirmó que “durante la conversación no hubo invitación ni referencia a un encuentro”.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Elecciones 2019

La charla secreta entre Wado de Pedro y Rogelio Frigerio que evitó un escándalo

Publicado

on

Por

Eran casi las 22 y en el búnker de Alberto Fernández había euforia. Los números que tenían desde hacía un par de horas marcaban un triunfo aplastante sobre Mauricio Macri. Pero no había datos oficiales. Los apoderados del PJ le aconsejaban al candidato presidencial del Frente de Todos salir a hacer una denuncia pública. Una conversación entre el diputado y armador del kirchnerismo, Eduardo “Wado”de Pedro, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, evitó un escándalo político mayor en medio de unas PASO que ya eran catastróficas para el Gobierno.

Fuentes calificadas y de confianza de los protagonistas confirmaron la información a Infobae.

“¿Qué pasa con los números? Pongan los datos porque nosotros los tenemos con nuestras mesas testigo. Vamos a salir a denunciarlos si no salen ahora“, sentenció De Pedro, uno de los armadores K y hombre de extrema confianza de Cristina y Máximo Kirchner.

Atento lo escuchaba el ministro del Interior, quien había tenido una comunicación anterior con Felipe Solá por el mismo tema. Frigerio intentaba calmar los ánimos ante una situación compleja: se había detenido el sistema de apertura de datos de Smartmatic. “Hay una falla que están tratando de solucionar“, trataban de explicar desde el ministerio del Interior. Mientras tanto, Macri subía al escenario montado en Costa Salguero –sin números oficiales– para asumir la derrota y mandar a dormir a los argentinos.

Pichetto, con cara de pocos amigos, junto a Macri en el escenario de Costa Salguero el domingo a la noche

Pichetto, con cara de pocos amigos, junto a Macri en el escenario de Costa Salguero el domingo a la noche

“Nosotros tenemos un sistema de mesas testigo muy profesional. Los datos son contundentes. Salgan”, le dijo De Pedro a Frigerio. El tono de la conversación era tranquilo, pese a la tensa situación.

Frigerio intentó calmar los ánimos. “Bancame, ya salen los datos. Tenemos claro los números y que ganaron por mucho. No salgan a armar lío y deslegitimar una elección que ganaron ustedes“, fue la respuesta del ministro.

Alberto Fernández estaba empezando a enojarse. “Basta, salgamos nosotros porque ellos están escondiendo los datos. Saben que pierden por paliza“, sentenció el candidato presidencial. Máximo Kirchner también analizaba qué hacer. “Frigerio pidió que banquemos diez minutos; por qué nos va a mentir”, acotó otro de los dirigentes K presentes en la oficina.

Era una noche difícil para el Gobierno. Frigerio, como suele hacer, intentaba poner mesura y frenar lo que podría haber sido un capítulo escandaloso de las PASO. Alberto Fernández esperó, frenó a los apoderados del PJ y aguardó el discurso de Macri. Luego, el correo empezó a mostrar los números.

Horas más tarde, el ministro del Interior fue el primero –y hasta ahora el único– que le presentaba la renuncia a Macri ante la delicada situación política. No fue aceptada. Macri desestimó por ahora cualquier cambio en su Gabinete.

En el momento que no aparecían los datos oficiales, había una especulación política entre los dirigentes que acompañaban a Alberto Fernández: todo era una decisión del Gobierno ante una contundente derrota. “No querían que Macri salga a hablar con los números puestos; lo cuidaron”, acotó uno de los dirigentes que compartió antenoche la oficina en la que Alberto Fernández atendía decenas de llamados.

Desde el ministerio del Interior afirmaron a Infobae que no hubo ninguna especulación política y adjudicaron las demoras a dos cuestiones: la orden de la jueza electoral María Servini de no publicar datos sin el 10% de las mesas de los cuatro principales distritos del país. Luego, una falla en el sistema de la empresa de origen venezolano Smartmatic. Voceros del ministro del Interior aseguraron que se pidió un informe a la compañía para explicar la falla. No quieren que esto se repita en las elecciones del 27 de octubre.

La decisión de que Macri saliera al escenario de Costa Salguero sin los datos oficiales fue exclusiva del comando de campaña de Juntos por el Cambio. Fuentes calificadas de la Casa Rosada aseguraron que Macri sabía los números que tenía porque le acercaron información de las mesas testigo.

Esto avala la teoría que indica que lo que pasó la noche de las elecciones –cuarenta y cinco minutos sin datos– fue solo una falla de la empresa Smartmatic, que había sido objeto de los cuestionamientos del Frente de Todos. “Nunca se frenó la carga de datos. Lo que falló fue su difusión. No se podían abrir en la pantalla”, ratificaba un allegado a Frigerio con el objetivo de echar por tierra la supuesta estrategia oficialista para ocultar las cifras y proteger al Presidente.

Cerca de Alberto Fernández dudaban. Podía haber sido un escándalo. Pero la conversación entre De Pedro y Frigerio lo evitó.

(Visited 7 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas