Connect with us

Economia

Las franquicias que más crecen en plena crisis del coronavirus

Publicado

on

Por la crisis cerraron 6.000 locales, pero la modalidad suma marcas y rubros. Ferreterías, fast food, delivery y educación virtual ganan terreno.

Las franquicias no son inmunes al coronavirus. La pandemia afectó al formato comercial, especialmente en sus dos rubros principales: la indumentaria y la gastronomía. No obstante, los consultores especializados advierten que muchas cadenas aprovecharon para reconvertirse con notable éxito. Y añaden que, en paralelo, irrumpieron y se expanden nuevos negocios vinculados con el actual contexto, como ferreterías, panaderías, comidas dietéticas, productos saludables, educación a distancia y servicios de limpieza, entre otros.

La modalidad, de todos modos, se contrajo drásticamente pero no en forma lineal. En conjunto, según datos de la AAMF (Asociación Argentina de Marcas y Franquicias), el sistema tiene 1.304 marcas franquiciantes, cuyas cadenas concentran 35.831 puntos de venta. “Por la crisis, en 2020 cerraron 6.000 locales, esto es el 15,6% del total. Pero simultáneamente, se abrieron 3.350, más adaptados a la nueva normalidad”, describe el director ejecutivo de la AAMF, Ezequiel Devoto. Así, el balance entre aperturas y cierres arroja “una pérdida neta de 2.650 locales”, es decir el 7% con respecto al año anterior.

La “nueva normalidad” refleja parcialmente la fuerte reconversión del comercio minorista. Ganan terreno las franquicias low cost, los dark stores (tiendas que venden sólo por Internet), corners (espacios dentro de un negocio) y licencias virtuales, principalmente para ofrecer servicios de todo tipo. Como contrapartida, 188 nuevas marcas adoptaron el modelo de franquicias para expandir sus cadenas, lo que representa una suba interanual récord de 15%.

La topografía del sistema se diversifica con la llegada de nuevos rubros y la reconversión de los tradicionales. Según la GAF, la guía oficial de las franquicias, las que más crecieron durante la pandemia fueron Rapipago (sumó 800 franquiciantes), Infopan (92), Grido (80), IAP (67), Eddis Educativa (59), Carnicerías Res (50), Sei Tu Gelato (35), Carnave (30), Colorshop (25) y Tomate Algo (23). La estadística no computa los locales propios de las marcas ni las nuevas aperturas en el exterior.

En la era del COVID-19, los consultores especializados destacan dos hechos: la fenomenal transformación de algunos negocios (locales más chicos o virtuales, la venta directa y la dispersión geográfica) y el surgimiento de nuevos conceptos. La lista es larga y abarca a ferreterías (Verkar), bicicleterías (Bora Bikes y Goldenbike), depósitos temporarios (Bunker Depósitos), dark stores y delivery (Strega Delivery y Tomate Algo), ecotiendas y comidas saludables (Insumos al peso y Vitalcer), fast food y comida al paso (Mr. Churro y By Papas) y capacitación a distancia (IAP y Eddis Educativa), entre muchas otras.

Strega Delivery testimonia el instinto de supervivencia de algunas firmas. Ubicada en el barrio universitario de la capital cordobesa, incorporó el delivery para sus comidas rápidas (tartas, pizzas, lomitos y fernet) y hoy funciona como una dark kitchen, sin atención al público. “Es algo provisorio por la pandemia, pero en el futuro será algo complementario del negocio tradicional”, dice Adrián Coraglio, uno de sus socios. La cadena computa 12 franquicias y prevén llegar a otras ciudades cercanas, como San Francisco, Carlos Paz y Alta Gracia.

Los efectos de la pandemia repercutieron en todo el comercio minorista. “Uno de los rubros más afectados fue la indumentaria por el cierre de los shoppings. Hay mucha incertidumbre y el consumo cambió, pero estos cambios llegaron para quedarse”, explica el consultor Carlos Canudas. El reseteo incluye nuevas fórmulas para operar (venta online, delivery, nuevo packaging, por ejemplo) y la llegada al franchising de novedosos conceptos y modelos de negocio. “En mayor o menor medida, todos se fueron adaptando”, añadió el experto.

Al igual que con los alquileres, las marcas en 2020 aliviaron las condiciones de sus franquiciantes. Lo más usual, suspender el cobro de regalías mientras dure la emergencia. Otras, y por la misma razón, crecieron en forma inusitada, como es el caso de Vitalcer, una cadena de productos dietéticos y productos naturales, que totaliza 130 locales franquiciados. “Tiene que ver con la moda de comer sano y alimentarse mejor, algo que prosperó durante la cuarentena”, grafica su fundador William Ingledew.

Desde su casa matriz, en el barrio porteño de Belgrano, Vitalcer distribuye productos a granel para tratar patologías diversas (celíacos, diabéticos o hipertensos) para su marca insignia. Ingledew sostiene que la velocidad de aperturas se disparó “a un ritmo de entre 3 y 4 por mes”, y asegura que tienen previsto exportar la marca a Chile, Paraguay y Uruguay. “Ya estamos en tratativas”, anticipa.

Ajena a las tensiones por las clases presenciales, la educación a distancia es uno de los rubros que mejor capitaliza las restricciones para operar en la pandemia. Creada en 2010 en la localidad de Pergamino, Eddis Educativa prevé sumar 80 franquicias este año. Uno de sus socios fundadores, Juan Pablo Silvano, sostiene que eso se debe, principalmente, al traspaso de los cursos de capacitación laboral y profesional al mundo virtual. “El inicio fue difícil. Teníamos 20.000 alumnos para empezar antes de la cuarentena”, recordó.

Con buenos reflejos, adoptaron el campus virtual (una plataforma complementaria) para ofrecer un catálogo de 60 cursos a través de Internet. “Los resultados fueron muy buenos -subraya Silvano- y desde junio del año pasado estamos vendiendo franquicias virtuales”. Por esta vía, prevén cerrar el año con un total de 200 franquicias y “sumar dos nuevos mercados: Paraguay y Uruguay”, expresó.

Tomate Algo tiene 15 años de trayectoria.  El negocio creado por Sebastián Policaro en 2005 es un servicio de “barras móviles” de canilla libre para eventos y fiestas, reconvertido a la fuerza por las circunstancias, algo que lo favoreció. “Tuvimos que repensar el modelo y hoy es más parecido a una venta directa de tragos preparados y bebidas”, describe Policaro.

La franquicia, en este caso, es básicamente una licencia exclusiva para una determinada zona, “que surgió sin querer”. Tomate Algo ya otorgó 1.200, que se complementan con otros formatos, como el armado de dark stores (venta online exclusivamente) y corners (espacios) dentro de cafeterías, heladerías y locales gastronómicos. “Cuadruplicamos el negocio”, celebra Policaro. Así, por casualidad, detectó la oportunidad para diversificar la oferta de “barras móviles” y profundizar un ecosistema de tragos y bebidas por medio de franquicias.

Mr. Churro, un negocio inspirado en los fast food americanos.

Mr. Churro, un negocio inspirado en los fast food americanos.

Las comidas al paso también van por esa misma ruta. Dentro del rubro también crecen conceptos relativamente novedosos en el país, como la venta de “papas fritas al paso” y los locales gastronómicos basados en un producto emblemático para los argentinos: el churro. Esa es la idea básica que se le ocurrió a Federico González para crear Mr. Churro, un fast food del tipo americano, en el que ofrecen un menú con una enorme variedad de churros (dulces, salados y premium) complementado con crepes, dulces, malteadas y licuados.

Es un formato de autoservicio, con mesas, sillas y packaging desechable. Abrimos en 2018, en Tucumán, un local de 30 m2 y a la fecha tenemos 9 franquicias”, señala Federico González. El emprendedor prevé expandir la cadena en todo el país y proyecta cerrar el año con un total de 20 locales. No sólo eso. En medio de la pandemia y la crisis, González se entusiasma con un nuevo proyecto: “Este año vamos a relanzar la marca en paralelo con las nuevas franquicias, un plan que contempla la venta de merchandising, tazas, vasos, llaveros y remeras, con el nuevo logo”, adelantó.

Negocios más chicos y tecnológicos

Las franquicias, dicen los consultores especializados, resistieron el impacto de la crisis y la irrupción del coronavirus. Un reflejo de esto son las propias estadísticas elaboradas por la AAMF, que representa uno de los formatos comerciales que viene creciendo con mucha fuerza en los últimos años. En 2020, sin embargo, la modalidad se contrajo con la crisis pero “de una manera curiosa”, dice el director ejecutivo de la entidad, Ezequiel Devoto.

La razón es simple, según explica, porque el año pasado, debido a las cuarentenas, perdió el 7% del total de locales, por el balance entre cierres (alrededor de 6.000) y nuevas aperturas (3.350). “Para 2021 se estima una recuperación de los puntos de venta perdidos el año pasado, pero principalmente por el desarrollo de locales más chicos, alejados de los grandes corredores comerciales y soportados por tecnología”, describió el directivo.

La cadena Grido tiene 1.800 locales en el país y el exterior, todos franquiciados.

La cadena Grido tiene 1.800 locales en el país y el exterior, todos franquiciados.

Bajo estas nuevas características, la llegada de nuevos rubros y conceptos franquiciables sorprende. No menos sorpresivo es que en medio de la crisis, se sumaron 188 marcas nuevas (15% más que el año anterior) y el franchising está integrado por un total de 1.304 cadenas. Por cantidad de licencias, el top ten de las franquicias lo lidera Rapipago (6.800 licencias). Detrás aparecen Grido (1.520), Lave Rap (1.467), Supermercados Dia (604), Sei Tu Gelato (360), Colorshop (285), Bonafide (257), IAP (210), Pinturerías del Centro (185) y Havanna (181).

Los datos surgen de estadísticas de la GAF, la guía oficial de la AAMF. No obstante, la crisis y las reconversiones de los modelos de negocio podrían modificar el cuadro de este año, aunque los expertos consideran que las cadenas líderes pierdan sus posiciones de privilegio.

De origen cordobés, Grido logró atravesar con relativo éxito la pandemia del año pasado, ya que “la cuarentena se inició casi al final de la temporada fuerte de helados, que termina en mayo”, dijo al Económico su gerente de Marketing, Ricardo Cortés. Grido tiene un total de 1.800 locales, si se contabilizan los puntos de venta de Chile, Uruguay y Paraguay, los tres países a los cuales exporta. Produce anualmente 75 millones de kilos de helado, terceriza su distribución y prevén 150 nuevas aperturas antes de fin de año.

A pesar del avance de las fintech y los nuevos medios de pago electrónicos, Rapipago continúa expandiendo su red de franquicias de manera notable. La marca, perteneciente al grupo Gire, tiene 70 locales propios y alrededor de 1.000 franquiciados. El resto son licencias a comercios y quioscos, que incorporan la modalidad de cobrar servicios a través de dispositivos autorizados “para atraer público a sus tiendas”, explica Alejandro Pingitore, un alto ejecutivo de la compañía.

Rapipago nació en 2001, a poco de estallar la crisis que derivó en el fin de la convertibilidad. No obstante, expandieron la cadena de manera notable hace 7 años, cuando incorporaron el formato de franquicia. Pingitore sostiene que la recesión “genera un mayor interés de los pequeños comercios por incorporar el servicio, como forma de atraer más público”.

Con 10 años de trayectoria, Infopan logró instalar un nuevo concepto publicitario focalizado en las panaderías. El negocio, “inspirado en un modelo que surgió en España, se basa en la entrega gratuita de bolsas a los comercios que incluyan publicidad”, dice Rodrigo Dos Santos, socio fundador. Julián Pagano, de Insumos al Peso, apostó por un modelo de “ecotienda”, para venta de artículos de limpieza y cosmética natural. Con base en San Martín de los Andes, “tenemos previsto cerrar el año con 16 franquicias, todas en el interior del país”. Pagano se proclama como pionero en el negocio.

(Visited 7 times, 1 visits today)

Economia

La pobreza infantil llega al 63% y alcanza a siete millones de chicos

Publicado

on

Por

Son cifras del Indec para el último trimestre de 2020. la cifra sería más alta sin ayudas sociales. En el conurbano trepa a 72,7%.

Los datos procesados del INDEC difundidos el viernes pasado marcan que 2020 finalizó con una pobreza infantil – menores de 14 años – del 62,9%. Suman casi 7 millones de chicas y chicos que viven en hogares que no tienen ingresos suficientes para comprar una canasta “de pobreza”.

Este elevadísimo nivel de pobreza infantil – que representa 7 millones de menores pobres– se alcanzó a pesar del cobro por las familias pobres de la Asignación Universal por Hijos (AUH) que abarca a 4,3 millones de chicos y adolescentes menores de 18 años, la tarjeta alimentaria para chicos menores de 6 años y otras ayudas sociales.

En consecuencia, sin esos planes sociales, la indigencia y la pobreza en general y en particular entre las familias y los chicos, serían mayores, del orden de 70%.

Pobreza infantil, provincia por provincia

El INDEC había informado que en la segunda mitad de 2020 la pobreza infantil había alcanzado al 57,7% de la población. Pero se confirmó, a partir de la difusión por parte del INDEC de los micro-datos de la Encuesta Permanente de Hogares ( EPH) del cuarto trimestre del año pasado,  que ese nivel de pobreza infantil fue del 52,5% entre julio-setiembre y del 62,9% entre octubre-diciembre.

El salto entre la pobreza infantil del tercer y cuarto trimestre del año se explica porque en los últimos meses del 2020 se aceleró la inflación con la caída del poder de compra de buena parte de la población, el Gobierno discontinuó el IFE que llegó a abarcar a 9 millones de personas y además por razones estacionales la medición oficial no computa el medio aguinaldo.

En proporción, con el 72,7% el conurbano bonaerense es la región con la mayor pobreza infantil del pais. Unido a otros indicadores, la región más poblada del país es un “polvorín social” por la magnitud y la velocidad en que aumenta la pobreza ( 51%) de la mano del desempleo (14,1%), el más alto de todo el país. Y de la suba de los precios de la canasta básica de alimentos (45,5% interanual en 2020 versus una inflación del 36,1%), llevó a que encabece la lista de aglomerados con la mayor tasa de indigencia (15,2%) de todo el país.

En pobreza infantil le sigue Resistencia-Chaco con el 72,4%, San Luis, Mar del Plata, 69,3% y Corrientes 68,9%.

La pobreza infantil viene en ascenso ininterrumpido desde el segundo semestre de 2017 cuando arrojó un 39,7%. Ese dato equivalía entonces a 4,3 millones de chicos. En la segunda mitad de 2019 saltó al 52,3% (5.700.000 chicos pobres. Y al 57,7% en el segundo semestre de 2020. De aquí se desprende que en 3 años, a pesar de las mayores ayudas sociales, por la recesión, la mayor inflación, el deterioro de los ingresos y caída del empleo, se generaron 2 millones de chicos pobres más.

Esta dimensión de la pobreza infantil es un factor de reproducción de la pobreza. Porque el chico que nace y se desarrolla con privaciones alimentarias, de vivienda, salud o educación tiene un futuro comprometido. Y también toda la sociedad.

Además, la mayoría de esos chicos vive en hogares sostenidos por desocupados, trabajadores formales precarios e informales, subocupados y cuentapropistas que también se desempeñan en la informalidad, sin la cobertura de la seguridad social y que son mayoría entre los que en los últimos meses perdieron el empleo. Todo lo cual amplía la persistencia y la dimensión de la pobreza.

Aunque los menores de 14 años sobresalen por tener la mayor proporción de pobres, también aumentó la pobreza entre los restantes grupos de edad. Ningún grupo etario pudo escapar a la pérdida de ingresos o deterioro social.

Entre los que tienen de 15 a 29 años (10,6 millones de personas) la pobreza es del 51,7% o 5,5 millones de pobres. Entre 30 y 64 años (18,4 millones) es del 39,7% o 7,3 millones de pobres. Y entre los más de 65 años (5,4 millones) el 13,6% o 735.000 no les alcanza para cubrir una canasta básica total.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Economia

La inflación de abril fue de 4,1% y avanzó 17,6% en el primer cuatrimestre

Publicado

on

Por

El Indec informó que ese fue el salto del Indice de Precios al Consumidor en el cuarto mes del año. Para los analistas privados, la variación fue de 3,8%.

Tal como preveían algunos analistas, la inflación de abril volvió a sorprender: avanzó 4,1% y acumula en lo que va del año 17,6% según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Este registro lleva al índice de Precios al Consumidor (IPC) a una variación del 46,3% respecto de abril del año pasado. Es el registro mas alto para esta altura del año desde el 2002 según estimaciones de LCG (las estadísticas fueron discontinuadas entre 2007 y principios de 2016).

Los rubros que picaron en punta con las subas fueron prendas de vestir y calzado (6%). También el transporte (5,7%). “En esta última se observaron alzas en adquisición de vehículos, combustibles y taxi, que fueron parcialmente compensadas por bajas en precios de pasajes aéreos. En la Región GBA también influyó la suba en el subterráneo”, precisaron en el organismo estadístico.

ipc

En cuanto a las subas en los precios de la ropa, desde la Cámara de la Indumentaria (CIAI) aseguran que “suben impulsados por los costos de los insumos”. Según los datos que maneja la entidad, los precios de la ropa treparon 61,2% en el último año, frente a un alza del 84,2% de los insumos textiles. Lo insólito es que el rubro siga manteniendo la tendencia alcista (79,1% anual) en el contexto de una demanda deprimida. No sólo por el menor poder adquisitivo de los consumidores sino por la inactividad de muchos locales comerciales en plena pandemia.

Según el relevamiento del Indec, los alimentos y bebidas que explican el 23,4% del IPC, aumentaron 4,5% en promedioEntre ellos, hubo aumentos importantes en lácteos y también en carnes e infusiones como la yerba y el café. Entre los alimentos básicos, las subas más importantes en el mes se detectaron en el arroz blanco (14,2%); la leche fresca (9,8%); la manteca (18,2%), el dulce de leche (22,4%). El rubro carnes acumula alzas del 22,2% en lo que va del año 64,7% en el último año. Las bajas de precios o subas más moderadas en abril recayeron en Frutas y Verduras, tubérculos y legumbres.

Medida por regiones, la Patagonia fue la zona con la inflación más alta el mes pasado, con 4,8% en el nivel general. Le siguió Cuyo, con 4,2%. En tanto el Noroeste y la zona Pampeana promedió el 4%. Ayer también se conoció el IPC de la ciudad de Buenos Aires que arrojó una suba mensual promedio del 4% y del 37,8% anual.

Entre los datos oficiales de abril, uno de los que más preocupa es la evolución de la inflación núcleo (que contempla los precios que no son estacionales) que trepó 4,6% y acumula 18,3% en el cuatrimestre. El economista Nadin Argañaraz (IARAF) señaló al respecto: “la inflación es un síntoma de desequilibrios económicos, que hace muchos años no se puede resolver de manera sostenida en la Argentina”.

“Estos niveles dificultan la recuperación del salario real, que ya lleva cuatro años de caída continua. Hasta marzo los trabajadores informales fueron los más perjudicados con una caída del 24,5%, seguidos por los trabajadores del sector público con un 21.6% y los del privado registrado con un 16%”, señaló el analista.

En marzo pasado, la inflación fue del 4,8%, el mayor aumento desde septiembre del 2019. El índice ya había alcanzado el 4% en diciembre, repitió ese porcentaje en enero, por los gastos vinculados a las vacaciones, descendió levemente en febrero hasta el 3,6%, y trepó luego en marzo hasta el 4,8%.

No obstante, la presión alcista de los precios minoristas amenazan con desdibujar por completo la meta inflacionaria que el ministro de Economía, Martín Guzmán, plasmó en el Presupuesto 2021. Según el funcionario nacional, el IPC terminará el año con un salto acumulado del 29 %.

“Alcanzar esa pauta de inflación anual resulta a esta altura imposible, implica asumir una tasa de aumentos del 1,2% promedio para los 8 meses restantes, algo que a todas luces no ocurrirá dada la inercia inflacionaria que dejan los primeros meses del año”, explicó la consultora LCG.

“Ya se consumió más del 60% de la meta del Presupuesto 2021, totalmente imposible de cumplir”, dijo por su parte Ecolatina.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Economia

YPF: se viene un nuevo aumento del 6% en la nafta desde el sábado

Publicado

on

Por

Lo anticiparon los directivos de la petrolera en una reunión con inversores. Desde agosto, los precios subieron 60%.

Precios y devaluación. El encuentro de los directivos de YPF con los analistas de los bancos de inversión que siguen la acción de la petrolera contuvo varias preguntas sobre ambos temas. La empresa subió el valor de sus combustibles en un 60% desde agosto. Para este mes tiene prevista otra corrección, que se estima será en torno al 6% y se aplicará desde este mismo sábado.

“Hay un entendimiento general de que necesitamos seguir la evolución (del barril de petróleo crudo), pero también tenemos dificultades para trasladar esos precios internacionales al surtidor de una manera rápida”, explicaron Alejandro Lew, director financiero de YPF, y Sergio Affronti, su CEO.

Los precios de los combustibles de YPF aún están entre un 15% y 20% atrasados en dólares, según explicó Lew a los inversores. “Estamos muy al tanto del entorno macroeconómico y las presiones inflacionarias. Por eso, el presidente del directorio (Pablo González) anunció -en marzo- tres aumentos con el objetivo de llegar a un 15%. De esos tres aumentos, ya hicimos dos y el otro se hará en lo que queda de mayo. Con eso estamos cumpliendo el objetivo”, marcó. Las otras subas fueron en marzo y abril.

Con los incrementos recientes, YPF se va acercando al importe de un dólar (al tipo de cambio oficial) por litro de nafta despachado, un indicador que fue casi una constante desde hace 30 años. ¿Podrá seguir generando esa caja si hay una devaluación?, le preguntaron los analistas.

“Por supuesto que sí resultaríamos afectados si hay una devaluación significativa. Siempre estamos sujetos a que eso pase. Y, por supuesto, en el largo plazo se ha demostrado que los precios tienden a estar correlacionados bastante bien y se mantienen ciertos márgenes en dólares. Es positivo cuando, por ejemplo, pasan cosas como las del primer trimestre (de 2021) que los precios internacionales cayeron y nuestros márgenes mejoraron, mientras se cuidó el precio del crudo local. Pero cuando se da el otro lado de la moneda, cuando los precios internacionales suben y hay que atravesar una devaluación significativa de la moneda, hay cierta distancia hasta que se pueda ajustar a los precios del surtidor”, manifestaron los encargados de las relaciones con inversores.

Todas las petroleras están recibiendo menos plata de la que deberían cobrar por su crudo. Pero están balanceando esos menores ingresos con exportaciones. Los precios que pagan los refinadores (los que transforman el petróleo en combustibles) no alcanzan, según los productores, pero las exportaciones ayudan a compensar la situación.

Sergio Affronti, CEO de YPF.

Sergio Affronti, CEO de YPF.

“Al capturar los beneficios de las exportaciones de nuestra producción, compensamos un poco el menor precio doméstico”, detallaron en YPF a los analistas.

“Estamos en un diálogo razonable (con el Gobierno) y buscamos acuerdos para continuar avanzando durante el año, que es claramente dificultoso en el entorno macroeconómico. Nuestra habilidad para ajustar en el surtidor, por supuesto, dictará como nosotros y el resto de los refinadores podamos ir ajustando los precios y también dependerá si los precios internacionales (del petróleo crudo) se estabilizarán a los niveles actuales o seguirán creciendo. La habilidad para trasladar esos aumentos a precios en el surtidor dictaminará si podemos pagarle mayor precio a los productores locales, pero todavía está muy poco claro. Tenemos que ver la evolución del camino”, señalaron los ejecutivos.

YPF  tuvo ingresos por US$ 2.648 millones en el primer  trimestre del año, por lo que aún está por debajo de su facturación en el mismo período de 2020, cuando juntó US$ 2.832 millones.

La petrolera de mayoría estatal anotó una pérdida de US$ 25 millones. En el primer trimestre de 2020, había obtenido una ganancia de US$ 100 millones en ese apartado. El resultado operativo fue positivo en US$ 78 millones, pero es un tercio de los US$ 241 millones que tuvo en 2020.

(Visited 4 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas