Connect with us

Medio Ambiente

Las fotos de la huelga contra el cambio climático en todo el mundo

Publicado

on

Niños y jóvenes en Australia y la región del Pacífico lanzaron el viernes una huelga global por el cambio climático, seguidos en masa por los europeos, que colman las calles de Berlín y Londres. Siguen el llamado de la activista Greta Thunberg a los adultos para que tomen medidas urgentes para evitar un desastre ambiental. La joven sueca impulsará la marcha en Nueva York.

Una joven postula a Greta como presidente en EEUU (AFP)

Una joven postula a Greta como presidente en EEUU (AFP)

Lar marchas llegaron a Estados Unidos (AFP)

Lar marchas llegaron a Estados Unidos (AFP)

Jóvenes con un globo terráqueo participan en la manifestación “Viernes por el Futuro” en Munich, al sur de Alemania (Foto de Christof STACHE / AFP)

Jóvenes con un globo terráqueo participan en la manifestación “Viernes por el Futuro” en Munich, al sur de Alemania (Foto de Christof STACHE / AFP)

Una joven con una máscara de gas en la protesta contra la inacción gubernamental ante el colapso del clima y la contaminación ambiental, en Guwahati (Foto de Biju BORO / AFP)

Una joven con una máscara de gas en la protesta contra la inacción gubernamental ante el colapso del clima y la contaminación ambiental, en Guwahati (Foto de Biju BORO / AFP)

Una joven manifestante sostiene una pancarta con la leyenda “No hay planeta B” en Varsovia (Foto de Wojtek RADWANSKI / AFP)

Una joven manifestante sostiene una pancarta con la leyenda “No hay planeta B” en Varsovia (Foto de Wojtek RADWANSKI / AFP)

Con el nombre de “Fridays for Future” (Viernes por el Futuro), la campaña busca movilizar niños y jóvenes para que adopten un papel más activo y convenzan a los adultos a tratar la cuestión climática con toda seriedad.

La gente se reúne frente a la Puerta de Brandenburgo para manifestarse (REUTERS/Fabrizio Bensch)

La gente se reúne frente a la Puerta de Brandenburgo para manifestarse (REUTERS/Fabrizio Bensch)

“Hagamos el amor, no dióxido de carbono”, dice el cartel sostenido por una joven alemana (REUTERS/Fabrizio Bensch)

“Hagamos el amor, no dióxido de carbono”, dice el cartel sostenido por una joven alemana (REUTERS/Fabrizio Bensch)

Activistas de pie sobre bloques de hielo bajo una horca improvisada en el marco de la Huelga Climática Global en Berlín (REUTERS/Fabrizio Bensch)

Activistas de pie sobre bloques de hielo bajo una horca improvisada en el marco de la Huelga Climática Global en Berlín (REUTERS/Fabrizio Bensch)

En total están programados más de 5.000 eventos en todo el mundo, en una secuencia que debe terminar en una enorme manifestación en Nueva York, donde se espera la participación de más de un millón de estudiantes. El principal pedido es que políticos y empresarios tomen las dramáticas medidas necesarias para detener el calentamiento global, que según científicos deberá conducir a una catástrofe ambiental.

Activistas ucranianos participan en un mitin exigiendo acciones sobre el cambio climático (REUTERS/Gleb Garanich)

Activistas ucranianos participan en un mitin exigiendo acciones sobre el cambio climático (REUTERS/Gleb Garanich)

Miles de personas se unieron en Ucrania a protestas similares a nivel mundial (REUTERS/Gleb Garanich)

Miles de personas se unieron en Ucrania a protestas similares a nivel mundial (REUTERS/Gleb Garanich)

Niños sostienen pancartas durante la huelga en Kieva, tres días antes de la cumbre climática de emergencia de las Naciones Unidas (REUTERS/Gleb Garanich)

Niños sostienen pancartas durante la huelga en Kieva, tres días antes de la cumbre climática de emergencia de las Naciones Unidas (REUTERS/Gleb Garanich)

Nueva York y Washington se llenaron de gente (AFP)

Nueva York y Washington se llenaron de gente (AFP)

EEUU llena de gente contra el cambio climático (AFP)

EEUU llena de gente contra el cambio climático (AFP)

En la víspera de la huelga, Thunberg —una adolescente sueca de 16 años que se tornó el emblema de la frustración de una generación ante el tratamiento dado a la cuestión climática— insistió en que hay soluciones que están siendo “ignoradas”, y pidió que los más jóvenes tomen la iniciativa.

Estudiantes sostienen pancartas en la manifestación sobre el cambio climático en Londres, Reino Unido (REUTERS/Hannah McKay)

Estudiantes sostienen pancartas en la manifestación sobre el cambio climático en Londres, Reino Unido (REUTERS/Hannah McKay)

“¿Qué futuro?”, se pregunta una persona a través de un cartel en Londres (REUTERS/Hannah McKay)

“¿Qué futuro?”, se pregunta una persona a través de un cartel en Londres (REUTERS/Hannah McKay)

Jóvenes activistas participan de la manifestación ambiental en Lodz, Polonia, el 20 de septiembre de 2019 (Tomasz Stanczak/Agencja Gazeta via REUTERS)

Jóvenes activistas participan de la manifestación ambiental en Lodz, Polonia, el 20 de septiembre de 2019 (Tomasz Stanczak/Agencja Gazeta via REUTERS)

“Todo cuenta, lo que tú haces cuenta”, dijo Thunberg en un mensaje en video dirigido a sus seguidores.

Un activista ucraniano, con una bolsa de plástico en la cabeza a modo de protesta (REUTERS/Gleb Garanich)

Un activista ucraniano, con una bolsa de plástico en la cabeza a modo de protesta (REUTERS/Gleb Garanich)

Un estudiante sostiene un cartel en una manifestación sobre el cambio climático en Londres (REUTERS/Hannah McKay)

Un estudiante sostiene un cartel en una manifestación sobre el cambio climático en Londres (REUTERS/Hannah McKay)

Las máscaras de gas, una constante en las movilizaciones que se produjeron en las principales ciudades del mundo (REUTERS/Gleb Garanich)

Las máscaras de gas, una constante en las movilizaciones que se produjeron en las principales ciudades del mundo (REUTERS/Gleb Garanich)

En el inicio de la jornada, los primeros eventos comenzaron las islas de Vanuatu, Salomón y Kiribati, territorios amenazados por el aumento en el nivel de los mares por el cambio climático. En esas islas, los niños y estudiantes cantaron “¡no nos estamos hundiendo, estamos luchando!”

Una mujer asoma su rostro a través de una pancarta en la huelga climática celebrada en Tokio, Japón (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)

Una mujer asoma su rostro a través de una pancarta en la huelga climática celebrada en Tokio, Japón (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)

Un hombre sostiene un cartel en la versión japonesa de la Huelga Climática Mundial (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)

Un hombre sostiene un cartel en la versión japonesa de la Huelga Climática Mundial (REUTERS/Kim Kyung-Hoon)

Personas disfrazadas de animales asisten a la protesta en Colombo, Sri Lanka (REUTERS/Dinuka Liyanawatte)

Personas disfrazadas de animales asisten a la protesta en Colombo, Sri Lanka (REUTERS/Dinuka Liyanawatte)

Poco más tarde se unieron decenas de miles de jóvenes australianos que se movilizaron en Sídney, Melbourne y decenas de otras ciudades. Aunque algunas autoridades locales, escuelas y empresas han impulsado a los jóvenes a participar, algunas entidades alertaron que las ausencias deberán ser explicadas. Pero los jóvenes no parecen dispuestos a ceder.

Jóvenes realizan una performance durante una manifestación ambiental, parte de la Huelga Climática Global, en Varsovia, Polonia (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)

Jóvenes realizan una performance durante una manifestación ambiental, parte de la Huelga Climática Global, en Varsovia, Polonia (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)

La instalación fue una de las imágenes más potentes de la jornada (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)

La instalación fue una de las imágenes más potentes de la jornada (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)

Una joven activista yace en el suelo en plena protesta en Varsovia (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)

Una joven activista yace en el suelo en plena protesta en Varsovia (Maciek Jazwiecki/Agencja Gazeta via REUTERS)

“Estamos aquí para mandar un mensaje a la gente en el poder, a los políticos, para mostrarles que estamos preocupados y que esto es realmente importante para nosotros”, dijo Will Connor, un joven de 16 en Sídney.

Activistas medioambientales se hacen tomar una foto en la protesta que llama a la acción sobre el cambio climático, en Nairobi, Kenia (REUTERS/Njeri Mwangi)

Activistas medioambientales se hacen tomar una foto en la protesta que llama a la acción sobre el cambio climático, en Nairobi, Kenia (REUTERS/Njeri Mwangi)

Jóvenes marchan portando pancartas en la huelga climática realizada en Nairobi (REUTERS/Njeri Mwangi.)

Jóvenes marchan portando pancartas en la huelga climática realizada en Nairobi (REUTERS/Njeri Mwangi.)

Manifestantes filipinos vestidos con trajes de circo sostienen un cartel que advierte la emergencia climática en Manila (REUTERS/Peter Blaza)

Manifestantes filipinos vestidos con trajes de circo sostienen un cartel que advierte la emergencia climática en Manila (REUTERS/Peter Blaza)

El continente australiano vive cotidianamente los debates por el cambio climático, ya que las transformaciones ambientales se tornaron un dato diario de la realidad. Australia es uno de los mayores exportadores de carbón y aún autoriza enormes minas que generan empleos y han apuntalado tres décadas de crecimiento económico ininterrumpido.

Una estudiante griega sostiene una pancarta durante la Huelga Climática Global “Viernes por el Futuro” en Atenas, Grecia (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

Una estudiante griega sostiene una pancarta durante la Huelga Climática Global “Viernes por el Futuro” en Atenas, Grecia (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

Activistas griegos de organizaciones ecologistas en la Huelga Climática Global (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

Activistas griegos de organizaciones ecologistas en la Huelga Climática Global (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

Una estudiante lleva una máscara con la leyenda “No hay planeta B” durante el mitin en Atenas (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

Una estudiante lleva una máscara con la leyenda “No hay planeta B” durante el mitin en Atenas (REUTERS/Alkis Konstantinidis)

Pero también sufre de las consecuencias del cambio climático. En años recientes ha vivido enormes sequías, numerosos incendios forestales, inundaciones devastadores y la decoloración de la Gran Barrera de Coral.

“Detengan el ecocidio” dice el cartel que lleva uno de los manifestantes en Nairobi (REUTERS/Njeri Mwangi)

“Detengan el ecocidio” dice el cartel que lleva uno de los manifestantes en Nairobi (REUTERS/Njeri Mwangi)

Un activista ambiental vestido con ropa tradicional sostiene un letrero en la huelga climática global celebrada en Kenia (REUTERS/Baz Ratner)

Un activista ambiental vestido con ropa tradicional sostiene un letrero en la huelga climática global celebrada en Kenia (REUTERS/Baz Ratner)

Una multitud participa en la Huelga Climática Global del movimiento Viernes por el Futuro en Berlín (REUTERS/Christian Mang)

Una multitud participa en la Huelga Climática Global del movimiento Viernes por el Futuro en Berlín (REUTERS/Christian Mang)

El gobierno australiano, de corte conservador, no ha llegado al punto de negar el cambio climático, pero busca limitar la discusión a una dicotomía entre generar empleos o cumplir metras de emisión de gases de efecto invernadero.

Una mujer sostiene un cartel con una imagen de Australia prendiéndose fuego en una protesta para llamar a la acción sobre el cambio climático en Melbourne (REUTERS/Melanie Burton)

Una mujer sostiene un cartel con una imagen de Australia prendiéndose fuego en una protesta para llamar a la acción sobre el cambio climático en Melbourne (REUTERS/Melanie Burton)

Activistas ucranianos exigen acciones contra el cambio climático, uniéndose a protestas similares a nivel mundial (REUTERS/Gleb Garanich)

Activistas ucranianos exigen acciones contra el cambio climático, uniéndose a protestas similares a nivel mundial (REUTERS/Gleb Garanich)

Jóvenes se hacen los muertos en la huelga climática global cerca de la oficina del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente en Bangkok, Tailandia (REUTERS/Soe Zeya Tun)

Jóvenes se hacen los muertos en la huelga climática global cerca de la oficina del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente en Bangkok, Tailandia (REUTERS/Soe Zeya Tun)

El parlamentario oficialista Craig Kelly llegó al punto que emitir el jueves un mensaje a los jóvenes donde afirmó que “todo lo que les han dicho es una mentira”. “El hecho es que no hay una relación entre cambio climático y sequía, y el número de osos polares está aumentando”, afirmó.

(Visited 45 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Medio Ambiente

El Caballito de Mar patagónico está en peligro de extinción

Publicado

on

Por

Habita en las aguas de la bahía de la localidad rionegrina de San Antonio Oeste. Está en peligro de extinción a causa del comportamiento humano que desarrolla procesos industriales, pesqueros y turísticos en el área natural protegida que también contiene a Las Grutas y El Puerto del Este.

El Hippocampus Patagonicus, más conocido desde 2004 como Caballito de Mar Patagónico y que habita en las aguas de la bahía de la localidad rionegrina de San Antonio Oeste, se encuentra en peligro de extinción a causa del comportamiento humano que desarrolla procesos industriales, pesqueros y turísticos en el área natural protegida que también contiene a Las Grutas y El Puerto del Este.

El director de ambiente de la municipalidad de San Antonio Oeste, Diego Luzzato, dijo a Télam que “el primer individuo de la especie descrito para la ciencia venía de allí, pero luego descubrimos que tiene una distribución territorial bastante más amplia e incluso llega hasta Brasil”.

En ese país había sido clasificado como otra especie, “pero tuvieron que cambiarle el nombre porque es la misma que tenemos nosotros y eso implicó mucho trabajo en ecología y en trabajos de conservación en la bahía”.

Ese es un lugar muy particular por sus características geográficas, “las amplias mareas que allí se despliegan permiten el desarrollo de un ecosistema bastante distinto al de la parte externa, que posee características propias de la Patagonia”, aclaró el ex investigador del Conicet.

En esa zona la población de caballitos de mar está siendo cada vez más afectada por la presión del comportamiento humano con “el desarrollo de procesos industriales por parte de la empresa Alcadis de la Patagonia (Alpat), las empresas pesqueras que muchas veces arrojan residuos al agua, la urbanización que desplaza áreas naturales y la visitas de turistas que se dio durante los últimos años”, precisó Luzzato.

Todo eso hace que el hábitat de estos animales se vaya desplazando, y que la población de la especie disminuya de manera alarmante, según estimó, “durante los últimos diez años se redujo en un 90%”.

Para el municipal, “el primer factor que afecta la existencia del caballito es la pesca, porque no es como cualquier pez al que se le puede diagramar una estrategia de pesca, cuando se levanta uno ya no quedan más, entonces la densidad poblacional disminuye automáticamente”.

Según explicó, al caballito se lo puede encontrar durante las mareas bajas cuando el agua llega a los tobillos, en cambio en otros lugares del norte se los encuentra a unos 20 o 30 metros de profundidad.

La distribución territorial es desde la Bahía de San Antonio hasta Río de Janeiro, y las principales características físicas es que tienen la cabeza a 90° respecto del cuerpo, y la cola es una modificación de la aleta caudal de los peces comunes, con la que se sujeta a los sustratos.

“Tienen roles sexuales intercambiados, el macho es el que recibe los huevos, sufre un embarazo y tiene un parto, luego de un cortejo que suele iniciar en septiembre, durar varios días hasta que la hembra le transfiere los huevos a una bolsa especial de su cuerpo, y allí los embriones comienzan a desarrollarse y crecer hasta unos 7 milímetros”, precisó.

El período de gestación dura unos 20 días y pueden nacer hasta mil embriones, pero el promedio es de unos 300 que en su mayoría son consumidos por otros organismos, por lo que la probabilidad de que uno llegue a ser adulto es muy baja, pueden llegar a crecer hasta unos 18 centímetros a lo largo de unos 4 o 5 años de vida.

Otro problema es que al ser tan grandes y habitar aguas poco profundas, tienen pocas probabilidades de camuflarse y son más visibles para la gente que suele recorrer la zona.

En la costumbre local se los saca del agua y una vez que el caballito de mar muere, se seca al sol para que conserve el aspecto y se los integra a alguna artesanía, en el mercado son más apreciados y valiosos, llama mucho la atención a los turistas.

El municipio local durante el último verano lo declaró “Monumento Natural”, la máxima categoría de conservación que puede tener una especie animal.

Y desde la provincia desde hace pocos días se lo está protegiendo, mediante un proyecto ingresado por los legisladores Marilin Gemignani y Facundo Montesino Odarda, al parlamento rionegrino.

Lo importante de esa iniciativa es que se lo saca de categoría de pez y se lo pasa a la órbita de fauna, con lo que se logra una protección más efectiva.

La recomendación para todas las personas “es que si alguien se encuentra con un caballito de mar, no lo moleste y sólo lo mire desde lejos y nada más, porque todo lo demás está prohibido y penado”, remarcó Luzzato.

Los caballitos de mar, durante todo el año están en la bahía, y en invierno buscan un poco más de profundidad en el área natural protegida que abarca Las Grutas, San Antonio y el Puerto del Este.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Medio Ambiente

El sorprendente descubrimiento de investigadores argentinos e ingleses sobre el cóndor andino

Publicado

on

Por

El equipo estuvo integrado por profesionales del Conicet y de la Universidad de Swansea, en el Reino Unido

Un equipo de investigadores del Conicet y de la Universidad de Swansea, en Reino Unido, revelaron que el cóndor andino puede cubrir distancias de más de 170 kilómetros durante más de 5 horas sin batir sus alas y para lograrlo, elige estratégicamente su ruta y forma de vuelo.

El grupo de investigadores estudió de manera intensiva y durante 10 días los movimientos de ocho jóvenes cóndores en la región de Bariloche y detectó que, tanto en la estepa como en las alturas, el cóndor recurre al aleteo solo en el 1 por ciento de su tiempo de vuelo.

Marcamos a los cóndores con unos dispositivos llamados daily diaries, que pueden medir la posición del ave hasta 40 veces por segundo y captar con precisión detalles de su comportamiento, tales como adónde va a tomar agua, dónde encontró alimento y cuánto aletea”, contó Sergio Lambertucci, director del Grupo de Investigaciones en Biología de la Conservación (Inibioma-Uncoma-Conicet.

Contabilizar las veces que estas aves baten sus alas en vuelo les permitió tomar dimensión del gasto energético real que tienen al desplazarse, teniendo en cuenta que, para especies como el cóndor andino, el costo de cada aleteo es 30 veces mayor que el de otros procesos metabólicos.

“Si bien sabemos que los cóndores vuelan mucho planeando, nos sorprendió que haya cóndores que pudieron volar más de 170 kilómetros sin aletear ni una sola vez, y que generalmente esos aleteos se produzcan casi exclusivamente cuando están despegando o, a veces, aterrizando. Haber alcanzado ese grado de detalle es lo interesante”, valoró el biólogo.

Se marcaron a los cóndores con unos dispositivos llamados daily diaries, que miden la posición del ave hasta 40 veces por segundo y captan con precisión detalles de su comportamiento, tales como adónde va a tomar agua, dónde encontró alimento y cuánto aleteaSe marcaron a los cóndores con unos dispositivos llamados daily diaries, que miden la posición del ave hasta 40 veces por segundo y captan con precisión detalles de su comportamiento, tales como adónde va a tomar agua, dónde encontró alimento y cuánto aletea

“El cóndor -explicó Lambertucci- es un animal que tiene que recorrer muy grandes áreas para encontrar su carroña en el medio de la estepa, y puede llegar a pasar días sin dar con ese alimento. Entonces, ese desplazamiento tiene que ser de muy bajo costo porque, si no, sería como una trampa que no le permite sobrevivir”.

Para lograr un vuelo “low cost”, los ejemplares de esta especie se valen de la energía que provee el medio ambiente. En rigor, cuando se encuentran sobre la cordillera, utilizan más las corrientes ascendentes generadas por el choque del viento contra los filos de las montañas.

En tanto, cuando se encuentran en la estepa, se remontan principalmente sobre las corrientes térmicas, producidas por efecto del sol sobre la superficie, que calienta el aire y lo hace ascender.

Sin embargo, lanzarse a planear a merced del clima y la geografía no es suficiente para un vuelo óptimo.

Para lograr un vuelo "low cost", los ejemplares de condor andino se valen de la energía que provee el medio ambiente y cuando se encuentran sobre la cordillera, utilizan más las corrientes ascendentes generadas por el choque del viento contra los filos de las montañas EFE/José Jácome/Archivo
Para lograr un vuelo “low cost”, los ejemplares de condor andino se valen de la energía que provee el medio ambiente y cuando se encuentran sobre la cordillera, utilizan más las corrientes ascendentes generadas por el choque del viento contra los filos de las montañas EFE/José Jácome/Archivo

“El cóndor debe tomar una decisión muy eficiente y prolija acerca de dónde dejar una corriente ascendente y pasarse a otra. Si se eleva con una corriente térmica, en algún momento tendrá que dejarla para seguir avanzando. Si no la abandona a tiempo, se va a caer al suelo, y eso le va a llevar a gastar mucha energía”, amplió el investigador.

De todas formas, estas aves planeadoras probaron tomar excelentes decisiones de vuelo y sortear con éxito grandes desafíos, como los que se encuentran en la estepa cuando el clima no colabora y las corrientes térmicas son débiles.

Para los cóndores, el mayor problema a resolver son las condiciones del despegue, en el que invierten el 75 por ciento de sus aleteos.

“Esto sugiere que las decisiones sobre cuándo y dónde aterrizar son cruciales, ya que no solo los cóndores necesitan poder despegar nuevamente, sino que los aterrizajes innecesarios aumentarán significativamente sus costos generales de vuelo”, aseguró por su parte la investigadora Emily Shepard de la Universidad de Sweansea.

(Visited 8 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Medio Ambiente

Revelan que la atmósfera es más sensible a las emisiones de CO2 de lo que se pensaba

Publicado

on

Por

Los resultados de un nuevo estudio muestran que los niveles de dióxido de carbono causarán un alza de las temperaturas globales de entre 2,6° y 4,1° promedio, lo que acentuará los efectos del cambio climático.

Un nuevo estudio replantea la sensibilidad de la atmósfera al CO2 y revela que, si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen subiendo al ritmo actual, no habrá posibilidades de limitar el aumento de la temperatura global promedio, uno de los logros necesarios para frenar los impactos del cambio climático.

El estudio citado por la agencia Reuters, desarrollado como parte del Programa de Investigación Mundial del Cambio Climático, con sede en Ginebra, ofrece los primeros avances claros en décadas sobre una reducción en el rango de ascenso de temperaturas causado por los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera.

Los resultados del estudio muestran que los niveles de C02 causarán un alza de las temperaturas globales de entre 2,6° y 4,1°en promedio por encima de los niveles preindustriales.

“Para ponerlo en perspectiva, estamos en camino a duplicar los niveles de CO2 con la actual tasa de emisiones para el 2080”, dijo el coautor del estudio, Zeke Hausfather, investigador del clima del Instituto Breakthrough de Oakland, California.

El consenso científico es que la meta de limitar el alza de las temperaturas mundiales a 1,5° en promedio, como figura en los acuerdos del clima de París del 2015, está casi por seguro fuera de alcance, a menos que las tasas de emisiones de gases invernadero decaigan.

El estudio, publicado por la revista Reviews of Geophysics, se basó en simulaciones por computadora usando observaciones satelitales, registros históricos de temperaturas y evidencia de las temperaturas prehistóricas en base a fuentes como los anillos de los árboles.

Ofrece una “mejor percepción de exactamente cuánto se calentará la Tierra a medida que el CO2 asciende a la atmósfera” y confirma también que el mundo se dirige a un alza extrema de los niveles de los mares y a otros efectos severos del cambio climático.

(Visited 10 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas