Connect with us

Economia

Las empresas argentinas pagan la segunda tasa impositiva más alta del mundo

Publicado

on

La presión impositiva sobre las empresas argentinas es la segunda más alta a nivel global, sólo superada por la que existe en Comoras, un pequeño país de África formado por tres islas en el Canal de Mozambique. Según los datos del último informe Doing Business (Haciendo negocios), un proyecto conjunto del Banco Mundial y la consultora PwC, la tasa total de impuestos y contribuciones obligatorias que debe abonar una empresa local durante su segundo año de actividad es de 106%, expresada como un porcentaje de sus beneficios.

En todo el mundo, solo dos países tiene porcentajes por encima del 100%: la Argentina y Comoras, que alcanza el 219,6%. En los países vecinos, en tanto, los porcentajes van desde un 34% para Chile hasta un 83,7% para Bolivia, pasando por un 65,1% en el caso de Brasil.

La tasa impositiva total mide el monto de los impuestos y las contribuciones obligatorias que pagan las empresas —después de las deducciones y exenciones permitidas— como parte de las ganancias comerciales. Este número proporciona una medida del costo de todos los impuestos que una empresa soporta. La metodología toma todos los impuestos y contribuciones que están obligadas a pagar (en los niveles federal, estatal y local) y también cualquier imposición que afecte las cuentas comerciales. Las principales diferencias entre los países se encuentran en los gastos laborales y los impuestos al valor agregado.

 En todo el mundo, solo dos países tiene porcentajes por encima del 100 por ciento: la Argentina y Comoras, que alcanza el 219,6 por ciento

Economistas y periodistas del staff de Infobae dieron su visión sobre el tema: cómo afecta al desarrollo de las empresas y cómo impacta en la inversión y en los niveles de competencia. “No debe sorprender que la Argentina se ubique en el segundo lugar de mayor presión impositiva en el mundo, con más de 100 tributos a nivel nacional, provincial y municipal la superposición de impuestos hace que las empresas puedan llegar a pagar tres impuestos diferentes sobre una misma base”, explicó Roberto Cachanosky.

Las firmas locales pueden llegar a pagar hasta tres impuestos diferentes sobre la misma base (Adrián Escandar)

Las firmas locales pueden llegar a pagar hasta tres impuestos diferentes sobre la misma base (Adrián Escandar)

Y detalló algunos ejemplos: las provincias cobran Ingresos Brutos sobre las ventas y las empresas pagan un determinado porcentaje sobre el volumen bruto de facturación; pero al mismo tiempo, hay municipios que cobran la Tasa de Higiene, que también es un porcentaje sobre lo que facturan las empresas radicadas en ese municipio.

 La Argentina presenta una situación sumamente compleja: precisa reducir urgentemente la carga fiscal sobre el sector privado, pero al mismo tiempo eliminar el déficit fiscal. El FMI se hizo eco de este dilema en el último staff report elevado al directorio del organismo (Wende)

Además, cuando la empresa paga impuestos, el Estado Nacional le cobra un impuesto a los débitos bancarios. “En la Argentina se ha llegado al disparate de tener que pagar un impuesto para pagar impuestos. Una empresa paga dos veces sobre la misma base imponible, sus ventas más el impuesto al cheque para pagar el impuesto provincial y la tasa municipal”, describió Cachanosky.

 En algunos impuestos, como el IVA, las empresas están obligadas a pagar el crédito fiscal a los 40 días de facturada la venta de un bien o servicio, pese a que en general percibe el ingreso a los 60 o 90 días, y en algunos casos después (Sticco)

Como el Estado no permite ajustar los balances por inflación, el 35% del impuesto a las ganancias es nominal y trepa al 45/50% ya que el Estado cobra impuestos sobre utilidades inexistentes, indicó el economista. Además, advirtió que esta fenomenal carga impositiva a nivel nacional, provincial y municipal, ahuyenta las inversiones porque las compañías buscan invertir en países con menor presión fiscal.

¿Por qué el porcentaje de la tasa total impositiva de la Argentina supera el 100 por ciento? La explicación está en la imposibilidad de las empresas locales de ajustar sus balances por inflación.

“Hay una resistencia del Congreso a avalar ajustes por inflación pese a que el promedio de la inflación en la Argentina en los últimos 80 años, sin contar la hiper de los años ’89 y ’90, es del 60% anual. Si se descuenta el efecto inflación real sobre los activos y pasivos de las empresas que nominalmente registran ganancias pasarían a tener pérdidas. Lo que pone al descubierto el informe del Banco Mundial es una de las anomalías más gravosas para las empresas, que es la persistencia del impuesto inflacionario”, señaló Daniel Sticco.

Además, Sticco  observó que en “algunos impuestos, como el IVA, las empresas están obligadas a pagar el crédito fiscal a los 40 días de facturada la venta de un bien o servicio, pese a que en general percibe el ingreso a los 60 o 90 días, y en algunos casos aún después, con lo que en épocas como las actuales de alta inflación y elevadas tasas de interés constituye una carga impositiva mayor, en particular para las Pymes que muchas veces cobran a 120 o 150 días”.

 En la Argentina se ha llegado al disparate de tener que pagar un impuesto para pagar impuestos. Una empresa paga dos veces sobre la misma base imponible, sus ventas más el impuesto al cheque para pagar el impuesto provincial y la tasa municipal (Cachanosky)

“El problema con los impuestos en la Argentina no es su monto sino su composición y el altísimo nivel de evasión. La estructura tributaria se caracteriza por un excesivo peso de los impuestos indirectos, que son regresivos (gravan proporcionalmente más al que menos tiene) y suelen ser distorsivos”, afirmó Marcelo Zlotogwiazda.

“Mientras para el promedio de los países de la OCDE los impuestos a los bienes y servicios, como por ejemplo el IVA, representan el 11 por ciento de la recaudación, aquí son responsables de casi la mitad (47,8) de lo que se cobra. Tomando en cuenta sólo lo que la AFIP recauda de IVA se más que duplica al promedio de lo que ingresa por este tipo de impuestos en los países de la OCDE”, explicó.

Por su parte, Luis Beldi alertó sobre una creciente cantidad de empresas que están presentado recursos de amparo para no pagar impuestos, producto de la distorsión de no poder realizar ajustes por inflación.

 El problema con los impuestos en la Argentina no es su monto sino su composición y el altísimo nivel de evasión. La estructura tributaria se caracteriza por un excesivo peso de los impuestos indirectos, que son regresivos (gravan proporcionalmente más al que menos tiene) y suelen ser distorsivos (Zlotogwiazda)

La Argentina presenta una situación sumamente compleja: precisa reducir urgentemente la carga fiscal sobre el sector privado, pero al mismo tiempo eliminar el déficit fiscal. El FMI se hizo eco de este dilema en el último staff report elevado al directorio del organismo. Allí plantea la necesidad de ir a una nueva reforma fiscal que reduzca los impuestos distorsivos. Y al mismo tiempo propone una serie de acciones para aumentar la base imponible en la recaudación”, aseguró Pablo Wende.

Dicho de otro modo, sugiere la necesidad imperiosa de avanzar en la lucha contra la evasión. Solo en el caso del IVA, esto permitiría recaudar un adicional de 3,7 puntos del PBI.

En el mundial de la presión impositiva al sector empresarial, la Argentina es segunda detrás de la lejana y desconocida Comoros. Junto con los niveles de inflación, otro triste récord a escala planetaria.

(Visited 83 times, 1 visits today)

Economia

El Gobierno suspendió las exportaciones de carne por 30 días

Publicado

on

Por

Desde el Ejecutivo aseguran que ya se lo informaron al sector. Buscan contener los precios en el mercado local.

El Gobierno suspendió este lunes por 30 días las exportaciones de carne, según confirmaron fuentes de Presidencia a Clarín. Con esta medida buscan contener los aumentos de precios en el mercado interno.

Desde el Ejecutivo indicaron que ya se lo comunicaron al Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC) y que regirá “hasta que el mercado interno se ordene”.

Este lunes por la noche, el titular de ABC, Mario Ravettino, estaba en Casa Rosada para hablar con funcionarios sobre esta traba a las exportaciones.

Las entidades del campo cuestionaron la medida, a la que calificaron como “un tiro en los pies” y consideraron que en 30 días el efecto de la restricción “probablemente ni se sienta” en los precios de los cortes de carne.

Además, recordaron que cuando el kirchnerismo tomó esta misma medida en 2006, el entonces gobierno de Néstor Kirchner había prometido que duraría “180 días, pero se extendió por 10 años”.

También advirtieron que durante ese lapso “se perdieron 12 millones de cabezas de ganado; 12 mil puestos de operarios de la industria y hubo un cierre importante de establecimientos ganaderos”.

Este domingo, en la primera entrevista que dio después de su gira por Europa, Alberto Fernández habló del aumento de los precios y su impacto en la creciente inflación.

“He visto con mucha preocupación lo que pasó en marzo y en abril y no estoy dispuesto a quedarme de brazos cruzados […]. Vengo muy decidido a ocuparme del tema precios y poner las cosas en orden”, sentenció el mandatario.

También había adelantado, en esa misma entrevista, que esta semana iba a “tomar decisiones” para frenar los incrementos de precios, los que calificó como “inexplicables”.

Hace un mes, el Gobierno había establecido nuevas exigencias a los operadores del comercio exterior de carne, granos y lácteos, que deben estar inscriptos en el Registro de Operadores de la Cadena Agroalimentaria (RUCA) que depende del Ministerio de Agricultura.

Esto revivió el fantasma de las restricciones y trabas morenistas a la exportación de productos del campo ya que estableció que “las exportaciones de los productos cárnicos y sus subproductos, estarán sujetas a la registración previa de una Declaración Jurada de Operaciones de Exportación de Carne (DJEC)”.

Esa medida, firmada por Matías Kulfas y Luis Basterra, ministros de Desarrollo Productivo y Agricultura, Ganadería y Pesca, respectivamente, recordó en el sector al viejo Registro de Operaciones de Exportación (ROE) que funcionó hasta 2015, bajo el gobierno de Cristina Kirchner y que Mauricio Macri desactivó.

(Visited 3 times, 3 visits today)
Seguir leyendo

Economia

La pobreza infantil llega al 63% y alcanza a siete millones de chicos

Publicado

on

Por

Son cifras del Indec para el último trimestre de 2020. la cifra sería más alta sin ayudas sociales. En el conurbano trepa a 72,7%.

Los datos procesados del INDEC difundidos el viernes pasado marcan que 2020 finalizó con una pobreza infantil – menores de 14 años – del 62,9%. Suman casi 7 millones de chicas y chicos que viven en hogares que no tienen ingresos suficientes para comprar una canasta “de pobreza”.

Este elevadísimo nivel de pobreza infantil – que representa 7 millones de menores pobres– se alcanzó a pesar del cobro por las familias pobres de la Asignación Universal por Hijos (AUH) que abarca a 4,3 millones de chicos y adolescentes menores de 18 años, la tarjeta alimentaria para chicos menores de 6 años y otras ayudas sociales.

En consecuencia, sin esos planes sociales, la indigencia y la pobreza en general y en particular entre las familias y los chicos, serían mayores, del orden de 70%.

Pobreza infantil, provincia por provincia

El INDEC había informado que en la segunda mitad de 2020 la pobreza infantil había alcanzado al 57,7% de la población. Pero se confirmó, a partir de la difusión por parte del INDEC de los micro-datos de la Encuesta Permanente de Hogares ( EPH) del cuarto trimestre del año pasado,  que ese nivel de pobreza infantil fue del 52,5% entre julio-setiembre y del 62,9% entre octubre-diciembre.

El salto entre la pobreza infantil del tercer y cuarto trimestre del año se explica porque en los últimos meses del 2020 se aceleró la inflación con la caída del poder de compra de buena parte de la población, el Gobierno discontinuó el IFE que llegó a abarcar a 9 millones de personas y además por razones estacionales la medición oficial no computa el medio aguinaldo.

En proporción, con el 72,7% el conurbano bonaerense es la región con la mayor pobreza infantil del pais. Unido a otros indicadores, la región más poblada del país es un “polvorín social” por la magnitud y la velocidad en que aumenta la pobreza ( 51%) de la mano del desempleo (14,1%), el más alto de todo el país. Y de la suba de los precios de la canasta básica de alimentos (45,5% interanual en 2020 versus una inflación del 36,1%), llevó a que encabece la lista de aglomerados con la mayor tasa de indigencia (15,2%) de todo el país.

En pobreza infantil le sigue Resistencia-Chaco con el 72,4%, San Luis, Mar del Plata, 69,3% y Corrientes 68,9%.

La pobreza infantil viene en ascenso ininterrumpido desde el segundo semestre de 2017 cuando arrojó un 39,7%. Ese dato equivalía entonces a 4,3 millones de chicos. En la segunda mitad de 2019 saltó al 52,3% (5.700.000 chicos pobres. Y al 57,7% en el segundo semestre de 2020. De aquí se desprende que en 3 años, a pesar de las mayores ayudas sociales, por la recesión, la mayor inflación, el deterioro de los ingresos y caída del empleo, se generaron 2 millones de chicos pobres más.

Esta dimensión de la pobreza infantil es un factor de reproducción de la pobreza. Porque el chico que nace y se desarrolla con privaciones alimentarias, de vivienda, salud o educación tiene un futuro comprometido. Y también toda la sociedad.

Además, la mayoría de esos chicos vive en hogares sostenidos por desocupados, trabajadores formales precarios e informales, subocupados y cuentapropistas que también se desempeñan en la informalidad, sin la cobertura de la seguridad social y que son mayoría entre los que en los últimos meses perdieron el empleo. Todo lo cual amplía la persistencia y la dimensión de la pobreza.

Aunque los menores de 14 años sobresalen por tener la mayor proporción de pobres, también aumentó la pobreza entre los restantes grupos de edad. Ningún grupo etario pudo escapar a la pérdida de ingresos o deterioro social.

Entre los que tienen de 15 a 29 años (10,6 millones de personas) la pobreza es del 51,7% o 5,5 millones de pobres. Entre 30 y 64 años (18,4 millones) es del 39,7% o 7,3 millones de pobres. Y entre los más de 65 años (5,4 millones) el 13,6% o 735.000 no les alcanza para cubrir una canasta básica total.

(Visited 3 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Economia

La inflación de abril fue de 4,1% y avanzó 17,6% en el primer cuatrimestre

Publicado

on

Por

El Indec informó que ese fue el salto del Indice de Precios al Consumidor en el cuarto mes del año. Para los analistas privados, la variación fue de 3,8%.

Tal como preveían algunos analistas, la inflación de abril volvió a sorprender: avanzó 4,1% y acumula en lo que va del año 17,6% según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Este registro lleva al índice de Precios al Consumidor (IPC) a una variación del 46,3% respecto de abril del año pasado. Es el registro mas alto para esta altura del año desde el 2002 según estimaciones de LCG (las estadísticas fueron discontinuadas entre 2007 y principios de 2016).

Los rubros que picaron en punta con las subas fueron prendas de vestir y calzado (6%). También el transporte (5,7%). “En esta última se observaron alzas en adquisición de vehículos, combustibles y taxi, que fueron parcialmente compensadas por bajas en precios de pasajes aéreos. En la Región GBA también influyó la suba en el subterráneo”, precisaron en el organismo estadístico.

ipc

En cuanto a las subas en los precios de la ropa, desde la Cámara de la Indumentaria (CIAI) aseguran que “suben impulsados por los costos de los insumos”. Según los datos que maneja la entidad, los precios de la ropa treparon 61,2% en el último año, frente a un alza del 84,2% de los insumos textiles. Lo insólito es que el rubro siga manteniendo la tendencia alcista (79,1% anual) en el contexto de una demanda deprimida. No sólo por el menor poder adquisitivo de los consumidores sino por la inactividad de muchos locales comerciales en plena pandemia.

Según el relevamiento del Indec, los alimentos y bebidas que explican el 23,4% del IPC, aumentaron 4,5% en promedioEntre ellos, hubo aumentos importantes en lácteos y también en carnes e infusiones como la yerba y el café. Entre los alimentos básicos, las subas más importantes en el mes se detectaron en el arroz blanco (14,2%); la leche fresca (9,8%); la manteca (18,2%), el dulce de leche (22,4%). El rubro carnes acumula alzas del 22,2% en lo que va del año 64,7% en el último año. Las bajas de precios o subas más moderadas en abril recayeron en Frutas y Verduras, tubérculos y legumbres.

Medida por regiones, la Patagonia fue la zona con la inflación más alta el mes pasado, con 4,8% en el nivel general. Le siguió Cuyo, con 4,2%. En tanto el Noroeste y la zona Pampeana promedió el 4%. Ayer también se conoció el IPC de la ciudad de Buenos Aires que arrojó una suba mensual promedio del 4% y del 37,8% anual.

Entre los datos oficiales de abril, uno de los que más preocupa es la evolución de la inflación núcleo (que contempla los precios que no son estacionales) que trepó 4,6% y acumula 18,3% en el cuatrimestre. El economista Nadin Argañaraz (IARAF) señaló al respecto: “la inflación es un síntoma de desequilibrios económicos, que hace muchos años no se puede resolver de manera sostenida en la Argentina”.

“Estos niveles dificultan la recuperación del salario real, que ya lleva cuatro años de caída continua. Hasta marzo los trabajadores informales fueron los más perjudicados con una caída del 24,5%, seguidos por los trabajadores del sector público con un 21.6% y los del privado registrado con un 16%”, señaló el analista.

En marzo pasado, la inflación fue del 4,8%, el mayor aumento desde septiembre del 2019. El índice ya había alcanzado el 4% en diciembre, repitió ese porcentaje en enero, por los gastos vinculados a las vacaciones, descendió levemente en febrero hasta el 3,6%, y trepó luego en marzo hasta el 4,8%.

No obstante, la presión alcista de los precios minoristas amenazan con desdibujar por completo la meta inflacionaria que el ministro de Economía, Martín Guzmán, plasmó en el Presupuesto 2021. Según el funcionario nacional, el IPC terminará el año con un salto acumulado del 29 %.

“Alcanzar esa pauta de inflación anual resulta a esta altura imposible, implica asumir una tasa de aumentos del 1,2% promedio para los 8 meses restantes, algo que a todas luces no ocurrirá dada la inercia inflacionaria que dejan los primeros meses del año”, explicó la consultora LCG.

“Ya se consumió más del 60% de la meta del Presupuesto 2021, totalmente imposible de cumplir”, dijo por su parte Ecolatina.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas