Connect with us

Politica

La tensión entre la Casa Rosada y el gobierno bonaerense por Sergio Berni le agregó dramatismo a la cuarentena

Publicado

on

Horacio Rodríguez Larreta ordenó mantener silencio mientras espera para decidir cómo seguirá el aislamiento en la ciudad de Buenos Aires a partir del viernes 17

“Hemos tenido épocas más difíciles”, desdramatizó Sergio Berni ante uno de sus colaboradores mientras se subía de nuevo al helicóptero en La Plata para volver a su oficina de Puente 12, ya entrada la noche de ayer.

El ministro de Seguridad bonaerense había estado buena parte de la tarde en la capital bonaerense con el teléfono apagado: lo hace, según sus asesores, cuando “arma quilombo”. Berni se las ingenia con frecuencia para no pasar desapercibido, pero su irrupción a los gritos de ayer por la mañana en el retén policial de Puente La Noria, en uno de los accesos de la zona sur a la Ciudad, y su afrenta pública a la ministra Sabina Frederic por el operativo en el primer día de la cuarentena estricta colmó la paciencia de la Casa Rosada, que dejó el tema en manos del gobernador Axel Kicillof.

Cuando Horacio Rodríguez Larreta y su equipo vieron por televisión las imágenes insólitas de Berni rodeado por cámaras de televisión, a los gritos y furioso con el operativo policial desplegado por las fuerzas de seguridad nacionales por las largas filas de vehículos, ordenaron automáticamente a los funcionarios porteños que hicieran silencio y dejaran el escenario mediático para las autoridades de Nación y Provincia.

Las teorías de los funcionarios más conspirativos señalan que el show mediático del ministro de Seguridad bonaerense, aplaudido, según su entorno, por la mayoría de los conductores que esperaban desde hacía un buen rato en uno de los accesos a la ciudad, se “llevó la marca” en el primer día del confinamiento más estricto, en momentos en que la sociedad muestra señales evidentes de cansancio tras más de cien días de aislamiento.

Pero lo cierto es que la escena de ayer por la mañana agrega una cuota de zozobra a la estrategia desplegada en torno a la continuidad de la cuarentena, a los operativos en la calle, a la autoridad presidencial y a la decisión que la administración porteña deberá tomar en poco más de quince días sobre la coordinación con la Provincia.

Axel Kicillof y Sergio Berni

Axel Kicillof y Sergio Berni

El reporte oficial del Ministerio de Salud de ayer volvió a confirmar lo que pareciera erigirse como una tendencia. El Gran Buenos Aires dobló en contagios a la Ciudad: 1.671 y 841, respectivamente. Si la curva se consolida, ¿qué decisión va a tomar Rodríguez Larreta el viernes 17? ¿Seguir ligado a la Provincia como una sola región, el AMBA, como ahora? ¿O empezar a habilitar actividades, como reclaman con vehemencia casi todos sus socios políticos, aún cuando el gobierno bonaerense insista en continuar con un confinamiento duro para preservar la cuestión sanitaria?

El jefe de Gobierno le tiene prohibido a su gabinete contestar cualquier crítica bonaerense o de la Casa Rosada. Hubo, de hecho, pedidos internos para rebatir, por ejemplo, los insistentes reclamos por la actividad al aire libre, que la Ciudad tuvo que volver a prohibir.

Ayer por la mañana, después de que Berni se presentara en los controles policiales y de escuchar el reclamo airado de Frederic, Kicillof telefoneó a Berni. Por la tarde, el ministro viajó hasta La Plata, a dónde suele ir en estos tiempos, según sus colaboradores, solo cuando lo llaman. “Estuvo con el gobernador”, resaltaban ayer por la noche cerca del funcionario. Solo Kicillof y su ministro lo saben.

Los voceros del gobernador negaron hasta el hartazgo un encuentro a solas. En la agenda oficial de Kicillof figuraba un anuncio vinculado al área de Educación por la mañana, una reunión con Sergio Massa, otra con Augusto Costa y una más relacionada a medidas para pymes y comercios. Después de todo eso, explicaron, se cruzó a la residencia. “Sin comentarios”, habían dicho más temprano cuando el revuelo ya no tenía retorno.

El teléfono apagado del ministro le agregó un plus de dramatismo al asunto. A media mañana, el funcionario también lo había desactivado: recién volvió a prenderlo después de las 3 de la tarde, que pasó un rato por su oficina sobre la autopista Ricchieri, en La Matanza. Dedicó casi una hora a devolver mensajes y llamados y se volvió a subir al helicóptero rumbo a La Plata.

“‘El Loco’ no tiene nada que perder”, lo exculpaban ayer los funcionarios que lo frecuentan desde hace casi una década, que conocen, como pocos, de su fanatismo por la televisión.

Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, durante el anuncio del viernes pasado

Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, durante el anuncio del viernes pasado

El problema, trasciende desde el Frente de Todos, no es Berni y Frederic. Si no que el constante embate del ministro provincial golpea a la autoridad presidencial, y pone en duda el rol del Estado en momentos de incertidumbre sanitaria y de fatiga social. Es pintoresco hasta que deja de serlo.

Berni tiene como única referente a Cristina Kirchner:hablan todas las semanas, según su entorno, e incluso algunos de los custodios de la Policía Federal pasaron hace tiempo del funcionario a prestar servicios para la ex mandataria.

Fue la vicepresidenta la que lo propuso para el cargo, a pesar de que era resistido internamente. Es cierto, de todos modos, que el ministro y Kicillof se frecuentan, y se respetan, desde la época en que compartieron gabinete, antes del 2015.

Lo más complejo, sin embargo, es que, para Berni, Alberto Fernández es “solo el Presidente”, y nada más. Y su decisión constante de confrontar con la Casa Rosada alimentan -¿sin quererlo?- las versiones sobre la investidura presidencial y la eventual incidencia de CFK en la marcha del gobierno.

El ministro ni siquiera se tomó el trabajo de ir, el viernes por la tarde, a la reunión interministerial en Casa de Gobierno entre los ministros de Salud, Transporte, Desarrollo Social y Seguridad de Nación, Ciudad y Provincia, encabezada por Santiago Cafiero. En Casa Rosada juran que fue invitado. Cerca de Berni dicen que no. Y que no lo participaron porque en el anterior encuentro, del mismo estilo, el funcionario puso en duda parte de los operativos y de las decisiones.

Lo cierto es que Frederic aprovechó la ausencia de su colega para cargar contra la falta de controles en el Gran Buenos Aires, en medio de la discusión sobre el transporte y la cantidad de pasajeros. La relación entre la ministra y su antecesor se detonó por el manejo de la Gendarmería en el conurbano, que Berni quería bajo su paraguas. Desde ese momento no hubo nada más que hablar.

En el medio, Rodríguez Larreta aprovecha los chispazos internos en el Frente de Todos para ganar tiempo y apuntalar la gestión sanitaria frente a lo que se perfila como una decisión crucial: seguir o no con la cuarentena estricta.

Cristina Kirchner y Sergio Berni (Télam)

Cristina Kirchner y Sergio Berni (Télam)

Hasta ahora, el jefe de Gobierno y Kicillof ataron sus suertes. Nadie sabe el número de contagios de los próximos días ni la evolución de las camas de terapia, la obsesión principal de los especialistas, que ayer rondaba en torno al 55,9%.

Lo que sí tiene claro el jefe de Gobierno es que el humor social de los porteños y la parálisis de la actividad económica no resisten mucho más. La complejidad socioeconómica del Gran Buenos Aires no le da margen a Kicillof para preocuparse más que por la crisis sanitaria.

La recaudación en la Ciudad se achica mes a mes. El martes, en las oficinas de la sede semivacía de la calle Uspallata, corría una versión que daba cuenta de que la cúpula porteña analiza suprimir considerablemente áreas de gobierno.

(Visited 42 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Politica

Angela Merkel le pidió a Alberto Fernández “una clara señal política” para que la Argentina recupere la confianza de los mercados

Publicado

on

Por

En su participación grabada para la 26° Conferencia Industrial Argentina, la canciller alemana ratificó el apoyo de su país al acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur

En su participación en la 26° Conferencia Industrial Argentina, la canciller de Alemania, Angela Merkel, le pidió al Presidente Alberto Fernández que la Argentina “lance una clara señal política” destinada a recuperar la confianza de sus acreedores internacionales para de ese modo cumplir el acuerdo cerrado en septiembre. Asimismo, Merkel reafirmó claramente la posición de su país en favor del Acuerdo Unión Europea – Mercosur y convocó a la Argentina a defender los aspectos ambientales de esa alianza.

“Argentina es un socio muy apreciado por Alemania, tanto en el G-20 como a nivel bilateral”, señaló Merkel en el comienzo de su mensaje grabado para la jornada de cierre de la Conferencia organizada por la Unión Industrial Argentina (UIA), cuyo discurso final estuvo a cargo del presidente argentino.

“Las relaciones que cultivamos son polifacéticas, algo que usted, Presidente, recalcó de manera particular en su visita a Alemania a principios de año. En aquel encuentro, aún no podíamos imaginar que, poco después, la pandemia de la Covid-19 nos enfrentaría en Argentina, en Alemania y en todo el mundo a un gran desafío, también en lo económico”, agregó la canciller alemana.

Lejos de dar un discurso protocolar, la mandataria dio su parecer sobre la economía argentina y la relación del país con los mercados internacionales, luego del proceso de reestructuración de su deuda pública. Merkel señaló que la pandemia “azota la Argentina en una situación económica ya de por sí muy tensa”.

“Ahora, es verdaderamente importante recuperar la confianza con los acreedores internacionales y de los actores del mercado. Lo cual, naturalmente, requiere que la Argentina lance una clara señal política, que el acuerdo pueda llevarse a la práctica tal como se pretende”, afirmó Merkel.

“Como socios económicos, compartimos también nuestras experiencias, ya sea en materia de formación profesional dual o en los campos de la innovación y la digitalización”, agregó.

El mensaje de Merkel, cuyo mensaje fue transmitido en forma previa al arribo del Presidente a la fábrica de Cervecería Quilmes que fue sede del evento, enfatizó que a la Argentina y a Alemania están unidas por muchas convicciones. Y en ese sentido, señaló: “Consideramos que el libre comercio es esencial para la economía mundial. Por esta razón, abogamos por un sistema multilateral de comercio moderno con normas comunes. Asimismo, nos mostramos abiertos a acuerdos comerciales bilaterales y regionales”.

La referencia al comercio internacional dio pie a una referencia a uno de los temas centrales en la agenda diplomática: el avance del acuerdo Unión Europea – Mercosur, firmado en 2018 y que debe contar con la ratificación parlamentaria de cada uno de los países que integran ambos bloques.

Alemania también comparte el espíritu y la intención del acuerdo comercial Unión Europea – Mercosur, incluidas sus normas de sostenibilidad. Sin embargo, particularmente los acontecimientos acaecidos en la actualidad en la región del Amazonas cuestionan seriamente que el acuerdo pueda llevarse a la práctica tal como se pretende. Esta cuestión requiere un respuesta. En este contexto, unámonos en defensa de la selva tropical”

En la conclusión de su mensaje a FernándezMerkel señaló: “Se lo aseguro: deseamos que la cooperación con Argentina sea estrecha. Y también abogamos por ello en el seno de la Unión Europea”.

(Visited 6 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

Causa Ciccone: Amado Boudou espera que lo autoricen a continuar la condena en su nueva casa

Publicado

on

Por

El ex vicepresidente tiene prisión domiciliaria desde abril. Durante la pandemia logró mudarse, pero no pidió permiso para salir a la calle. La Corte Suprema confirmará hoy todas las condenas

Boudou ya no será inocente por el caso Ciccone. La Corte Suprema tiene previsto rechazar todos los recursos presentados por los condenados en ese caso. De esa manera, quedarán firmes las condenas para el ex vicepresidente, su amigo José María Nuñez Carmona, Nicolás Ciccone, y el resto de los acusados. En el caso de Boudou, son 5 años y 10 meses de prisión. Ya pasó por la cárcel tres veces y desde abril sigue cumpliendo la pena desde su domicilio.

El ex vicepresidente se enteró de los primeros rumores ayer por la mañana, por un llamado de su amigo, José María Nuñez Carmona, que venía siguiendo el trámite del expediente por las vocalías de la Corte Suprema y notó una repentina aceleración en los últimos diez días. La primera reacción fue en tono político. “Esto es un mensaje para alguien”, dijeron en su entorno. Esa misma fuente sospecha que el fallo de la Corte tiene un hilo conductor con la resolución de la Cámara de Casación sobre la ley del arrepentido y otros fallos que surgen desde la Justicia.

Otras fuentes cercanas a Boudou relativizan las motivaciones políticas del fallo. “Amado estaba en la fila y le tocó, al Gobierno no le preocupaba su suerte. Si se confirma la condena es porque nadie estaba pidiendo por él”, graficó un allegado del ex vicepresidente, que nunca tuvo relación con el actual presidente Alberto Fernández.

Boudou no habló ayer en público: quiere esperar la “letra fina” del fallo de la Corte Suprema, anticipado ayer por Infobae. Sus abogados defensores no prepararon ninguna presentación judicial, al menos para las próximas horas. Con la confirmación de las condenas, el trámite quedará en manos del juez de ejecución, Daniel Obligado, quien le otorgó la domiciliaria en abril por la emergencia sanitaria.

“Las circunstancias no se modifican por el fallo de la Corte. Ellos no tienen nadie que los ayude con sus hijos, los padres de su mujer viven en México y Amado perdió a sus padres durante la cuarentena”, respondieron desde el entorno de Boudou para justificar que debería seguir con la prisión domiciliaria.

(Foto: Franco Fafasuli)(Foto: Franco Fafasuli)

Boudou ya estuvo detenido tres veces. La primera vez fue el 3 de noviembre de 2017, cuando la Prefectura lo sorprendió en su departamento de Puerto Madero con una orden del juez Ariel Lijo. Luego volvió a la cárcel en agosto de 2018, tras la condena del Tribunal Oral Federal 4 por el caso Ciccone. Ese período se extendió hasta el 11 de diciembre de ese año, cuando ese mismo tribunal, con otra composición, decidió otorgarle la excarcelación tras el pago de 1 millón de pesos y la colocación de una tobillera electrónica con GPS. Su tercer paso por el complejo penitenciario de Ezeiza arrancó el 18 de febrero del año pasado, luego de un fallo de la Cámara de Casación que decidió revocar su excarcelación.

El ex vicepresidente está cumpliendo con arresto domiciliario desde abril. Comenzó en un departamento del barrio de Barracas y luego pidió permiso para mudarse a una casa, confirmó a Infobae una fuente de su defensa.

La mudanza fue su única salida al exterior. Durante la pandemia su vida se concentró en su dos hijos mellizos. También dedica buena parte del tiempo a estudiar historia y francés. “Siempre fue una máquina de leer y con esta situación mucho más”, contó alguien del entorno.

Su socio, Nuñez Carmona, también decidió concentrase en el estudio. En el verano, según pudo saber Infobae, retomará la carrera de Derecho en la UADE. Su objetivo es recibirse a mediados de 2021.Con ese título, descontaría cuatro meses a la condena de 5 años y 6 meses, aunque ya suma unos 30 meses entre todas las detenciones.

Núñez Carmona también obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria: desde agosto pasa sus días en un departamento de Mar del Plata, donde vive junto a su mamá de 93 años. Solo salió a la calle para visitar médicos. Siempre con una orden judicial y monitoreado por la pulsera electrónica.

Por el caso Ciccone también fueron condenados el empresario Nicolás Ciccone, que cumple con prisión domiciliaria desde hace más de dos años, el arrepentido Alejandro Vandenbroele (el único que no apeló), Rafael Resnick Brenner (ex funcionario de la AFIP), y el ex jefe de Gabinete del Ministerio de Economía Guido Forcieri.

(Visited 2 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Politica

La movilidad jubilatoria comenzará a debatirse hoy en el Senado

Publicado

on

Por

La reunión se realizará desde las 14 y está previsto que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; y la directora ejecutiva de ANSES, María Fernanda Raverta, expongan a través de videoconferencia ante los legisladores.

El proyecto de ley que modifica el índice de movilidad jubilatoria, enviado por el Poder Ejecutivo al Senado, comenzará a ser debatido hoy durante un plenario de las comisiones de Trabajo y Previsión Social y de Presupuesto y Hacienda de la Cámara alta, se informó oficialmente.

La reunión se realizará desde las 14 y está previsto que el ministro de Trabajo, Claudio Moroni; y la directora ejecutiva de ANSES, María Fernanda Raverta, expongan a través de videoconferencia ante los legisladores.

El proyecto de ley, enviado la semana pasada al Congreso, “propicia una nueva fórmula de movilidad de las prestaciones, mediante la sustitución del artículo 32 de la ley 24.241 y sus modificaciones cuya aplicación se encuentra suspendida por el artículo 55 de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el marco de la emergencia”.

La iniciativa impulsada por el Poder Ejecutivo modifica el índice de movilidad jubilatoria, elaborado en base al trabajo de una comisión mixta, y comenzará a utilizarse desde 2021, cuando venza el actual período de emergencia en la materia.

El proyecto contempla un aumento semestral mediante una fórmula que combina los índices de evolución de los salarios (50%) y de la recaudación (50%), vigente durante los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015).

El texto fue elaborado en base a la propuesta de 131 páginas elevada por esa comisión, creada a partir de la Ley 27.541 de Solidaridad Social e integrada por 17 miembros -legisladores del oficialismo y de la oposición y funcionarios nacionales-, cuya labor constó de 17 reuniones en las que se recibieron a 24 expositores.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas