Connect with us

Economia

La producción fabril se derrumbó 11,5 por ciento en septiembre, el mayor descenso en dieciséis años

Publicado

on

El ajuste oficial arrasa con la producción industrial, que se derrumbó en septiembre un 11,5 por ciento, la peor caída en 16 años. Los textiles, ligados al mercado interno, encabezan la debacle con una baja del 24,6 por ciento

La actividad industrial anotó un derrumbe histórico del 11,5 por ciento en septiembre respecto de igual mes del año pasado. Se trata de la mayor caída interanual desde julio de 2002, cuando hubo un retroceso del 12,2 por ciento. En lo que va del año, la industria acumula una baja de 2,1 por ciento respecto de igual período de 2017. Los datos fueron informados ayer por el Indec y entregan un panorama más negativo de lo que había estimado el equipo económico. El FMI proyecta que este año la economía caerá 2,8 por ciento, en tanto que en 2019 la contracción será del 1,7 por ciento. En el documento oficial se precisó que los sectores fabriles más afectados por la crisis económica fueron el textil, caucho y plástico, sustancias y productos químicos y refinación de petróleo, entre otros. Las perspectivas de las empresas no son optimistas. Una cada tres espera reducir personal antes de diciembre.

El desequilibrio de la economía afecta fuertemente a todos los sectores de la actividad. La rama manufacturera es una de las más comprometidas. La pérdida de producción de los distintos rubros fue notable. El sector textil que produce esencialmente para la demanda interna computó en septiembre una pérdida inédita del 24,6 por ciento interanual, con una baja de 10,5 por ciento en nueve meses contra igual lapso de 2017. El bloque de hilados de algodón se contrajo en septiembre 18,7 por ciento, mientras que el de tejidos lo hizo en 29,1 por ciento. Otro sector mercado internista como edición e impresión bajó un 21,6 por ciento, al tiempo que la industria del tabaco cayó un 15,8, papel y cartón bajó 8 por ciento, y refinación del petróleo, el 11.

La caída del sector alimentos también fue importante. Se anotó un retroceso del 3,2 por ciento. El bloque de azúcar y productos de confitería marcó una baja de 10,6 por ciento, en tanto que molienda y cereales cayó 8,8 por ciento; bebidas, -8,6, y carnes blancas, -0,5. En contraste, se anotó un incremento del 1,2 por ciento en carnes rojas, del 5,5 por ciento en lácteos y del 6,6 por ciento en yerba mate.

El rubro de caucho y plásticos, que tiene un fuerte encadenamiento con la producción automotriz, marcó una contracción del 20,4 por ciento. En el sub rubro neumáticos la baja alcanzó a 16,3 por ciento y en manufacturas de plástico, a 21,3. En el complejo de autos la disminución fue de 15,7 por ciento. En el sector automotor se registran pérdidas por las menores ventas en el mercado local, en tanto que la leve mejora en las exportaciones a Brasil no alcanzan a compensar la evolución de la demanda interna. La devaluación y las elevadas tasas de interés en pesos son elementos claves para explicar el deterioro del sector. En octubre, la cámara de terminales automotrices, Adefa, adelantó que la producción cayó 11,8 por ciento.

La metalmecánica, excluida la industria automotriz, anotó una disminución del 20,5 por ciento y fue una de las ramas con mayores retrocesos el mes pasado. El sector de minerales no metálicos, en tanto, computó bajas del 3 por ciento, en donde sobresalió la caída de 7 por ciento de vidrio, de 3,2 de cemento y 1,8 de otros materiales para la construcción. El parate de la edificación privada y pública fue una clave para explicar el retroceso de esta rama (ver aparte).

En cuanto al sector de sustancias químicas, la pérdida se ubicó en el 4,7 por ciento. Hubo una baja de 8 por ciento en el bloque de productos químicos básicos, de 17,5 por ciento en detergentes, jabones y productos personales, de 56,9 por ciento en fibras sintéticas y artificiales (que se utilizan para la industria textil) y 6,5 en materias primas plásticas.

El indicador de actividad industrial del Indec se compone por 12 ramas. Se registraron pérdidas de producción en 11 y la única con aumentos fue metálicas básicas (2,7 por ciento), que estuvo impulsada por el incremento del 2,8 por ciento del acero crudo y del 2,0 por ciento del aluminio primario. En ambos casos las subas se originan en la mayor colocación de productos en mercados externos, aunque disminuyen las ventas al mercado interno, explica el informe del Indec.

Las caídas de la industria arrancaron a partir de mayo. Ese mes el retroceso había sido de 1,2 por ciento interanual, mientras que en junio fue de 8,1 por ciento, en julio de 5,7 por ciento, en agosto de 5,6 y en septiembre se alcanzó el pico de caída con 11,5. Para los referentes de la actividad la situación es crítica y no se muestran optimistas. El Indec realiza una encuesta sobre las perspectivas de los empresarios para los próximos meses. El 60,7 por ciento de las empresas espera una baja de la demanda en el último trimestre de 2018, mientras que 54,7 por ciento de las firmas no cree que aumente el ritmo de sus ventas de exportación. Esto lleva a las empresas a limitar sus planes de inversión porque no esperan consumo que les justifique ampliar la producción.

La encuesta de perspectivas del Indec deja en claros otros problemas estructurales. El principal está puesto en el mercado de trabajo. Una de cada tres firmas espera reducir su dotación de personal en el último trimestre de 2018. Los despidos y cierres de establecimientos productivos son una noticia corriente semana a semana. En agosto, según datos de la Secretaría de Trabajo, se perdieron 4200 puestos fabriles, en tanto que en ocho meses del año la contracción fue de 33.100 empleos industriales y desde que asumió Mauricio Macri, de 98.200.

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Economia

“Productos Esenciales”: así fue el debut del programa acordado por el Gobierno

Publicado

on

Por

El programa comenzó a regir hoy, aunque avisaron que la totalidad de los artículos llegará a las góndolas recién el lunes que viene. minutouno.com hizo un relevamiento en los supermercados y encontró algunas irregularidades.

Desde este lunes , algunos de los 64 productos que integran el programa “Productos Esenciales” comenzaron a aparecer en las góndolas con los valores anunciados oficialmente. minutouno.com recorrió algunos de los grandes supermercados para evaluar el cumplimiento del programa y encontró algunas irregularidades.

Aunque los supermercados tendrán una semana más para coordinar la correcta aplicación del programa, todavía no implementaron la señalización para que los clientes identifiquen el producto congelado.

En los puntos de venta aparecen los carteles azules de “precios cuidados” para destacar las ofertas de este acuerdo de precios. La señalética de los carteles debe ser de color verde y debe estar colgando de las góndolas.

En algunos casos estaba señalizado, pero el producto no se encontraba en las góndolas de los supermercados. Por ejemplo: el aceite Cada Día 900 ml, la leche descremada La Martona y la mermelada Arcor.

También hay faltantes de la leche Apóstoles fabricada por Adecoagro en los tres supermercados, arroz y aceite marca Primor, Fideos Tirabuzón Regio, arroz Parboil Tipo Largo Fino 00000. Además, había muy poca oferta de los yogures bebibles.

El próximo lunes 29 de abril es el día tope para que las empresas coloquen en góndola la totalidad de los 64 productos incluidos en el programa Precios Esenciales en los 6.500 puntos de venta acordados.

Esos productos estarán disponibles en Carrefour, Walmart, Coto, La Anónima y Cencosud (Jumbo, Disco, Vea) que en conjunto suman 2.550 puntos de venta en todo el país.

La medida no incluye a los supermercados chinos, ya que éstos “no cuentan con un interlocutor válido que los represente”, explicaron.

Seguir leyendo

Economia

El Gobierno cumplió con la meta fiscal de marzo y se asegura otro desembolso del FMI en julio

Publicado

on

Por

En otro día en que los mercados reflejan su desconfianza en el control de la inflación, y consecuentemente de mejora de las finanzas públicas, según lo expresan a través de un nuevo aumento del índice de Riesgo País a casi 860 puntos básicos, y en el primer día hábil posterior a que se dispusieran medidas para reactivar el consumo bajar la inflación,  el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, junto a su secretario de Hacienda, Rodrigo Pena, anunciaron el cumplimiento de la meta fiscal para el primer trimestre.

 El primer trimestre fue de $10.347  millones, equivalente a 0,1% del PBI y por primer vez desde 2011 se registró superávit primario, con ingresos por derechos de exportación que subieron menos que lo esperado

Al tiempo que ratificaron el compromiso de cumplir con el objetivo de déficit primario cero al cierre del año, pese a que la aceleración de la inflación y la profundización de la recesión afectaron el ritmo originalmente esperado en los ingresos pero también en los gastos corrientes.

Y dado que las revisiones de cumplimiento de metas y objetivos comprometidos con el FMI tienen lugar a mes vencido, más allá de que se monitorean casi a diario, con el anuncio de hoy quedó virtualmente asegurado el quinto desembolso en la segunda quincena de julio.

Los números del primer trimestre

Los números de marzo registraron un saldo negativo de aproximadamente $13.037 millones (bajó 11,3% nominal), manteniendo 21 meses de brecha positiva entre la variación de los ingresos y los gastos primarios. Lo ingresos en el mes, en tanto, subieron un 33,3%, a $261.284 millones y el gasto primario un 30,2% a $274.321 millones. El gasto financiero, con pago de intereses por $36.801 millones, subió 31,5 por ciento.

El superávit del trimestre superó la meta de $6.000 millones, y no se usó el ajustador del gasto social del período de unos $8.300 millones acordado con el FMI ($32.000 millones para todo el año). El primer trimestre fue de $10.347 millones, equivalente a 0,1% del PBI y por primer vez desde 2011 se registró superávit primario, con ingresos por derechos de exportación que subieron menos que lo esperado, y por eso se acudió a recortar el ritmo de gasto, dijo el ministro Dujovne.

En el trimestre los ingresos fueron de $799.526 millones, con una suba de 39,8%. El gasto primario registró $789.179 millones, aumentó 30,9% con un superávit de $10.347 millones. Los intereses sumaron $125.129 millones, 0,6% PBI y provocaron rojo financiero de $114.782 millones. Subió 25,4% muy por debajo de la inflación.

“Mirando para adelante se logró la meta bajando la deuda flotante”, dijo el ministro, por tanto el resultado no se basa en el no pago de gasto devengado, agregó. se ubica en el menor nivel real en 12 años.

Dujovne detalló que el gasto primario lleva 16 meses consecutivos de caída en términos reales, solo interrumpido en noviembre de 2017. “Y se baja en 5% del PBI en 4 años, nunca se había verificado, y de modo tan ordenado y consistente y cumpliendo con el presupuesto”, detalló.

También se refirió, sobre uno de los temas del momento: el riesgo país en cifras récord. “El riesgo país responde a las incertidumbres políticas sobre las propuestas de la oposición. Las nuestras son claras: sólida apertura y BCRA independiente, que son las estrategias que han usado otros países. Eso está jugando: los mercados no están pidiendo que cambiemos“, expresó.

“Estamos tranquilos con el cumplimiento de las metas. El conjunto de nuevas medidas no supera los $10.000 millones de costos fiscal y están más que financiadas. Se está recibiendo ingresos por $21.000 millones por el revalúo impositivo, pese a que son coparticipables”, aseguró el funcionario. “La previsión es que la recaudación se mantenga balanceada en términos reales, con un segundo semestre que tiende a crecer sobre todo por la recuperación de la cosecha maíz y soja”.

Seguir leyendo

Economia

Los medios extranjeros no le tienen fe a Macri

Publicado

on

Por

La revista estadounidense Forbes publicó un duro artículo sobre el futuro de la economía argentina bajo la conducción de Mauricio Macri y planteó que el mandatario está “desvaneciéndose”. “Si las elecciones se celebraran hoy, pierde contra todos los candidatos”, asegura la nota.

“¡Prepárate para otro default de Argentina! El presidente Mauricio Macri se está deslizando más en las encuestas y la inflación es ridículamente alta, ahora más del 51% anualizada. Argentina se enfrenta a una ‘Macrisis’, como lo llamó un administrador de fondos, agrupando las palabras Macri y crisis en una sola”, dice el artículo firmado por el consultor de negocios Kenneth Rapoza. Otro hombre de la city consultado por Rapoza planteó que la “macrisis” traerá “volatilidad, oportunidades para los especuladores y sufrimiento para la gente real”.

El artículo señala el reciente índice de inflación de 4,7 por ciento en marzo y de 54,7 por ciento en un año. “Es casi el doble de lo que era hace dos años cuando el peso argentino perdió la mitad de su valor. El peso ahora cotiza a 42.36 por dólar”, recuerda. Por eso señala que “si la inflación no cae, y rápidamente, las probabilidades de reelección de Macri son sombrías”.

La revista estadounidense sostiene que si las elecciones presidenciales fueran hoy se impondría la ex presidenta Cristina Kirchner. Considera que CFK sería elegida “porque los votantes odian al Fondo Monetario Internacional” y rechazan los ajustes hechos a pedido del organismo. Para Rapoza, según una encuesta de Sinopsis, Macri perdería también contra Roberto Lavagna y Sergio Massa.

“Me gusta Macri, pero no va a ganar. Kirchner o alguien de su partido ganarán”, dijo a Forbes Luis Maizel, de LM Capital Group en San Diego. “Los votantes sienten que el gobierno de Macri no los entiende y, debido a eso, la izquierda volverá a surgir y luego, dentro de cinco años, volverán a defaultear”, planteó.

Ayer también el Financial Times dedicó un artículo a la situación de la economía del país. Bajo el título “El régimen cambiario argentino está roto”, los economistas Marcos Buscaglia, Miguel Kiguel, y Eduardo Levy Yeyati, plantearon que “la Argentina está atrapada en un círculo vicioso”.

“Bajo las actuales reglas minimalistas y mal diseñadas, el Banco Central enfrenta dos opciones igualmente indeseables: tolerar la inestabilidad de la tasa de cambio disruptiva que en última instancia derrota los objetivos estabilizadores del programa o recurrir a tasas de interés insosteniblemente altas para intentar una defensa condenada de la moneda, profundizando la recesión”, señalaron.

Seguir leyendo

Más Visitadas