Connect with us

Sociedad

La lucha de Rosa Sabena: su hijo desapareció sin dejar rastro, ella se recibió de abogada y llevó a la Justicia a los culpables y a los policías involucrados

Publicado

on

Nicolás Sabena, un joven de 21 años con un retraso madurativo, se fue de su casa en septiembre de 2008 después de una discusión y desapareció en la ciudad cordobesa de Río Cuarto. Su mamá, cansada de que la investigación no avanzara, estudió Derecho, logró la condena de los tres secuestradores de su hijo y ahora será querellante en los juicios contra policías acusados de encubrimiento

El lunes 1° de septiembre de 2008, Rosa Sabena se enfureció con su hijo mayor. Llevaba varios días disgustada con él porque Nicolás –de 21 años entonces, pero con un retraso madurativo por el cual se comportaba como un adolescente de 15 o 16– había empezado a salir mucho de noche, volvía a su casa tarde, durante la madrugada, y al otro día no quería despertarse para ir al taller mecánico en donde trabajaba con su papá. Había hecho un nuevo amigo que su familia no conocía y, según le había confiado a su padre por esa época, estaba enamorado de una mujer casi 10 años mayor que él.

Ese lunes de septiembre, como su hijo no se levantaba, Rosa tuvo que llegar tarde a su trabajo como docente y ayudar a su marido a remolcar un vehículo. Cuando volvió a su casa, Rosa y Nicolás discutieron muy fuerte y, en el medio de su enojo, su madre le dijo que si no iba a presentarse a trabajar o a acatar las reglas de la familia era mejor que se fuera de la casa. Pretendía hacerle una advertencia, una llamada de atención, marcarle su conducta. “Me fui a hacer unos trámites y esa fue la última vez que lo vi”, recuerda Rosa 12 años después, en diálogo con Infobae.

En los días que siguieron, mientras Rosa lo buscaba, Nicolás habló por mensajes de texto con su hermano menor y volvió algunas veces a su casa cuando no había nadie para buscar ropa. A su hermano le decía que estaba bien, que estaba parando en la quinta donde vivía la familia de su amigo en las afueras de la ciudad, y la mujer que, según su mamá, “lo tenía embelesado”. “Mi hijo tenía locura con esas cosas del campo, le gustaban mucho los caballos, seguramente le pareció algo bueno”, piensa Rosa.

Nicolas Sabena tenía un retraso madurativo. Se fue de su casa el 1 de septiembre de 2008 y nunca más volvióNicolas Sabena tenía un retraso madurativo. Se fue de su casa el 1 de septiembre de 2008 y nunca más volvió

El 14 de septiembre, cuando Rosa intentó una vez más contactarse con su hijo, el teléfono de Nicolás dejó de funcionar. “Me dijeron que el chip había sido extraído del aparato y ahí ya me di cuenta, mi corazón me decía que a mi hijo le había pasado algo grave”.

El cuerpo de Nicolás Sabena nunca apareció, pero su mamá tiene la certeza de que su hijo no sólo está muerto sino que fue asesinado.

Seis años más tarde, en septiembre de 2014, José “Pepe” Vargas Parra –a quien Rosa describe como un “peso pesado”, con antecedentes penales y señalado como un “cabecilla” de la venta de drogas en la zona– fue encontrado culpable de la desaparición de Nicolás y la Cámara del Crimen N° 2 de Río Cuarto lo condenó a 18 años de prisión por el delito de “privación ilegítima de la libertad coactiva agravada por la participación de tres o más personas”. También fueron condenados como coautores sus dos hijos, José “Yaca” Vargas Flores y Lucía “Cori” Vargas Flores –el amigo y la chica con la que Nicolás se había relacionado en el último tiempo antes de su desaparición– que recibieron penas de 17 y 16 años, respectivamente. La mujer de “Pepe” Vargas, Ade­li­na Inés Flo­res, estaba igualmente involucrada en la causa pero murió un año antes de ser juzgada. En 2017, el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba ratificó las sentencias.

José “Pepe” Vargas Parra y sus dos hijos, José “Yaca” Vargas Flores y Lucía “Cori” Vargas Flores fueron condenados en 2014 por el delito de “privación ilegítima de la libertad coactiva agravada” (https://postercentral.com.ar/)José “Pepe” Vargas Parra y sus dos hijos, José “Yaca” Vargas Flores y Lucía “Cori” Vargas Flores fueron condenados en 2014 por el delito de “privación ilegítima de la libertad coactiva agravada” (https://postercentral.com.ar/)

Para Rosa, sin embargo, la búsqueda de justicia no terminó del todo. En 2010, ella empezó a sospechar que la investigación era muy lenta, que todas las medidas y los allanamientos que se hacían en la quinta de los Vargas, de muy difícil acceso y rodeada de una treintena de perros dogo entrenados por ellos, siempre les resultaban favorables, casi como si supieran, como si estuvieran siempre un paso antes que la Justicia. Gracias a un informe de entrecruzamiento de llamadas, Rosa descubrió que había policías de Río Cuarto que protegían a la familia Vargas.

Durante todo ese tiempo, Rosa recibió llamadas de números de distintas provincias donde le brindaban pistas falsas del paradero de su hijo. “Recorrí toda la Argentina buscándolo. Eran los Vargas que me llamaban y me decían que mi hijo estaba en San Luis, en Mar del Plata, en San Juan, en Santiago del Estero. Era tal la desesperación que íbamos y lo buscábamos. A una madre que le falta su hijo no hay quien la detenga, no hay miedo, no hay nada”, dice Rosa del otro lado del teléfono, con la voz entrecortada.

En 2011, entonces, Rosa decidió estudiar Derecho para tomar las riendas de la causa y tener conocimientos técnicos que le permitieran comprender cada aspecto de los 14 cuerpos de expediente. Tan solo cuatro años y dos meses después, a sus 60 años, Rosa Sabena se recibió y comenzó a ejercer e intervenir como abogada no sólo en su propia causa sino también en las de otras familias que se acercaban a ella en busca de alguien que comprendiera su dolor. En marzo de 2017, por este trabajo, fue distinguida como Doctora Honoris Causa de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

Rosa Sabena se recibió de abogada a los 60 años y en 2017 fue distinguida Doctora Honoris Causa de la Universidad de Rio CuartoRosa Sabena se recibió de abogada a los 60 años y en 2017 fue distinguida Doctora Honoris Causa de la Universidad de Rio Cuarto

“Decidí ponerme a estudiar Derecho para hacerme cargo de la causa porque acá los abogados no quieren ir en contra del poder político, judicial o policial”, dice Rosa. “A mí no me importan ni me dan miedo, yo estoy buscando a mi hijo y voy a buscar justicia por él hasta el último día de mi vida”. A pesar de que aún no tenía el título cuando los Vargas fueron juzgados, Rosa asistió cómo auxiliar a su abogado y ahora será querellante en dos próximos juicios contra dos policías acusados de encubrimiento.

Una de ellas es Nancy Salinas, la suboficial de la Policía de Córdoba del área de Investigaciones que el 16 de septiembre de 2008, dos días después de la desaparición de Nicolás, recibió a Rosa. “Se mostró muy dulce, muy comprensiva. Me dio su numero de celular particular, me dijo que ella iba a salir personalmente a buscarlo, que cualquier cosa que supiera le avisara”, cuenta ahora ella. “Yo confié plenamente porque jamás tuvimos ningún problema, nosotros éramos ciudadanos comunes y trabajadores, y le contaba todo: lo que pensaba hacer, las medidas que iba a solicitar. Lo que yo no sabía es que por ella los Vargas tenían toda la información antes de que yo me moviera, porque yo le contaba a esta mujer perversa en la que confíe tanto. Antes de cada procedimiento ella los llamaba y les avisaba lo que iba a pasar”.

El juicio por “encubrimiento agravado” a Salinas, a cargo de la Cámara Primera del Crimen de Río Cuarto, tenía fecha de inicio este miércoles, pero debió posponerse una vez más –ya se había pospuesto en marzo por el inicio de la cuarentena– porque su marido dio positivo de COVID-19. Varias escuchas judiciales, que forman parte de la causa, prueban lo que sospechaba Rosa, que Salinas –que sigue en funciones y fue recientemente ascendida de cabo a sargento– tenía diálogo cordial y permanente con “Pepe” Vargas y le dio aviso de algunas de las medidas judiciales que se tomaron en su contra durante la investigación.

Nicolás Sabena tenía 21 años cuando desapareció en 2008Nicolás Sabena tenía 21 años cuando desapareció en 2008

Otro policía que será juzgado por encubrimiento es el ex jefe de policía de Río Cuarto Gustavo Oyarzábal, uno de los primeros en ser acusados por Rosa de encubrir a los Vargas. La causa contra Oyarzábal ya fue elevada a juicio pero el ex comisario está detenido acusado de encubrir el crimen de Claudio Torres, conocido como el “zar de la droga” en la ciudad cordobesa, quien además era marido de Lucía “Cory” Vargas. Otro policía, el comisario Fernando Pereyra, también fue denunciado por la familia Sabena y es investigado por su vínculo con los Vargas.

A pesar de las condenas y de las pruebas que constan en la causa, Rosa Sabena no tiene más que hipótesis y rumores dichos por lo bajo de lo que le pasó a su hijo. En el juicio, un remisero declaró que el 12 de septiembre de 2008 llevó a Nicolás hasta un hipermercado, donde el joven quería dejar un currículum para aplicar a un trabajo. El chofer contó que lo esperó para llevarlo de vuelta a la quinta de la familia Vargas, que Nicolás salió contentó porque lo habían contratado y que le dijo que iba a llamarlo para que lo buscara más tarde y lo llevara hasta su casa porque se había dado cuenta de que los Vargas “eran gente rara” y le parecía que eran delincuentes. Sin embargo, Nicolás nunca lo volvió a llamar.

Rosa cree que cuando su hijo se quiso ir, los Vargas –de quienes ella sospecha que querían involucrar a Nicolás en la venta de drogas– lo golpearon, lo mataron y se deshicieron del cuerpo. Según Vargas, Nicolás efectivamente se fue de la casa ese día mientras él dormía, por sus propios medios y sano y salvo. En un operativo en la quinta de la familia Vargas, la Policía Científica encontró en un procedimiento con luminol sangre humana que había sido lavada en un cuchillo y dentro de un balde que había en la casa. La sangre, además, correspondía al grupo sanguíneo 0+, el mismo de su hijo.

"La verdad nunca prescribe": el retrato de Nicolás Sabena que su madre tiene en su despacho“La verdad nunca prescribe”: el retrato de Nicolás Sabena que su madre tiene en su despacho

El 15 de septiembre de 2008, “Pepe” Vargas había sido detenido, aunque aún no estaba acusado de la desaparición de Nicolás. “Los efectivos que lo detuvieron contaron en el juicio que mientras hacían un recorrido de guardia por la zona de la quinta, Vargas vio el patrullero desde su auto y empezó a huir. Entonces los policías lo persiguen, en un momento lo pierden y lo encuentran escondido en una casa, donde había dejado su auto prendido, con las luces encendidas y la puerta abierta”, cuenta Rosa.

“Lo encontraron adentro del garaje, escondido detrás de unas cajas, y se resistió a que lo agarren, hasta golpeó a los policías. Cuando lo detuvieron estaba tan nervioso que se defecó encima. Horas después los policías Salinas y Pereyra lo liberaron sin ningún cargo, ni siquiera resistencia a la autoridad. Ese mismo día, el día que según Vargas mi hijo se fue de su casa mientras él estaba durmiendo, él estaba detenido”.

Vargas padre y sus dos hijos están detenidos, pero Rosa siente que todavía le faltan respuestas. “Cuando por primera vez me llegó el dato de que mi hijo había estado con los Vargas fui hasta la quinta, lo enfrenté”, recuerda ahora. “Le pregunté directamente qué había hecho con mi hijo. En ese momento bajó la cabeza y no me supo responder. Ahí me di cuenta, en su mirada, que ellos lo habían matado”.

(Visited 43 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

Coronavirus: la OMS publicó nuevas recomendaciones sobre el uso de barbijos de tela

Publicado

on

Por

El organismo aconseja usar los de tres capas y sin válvulas. Las desventajas de ponerse dos a la vez.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó este miércoles varios consejos sobre el uso de barbijos de tela durante la pandemia de coronavirus, en los que, entre otras cosas, recomendó la utilización de las que tengan triple capa y sin válvulas.

De las tres capas, la interior en contacto con la boca debería ser de algodón absorbente, la intermedia de polipropileno, y la exterior podría ser también de polipropileno o de un poliéster resistente a la humedad, explicó la OMS en su informe epidemiológico semanal.

La organización también recomienda examinar el envase del barbijo para comprobar si ha sido probado en laboratorio, si garantiza al menos un 70 por ciento de filtración de pequeñas gotas, y si conserva sus propiedades durante al menos cinco lavados.

Por otro lado, la OMS subraya que no solo debe tenerse en cuenta la capacidad de filtración de las mascarillas, sino su adaptación a la cara: deben cubrir la nariz, la boca y la barbilla sin dejar aberturas y a la vez permitir respirar bien.

En este sentido, el organismo advierte que usar dos mascarillas de tela a la vez puede conllevar ciertos riesgos, ya que podría dificultar tanto la respiración del usuario que lo obligaría a quitársela cada determinado tiempo para recobrar el aliento.

Las mascarillas de tela, no médicas, deben ser guardadas en bolsas de plástico u otros envoltorios seguros antes o después de su uso, y lavarse con jabón o detergente, preferiblemente a 60 grados.

Como alternativa, se puede lavar con agua a temperatura ambiente y jabón, aunque a continuación la OMS recomienda dejar la mascarilla en agua hirviendo durante un minuto.

(Visited 4 times, 4 visits today)
Seguir leyendo

Sociedad

Nuevos audios del entorno de Maradona: “Voy a armar una historia clínica porque si se muere harán una autopsia para ver qué pasó”

Publicado

on

Por

El médico y los colaboradores del Diez sabían que el consumo de esas sustancias podía llevarlo al fatal desenlace del 25 de noviembre. Mensajes a los que accedió en exclusiva Infobae confirman que, tres meses antes, empezaron a preparar el terreno para evitar consecuencias penales

El temor del staff médico de Diego Armando Maradona por la posible muerte del ídolo se plasmó mucho antes de aquel fatídico 25 de noviembre de 2020 en el que finalmente el Diez falleció. Varios meses antes, y en reiteradas oportunidades, en el entorno conversaron sobre lo que podía llegar a pasar en el caso de que Diego muriera y cómo una autopsia forense desenmascararía el consumo de marihuana facilitado por parte del entorno. Incluso el propio Leopoldo Luque, neurocirujano a cargo del tratamiento del ídolo, envió un audio en el que habla de armar una historia clínica, incluyendo la estadía de Diego en México, porque “la puede quedar en cualquier momento”.

Por si acaso “las hijas se quieren tirar en mi contra, los papeles tienen que estar bien ordenados”, se cubrió insólitamente el médico, en un audio al que accedió Infobae.

El 14 de agosto, tres meses antes de su muerte, se registró una conversación de este tono entre Maximiliano Pomargo, asistente de Diego, que según testigos se encargaba de controlar sus teléfonos y filtrar llamados de familiares o amigos, y el neurocirujano Luque. El chat generó dos preguntas en los investigadores: ¿por qué los médicos y el entorno no podían evitar que “Charly” Ibáñez, primo de Rocío Oliva, prófugo por robo, le diera marihuana a Diego? Y segundo, ¿qué los llevó a conversar sobre una autopsia en un paciente que estaba vivo y, según ellos, en plena recuperación?

La conversación comienza así:

“Que le siga dando porro Charly que vamos a salir hasta en Billiken. Es peligroso para todos. Volamos todos”, le escribió Pomargo a Luque en relación a Ibáñez. “Hay que rajarlo. Esta semana tiene que volar”, le responde el médico, y remata la charla con un anticipo de lo que ellos creían que podía pasar y formaba parte de sus preocupaciones: “Eso autopsia si muere. Sabelo”.

Chats sobre una eventual autopsia a MaradonaChats sobre una eventual autopsia a Maradona

No era la primera vez que Luque se alarmaba por el uso de marihuana y sus posibles consecuencias legales en el caso de que Maradona muriese. Ese temor lo invadió en reiteradas oportunidades. Incluso se lo expresó a Maradona, como quedó plasmado en el audio revelado por el documental de Infobae “La muerte de Maradona: sus últimos días”, donde el médico cuenta una conversación que tuvo con el Diez:

“Lo agarré y le dije: “Escuchame, no podés mezclar boludeces, te podés morir. Si vos mezclás faso, alcohol y pastillas, te morís”.

El 25 de abril de 2020, exactamente siete meses antes del trágico final de Diego, Leopoldo Luque le envía un audio a Vanesa Morla, quien se encargaba de las finanzas en la casa de Diego, contándole que iba a preparar una historia clínica con todos los papeles bien ordenados porque, según expresa, “Diego la puede quedar en cualquier momento”.

“Voy a armar una historia clínica, bien armada. Necesito las fechas de todos los días que yo fui, desde la primera vez que fui y lo que hizo él en el medio también. Esa información. Potencialidades de muerte, él inminentes no tiene. Tiene una enfermedad crónica que es el alcoholismo, qué sé yo. Responsabilidad no me cabe, pero si se llega a tirar alguien, ponele la familia en mi contra, la hija, quien sea… los papeles tienen que estar bien ordenados. Ese es el punto. Me enviás eso el lunes y yo ya me pongo en campaña, armo todo”, dijo el neurocirujano.

Entorno: Maximiliano Pomargo y "Charly" Ibáñez, el supuesto nexo entre el Diez y el consumo de marihuana.Entorno: Maximiliano Pomargo y “Charly” Ibáñez, el supuesto nexo entre el Diez y el consumo de marihuana.

“Y lo que vamos a hacer firmar a Diego es un consentimiento donde se le explica el tratamiento, los pros y los contra y si está de acuerdo o no. Y él eso lo tiene que firmar. Que se firme que él es consciente de todo: que no debe tomar alcohol, de que eso le afecta, de lo que se le explica, que se le solicita salud mental y él no quiere. Todo”, cerró el diálogo Luque.

Exactamente un mes después, el 25 de mayo, el propio Luque intercambia mensajes con el supuesto kinesiólogo de Maradona, Nicolás Taffarel, que era el encargado de informarle al neurocirujano lo que pasaba en la casa: “El otro día le dije a Charly (Ibáñez) que era un peligro la mezcla (de alcohol, marihuana y pastillas) y que si le pasaba algo quién se hacía cargo. Porque si se muere le van a hacer una autopsia para ver qué le pasó”, escribió Taffarel. “Yo le voy a decir lo mismo”, cierra Luque.

Chats sobre el consumo de drogas en la casa donde estaba MaradonaChats sobre el consumo de drogas en la casa donde estaba Maradona

Uno de los investigadores de la causa razona ante la evidencia: “Por algún motivo que desconocemos todos estaban preocupados por la mala influencia de este personaje Charly, prófugo de la Justicia desde 2017 por robo a mano armada, pero nadie podía hacer nada para alejarlo de Diego. Todos estaban al tanto de que el cocktail que ingería Diego podía llevarlo a la muerte pero parecen solo comentarlo y no accionar inmediatamente”.

Finalmente, las pericias toxicológicas revelaron que Maradona no tenía rastros de alcohol o marihuana en el cuerpo al momento de su muerte.

Tanto los chats como los audios, incluidos en el expediente, formarán parte de las pruebas que los médicos especialistas en distintas disciplinas evaluarán en la junta médica que comenzará el próximo lunes 8 de marzo y que se extenderá, se estima, por unos 15 días.

Si bien esas conclusiones serán una prueba más dentro de la causa, serán fundamentales para avanzar en distintas cuestiones como los pedidos de declaraciones indagatorias y posibles pedidos de detención. Las próximas semanas serán claves en una causa que avanza velozmente: 400 páginas de los 17 cuerpos del expediente corresponden a conversaciones desgrabadas.

Enemigo íntimo: Luque y Maradona en una foto íntima.Enemigo íntimo: Luque y Maradona en una foto íntima.
(Visited 5 times, 5 visits today)
Seguir leyendo

Sociedad

Un informe de la Fundación LED reveló que en 2020 hubo 141 casos de limitaciones a la libertad de expresión

Publicado

on

Por

Se trata de casos por los que trabajadores, medios de prensa y ciudadanos en general han visto restringido su derecho a la libertad de expresión o al acceso a la información pública

La Fundación LED publicó su informe anual titulado “Limitaciones al ejercicio de la libertad de expresión”, y en la edición 2020 se reveló que el año pasado se registraron al menos 141 casos en los que trabajadores, medios de prensa y ciudadanos en general han visto restringido su derecho a la libertad de expresión o al acceso a la información pública.

“La pandemia de Covid-19 no ha sido solo un fenómeno epidemiológico, sino que por sus dimensiones se ha constituido en un factor disruptivo en las relaciones sociales, culturales y económicas, con impacto en la salud física y psicológica de las personas, cuyo alcance todavía es imposible de calcular”, comienza el informe al que accedió este medio.

En esa línea, la organización aseguró que “la comunicación social experimentó un cambio trascendental en la vida cotidiana sobre todo en los inicios de la pandemia. Los medios y plataformas digitales nunca han tenido como en la primera mitad del año 2020 un rol tan relevante en la articulación de las relaciones humanas; difundiendo la evolución de la crisis, las políticas sanitarias adoptadas, las medidas de prevención y las instrucciones para organizar a la sociedad fomentando estrategias compartidas por la comunidad internacional, intercambiando experiencias y acelerando la cooperación científica en busca de una cura”.

Respecto de los casos en los que se afectó la libertad de expresión, la Fundación los divide en siete categorías: 1 – Ataques, agresiones físicas, amenazas, intimidaciones institucionales a Periodistas o Medios de Comunicación; 2 – Periodistas encarcelados o privados de su libertad u hostigados judicialmente; 3 – Ataques y/o agresiones físicas a Periodistas; 4 – Amenazas o intimidaciones a Periodistas; 5 – Restricciones al Acceso a la Información Pública, Hechos de Censura; 6 – Ataques a instalaciones, antenas o plantas transmisoras de medios de comunicación; 7 – Denuncias y/o manifestaciones y/o Declaraciones de organismos nacionales e internacionales sobre la situación de la libertad de expresión en la República Argentina.

Los ataques a la libertad de expresión de las Categorías 1 y 4 son los que más se reiteranLos ataques a la libertad de expresión de las Categorías 1 y 4 son los que más se reiteran

El informe reveló que en 2020 hubo 34 casos de Categoría 1; 27 de Categoría 2; 13 de Categoría 3; 32 de Categoría 4; 17 de Categoría 5; 5 de Categoría 6; y 13 de Categoría 7.

En detalle, los autores del informe 2020 aseguraron que “el año del Covid-19, generó cambios sociales de gran magnitud que modificaron muchas de nuestras conductas personales, intrafamiliares, comunitarias. La centralidad y omnipresencia de internet para la comunicación brindó excelentes herramientas para morigerar los efectos negativos de la pandemia, pero también ha generado un fuerte debate en casi todas las latitudes sobre la influencia de internet en la profundización de aspectos nocivos como la desinformación o sobre la utilización de censura y monitoreo sobre la opinión de los ciudadanos a través de las redes sociales, entre otros aspectos que se plantearon riesgosos para el ejercicio pleno de los derechos civiles y las libertades ciudadanas”.

Fake news, infodemia, aislamiento social, ciberpatrullaje de redes sociales, censura, aplicaciones de trackeo de contagios impuestas desde los estados para el seguimiento de los ciudadanos afectados o en contacto con enfermos de Covid-19, fueron solo algunos de los temas que tomaron relevancia y que caracterizaron el debate público el año que pasó”, se resaltó.

En tanto, el informe explicó que “el impacto y la huella que cada uno de ellos ha dejado sobre la libertad de expresión, la libertad de circulación, el derecho de protesta, la libertad de pensamiento y opinión fue determinante y ha marcado un debate renovado en nuestro país sobre la necesidad de fortalecer la democracia con compromiso de todos y sin excepción”.

Más detalles de los ataques contra la libertad de expresión en los últimos añosMás detalles de los ataques contra la libertad de expresión en los últimos años

En Argentina en particular el ciberpatrullaje implementado por fuerzas de seguridad nacionales y provinciales y la creación de distintos organismos estatales destinados a regular contenidos en redes sociales, a través “observatorios de medios”, se constituyeron en los aspectos más negativos dejados por el año de la Pandemia sobre las libertades individuales. La creación de NODIO, un observatorio estatal en el ámbito de la defensoría del público, seguido por la implementación de un observatorio municipal en la Ciudad de Rosario para el seguimiento de contenidos digitales y una ley provincial que dio luz al observatorio de medios en la provincia de Santa Cruz son claros ejemplos de los intentos de regular contenidos de internet y monitorear la opinión ciudadana”, sostiene el trabajo realizado por la Fundación LED.

En ese sentido, los autores del texto destacaron que “en distintas provincias argentinas el ciberpatrullaje culminó con ciudadanos encarcelados por su opinión, como en la provincia de Misiones o periodistas multados por opinar sobre las medidas sanitarias, como en el caso de la localidad de Pichanal en la provincia de Jujuy y el del periodista Diego Masci condenado por publicar un video en su sitio web de una ex ministra provincial en San Luis, entre otros. También en la provincia de Formosa las restricciones para la ciudadanía y la prensa a expresarse fueron fuertemente limitadas. Muchas marchas de reclamo en distintas ciudades de la Patagonia terminaron con ciudadanos intimados, sufriendo maltrato policial o multas abultadas por circular sin permiso cuando expresaban su descontento”.

“Por otra parte, en un contexto particular, donde rigieron severas restricciones para la circulación, los trabajadores de prensa y los ciudadanos en general han visto alteradas y afectadas sus posibilidades de ejercer libremente su labor”, enfatizó el informe

Por otro lado, los autores aclararon que “muchos de los casos que se reportan en el informe, por su gravedad o por su alcance, han sido informados a los ámbitos internacionales correspondientes como la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (RELE-CIDH) o la Relatoría Especial sobre la promoción y protección del derecho a la Libertad de Opinión y de Expresión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Entrado el presente año, uno de ellos ocupó la atención de la Fundación LED por las restricciones impuestas al ingreso a la provincia de Formosa a periodistas y medios de otros puntos del país y que ameritó una presentación ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a fin de garantizar la libertad de prensa y restablecer la libertad de circulación e ingreso de los periodistas en dicha provincia”.

La Fundación LED (Libertad de Expresión + Democracia) es una organización no gubernamental, sin fines de lucro, que desde 2011 se dedica a proteger y difundir el derecho a la libertad de expresión y al seguimiento de las políticas públicas en materia de pauta publicitaria, acceso a la información y transparencia.

El informe completo:

La edición 2020 del Informe LED “Limitaciones al ejercicio de la libertad de expresión”, está integrada por un breve análisis del contexto que ha influido sobre el ejercicio de este derecho fundamental a lo largo del año. La información detallada de los casos que fueron analizados y registrados como limitaciones al ejercicio de la libertad de expresión durante el año 2020, se presenta en un capítulo dedicado a detallar de manera cronológica todos los hechos que llegan a conocimiento de la fundación, por los que trabajadores, medios de prensa y ciudadanos en general han visto restringido su derecho a la libertad de expresión o al acceso a la información pública.

(Visited 2 times, 2 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas