Connect with us

Internacional

La “diplomacia de las mascarillas” del régimen chino llegó con una sorpresa desagradable: millones de artículos en mal estado

Publicado

on

Aunque Beijing intentó “limpiar” su imagen tras los cuestionamientos por el manejo de la pandemia del coronavirus, en la actualidad es objeto de decenas de denuncias por parte de países que recibieron elementos sanitarios defectuosos. La respuesta del gigante asiático y sus consecuencias.

Tras la aparición y propagación del coronavirus, que en menos de seis meses dejó más de 8.200.000 infectados y casi 450.000 muertos, China quedó en el foco de la polémica luego de haber ocultado el verdadero alcance del Sars-CoV-2 en el inicio de la pandemia. Por eso, el régimen de Xi Jinping necesitaba “limpiar” su imagen. Así es como impulsó la llamada “diplomacia de las mascarillas”. Una iniciativa que, aunque se pretenda mostrar como un gesto de solidaridad en momentos en que todo el mundo está sufriendo las consecuencias del coronavirus, tiene un oscuro trasfondo: millones de artículos sanitarios fueron enviados en mal estado y defectuosos.

Europa fue la región que más golpeada se vio por la pandemia en el comienzo de la propagación del virus. Además de su intención de contener los crecientes cuestionamientos sobre su gestión de la crisis, Beijing vio una oportunidad. Instó a las fábricas a aumentar la producción de equipos médicos en momentos en que otros países se enfrentaban a la falta de materiales.

“La diplomacia de las mascarillas es un intento, a través de un regalo, de cambiar el relato y la imagen del país de donde había salido el virus”, explicó el profesor en historia y cultura de China moderna y contemporánea de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), Manel Ollé, a El Nacional, de Cataluña. “Se busca ganar popularidad y una imagen positiva”, agregó.

A comienzos de abril, Jin Hai, una de las responsables de los servicios aduaneros chinos, manifestó que desde el 1 de marzo China había exportado a medio centenar de países cerca de 4.000 millones de mascarillas, 37,5 millones de trajes protectores, 16.000 respiradores y 2,84 millones de kits de testeo de COVID-19. Esas exportaciones estaban valuadas en unos 1.300 millones de euros.

El régimen de Xi Jinping ya había dado rienda suelta a su operativo.

Pero las quejas y denuncias por la mala calidad de los productos no tardaron en llegar. “Con este movimiento se ha mezclado lo que era regalo y lo que era compra. Ha habido varias compras de mascarillas y tests defectuosos, que no cumplían con los estándares”, agregó Ollé.

Países como Holanda, España, Alemania, Finlandia, Polonia, Canadá y Estados Unidos, entre otros, tuvieron inconvenientes con los artículos recibidos para hacer frente a la crisis sanitaria. Incluso la Unión Europea (UE) a mediados de mayo debió suspender la distribución de 10 millones de mascarillas entre sus estados miembros y Gran Bretaña.

Once millones de mascarillas chinas enviadas a Alemania resultaron ser defectuosas: llegaron con los filtros en mal estado y las cintas rotas (@andreas.scheuer)
Once millones de mascarillas chinas enviadas a Alemania resultaron ser defectuosas: llegaron con los filtros en mal estado y las cintas rotas (@andreas.scheuer)

Un lote de 1,5 millones de cubrebocas fueron enviados a 17 de los 27 países miembros de la UE y a Gran Bretaña. El ministro de Salud de Polonia, Lukasz Szumowski, denunció que 600.000 de las mascarillas recibidas no contaban con los certificados europeos y no cumplían con los estándares médicos requeridos para su distribución. Ante esta situación, Stefan De Keersmaecker, portavoz de la Comisión de Salud europea, anunció que las autoridades decidieron “suspender distribuciones futuras de las mascarillas”.

A fines de marzo, Holanda ya había denunciado que las 600.000 mascarillas recibidas por parte de China no cumplían las normas de calidad, no se ajustaban debidamente en el rostro de los pacientes e incluso algunos filtros no funcionaban correctamente. Algo similar ocurrió en España, donde a mediados de abril el Ministerio de Sanidad ordenó a las comunidades autónomas que retiren una partida de más de 140.000 mascarillas, que no cumplían con la normativa europea. El producto defectuoso estaba identificado como mascarillas FPP2 de la empresa Garry Galaxy, una firma que se encuentra entre los proveedores del Ministerio de Sanidad de España, y que figura en el listado de fabricantes de material sanitario autorizados por China. España, que por ese entonces era uno de los países más afectado en el mundo por el coronavirus, también había devuelto a fines de marzo miles de test de diagnóstico defectuosos expedidos por una compañía china que no contaba con las autorizaciones necesarias.

A fines de abril se supo que Alemania había recibido un lote de 11 millones de mascarillas chinas defectuosas. El diario Der Spiegel citó al dueño de la empresa importadora, quien fue contundente sobre los artículos recibidos por parte de Beijing: “Todos basura”. Según su denuncia, los barbijos llegaron con los filtros en mal estado y con las cintas rotas.

Lo propio ocurrió con las millones de mascarillas enviadas por el régimen chino a Canadá y Estados Unidos. A principios de este mes, el Departamento de Justicia norteamericano demandó en la corte federal de Brooklyn, en Nueva York, a la empresa china King Year Packaging and Printing, con sede en Guangdong, por vender en abril a los consumidores cerca de medio millón de mascarillas defectuosas, que estaban por debajo de los estándares N95.

De acuerdo a la denuncia presentada por la Justicia norteamericana, la compañía afirmó falsamente que las 495.200 mascarillas que envió cumplían con el estándar N95 y que estaban certificadas por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Laboral de Estados Unidos (NIOSH). “Los cargos que se alegan en esta demanda muestran un flagrante desprecio por la seguridad de los ciudadanos estadounidenses”, dijo en un comunicado el agente del FBI Douglas Korneski, quien llevó adelante la investigación.

Las mascarillas enviadas a Canadá estaban destinadas a los trabajadores de la salud que están en la primera línea del tratamiento del brote de coronavirus (Reuters)Las mascarillas enviadas a Canadá estaban destinadas a los trabajadores de la salud que están en la primera línea del tratamiento del brote de coronavirus (Reuters)

La empresa china fue acusada de cuatro cargos por importación de productos de salud de mala calidad y de fabricación falsa para la Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). Cada cargo conlleva una multa máxima de 500.000 dólares, o si es mayor, el doble de lo que la compañía ganó vendiendo las mascarillas.

Acto seguido, la FDA retiró la autorización para el uso de mascarillas chinas en Estados Unidos. Las mascarillas “podrían no proporcionar una protección respiratoria uniforme y adecuada para el personal de atención médica expuesto a la COVID-19”, señaló el organismo a los proveedores sanitarios.

Ante la creciente desconfianza sobre China, días atrás el ministro de Salud alemán, Jens Spahn, consideró que Europa necesita ser más independiente en el suministro de mascarillas y ciertos medicamentos para combatir la COVID-19: “En lo que respecta a las mascarillas y ciertos medicamentos, hemos constatado que no debemos depender completamente del mercado global. No se debería decidir en China si tenemos mascarillas de protección para los cuidadores o los médicos en Varsovia, Ámsterdam o Berlín”.

Pero la “diplomacia de las mascarillas” no se limitó únicamente a Europa y América del Norte. Países de América Latina, que cuentan con un sistema sanitario menos robusto que el europeo y el norteamericano, también recibieron artículos chinos. Uno de los países que celebró el envío de “ayuda” fue Venezuela, donde el dictador Nicolás Maduro ha estrechado lazos con el régimen de Beijing en los últimos años.

El 28 de marzo la vicepresidenta Delcy Rodríguez anunció en sus redes sociales la llegada de 55 toneladas de ayuda humanitaria “para que Venezuela controle y prevenga el COVID-19”. Además, el gigante asiático envió 500 mil pruebas rápidas para la detección del virus. Por esos días la dictadura chavista se proclamaba como un “modelo” ante el mundo por su lucha contra la pandemia. Sin embargo, es una incógnita a dónde fue a parar la ayuda china, o si llegó en condiciones para atender a pacientes con COVID-19. Más del 80% de los hospitales siguen con desabastecimiento, los médicos denuncian falta de elementos sanitarios, equipos de protección y mascarillas. Sumado a las constantes denuncias sobre la falta de información sobre el verdadero impacto de la pandemia en un país que lleva años sumido en una profunda crisis humanitaria y sanitaria.

Otros países de América Latina que recibieron productos chinos fueron Bolivia, Argentina, Ecuador, Brasil y Chile, entre otros.

La vicepresidenta del régimen venezolano, Delcy Rodríguez, con el embajador chino en Caracas, Li Baorong, recibieron el cargamento de artículos sanitarios enviados por Beijing (REUTERS/Manaure Quintero)La vicepresidenta del régimen venezolano, Delcy Rodríguez, con el embajador chino en Caracas, Li Baorong, recibieron el cargamento de artículos sanitarios enviados por Beijing (REUTERS/Manaure Quintero)

La respuesta de China y sus consecuencias

Frente a esta ola de denuncias, Beijing anunció a fines de abril la confiscación de más de 89 millones de mascarillas de mala calidad, además de 418.000 piezas de equipos de protección, según lo informado por Gan Lin, responsable de la administración de supervisión de mercados, quien, sin embargo, no precisó la proporción de los productos confiscados y destinados a la exportación. Según Gan, también confiscaron desinfectantes por no responder a las normas. El valor de la mercancía se evalúa a 7,6 millones de yuanes (cerca de un millón de euros).

Las autoridades chinas, no obstante, en un intento de defenderse ante la opinión pública internacional, aseguraron que las denuncias sobre la calidad de los equipos médicos “no reflejan la totalidad de los hechos”. “Hay en realidad varios factores, como el hecho de que China tiene normas y hábitos de uso diferentes de otros países. Un uso inapropiado puede suscitar dudas sobre la calidad”, dijo el mes pasado Jiang Fan, del ministerio de Comercio. Pese a esta respuesta, Beijing se comprometió a reforzar la regulación sobre las exportaciones para exigir que los productos respondan tanto a las normas chinas como a las de sus destinatarios.

Esas medidas contra las exportaciones de equipos de protección de mala calidad provocaron que las tasas de carga aérea sean aún más altas, según informa The Load Star. Asimismo, hubo un aumento en las inspecciones aduaneras.

El martes el Ministerio de Comercio de China anunció el fortalecimiento de la supervisión de la calidad de las exportaciones de máscaras “no médicas”, incluida una lista negra de proveedores que no obtuvieron la certificación de exportación.

Las tasas de carga aérea aumentaron considerablemente tras el aumento de la regulación sobre las exportaciones de productos sanitarios enviados a diversos países para hacer frente al coronavirus (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)Las tasas de carga aérea aumentaron considerablemente tras el aumento de la regulación sobre las exportaciones de productos sanitarios enviados a diversos países para hacer frente al coronavirus (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

“En Shanghai, los agentes de aduanas han aumentado las tarifas para el despacho de exportación hasta seis veces, debido al papeleo y el tiempo de procesamiento adicionales”, indicó la compañía Norman Global Logistics (NGL). “Hasta ahora esto está afectando a las regiones de Hong Kong, Guangzhou y Shenzhen, pero esperamos que ocurra en el resto del país, ya que al menos el 90% de toda la carga médica requerirá una inspección aduanera”, agregó.

La empresa Scan Global Logistics (SGL), por su parte, detalló que “las terminales de carga aérea de Shanghai, Xiamen y Guangzhou están en alerta roja, mientras que Shenzhen cambió a amarillo, ya que las terminales de estas ciudades están sobrecalentadas con cantidades masivas de carga, en particular de EPP” (equipo de protección personal defectuoso).

Flexport también calificó de “muy caliente” el mercado de carga aérea de China, debido a la falta de capacidad en el aire, pero también en tierra en el espacio de almacenamiento y en los manipuladores de tierra. “Esto lleva retrasos y tiempos de tránsito más largos”, apuntó David Wystrach, director senior de la compañía.

Estos estrictos controles de exportación que comenzó a aplicar el gigante asiático ante la ola de denuncias por la calidad de sus artículos sanitarios también está afectando a los fletes marítimos. Según Naveen Prakash, cofundador de Global Logistics Solutions India, miles de contenedores llenos de mascarillas han sido detenidos en China porque la mercancía no cumplía con los estándares de calidad.

(Visited 16 times, 1 visits today)
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Periodistas de todo el mundo denuncian ataques contra los medios en Nicaragua

Publicado

on

Por

Con una carta abierta que lleva la firma de destacados periodistas y editores de la región, culpan al gobierno de Daniel Ortega de un asesinato, decenas de exilios forzados, torturas y la ocupación de medios.

Periodistas y editores de todo el mundo firmaron este fin de semana una carta abierta en la que reclaman medidas urgentes para garantizar la libertad de expresión en Nicaragua, luego de que el gobierno de Daniel Ortega y (su esposa y vicepresidenta) Rosario Murillo generara en apenas seis meses el asesinato de un reportero, decenas de exilios forzados, torturas y condenas a trabajadores de prensa, ocupación de medios y censura. La firman autores destacados como Sergio Ramírez y Martín Caparrós e intelectuales como Jon Lee Anderson y la chilena Mónica González, entre otros premiados periodistas.

“Expresamos abiertamente nuestra preocupación e indignación ante el proceso de despojo de dos derechos elementales, del cual son víctimas los ciudadanos de Nicaragua: la libertad de expresión y el acceso oportuno a una información veraz e independiente”, expresaron.

La última edición impresa del periódico El Nuevo Diario, el miércoles 27 de septiembre de 2019, después de 39 años.  (AP Photo/Alfredo Zuniga)

La última edición impresa del periódico El Nuevo Diario, el miércoles 27 de septiembre de 2019, después de 39 años. (AP Photo/Alfredo Zuniga)

La denuncia pública lleva la adhesión de referentes internacionales, como Rosental Alves, director del Centro Knight de Periodismo de las Américas; Jon Lee Anderson, reportero de The New Yorker; María Teresa Ronderos, directora del Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP); Mónica González, fundadora de CIPER; Germán Rey, investigador sobre comunicación, sociedad y cultura; Jean-François Fogel, director de la maestría en gerencia de medios de Sciences Po Paris y presidente del Consejo Rector; Héctor Feliciano, escritor y periodista; Natalia Viana, Directora de Agência Pública de Brasil; Jaime Abello Banfi, director de la Fundación Gabo, entre muchos otros. Por la Argentina, dieron su apoyo el secretario general de Redacción de ClarínRicardo Kirschbaum; el editorialista Joaquín Morales Solá; los periodistas Daniel Santoro Miguel Wiñazki, y los cronistas y escritores Leila Guerriero Martín Caparrós.

“Desde el inicio de las protestas cívicas, en abril de 2018, el gobierno en manos de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha ejercido una represión sistemática contra las voces disidentes, particularmente contra los medios de comunicación que no tienen bajo su control, hasta llegar a la confiscación de instalaciones donde operaban medios independientes”, recuerdan en la carta abierta y componen un listado escalofriante en el que se suceden el asesinato del periodista Ángel Gahona, el 21 de abril de 2018; el asalto realizado por paramilitares, que destruyó las instalaciones de Radio Darío, el 20 de abril de 2018; agresiones físicas, robos de equipos, amenazas, espionaje e intimidación contra reporteros; el exilio forzado de más de 70 trabajadores de prensa; el bloqueo aduanero contra el diario La Prensa y otros medios durante 500 días, para impedirles acceso a papel e insumos; el asalto, robo y ocupación policial de las redacciones de Confidencial y 100% Noticias en diciembre 2018; distintos casos de censura y de criminalización del ejercicio del periodismo, y el juicio político y encarcelamiento de dos periodistas, que fueron sometidos a torturas entre diciembre de 2018 y junio de 2019.

“Pude ver el peso que tenía Confidencial, el medio que dirige Carlos Fernando Chamorro. Claro, el régimen también pudo verlo y, como parte de su campaña contra la prensa independiente, mandó a sus matones a ocuparlo.

Martín Caparrós. Escritor y periodista argentino.

“Estuve en Nicaragua durante las protestas de 2018, que el matrimonio Ortega-Murillo reprimió con decenas de muertos –recordó Martín Caparrós esta tarde para Clarín–. Allí pude ver el peso que tenía Confidencial, el medio que dirige Carlos Fernando Chamorro. Claro, el régimen también pudo verlo y, como parte de su campaña contra la prensa independiente, mandó a sus matones a ocuparlo. Esta semana el régimen confiscó sus oficinas, junto con las de 100% Noticias. Estos casos son solo parte de las presiones que Ortega ejerce contra cualquier iniciativa democrática”.

Precisamente Carlos Fernando Chamorro contó días atrás su calvario: “A las 23:15 del jueves 13 de diciembre del año pasado, la Policía Nacional tomó por asalto la redacción de Confidencial y Esta Semana, los medios de comunicación que dirijo desde hace más de veinte años. Sin exhibir una orden judicial o el mandato de alguna autoridad, los oficiales armados detuvieron a los guardas de seguridad privada, derribaron las puertas con violencia y durante más de cuatro horas saquearon nuestra redacción. Cuando logré entrar a la oficina en la madrugada del día siguiente, constaté que se habían robado todas las computadoras, equipos de edición y filmación de televisión, así como nuestros documentos institucionales, contables y privados. Unas horas después, en la noche del viernes 14, la policía regresó a ocupar nuestra redacción. Y hasta hoy la mantiene tomada manu militari, ejecutando una confiscación de facto”, narró en un artículo publicado en el sitio del New York Times.

Manifestantes sostienen una bandera nicaragüense durante una marcha de protesta contra el gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega en Managua, el 9 de mayo de 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas

Manifestantes sostienen una bandera nicaragüense durante una marcha de protesta contra el gobierno del presidente nicaragüense Daniel Ortega en Managua, el 9 de mayo de 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas

Tras 11 meses de exilio, regresó a su país y desde ahí dio testimonio a Clarín sobre la situación de los medios de comunicación en Nicaragua y su propio estado en este momento: “Regresé del exilio de Costa Rica a finales de 2019, a pesar de que no existían garantías de seguridad y que nuestra redacción seguía ocupada por la policía. Pero regresé para ejercer mi derecho porque la única forma de recuperar la libertad bajo una dictadura es ejerciendo nuestros derechos, en este caso como periodista”, aseguró.

Chamorro detalló que Nicaragua vive bajo un régimen autoritario “que se convirtió en una dictadura sangrienta en el año 2018, cuando fue desafiado por una protesta cívica masiva que demandó elecciones libres y la renuncia del presidente Ortega y su esposa, Rosario Murillo. El régimen respondió con violencia, masacró a más de 300 personas (hoy todos esos crímenes están en la impunidad) y, en el mes de septiembre de 2018, impuso un estado policial con la caducidad de todos los derechos constitucionales”.

El periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, director de los medios de comunicación Confidencial y Esta Semana, es empujado por la policía antidisturbios fuera de las oficinas de El Confidencial en Managua el 14 de diciembre de 2020. (Foto de STR / AFP)

El periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, director de los medios de comunicación Confidencial y Esta Semana, es empujado por la policía antidisturbios fuera de las oficinas de El Confidencial en Managua el 14 de diciembre de 2020. (Foto de STR / AFP)

Carlos Fernando Chamorro es una de las voces más incómodas para el presidente Daniel Ortega, que gobierna aquel país desde hace 14 años, cuando asumió el 10 de enero de 2007. Además de dirigir el portal Confidencia, en mayo 2009, obtuvo el Premio a la libertad de expresión en Iberoamérica, otorgado por Casa América Cataluña (España) y en octubre de 2010 recibió el Premio María Moors Cabot, que otorga la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia en Nueva York. “La resistencia de la prensa independiente en Nicaragua no se puede explicar sin el respaldo de nuestras audiencias y la la confianza que la población ha depositado en la credibilidad de la prensa independiente, por un lado, y, por el otro, por el empoderamiento de los ciudadanos para divulgar información a través de las redes sociales”.

“La resistencia de la prensa independiente en Nicaragua no se puede explicar sin el respaldo de nuestras audiencia”.

Carlos Fernando Chamorro. Periodista nicaragüense.

En ese sentido, Chamorro destacó en diálogo con Clarín por teléfono que “periodistas y ciudadanos están hermanados en un esfuerzo por informar y por derrotar la censura oficial, mientras en Nicaragua no hay estado de derecho y no existe absolutamente ninguna protección legal para el ejercicio del periodismo”.

Rosental Alves es director del Centro Knight de Periodismo de las Américas y explicó a Clarín la crítica situación que se vive en Nicaragua: “Me sumé a la iniciativa por que estoy de acuerdo con la urgencia de llamar la atención de la comunidad internacional sobre los abusos en contra de periodistas y medios cometidos por el régimen de Ortega y su esposa y vice-presidente Rosario Murillo. La escala llegó esta semana a la ilegal confiscación esta semana de los inmuebles de los medios independientes ConfidencialEsta Semana Esta Noche, de Carlos Fernando Chamorro, y de 100% Noticias, cuyos líderes estuvieron presos por largos meses simplemente por que hacían su trabajo con independencia”, detalló Alves.

Además, el periodista brasileño, que es miembro del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y preside la cátedra de Comunicación de la Unesco, recordó que este lunes, “cuando se celebra el Dia del Periodista en Nicaragua, queremos mandar un mensaje fuerte de solidaridad a los periodistas y al pueblo de nicaragüenses. Una vehemente protesta en contra de los abusos de la dictadura Ortega-Murillo. Y un apelo a la comunidad internacional para que tome acciones que ayuden a restablecer la democracia y el respeto a los derechos humanos en Nicaragua. Ojalá más periodistas firmen la carta abierta”.

(Visited 5 times, 5 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

Donald Trump está de regreso: “Puede que decida ganarles por tercera vez”, dijo en un acto en Florida

Publicado

on

Por

El político de 74 años pronunció un esperado discurso en la Conferencia de Acción Política Conservadora y coqueteó con su regreso al poder.

Donald Trump está de vuelta: por primera vez desde que dejó la Casa Blanca, el expresidente se dirigió el domingo a un público ultraconservador, decidido a recuperar el control de un Partido Republicano dividido que se pregunta si el magnate se presentará a la reelección en 2024.

El político de 74 años pronunció un esperado discurso en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por su sigla en inglés) en Orlando, Florida (sureste), en el que coqueteó con la posibilidad de otra candidatura presidencial.

¿Ya me extrañan?”, dijo jocoso el ex presidente de los EEUU haciendo estallar a su audiencia en el gran evento. “En realidad, como saben, acaban de perder la Casa Blanca, pero es una de esas cosas, pero quién sabe, quién sabe. Incluso puedo decidir vencerlos por tercera vez”, agregó deslizando la posibilidad de ser candidato en 2024, e insistiendo con que fue víctima de fraude en noviembre pasado.

“No importa cuánto el establecimiento de Washington y los poderosos intereses especiales quieran silenciarnos, que no quede ninguna duda. Saldremos victoriosos y Estados Unidos será más fuerte y más grande que nunca”.

Bloqueado en Twitter y otras redes sociales, Trump ha mantenido un perfil bajo en su complejo de Mar-a-Lago en Florida desde que dejó la Casa Blanca el 20 de enero. Así, la CPAC es una oportunidad para atraer los reflectores.

Fue recibido con reverencia por una multitud de fanáticos mientras llama a la unidad republicana -y quizás arremeta contra algunos de sus críticos dentro del partido- en el último día de la mayor reunión conservadora del país.

Los partidos políticos estadounidenses suelen tener un ajuste de cuentas después de una serie de reveses como los que ha sufrido el Partido Republicano durante los cuatro años de mandato Trump: la pérdida de la Casa Blanca, el Senado y la Cámara de Representantes.

“Voy a seguir luchando con ustedes, es mentira que voy a construir un nuevo partido”, aseguró.

El partido también quedó marcado por las repetidas mentiras de Trump sobre su fracaso electoral frente al demócrata Joe Biden, su juicio político por incitar a una insurrección en el Capitolio estadounidense el 6 de enero, y la extraordinaria escisión que ha provocado entre los republicanos tradicionales y los populistas pro-Trump.

Por la vuelta

Pero, en lugar de deshacerse de su problemático líder y trazar un nuevo camino para recuperar el poder, gran parte del partido sigue viendo a Trump como asidero para su futuro.

Pero si alberga o no ambiciones para 2024 es quizás la mayor pregunta de todas.

“Sé que está comprometido a ayudarnos a recuperar las mayorías en 2022” durante las elecciones de medio término, dijo a la cadena CBS la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, asegurando no saber si Trump volvería a ser candidato presidencial.

El expresidente busca “detener a Biden en su camino” bloqueando su agenda progresista en el Congreso, añadió McDaniel.

También minimizó las divisiones dentro de su partido, incluyendo las decisiones de algunos representantes locales de censurar a los republicanos que votaron para impugnar a Trump en la Cámara de Representantes o para condenarlo en el Senado.

“En su inmensa mayoría, nuestro partido está más de acuerdo que en desacuerdo”, dijo McDaniel.

En la CPAC, los asistentes posaron junto a una brillante estatua dorada de Trump, y los vítores se elevaban cada vez que los panelistas elogiaban al expresidente.

“Los [líderes] menos populares de nuestro partido son los que quieren borrar a Donald Trump y a sus seguidores de nuestro partido“, dijo el sábado en la conferencia el congresista Jim Banks, presidente del conservador Comité de Estudios Republicanos.

“Si eso ocurre, no recuperaremos la mayoría en 2022. Definitivamente no recuperaremos la Casa Blanca en 2024 si borramos a Donald Trump”, estimó.

Para algunos republicanos como el senador Bill Cassidy, que votó a favor de condenar a Trump en el juicio político, deshacerse del osado multimillonario es fundamental.

“Tenemos que ganar en dos años, tenemos que ganar en cuatro años”, dijo Cassidy a la cadena CNN.

“Lo haremos hablando de los temas importantes para el pueblo estadounidense -y hay muchos temas importantes para ellos ahora mismo-, no poniendo a una persona en un pedestal”, subrayó.

(Visited 5 times, 5 visits today)
Seguir leyendo

Internacional

Siria: aviones de combate de Estados Unidos bombardearon instalaciones de las milicias apoyadas por Irán

Publicado

on

Por

Fue en represalia por una serie de ataques recientes contra delegaciones diplomáticas estadounidenses en Irak, según informó el Pentágono. Es la primera acción militar ordenada por el presidente Joe Biden

Aviones de combate de la Fuerza Aérea de Estados Unidos bombardearon este jueves instalaciones en Siria pertenecientes a las milicias apoyadas por Irán, en respuesta a una serie de ataques recientes contra delegaciones diplomáticas estadounidenses en Irak, según informó el Departamento de Defensa citado por la agencia AP.

“Bajo la dirección del presidente (Joe) Biden, las fuerzas militares estadounidenses realizaron a principios de esta noche ataques aéreos contra la infraestructura utilizada por grupos de milicianos respaldados por Irán en el este de Siria”, dijo el portavoz John Kirby en un comunicado.

Esta ofensiva fue autorizada en respuesta a los recientes ataques contra el personal estadounidense y de la Coalición en Irak, y a las continuas amenazas a ese personal”, agregó.

Se trata de la primera acción militar ordenada por el presidente Joe Biden, quien asumió el cargo el pasado 20 de enero en reemplazo de Donald Trump. Biden había manifestado sus intenciones de poner el foco de la Política Exterior estadounidense en China, aunque esta primera acción tuvo lugar en Medio Oriente.

El Pentágono aseguró que se trató de una respuesta “proporcional” a la reciente ola de ataques con cohetes contra bases estadounidenses y delegaciones diplomáticas en Irak, que causaron la muerte de un contratista y dejaron un soldado de EEUU herido.

Militares estadounidenses en la Embajada de EEUU en Bagdad, Irak. COMBINED JOINT TASK FORCE - OPER / OF-5 ADRIAN WEA
Militares estadounidenses en la Embajada de EEUU en Bagdad, Irak. COMBINED JOINT TASK FORCE – OPER / OF-5 ADRIAN WEA

Funcionarios del gobierno de Estados Unidos condenaron el ataque con cohetes del 15 de febrero cerca de la ciudad de Irbil, en la región semiautónoma de Irak gobernada por los kurdos, pero incluso esta semana los funcionarios dijeron que no habían determinado con certeza quién lo había llevado a cabo. Los funcionarios han señalado que, en el pasado, milicias chiíes respaldadas por Irán han sido responsables de numerosos ataques con cohetes dirigidos contra personal o instalaciones estadounidenses en Irak.

Este lunes, varios cohetes fueron lanzados hacia la embajada de Estados Unidos en la Zona Verde de alta seguridad de Bagdad, la capital de Irak, dijeron fuentes de seguridad locales. Los ataques en la capital árabe están relacionados a milicias iraníes.

Al menos dos cayeron dentro del perímetro de la Zona Verde, donde se encuentran las embajadas de Estados Unidos y de otros países, según un comunicado de los servicios de seguridad iraquíes.

El ataque se produce una semana después de que más de una docena de cohetes apuntaran a un complejo militar en el aeropuerto de Erbil en el norte de Irak, que alberga a tropas extranjeras de una coalición liderada por Estados Unidos que ayuda a Irak a combatir a terroristas desde 2014.

Dos personas murieron, incluido un contratista extranjero con base en el aeropuerto, y un civil, que falleció a causa de sus heridas el lunes.

La semana pasada, Estados Unidos no descartó responder un ataque con misiles contra la coalición internacional liderada por las fuerzas norteamericanas, desplegadas en Erbil en el Kurdistán iraquí, una vez que determine quiénes fueron los responsables.

Un muerto y un soldado de EE.UU. herido en ataque en el Kurdistán iraquí. EFE/Str/Archivo
Un muerto y un soldado de EE.UU. herido en ataque en el Kurdistán iraquí. EFE/Str/Archivo

El ataque dejó un contratista civil muerto y al menos nueve heridos, entre ellos un soldado estadounidense, luego de que se lanzaran hasta catorce cohetes contra las tropas, tres de los cuales impactaron en el Aeropuerto Internacional de Erbil, donde tienen su base las fuerzas de la coalición anti terrorista.

“El presidente de Estados Unidos (Joe Biden) y la Administración se reservan el derecho a responder el momento y la forma que elijamos”, indicó la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria.

Las instalaciones militares y diplomáticas occidentales fueron blanco de decenas de cohetes en Irak desde finales de 2019, la mayoría en Bagdad. Sin embargo, se dispararon misiles iraníes hacia el aeropuerto de Erbil en enero de 2020, días después de la muerte del general iraní Qassem Soleimani por un ataque de un dron estadounidense en Bagdad, ataque que hizo temer una guerra directa entre Irán y Estados Unidos.

(Visited 5 times, 1 visits today)
Seguir leyendo

Más Visitadas